OBITUARIOS

 

OBITUARIOS

 

JOSE LUÍS LÓPEZ VÁZQUEZ.  La capilla ardiente con los restos mortales del actor José Luis López Vázquez, que falleció ayer, 2 de Noviembre, a los 87 años de edad, en su domicilio de Madrid, quedará instalará a partir de las tres de la tarde en el Teatro María Guerrero de Madrid, sede del Centro Dramático Nacional, donde debutó en 1940, cuando tenía 18 años, para acabar como uno de los más grandes actores del cine y teatro español. Entre su primera aparición en El anticuario, y su última actuación en la película de Antonio Mercero ¿Y tú quién eres? (2007) transcurrieron 67 años de carrera ininterrumpida. Doscientas películas convierten a López Vázquez en uno de los actores más prolíficos del siglo XX. Trabajó a las órdenes de directores como Luis García Berlanga, Jaime de Armiñán, Pedro Olea, Carlos Saura, Marco Ferreri, Manuel Gutiérrez Aragón, Mario Camus e incluso George Cukor, para quien hizo Viajes con mi tía (1972).

Mi querida señorita, El pisito, Pippermint Frappé y, en televisión, La cabina forman parte de su legado artístico, "un regalo imborrable que perdurará en la retina de los españoles. Hay papeles que no se conciben en nuestra memoria colectiva sin el rostro y la voz de este maravilloso actor", ha destacado la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. "Era un actor de los que se formaron haciendo de todo, de esos que hizo de lo peor y lo mejor del cine español, y miembro de una generación de esas que ya no existen", ha dicho del él Gutiérrez Aragón. "Una de las patas de la mesa del gran cine español junto con Fernando Fernán Gómez y Pepe Isbert", según el presidente de la Academia, Álex de la Iglesia. Para la actriz Concha Velasco, "un ejemplo de entrega, disciplina y amor a la profesión".

En los años sesenta, se reveló como actor de comedias y se lució en películas como El Cochecito (1960), Plácido (1961) Atraco a las tres (1962) y El verdugo (1963), al tiempo que triunfaba en televisión con la serie Tercero izquierda, y sumó ‘taquillazos’ junto a Gracita Morales con Trío de damas (1960), La familia y uno más (1965) o Sor Citroen (1967). Sor Citroen comparte año con el estreno de Peppermint Frappé, donde López Vázquez comienza a revelar su fuerza dramática. En los setenta interpreta El bosque del lobo (1971), que le vale el premio de la crítica a mejor actor en el Festival de Cine de Chicago, o Mi querida señorita (1972), candidata al Oscar de la Academia de Hollywood a la mejor película extranjera. Ya en los 80 disminuye su presencia en el cine pero hace trabajos tan exitosos como la trilogía de García Berlanga de La Escopeta Nacional, La corte del faraón (1985) o El Maestro de Esgrima (1992). Los últimos son El Oro de Moscú (2002), Luna de Avellaneda (2004), Cuba-Libre (2006) y su despedida, ¿Y tú quién eres? (2007). Su último trabajo en el teatro, tras éxitos como Equus (1975) o La muerte de un viajante (1985), fue Tres hombres y un destino (2004), que protagonizó junto a Manuel Alexandre y Agustín González.

No le faltó el reconocimiento ni los premios. Recibió la Medalla de Oro de Bellas Artes, el Premio Nacional de Teatro, el Goya de Honor y la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo además de innumerables galardones de sus compañeros, de la crítica, del público y las instituciones. El último de los premios fue el de Cultura de la Comunidad de Madrid, que no pudo recoger el pasado mes de octubre.

Algunas de sus frases:

– "Si el precio de la sabiduría es la vejez, prefiero ser imbécil".

– "Uno, como tiene poco palmito, se adorna de algo aparente. Yo sé que soy un ser un poco insignificante, vulgar, ni siquiera de joven me daban papeles de galán".

– "Me saca de quicio la falta de educación, la desconsideración y el oportunismo. Los actores asumimos estas pequeñas agresiones, pero a alguien sensible como yo le perturban mucho".

– "Me cuido porque en esta profesión hay que tener una salud de hierro, pero no hay que abusar, hay que tener una disciplina. A mí, en señor y bajito, me pasa lo mismo que a las actrices que no quieren engordar".

