TRES DÍAS EN EUSKADI

TRES DÍAS EN EUSKADI

‎26, 27 Y 28 DE JULIO DE 2012

Aún no ha podido ser, pero un día habrá en el que podamos hacer una excursión a Zarautz, visitar el lugar y los alrededores, y tal vez, bañarnos en sus playas. Tenemos muchas ganas de visitar la villa, pero esta vez nos hemos decidido por otro recorrido, corto, adaptado a dos o tres días que teníamos, y con un objetivo concreto: La Rasa Mareal y las formaciones del Flysch del tramo de 8 km. de costa vasca entre Deba y Zumaia.

Partimos con una información somera, recogida aquí y allá (en internet sobre todo, por ejemplo en el foro www.frugovw.org), y con un artículo de la Revista Hola Viajes de este año, en el que además de Zumaia y Deba, se hablaba de Mutriku, a unos pocos kilómetros de Deba, en dirección Bilbao. La revista puede encontrarse en Internet, pero aún no veo la del 2012 (de las que figuran, tengo unas cuantas, es buena, sale cada año en junio, cuesta cinco euros, la información es muy útil y las fotos fantásticas). El artículo se titulaba “La Ruta de los Acantilados. Zumaia, Deba y Mutriku” y quedó perfilado de esa manera entonces: Visitaríamos Deba y desde aquí Mutriku y Zumaia, de donde teníamos información de un punto de pernocta para ACs.

En Vía Michelin vemos que de Valladolid a Deba hay 301 km (con 276 km. por vías rápidas y por lo tanto con peaje, unos 17,20€, y en unas 3h27’ de tiempo). Decidimos que, al menos en la ida utilizaríamos la autopista, y que en la vuelta nos lo pensaríamos (sin peajes se recorren 339 Km, con 173 km de vías rápidas, un ahorro en peajes, que posiblemente gastaríamos en gas-oil, aunque Vía Michelin cifra la diferencia en unos 6€). De Deba a Mutriku hay 6 km. y de Deba a Zumaia, 16 km. Entre Deba y Zumaia se encuentra el Área Recreativa de Elorriaga, según hemos visto en el foro VW, en un cruce en la N-634, pero no llegamos hasta ella. Ya lo cuento más adelante. Y entre Deba y Mutriku encontramos de casualidad un sitio que creo recordar que se llamaba “Cala de Arbe” (en Internet he encontrado Ensenada de Arbe), con un acceso bueno al principio, pero desastroso al final, que da a una pequeña ensenada rocosa donde pudimos estar con Miki, porque no había ningún otro sitio donde poder estar con él en una Playa (vimos una sin vigilancia en Mutriku, pero claramente decía un cartel que “prohibido perros”). En Turismo de Zumaia nos hablaron de otro lugar de difícil acceso por un camino de unos 20 min que se inicia en una casa rural donde hay que aparcar, pero ni lo intentamos.

DIA 26 DE JULIO. JUEVES

A las 9:45 de la mañana salimos de casa con 85357 km. totales y el parcial a cero. Además repostamos un par de veces, para el viaje de ida y para aprovechar el menor coste del Gasoil fuera de CyL para dejar el depósito lleno. En Valladolid, vemos en la gasolinera Galp, donde solemos repostar siempre, que el precio del litro es de 1,395€, y en la autovía de Burgos vemos precios más caros: 1,419€, nada más salir de Valladolid, y 1,425€ en otra gasolinera unos kilómetros más allá. Ambas de Repsol.

Tenemos 22º de temperatura y nublado, lo que unido a las previsiones del tiempo que han dado por televisión estos días nos hace augurar un buen viaje, acorde con los grados con los que nos gusta viajar, pero nada más lejos de la realidad…

Vamos por la Autovía de Castilla A62/E80 (durante 204 km, dice el Tomtom, cuando llevamos 31 km recorridos.  A 92 km la temperatura sube a 25º y se nota más el sol mientras se despejan las nubes. A las 11:05 (KM 126) recogemos el Ticket de Peaje de Burgos. No vemos mucha gente, aunque sí mucha en la otra dirección, y coches extranjeros muy cargados ¿serán marroquíes? También hay policía haciendo controles. Más allá vemos muchas tierras quemadas, por rastrojos ¿de verdad que no hay otro sistema?

En el camino nos fijamos que el Área de Briviesca es muy grande y tiene un espacio de pinar apto para poder soltar un rato al Miki. La próxima vez nos acordaremos. De momento estamos ya atravesando el desfiladero de Pancorbo a las 11:36 (km 184) y tres kilómetros más tarde paramos en el Área de Pancorbo como viene siendo habitual en nuestros viajes. Salimos a las 12:20, tras comprar pan y tomar un café.

