PREHISTORIA-III: El Proceso de Hominizacion

PREHISTORIA-III : El Proceso de Hominización.

El proceso de hominización fue largo y costoso. La evolución humana se produjo a lo largo de millones de años en los que la selección natural hizo desaparecer unas líneas evolutivas a favor de otras que aportaron un avance significativo con respecto a la anterior y a su vez volvieron a evolucionar. Todas las evoluciones se produjeron a costa de la pérdida de alguna otra característica, pero acabaron desembocando en la especie humana actual, el Homo sapiens sapiens, de forma totalmente aleatoria y fortuita. No somos “La Especie Elegida” de ninguna divinidad.

El darwinismo es hoy por hoy el núcleo de nuestra comprensión del fenómeno evolutivo. Un aspecto importante es el carácter adaptativo de su mecanismo básico, la selección natural, que no parece imponer ningún rumbo a la evolución.

Los Hominoideos se originaron en África hace al menos 23 m.a. Después de alcanzar su nivel máximo de diversidad, hace unos 10 m.a. empezaron un rápido declive, la mayor parte de las especies habían desaparecido ya hace 7 m.a. Las razones de esta decadencia han sido muy estudiadas y se han llegado a apuntar las siguientes: La pérdida de hábitat por cambios ecológicos y la competencia con el otro gran grupo de simios del Viejo Mundo, los Cercopitecos.

Además podría haberse producido una reducción del dióxido de carbono en la atmósfera en los últimos 8 m.a. que habría favorecido la aparición de las sabanas africanas. El cambio de nicho ecológico propició la evolución.

Para comprender el alcance real de esta evolución, no se pueden tener en cuenta únicamente los aspectos físicos de los fósiles de homínidos que la arqueología ha proporcionado. La evolución es un fenómeno en el que intervienen, y mucho, los aspectos bioclimaticos. Es necesario conocer el escenario en el que posteriormente se van a desenvolver los homínidos, para comprender el verdadero alcance del proceso evolutivo.

Desde hace 30 m.a. hasta la actualidad el planeta se ha ido enfriando constantemente, a pesar de que se han intercalado momentos de calentamiento. Los polos ártico y antártico se han recubierto de hielo, sobre todo durante el Cuaternario. La repercusión en el continente africano se manifestó con un retroceso espectacular de las zonas selváticas y el nacimiento de amplias zonas de sabanas arbustivas y de praderas arbóreas. Los animales arborícolas tuvieron que bajar al suelo.

Los cambios bioclimáticos a nivel planetario influyeron mucho en la hominización, según el profesor Antonio Rosas (que pertenicó al Proyecto Atapuerca), quien ha identificado una serie de Bioelementos que marcan periodos importantes en la evolución humana y terrestre:

        El clima no solo esta controlado por factores como la latitud, altitud o continentalidad (distancia respecto al mar) también son importantes las corrientes marinas. Hace entre 3,5 y 3 millones de años se produjo un hecho geológico importante: El levantamiento del istmo de Panamá que hizo desaparecer la comunicación entre los océanos Pacifico y Atlántico. A raíz de este hecho, se piensa que se habría producido un cambio radical de la circulación oceánica que condujo a la formación grandes mantos de hielo en las tierras del norte. Este sería el primero de los Bioelementos.

        El segundo se produjo hace entre 2,7 y 2,5 millones de años, cuando se sucede un período frío de glaciaciones en el que surge también un fenómeno biológico: La dispersión de Caballos y Elefantes por Eurasia. A la vez pertenecen a este período las primeras evidencias del género Homo en África.

        El inicio del Cuaternario (hace 1,8 millones de años) es el tercero de los Bioelementos, llamado de la Revolución de los Mamíferos o “Evento de Lobos”, pues se producen una serie de movimientos de fauna, como la extensión de los cánidos por Eurasia y los movimientos de mamíferos por África, que coinciden con la aparición en este continente del Homo ergaster (el primer homínido de estructura más humana). También se relaciona este Bioelemento con la primera dispersión de los homínidos.

