ANATOMÍA DEL MIEDO, José Antonio Marina

11.- La Utilización Política del Miedo.

Si el temor es uno de los resortes del poder, el poder político, que es la quintaesencia del poder, debe saber manejarlo. Así ha sucedido durante toda la historia de la humanidad y una de las grandes virtudes de la democracia es ser un eficaz desactivador de ese mecanismo. Tácito fue tal vez el primero en reconocer, de manera sistemática y con suma claridad, el papel eminentemente político del miedo en el despotismo imperial, poniendo en evidencia sus mecanismos y sutilezas en la práctica diaria de gobierno y en la psicología de cada individuo y de las muchedumbres…. El siglo XV florentino fue la culminación de la política como ejercicio del poder sin contemplaciones. Maquiavelo fue su analista. Cree que el príncipe debe ser temido y amado, pero si tiene que elegir, es mejor que sea temido. “Los hombres vacilan menos en hacer daño a quien se hace amar que a quien se hace temer, pues el amor emana de una vinculación basada en la obligación, la cual (por la maldad humana) queda rota siempre que la propia utilidad da motivo para ello, mientras que el temor emana del miedo al castigo, el cual jamás te abandona”. Añade algo más: hacerse amar es difícil e incierto. En cambio, hacerse temer es muy fácil.

Hobbes fue el gran legitimador del miedo en política. Es a su juicio el sentimiento civilizador más profundo. El miedo madurado en razón es el mejor fundamento del Estado civil. El miedo no razonado es el terror, que dispersa a los hombres en vez de unirlos, como hace aquél. Al disminuir el miedo a la muerte, toda seguridad excesiva estimula la vanidad, el orgullo, la presunción y la propensión a satisfacer el propio interés en detrimento del ajeno, factores todos ellos que debilitan el pacto colectivo de unión y de subordinación…

Los políticos han utilizado con frecuencia el miedo para unificar y enardecer a una nación. El miedo y el odio son rápidos cementos. Las conspiraciones, los enemigos poderosos, las amenazas reales o ficticias unen mucho. Hay, además, una conocida ley sociológica según la cual cuando una sociedad siente miedo, aspira a tener un brazo fuerte que la salve, y está dispuesta a cambiar libertad por seguridad. Eleanor Roosevelt contaba la penosa impresión que le produjo el hecho de que durante el discurso de investidura de su marido como presidente de los EEUU, la multitud aplaudiera fervorosamente cuando dijo que si la situación lo requería estaría dispuesto a solicitar poderes extraordinarios. Aquello revelaba que el miedo facilita la tentación totalitaria y que inducir el miedo facilita el ejercicio del poder político…

No existe mejor medio de esclavizar a la gente y de destruir la democracia que crear en las personas un estado de miedo. Uno de los pilares básicos del fascismo es el miedo” (Kurt Goldstein, psicólogo, testigo de la época hitleriana). En parte, este miedo se basa siempre en un engaño… La ignorancia es fuente de temores, y facilita el ejercicio del poder. Spinoza lo expresó con elocuencia: “El gran secreto del régimen monárquico –es decir, no democrático– y su máximo interés consisten en mantener engañados a los hombres y en disfrazar, bajo el especioso nombre de religión, el miedo con el que se los quiere controlar, a fin de que luchen por su esclavitud, como si se tratara de su salvación, y no consideren una ignominia, sino el máximo honor, dar su sangre y su alma para orgullo de un solo hombre. Por el contrario en un Estado libre no cabría imaginar ni intentar nada más absurdo”.

José Antonio Marina.

Anuncios

4 Replies to “ANATOMÍA DEL MIEDO, José Antonio Marina”

  1. Por desgracia es un “arma” que se emplea en politica y todos los ámbitos de la vida y de las relaciones entre las personas, es ese arma que emplean las personas ruines para someter a otras, y aunque haya maneras y maneras de hacerlo, el objetivo es el mismo e igualmente ruin y mezquino el hacerlo, por muy sofisticadamente que se haga.
    Buenas tardes 🙂

    Me gusta

    1. ¡Hola!
      Hay muchas fórmulas en las que se emplea el “miedo”, pero no todas son nefastas. Marina las analiza una a una, incluso las que llama “la función educativa del miedo”. Pero este apartado dedicado a la política me parece que explica muy bien algo que está pasando ahora mismo. Nos están metiendo miedo con el tema de la crisi económica, con el de inmigración, con el del Estado de Bienestar, con el ejercicio real de la democracia….. todo eso no lleva más que a un solo sitio…. nos quieren hacer creer que solo una “mano dura” puede arreglar las cosas. Y no es cierto.
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  2. En algún lugar leí que mucho peor que la muerte es la tortura, sin duda lo más denigrante para el hombre y que, de siempre, ha formado parte de ese miedo que quien tiene poder quiere infundir sobre el débil.
    Muy buena recomendación la del libro de Marina.

    Me gusta

    1. ¡Hola!
      Aún no lo he terminado, Trecce, pero me hubiese gustado poner también otros capítulos igualmente jugosos. El libro es fantástico, tenía muchas ganas de leerlo y lo compré en la pasada Feria del Libro. Totalmente recomendable.
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s