LA NATURALEZA DE LAS CIVILIZACIONES

LA NATURALEZA DE LAS CIVILIZACIONES

Una civilización es la entidad cultural más amplia. Aldeas, regiones, grupos étnicos, nacionalidades, grupos religiosos… todos tienen culturas distintas con diferentes grados de heterogeneidad cultural. Las civilizaciones son el “nosotros” más grande dentro del que nos sentimos culturalmente en casa, en cuanto distintos de todos los demás “ellos” ajenos y externos a nosotros.

A lo largo de la Historia, han existido muchos grupos pequeñas de gente que poseía una cultura distinta y carecía de cualquier identificación cultural más amplia. A partir del tamaño y la importancia se ha distinguido entre civilizaciones principales y periféricas (Philip Bagby) o civilizaciones principales y civilizaciones atrofiadas o malogradas (Arnold  J. Toynbee). Las civilizaciones no tienen límites claramente marcados ni tampoco principios ni finales precisos. La medida en que las culturas de las civilizaciones se parecen o difieren entre sí también varía considerablemente. Sin embargo, las civilizaciones son entidades significativas, y, aunque las delimitaciones entre ellas rara vez son claras, son reales.

Las civilizaciones son mortales, pero también muy longevas; evolucionan, se adaptan y son las más perdurables de las asociaciones humanas. Son dinámicas; crecen y se derrumban; se funden y dividen; y también desaparecen y quedan enterradas en las arenas del tiempo. Las fases de su evolución se pueden determinar de varias maneras. Según Carroll Quigley, las civilizaciones atraviesan siete estadios: Mezcla, gestación, expansión, época de conflicto, imperio universal, decadencia e invasión. Matthew Melko generaliza un modelo de cambio que va pasando,  de un sistema estatal cristalizado, a un sistema feudal en transición, a un sistema estatal cristalizado. A.J. Toynbee piensa que una civilización surge como reacción ante determinados estímulos y después atraviesa un período de crecimiento que supone un aumento del control sobre su entorno producido por una minoría creativa; a este período le seguiría un tiempo de dificultades, el nacimiento de un Estado universal y después la desintegración.

Puesto que las civilizaciones son realidades culturales, no políticas, en cuanto tales no mantienen el orden, ni imparten justicia, ni recaudan impuesto ni sostienen guerras, tampoco negocian tratados ni hacen ninguna de las demás cosas que hacen los organismos estatales. La composición política de las civilizaciones varía de unas civilizaciones a otras y varía al o largo del tiempo dentro de la misma civilización. Así, una civilización puede contener una o muchas unidades políticas. Dichas unidades pueden ser ciudades-Estado, imperio, federaciones, confederaciones,  Estados-nación, Estados multinacionales y todas ellas pueden tener formas diversas de gobierno.

Los expertos por lo general, coinciden a la hora de determinar las principales civilizaciones de la Historia y las existentes en el mundo moderno. A menudo difieren, sin embargo, sobre el número total de civilizaciones que ha habido en la Historia. C. Quigley habla de dieciséis casos históricos claros y, muy probablemente, de otros ocho adicionales. A.J. Toynbee habló primero de veintiuna, después de veintitrés. Oswald Spengler precisa ocho grandes culturas. William H. McNeill analiza nueve civilizaciones en el conjunto de la Historia; también P. Bagby ve nueve grandes civilizaciones, u once si Japón y el mundo ortodoxo se distinguen de China y Occidente. Fernand Braudel distingue nueve contemporáneas importantes, y Zsolt Rostovanyi, siete.  Estas diferencias, dependen, en parte, de si se considera  que grupos culturales como los chinos y los indios han tenido una única civilización a lo largo de la Historia o dos civilizaciones o más, estrechamente relacionadas, una de las cuales habría sido vástago de la otra. Pese a estas diferencias, la identidad de las principales civilizaciones no se discute.

Como concluye M. Malko, “existe razonable acuerdo sobre al menos doce grandes civilizaciones, de las cuales siete ya no existen (mesopotámica, egipcia, cretense, clásica, bizantina, mesoamericana, andina) y cinco sí (china, japonesa, india, islámica y occidental)”. Además, varios investigadores añaden la civilización rusa ortodoxa como una civilización aparte, distinta de su pariente, la bizantina, y de la cristiana occidental. Por lo que respecta al mundo contemporáneo, resulta útil añadir a estas seis civilizaciones, la latinoamericana y, posiblemente, la africana.

