5-Viaje por Alemania y Alsacia: RUTA DE LOS CASTILLOS DEL RIN

 3.- Ruta de los Castillos del  Rin: COBLENZA-MAGUNCIA-COBLENZA.

Destaca: RÜDESHEIM.

?????????????????

Todas las guías que hemos consultado aconsejan una ruta siguiendo el cauce del río Rin, entre Maguncia y Coblenza. Nosotros, que hemos venido siguiendo el Mosela, uno de sus más importantes tributarios, hemos decidido recorrer el Rin al revés, empezando por la ciudad de Coblenza, donde se juntan los dos ríos.

COBLENZA

www.touristik-koblenz.de

????????????????

El nombre de Coblenza, de origen romano, hace referencia a “apud confluentes”, lo que significa “junto a los confluentes”. En el Dustsches Eck (el Rincón Alemán) de Coblenza, desemboca el Mosela en el “Vater Rehin”, el “Padre Rin”, bajo la mirada de la monumental estatua ecuestre del antiguo emperador prusiano Guillermo-I.

A las 12:50 (km.2045,9) conseguimos encontrar un Parking en el centro, y tras subir unas escaleras nos encontramos con el “Alte Burg” (Castillo Antiguo), que hoy alberga una biblioteca municipal. Al lado comienza el puente de hierro Balduinbrücke, con sus once arcadas. Y aquí mismo hay indicaciones hacia los lugares más emblemáticos de Coblenza. El primero al que accedemos fue la Basílica de San Castor, consagrada en el año 836, aunque la actual construcción data de finales del siglo XII.

Al final de una calle que desembocaba en la Münzplatz, nos encontramos con unas estatuas muy simpáticas que tienen que ver con algo llamado “Zapatero Resch”,  y que todo el mundo las fotografiaba (aunque no sabemos que son).

Luego pasamos por la Liebfrauenkirche, una iglesia cuyas torres en bulbo datan del siglo XVII. Me resultó muy curioso encontrar en su interior un Cristo crucificado en una cruz con forma de “Y” griega, como el Cristo Templario que se encuentra en Puente la Reina en Navarra. Luego paseamos hasta la plaza del Ayuntamiento (Rathaus) y sus calles adyacentes. Vimos la Florinskirche, otra basílica señalada porque conserva una torre romana, aunque lo más llamativo es el color amarillo de su fachada y las altas agujas de sus torres. Volvimos al coche y nos dispusimos a visitar el Rincón Alemán.

El camino hacia el Rincón Alemán es un bonito paseo ajardinado, de 8 km.de longitud (en total), al lado de los ríos Rin y Mosela. Este nombre data de 1216, cuando se establecieron en sus inmediaciones los Caballeros de la Orden Teutónica. Al llegar a su entorno lo primero que llama la atención es la enormidad de la estatua ecuestre, aunque nosotros estábamos ansiosos por asomarnos al extremo para observar la desembocadura del Mosela, al que habíamos acompañado desde Tréveris, en el Rin.

La Estatua Ecuestre del Emperador Guillermo-I, fue convertido en monumento a la unidad alemana desde 1953 hasta la reunificación en 1990. Para verlo en detalle hay que subir hasta la base de la estatua, desde donde se puede apreciar el enorme tamaño tanto del caballo como del jinete. Desde aquí se contempla también una bonita vista de la confluencia de los dos ríos (y se ve el Camping de Coblenza, justo en la orilla de enfrente).

Desde la explanada observamos ahora la Fortaleza de Ehrenbreitstein, que se alza a 118 metros sobre el Rin, frente al Rincón Alemán. Esta fortaleza fue construida por los Príncipes Electores de Tréveris, a partir de un pequeño Castillo que existía desde el año 1000. Los franceses lo destruyeron tras cinco asedios entre 1688 y 1799, y los prusianos lo volvieron a fortificar en 1817. Hoy se conserva casi íntegramente y puede ser visitada. Alberga el Museo Regional y el Archivo del Estado. Otras posibles visitas en Coblenza:

Museo del Rin Central: www.touristik-koblenz.de

Museo Ludwig: www.ludwigmuseum.org

Museo del Rin: www.rhein-museum.de

LA RUTA DE LOS CASTILLOS DEL RIN

A las 16:10 hemos decidido salir hacia la carretera de los Castillos del Rin, la B42. Elegimos esta carretera porque era la que aparecía más frecuentemente en la información que fuimos recopilando, aunque hay Castillos y pueblos dignos de recorrerse en ambas orillas, surcadas una por la B42 y otra por la 9, y no hay puentes para pasar de una a otra, a diferencia del Mosela, solo se puede pasar por Coblenza, Maguncia o por alguno de los ferrys de transporte de vehículos que hay a lo largo de ambas. Enseguida vemos alzarse a nuestras espaldas el lujoso Castillo Stolzenfels, justo a la salida de Coblenza.