A las 12:30 (Km 206) pagamos el Peaje de Armiñon (10,45€), y poco más tarde, a las 12:48 (Km 236) recogemos el Ticket de Peaje de la AP1. Tenemos ahora mismo 29º nubes y sol. Hacemos un repaso de cosas que queremos hacer para sucesivos viajes. En primer lugar guardar en la Furgo las gafas de sol de montaña, porque con este sol tan fuerte ni las graduadas de sol pueden con él. Otra cosa acordamos que también los prismáticos acabarán guardados en la furgo porque nos damos cuenta ahora que no hemos traído ninguno…

Vemos un anuncio de gasoil a 1,362€, más barato que en Valladolid. Miki se porta como un campeón en los viajes últimamente…

A las 13:19 (Km 284), tomamos la salida 14 a Mendaro, tal y como nos indica el Tomtom, porque esta vez no he traído imprimida la ruta de Vía Michelín (si puedo la imprimo para contar con ella en el relato), y pagamos 6,73€ de Peaje (sólo dos céntimos de diferencia con respecto a la Vía Michelin). Ahora nos dice que en la rotonda tomemos la 3ª salida, dirección San Sebastián. No hay problema. Lo que nos asustan son los 33,5º de temperatura que marca la furgo…

El primer pueblecito que nos encontramos es Altzola , bonito sitio, entre el río Deba y la montaña. Enseguida llegamos a Mendaro, que es mucho más grande, y por lo visto famoso por sus chocolates. Seguimos por la N234 hacia Deba, dirección San Sebastián, por una carretera con unas vistas preciosas.

Llegamos a Deba a las 13:45, de acuerdo que no es la mejor hora del día, pero ¡¡¡31º Grados!!! Son muchos ¿no? Seguimos dirección playa de Deba por una calle estrecha, encajonada entre los pisos y las vías del tren y nos encontramos con una entrada más estrecha todavía que nos lleva, atravesando un parque, a un túnel con 3,36 mt de altura para acceder al parking de la playa que es de pago. Aquí no sobran los sitios para aparcar y está todo absolutamente colapsado de coches. Al abrir la puerta, la bofetada que nos da el aire caliente es estruendosa. La playa está, además, llena a rabiar de gentes. Aquí no vamos a poder entrar con Miki y no hay ni un espacio a la sombra donde dejar la furgo aunque solo fuese para pasear por el parque, que tampoco tiene muchos espacios de sombra que digamos. Así que paramos un momento en un sitio no habilitado para aparcar,  pero solo queríamos preguntar donde podíamos ir a refrescarnos en el mar con el perro. No hay respuesta. No hay un sitio así. Decidimos marcharnos y probar a llegar al Área Recreativa de la que teníamos referencias por el foro VW, a ver si allí al menos había una sombra para poder comer.

Al marcharnos nos llevamos una sorpresa: El túnel de salida marca 2 mt de alto. No nos atrevemos a pasar y seguimos todo recto por la única calle que existe. Craso error. Nos adentramos por una calle larga y estrecha cubierta de coches a ambos lados que solo tiene salida volviendo hacia el mismo sitio en una pronunciada curva (y con coches aparcados a ambos lados) que nos obliga a realizar maniobras varias para poder seguir. Al final la única salida es por el túnel… Salimos sin tocar el techo (¡menos mal!, aunque nuestra furgo no llega a los dos metros, no nos fiamos de las medidas de ningún cartel…), y ponemos  rumbo dirección Zumaia para tratar de encontrar el área. Vemos un par de miradores con vistas al mar y a los acantilados, pero en la otra dirección. Pasamos del primero, pero paramos en el segundo.

Vistas desde el mirador hacia un lado (costa de la rasa mareal hasta Zumaia)…

…y hacía el otro (playa de Deba)

Seguimos adelante. Paramos a preguntar en una gasolinera y nos dan indicaciones: Veremos un caserío-restaurante, luego la indicación a una sidrería (muy original, con una cuba de sidra) y ahí está la entrada a Elorriaga. Seguimos. No vemos nada. Mejor dicho, varios restaurantes, o caseríos, o ambas cosas, o ninguna, pero edificaciones, y ninguna indicación. La carretera al menos es guapa. Al final paramos en una entrada de la propia carretera donde vemos un paisano. Le preguntamos y parece no saber a qué nos referimos, hasta que cae en la cuenta y nos dice que un poco más adelante está la entrada de Elorriaga y allí hay “merenderos”. Total que vamos, vemos la señal, cogemos la carretera, y al final de ella damos con un lugar con un restaurante y unas cuantas casas con jardines y huertos que parecían ocupadas por extranjeros. No vemos que se pueda seguir por carretera alguna, sino que hay caminos señalados con postes de madera como los que marcan GR. Ni bajamos de la furgo. Allí no hay nada. Nos desanimamos y nos marchamos. Al día siguiente, en Zumaia, en Turismo, nos dijeron que la carretera si que seguía y que acababa justo en el Área Recreativa…  Son las 14:06 (km 307), tenemos mucho calor (¡¡¡35º marca la furgo!!!) y es muy pegajoso y picajoso… Volvemos… y no sabemos donde ir. Al final decidimos seguir dirección Mutriku, por la GI638, donde nos habían dicho que había una cala a la que podíamos ir con el perro.

