¡COMO CALIENTA HOY LORENZO!

¡¡¡COMO CALIENTA HOY LORENZO!!!

Hoy, 10 de Agosto de 2012, estamos sufriendo uno de los días más calurosos del año. Esta pasada noche ha sido apoteósica en ese sentido, tanto, que reinventando la famosa frase de Marilyn sobre con qué dormir, podría decir que yo he dormido con… ¡el abanico!.  Y es que hoy es San Lorenzo el Santo que murió achicharrado en una parrilla y que año tras año, debe hacer real la peliculera amenaza romana, aquella que decía… “alcanzaré mi venganza en esta vida o en la otra”…

San Lorenzo fue uno de los siete diáconos de Roma, ciudad donde fue martirizado en una parrilla en el año  258. La tradición sitúa su nacimiento en la ciudad de Huesca (por lo que hoy en día es su Santo Patrón), en la Hispania Tarraconensis. Aunque también hay quien lo sitúa originario de Valencia, lugar a donde sus padres habrían residido un corto espacio de tiempo,  huyendo de las persecuciones. Ya en Roma, en el año 257 siendo Papa Sixto-II, Lorenzo fue ordenado diácono, y encargado de administrar los bienes de la Iglesia y el cuidado de los pobres. Por esta labor, es considerado uno de los primeros Archivistas Tesoreros de la Iglesia, y es el Patrón de los Bibliotecarios (en algún otro sitio he leido que el santo es San Jerónimo el 30 de Septiembre…)

San Lorenzo fue mucho más responsable en su cargo que ciertos religiosos actuales de la Iglesia de Santiago, y nunca dejó que nadie le robase nada. Y menos un rico y poderoso. Se cuenta que aprovechando el reciente asesinato del Papa, el Alcalde de Roma, que era un pagano muy amigo de conseguir dinero, ordenó a Lorenzo que entregara las riquezas de la Iglesia.  Haciendo ademán de acatar la orden del Alcalde, pidió tres días para poder recolectarlas, pero en lugar de eso, lo que hizo en esos días fue invitar a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos (y electricistas ¡huy este se me coló!) que él ayudaba. Al tercer día, compareció ante el prefecto, y le presentó a éste los pobres y enfermos que él mismo había congregado y le dijo que ésos eran los verdaderos tesoros de la Iglesia. El Alcalde entonces le dijo: «Osas burlarte de Roma y del Emperador, y perecerás. Pero no creas que morirás en un instante, lo harás lentamente y soportando el mayor dolor de tu vida». Creo que fue aquí cuando se inventó la política de austeridad y recortes que hoy en día Santa Merkel de Bonn está aplicando a toda Europa.

La leyenda dice también que entre los tesoros de la Iglesia confiados a San Lorenzo se encontraba el Santo Grial (la copa usada por Jesús y los Apóstoles en la Última Cena) y que consiguió enviarlo a Huesca, junto a una carta y un inventario, donde fue escondido y olvidado durante siglos. Según la “Vida y martirio de san Lorenzo“, un libro apócrifo del siglo XVII (supuestamente basado en la obra del monje Donato del siglo VI), el Papa Sixto-II le entregó el santo cáliz junto a otras reliquias, para que las pusiera a salvo. Durante una reunión de cristianos en una cueva, Lorenzo confió varias de estas reliquias (entre ellas el Grial) al monje Precelio, de Toledo, con el encargo de que las llevara a la familia que le quedaba en Huesca (sus padres vivían en Roma). Precelio llevó las reliquias a los tíos y primos de Lorenzo en Huesca quienes las escondieron de tal forma que se perdió la pista de todas ellas ¡Antes si que se sabía esconder un tesoro y no como ahora que se deja tirado en cualquier garaje!

Algunas tradiciones  posteriores afirman que el santo cáliz fue depositado en la iglesia de San Pedro de Huesca, de donde sería puesto a salvo por el obispo Acilso cuando huyó en 711 ante el avance de los musulmanes, para esconderse en los Pirineos. Esta afirmación, que ha sido usada por Janice Bennett (“San Lorenzo y el Santo Grial”, cap.VIII) para certificar la autenticidad del Cáliz de Valencia, aparece en unos antiguos escritos del Abad Donato recogidos por Lorenzo Mateu y Sanz en 1710.  

Volviendo a nuestro acalorado santo, se encontraba viviendo en medio de una época convulsa,  en la que el emperador Valeriano (en la imagen ante el Sapor, el Rey Persa) proclamó un edicto de persecución el que prohibía el culto cristiano y las reuniones en los cementerios. Muchos sacerdotes y obispos fueron condenados a muerte en virtud de esos edictos. Para que nos demos cuenta de que en todas partes y en todo tiempo el oro relumbra más que el sol, los cristianos que pertenecían a la nobleza o al senado eran únicamente privados de sus bienes (¡una costumbre cristiana que los ultracatólicos actuales podrían aplicarse así mismos y a sus acólitos defraudadores!) y enviados al exilio.

