HABLANDO DE GRECIA (1)

EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES Y LA RECONFIGURACIÓN DEL ORDEN MUNDIAL, 1997, de Samuel P. Huntington.

Esta obra presenta algunas cuestiones que hoy en día ya están superadas, como por ejemplo su apuesta porque los países del este europeo no entrarán en la UE, y alguna otra, pero muestra un claro ejemplo de  todo aquello en lo que los dirigentes mundiales han estado basándose para crear el mundo en el que ahora nos encontramos. El fin de la Guerra Fría en 1991, causó un shock que había que superar para reconfigurar la balanza de intereses y geoestrategias mundiales. Hoy en día estamos en una dimensión diferente, un mundo globalizado basado en la dictadura del mercado, que fue el que resultó vencedor en aquella pugna y que está eliminando poco a poco el Estado del Bienestar que se intentó, se vivió y pudiera haber sido perpetuado. Sin embargo, algunos párrafos, como el que aquí presento, ofrecen una lectura un tanto diferente. Pareciera que la división mundial de oriente y occidente no se hubiese superado, que la supremacía rusa todavía cause escepticismo y prevención entre los dirigentes occidentales, y que las diferencias religioso-culturales estén más presentes que las desavenencias económicas detrás de los problemas actuales que asolan el orbe occidental. GRECIA, la piedra de toque de la UE, aparece en este párrafo de Huntington, como culpable de desidia y de mala gestión política, del mismo modo que dirigentes europeos hacen lo propio actualmente. Pero la causa no es su desmedido derroche económico, como se le reprocha desde los mercados internacionales, sino su afiliación ruso-ortodoxa. Su civilización diferenciada de occidente.

Si esto es lo que pensaban los dirigentes europeos occidentales en 1997, tal vez la situación actual de Grecia, y por ende, de Europa, deban entenderse bajo otra óptica, la de la sempiterna lucha por la supremacía mundial entre los dos colosos de la Guerra Fría, occidente (tal vez ahora más representado por la UE en general y Alemania en particular) y Rusia, en representación de la fuerza oriental ortodoxa. Recordemos, además, que ambas concepciones geoestratégicas se dirimen actualmente en una cruenta y abierta guerra civil en Siria.

En los próximos días HELICON contará con otras entradas en las que GRECIA será la protagonista.

AlmaLeonor

DELIMITANDO OCCIDENTE (pag.194)

Durante la Guerra Fría, Europa, como un todo, no existía. Con el hundimiento del comunismo, sin embargo, se hace necesario afrontar y contestar a la pregunta “¿Qué es Europa?”. El paradigma civilizatorio proporciona una respuesta clara y convincente a la pregunta relativa a los europeos occidentales, pero ¿dónde termina Europa? Europa termina donde termina el cristianismo occidental y comienza el islam y la ortodoxia.

Grecia no forma parte de la civilización occidental, pero fue la patria de la civilización clásica, que, a su vez, fue una fuente importante de la civilización occidental. En su oposición a los turcos, los griegos se han considerado, a lo largo de la historia, la vanguardia del cristianismo. A diferencia de serbios, rumanos o búlgaros, su historia ha estado íntimamente entrelazada con la de Occidente. Sin embargo, Grecia es también una anomalía, el intruso ortodoxo en los organismos occidentales. Nunca ha sido un miembro cómodo ni de la UE ni de la OTAN, y ha tenido dificultades para adaptarse a los principios y costumbres de ambas. Desde mediados de los años sesenta a mediados de los setena fue gobernada por una junta militar, y no pudo entrar en la Comunidad Europea hasta que se convirtió en democracia. A menudo parece que sus líderes se toman un interés particular en desviarse de las normas occidentales y en enemistarse con los gobiernos de occidente. Era más pobre que los demás miembros de la Comunidad y de la OTAN y a menudo seguía directrices económicas que parecían incumplir los criterios vigentes en Bruselas. Su conducta como presidente del Consejo de la UE en 1994 exasperó a otros miembros, y hay funcionarios europeoccidentales que, en privado, califican su ingreso de error.