        El último de los Bioelementos se produce aproximadamente hace 1,2/1,3 millones de años, cuando el clima cambia de periodicidad. No se saben las causas, pero pasó de cambiar en ciclos de 40.000 años (el estudio abarcaba los últimos 4 millones de años), a ciclos de 100.000 años. Con este cambio de periodicidad se acentúan las glaciaciones. Coincide con la presencia de ocupaciones humanas por Eursasia.

Según el profesor Antonio Rosas, las oscilaciones terrestres que determinan el clima son tres: Excentricidad, que está marcada por la orbita terrestres, de más circular a más elíptica y que se produce cada 100.000 años; Inclinación del eje de rotación de la Tierra, que oscila en 23 grados y se produce cada 41.000 años; y Precesión que se produce cada 19.000/23.000 años. Según estudios climáticos se ha producido un enfriamiento progresivo del planeta en los últimos 4 millones de años. Se han establecidos ciclos con las llamadas “Curvas de Milankovich” que indican una evolución climática de más calor a más frío, con oscilaciones de fases cálidas-frías.

Estas alteraciones climáticas hicieron que la Tierra cambiase completamente. El papel de los cambios climáticos en la adaptación de las poblaciones es de máxima importancia y fue crucial para la aparición de la inteligencia operativa en la sabana africana. La alteración de condiciones climáticas y biológicas obligó a las comunidades de homínidos a dar saltos adaptativos y buscar nuevos territorios para sobrevivir, reforzándose muchas de nuestras adquisiciones.

Prácticamente la totalidad de los fósiles africanos proceden de yacimientos situados en el Rift Valley, una gran fractura del continente africano con varias ramas. Las grandes montañas y altas planicies asociadas al Rift Valley hacen del este de África una zona de precipitaciones más escasas que en el centro y el oeste del continente a la misma latitud. A causa de esta menor pluviosidad esteafricana, se desarrollaron bosques aclarados, formaciones herbáceas con árboles y matorrales dispersos (sabanas) y grandes praderas. Es posible que fuera en estos bosques más abiertos y secos donde se produjo la evolución de un primate, ecológicamente muy próximo al actual chimpancé, hacia formas bípedas y con una alimentación que incluye vegetales duros. Es posible que los humanos sean una respuesta al cambio geo-climático que expandió los ecosistemas abiertos.

Los elementos que se tienen en cuenta para considerar humano a un espécimen fósil son muy variados. Generalmente las características que definen la hominización se dividen en dos grupos: Rasgos físicos y Rasgos de Comportamiento.

Rasgos Físicos del Cráneo:

        Un progresivo aumento del volumen cerebral, desde los 500cc del Australopithecus hasta los 1.800cc del Homo sapiens sapiens evolucionado.

        Aumento de la complejidad de las circunvoluciones cerebrales y el neocortex (células cerebrales), estudiado a través de moldes craneales de fósiles, donde se aprecian las improntas que deja el cerebro dentro del cráneo. Ciertas áreas de la corteza cerebral, como el córtex visual primario, que se encuentra en polo posterior del cerebro (lóbulo occipital), se redujeron proporcionalmente, mientras que otras se ampliaron.

Una de estas partes que crecieron fue el córtex asociativo prefrontal al que se le atribuyen funciones específicamente humanas como la recuperación de información almacenada en la memoria y su mantenimiento. Esta función permite recordar por ejemplo, las largas secuencias de movimientos necesarios para realizar una labor compleja, como la talla de instrumentos de piedra. La corteza prefrontal juega un papel importante en la vida emocional, ya que parece que es ahí donde se asientan la consciencia de uno mismo y la atención, la capacidad para hacer planes de futuro y la motivación para llevarlos a cabo. Es, además, y por encima de todo, la región de la fantasía y la creatividad.