Seguimos la carretera atravesando Deba de nuevo y más allá vemos un área de descanso al pie de la carretera pero casi sin sombra. Seguimos. Vemos otra parada de  coches con un cartel, que interpretamos sea el lugar de la cala que nos habían informado. Seguimos. Vemos la indicación a un Camping (no sabíamos que había camping aquí y resulta que hay tres) y un parking a sus pies, donde hay una furgo y una AC ¿Se podrá dormir aquí? El Camping que vimos se llama Camping Aitzeta ( ) y según las imágenes de la web, disfruta  de unas vistas espectaculares de Mutriku, ya que está situado en un monte por encima (los otros dos se llaman Camping Santa Elena y Camping Galdona, éste último en el camino a Ondarroa). Seguimos. Llegamos a Mutriku, pero no vemos un lugar donde poder parar, descansar, tener una sombra y comer, así que decidimos volver sobre nuestros pasos hasta la parada de carretera que habíamos visto antes. Para orientarse mejor, está justo en la entrada al Hotel de Arbe, una entrada un tanto peliaguda en curva y subida, con lo que los usuarios del hotel aprovechan la entrada al área para hacer una “raqueta”. Allí nos quedamos cuando son las 15:08 (Km 330) y aprovechando una única sombra, nos disponemos a comer acomodándonos en una mesa con bancos. Hace un calor de mil demonios, las moscas pican como tales y todo está reseco y lleno de basura (¡que poco civismo!). Al menos cuenta con una fuente con forma de reloj de sol y el Miki pudo trotar un poquito y descansar de tanto calor…

Después queremos encontrar la zona donde se puede ir con perros y nos paramos en el siguiente parking.  Se trata de la Ensenada de Arbe, con un cartel indicador, que en realidad no resuelve mucho: Usted está aquí, aquí hay un parking, aquí se puede bajar al mar… Bajamos, y el camino de tierra acondicionado del principio se torna ya estropeado según se llega al final y el salto hasta las rocas que jalonan la ensenada es totalmente peliagudo y hay que “saltar” entre las piedras redondeadas para empezar el camino hacia el mar.  Con mis rodillas dañadas fui con mucho cuidado, pero aun así miedo tenía (“que mal te veo” me dice una paisana y todo…). Por fin llegamos a la orilla, de arenas negras y rudas, más bien piedra semi-molida que arena, pero podíamos estar con Miki (había otros perros allí) y meter los pies en el agua, o nadar si hubiésemos querido (llegaron hasta tres surfistas en el rato que estuvimos). Hicimos unas fotos estupendas y el Miki se lo pasó en grande.

Cuando vemos que empieza a subir la marea decidimos llegar hasta Mutriku  para verlo y pasear por sus calles. Al llegar de nuevo al inicio del pueblo nos damos cuenta de que la entrada hacia el puerto es mucho más pronunciada de lo que nos había parecido al principio (cuando nos dimos la vuelta antes de llegar a esta parte)… y cuando estás abajo casi que solo piensas en como será para subir. Después vemos que la carretera se divide en dos, una hacia la derecha que parece ir hacia el puerto comercial, y otra hacia la izquierda que parece ir a las playas, hacemos además de ir hacia esta, pero lo vemos tan precario que intentamos no seguir… pero ya era tarde y otros coches nos cerraban el paso por detrás (además de la gente y la estrechez del sitio). Seguimos. Pasamos por un arco antiguo muy estrecho y acto seguido por el mismo borde del puerto, sin protección y sin aceras, en un paso estrecho. Seguimos. Más allá vemos que hay una zona de aparcamientos. Por fin paramos. Aquí se ve el arco y la calle por la que llegamos al aparcamiento…

Esta parte está muy animada. El puerto tiene una zona acotada con una piscina natural donde se baña mucha gente y chiquillería. Por encima, una plataforma con un bar-kiosko y unos bancos, también está muy animada con bañistas y gentes tomando un refresco en alguna mesa.  Más allá está la zona  de playa, grande, no muy ancha, muy cuidada, con mucha arena, y que se ensancha con otra piscina natural en la parte más alejada, junto al espigón que parecía nuevo y aún en obras. A todo lo largo, desde el puerto hasta el espigón, un paseo muy bien asfaltado (parecía nuevo) lo recorre todo. Al otro lado, ya hacia la carretera, hay otra playa, más descuidada, y sin vigilancia, más pequeña, con más roca, que contaba apenas con un pequeño grupo de bañistas… ¡ya podrían dejarnos este cachito playa para ir con los perritos. Pues no. Un cartel muy grande en la playa del pueblo y otro en esta pequeña (junto a otros pictogramas que prohíben también pernoctar en el sucio aparcamiento que tiene al lado), recuerda claramente que NO SE PERMITEN PERROS.

Lo más bonito de Mutriku es el puerto y las casas del casco viejo que se asoman hacia él. Es un pueblo completamente encajado en la ensenada y construido en alto.

Descubrimos que al otro lado del puerto, en la parte comercial, había alguna AC y nos decidimos a preguntar. En principio el cartel que se encuentra aquí, dice que “los servicios del puerto” incluyen agua, electricidad y baños, y un señor que paseaba allí a su perro suelto, nos contó a nosotros y a otra pareja, que si que se podía dormir allí, que no había ningún problema y sobraba sitio además, que hay gente que se pasa allí varios días y que la guardia civil no pasa. Así que decidimos quedarnos aquí y con las mismas nos vamos a sacar la furgo del parking de la playa. Como no se podía ir por esa dirección, tuvimos que coger la única salida posible y nos llevó fuera del pueblo, rodeándolo por la parte de arriba (entonces pudimos comprobar lo grande que es toda esta parte nueva) y volviendo al mismo sitio por donde habíamos entrado antes, pero llegando desde la otra dirección. Volvimos a bajar la pronunciada pendiente y esta vez fuimos hacia la izquierda. Allí estacionamos a “la niña” y dimos otro paseo por el puerto y alrededores hasta la hora de la cena.