A las 16:46 paramos en el pueblo de Braubach desde donde sacamos una fotografía del Castillo Marksburg, hoy propiedad de la Sociedad Alemana de Castillos, que lo adquirió en 1900 (por la cantidad simbólica de 1.000 marcos) a los prusianos, dueños en ese momento. Este Castillo nunca fue sitiado ni sufrió luchas, por lo que es el único castillo feudal del Rin que todavía se conserva y se puede visitar, ya que alberga el Museo de los Castillos.

A todo lo largo de la carretera se pueden ver los Castillos en lo alto de las colinas que bordean el río, tanto los de una orilla como los de otra. También se pasa por bonitos pueblos que invitan, todos ellos, a quedarse al menos un rato para pasear por sus calles. Estamos totalmente abrumados por tanta belleza a nuestro alrededor, que incluye los magníficos viñedos de las laderas de las colinas y el imponente Rin, surcado continuamente por enormes barcazas de carga y casi tan grandes barcos de recreo para turistas. Si nos paramos en un sitio, queremos hacerlo también en el siguiente. Si nos pasamos de largo nos arrepentimos en cuanto salimos ¡¡¡que difícil decidir!!!

Así, con estas dudas, a las 17:35 llegamos al promontorio de la Roca Loreley, entre Kaub y St.Goarshausen, símbolo del romanticismo del Rin. Desde el aparcamiento, a los pies de la Loreley, se puede subir hasta lo alto de la meseta por un camino de escaleras. También existe una carretera que parte de St.Goarshausen y que lleva a lo alto del picacho, donde existen miradores para admirar el paisaje. Si no se quiere hacer ninguna de las dos cosas, al final del dique que se encuentra al pie de la carretera, hay un monumento a la bella Loreley, sobre una plataforma de piedras.

Salimos de Loreley a las 18:15 dispuestos a llegar a Rüdesheim. Por el camino aún pasamos por paisajes preciosos, como: Kaub y el Castillo Die Ptalz; Lorch y la vista espectacular del Castillo Sooneck en la otra orilla; Assmanshausen y las ruinas del Castillo Ehrenfels; y sobre todo, la magnífica vista que desde esta orilla se obtiene del pueblo de Bingen, que se encuentra en la opuesta, con la Mäuseturm (Torre de los Ratones) en medio del río.

A las 18:45 (km.2115,7) estábamos ya situados en el Camping de Rüdesheim, el mejor que hemos visitado. Está situado a unos 800 metros del pueblo, así que nos permitía visitrlo a pie. Hemos pensado quedarnos aquí dos días.

RÜDESHEIM

www.ruedesheim.de

205694_1993747850383_194063_n

Rüdeseheim ha sido tradicionalmente el lugar donde los barcos que surcaban el Rin descargaban sus mercancías para atravesar por tierra el llamado “Agujero de Bingen”, donde el río efectúa un súbito cambio de rumbo y se vuelve más estrecho, con más escollos. Por eso, Rüdesheim ganó importancia y poder económico. La ciudad, que tiene unos 10.000 habitantes, cuenta con unas 3.200 plazas hoteleras y es visitada anualmente por más de 2.7 millones de personas. Es la indiscutible capital de una de las más hermosas regiones vitivinícolas de Alemania, el Rheingau, de donde son oriundos los famosos Riesling. Y sigue siendo una ciudad para detenerse.

Nosotros hemos decidido conocerla esta misma noche, y tras cenar, nos vamos por el camino del río hasta Rüdesheim. Varados, vemos cuatro enormes, iluminados y preciosos barcos de turistas que hacen escala aquí una noche. Lo primero que nos encontramos en el pueblo es la vía del tren y enseguida la Estación (Bahnhof). Continuamos por la Rheinstrasse, la Calle del Rin, que corre paralela al río y donde se encuentran muchos comercios y restaurantes, aunque claro, a estas horas, están cerrados.