Un aspecto importante de la evolución del cerebro es la asimetría. Hay funciones cerebrales que parecen estar más asentadas en un lado del cerebro que en el otro, entre ellas el control cerebral del lenguaje (áreas de Broca y Wernicke) que se encuentra en el hemisferio izquierdo. En los sujetos diestros el hemisferio izquierdo se proyecta más hacia atrás, mientras que el derecho lo hace hacia delante. Una asimetría tan marcada no se encuentra en los demás primates, los chimpancés son ambidiestros. José Mª Bermúdez de Castro y la paleantropóloga Ana García encontraron que los Homo heidelbergensis de la Sima de los Huesos usaban preferentemente la mano derecha (basándose en estudios de estrías dejadas en los dientes por el uso de herramientas con esta mano). Entre los Neandertales solo se encontraban unos pocos individuos zurdos. Es muy fuerte la tentación de pensar que desde que hay simetría en el cerebro y lateralidad del cuerpo, hay lenguaje.

        Desaparición progresiva del Torux supraorbital y recesión de la cara. Se pasa del Prognatismo al Ortognatismo (cara plana). Este proceso se produce a medida que el cerebro aumenta.

        Cambios en la Dentición, pasando de 36 piezas a las 32 actuales. El paladar va adquiriendo una forma parabólica, frente a la forma rectangular anterior. Los caninos se reducen en tamaño y se acerca al de los otros dientes.

Rasgos Físicos del Resto del Cuerpo: La Bipedestación.

        La posición bípeda es ya una característica de los homínidos africanos del Plioceno y más tarde esta acomodación fue básica para su desarrollo como género. Según Peter Wheler, de la Universidad John Moores de Liverpool, en la sabana calurosa, la posición erecta de los homínidos es muy beneficiosa porque el sol solo calienta una pequeña superficie del cuerpo, y por lo tanto, una menor insolación favorece una menor pérdida de agua y hay menos peligro de deshidratación.

        Esta habilidad va a hacer que la columna vertebral adquiera una forma sinuosa y más flexible. También un ensanchamiento de la pelvis, que ahora sirve de base para el peso del resto del esqueleto. En las hembras el canal del parto debe ampliarse debido a que dan a luz a miembros con el cráneo más grande. La evolución pélvica con respecto a la bipedestación hizo que los partos fuesen ahora más dolorosos que en los anteriores homínidos.

        Desplazamiento del Foramen Magnun (hueso que une el cráneo con la columna) a medida que se va adquiriendo una postura más erecta, con lo que se va desplazando hacia la base del cráneo.

        Las rodillas y los pies se modifican: El pulgar se articula junto con los otros dedos; los pies resultan menos flexibles y con más arco, mayor en las mujeres que en los hombres, que facilita el cambio del centro de gravedad durante el embarazo; la tibia y los músculos del muslo se orienta hacia el interior.

        Utilización de las manos de forma distinta a los pies. Es el avance más importante, ya que al no caminar a cuatro patas, permite tener dos extremidades libres para acarrean alimentos. La morfología de la mano se modifica, sobre todo la del dedo pulgar, que dejará de ser prensil, y adquiere mayor habilidad táctil, con lo que se favoreció el proceso de fabricación de herramientas.

Rasgos de comportamiento:

        Consumo de Carne: Se van haciendo cada vez más omnívoros, con lo que con menos cantidad de alimento se obtienen más vitaminas. Además, conseguir carne supone la puesta en marcha de estrategias de grupo, bien de caza o carroñeo, preparación, distribución, etc. Leslie Aiello, antropóloga, sostiene otra hipótesis. Comer carne contribuyó específicamente a la reducción de los intestinos y, como consecuencia, mucha de la sangre que hasta entonces se destinaba a irrigar los alimentos se dedicó a alimentar el cerebro que, en poco tiempo, dobló su dimensión. El cerebro consume el 20% del total de la energía que acumulamos, a pesar de que representa sólo de un 2 a un 4% del peso corporal.

        Socialización: Los lazos sociales se afianzan y son más conscientes, empezando a surgir una cierta idea de parentesco y pertenencia al grupo. El modelo de desarrollo en el Genero Homo se aleja ya evidentemente de los comportamientos del resto de los homínidos, haciéndose más lento, con lo que implica un entorno social más protector para el cuidado de las crías. La inteligencia se desarrolló en gran medida como inteligencia social.