El puerto se empezó a vaciar de coches pero  enseguida se volvió a llenar de otros que traían pescadores que se instalaron primero en el espigón y luego a lo largo del mismo lugar donde estábamos parados. El sitio no es malo, y dormimos de maravilla, pero hay que avisar de que: Se llena de pescadores que se van moviendo de sitio, se juntan, hablan…; llegan pequeñas barcas que amarran, sacan cosas, limpian…; es un aparcamiento utilizado, por lo que entra y sale gente continuamente, aunque en esa noche no fue mucho el trasiego…; las naves encienden unos focos que están encendidos casi toda la noche…; El suelo está inclinado hacia el mar…; no pasa la guardia civil, pero si la Ertzaina, varias veces en toda la tarde y noche (pasaron por delante de nosotros, nos vieron, estacionaron un poco más allá durante un buen rato, pero no nos dijeron nada); la electricidad y el agua están candadas (tal vez haya una forma de pedir las llaves, pero no preguntamos), los servicios si que permanecen abiertos, guarros, pero abiertos…; y las ACs que estaban allí no tenían ningún movimiento salvo una, de la que si que vimos a sus ocupantes, por lo que nos asalta la duda de si serían ACs de los propios vecinos de Mutriku. Pero dormimos bien esa noche.

Uno de los pescadores avisó a eso de las siete y media de la tarde de que se acercaba una tormenta. No se preparó hasta casi las once de la noche, pero fue un tormenton en toda la regla con truenos y relámpagos (consiguieron apagar la luz de todo el pueblo durante un momento) y lluvia copiosa durante un rato. Pero se pasó enseguida y todo volvió a la normalidad, incluso el calor (los pescadores se refugiaron en sus coches durante la lluvia y volvieron a salir después). El tiempo mejoró ligeramente, pero puede que fuese más por el anochecer que por la tormenta. No osbstante, antes de acostarnos volvimos a pasear por el puerto y tomamos una bonita foto.

DÍA 27 DE JULIO. VIERNES

La idea de hacer este viaje era pasar un par de días lejos de la rutina descansada de nuestra casa, buscar un entorno bello y fresquito y tomarnos todo con calma, disfrutando de paseos y paradas, de vistas y charlas, sin agobios ni prisas por verlo todo. Salvo por la ausencia de fresquito y la omnipresencia de un calor achicharrante, todo lo demás se cumplía a rajatabla. Así que, pese a que nos levantamos muy temprano, a las 8:00 de la mañana, para pasear al Miki con la buena temperatura mañanera (por cierto que hay postes con bolsas para recoger excrementos y papeleras cerradas para depositarlos por todo el puerto), desayunamos con parsimonia y aún nos entretuvimos en sacar alguna foto más a este bonito pueblo.

Un par de cosas que no había comentado: Una es que por estas carreteras se ven muchos ciclistas. Muchos. Y con tanta curva y demás, hay que tener un especial cuidado. Hay mucha afición aquí y estos montes son un rompepiernas y excelente pista de entrenamiento para ellos. Pero de verdad que se juegan la vida. Ya no es que haya conductores  que no tengan en cuenta a los ciclistas, es que en estas carreteras casi ni se les ve hasta que uno no está encima después de una curva cerrada; y la otra que quería contar es que en las gasolineras de toda esta zona no figuran los precios de los carburantes. Lo habíamos visto ayer, pero con la incomodidad del calor y de no acabar de organizarnos, no lo había dado importancia. Hoy lo hemos comprobado. No figuran. Curioso.

A las 10:30 (km.339) salimos de Mutriku en dirección Deba (por la GI-638), para ir a Zumaia (por la N-634). Vemos cisnes paseándose por el río Deba… Hoy tenemos 22º de temperatura y todo me parece más bonito. El marido sigue teniendo demasiado calor. Y es cierto que lo hace, pero es mejor día que el de ayer. De repente se nota más el sol fijándose en nuestro brazo a través del cristal. Y un poco más allá una brisa de aire agradable nos recuerda que seguimos al borde del mar. Más tarde nos alejaríamos de él para alcanzar Zumaia desde el interior.

A las 11:01 (Km.371,7) paramos en la misma calle de la Oficina de Turismo de Zumaia ().  Prácticamente en pleno centro por lo que vemos. Está muy bonito esto, con un parque a lo largo de toda la ría muy concurrido de gente, con niños, bicicletas y perritos… al lado el puente sobre la ría que lleva al interior de la ciudad.

