EL REMEDIO PARA EL MAL DE ONAN

EL REMEDIO PARA EL MAL DE ONAN

La iglesia católica siempre ha considerado tabú el sexo, al menos en los fieles, y ha castigado severamente a quienes hacían un uso ilícito del sexo, fuera de los preceptos religiosos de matrimonio y procreación. Al menos en los fieles, insisto. Es bien conocido el cinturón de castidad femenino con el que un marido celoso podía “asegurar” que su mujer no realizase coitos con otros hombres en su ausencia. Y por supuesto también para evitar “caer en tentación” antes del matrimonio. Tampoco ha permitido nunca, en los fieles, la masturbación. Solo que en este caso se fijaba más en la masculina.

(Imagen: Anónimo de 1728 que representa a Judá, Onan y Tamar)

Onan, personaje del Génesis, era el segundo hijo de Judá. Al morir su hermano, Er (“era malo a los ojos de Jehová y le quitó la vida”), y según la ley judaica, Onan se casó con la viuda, Tamar. También según  la ley, todo hijo nacido de esa unión sería considerado hijo del hermano mayor (Er), y desplazaría en la herencia al propio hermano del fallecido, Onan, marido actual de la viuda Tamar,  y padre del hijo por tanto. Entonces para evitar ese “desplazamiento”, Onan se dedicaba a “derramar su semilla” antes de proceder al coito con su esposa, es decir, se masturbaba para no dejarla embarazada. Según la biblia, era Dios mismo quien le había ordenado a Onan que desposara a la viuda de su hermano y le diera descendencia, y como Onan se dedicó a su labor masturbadora, “desagrado a los ojos de Jehová lo que hacía y a él también le quitó la vida” (Génesis 38:6-10). La correcta interpretación de este suceso es como una especie de “coitus interruptus” y no una masturbación, y el pecado de Onan, es de avaricia, pero la historia de Onan, y su castigo por masturbarse, ha sido utilizada durante siglos por la Iglesia Católica para desincentivar la práctica del autoerotismo masculino.

(Tamar y Judá, por Ferdinand Bold)

Si para las mujeres se inventó el cinturón de castidad, para evitar que los hombres cayeran en el “mal de Onan”, en 1880, cuando aún se consideraba “pecado mortal” la masturbación, la Iglesia Católica se inventó… “esto”…

Dispositivo victoriano anti-masturbación de origen francés, fabricado en cobre (1880).

 

AlmaLeonor

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EL REMEDIO PARA EL MAL DE ONAN

  1. Dessjuest dijo:

    Debo quitarme prejuicios acerca de escritos religiosos, porque reconozco que no tenía ni idea de la historia del Onan este, sabia del término “onanismo” claro, pero no sobre su origen, y me ha resultado curiosa, sin embargo no sé, ¿la marcha atrás no se considera pecado?.

    Besos Almita.

    Me gusta

  2. Dessjuest dijo:

    Ahm, que se me olvidaba, yo reconozco que soy fiel practicante de tan saludable costumbre 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s