LA BANALIDAD DE LOS “MALOS”

LA BANALIDAD DE LOS “MALOS”.

 

Bueno, a ver como puedo contar esto de forma que se entienda lo que quiero decir. Tal vez es mejor empezar por la televisión.

Hay una serie de éxito en TV, y que yo veo a menudo (es una de mis favoritas) que se llama “House” en la que un buen médico (un muy buen médico) exibe continuamente malos modos, egocentrismo, egoismo y en definitiva “maldad” a raudales. Una persona que, con toda seguridad, odiaríamos si la conociesemos en persona. Sus formas han sido exportadas a otras series de éxito como “Boston Legal” o “Shark”, en las que unos abogados exiben una personalidad egocéntrica, violenta, soez,  irritante, egoista y malévola a todas luces.

Además de estas series, en televisión se pueden ver otras en las que los protagonistas, entrarían de lleno en la categoría de “malos de la película”, como “Dexter”, protagonizada por un asesino en serie; “Blood Ties” o “Sobrenatural” protagonizadas por vampiros o demonios; “Los Soprano”, protagonizada por una familia de mafiosos; toda una pléyade de series protagonizadas por “Medium”, visionarios, o personas que se comunican con fantasmas (en realidad toda esta gente entra dentro de la categoría de “estafadores”); y otras series como “Nick Tup”, “Sexo en Nueva York”, “Mujeres Desesperadas”, etc, etc, en las que los protagonistas son hombres y mujeres que ponen el éxito y la imagen por encima de todo y de todos, cueste lo que cueste, a cualquier precio.

A excepción de la primera, de “House”, no he visto ninguna de  las otras series, pero una se acaba haciendo una idea de ellas por la cantidad de anuncios que emiten.

Me pregunto muchas veces, como hemos llegado a un momento en el que el “malo”, aquel personaje que hasta hace muy poco era el “secundario”, o el “antagonista” de un “héroe”, es ahora el protagonista absoluto de una serie de televisión (o película de cine, donde hay muchos más ejemplos) donde toda ella gira en torno al ensalzamiento de ese personaje.

Estoy de acuerdo en que todas esas series son ficción, nada más que ficción, pero  ¿Se me va entendiendo?

Veamos ahora algunos ejemplos reales, de la vida misma.

Personas que hacen apología de los malos tratos (como Violeta Santander), o han estafado con absoluto descaro dinero público (como Luís Roldán o Julián Muñoz), son recibidos en platós de televisión para hablar de su vida y milagros, cobrando además por ello miles de euros. No es nuevo, claro, ahí tenemos el caso de “El Dioni” que abrió la vía para todos estos personajes, pero ¿no están proliferando mucho ultimamente? ¿no se les está haciendo demasiado caso ultimamente?

Veamos otros casos más crudos:

·        Desde asociaciones católicas se culpabiliza a los adolescentes de padecer sida por su “promiscuidad” y por practicar la homoxesualidad, a la que tachan de “alteración” (Guía “Adolescentes frente al sida: preguntas con respuestas”, editada por la Fundación Investigación y Educación en Sida –IES-, que se presenta como dependiente del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Carlos-III, y se ha repartido en la consulta de este hospital, en colegios, clubes juveniles, o asociaciones de familiares de enfermos de sida). Estas mismas asociaciones, y la Iglesia Católica culpabiliza a las mujeres que practican abortos de “genocidas”.

Pero la misma Iglesia Católica ha “perdonado” a curas que han practicado la pederastia y abuso de niños, y hace muy poco ha reconocido su “pasividad” en acontecimiento realmente genocidas durante la época del nacismo alemán.

·        Un niño ingles de 18 meses muere tras recibir una brutal paliza por parte de tres (¡¡tres!!) adultos, uno de ellos su propia madre, y después de que médicos y servicios sociales detectaran los malos tratos a los que estaba siendo sometido el niño. Incluso tras ser visitado en más de 60 ocasiones (la última unos días antes de morir), no se hizo nada por sacar a ese niño del entorno cruel en el que vivía.

·        Un jóven que muere en una discoteca tras recibir una brutal paliza de unos porteros (es el penúltimo caso, pero no el único, recuerdo el caso de Wilson Pacheco en el 2002, arrojado al mar por otros “porteros”) de una discoteca que acumulan denuncias: Tanto los porteros (con antecedentes policiales por hurto y agresión) como la discoteca (con varias denuncias por carecer de licencia) estaban cuestionados por la polícia, pero seguían ejerciendo sus particulares “servicios”, y así en muchos otros lugares, pues hoy mismo he podido leer en la prensa como otro joven ha sido apaleado en murcia (y otra discoteca ofrece un “aumento de pecho” como premio en una macrofiesta).

·        Malos tratos a mujeres después de colocar múltiples denuncias, de pasar un calvario y de comprobar como sus agresores salen impunes, pasean por la calle, y pueden acercarse a ellas y asestarlas puñaladas hasta acabar con su vida.

Sevicios Sociales, Inspecciones y Justicia que no son capaces de actuar contra los “malos”, incluso después de que lo hayan hecho médicos y policias. Pero una Justicia que se “escandaliza” cuando un Juez como Baltasar Garzón, intenta llevar a los tribunales a los genocidas de la época franquista.

·        Hay hambre en el mundo. Los Gobiernos de TODOS los países del mundo, cada uno con su correspondiente tinte político, no son capaces de aportar NINGUNO, ni un 0,7% de su PIB para frenar esta terrible pandemia, el hambre del mundo. No son capaces de ponerse de acuerdo en cuestiones de Ayuda al Desarrollo, ni en frenar los efectos del Cambio Climático ni en nada que tenga que ver con esta cuestión que es RESPONSABILIDAD  de todos. Pero no ha sido tan dificil convocar con una rapidez inusitada una Cumbre al más alto nivel internacional para acordar, con toda desfachatez, que se necesita inyectar dinero del Estado a aquellos Bancos ineficaces, especuladores y estafadores, que han provocado una crisis internacional.

·        Naciones Unidas es un organismo que hace muchos años que está necesitando de una remodelación urgente, y no en su cúpula precisamente, sino en sus bases y estructuras. Además de Naciones Unidas, oros organismos como ACNUR, UNICEF o la FAO, necesitan aclarar sus funciones, su papel en el mundo actual y reestructurarse. Es algo que ya se clamaba allá por los años 90 cuando yo trabajé en una ONG. Pero esos organismos NO SON UNA ONG, sino que son organismos internacionales donde se utiliza y se gasta muchísimo dinero, y no todo en ayuda al desarrollo precisamente. Se gasta en contratos millonarios a famosos que se sacan una foto junto a un niño famélico; se gasta en pagar nóminas a políticos, aristocratas, hijos de aristócratas y personas influyentes, contratadas por esos organismos y cobrando sueldos millonarios, viajando por el mundo y con fastuosas dietas pagadas. Ninguno de estos gastos millonarios y fastuosos han sido recriminados por nuestro flamante y solidarios PP, pero ¡¡eso si!! Recriminar al Gobierno que un artista español haya realizado una de las obras de arte más importantes de los ultimos tiempos….eso sí.

 

¿Realmente es este el mundo en el que vivimos? ¿Es que nos estamos volviendo locos? ¿Es que ya no sabemos distinguir a los “malos”?

 

AlmaLeonor

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SENTIMIENTOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s