Habíamos leído que en Rüdesheim hay dos calles llenas de bonitos restaurantes que animan la ciudad, una es la Drosselgasse de 144 mt de largo, y la otra la Oberstrasse. No pensábamos encontrar a nadie a esas horas, pero al encontrar la Drosselgasse ¡¡¡aún estaba animada!! Pudimos ver los bonitos restaurantes, muy decorados y con los camareros y camareras llevando los trajes típicos alemanes. En algunos había música en directo y todavía se podían ver grupos de gente en las mesas, terminando la cena, tomando copas, o simplemente charlando. Pero era evidente que no tardarían en cerrar. Mañana volveremos.

12-07-2008 SABADO

Hoy podemos ver mejor el camino del río, que está circundado por un magnífico parque y el consiguiente camino para bicicletas. Llegamos a Rüdesheim haciendo el recorrido de la noche anterior. Junto al Rin se encuentra el Castillo Brösmserbur, el más antiguo y mejor conservado de los tres que rodean Rüdesheim. Hoy es propiedad de la ciudad y alberga una Coleccion de Vasos y Copas (www.rheingauer-weinmuseum.de ). Otro es el Castillo de Oberburg, del que solo se conserva una imponente torre. El Torreón del Mercado, es un resto del edificio delantero que conformaba el tercer Castillo de Rüdesheim. Y en el extremo oeste de la Rheinstrasse se encuentra la Torre Adlerturm, del siglo XV y de veinte metros de altura, que formaba parte de la antigua fortificación de la ciudad.

En Rüdesheim también se pueden admirar casas señoriales imponentes, como la Casa de los Brömser, del año 1542, la más bonita, con un entramado de madera en color rojo vivo y bellas agujas puntiagudas rematando una serie de torrecitas. En él se encuentra hoy el Gabinete de Música Mecánica de Siegfried (www.siegfrieds-musikkabinett.de ), con una colección de instrumentos de música mecánicos de tres siglos. Otras casas señoriales que se pueden admirar en la Calle Oberstrasse son la Ritterschen Hof, la Bassenheimer Hof y la Winzerhof.

Pero sin duda lo mejor es la animada Drosselgasse que hoy se nos muestra en toda su esplendorosa agitación. Las tiendas están abiertas, y junto a las habituales de recuerdos y souvenirs, se pueden encontrar centros de auténtica artesanía, sobre todo en madera, de la que vemos muestras verdaderamente maravillosas. También hay tiendas y bodegas donde degustar y comprar vino. En uno de los más bonitos restaurantes (Drosselhof, de 1727) vemos en su patio, un reloj con muñecos articulados que salen al dar la hora. Por encima, una gran cantidad de campanillas acompañan la salida con una musiquita que hace que muchos paseantes nos congreguemos a su alrededor para verlo y escucharlo. Es uno de los Strausswirtschaften, antiguos y típicos patios de viñadores, donde se atendía a los huéspedes durante el periodo de vendimia.

Seguimos caminando y nos encontramos con un curioso Museo de la Tortura ( www.foltermuseum.com ) que decidimos visitar. Junto a algunas penosas maquetas de ajusticiados, brujas, torturados, y una imagen de Lutero, podemos ver varios de los más espeluznantes y extravagantes instrumentos de tortura que se han utilizado en las distintas épocas, desde la guillotina, hasta un cinturón de castidad, pasando por tornos, agujas, pinzas, sierras y no se cuantas cosas más. Hay una importante colección de grabados que tienen pies de foto en español  (¡¡que curioso, no hay folletos en español, pero esto si!!!), y mencionan continuamente a la Inquisición española…

Queremos hacer una ruta por la cumbre del Niederwald, a la que se puede llegar con las Cabinas del Telecabina. Vemos en la taquilla que se puede coger un Ticket combinado que incluye la subida en “Góndola”, un paseo entre los bosques del Niederwald de 20 minutos hasta los Telesillas que bajan a Assmannshausen, y luego un recorrido en barco hasta Rüdesheim. Nos parece una idea estupenda y sacamos tres billetes. Desde las Góndolas se observa un paisaje magnífico que incluye el Rin, Rüdesheim y los viñedos que lo circundan.

?????????????????????????