Entre los primeros, es decir, entre los cristianos sin valedores ni dineros, se encontraba San Lorenzo. Una leyenda citada por San Ambrosio de Milán, dice que Lorenzo se encontró con Sixto-II en su camino al martirio, y que le preguntó: «¿A dónde vas, querido padre, sin tu hijo? ¿A dónde te apresuras, santo padre, sin tu diácono? Nunca antes montaste el altar de sacrificios sin tu sirviente, ¿y ahora deseas hacerlo sin mí?», a lo que el Papa profetizó: «En tres días tú me seguirás». ¡Hay que ver lo que podían profetizar antes! y ahora no hay Papa ni diácono ni santo ni economista que sea capaz de profetizar nada…

El caso es que un día 10 de Agosto San Lorenzo fue quemado vivo en una hoguera, concretamente en una parrilla, cerca del Campo de Verano, en Roma. Se dice que en medio del martirio, exclamó: Assum est, inqüit, versa et manduca (Traducción: Asado está, parece, da la vuelta y come. Traducción libre: Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho). ¡¡Español tenía que ser para no perder el sentido del humor!!

En la actualidad en ese lugar del martirio se alza la iglesia de San Lorenzo in Panisperna, mientras que en el lugar de su enterramiento, en las catacumbas de la Via Tiburtina, se encuentra la iglesia conocida como Basílica di San Lorenzo Fuori le Mura, sobre un antiguo oratorio mandado construir por el mismísimo Constantino.

El 10 de Agosto se celebra el Santo de San Lorenzo, y la Iglesia lo conmemora con alegría: El relicario que contiene su cabeza quemada (¡!) es expuesto en el Vaticano para recibir veneración. Ni los guionistas de Juego de Tronos inventarían algo mejor ¡¡Que grandes obras de la literatura de terror se pierde una por no leer las “Vidas de Santos” !!

Hay mucha veneración a este santo en España… debe ser por eso de que es originario de aquí, pero también porque aquí tenemos la fama del solecito, el calorcito y la parrillita en la playa… En la Comunidad de Madrid se encuentra el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, construido por el Rey Felipe-II para conmemorar la victoria de San Quintín, precisamente un 10 de Agosto de 1557, agradeciéndosela a la protección del mártir San Lorenzo. Para ello, Felipe-II, que aunque parecía muy serio era un cachondo, hizo construir el Monasterio ¡¡con forma de parrilla, por haber sido el instrumento de su martirio!!.

Como decía antes, Huesca lo adoptó como Santo Patrón y estos días celebra sus fiestas. También es patrón de la localidad riojana de Ezcaray (¡que bonito sitio por cierto!) y en la población extremeña de Ibahernando. En Valladolid celebramos nuestras fiestas patronales indirectamente dedicadas al Santo: La festividad de la Virgen de San Lorenzo, el 8 de septiembre. Esta Virgen, que posiblemente sea la única en el mundo con nombre masculino (no tengo ni idea, si alguien lo pudiese confirmar se lo agradecería), tiene su origen en una imagen de la Virgen María encontrada por los aguadores de Valladolid a las orillas del Pisuerga, cerca de la puerta por la que solían acceder para llenar sus odres en el río, y donde se encontraba la Iglesia de San Lorenzo (hoy en día existe, pero solo queda la fachada), lugar donde fue depositada. Esta Virgen, muy venerada por pescadores y aguadores vallisoletanos, empezó a ser llamada la Virgen (Maria que está en la Iglesia) de San Lorenzo y con ese nombre se quedó. Y al lado, para no olvidar ninguno de estos acontecimientos, se encuentra uno de los Restaurantes con más fama y solera de Valladolid, llamado “La Parrilla de San Lorenzo”. Humor no nos falta.

¡Pobre San Lorenzo! Tanto lloró el día de su martirio que la lluvia de Perseidas, tan populares por estas fechas (y que alcanzan su mayor frecuencia en la noche del 10 al 11 de Agosto), se han dado en llamar LÁGRIMAS DE SAN LORENZO (la imagen es de Internet, de hace dos días).

 AlmaLeonor

Anuncios

8 Replies to “¡COMO CALIENTA HOY LORENZO!”

  1. Es el patrón de mi pueblo, estamos en fiestas ahora 😀

    Bonita historia, sobre todo su muerte, con la anécdota digo, cierto, hace calor, increíble, demasiado calor, uno es de temperaturas más moderadas, pero en fin, que queda menos para el otoño como suelo decir.

    Besos Almita.

    Me gusta

  2. Día 12 y sigue. Por cierto el relicario lo vi cuando fui a visitar al papa. Impresionante sin duda. Y como curiosidad, estudie en el escorial, interno en el real colegio Alfonso…..Que tiempos…… y También, vivo a pocos kilómetros de allí actualmente. Cuidate

    Me gusta

    1. ¡Hola!
      Pues una curiosidad que no he contado yo es que mi padre, que nació en San Lorenzo de El Escorial (el pueblo se llama así), llamaba “Lorenzo” al sol y solía decir esa frase “¡Cómo calienta hoy lorenzo!”
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  3. En realidad son dos, San Lorenzo del escorial y el escorial a secas. Le pasa un poco lo que a villalba, esta collado villalba y villalva. O como se suele decir el escorial y escorial pueblo. Aunque creo que por lo menos villalba ahora lo han unido, pero siempre fue así.Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s