En el mundo de la posguerra fría, las directrices de Grecia se han desviado cada vez más de las de occidente. Su bloqueo de Macedonia fue objeto de la enérgica oposición de los gobiernos occidentales y acabó con el intento por parte de la Comisión Europea de conseguir una sentencia condenatoria del Tribunal de Justicia. Con respecto a los conflictos en la antigua Yugoslavia, Grecia se distanció de los criterios seguidos por las principales potencias occidentales apoyó activamente a los serbios y violó descaradamente las sanciones que la ONU les había impuesto. Tras el fin de la Unión Soviética, y de la amenaza comunista, Gracia tiene intereses comunes con Rusia en su oposición al enemigo de ambas, Turquía. Ha permitido a Rusia disponer de una presencia importante en el sector griego de Chipre y, debido a “su común religión ortodoxa oriental”, los grecochipriotas han dado la bienvenida a la isla tanto a rusos como a serbios. En 1995, funcionaba en Chipre unos 2000 negocios de propiedad rusa; se publicaban allí periódicos rusos y serbocratas; y el gobierno grecochipriota estaba adquiriendo abundante material armamentístico a Rusia. Además, Grecia estudió con Rusia la posibilidad e traer petróleo desde el Cáucaso y Asia Central hasta el Mediterráneo a través de un oleoducto grecobúlgaro que evitara pasar por Turquía y otros países musulmanes. En conjunto, la política exterior griega ha adoptado una orientación marcadamente ortodoxa. Sin duda, Grecia seguirá siendo miembro formal de la OTAN y dela UE. Pero, sin duda también, a medida que el proceso de reconfiguración cultural se intensifique, estas pertenencias se irán haciendo menos sólidas, menos significativas y más difíciles para las partes implicadas. El adversario de la Unión Soviética durante la guerra fría está transformándose en el aliado de Rusia en el periodo de postguerra fría.

Samuel P. Hungtinton.

Anuncios

8 Replies to “HABLANDO DE GRECIA (1)”

    1. ¡Hola Plared! Precisamente eso es lo que me ha sorprendido. Nos han enseñado siempre que Grecia era occidental. Es más. Grecia es el fundamento de la cultura occidental. Que estuviese situada en una órbita oriental era solo un accidente geográfico. En el libro se explica como otros “accidentes geográficos” justifican episodios históricos, como es el caso de los países bálticos, siempre prooccidentales y “rusializados” por su situación geográfica. Y fueron estos países los primeros en reclamar y alcanzar la independencia de la Unión Soviética en su momento. Pero … ¿Grecia?
      Es cierto que los griegos actuales no tienen prácticamente nada que ver con los primitivos de la hélade. Incluso su origen étnico es diferente desde hace muchos siglos. Pero por otro lado, el discurso de la UE desde que empezó esta crisis no va por ahí, sino por el incumplimiento económico del déficit… Entonces ¿en qué quedamos? De verdad que me ha causado muchas incógnitas este párrafo…
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

    1. ¡Hola querida!
      Pero María… no sé a qué te refieres… ¿Es cierto que Grecia no es prooccidental? ¿eso quieres decirme?
      Me gustaría conocer tu opinión en profundidad sobre este párrafo. A mi me ha dolido leerlo…
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

  1. Grecia es la cuna del mundo occidental, pero eso, la cuna, lo importante en el desarrollo de alguien no es su cuna, sino lo que viene después.

    Grecia para mí hace siglos que perdió toda su influencia real, vivió entre los dos bloques, sin que eso suponga ser algo bueno, como no lo fue para Yugoslavia por ejemplo, está en una zona que es un auténtico polvorín, con vecinos incómodos, enemigos naturales, enemigos tradicionales, nunca lo tuvieron fácil, pero es que creo que tampoco han sabido nunca emular a sus antepasados.

