TRES PERSONAJES ARGENTINOS

JUAN MANUEL DE ROSAS:

Juan Manuel de Rosas (nacido Juan Manuel José Domingo Ortiz de Rozas y López de Osornio en Buenos Aires, 30 de marzo de 1793 – † Southampton, Hampshire, 14 de marzo de 1877)

Juan Manuel de Rosas pertenecía a la Clase Alta de Funcionarios y Terratenientes (su mujer, además estaba emparentada con otros grandes terratenientes argentinos, los Anchorena). Era propietario de varias Estancias como la “Estancia San Martín”, o la más grande de  Los Cerrillos” (que Darwin visitó y calificó como “una ciudad y una fortaleza”. Contaba con 60.000 cabezas de ganado; 100.000 ovejas; 100.000 animales yegarizos; corrales para el ganado cimarron; almacenes de desguace de carne, salazón y secado de pieles… con lo que que comprendió enseguida la fuerza política y económica de la Estancia.  Gobernador de Buenos Aires en 1829 (entre 1829 y 1852 se denomina “La Era de Rosas”), ejerció un dominio con poder absoluto: Dominaba la Cámara de Representantes y el Poder Judicial; Hacía las Leyes y las interpretaba, incluso sentenciaba; Propaganda inherente al Régimen.

Dividía la sociedad entre los que mandaban y los que obedecían. Acabó con la división tradicional entre Federalista y Unitarios, que se sustituyó por la dicotomía: Rosistas y Antirosistas. A Juan Manuel de Rosas le obsesionaba el orden y aborrecía el Liberalismo (el Progreso).

Emprendió la Campaña del Desierto (1833) con la que añadió a la Provincia de Buenos Aires miles de Km2. que se reparten con el sistema de “Boletos de Premios en Tierras” que recompensaba los servicios prestados, llegando a convertirse en modo de pago de salarios y pensiones. El “rosismo” se basaba en la Hacienda, centro de recursos económicos, y un sistema de control social. En 1835 se proclama “Tirano ungido por Dios para salvar la Patria”.

Era un Régimen Civil que empleaba militares sumisos, y en el que era obedecido por algunos con entusiasmo, inercia o miedo. La oposición a Juan Manuel de Rosas la conformaban: Unitarios y Reformista jóvenes; Terratenientes del sur que sufrieron el bloqueo francés (1840); Otras provincias del territorio; Potencias extranjeras.

Utilizó al ejército para acallar críticas e imponer su voluntad por medio de terror. La “Sociedad Popular Restauradora”, era club político y organización militar y su brazo armado “La Mazorca” (represivo). Juan Manuel de Rosas gobernaba Buenos Aires pero no el resto del territorio, ni en él podía aplicar la misma estrategia. El resto de las Provincias se autogobernaban agrupadas en la “Confederación de las Provincias Unidas del Río de la Plata”, dirigidas por Justo José Urquiza (Gobernador de la Provincia de Entre Rios), quien organiza junto a Brasil y Montevideo, la Triple Alianza (Mayo de 1851). En 1852 hicieron huir a las tropas de Juan Manuel de Rosas (organizadas en la “Confederación Argentina” que no encontró seguidores ni en la ciudad ni en el campo), y fue derrotado definitivamente en la Batalla de Caseros, exiliándose en Gran Bretaña.

 

Hipólito irigoyen:

Hipólito Yrigoyen (Buenos Aires, 12 de julio de 1852 – íd., 3 de julio de 1933).

Político de la corriente Radicalista Argentina. Presidente en dos ocasiones: 1916-1922; 1928-1930, fue el primer Presidente en la historia d eArgentina en ser elegido por Sufragio Universal masculino.

Propició cambios en el país: Avance de la frontera ganadera (en las Pampas Meridionales y la Patagonia) y crecimiento económico hasta 1929. Propició el “Crecimiento hacia fuera”, una expansión exportadora-importadora sin precedentes, que modernizó a Argentina y la incorporó al Comercio Mundial. Junto a Leandro Alem (considerado el fundador de la Unión Cívica Radical en 1889, y tío de Irigoyen) enarboló la bandera del Radicalismo frente a la denominada “Generación del 80” (a la que pertenecía Julio Argentino Roca, Carlo Pellegrini, Miguel Juárez Celman, Roque Sáez Peña… miembros de la Oligarquía). Argentina sufrirá la dependencia de la Economía Mundial (aviso de crisis en 1890) y la Oligarquía mantendrá su peso y control por el escaso peso de la participación popular en el sistema electoral (la modificación de aquel sistema será el objetivo de la Unión Cívica Radical). El soporte de la Unión Cívica Radical será: La naciente Burguesía urbana; Los pequeños y medianos Hacendados de Buenos Aires; Los Comerciantes del litoral; Arrendatarios; Algunos profesionales universitarios; Algunos obreros. Cuando el Radicalismo accedió al poder se encontró con una coyuntura económica desfavorable, conflictividad social (Huelga de los frigoríficos, semana trágica de Buenos Aires, 1919 movimiento obrero), y una tendencia a la nacionalización de ciertos sectores de la economía.