Mientras el marido descansa con Miki a la sombra (¡que panzada de calor se está llevando el pobre! no hace más que jadear, y a veces tanto que da miedo, tenemos que descansar a menudo por él), yo me acerco a la Oficina de Turismo donde me dan un montón de información y me hago con muchos folletos, tantos que la muchacha me ofrece una bolsa y todo (¡que diferencia con la de Valladolid, que no te dan nada, y casi hay que rogar que te den un plano). Nos cuenta lo que ya sabíamos, que no hay playas para pasear con perros, más que alguna cala escondida de la que ya hablé antes; nos cuenta que el Área Recreativa de Elorriaga está allí donde nosotros no vimos nada; y nos cuenta que para ver el Flysch, hay un camino que parte de la Iglesia de San Telmo y que es de fácil acceso. Luego hay varios otros caminos que se pueden hacer partiendo de Zumaia. Pero nos dice que el coche no le podemos aparcar en San Telmo, que hay que dejarlo abajo, junto a la ría y subir andando…

Primero tomamos unas fotos del Palacio Foronda, el extraño palacete que el Marqués del mismo nombre se hizo construir como residencia de verano a principios del siglo XX y que hoy es la Casa de Cultura de Zumaia.

Después de recoger toda la información en Turismo, y de descansar un rato con el Miki, decidimos movernos un poco y acercarnos, al menos, hasta la Catedral de San Pedro.

De camino a la Catedral nos encontramos con el Palacio Zumaia, de propiedad privada, que está en obras y alguna de las casas señoriales que aún conservan en la ciudad. Desde la Catedral vemos que hay calles que llegan hasta San Telmo y que por lo tanto se podría aparcar en esa zona, en contra de lo que nos aseguraron en Turismo.

Después movimos la furgo hasta los aparcamientos de la ría para ver que podemos hacer respecto a subir al San Telmo. Es la hora de más calor y no nos apetece pasar una sofoquina andando. Todo el Paseo Julio Beobide (escultor imaginero de la localidad, del que existe un Museo al final del paseo) es una sucesión de jardines sombreados con banquitos y zona de aparcamientos. Encontramos un sitio hacia el final, cerca del Faro de Zumaia y allí nos quedamos. El Faro, de 5º orden, data de 1870, y está situado en la Punta de la Atalaya, un espacio que antaño no tenía comunicación con tierra, más que con un servicio de barcas. Se accede a él por unas escaleras que parten de la Junta de Salvamento, pero no vimos que fuese un acceso público.

Nos acercamos al Faro y al final del espigón del puerto para poder ver esta parte de la ciudad, donde está, al otro lado de la ría, la Playa de Santiago, una larguísima playa que termina en un pinar, con aparcamientos y con una solana de plano que daba miedo verla. Al faro no se puede acceder, pero hay sitios desde donde poder acercarse a sacar fotos, y divisar el mar.

Hacía tan bueno en el Paseo Bobide, a la sombra de los plataneros, rodeados de hortensias, que decidimos quedarnos allí a comer un bocadillo (la verdad es que con tanto calor no apetecía comer nada pesado) y después de un rato de charla con dueños de perritos varios que paseaban por allí, pensamos que lo mejor sería mover la furgo, tratar de acercarnos a la Ermita de San Telmo y ver lo que habíamos venido a ver, la Rasa Mareal  y el Flysch de Zumaia, uno de los mejores del mundo.

San Telmo es una ermita marinera, sede de la Cofradía de Mareantes en el siglo XVII, cuyo primer vestigio data del siglo anterior. Está situada en un promontorio del mismo nombre, sobre la Playa de Itzurun,  y domina toda la Rasa Mareal de esta parte del acantilado y la situada al otro lado, en la Playa Algorri.

Playa de Itzurum…

Playa Algorri

Este recorrido ha sido fantástico. Primero se va desde San Telmo por toda la cresta del Flysch hasta que sale un camino que baja hasta la Rasa Mareal de Algorri y después se vuelve a Zumaia por la base del Flysch. Solo ensombreció el recorrido el que Miki pareció hacerse daño en una pata, o que algo le picara, porque de repente se dolió y empezó a cojear. Estuvimos un ratito descansando con él en brazos y más tarde se recuperó.

Una vez en la Furgo, que no dije que conseguimos aparcar en una de las calles de las urbanizaciones que rodean San Telmo (pero no es fácil, hay muchísimos coches), nos vamos a localizar la parada de ACs. Esta mañana habíamos intentado seguir las indicaciones, pero acabamos en la estación de trenes y lo dejamos para otro momento. Ahora nos damos cuenta de donde tomamos mal las indicaciones y la verdad es que es muy fácil seguirlas.

En un momento ya nos encontramos en el Área para ACs de Zumaia, en el Poligono Torreaga, junto a la Ría. Según nuestro Tomtom está situada exactamente entre la Calle Hego y Trenbidea Psalekua (50 m), coordenadas: N 43º17’556” y W 2º14’823”. Pero no hace falta nada de esto, porque está señalizado. Es tan fácil que al acostarnos contamos casi 40 entre ACs y Campers en el área.

