HISTORIA CON ALMA: TIEMPO HISTÓRICO

HISTORIA CON ALMA: TIEMPO HISTÓRICO

10710585_10205120129021850_156852403430483576_n

 

El segundo programa de Tempus Fugit empieza con la intervención de Moser hablando de la Leyenda de las Calaveras de Cristal y todas las leyendas que han girado en torno a estos elementos. Junto a otros temas interesantes que siempre aborda Tempus Fugit, el segundo capítulo de la HISTORIA CON ALMA, dedicado a explicar la división del TIEMPO HISTÓRICO. El programa puede escucharse a partir del minuto 28:25 aquí y también pinchando en la imagen del podcast del programa:

Sin título

 

2.- EL TIEMPO HISTÓRICO

Bueno Alma, y hoy ¿de qué nos va a hablar?

El pasado día dejamos pendiente hablar de “El Tiempo Histórico”, que digamos son los periodos  en los que por convención, por acuerdo académico, se ha dividido el tiempo transcurrido desde la aparición del hombre en la tierra hasta la actualidad. Genéricamente todo el periplo de la humanidad desde el principio de su existencia puede llamarse HISTORIA, pero se estimó que en sentido estricto, solo se podría considerar HISTORIA desde que se conocen los hechos de los hombres por los documentos escritos, es decir, desde la aparición de la escritura, que se considera surge en Sumer (en Mesopotamia) en el IV milenio a.C., hasta nuestros días.  Todo lo anterior es PREHISTORIA. En principio todo muy sencillo…

Si… pero sospecho que ahora se complica un poco ¿no?

Claro, si. Es así de sencillo y no es tan sencillo. La Historia no tiene nada de complicado en realidad, es solo que hay que establecer unos criterios comunes para estar seguros de que todos hablamos de lo mismo, o si no, sí que se complicaría mucho.  Por ejemplo hay un espacio intermedio, de solapamiento, entre ambos periodos, más bien en ciertos territorios, que se denomina PROTOHISTORIA y que hace referencia a un tiempo del que se conoce la historia de un territorio o pueblo que no tiene registro escrito, pero del que si contamos con referencia documental procedente de otros pueblos, ya sean contemporáneos o posteriores. Es por ejemplo el caso de los pueblos prerromanos de la península ibérica de los que fueron los romanos, en su mayoría, los que nos los dieron a conocer a través de sus escritos.

Ahora estoy seguro de que las divisiones se complican un poco…

Si. A partir de esta división genérica, de esta gran división empieza lo bueno… Dejaremos a un lado la Prehistoria a la que dedicaremos otros programas más adelante, y nos dedicaremos ahora solo a la HISTORIA. Vamos a hablar de una división de la Historia basada en los parámetros que estableció en el siglo XVII el historiador alemán Cristobal Celarius (1638-1707), quien dividió el tiempo pasado en Edades Antigua, Media y Moderna. Pensaba que los dos acontecimientos importantes de la Historia habían sido Roma (la Edad Antigua) y el Renacimiento clásico (la Edad Moderna), y entre ambos sitúa un tiempo intermedio o Edad Media.

  • El primer periodo, la HISTORIA ANTIGUA (la aparición de los Primeros estados y civilizaciones). Se ocupa de los pueblos de la zona de Mesopotamia (Sumer, Akad, Asiria, Babilonia, Persia…, donde ahora están Irán, Irak, Siria…), de Egipto y la península de Anatolia (la actual Turquía), y de la franja mediterránea ocupada por Fenicios, cananeos, semitas, hebreos, caldeos y demás pueblos nómadas (lo que hoy sería Líbano, Palestina, Israel…).

También se incluye en la Historia Antigua a los primitivos GRIEGOS (Minoicos, Micenicos, Cretenses, Dorios, Jonios…) con sus colonizaciones mediterráneas y la división entre Atenas y Esparta; y a los primeros pueblos ROMANOS de la península itálica que dieron lugar al primer Reino en Roma, es decir los etruscos, latinos y sabinos principalmente.

  • Los periodos de esplendor de GRECIA Y ROMA se suelen denominar HISTORIA CLÁSICA, aunque es el tiempo al que se refería Celarius con su Edad Antigua. Ocuparían por parte de GRECIA, toda la época más conocida con Pericles y el esplendor del arte griego, hasta el HELENISMO de Alejandro Magno (desde el siglo IV a.C. hasta finales del siglo V a.C. aprox.); y por parte de ROMA, desde la República (siglo VI a.C.) hasta su desaparición en el siglo V. Es aquí donde se situarían los episodios que dieron lugar a la aparición del cristianismo y que dividen la Historia de la Humanidad en las dos grandes eras que hoy permanecen: a.C. o d.C.

 Después ya imagino que entraríamos en la Historia Medieval…

  • La Historia Antigua da paso a la que se ha dado en llamar HISTORIA MEDIEVAL o Edad Media, el periodo más largo de la humanidad, ya que abarca 1000 años aproximadamente. Es a partir de ahora cuando vamos a ver los periodos históricos diferenciados por acontecimientos que, digamos, ilustran el cambio de era. En este caso se considera que la Edad Media comienza en el año 476, cuando es depuesto el último emperador romano y desaparece el Imperio Romano de Occidente.

También por convención se suele dividir la Historia Medieval en tres periodos (hay historiadores que difieren de esta opinión, un día dedicaremos un programa a hablar de ello), que aproximadamente se dividirían así: ALTA EDAD MEDIA, desde el siglo V al XI (esto es, después del fatídico año 1000 que tanto se temía en esta época); La PLENA EDAD MEDIA, los siglos XII y XIII, la época más “popular” del mundo medieval, que es cuando se dan los caballeros y las damas, y los castillos, las cruzadas y toda la mística que rodea esta época y que en realidad es un “invento” moderno, ya hablaremos de ello  también; y la BAJA EDAD MEDIA, que abarcaría dos siglos de “decadencia” medieval, los siglos XIV y XV.