– "He hecho mucho humor porque es lo que me gusta. Pero nunca me he sentido encasillado, aunque estarlo no me parece un defecto. Encasillado estaba Chaplin, los hermanos Marx, Woody Allen…".

EL NORTE DE CASTILLA

FRANCISCO AYALA El escritor Francisco Ayala Decano de las letras españolas, el novelista y escritor granadino, poseedor del Cervantes y el Príncipe de Asturias, ha fallecido hoy, 3 de Noviembre, a los 103 años en Madrid, informa el presidente de la Fundación Ayala, Rafael Juárez. El novelista granadino que ha presumido de lucidez hasta los últimos momentos de su vida, había sufrido "un debilitamiento" de sus facultades físicas, que se había ido acentuando en las últimas semanas, según informa Juárez. El escritor, que el próximo 16 de marzo habría cumplido 104 años, "gozaba de relativa buena salud" hasta que el pasado mes de agosto se vio afectado por una bronquitis de la que tardó en recuperarse.

Los restos mortales de Francisco Ayala, uno de los grandes escritores españoles del siglo XX, serán trasladados en las próximas horas al tanatorio del Parque de San Isidro, en Madrid, donde se instalará la capilla ardiente a partir de las 19 horas, y mañana serán incinerados en una ceremonia privada.

Decía recientemente Francisco Ayala:

"Toda mi vida me he limitado a cumplir con mi deber, y creo que lo he hecho más o menos decentemente… Doy las gracias al mundo por haberme consentido seguir adelante y cumplir durante todos estos años lo que creía que era mi obligación de hombre y de ciudadano… Doy las gracias inmensas con una absoluta entrega a la bondad de todos ustedes que, por encima de cualquier inconveniente, ven en mí algo digno de ser recordado en estos momentos".

EL CULTURAL

 

Claude Lévi-Strauss. El etnólogo francés Claude Lévi-Strauss (Bruselas, 1908) ha muerto a los 100 años, según informa "Le Figrao", en un comunicado urgente, hoy 3 de Noviembre. Lévi-Strauss ha sido una de las grandes figuras de su disciplina, fundador de la antropología estructural e introductor en las ciencias sociales del enfoque estructuralista basado en la lingüística estructural de Saussure. Dado el peso de su obra, dentro y fuera de la antropología, ha sido uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX. Uno de los libros  más conocidos de Lévi-Strauss  es "Tristes trópicos" (1955), escrito tras sus viajes realizados por medio mundo.

Lévi-Strauss nació en Bruselas, Bélgica, el 28 de noviembre de 1908, en el seno de una familia de intelectuales franceses de origen judío. Realizó los estudios secundarios en el liceo Janson de Sailly en París. A continuación se licenció en Derecho por la Universidad de París; en 1931 obtuvo la agregaduría en Filosofía por la Universidad de la Sorbona y en 1948 el doctorado en Letras, también en esta Universidad parisina. Después de dos años como profesor en los liceos de Mont-de-Marsan t de Laon, fue nombrado miembro de una misión universitaria en Brasil y de 1935 a 1939 ejerció como profesor en la Universidad de Sao Pablo (Brasil). Durante este periodo organizó y dirigió varias expediciones etnográficas al centro de Brasil (al Mato Grosso y la Amazonia). Ha estudiado además las tribus indias del norte y el sur de América.

De vuelta a Francia, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, fue movilizado de 1939 a 1940. Abandonó este país y se trasladó a Estados Unidos, donde enseñó en la New School for Social Research (Nueva Escuela para la Investigación Social) de Nueva York, de 1942 a 1945. Comprometido como voluntario en las fuerzas francesas libres, estuvo destinado en la misión científica francesa en los Estados Unidos. Fue uno de los fundadores de la Escuela Libre de Altos Estudios de Nueva York, de la que fue secretario general. En 1944 fue llamado a Francia por el ministerio de Asuntos Exteriores, pero al año siguiente regresó a Estados Unidos, para ocupar las funciones de consejero cultural en la embajada francesa. Dimitió de este cargo en 1948 para dedicarse a su trabajo científico.

En 1949 fue nombrado subdirector del Museo del Hombre y en 1950 director de estudios en la Escuela Práctica de Altos Estudios y catedrático de religiones comparadas de los pueblos sin escritura. Posteriormente fue nombrado profesor en el Colegio de Francia, donde ejerció como catedrático de antropología social, cátedra que ocupó desde 1959 y hasta su jubilación en 1982.

LA RAZÓN 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s