El área está en un polígono y tiene la “pega” de que al menos uno de los talleres abiertos al mismo espacio echa el cierre a las 10:00 de la noche. Además pasa un tren cada poco y el paseo de la Ría está muy transitado, incluso de madrugada (comprobado). Pero es un área muy cómoda, con fácil acceso a Zumaia por el paseo de la Ría, muy frecuentado por ACs, y donde se pueden entablar agradables charlas con los vecinos, como el matrimonio pamplonica con el que compartimos experiencias viajeras durante un buen rato de conversación.  Nos contaron su reciente viaje en un par de etapas del Tour y algunas curiosidades de su localidad natal, el Barrio de Bozate en Aritzu, rodeado de misterios en torno a los descendientes de los cátaros huidos de Francia y que se instalaron en esta zona, donde fueron conocidos como agotes. También nos contaron la afición ciclista de sus hijos que llegaron a ser profesionales en alguna ocasión y de un recorrido que nos recomendaron entre Belate y Leiza en Navarra. Volveremos a utilizar esta área, seguro, porque Zumaia nos gustó mucho, y es un buen sitio para utilizar como lugar de pernocta si queremos visitar otras localidades de los alrededores. ¡Se me olvidaba! Al menos dos veces que nosotros viésemos, pasó la Ertzaina por el polígono, acercándose hasta el área. O estamos vigilados y seguros, o estamos vigilados porque los de los talleres no se fían de nosotros …

Ya no nos queda más que hacer que cenar, pasear al Miki un ratito por el camino de la Ría (más charlas con dueños de perritos), esperar a que se callasen los grupos que se habían formado en torno a algunas ACs (a eso de las doce de la noche lo dejaron…) y meternos a dormir. Un ligero airecito se ha levantado esta tarde y nos va a permitir dormir mejor esta noche.

DIA 28 DE JULIO. SÁBADO

Pues hemos dormido bien, salvo un momento en la madrugada cuando el Miki ha pedido salir a la calle y marido se ha tenido que vestir y pasearle un rato, constatando que aún a estas horas intempestivas había gente por el paseo.

A las 10:25 (km.378), salimos del área después de aprovechar para vaciar  el  WC que ya le tocaba. Vamos a parar un momento en el centro de Zumaia para comprar pan y utilizar los servicios públicos que hay justo al lado de Turismo. Hoy es uno de esos días que nosotros veníamos buscando. La furgo marca 19º, está cubierto y corre viento. Un día agradable para nosotros, que aprovechamos para pasear un rato más por este pueblo que nos ha gustado tanto y tomarnos un café en una terraza junto a la ría, que estaba muy animada de gente.

El Pintor local Ignacio Zuloaga es muy querido aquí. A principios del siglo XX compró la Ermita de Santiago (está situada al borde del Camino de Santiago que pasa por aquí), que hoy en día es su Museo, donde se pueden encontrar tanto obras suyas, como obras adquiridas por el pintor, de artistas como El Greco, Zurbarán, de la escuela de Goya, etc.  No lo visitamos, pero encontramos este recuerdo al pintor en una plaza.

A las 12:00 (Km 380,2) salimos de Zumaia camino de casa. Nos paramos poco después a poner gasoil, a las 12:15 (Km 384,5), en un gasolinera Petronor que encontramos tras confundir  una dirección y tener que buscar donde dar la vuelta. El litro de gasoil estaba a 1,322 y llenamos el depósito. Tras limpiar un poco los cristales y revisar el  inflado de ruedas, nos ponemos en marcha de nuevo, esta vez si, en la dirección correcta, tomando la entrada a la Autopista AP1 y el Ticket de peaje a las 12:24 (Km 387,20). Tenemos 19,5º de temperatura.

Una vez en la Autopista ya vemos los precios del carburante, y nos los encontramos  al alza, el primero a 1,357 €, por lo que hicimos bien en repostar en la anterior. Empezamos a ver muchos coches a nuestro alrededor, adelantando además con mucha velocidad y maniobras un tanto temerarias, aunque nunca nos vimos en situaciones de peligro. Son vehículos de matrícula francesa, suiza, belga, luxemburguesa… son marroquíes cargados hasta los topes, que se dirigen al estrecho. Vemos las áreas de servicio llenas a rebosar y colas en las gasolineras siguientes.  Empezamos a pensar que tal vez sea buena idea salir de la autopista y seguir por carretera a ver si encontramos mejor tráfico.

Salimos en Eibar, a las 12:45, tras pagar 2,08€ de Peaje. El encargado del Peaje nos cuenta que le llevan rato comentando la cantidad de tráfico que hay en la autopista y que la carretera no está tan llena de gente. En realidad quisimos salir en la salida de Bergara, pero nos la pasamos… No es la primera vez que nos ocurre, aunque esta vez teníamos otra excusa: Se preparó cola en el acceso a esa salida… Lo que pasa es que en el Tomtom (y en Vía Michelin cuando lo he llevado impreso), pone Salida 15-A y en la carretera figura Salida-69 ¿alguien me lo explica? Aunque en ambas figura Bergara, entendemos que hay otra salida más adelante.