En la época que está surgiendo, los choques de civilizaciones son la mayor amenaza para la paz mundial, y un orden internacional basado en las civilizaciones es la protección más segura contra la guerra mundial.

Samuel P. Huntington (1927-2008) “El Choque de civilizaciones (y la reconfiguración del orden mundial)”; 1996; Politólogo y profesor de ciencias políticas estadounidense. Esta entrada es un extracto del capitulo 2 de su libro. Imagen: “Geopolítica de un niño mirando el nacimiento de un hombre” de Salvador Dalí.

 Obras de los autores mencionados:

Philip Bagby; Historiador y Antropólogo; “La Cultura y la Historia. Comparativa y Estudio de las Civilizaciones” (1959)

Arnold  J. Toynbee (1889-1975); Historiador británico especialista en Filosofía de la Historia; “Estudio de la Historia” (12 Tomos entre 1934 y 1961).

Carroll Quigley (1910-1977); Historiador norteamericano, teórico de la evolución de las civilizaciones. “La Evolución de las Civilizaciones. Una Introducción al Análisis Histórico” (1961).

Matthew Melko (1930-2010); Historiador, científico y politico estadounidense; “La Naturaleza de las Civilizaciones” (1969).

Oswald Spengler (1880-1936); Historiador y Filósofo alemán; “La Decadencia de Occidente” (2 Volúmenes publicados entre 1918 y 1923).

Willian Hardy McNeill (1917); Historiador estadounidense;  “El ascenso de Occidente: Una Historia de la Comunidad Humana” (1963).

Fernand Braudel (1902-1985); Historiador francés, padre de la Escuela de Annales; “Historia de las Civilizaciones” (1962).

Zsolt Rostovanyi (1952); Historiador húngaro experto en cultura islámica; “Clash of Civilizations” (probablemente un artículo de revista publicado en 2009).

Anuncios

10 Replies to “LA NATURALEZA DE LAS CIVILIZACIONES”

  1. Decidí poner esta entrada después de ver este vídeo de Javier Solana:

    En él, aboga por la necesidad de la creación de un Gobierno Único Universal, palabras que me recordaron una frase que había leído en ese libro y que aparecen en negrita en la entrada: a este período le seguiría un tiempo de dificultades, el nacimiento de un Estado universal y después la desintegración. Con los tiempos de crisis y dificultades que estamos atravesando, no es para tomarse a broma ningún desenlace por descabellado que parezca.
    En los comentarios a ese vídeo en facebook, puse algunos otros párrafos de ese libro, por cierto bastante crítico, como yo, con estas afirmaciones del que fuera un líder socialista, alineado ahora con la política neoliberal menos social de la historia de la humanidad, y algunas reflexiones al respecto que reproduzco:

    Le he estado dando vueltas a eso del “Gobierno Único Mundial” y he encontrado esto en el libro de S.P.Huntington “El Choque de Civilizaciones”:

    A.J. Toynbee piensa que una civilización surge como reacción ante determinados estímulos y después atraviesa un período de crecimiento que supone un aumento del control sobre su entorno producido por una minoría creativa; a este período le seguiría un tiempo de dificultades, el nacimiento de un Estado universal y después la desintegración.

    Solana habla también de una “multipolaridad creciente” que es buena, mientras existan “instrumentos de gobierno mundial”. En mi opinión, que coincide con la de Huntington y Toynbee, es un error. Hungtington dice que “los conflictos locales con mayore sprobabilidades de convertirse en guerras más amplias son los existentes entre grupos y Estados procedentes de civilizaciones diferentes”. Hungtington sin embargo se equivocó al afirmar que los conflictos económicos no serían significativos en los enfrentamientos entre estados y civilizaciones. Hoy en día son los que priman, incluso sobre las diferencias entre civilizaciones. Solana habla de una “desoccidentalización”,y que no es cierto que “se acabara la Historia con la Globalización”. Al respecto dice Huntington:

    “Un paradigma profusamente formulado se basaba en la suposición de que el final de la guerra fría significaba el final de todo conflicto importante en la política global y el comienzo de un mundo relativamente armonioso. De este modelo, la formulación más analizada fue la tesis del fin de la historia propuesta por F. Fukuyama”.

