AYER Y HOY DE UNA EPIDEMIA

AYER Y HOY DE UNA EPIDEMIA

Rabee Kiwan - Syrian Artist

En el verano de 1865 una pandemia de cólera llegada desde los puertos de Crimea asoló Europa. Como sucede hoy, la posible difusión del temido cólera mantenía muy ocupadas a las autoridades civiles españolas tratando de establecer medidas sanitarias en las capitales con la expedición de “patentes” sucias o limpias según la aparición de casos. Málaga, Barcelona, Alicante y Valencia, fueron las localidades donde más se temían los contagios, muy abundantes en lugres como Sicilia, El Cairo o Estambul, y desde cuyos puertos salían buques hacia el mediterráneo español. Aunque se llegan a localizar algunos casos, los contagios se daban por controlados y en disminución. No obstante todo el país estaba pendiente de un posible caso dadas las altas temperaturas que se alcanzaron ese verano, por ejemplo en Madrid. Los periódicos locales entonces se afanaron por ofrecer al público todas aquellas recomendaciones que pudieran alejar el temido cólera de los hogares españoles. Estos son algunos ejemplos encontrados en El Norte de Castilla de Valladolid:

Con este motivo creemos que será oportuno reproducir una carta de nuestro célebre compatriota Orfila (…).Dice así la carta:

“Si llega a temerse la invasión del cólera, procure V. cuidarse de antemano para prevenir sus efectos, no comiendo demasiado, privándose de beber vinos puros y licores espirituosos, no fatigándose, y, sobre todo, cuidando mucho no resfriarse. Si a pesar de todo esto el mal ataca, la enfermedad principia 96 veces entre 100, por una diarrea poco o nada dolorosa que los enfermos descuidan casi siempre, cuídela V. mucho, cuídela V. le repito, guardando cama y dieta”.

(El Norte de Castilla, 17 de agosto de 1865. Negrita propia)

———————————–

El distinguido médico homeópata de Alicante y profesor de aquel Instituto, D. Manuel Ausó, aconseja el siguiente preservativo contra el cólera, que publica “El Comercio de Alicante”:

“(…) No basta la confianza que cada cual pueda tener en un médico y en un tratamiento más o menos eficaz para combatir el cólera (…). Lo único que puede llevar la tranquilidad y la calma al seno de las familias es la seguridad de poseer un medio que precava el mal (…). El que proponemos y que ya recomendamos a algunas personas en la epidemia del 54 y que fue más generalmente aceptado en el 55 (…) es la “Flor de Azufre”. La recomiendan varios autores celebres y entre ellos el doctor Constantino Hering a quien tanto debe la humanidad y la medicina homeopática (…) El modo de usarle es el siguiente:

(…) Cada individuo pondrá media cucharada de “Flor de Azufre” en las medias o calcetines, pudiendo irse enseguida a sus negocios, no saliendo con el estómago vacío, no comiendo pan caliente ni nada ácido”.

(El Norte de Castilla, 19 de agosto de 1865. Negrita propia) 

Rabee Kiwan - Syrian Artist 2

Lo cierto es que en pleno siglo XXI, cabría esperar una contención más eficaz para otra terrible enfermedad que, enseñoreada en África desde hace mucho tiempo sin que preocupase demasiado a la llamada “comunidad internacional”, ha surgido de nuevo con una virulencia inusitada en muchos países subsaharianos e incluso está dando el salto a países del hemisferio norte. En España, las restrictivas medidas gubernamentales que han reducido drásticamente recursos hospitalarios y recortado la asistencia sanitaria hasta límites verdaderamente irresponsables, han evidenciado la ineficacia de un Ministerio de Sanidad adolecido, desde el primer día de esta legislatura, de una dirección efectiva que más bien desaparece en cuanto sucede una grave contingencia sanitaria en nuestro país.

Rabee Kiwan - Syrian Artist 3

Pero además, en los medios de comunicación, están apareciendo últimamente algunas informaciones que parecen haberse trasladado directamente desde el siglo XIX y peligrosamente recomiendan el “dioxido de cloro” (MMS), o incluso informan de cómo fabricarlo en casa, o venden directamente una “solución mineral” (AMS), para combatir la enfermedad.

Esperemos que la cordura y la profesionalidad médica, únicos medios para combatir el ébola, acaben imponiéndose sobre la ineficacia y la irresponsabilidad exhibidas hasta ahora tanto por las autoridades ministeriales, como por los muchos “iluminados” que pululan por la red.

AlmaLeonor

 

Imágenes: Rabee Kiwan – Syrian Artist 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a AYER Y HOY DE UNA EPIDEMIA

  1. mofly-31 dijo:

    no se que puede haber mas peligroso que morirte de una enfermedad que no tiene cura…..si me voy a morir me da igual que sea de ebola que de intoxicacion como dices por mms….pero si existe la minima posibilidad de que el mms funcione, y hay casos que asi lo demuestran, no veo lo malo de probarlo…..por lo menos para mi….otra cosa es que para la industria farmaceutica no sea rentable….y de ahi que lo tachen de toxico y peligros….pero me reitero…para mi nada mas peligroso que morirme…..

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola Mofly-31! ¡Gracias por pasar por HELICON!
      Mira, yo lo veo de la siguiente manera. Voy a morir. Eso lo tengo claro. Y me gustaría vivir lo suficiente como para sentirme íntegra. Y mientras pueda seguiré contando lo que me parece tan o más peligroso que la muerte misma, como es jugar con la esperanza y la fe de la gente. Aborrezco a quienes se dedican a apartar a las personas de los tratamientos médicos convenciéndolas de que con sus manos, productos, rezos, visiones, energías, cartas, pseudomedicamentos, o “elaborados caseros”, pueden curar… previo pago de importantes cantidades de dinero, claro. Pero aunque fuese gratis, o aunque costase menos que la anunciada y próxima sanidad de pago que nos espera en este país de pandereta, jugar HOY, con la credulidad de la gente para anunciar métodos y “productos” que pueden curar algo tan grave como el ébola, me parece, cuanto menos una irresponsabilidad que debería ser penada. En este, como en otros casos relacionados con la salud, la única voz deberían tenerla los profesionales, médicos y enfermeras, que, afortunadamente en este país, hasta ahora, son gentes muy bien preparadas. Y no debería darse pábulo a pseudociéntificos, ni a salvadores mediáticos que, tanto hoy como en el siglo XIX, solo buscan esquilmar a gentes que sufren.
      ¿Qué haría yo? Pues mira, no lo sé… nunca se puede saber como actuaría alguien en un caso determinado. Pero solo en una ocasión me dejé arrastrar a una consulta ajena a los servicios médicos y me juré a mi misma que ni de coña volvería a dejarme convencer… por ahí está la historia, en la sección de ANÉCDOTAS, la nº 37, EL CURANDERO. Puedes leerlo. La vida merece mucho la pena, nena, mucho. Por eso es mejor no permitir que nos engañen, y menos con algo como la salud.
      AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s