CHAN Y LA LUNA

Chan y la Luna:

Chan comenzó a pensar en lo que había vivido durante aquellos tres días. En tan poco tiempo había aprendido cosas realmente importantes. La primera de ellas había sido valorar justamente todas las pequeñas cosas. La Luna aparecía cada noche en el cielo y como estaba acostumbrada a su presencia no se había dado cuenta de lo importante que era. Lo mismo ocurre con otras muchas cosas que no valoramos hasta que no dejamos de tenerlas.

Con el libro “El País de los árboles”, había aprendido que así ocurría con los árboles, con los animales, con los ríos, con los mares, con los montes… con las personas mayores y los libros antiguos. También había aprendido, gracias al libro “La Cueva de los Distintos” que los enfados son más fáciles de arreglar de lo que parece. Seguro que los Distintos vivían ahora mucho mejor. Nada les iba a impedir sentirse muy útiles si tenían la oportunidad de demostrarlo. Por último, y gracias a la “enfermedad” de la Luna, recordó el valor del cariño. Volvió a pensar en sus padres, en su amiga Sara, en su abuelo Tomás, en su perro León, en sus tíos Jacinto e Irene, en el librero Samuel… en todos aquellos a los que quería y que, de igual forma, la querían a ella. Probablemente fuera lo más importante de su vida. Pensó en las veces en las que se había sentido triste. Un simple beso de su madre había sido suficiente para que todo pareciese más sencillo. Un beso, un abrazo, una caricia… “Que importante es demostrar a las personas que las queremos, y que bien nos sientan los besos y los gestos de cariño”. Pensó Chan. 

Había visitado a la Luna ofreciéndole un brochazo color beso por aquí, un pequeño trazo con un tono caricia por allá, un par de dibujos del color de los abrazos, dos estampados con un tono más intenso, más llamativo… por ejemplo, color… hummm… ya está, color te quiero… Y poco a poco la Luna se fue llenando de los colores que Chan iba creando con su imaginación. Colores cariñosos que hicieran sentirse a la Luna muy querida. Y esa noche la Luna aparecía de nuevo en el cielo, más resplandeciente que nunca. La Luna volvió a brillar. Por su aspecto parecía totalmente recuperada de su “enfermedad”, su redondez y su blancura destacaban en la oscuridad de la noche. De nuevo estaba feliz y contenta. Cada cierto tiempo la Luna se siente triste: Por la cantidad de árboles que se queman en los incendios, por la gente que se pelea, por los países que entran en guerra, por la gente que no recibe gestos de cariño… En esos momentos sólo los niños que sueñan, sienten y hacen cosas bonitas por los demás, como tu Chan, pueden curar a la Luna para que siga saliendo cada noche. No lo olvides. ¿No es la luna más bonita que has visto nunca, Chan? “Si, sin duda. La más hermosa del mundo”. Respondió Chan llena de emoción. Entonces escuchó una voz dulce que parecía llegar desde el cielo: “Buenas noches, Chan. Gracias por tu ayuda”.

 

Chan y la Luna

Beatriz I. Amann y Kiko Lorenzo

Ilustraciones de Daniel Montero. Libro Juvenil “La Brújula” .

ISBN: 978-84-285-3253-2

 

Beatriz y Kiko son un matrimonio de Madrid aficionado a escribir cuentos para niños. Beatriz es arquitecto y le encanta enseñar, también le gusta la música e imaginar que es una bailarina. De su abuelo aprendió lo valioso de la vida y aún recuerda las maravillosas historias que le contaba siendo niña. Kiko es Trabajador Social. De sus viajes a El Salvador, Méjico, Guatemala y Etiopía aprendió a valorar las pequeñas cosas. Lleva más de 13 años colaborando con una ONG dedicada al ámbito de la exclusión social. Daniel tiene una relación especial con los gatos y la luna, que le han servido de inspiración muchas veces para sus dibujos, o tal vez es que todavía se siente un niño. Ha ilustrado murales, cómics, y realiza fotomontajes, pero lo que más le gusta es dibujar todo aquello que tiene que ver con los niños y la naturaleza. “Chan y la Luna” es el fruto de la colaboración de los tres. Leer Literatura Juvenil es, cuando se encuentra una obra tan mágica como esta, un saludable ejercicio de “niñez”.

 

Gracias amiga por un regalo tan precioso. Besos. AlmaLeonor

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s