    Fukuyama decía: “Puede que estemos asistiendo al final de la Historia como tal. Esto es, al punto final de la evolución ideológica del género humano y a la universalización de la Democracia Liberal occidental como forma de gobierno humano definitiva. Desde luego se podrán dar algunos conflictos en lugares del Tercer Mundo, pero el conflicto a escala planetaria ha terminado, y no sólo en Europa. Es precisamente en el mundo no europeo, donde han tenido lugar los grandes cambios, particularmente en China y la Unión Soviética. La guerra de ideas ha terminado. Puede que todavía existan adeptos del marxismo-leninismo, en lugares como Managua, Pongyang y Cambridge, Massachusetts, pero en conjunto la democracia liberal ha triunfado. El futuro no se consagrará a grandes y estimulantes luchas luchas sobre ideas, sino más bien a resolver problemas económicos y técnicos triviales. Todo será bastante aburrido”.

    Esto, que fue brillantemente rebatido por el profesor Josep Fontana en su libro “La Historia después del fin de la Historia”, se parece mucho a una propuesta de “Gobierno Único Mundial”, algo que me parece aberrante.
    Y Huntington al final se equivocó en una cosa. Dice: “En un plano más general, los conflictos entre ricos y pobres (se refiere a países) son improbables porque, salvo en circunstancias especiales, los países pobres crecen de la unidad política, poder económico, y capacidad militar para enfrentarse a los países ricos”.

    Pues bien, creo que han encontrado el talón de Aquilés de los países ricos: El económico. Mientras occidente se “desoccidentaliza” por el excesivo poder de los mercados (su propia creación, su propia criatura, su golem, su mundo neoliberal… o nuestro, debería decir), los países pobres están superando su pobreza y marcando las hojas de ruta de esos mercados. No es el fin de la Historia, pero el mundo Neoliberal es lo que ha estado pretendiendo desde el fin de la guerra fría. Y solo le falta el Gobierno Único Mundial para conseguirlo.

    Me gusta

  2. Vaya, qué excelente entrada y qué excelente comentario, supongo que es un tema que me queda grande, visto quien lo ha estudiado, evidentemente tengo mi propia definición de “civilización”, para mí sin duda la más importante e influyente de la historia es la griega, creo que a pesar de que no funcionaron casi nunca como nación sentaron las bases de nuestro mundo actual, incluso los romanos copiaron prácticamente toda su sociedad.

    Interesantísimo tema este, besos.

    Me gusta

    1. ¡Querido Dessjuest! Muchas gracias por habertelo leído todo… no creía yo que hubiese quien lo hiciera, dada la extensión.
      La Civilización griega, y la civilización romana se encuadran en lo que el autor del libro y los de referencia llaman genéricamente CIVILIZACIÓN CLÁSICA. Es una de las más importantes, claro.
      El meollo del tema que expongo no es tanto las civilizaciones antiguas o modernas, sino las conclusiones acerca de lo que son y representan en la Historia las civilizaciones, y de como, en el orden mundial actual, podemos estar repitiendo su misma evolución. Después de nacimiento y apogeo vendría: Crisis (en la que estamos ahora) – Gobierno Único Mundial (que es lo que pide Solana en el vídeo) – Desaparición (¿es ahí hacia donde vamos irremediablemente?)
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

      1. No lo creo, ni una cosa ni la otra, dudo que vayamos a un gobierno único mundial, no al menos uno que veamos nosotros ni nuestros nietos, la tendencia es la contraria, si te fijas cada vez hay más países, algunos se separan, pero pocos o ninguno se juntan, y cuando hacen algún amago, como nuestra Unión Europea, fíjate que siempre remarcamos nuestras diferencias más que lo que nos une.

        Tampoco creo que desaparezcamos, es más, pienso que exageramos un tanto la situación, mi padre se descojona ante nuestra crisis, él que tuvo que ir a Alemania y que crió cinco hijos con un sueldo miserable de peon, mira las agencias de viajes y me recuerda que él en la vida se fue de vacaciones porque no había un duro, y eso fúe en una época de esplendor económico, “el milagro español” que se llamó.

        En fin, claro que lo leí entero, faltaría más.