    Se habla del mundo globalizado, de la solidaridad, estas cosas suenan bien o mal, depende de quien las lea, para mí Grecia es el socio tramposo por naturaleza, el mundo occidental supo aprovechar la caída del oriental intentando ganarle terreno, para mí eso hizo que se cogieran clientes demasiado a la ligera, Grecia uno de ellos, era ponerse a los mismos pies del eterno enemigo, que lo será siempre, la guerra fría no ha acabado ni mucho menos.

    La unión europea a mi juicio ha pecado de crecer demasiado deprisa, se critica mucho a Alemania por poner pegas a los diferentes rescates, pero yo sinceramente les entiendo, si no se arreglan los problemas de fondo es eso, meter dinero en un pozo sin él, Grecia es claro ejemplo, no, no me parece un país ejemplo de muchas cosas, paisajes privilegiados, historia, eso sí claro, pero es como la cara bonita de una modelo, no es mérito suyo, sino de sus padres.

    Me gusta

    1. ¡Querido Dessjuest!
      Agradezco mucho tu opinión. Pero te cuento. Grecia no tiene nada que ver con lo que pasó en Yugoslavia. Son dos desarrollos históricos completamente diferentes y por diferentes razones, incluso en la época actual. El problema de Yugoslavia estaba enquistado desde tiempos inmemoriales, no se arregló con la primera guerra mundial y se acabó de liar con el resultado de la segunda. Un pastiche que al final saltó por los aires en una de las guerras más cruentas de la historia reciente que tuvieron que resolver “manu militari” los norteamericanos, quedando en evidencia la poca eficacia de la Comunidad Europea para resolver los asuntos de Europa. Y aún colea, que conste, y si no, ya veremos a ver que pasa con Kosovo y con la adhesión Serbia a la UE. Este año que viene se incorpora Croacia.
      Grecia sin embargo no tiene esas connotaciones,y además fue clave en la formación del mundo occidental moderno y de la Unión Europea. Te cuento. Tras la segunda guerra mundial los aliados querían a toda costa que tanto Grecia como Turquía no acabaran en la órbita soviética. Fue por cuestiones geoestratégicas y no por afinidad ni religiosa ni politica. Los aliados, durante la guerra y tras la solución al conflicto habían dejado que países católicos como Polonia y occidentalizados como los bálticos, cayesen en manos soviéticas. Para asegurar esa integración griega y turca en la órbita occidental aliada inyectaron dinero a través del Plan Marshall. Fueron estos los primeros países que lo recibieron y fueron por esas razones.
      Sin embargo, pese a que el Plan Marshall fue el impulso primero para la formación de la Comunidad Europea, ni Grecia ni Turkía fueron admitidos en los inicios. De hecho Turkia no es admitida todavía y me temo que tal y como van las cosas no lo será nunca. No sé si esto es bueno o no. Pero que Turkia siempre ha estado en el hacer de occidente es cierto. Otra cosa es lo que pase a partir de ahora con la radicalización musulmana que se está dando en muchos lugares, incluido Turkia y su nuevo gobierno. Y Grecia, que entró en 1981, fue “silenciada” en la Comunidad Económica Europea de entonces. Fijaté que en 1973 entran tres países (fue cuando entró Inglaterra, después de tratar de boicotearla durante años) y se forma la Europa de los Nueve. Cuando entró Grecia nunca de habló de “La europa de los 10”. Se silenció hasta que en 1986 entran España y Portugal y ya se habla de “La Europa de los Doce” ¿por qué?
      Grecia y Turkia mantenían un contencioso no resuelto con respecto a Chipre. Y la misma ineficacia que Europa ha demostrado en conflictos como el que te mencionaba de Yugoslavia, o como el que sufrimos nosotros con el Peñon, demostró siempre con este conflicto. Se agravó con la entrada de Grecia en la unión, ya que la parte grecochipriota sería comunitaria, pero la parte turcochipriota no. ¿Y si surgía un conflicto armado con Turkia que no era comunitario? Nunca se resolvió este tema. Y los griegos tienen un problema de convivencia vecinal con turcos y bulgaros, del mismo modo que nosotros le tenemos con marroquíes y portugueses. No es un conflicto enquistado, ni es una “yugoslaviada”.
      El tema económico es de otro calibre. Y de él no nos hemos enterado hasta que no ha estallado la crisis. Nos han dicho hasta la saciedad que en Grecia se han acomodado a servirse de dinero público para pagar puestos de trabajo innecesarios y para despilfarrar. Nos han dicho que todo lo que ha llegado desde la UE se ha despilfarrado en Grecia a manos llenas y que ahora, los “ahorradores” de Europa se han cansado de pagar desmanes.
      ¿Y alguien ha explicado porqué se enviaba dinero a Grecia si realmente no se justificaba el gasto? ¿alguien se ha molestado en comprobar que “curiosamente” el “problema griego” se ha “descubierto” tras la caída del régimen soviético cuando ya no hace falta al mundo geoestrategico aliado seguir “pagando” la “fidelidad” griega? ¿Alguien ha pensado alguna vez que tal vez sea ese el problema del radicalismo turco, la respuesta turca a la brusca suspensión de ayuda europea tras la “desaparición del peligro ruso”? ¿Alguien ha pensado alguna vez que Alemania ha estado pagando la deuda que contrajo con Europa tras la segunda guerra mundial hasta justo cuando ha empezado la crisis que terminó de pagar? ¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué “el Milagro Alemán” se ha pagado con dinero norteamericano y con empresas “salvadas” del régimen nazi sin consecuencia ninguna?
      Hay muchas preguntas sin respuesta. El problema es complejo y confuso. Y me gustaría vivir lo suficiente como para que, pasado el tiempo, alguien sea capaz de explicarlo como es debido. Porque de lo que se trata, querido Dessjuest, es de desmontar el Estado de Bienestar. Y para eso cualquier excusa sirve.
      Besos.AlmaLeonor

