LODO ROJO – DESASTRE EN HUNGRÍA –

Desastre en Hungría: carrera para salvar al Danubio

El lodo tóxico vertido desde una fábrica avanza hacia el río más internacional del mundo. El desecho contiene una mezcla de metales pesados además de grandes cantidades de soda cáustica.

Equipos de emergencia intentan desesperadamente evitar que el lodo tóxico vertido desde una fábrica en Hungría llegue al río Danubio, una de las vías fluviales más importantes de Europa.

Cerca de 600 mil metros cúbicos de desechos se derramaron el lunes al romperse una reserva de contención en una fábrica de alúmina, un derivado del aluminio, en el oeste del país. El fango ya arrasó varios poblados, causando al menos cuatro muertos, y ha ingresado a varios afluentes del Danubio.

A medida que avanzan, los desechos dispersan un cóctel altamente tóxico. El lodo -de color rojo debido a la presencia de dióxido de hierro- contiene una mezcla de metales pesados, como plomo, además de grandes cantidades de soda cáustica, una sustancia utilizada para extraer el aluminio.

"El impacto ecológico puede ser muy amplio y tardar mucho tiempo en neutralizarse, porque los metales pesados y la soda cáustica forma un mezcla tóxica muy peligrosa", dijo a Reuters Katerina Ventusova, de Greenpeace.

La soda hace que el fango sea extremadamente alcalino. "Esto significa que causa quemaduras al contacto con la piel y si es ingerido puede ser mortal", explica Julian Siddle, de la Unidad de Ciencia de la BBC.

Para aminorar el impacto destructivo del lodo en el río Danubio, se está vertiendo yeso en uno de sus afluentes, el río Marcal. El yeso reacciona con la soda cáustica disminuyendo su alcalinidad.

Metales pesados

El lodo tóxico ya ha arrasado varias poblaciones.

"Nuestra esperanza es que cuando llegue al Danubio, haya bajado el PH del lodo, o se,a haya disminuido su alcalinidad, y se haya diluido, pero la mortandad inmediata de peces puede ser terrible" , dijo a BBC Mundo Eva Hernández, experta en aguas continentales de la división española de WWF, el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Además de sus consecuencias inmediatas, el impacto de los metales pesados puede ser duradero.

"El efecto de los metales que se vayan acumulando puede ser muy difícil de eliminar, porque los metales pesados son muy longevos", asegura Hernández.

La Unidad de Desastres Naturales de Hungría, señala en su sitio en Internet que el lodo, además de contener metales como plomo o titanio, es "ligeramente radioactivo".

De llegar al Danubio, el lodo tóxico podría afectar profundamente a un río con características únicas. El Danubio fluye a lo largo de más de 2.800 kilómetros desde el centro al este de Europa y atraviesa diez países. Es considerado el río más internacional del mundo y en sus tierras aledañas viven más de ochenta millones de personas, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

"Imposible de estimar"

EL gobierno húngaro declaró el estado de emergencia y anunció que las operaciones de limpieza puden tardar al menos un año.

El gobierno húngaro declaró el estado de emergencia.

Pero el impacto ecológico puede ser mucho más duradero. El Fondo Mundial para la Naturaleza cita como ejemplo el vertido de aguas ácidas y residuos de una mina de pirita en Aznalcóllar, en la provincia de Sevilla, en España, en 1998.

"En este caso, aparte de remover la capa de lodos espesos, hubo que quitar toda la capa superior del suelo", dijo a BBC Mundo Eva Hernández.

"Era una zona de huertas y los cultivos de esa zona todavía hoy no se pueden consumir, aunque han pasado doce años", agregó.

Por ahora, además de los esfuerzos para bajar la alcalinidad del lodo, el gobierno sigue recomendando a la población "limpiar el fango con agua, para neutralizar su efecto".

El Fondo Mundial para la Naturaleza emitió un comunicado este miércoles en Hungría señalando que "el lodo que desciende por los ríos tiene dos metros de espesor . En algunas casas el lodo está a la altura de la cintura y la gente intenta sacarlo con palas, protegiéndose con máscaras y guantes, pero el fango es muy irritante para la repiración. En cuanto al daño ecológico, es actualmente imposible de estimar".

PERIODISMO HUMANO   http://periodismohumano.com/sociedad/medio-ambiente/lodo-rojo.html

Hace dos días que llegaron y cubrieron varias localidades, entre ellas Ajka, Devecner y Kolontar, a 165 kilómetros al sur de Budapest (Hungría). Hay que lamentar la pérdida de varias vidas humanas, hay cientos de personas heridas y un desastre social y ambiental que todavía no se puede cuantificar. Y el vertido, además, como informan las autoridades húngaras aún no se ha frenado. Lo que se trata de frenar es su llegada al río Marcal, afluente del Danubio, que podría hacer fluir el desastre aguas abajo y destrozar toda la vida que encuentre en su camino. Estos lodos son muy peligrosos, de inicio por lo caústicos que son. Para hacernos una idea, se comportan de manera similar a la lejía, queman.

Un equipo de Greenpeace ya está allí, en las ciudades teñidas de rojo, documentando de nuevo un desastre y realizando un análisis independiente de las consecuencias. El dique de la balsa falló y vertió, al menos un millón de metros cúbicos de residuos de una planta que producía aluminio. Y en los próximos días se conocerá el porqué. Como, si hacemos memoria, se conoció después de que la rotura de la balsa de Bolidén en Aznalcóllar vertiese millones de metros cúbicos de lodos y aguas ácidas. En aquel momento, 1998, salió a la luz la permisividad con la industria, sin escuchar las alarmas de técnicos expertos, para poner por delante los beneficios de las empresas y dejando como secundario la protección de la salud y del medio ambiente…..y todo a pesar de que los grupos ecologistas en Andalucía llevaban diez años denunciando la situación.

En España, 2010, aún existen cientos de  balsas de la industria minera en España, decenas de ellas acumulan más de un hectómetro, un millón de metros cúbicos de residuos (lo que se calcula que se ha vertido en Hungría). Algunas están denunciadas, los ecologistas piden su cierre, técnicos auguran malos presagios y la administración de turno autoriza. La mina de la empresa Cobre las Cruces es un ejemplo, una actividad que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir desautorizó hasta que el poder cayó en manos de la Junta de Andalucía que volvió a darle luz verde… ¿Tendremos que volver a decir el refrán “de estos barros vienen estos lodos”?

Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s