VARONARIA, de Ronald Campos López

VARONARIA

1200px-Banquet_Euaion_Louvre_G467

Un joven desnudo toca el aulos para el comensal de un banquete.
Copa roja ática, pintor de Eveón, 460-450 a. C.

Muchas son las maneras como se ha enseñado a expresar y reprimir la sexualidad y deseos a los hombres en las sociedades modernas. Los hombres homosexuales cada vez menos viven en la farsa del compromiso con su edad, su frustración, su negación y su trágico hogar de mampara. La sexualidad en las sociedades modernas se proyecta desde el espacio público y a través de la revolución estética y socio-textual del lenguaje. Como resultado, se comienzan a mostrar, con mucha más significancia y frecuencia, cambios  en nuestro imaginario. En consecuencia, las vivencias plásticas de los hombres gays apresados en una heterosexualidad aparente se vuelven trascendentales y significativas socio-textualmente.

Los poemas que configuran este poemario convocan esas estructuras quizá simbólicas, arquetípicas y míticas de seis héroes helénicos, dos seres mitológicos, un personaje histórico latino y cuatro dioses griegos, con el propósito no de reconfirmar relatos, ni exaltar sus figuras ejemplarizantes, sino de deconstruir y resignificar la unificación de dos voces históricas semánticamente antagónicas: lo modélico sexual y la homosexualidad.

Este es un extracto de mi obra poética VARONARIA, un mundo lírico donde ya no existe la lógica de la identidad, sino personajes. Y Ya no hay la historia, sino fuerzas activas de relatos míticos poetizados en vivencias trascendentales y en el cuerpo. Donde lo importante es aquella invitación titulada “Bienvenido a tu nueva vida”.

Ronald Campos López, poeta costarricense.

ORFEO MIO

08ORFEO (1777) Antonio Canova

La soledad es  don
que el silencio teme.

Amor, tengo razones
¡para creer que desde antes
hemos sido de la memoria!

TESEO

teseotrionfantesulminotauroTeseo y el Minotauro (1781) Antonio Canova

Te abandonas
Inclusive en contra del vaticinio.

JASON

 Jason A822Jasón con el vellocino de oro (1803) Bertel Thorvaldsen

¡Ven!
¡Ven…!
¡Que yo no soy tu esposa
ni tu hijo aciagos!
¡Que ya mis piernas giran
regresando incendiadas a tu noche!

HERACLES

hercules-farnesio-napolesmuseo-arqueologico-nacionalHércules Farnesio (Ercole Farnese) comienzos del siglo III, del escultor ateniense Glicón 

¡Te convoco!
¡Más allá de los senos de aquella diosa!
Te convoco…
Que solo se por hoy yo tu cama,
mi pariente, mi compañero.
No me concedas regresar a la transparencia,
sin antes no saber vivir sin ella.

ADRIANO

2012_4_5_qGUbsuJGcAdsBTRhPGQ3X5Antinoo Farnesio (primera mitad del siglo II)

¿Dónde la coincidencia…
de que tú fueras hombre
y yo también hubiera
sido un hombre, amor
y juntos otra cosa…?

SATIRO

copiadepraxtelesstiromr

Sátiro (copia romana alrededor del 130), original de Praxíteles IV siglo a.C.

¿Por qué te angustias,
Sátiro o ruiseñor de paz,
macho cabrío,
discípulo de Pan?
Tú que a tu barba me llevaste
a lamer lo místico, lo sexual.

HERMAFRODITO

hermafroditoHermafrodito. Museo del Louvre, París

“¡Ahí viene la loca!”, me gritan.
Y solo porque golpeo la tarde
Con mi mazo.
¡Y solo porque le abro
A la noche mi copa…!

DIONISO

dionisoDioniso descansando sobre una herma (c. 150 d. C., Museo del Prado, Madrid)

¡Orgía desordenado
cosmos; festividad!
Sándalos despertando
entre las bocas… Siéntanlo…
Y que el uno sea al otro
razón hacia la vida.

QUIRON

Canova_-_Theseus_-_Kunsthistorisches_Museum_Vienna

Antonio Canova (1817) Museo Kunsthistorisches de Viena.

Entonces,
¿qué mensaje terrible ardía
en las virutas de los cuerpos?

PRÍAPO

450px-Priapus_Fresco

Priapo. Fresco en Casa de los Vetti, Pompeya

Oh, tu, sierpe de amor…
Entre la hierba, muda.
¡Todo un rocío intacto!

OCEÁNIDAS

14. Poseidon of Artemision, 460 BC, Severe style.preview

Poseidon de Artemision (460 a.C.) Bronce.

Porque tú eres el mar
y yo soy el mar…
¡Y de tantas heridas se llenó nuestro amanecer,
que despertamos siendo tan solo islas!

AQUILES

aAquiles-Fraccaroli-1Aquiles (siglo VIII a.C.) Arctino de Mileto 

Déjame abrazarte así de modo tan perfecto
¡que la gente cierre los balcones con sigilo…!
¡Que la gente se acerque y me vea que te lloro
entre mis brazos, no me importa… ¡
Déjame abrazarte así, así,
amado mío…,

Yo no miro hacia dónde estás muriendo.
Yo solo estoy muriendo,
por hacia donde ahora estás mirando…

Ronald Campos López
Poeta Costarricense

Esta entrada fue publicada en Libros, POESIA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a VARONARIA, de Ronald Campos López

  1. Dessjuest dijo:

    Coño con Priapo, eso es para presumir, desde luego 🙂

    Me gusta

  2. Clari dijo:

    Fantástico….como siempre…felicidades!!!!

    Me gusta

  3. Pingback: EL RABINO DE CRACOVIA EN IDOMENI | HELICON

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s