Una cosa que quiero adelantar es que estos periodos no se deciden por arbitrio de un grupo de historiadores, sino que se diferencian por una serie de razones de continuidad o ruptura de factores como la economía, la política, la división social, etc, etc. que dan consistencia al periodo y que se diferencian claramente de los que se aprecian en el periodo siguiente. Una de las cuestiones más novedosas en cuanto a las divisiones históricas es lo que se ha venido denominando “periodos de transición”, que son esos momentos (a veces siglos, a veces años solamente) en los que conviven factores del periodo que termina con los nuevos elementos que darán configuración al periodo entrante. En realidad las cosas no suceden porque si, ni se deben a un solo acontecimiento, no desaparece el Imperio Romano y ¡pun! entra la Edad Media, sino que hay un periodo de “transición” en el que “chocan” ambas concepciones hasta que se acaba por conformar un mundo nuevo.

Y en el caso del final de la Edad Media, los siglos XIV y XV son considerados periodos de transición con unas características propias, de convivencia de los dos periodos que separa.

Tal es la cantidad de acontecimientos que anuncian ese fin medieval que incluso hay diferentes hechos que, a juicio de los historiadores, marcan el final de la Historia Medieval. Generalmente se utilizan dos fechas (y aquí empezamos ya a utilizar fechas completas): el 12 de octubre de 1492 con el descubrimiento de América; y el 29 de mayo de 1453, con la caída de Constantinopla (y con ella el fin del Imperio Romano de Oriente) en manos de los turcos otomanos.

  • Con estos acontecimientos, digamos de la segunda mitad del siglo XV da comienzo un periodo convulso de la Historia que se ha dado en llamar HISTORIA MODERNA, y que es más conocida como ERA DE LOS DESCUBRIMIENTOS. Abarcaría los siglos XVI a XVIII.

Descubrenos la era de los Descubrimientos, la Época Moderna…

Este periodo contiene muchos elementos que le hacen particular. Por un lado los descubrimientos y los viajes atlánticos hacen desplazar el foco de la Historia del Mediterráneo (foco central de la historia antigua y medieval) al Atlántico, el nuevo escenario de las conquistas americanas, las incursiones africanas y las colonizaciones de las islas del Pacífico. Todo un mundo nuevo en el que también empiezan a tener cabida cuestiones Culturales de gran importancia y de irradiación local. Por ejemplo, los siglos XV y XVI dieron a conocer al mundo occidental un vuelco cultural al clasicismo que se ha dado en llamar RENACIMIENTO y que, desde Italia, impregnó desde la cultura hasta la política (es el acontecimiento que Celarius utiliza para pasar de la Edad Media a la Moderna). Y el siglo final, el XVIII volvió a sorprender culturalmente en algunos países europeos con un nuevo modelo de pensamiento que, nacido en Francia, se ha denominado ILUSTRACIÓN. En medio se colaría un siglo XVII que algunos historiadores consideran huero, pero en el que suceden algunos de los acontecimientos más convulsos de esta Europa que nos sustenta, amén de guerras, plagas, malas cosechas y hasta un pequeño periodo glaciar que asoló buena parte del continente. Un periodo fascinante.

Imagino que el paso que dará a la siguiente etapa será la Revolución Francesa…

La Historia Moderna, o Época Moderna, termina con otro acontecimiento de campanillas, la Revolución Francesa que comenzó el 14 de Julio de 1789 con la Toma de la Bastilla.

  • A partir de ese momento el mundo ya será otro, muy diferente y entramos en lo que la historiografía ha llamado, la HISTORIA CONTEMPORÁNEA.

Imagino que llegará hasta lo que es el día de hoy ¿o está más parcelado…?

Como se nos está alargando el programa, apuntar solo que la HISTORIA CONTEMPORÁNEA abarca desde la Revolución Francesa hasta el inicio de la Primer Guerra Mundial, apuntemos la fecha del 28 de junio de 1914 día del asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando de Austria.

  • Las dos Guerras Mundiales y el intenso periodo entreguerras, se denominó HISTORIA ACTUAL, coincidiendo con uno de los periodos más fructíferos en cuanto a producción de obras de Historia se refiere, ya lo veremos.

Los historiadores de hoy en día sitúan en este periodo también la división del mundo en dos bloques antagónicos separados por el “Telón de Acero”. El final de este periodo histórico lo sitúan los historiadores en la fecha del 9 de noviembre de 1989, cuando en la madrugada de ese día caía derribado el Muro de Berlín, el símbolo más palpable de la división de bloques.

  • Todo lo que ocurrió desde entonces hasta ahora forma parte de nuestra HISTORIA RECIENTE en la que aún no se ha puesto ni fechas divisorias ni nombres del periodo, pero en el que son tantos y tan importantes los acontecimientos que han ocurrido en este corto espacio de tiempo, que incluso hubo un historiador, Francis Fukuyama, que escribió un libro en el que anunciaba que con la caída del Muro de Berlín y el fin del comunismo del este (recordemos que también se desintegró la antigua Unión Soviética), se ha llegado al Fin de la Historia, se ha terminado de “probar” modelos político-sociales, se ha terminado la dialéctica de la Historia, y por lo tanto se ha llegado al “fin” de la Historia. Un término con el que muchos historiadores, entre los que me incluyo no estamos nada de acuerdo.

AlmaLeonor

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HISTORIA y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s