DON PEDRO GÓMEZ BOSQUE

Ayer por la tarde me enteré con sorpresa, que el pasado día 21 de junio murió a los 87 años de edad Don Pedro Gómez Bosque, insigne humanista, hombre de ciencia y una de las personas más interesantes de la Universidad de Valladolid. Yo tuve la inmensa suerte de escucharle en un par de ocasiones y de oir sus comentarios y leer sus escritos en multitud de ellas. En Valladolid era todo un referente cultural y humanista y en la Universidad una presencia siempre amable y culta.

                                                                                         AC626EBC-1A64-968D-596B128774EBFCE5

D. Pedro Gómez Bosque nació en San Lorenzo de El Escorial el 5 de julio de 1920. Desde su Cátedra de Anatomia  (obtenida en 1955) en la Universidad de Valladolid y desde su fecunda situación de Emérito de Anatomía ha sido maestro de innumerables generaciones de jóvenes, actividad que no cesó tras su jubilación en 1986.

Su talante humanista le ha llevado siempre al compromiso con los más necesitados, como demostró durante sus años al frente de Cruz Roja Española en Castilla y León y en Valladolid. Fue elegido senador en las listas del PSOE en las Cortes constituyentes (1977-78). En 1989 obtuvo el premio de Investigación y Ciencia de la Junta de Castilla y León. Fue condecorado con el “Premio El Norte de Castilla” 1996. En junio de 2000, a sus 80 años, sus vecinos de la pequeña localidad de la Zarza le homenajean con la “Zarza de oro”. En diciembre de 2000 recibe la medalla de oro de la Universidad de Valladolid y en el año 2001 fue nombrado presidente de Honor del PSOE de Valladolid. En Valladolid, un colegio  recibió el nombre de Pedro Gómez Bosque el  9 de diciembre de 1988 y el 12 de junio de 2003 se le hace un cariñoso homenaje. En el año 2004 recibe el Premio Infancia de la Junta de Castilla y León.

«Era un ejemplo para todos por su compromiso social (fue presidente de Cruz Roja Castilla y León y miembro fundacional de Asprona), en especial en la protección a la infancia y a los mayores»; «Nunca daba una mala contestación, se me hace difícil recordar un mal gesto por su parte»; Un «talante» que incluso no le abandonó en los peores momentos de su vida, cuando tuvo que afrontar la muerte de su esposa, de su hijo y de su hija, profesora de Anatomía que trabajó con él en la Facultad de Medicina. Son algunas de las afirmaciones de sus allegados.

El senador Mario Bedera, uno de los impulsores, junto al propio Gómez Bosque, de la Universidad Permanente Millán Santos, dijo de él: «Era un hombre del Renacimiento, un sabio de los que no quedan. Era inteligente y, además, se le notaba, a pesar de la amargura vital» propia de las difíciles circunstancias por las que atravesó. Una amargura vital que se reflejaba en lo que él llamaba cariñosamente la habitación de los muertos, un espacio para el recuerdo que él guardaba en su domicilio, ubicado en la casa de los catedráticos, al lado del Hospital Clínico Universitario que ayer le vio morir y en el que todos los días renovaba las flores. La capilla ardiente estuvo instalada ayer desde las 17.00 horas en el tanatorio El Salvador y el funeral se ofició el día 22 las 11.45 horas en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, en la calle de Real de Burgos.

DESCANSE EN PAZ.

 

Algunas de sus obras

 “Elementos de Psicofisiología” (1973)

 “Lenguaje y cerebro” (1985)

 “Tratado de Psiconeurobiología” (1986)

“Neurobiología de la lectura: dislexia y otras  alteraciones” (1995)

“Diálogos de fin de siglo” (1998)

“Sí a la vida, al amor y a la paz” (1999)

 “Atardeceres con Gómez Bosque: conversaciones íntimas de un humanista” (2001)

“Fundamentos de psiconeurobiología” (2001)

 

Algunos de sus Pensamientos

“He conocido el amor y todavía recuerdo

 la primera vez que conocí a la que luego sería mi mujer,

la emoción que sentí, de amor, de amor de repente”

 

“Para ser feliz hay que amar”

 

“Nuestra mente posee un filtro y no recibe la realidad tal como es en sí misma sino más bien como ella quiere que sea”

 

“El cultivo de la tolerancia es algo fundamental para la convivencia pacífica de individuos o grupos sociales”

 

“La tolerancia consiste en ayudar a los otros a que se perfeccionen en su propio camino y no obligarles a que vengan al nuestro (…) Frente a la intolerancia solo cabe un remedio: el respeto más absoluto frente a los seres humanos fundado en el amor universalizado hacia toda criatura de rostro humano”

 

 “La tolerancia es respeto absoluto hacia personas que piensan de manera diferente a nosotros o que poseen características biológicas, psíquicas o culturales distintas de las nuestras”

 

“Para ser feliz es preciso reaccionar contra el egoísmo que nos empuja a cerrarnos en nosotros mismos o a someter a los otros a nuestro dominio”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .