DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

10 de Diciembre de 2009: DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

El Día de los Derechos Humanos (10 de Diciembre) debatirá este año 2009, la no discriminación: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. La Comisión para los Derechos Humanos se ha planteado como objetivo primordial este año el “promover la construcción de sociedades sin discriminación y un mundo donde haya un trato igualitario para todos”.

Leo hoy estas líneas en un periódico digital elegido al azar entre los muchos que hablan del tema (http://www.hispanidad.com/noticia.aspx?ID=132934), y me sorprende descubrir lo difícil que resulta actualmente hablar sobre Derechos Humanos. Recuerdo que pasé varios años hablando de ello en escuelas e institutos y no resultaba tan difícil discernir lo que constituía a todas luces una flagrante violación de los Derechos Humanos fundamentales de las personas y de los pueblos, de lo que no lo era. Me pregunto como hemos podido cambiar tanto, y sobre todo a que ha sido debido este cambio.

Por poner solo un ejemplo, Aminetu Haidar, sigue manteniendo una huelga de hambre que posiblemente la llevará a la muerte, en el aeropuerto de Lanzarote, por defender los Derechos Humanos en el Sahara, por defender que también los saharauis “nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, y promover “un trato igualitario para todos”.

¿Cómo resulta tan difícil entender y admitir algo tan sencillo y tan aceptado por todo el mundo como eso, uno de los derechos fundamentales de los seres humanos? Pues no debe resultar nada fácil entenderlo, tal y como están las cosas con Haidar.

Reconozco que me he resistido hasta ahora a hablar de este tema. Hay muchos elementos alrededor que me impedían mantener un juicio crítico claro con respecto al caso de la activista saharaui, y desde luego, tampoco podía manifestar una solidaridad clara con Haidar. Solidaridad con el pueblo saharaui, si.

Cuando escuché que Haidar, activista pro-saharaui, era tenida por el gobierno marroquí por terrorista y que por lo tanto no admitía su entrada en el país, me saltaron las alarmas. En España terroristas de ETA son tenidos por algunas organizaciones y países, como activistas políticos perseguidos por el gobierno español. ¿Es el mismo caso? Claro que no, Haidar, hasta donde conocemos no ha asesinado a nadie. Pero políticamente tienen ambos casos un cierto paralelismo. Por seguir con esto, en España un terrorista como Josu Ternera estuvo en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco, y otro como de Juana Chaos mantuvo una huelga de hambre por entender que se cometía con él una injusticia que vulneraba sus derechos como ser humano.

No me gusta que políticamente no sea posible distinguir entre las reivindicaciones de un pueblo como el saharaui de las exigencias de un grupo terrorista como ETA para con Euskadi. Marruecos lo tiene claro, para ellos Haidar forma parte de un complot de las autoridades argelinas y los grupos que Marruecos considera terroristas. Yo no lo tengo tan claro, pero si el protagonista fuese un etarra, en España diríamos lo mismo. Y no estoy igualando ambos casos, los de Haidar y los de Juana Chaos, simplemente apunto que sus reivindicaciones, sus defensores y sus detractores, utilizan los mismos argumentos. Y no me gusta que eso sea así, porqué hasta ahora creía yo saber distinguir entre un comportamiento terrorista y un comportamiento reivindicativo, aunque fuese de carácter político-independentista. Me temo que hemos llegado a un punto en el que esta diferencia resulta tenue y difusa. O al menos lo parece.

Otra de las razones por las que no quería yo entrar a valorar y posicionarme en el tema de Aminetu Haidar, es por la postura intransigente que ha tomado. Entiéndaseme bien. Mantener una huelga, sea esta de hambre o no, es un derecho que asiste a toda persona y que yo apoyo y valoro. No se trata de eso, sino de que la inamovilidad de su postura convierte su derecho a la huelga de hambre, en un chantaje. La huelga es un elemento de coacción que se utiliza para forzar un diálogo. Porque lo verdaderamente importante no es la huelga en sí, sino que de cómo fruto un dialogo en el que ambas partes se pongan de acuerdo. Lo importante, insisto, es que se produzca un diálogo, pero Haidar lo ha rechazado. Mi duda es que la intención de la activista radique precisamente en el impacto coaccionador de la huelga, utilizando un derecho como arma de chantaje para lograr unos objetivos concretos y unilaterales, y no para promover un diálogo en el que, inevitablemente, ambas partes tendrían que ceder algo de sus respectivas posturas.

Durante los tristemente recordados secuestros de ETA, siempre se afirmó (y se ha seguido afirmando durante los no menos tristes asesinatos), que no se cedería a un chantaje de los terroristas para abandonar un Estado de Derecho. Eran momentos en los que se tenía muy claro que un secuestro y un asesinato vulneraban flagrantemente los Derechos Humanos. Y teníamos claro que no se debía ceder ante un chantaje semejante. Incluso internacionalmente, en países como Italia o Alemania o Irlanda, asolados por terrorismos de distintos tintes, tenían claro este tema.

Recuerdo ahora que en el recientemente solucionado tema del secuestro de los tripulantes del pesquero Alakrana, se criticó muy duramente que el gobierno español hubiese cedido al chantaje de los secuestradores (en este caso económico, pero chantaje al fin y al cabo), aún felicitándose todo el mundo (y yo entre ellos) porque los pescadores regresaron con vida a casa. Y en estos momentos, con el caso Haidar, mientras Marruecos advierte que tanto ellos como España están siendo víctimas del chantaje de la activista, en el Parlamento español no se consigue reunir un consenso suficiente como para formar un frente común ante el tema.

Me asusta pensar en todo esto. Me asusta darme cuenta de que en estos momentos, ni política ni socialmente, sepamos distinguir lo que constituye la defensa de los Derechos Humanos de una reivindicación político-independentista de carácter terrorista.  Me asusta no saber si apoyar o no a Aminetu Haidar, ni saber si su postura está o no manipulada por una organización político-terrorista. Me asusta defender su postura si con ello estoy, al mismo tiempo, defendiendo la postura de los terroristas de ETA o de los secuestradores Somalíes. Me asusta pensarlo, porque pone en evidencia que la defensa de los Derechos Humanos puede convertirse en un saco roto por el se cuelen diatribas políticas y exigencias terroristas armadas, mientras siguen existiendo personas y pueblos enteros, como el Saharaui, que aún no pueden aseverar verse incluidos en uno de los principales Derechos Humanos fundamentales, el que dice que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.

Después de tantos años de luchas y reivindicaciones, lo que es evidente es que aún queda mucho camino para “la construcción de sociedades sin discriminación y un mundo donde haya un trato igualitario para todos”. Lo preocupante son las sendas paralelas que estamos trazando al mismo tiempo y que quizá nos desvíen demasiado del verdadero objetivo. Hoy en día sigue siendo necesario hacer un llamamiento a la defensa de los Derechos Humanos, hoy en día sigue estando en vigor (y quizá más que nunca) una conmemoración como la de hoy:

10 de Diciembre de 2009: DIA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s