En 1930, un Jefe militar acaba con el Gobierno de Irigoyen. El golpe acabó con medio siglo de normalidad política en Argentina. El entierro de Hipólito Irigoyen se convirtió en una manifestación popular contra el Gobierno Militar que ocupaba el poder (General José Félix Uriburu).

Según mi amigo argentino, Jorge Ferraro, Irigoyen fue el mejor Presidente que ha tenido Argentina en su historia. De los otros dos personajes que conforman esta “Trilogía Argentina”, contó tales descalificativos que mejor no los reproduzco.

 

Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón (*Lobos, Argentina, 8 de octubre de 1895 – †Olivos, 1 de julio de 1974) político y militar argentino, creador del movimiento peronista.

Tras el segundo mandato de Hipólito Irigoyen (1928-1930) se sucede la “Década Infame”(1930 a 1943): Gobiernos civiles efímeros y regímenes militares impopulares que abrieron las puertas del “Peronismo”. En 1943, un Golpe Militar lleva al poder al GOU (Grupo de Oficiales Unidos) una facción militar germanófila y nacionalista. Juan Domingo Perón (Ministro de Trabajo y del Interior) promueve medidas obreristas. En 1944 el régimen militar Argentino se hundió. Perón,  se preparó para el asalto al poder contando con una base sólida entre los obreros sindicalizados. La Junta Militar, lo relevó de sus cargos y lo encarceló en 1945. Su popularidad (movilizaciones de 8 días y manifestación en la Plaza de Mayo) consigue que sea liberado. Nacía el Caudillo Populista que marcará la historia política del país en el siglo XX: Permaneció en el poder 9 años (1946-1952; 1952-1955), como líder autoritario de un movimiento popular y de consenso (compuesto por: Disidentes radicales, nacionalistas, caudillos de provincias y ciertos sectores del Ejército y la Iglesia) junto a la exaltación popular de Eva Perón.  

La Clase Obrera asumió que solo Perón (ni comunista, ni socialista) podía darles lo que pedían. Algunas de sus frases de la Campaña Electoral de 1946, fueron claves para convencer a muchos de que le votaran. El 55% de los votos le dieron la Presidencia :

         Por una Justa distribución de la Riqueza”.

         Que la tierra no sea un bien de renta, sino un bien de trabajo”.

         Solo yo puedo hacerlo”.

La Presidencia de 1946-1955, inaugura la época de las grandes conquistas del “Peronismo”: Independencia política y económica; Justicia social; Desarrollo; Limitación del capital “Imperialista”; Nacionalización productiva; Leyes de protección social y laboral. Las políticas “Peronistas” crearon una imagen de abundancia (no siempre real) que se mitificó ante los argentinos que vivieron aquella época. Perón aprovechó el auge exportador para: Reequilibrar la Deuda Externa; Establecer el Seguro Social y reducir el desempleo, además de otras conquistas para los trabajadores; Nacionalizar el ferrocarril, el teléfono, el gas, los transportes y marina mercante, así como la Siderurgia estatal.

La opulencia de la posguerra permitió el Populismo redistributivo,  pero también fue su perdición. A mediados de los años cincuenta, hay cambios en su economía. La producción europea se recuperaba (Plan Marshall), y el Gobierno argentino se vio obligado a hacer cambios que pusieron en evidencia las debilidades de su modelo “Peronista”. Ante el aumento de las dificultades, las políticas gubernamentales se hicieron más conservadoras: Se favorecieron los intereses agro-exportadores tradicionales, y se facilitó el ingreso de capital de USA También se produjeron problemas con la Iglesia, que protestó por la legalización del divorcio (1955) y las cargas tributarias impuestas a sus posesiones. Perón rompió con el Episcopado.

Un levantamiento militar lo derrocó en Septiembre de 1955 y abandonó Argentina. En 1973, con 78 años, regresó al país y fue investido nuevamente como Presidente, pero moría en Septiembre de 1974 y accedió a la Presidencia la Vicepresidenta, Mª Estela Martínez de Perón.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s