        Me gusta

      2. ¡Gracias Dessjuest! Yo no soy tan optimista como tu… aunque tampoco creo que lo veamos, ni nosotros, ni tal vez nuestro hijos. Fíjate sino en el Imperio Romano…

        Me gusta

      3. Pero siguieron, los bárbaros no fueron tan horrendos, Carlomagno, luego el renacimiento, fíjate el renacimiento italiano…

        No, no creo que el mundo se acabe.

        Me gusta

      4. ¡Querido Dessjuest!! No se refiere la cosa al fin del mundo, jajaja, sino al fin de la forma de vida a la que pertenecemos… a la civilización occidental como tal y a la sociedad capitalista en particular. Y tampoco se refiere a un fin traumático, sino a un cambio de modelo, un cambio total, una nueva civilización basada en otros parámetros. Estamos en momentos de transición, amigo mío, de eso no te quepa duda. Lo que aún no se sabe ni qué de nuevo implantar, ni cuándo hacerlo. Ya te digo, que no lo veremos nosotros…
        Besos.AlmaLeonor

        Me gusta

      5. Quiero puntualizar una cosa. Los extractos del libro que constan aquí hablan de la evolución de las civilizaciones en la Historia. Lo demás, son elucubraciones mías sobre el tema, basadas en ese libro, y en otros escritos (como el libro de Fukuyama) y declaraciones (como el discurso de Solana). Lo de que estamos en un momento de tránsito, de cambio, de evolución, de fin de una época y expectativas de una nueva, no es mío. Es algo de lo que se lleva hablando ya hace tiempo. En clase nos contaron que se llama por convención histórica “Época Actual” a la que va desde el fin de la segunda guerra mundial a nuestros días, pero que cada vez más, los Historiadores piensan que desde 1989 con el fin de la Guerra Fría por la caída del Muro de Berlín, el mundo sufrió un cambio significativo que puede, tal vez, considerarse como una época nueva. El libro de Huntington se basa precisamente en ese punto de cambio, el fin de la guerra fría y un nuevo orden mundial, que empieza a vislumbrar, sin embargo, un nuevo cambio de paradigma en la fecha en la que se escribe la obra, la mitad de los años noventa. Precisamente el mundo del Estado de Bienestar que se gestó en ese momento, empieza a cambiar a finales de los años noventa, y algunos estudiosos apuntan esa fecha, o más concretamente, el 2001, con el atentado de la Torres Gemelas, como el inicio de una nueva época, la de la Globalización y el Estado Neoliberal. Es esta época la que empieza a tambalearse con la crisis que se inició en el 2008 y que ha provocado que desde entonces estemos buscando una alternativa. El arco que se pueda trazar desde 1989 hasta que se encuentre y se estabilice ese nuevo paradigma buscado, será el que marque la nueva Época aún por definir. Es a esto a lo que me refería con el anterior comentario.

        Me gusta

  3. muy buen articulo me ayudo mucho en mi curso de relaciones internacionales. Justo ahora estamos leyendo EL CHOQUE DE LA CIVILIZACIONES de huntington. Que nuevos autores sobre politica exterior puedo leer y que me ayuden a entender lo que esta pasando plenamente en el año 2013?

    Me gusta

    1. ¡Hola Fuse! ¡Gracias por pasarte por HELICON!
      Me alegra mucho saber que he podido servirte de ayuda.
      En cuanto a la pregunta que me haces no tengo respuesta… si la tuviera estaría, seguramente, en la ONU o en algún organismo internacional, adorada por el mundo mundial… ¿quién entiende lo que está pasando en este 2013?
      Lo único que puedo decirte es que leas, que leas mucho y de todas partes para tratar de hacerte tu misma una composición de lugar.
      Hay un par de autores,no obstante que a mi me gustan mucho y de los que te recomendaría sus últimos libros. En el Casi de TONY JUDT, es literal, pues falleció en el 2010 y este libro “Algo va Mal” es su testamento político (se han editado otros libros suyos después de su fallecimiento, no obstante, era un gran pensador de nuestro tiempo). El otro autor es JOSEP FONTANA, que ha escrito un par de libros muy interesantes sobre la historia reciente: “Por el bien del imperio. Una historia del mundo desde 1945”, es del 2011 (aún le tengo pendiente de leer, pero he leído algunas páginas) y “El futuro es un país extraño. Una reflexión sobre la crisis social de comienzos de siglo” es del 2013, le estoy leyendo ahora mismo, a intervalos con otro libro.
      Espero que te sirva, ya me contarás
      AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s