      Me gusta

      1. Cuando hablo de problemas vecinales me refiero precisamente a Turquía, pero también a Macedonia, es un eslabón más de una región que siempre los ha tenido, problemas vecinales, no solo Yugoslavia, mete también Rumanía, Bulgaria.

        Y Chipre es claro ejemplo, pero no el único, tras esa Primera Guerra Mundial y bastante antes se produjeron movimientos migratorios enormes, cambios de fronteras, que aun colean, hay muchas islas que aun forman parte de las reivindicaciones turcas y lo seguirán siendo aunque el conflicto permanezca dormido.

        El problema ruso no es que no haya desaparecido, es que aumenta, yo soy de la opinión de que cuando toda la prensa se pone de acuerdo en algo malo, y si algo les pone de acuerdo es en demonizar a Putin y publicitar lo máximo posible anécdotas como las de las cantantes esas condenadas por criticarle en una iglesia, la guerra fría se mantiene, y si no ¿qué pinta el escudo antimisiles?.

        Sobre lo de la economía, siento discrepar, para mí la cosa es clara, Grecia mintió, engañó sobre sus cifras, es un país muy poco serio económicamente, y sin embargo se critica a Alemania, que desde luego si de algo es ejemplo es de seriedad económica.

        Besos.

        Me gusta

      2. ¡Querido Dessjuest! Lo has pintado estupendamente. Los conflictos fronterizos son muchos. Yo trataba de resumirlos. Y en cuanto al asunto económico… ¿Qué Grecia mintió sobre sus cifras? no es la única. En este mundo de cifras y apuestas de Mercados, todos mienten. Alemania no ha hecho milagros. No es el bueno de esta película.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s