BOQUITAS (Fernando Sánchez Dragó)

“BOQUITAS” (Leyendo la Prensa: Fernando Sánchez Dragó)

 

El otro día leí una entrevista realizada a Fernando Sánchez Dragó en el suplemento “El Cultural” (28-02-2008, pag. 66) y no pude por menos que pensar si este señor se acordará al momento siguiente de tanta cantidad de perogrulladas como dice cuando habla o cuando escribe. Veamos:

Defiendo los valores, estén donde estén. El socialismo es una herejía del cristianismo. El uno y el otro son igualitaristas y redentoristas. ¡Uf! Yo soy pagano”.

Me equivoqué al pensar que la gente quemaría mi libro (“Y si habla mal de España… es español”) y me cortaría los cojones. Está encantada. Españoles son: les gusta hablar mal de España o que otros lo hagan. Les he dado pan con ajo para sus dientes”.

Vuelvo al camino. Exiliado, en el mundo visible, lo he sido siempre. Sólo me interesa lo invisible: la conciencia, el más allá”.

No me gustan los seres humanos, esos depredadores. No soy animal social, sino cordial. Soledad, para mí, es sinónimo de felicidad. Vivo en un pueblo de 8 almas. Siempre fui así: Huraño, esquivo, raro… Me siento gato, lobo, oso, escarabajo y lagarto. Son mis cinco animales de poder”.

La guerra civil solo me interesaba como escenario de mi tragedia”.

La izquierda es una impostora: El reino de la mentira. Lo único que le interesa es el poder y, como al desaparecer la lucha de clases ha perdido su electorado, lo busca desesperadamente, sin escrúpulo alguno, donde sea. En el islam, por ejemplo. La inmigración es su última esperanza. Está condenada a la extincion. Pero también detesto la derecha desarrollista y acomplejada. Hay que detener el crecimiento económico. Los políticos no lo harán nunca”.

El hombre no sabe vivir sin dioses. La democracia ha dejado de ser un sistema de gestión de la política. La han divinizado. Ahora es una ideología y un régimen. No soy demócrata, soy aristócrata: Gobierno de los mejores. El sufragio no debe ser universal. Mi voto no vale lo mismo que el de quienes ven los programas de telebasura. Deben votar sólo los ciudadanos, no los súbditos. Pero allá ellos. ¡¡Libertad, fraternidad, desigualdad!!”.

Pregunta: Cumple con sólo dos sacramentos de lo español, la lengua y la Fiesta Nacional. Si el diestro José Tomás es el sacerdote del segundo, ¿Quiénes lo son ahora en España del primero? . Respuesta: “Nadie. Entiéndase en el doble sentido de la palabra: como  pronombre indeterminado y como nombre propio. Ya le dije que carezco de ego” (Fernando Sánchez Dragó, parece ser que se autodenomina ahora “Nadie”).

El multiculturalismo es ácido sulfúrico para las culturas. Éstas se convierten en gazpacho relativista. En cuanto a la inmigración, cerrojazo, o pereceremos como pereció Roma. Sobran la mitad de los que han entrado”.

 

Bueno, ¡¡Basta Ya!!, menuda sarta de…. incongruencias y perogrulladas.

Lo único que se saca en claro es que el Sr. Dragó no lo tiene nada claro, o lo aclara según el color de su neurona. Es ateo, carece de ego (dice él), ama la fiesta nacional, venera a José Tomás, y odia a los inmigrantes. No cree en la derecha ni en la izquierda, no sabe lo que es una “herejía del cristianismo”, no cree en la democracia, se declara seguidor de una aristocracia de los mejores……..

Suena un tanto aristotélico ¿no creen? Aristóteles creía en el gobierno de los mejores, los aristócratas, no creía en la democracia. Eso suponía el voto de los ciudadanos, no de todos los habitantes de Atenas, y para ser ciudadano había que demostrar ser nacido en Atenas de padre y madre ateniense (limpieza de sangre, vaya). No tenía nada que ver el nivel cultural de cada uno. No tenian derecho a voto ni las mujeres, ni los extranjeros, ni los esclavos. Aristóteles justificaba la esclavitud como medio de supervivencia necesario de su ciudad ideal. El esclavo, como nacido como tal, inherente a su condicion, debía estar agradecido por formar parte de esa sociedad perfecta y “pagarlo” con su trabajo. Aristóteles tambien defendía que la mujer debía vivir recluida en el gineceo y no participar en la vida pública ateniense. Y defendía por último, la pederastia. Eso sí, era pagano. Y representante de una de las culturas más floreciente (sino la que más) de toda la historia de la humanidad. No es malo seguir a Aristóteles, lo que es nefasto es querer que su “ciudad ideal” reviva en la actualidad en el seno de Europa (mal que les pese a algunos, incluido a Sánchez Dragó, la griega, era una cultura oriental). No necesitamos hoy un “Tirano” al modo griego o un “Dictador” al mono romano, señor Dragó ¡¡¡Hasta Aristóteles de vivir hoy en día variaría su discurso!!!

Lo que caracteriza precisamente a una sociedad (en el amplio sentido de la palabra) es su capacidad de atención y amparo de sus miembros más débiles o necesitados. Hasta los antropólogos han identificado la primera sociedad “homínida” cuando pudieron comprobar arqueológicamente que uno de sus miembros tenía tantas deficiencias que debía de ser atendido por el resto para sobrevivir. Una sociedad, lo es por definición, cuando TODOS sus miembros son aceptados dentro de su seno. La sociedad griega lo entendió así incluso. Los esclavos, como elemento más débil de su sociedad tenía un “papel” que cumplir dentro de la misma.

¿Qué pretende el Sr.Dragó con decir que “sobran la mitad de los inmigrantes que están”? ¿Sobran acaso también los moros y judios? No se preocupe, a estos ya les expulsaron los Reyen Católicos ¿Sobran mejor los masones, maricones y rojos? No se apure tampoco señor Dragó, esto ya lo proclamaba Franco. ¡¡Claro que sobran inmigrantes!!, pero no por las razones que usted alude, sino porque es terrible que mucha gente tenga que jugarse la vida para tener que llegar a España y encontrarse con personas como usted.

Y todavía dice que le falta escribir sus memorias “¡¡Cunda el pánico!!” anuncia. No, el pánico no. Lo que va a hacer falta es un buen diccionario Sánchez Dragó-Resto de la humanidad, para entenderlo. Eso quien lo lea, claro. Porque ya me dirán que interés tiene para nosotros pobres mortales, las memorias de alguien que se sitúa por encima de todos y de todo, de alguien que se refiere a los demás como “¡¡Allá ellos!!”, de alguien que se define a si mismo como “Nadie, a secas. Como Ulises frente al Cíclope. Sustantivo: sin adjetivos, sin etiquetas”. De alguien, en definitiva, cuyo Ego-No Ego, necesita estár siempre reapuntándose.

 

AlmaLeonor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s