Paramos un momento en una calle de Eibar (¡menudas cuestas tienen aquí también!, y encima encontramos calles cortadas y no sabíamos por donde salir), para mirar el mapa, y volver a redirigir el Tomtom hacia casa pero por carretera. El Tomtom se volvió loco mandándonos volver hacia la autopista, y tuvimos que preguntar en otra gasolinera. Nos dicen que se puede ir por carretera tanto cogiendo dirección San Sebastián (que era donde nos mandaba el Tomtom) como dirección Bilbao (que era por donde nos llevaban las señales de la carretera). Decidimos seguir dirección Bilbao y el Tomtom ya se dio por vencido. Aparte de un susto en Ermua, porque debimos de saltarnos un semáforo, cosa de la que no somos conscientes en absoluto, el resto del camino transcurrió con normalidad, por la carretera N634, tranquila y libre de tráfico (fuimos solos durante varios tramos), donde sólo teníamos que tener cuidado al atravesar los pueblos. Por cierto que uno de ellos (no lo atravesamos, lo vimos en un cartel) nos resultó chocante: Placencia de las Armas, Soraluze en vasco. Resulta que es un pueblo donde desde el sigo XV se construyen armas de todo tipo y donde se instaló, en el siglo XIX la Real Fábrica de Cañones que dejó de funcionar a mediados del siglo XX. Por ser un centro de fabricación de armas y municiones, Placencia fue frecuentemente atacada, tanto en la Guerra de la Convención, como en la de la Independencia, o en las Carlistas. También es un lugar importante de dólmenes y construcciones megalíticas. ¡Siempre se aprende algo nuevo!

En Durango cogemos ya la BI623 hacia Vitoria-Gasteiz y vemos en el mapa que atravesaremos el Puerto de Urkiola, de 700 mt según indican las señales, que también nos avisan de pendientes de hasta el 12%, pero que se hacen bien. Vamos prácticamente solos por esta carretera  (BI-3302, más tarde BI-633 / BI-3340, un tramo de la N-634 y finalmente BI-623) y con unos agradables 16,5º según la furgo. Vemos una señal de punto panorámico en lo alto del puerto y decidimos que al llegar pararemos.

Lo que ignorábamos es que aquí nos íbamos a encontrar con un sitio tan guapo ¡¡Que fantástico entorno el del Parque Natural de Urkiola!! ¡Y nosotros sin saberlo! A las 13:41 (Km.442,5) paramos  para ver un poco este sitio y ya de paso comer algo y hacer una paradilla para Miki. Y que bien hicimos, porque por lo visto, esta carretera atraviesa el Parque justo por la mitad de norte a sur. Urkiola fue declarado como parque en el año de 1.989.

Lo primero que vimos fue el Santuario de los Santos Antonios, accesible desde una empinada escalera, y de factura neoclásica (existía en este lugar un centro de culto desde el siglo VIII).

En la entrada tapizada de césped y hortensias se encuentra una Torre Campanil del siglo XIX, y un monumento a la vida de Vizcaya: Una laya que recuerda a la agricultura, una turbia de piedra a la industria y un ancla al mundo del mar. También hay una roca, cuyo origen desconocido hizo pensar que era un meteorito, a la que se atribuye poderes para encontrar pareja si se la rodea en sentido de rotación y para perderla si se realiza en sentido contrario. Este rito tiene hasta coplas y una romería que se celebra el domingo siguiente al 13 de Junio (San  Antonio de Padua). En el entorno de Urkiola también se pueden encontrar pequeñas elevaciones caliza arrecifal (como el Saibi), rica en fósiles de conchas marinas (hace 120 millones de años estos terrenos estaba ocupados por el mar). La vía de Urquiola fue una de las principales vías de comunicación entre la meseta y la costa, de tal forma que el Santuario está situado en medio de ambas y las aguas que caen de un lado del tejado van a dar al mediterráneo y las del otro lado, al cantábrico.

Miki se sentía renacido en este entorno, con hierba fresquita, suelo tapizado y blandito, temperatura ideal, ambiente húmedo… no quería volver a la furgo ni atado.

El conjunto religioso se completa con dos ermitas, equidistantes del santuario y unidas por una calzada que coincide con el antiguo Camino Real, Nuestra señora de los Remedios y Santa Apolonia, popularmente llamada Santutxu, que cuenta con una fuente a la que se le atribuyen propiedades curativas para los dolores de muelas.

También la hoy desaparecida Casa Limosnera de Burdinkurutze. Además hay un vía crucis que atraviesa un precioso bosque de hayas y abedules (urkia en vasco y de donde procede el nombre de Urkiola, “ferrería del abedul”), y termina en un monumento con tres cruces frente a las paredes más emblemática de los montes de Duranguesado. Entre ellas destaca el Amboto, estaba ocupado por un grupo de chavales excursionistas que inevitablemente aparecieron en las fotos, y a los que les vino bien nuestra presencia, pues les tomamos una foto de grupo al completo.

Ya de vuelta aún vimos otra curiosidad, un Nevero, donde antiguamente se recogía nieve del invierno, cuidada y tapada con pajas, y que se llevaba a los caseríos en capazos sobre monturas.

Nos encantará volver por aquí. Queda mucho Parque por descubrir, y encima, los amigos de furgoVW. org, aún nos recomiendan visitar en la misma zona lugares como Barazar, Saldropo, Zumeltza, Dima, el Pantano de Ullibarri… ¡¡tantos sitios maravillosos por descubrir… en otoño o primavera!!

Son las 16:10 (Km. 442,5) cuando salimos de este entorno maravilloso para emprender el definitivo camino a casa. Aún tuvimos que parar una vez más en una gasolinera para vaciar el depósito del agua de la furgo que había alcanzado un nivel tal que el olor empezaba a notarse. Menos mal que el vaciado estaba lejos del establecimiento, porque… ¡uff!