En los lindes del bosque del Alto de Niederwald, a 225 mt sobre el Rin, se erigió entre los años 1877 y 1883, un grandioso monumento (de 37,6 mt. de altura total) que debía simbolizar el restablecimiento del Imperio Alemán y de la Unidad Alemana. La principal figura monumental de 10,5 metros de altura, es La Germania que necesitó 32 toneladas de bronce para realizarse, pagado en su mayor parte por contribuciones de los ciudadanos. La Germania puede tener un significado simbólico importante para los alemanes, pero a nosotros lo que más nos interesaba era la magnífica vista de toda la zona del Rin que se veía a esta altura. Rüdesheim y Bingen se pueden ver en todo su esplendor, así como los magníficos viñedos que los rodean.

Después de un montón de fotos, nos dirigimos por uno de los caminos a través del bosque del Niederwal hasta la estación del Telesilla. El recorrido fue precioso, entre bosques y árboles altísimos que le proporcionaban un aspecto realmente de cuento. Fuimos encontrando indicaciones para acceder a otros lugares como el Castillo Jagdschloss o la Abadía Benedictina de St. Hildegarda (que se ve desde el Camping), pero nosotros no queríamos internarnos tanto. Además encontramos otras maravillas sin salirnos del camino, como un Torreón de piedra desde el que se divisaba el paisaje a una altura superior a la del monumento y permitía ver la Torre de los Ratones (Mäuseturm) y el Castillo Ehrenfels; o una “caverna encantada”, una especie de excavación o construcción de piedra que había que atravesar a oscuras para que se cumpliese un deseo… Y más adelante, ya prácticamente en la estación del Telesilla, vimos una alambrada que cobijaba una colonia de ciervos con unos simpáticos cervatillos que correteaban por todas partes y se acercaban a comer de nuestra mano.

Los Telesillas nos descendieron muy lentamente sobre toda la ladera. Con suma delicadeza nos dejaron en Assmannshausen, un pueblo precioso que pertenece al distrito de Rüdesheim. Es conocido por producir una variedad de vino tinto muy famoso en Alemania, el Spätburgunder. Después nos dirigimos al embarcadero, donde debemos coger el barco que nos lleve de vuelta a la ciudad ¡¡por fin vamos a realizar un crucero por el Rin!! ( www.bingen-ruedesheimer.com )

Mientras esperamos me acerqué a tomar unas fotografías del espléndido y extensísimo Hotel Krone de Assmannshausen y del Castillo Rheinstein, en la otra orilla del Rin. Cuando llegó nuestro barco nos instalamos en cubierta, desde donde disfrutamos de unas vistas mágníficas. Desde el embarcadero de Rüdesheim, y absolutamente encantados de la jornada vivida, volvimos al Camping.

Hemos decidido seguir por la B42 hasta Maguncia, visitar la ciudad, y salir después por la 9 hacia Coblenza visitando algunos Castillos y pueblos en esa orilla del río. Antes de entrar en Coblenza hay una carretera que enlaza con la Autopista que va hasta Worms y Heidelberg, nuestros siguientes destinos, y tomándola nos evita volver a efectuar el mismo recorrido en sentido contrario. Solo que de esta manera nos perderemos algunas de las visitas que queríamos efectuar en la B42, como la subida a Loreley o el Castillo Marksburg, pero nos parece la mejor solución.

13-07-2008 DOMINGO

A las 11:00, salimos hacia Maguncia siguiendo aún la B42. Pasamos por Oestrich, un pueblo donde se encuentra una Antigua Grúa de Carga del Rin. La carretera B42 entrá directamente a la Autopista 42. Para seguir por los pueblos pequeños al lado del Rin, hay que  tomar dirección Etelville o Ingelheim, que son los últimos antes de Maguncia.

Desde la autopista, un cartel con la indicación “Maïnz Zemtrum” nos deja en la carretera 60 y aquí ya no supimos que dirección tomar, pues ya no volvió a aparecer la señal del centro de la ciudad. Tuvimos que preguntar y averiguamos que debíamos tomar dirección  “Innenstadt” (¡¡lo habíamos visto unas cuantas veces!!). Una vez en el coche pudimos ya llegar sin problemas, y a las 12:15 (km.2168,2) aparcamos porque estábamos hartos de circular en coche, con el beneficio, además, de que al ser domingo no pagabamos Ticket de Parking. Habiamos llegado a Maïnz.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s