LA VISITA DE MARLON

LA VISITA DE MARLON

Ayer tuve una de las visitas más agradables que podía tener. Me visitó mi amigo Marlon de Filipinas, que está realizando una estancia de investigación en Toledo y se acercó a Valladolid para visitar a sus amigos de esta ciudad.

¡¡Cuánto me alegré de volver a verle!!

Estuvimos hablando un buen rato, y aún quedamos en vernos antes de que volviese a su país para seguir charlando de tantas cosas. Con Marlon es imposible aburrirse, siempre tiene una buena conversación que mantener.

Me contaba que había tenido una extraña sensación al recorrer esta ciudad donde vivió durante dos años y de donde se marchó el octubre del 2007. Al recorrer estas calles, me decía Marlon, le venían los recuerdos a trompicones, a saltos. Primero casi no reconocía ciertos lugares, y luego una esquina, un local, un monumento, le hacía evocar ya la sucesión entera del entorno. Un sentimiento extraño que contrastaba con el mío, pues cuando le vi entrar por la puerta, con su eterna y contagiosa sonrisa, sentí que el tiempo no había pasado y Marlon volvía de una de sus clases como cada día.

Hablamos de su trabajo en el Instituto Cervantes de Manila, de la investigación que está llevando a cabo en la Escuela de Traductores de Toledo, y de sus proyectos de futuro, entre los que se encuentra equiparar su Doctorado con la titulación española, lo que le supondrá, seguramente, otra estancia con nosotros.

Hablamos también de los amigos con los que compartimos momentos y risas en sus años de estancia en Valladolid. Algunos aún siguen aquí, y otros, inevitablemente, volvieron a sus países. No lo mencionamos, pero ambos recordamos al único compañero que ya nunca volverá…

También hablamos de la riada que el pasado día 26 de septiembre asoló Filipinas, y concretamente la provincia de Bulacán, que es donde vive Marlon. Me contó que pese a que allí están acostumbrados a los tifones, nunca había visto un desastre como el que produjo el tifón Ketsana. Archie, un oftalmólogo filipino que también estuvo en Valladolid al tiempo que Marlon, y a quien también recuerdo con mucho cariño (apenas sabía español, y no solía hablar mucho, pero cuando lo hacía era entrañable), lo pasó francamente mal. Marlon me dijo que él y su familia (tiene dos niños pequeños) tuvieron que refugiarse en el tejado de su  casa durante toda una noche, bajo la lluvia, sin comida ni refugio, hasta que pudieron rescatarlos. Temieron por su vida, al igual que muchos filipinos.

El pasado Septiembre, Marlon me envió un correo con información sobre el tifón y con un enlace a su página donde colocó algunos vídeos para que todos podamos comprobar la magnitud del desastre. No lo hice entonces, pero hoy lo cuelgo en Helicón.

 

 

La peor riada en Filipinas en los últimos 40 años se produjo el pasado sábado. El tifón Ketsana arrasó toda Manila y las provincias en sus alrededores, vertiendo durante 10 horas una cantidad de agua equivalente a lo que solía caer durante un mes entero. Dos días después del tifón, 80% de la capital se queda inundada y un centenar de personas han muerto. Millones de residentes de las ciudades de Manila, Marikina, Pásig y las provincias de Bulacán (la mía), Pampanga y Rizal se refugiaron en los techos de sus casas durante dos días sin luz, agua potable ni comida. Haz clic en el enlace abajo para informarse sobre cómo se puede ayudar. Demos a conocer lo que está pasando en Filipinas remitiendo el presente mensaje a nuestros contactos. 

Vídeos y fotos de la tragedia:

http://theworldaccordingtomarlon.blogspot.com/2009/09/manila-underwater.html
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s