LEYENDO LA PRENSA

Visto en “El País” del día de hoy, 28 de junio del 2008.

 

“La Unión Europea recuerda a Italia que no puede fichar a los gitanos”.

El Ministerio del Interior italiano está realizando una campaña, con el apoyo de alcaldes de ciudades como Nápoles, Milán o Roma, para tomar huellas dactilares de los gitanos italianos, incluidos niños. La Union Europea ha recordado a Italia las reglas antidiscriminación que rigen en la Comunidad Europea, petición a la que se han sumado otras instituciones como Asociaciones de Inmigrantes y miembros de la Comunidad Judia Italiana, quienes recuerdan que fichar a los componentes de una minoría étnica es una medida inhumana que remite a los tiempos oscuros del fascismo y el nazismo. Algo que a tenor de las últimas actuaciones del Gobierno italiano con respecto a los inmigrantes rumanos, no parece importarle mucho al Primer Ministro.

 

Al mismo tiempo y en la misma página, otra noticia que afecta a Italia sobresale en grandes titulares:

 

“Berlusconi lanza la ley de inmunidad”.

El Presidente de la Republica y el Primer Ministro no podran ser procesados, con la sola excepción de delitos de alta traición y atentado a la constitucion. ¡¡Claro!! Ninguno de los dos son ni inmigrantes rumanos ni gitanos italianos, si no, en Italia se incurriría en una grave incompatibilidad legislativa.  La noticia viene ilustrada con un caluroso apreton de manos entre “il Cavaliere” italiano, Berlusconi, y el líder libio Muammar el Gaddafi, en el inicio de la visita oficial de este último a Italia.  

Mientras tanto en otra página, (apartado Vida&Artes) se hacen la siguiente pregunta:

 

“Más musulmanas con velo ¿Por qué quieren?”

Afirman que el pañuelo islámico, que critica la Ministra Aído (lo siento pero esta mujer se está ganando mis más agrias antipatías día a día), gana presencia en la juventud musulmana, por tradición, pero también como gesto militante. Dice que el “hiyab” (velo que deja libre la cara) se puso de moda tras el 11-S como reacción a la islamofobia, otras mujeres lo usan como protección ante el frenesí masculino, y la mayoría niegan que les hayan obligado a taparse la cabeza. Conozco a una mujer musulmana que reivindica su derecho a no llevar velo y a maquillarse y arreglarse el pelo como cualquier mujer de hoy en día. Esa actitud no la resta ni un ápice de su convicción musulmana. También observé en un viaje a Estambul, como el velo era usado por una gran mayoría de mujeres que por ello no dejaban de maquillarse, vestir elegantemente y lucir los más modernos accesorios estéticos, incluidos móviles de última generación. El guia que nos acompaño en aquel viaje nos explicó que en los ultimos años (antes incluso del atentado del 11-S), las jóvenes de Estambul utilizaban el velo y cumplian los preceptos musulmanes con más frecuencia que épocas anteriores, cuando la occidentalidad cubría todo el horizonte estambuliota. La razón que se aducía era reivindicativa. Las mujeres querían reivindicar su condición musulmana por encima de las imposiciones occidentales. Y no era una decisión impuesta. Nos olvidamos facilmente que en el Occidente cristiano se imponen simbolos religiosos desde el nacimiento, como medallas o cruces. No son velos que cubren el rostro, no pasa nada si no se llevan, de acuerdo. Pero tampoco pasa nada si alguien decide lucirlos con ostentación para reivindicar su condición cristiana. ¿Por qué nos extraña que alguien quiera lucir un simbolo religioso musulman con ostentación para reivindicar su condición islámica?

 

Y al llegar a la pagina 72 del mismo periodico yo me pregunto como serán capaces de dar estas informaciones en Rumanía, porque en esa página aparece una noticia, cuanto menos curiosa (por no decir “trágica”):

 

“En Rumanía una ley del Senado obliga a dar noticias felices”.

Una medida censora que el senador que la ha promovido defiende escudandose en la necesidad de no mostrar tanto “el lado oscuro de la vida” y afirma que hay que hablar más de agricultura y educación. Una Ley de “discriminación positiva” afirma el Senado Rumano, más bien el partido ultranacionalista que la promovió, que se basa en supuestos informes científicos que sostienen que las noticias negativas tienen un efecto pernicioso en los oyentes y espectadores. Los periodistas rumanos se preguntan quien decidirá que una información es buena y cual mala. Yo me pregunto si en base a esta ley, informar de la misma no es ya una “noticia no feliz”.

 

¡¡¡Para qué demonios leeré yo un periódico!!!

 

 

 

Anuncios

2 Replies to “LEYENDO LA PRENSA”

  1. El velo como gesto reivindicativo de tu identidad cultural:  eso es algo que se ve cada vez más entre las jóvenes musulmanas nacidas y criadas en Occidente, como respuesta al racismo y a su no aceptación como parte integrante de la población del país (donde yo vivo, llaman a estas jóvenes "emigrantes de la tercera generación").
     
    AlmaLeonor, un consejo:  deja de leer periódicos mujer que lo pasas fatal con ellos, la próxima vez cómprate el Hola y al menos te ríes un rato.   :)))))))

    Me gusta

  2. ¡Hola!
    Normalmente hago como me dices, Carmenneke, no leo periódicos. Pero caen de vez en cuando y me hierve la sangre. Tampoco me gusta vivir en la ignorancia y en realidad prefiero debatir manifestaciones como estas. Es un dilema que me asalta cada día, pero desde luego no creo que mejore leyendo el "Hola", jejejejeje.
    Esa "respuesta a la no aceptación" es un resultado previsible. Este año, en la carrera, estudiamos el nacimiento y crecimiento del sentimiento "criollo" en América durante el siglo XVII y XVIII. Precisamente esa fue la causa de su auge, la no aceptación de su condición de "nacidos en Indias" de la que fueron objeto. Su reivindicación se convirtió en un grito de independencia. Me recuerda mucho a lo que está sucediendo hoy en día con esos jóvenes (y no tan jóvenes) que un día quisieron "occidentalizar" lo musulman (en Estambul es muy patente, leer a Pamuk) pero ante el rechazo, hoy actuan de forma contraria y se "autoimponen" formas, maneras y costumbres musulmanas como respuesta a ese rechazo. Lo que no sé es a donde nos llevará esta radicalización de posturas por ambas partes porque cuanto más se afirman unos, más rechazo suscitan en los contrarios.
    Besos.AlmaLeonor
     
    Besos.AlmaLeonor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s