        Lenguaje: El bipedismo y la nueva configuración de la columna con respecto al cráneo hizo que se desarrollaran las estructuras físicas fonadoras que posibilitaran la articulación de sonios. También propició la lateralidad en el cerebro, lo que desarrolló la zona cerebral donde residía la capacidad de hablar. Estudiando los moldes endocraneales del hemisferio izquierdo, en el que reside la capacidad del lenguaje, se ha observado que hay zonas concretas que se van desarrollando progresivamente a partir del Australopithecus aunque no se ha podido llegar aún a una conclusión sobre el momento en el que aparece el lenguaje. Es posible que un Neandertal tuviese una capacidad de articulación de sonido, como mínimo de un niño de unos 5/6 años.

El lingüista Noam Chomsky, piensa que venimos al mundo con un dispositivo específicamente destinado a la adquisición del lenguaje, como si se tratara de un instrumento periférico al servicio de la expresión de la mente. El filósofo vienés Ludwig Wittgestein niega la existencia de la mente individual. Quien percibe, conoce, reconoce, decide, recuerda, habla… la mente, según este planteamiento, no es una entidad privada, sino algo compartido socialmente. El conocimiento humano se adquiere por interacción social, solo es innata la capacidad de adquirirlo. William Noble y Iain Davidson, comparten esta idea en sus investigaciones sobre el origen del lenguaje y de la mente en la evolución humana. Creen que ambas cosas surgieron a la vez, en un momento que hacen coincidir con el de la aparición de nuestra especie. Para ellos, todos los demás homínidos, incluidos los Neandertales y nuestros antepasados pre-modernos, no tendrían consciencia.

Ian Tattersall, piensa que nuestro cerebro y nuestro aparato fonador, capaces de emitir un lenguaje articulado, son “exaptaciones”, es decir funciones que surgieron en contextos diferentes de los actuales (la cognición y el lenguaje) y que una vez adquiridos, siguieron sin producir ni lo uno ni lo otro hasta que nuevas conexiones nerviosas los relacionaron. Steven Mithen ha publicado una teoría al respecto. El modelo evolutivo, según él, tiene varias etapas. En una primera fase (la de los Australopithecus) las condiciones serían similares a las de los chimpancés actuales; En una etapa posterior de la evolución (primeros representantes del Homo) habría surgido una inteligencia asociada a la tecnología (que permitiría la fabricación de instrumentos de piedra) y posteriores humanos (Neandertales y nuestros antepasados pre-modernos) habrían desarrollado mucho toda la inteligencia, pero el lenguaje solo transmitiría información social; Finalmente, con la aparición de nuestra especie (Homo sapiens sapiens avanzado), se rompieron los muros, y la consciencia y el lenguaje alcanzarían a todos los ámbitos.

Por último cabe señalar que las características físicas del aparato fonador estaban ya desarrolladas desde los Homo heidelbergensis, pero existían aún muchas diferencias con nuestra especie. Rich Kay, ha observado que el diámetro de los dos canales hipoglosos era en los Neandertales tan grande como en nosotros. Por estos canales pasan los nervios hipoglosos que intervienen en el control fino de los movimientos de la lengua, y esta afirmación parece indicar que en ambas especies podían producir una gama muy amplia y matizada de sonidos. Sin embargo la cavidad oral y nasal difería sustancialmente.

En todos los mamíferos, excepto en los humanos adultos, la cavidad oral y la cavidad nasal son alargadas de delante hacia atrás (sagitalmente) y también la faringe. Sin embargo la laringe está muy alta y próxima a la boca y el paladar está muy alejado de la columna vertebral, con lo que el componente vertical del tracto vocal es muy pequeño. En los humanos adultos ambas cavidades y la faringe son cortas, el paladar se reduce y se acerca a la columna y la faringe es más alargada verticalmente. Esta morfología puede producir riesgo de atrangatamiento, un riesgo que no corren el resto de los mamíferos, ni los bebes (no se llega a la morfología adulta hasta los 6/7 años), pero permite una mayor articulación del lenguaje. Los Neandertales eran en este sentido, “unos grandes bebes”, su laringe no era tan corta y el paladar estaba considerablemente alejado de la columna. Esto les permitiría producir una lista de sonidos muy variada, pero no exactamente como los nuestros, tendrían dificultades con los sonidos de varias vocales y de algunas consonantes. No es, sin embargo, una gran dificultad.

        La fabricación de Instrumentos: La modificación de la anatomía de los huesos de la mano sugiere la posibilidad de que pudieran realizar una prensión precisa y con ello se empiezan a elaborar herramientas. Los Australopithecus más antiguos no tallaban útiles de piedra, pero es probable (aún se discute) que los últimos representantes utilizasen herramientas de algún tipo, ya que algunos restos fósiles han sido hallados junto con industria lítica primitiva.

La conciencia, entendida como proceso pero también como singularidad, es un hecho moderno de la evolución, quizá no tenga más de 500.000 años. Todavía no sabemos si los homínidos primigenios del Género Homo se habrían emocionado escuchando una pieza de música clásica, pero si que podemos aventurar que el Homo heidelbergensis que acumulaba a sus muertos en la Sima de los Huesos de Atapuerca, si que era ya capaz de emocionarse. Su cerebro era más grande (1.300cc) y había descubierto el lenguaje, entre otras actividades complejas.

Este avance en las capacidades mentales aumentó mucho hace unos 300.000 años. Podían ya aventurar acciones futuras, prevenir las conductas que seguirían los animales, o anticiparse a los crecimientos vegetales estacionales… Y entonces descubrieron que estaban predestinados a morir.

En Atapuerca, se ha encontrado uno de los primeros indicios de enterramientos en la Sima de los Huesos, donde se han hallado los esqueletos de 32 individuos. Son más frecuentes los hallazgos de enterramientos de Neandertales (siempre en cuevas) y de humanos modernos (en cuevas y al aire libre) y estos enterramientos ya implican planificación y consciencia, es decir, propósito. Es una capacidad humana.

Continuará…

 

 

Anuncios

8 Replies to “PREHISTORIA-III: El Proceso de Hominizacion”

  1. ¡Hola!Me alegro que te haya gustado. Y espero que consigas una buena nota con ella.Pero te aseguro que es mucho más interesante de lo que aquí, escuetamente, figura. Utiliza la bibliografía.Besos.AlmaLeonor

    Me gusta

  2. Hola!! me podrías decir el cambio que se produjo en los dientes en los homínidos fue producido por la alimentación ? es para un trabajo, me ayudarías muchooo

    Me gusta

    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tu confianza en mi para hacer una pregunta de tanta importancia. Mejor voy a dejar que te respondan los que más saben sobre ello. A mi me sirvieron mucho estos trabajos que te voy a poner aquí, y seguro que a partir de ahí puedes encontrar respuestas a tus dudas y más lugares donde seguir buscando.
      Mira, uno de los mayores expertos en dentición de homínidos que tenemos en España es Jose Mª Bermudez de Castro, del Proyecto Atapuerca. Junto con el Profesor Rosas realizaron este trabajo sobre dentición en la mandibula de Mauer http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0016699598800557

      También puedes consultar este trabajo sobre evolución dental, sobre todo el capitulo 2: Evlución del sistema dental. Puedes leerlo en este enlace http://www.bdigital.unal.edu.co/1303/4/03CAPI02.pdf

      Este trabajo de William R. Leonard, titulado “Incidencia de la Dieta en la Hominización” te vendrá muy bien. Puedes leerlo aquí http://www3.uah.es/evo_humana_paramayores/pdf/incidencia%20de%20la%20dieta%20en%20la%20hominizacion.pdf

      Y finalmente, esta trabajo de la Universidad de Barcelona, de Carolina Llorente y Ferran Estebaranz te resolverá muchas dudas. “¿Qué comían nuestros antepasados?”. No se si lo podrás encontrar bien con este enlace, pero si pones el titulo y los autores en google te sale el pdf directamente. Mira a ver aquí http://revistes.ub.edu/index.php/b_on/article/download/5844/7597.

      Espero que pueda ayudarte.
      Gracias por tu interés en mi blog
      AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s