En el Pantano de Legutiano, se coge ya la N-240 dirección Vitoria. A partir de aquí ya se acabó lo bueno… empieza el sol y es paisaje amarillo. A las 16:31 (km.469,6) tomamos la salida 5 hacia la A1 Burgos-Pamplona y enseguida cogemos dirección Burgos en la A1. Ahora recalibramos de nuevo el Tomtom para que nos lleve a casa tomando un tramo de la Autopista del Norte (AP1) y más tarde por la autovía.

Volvemos a ver la ingente cantidad de coches con matrículas europeas que se adivinan marroquíes en su ruta hacia el sur… y estamos en ramadán… no comen ni beben en todo el día… un viaje un tanto difícil para todos, ellos y nosotros. De todas formas, vamos mucho más ligeros de tráfico que en el inicio de la autopista que abandonamos.

A las 16:48 (Km 498,1) entramos ya en la AP1 y cogemos el Ticket de Peaje. Pica muchísimo el sol, tenemos 24º y subiendo. Quedan 205 Km. a Valladolid. Al atravesar Pancorbo vemos el gasóleo a ¡¡1,415 €!! A las 17:31 (Km.578,20) pagamos el Peaje en Armiñon (10,45€) donde la presencia de la policía es más que evidente, y paran un camión (era para haber grabado el “paseíllo” del triponcete guardia civil dirigiéndose hacia el camión que terminaba de pasar el peaje, con los brazos en jarras y balanceando su cuerpo serrano con cada paso…). A las 18:13 tenemos ya 27º de temperatura.

¡¡LLEGAMOS A CASA A LAS 18:45, KM.703,9 Y 28º DE TEMPERATURA!!

AlmaLeonor

Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a TRES DÍAS EN EUSKADI

  1. gilverggta. dijo:

    Ermita de los Santos Antonios… y… UNAS FOTOS DE POSTAL. FELICIDADES Y GRACIAS POR COMPARTIR!

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola!
      ¡¡Gilvergg!! ¡Gracias por tu visita Guapa!
      Si… Santuario (si he puesto Ermita, está mal puesto) de los Santos Antonios. Celebra dos fiestas, en San Antonio Abad y en San Antonio de Padua.
      ¡Se que te vuelven loca las fotos! jajajajaja
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  2. Trecce dijo:

    Magnífico reportaje, muy entretenido.

    Me gusta

  3. JonyMao dijo:

    Una zona preciosa esa que habéis visitado, tanto por su naturaleza como por sus pueblos. Y unas fotos excelente.
    Saludos.

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola! JonyMao, ¡Gracias por pasarte por HELICON. Tu blog es magnífico… ¡menudos reportajes de escalada! Le han encantado al marido que también escala… Bueno, escalaba, hace mucho que ya no va al Tablón ni a ninguna pared.
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  4. Dessjuest dijo:

    Bueno, pues es evidente que muchos de esos lugares me suenan 😀 sobre todo la parte final del viaje, Anboto (que es como lo llamamos aquí, no es falta de ortografía) y Urkiola, pasajes tremendamente bellos claro.

    Gipuzkua pues eso, la conozco menos, aunque los pasajes costeros son bastante similares a los de la costa vizcaína, esos acantilados, las rocas, mar bravo sin duda, traicionero, con esas galernas al atardecer que sorprenden a bañistas y turistas por su repentina aparición y su furia.

    Qué te voy a contar de la tierra que me deja vivir en ella, que para mí es muy hermosa, como tu texto.

    Besos.

    Me gusta

  5. ILONA dijo:

    ¡Almita, no sabía nada de este nuevo Helicón!

    Y además has estado por mi tierra, y yo sin enterarme. Preciosas fotos.

    Besazos.

    Me gusta

  6. Sao dijo:

    ¡Que precioso todo Alma Leonor!
    ¿Dónde esta el blog de la escalada? ¿ Puedo entrar? Nuestro hijo escala y creo le gustaría!!!
    Gracias por el reportaje!!!
    Besicos

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola!
      Sao ¡¡encantada de que me visites en HELICON!!
      Ya sabes donde está el bolg de escalada. Según el marido es una actividad muy gratificante y que engancha… yo sería incapaz de “engancharme” a esos arneses tan apretaicos que llevan, jajajaja
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  7. plared dijo:

    Te puedes creer que he viajado por medio mundo, países que costaría poner en el mapa y prácticamente he vivido la mitad de mi vida fuera de España. Y…nunca he ido a Euskadi, imperdonable…ya que segun creo es de lo mas bonito de mi país y donde mejor se come…Cosa que es lo que mas me atrae por cierto. Cuidate y escribis como posesos, ni el calor os afecta…maquinas es lo que sois. Abrazos

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola!
      El poseso es Dessjuest, jajajaj a mi que me registren…

      Pues no sabes lo que te pierdes… A nosotros nos gusta mucho Euskadi y Navarra, y vamos a menudo. Más a Navarra que a Euskadi, por aquello de que nos gusta más la montaña que la playa, pero Euskadi es una maravilla. En cuanto a comer…. nosotros vamos con nuestra comida, jajajaja, pero algún chiquito y pintxo si que cae de vez en cuando.
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s