LAPALABRAMASLARGADELMUNDO

LAPALABRAMASLARGADELMUNDO

palabras-2

Hace unos meses, buscando una referencia acerca de la obra griega de Aristófanes (444-385 a.C.), “Las Asambleístas” (392 a.C.) me encontré con la curiosidad de que esta obra contenía una de las palabras más largas conocidas, la del nombre de un plato culinario inventado que ocupa los versos 1169 a 1175 (6 versos y medio) en dicha comedia. Es conocida como LOPADOTE y se refiere a un preparado culinario que en la “ginecocracia” (matriarcado) inventada por Aristófanes en esta obra, elaboran las mujeres para que pueda satisfacer los gustos de todos. Algo que “todos” sabemos que es imposible.

Sin título

λοπαδοτεμαχοσελαχογαλεοκρανιολειψανοδριμυποτριμματοσιλφιο-
καραϐομελιτοκατακεχυμενοκιχλεπικοσσυφοφαττοπεριστερα-
λεκτρυονοπτεκεφαλλιοκιγκλοπελειολαγῳοσιραιοϐαφητραγανοπτερυγών.

El caso es que son muchas las palabras extrañamente largas que aparecen por los diccionarios (o no) del mundo entero, y se pueden encontrar fácilmente haciendo un rastreo por la red. Por ejemplo, y volviendo a Aristófanes, en el diccionario “A Greek-English Lexicon” de 1843 (Liddell, Scott y Jones), esta palabra griega es traducida por: “plato compuesto de toda clase de delicatessen, pescado, carne, aves de corral y salsas”. El plato era un compuesto de 17 ingredientes amargos y dulces, como carnes variadas (zorzal, tordo, mirlo, paloma, gallo, liebre), sesos, miel, vinagre, vino, pescado (tiburón, raya), crustáceos, frutas y pepinos. Dudo mucho que un plato con esos ingredientes (y más, una detallada receta puede encontrarse en la red), pueda resultar, siquiera “comible”. Pero eso si, tiene 182 letras.

may7286“Sir Lawrence Alma Tadema (Bacanal) 1871”

Pero hay muchas más… En nuestro idioma castellano tenemos algunas largas palabras que no llegan a 30 letras, por ejemplo: Electroencefalográficamente, de 27 letras, (una “trampilla”, en realidad en el DRAE solo figura “electroencefalográfico”, de 22 letras); Anticonstitucionalmente (23 letras); Esternocleidomastoideo (22 letras); Otorrinolaringología (20 letras)… Palabras que todos podríamos reconocer, aunque  también hay otras “rarezas”: Ciclopentanoperhidrofenantreno (30 letras), el nombre de un hidrocarburo policíclico de 17 átomos de carbono   ; o  Hipopotomonstrosesquipedaliofobia (33 letras), un término con el que se dice se describe, curiosamente, la fobia a pronunciar palabras largas y complicadas, y que se utiliza más con el “sinónimo”, nada fácil tampoco, de “Sesquipedaliofobia”. La primera palabra suele aparecer en la red como un “fake”, una broma de alguien que ha terminado por ser divulgada por todas partes. De hecho la entrada en la Wikipedia está borrada

El caso es que podríamos formar muchas palabras larguísimas con nuestro idioma con sufijos habituales, por ejemplo: Anticonstitucionalmente; Antigubernamentalisticamente; Constitucionalísticamente; Desproporcionadisimamente; Electroencefalograficamente; Hiperesternocleidomastoideitis; Otorrinolaringologicalísimamente… Etc., etc.

También podríamos encontrar palabras raritas en términos técnicos, sobre todo en medicina y experimentación. Por ejemplo la Dihidroxidofenilalaninabetacarboxilasa que es una dopamina sintética (L-DOPA); la Histerosalpingooforectomia es una operación que consiste en extirpar todo el útero, trompas de falopio y uno o los dos ovarios) ; Metacriloxipropiltrimetoxisilano, que es un agente de acoplamiento de partículas de relleno de las resinas dentales  ; Nasofaringolaringofibroscopía un examen endoscópico que analiza las cavidades internas que están comunicadas con la nariz; Uvulopalatofaringoplastia,  una cirugía para remover la úvula en parte o en su totalidad, el velo del paladar, faringe o amígdalas;  y algunos otros compuestos químicos (Dimetilaminofenildimetilpirazolona, Formiparaminobenzenosulfamidamidotiazol, Tetrahidrocannabinol, Oligosacariltransferasa…) o matemáticos  como Pentakismyriohexakisquivoletrascosiohexcontapentagonalis, un polígono de 56.456 lados, que vaya usted a saber para qué puede servir eso.

MaryPoppinsDisney

Hay muchas más por ahí, lo puedo asegurar, pero la mayoría o son inventadas como la maravillosa Supercalifragilisticoespialidoso, o son una “trampilla” juntando palabras, que en castellano se separarían, como Alfadenobetaparahidroxifenilpropanoicotirosina,  aparentemente el nombre de una proteína… aunque en realidad, si que podría ser, ya que las proteínas y los nombres químicos en general, son considerados por los lexicógrafos no como palabras, sino como fórmulas verbales, y el nombre de una proteína estaría compuesto por el de todos sus componentes. Es el caso de la que se considera por muchos la palabra más larguísima del mundo, el nombre químico de la Titina, que es la proteína más grande que se conoce, con una masa molecular de 3 a 4 millones (TTN, con 281 kb2, que contiene 363 exones, más que ningún otro) y está formada por aproximadamente 244 dominios, lo que hace que su estructura léxica esté compuesta por 189.819 letras y se tarde más de tres horas en ser pronunciada.  Es la mayor palabra en la nomenclatura IUPAC (International Union of Pure and Applied Chemistry) y en este enlace aparecen las 83 páginas que la componen, aunque básicamente es una repetición de sus componentes principales que son estos (en algunos enlaces aparece esta palabra enorme como un “fake”):

titina2

En inglés también se estima el nombre de esta proteína como la palabra más larga de su idioma, pero aquí aparece con 1909 letras, realmente impronunciable.

4a29e4425308

Hay otros términos en este idioma, como Pneumonoultramicroscopicsilicovolcanoconiosis (45 letras) que es una enfermedad que se produce al aspirar basura volcánica. O también Propilparadihidroxidiaminoarsenobenseno (39 letras), un veneno que se utiliza para curar una enfermedad ósea en las caderas. Aunque me parece que estas palabras tienen el mismo problema que las españolas mencionadas antes… que son uniones casi imposibles de términos médico-químicos.

1280px-Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch 1280px-Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch-railway-station-sign-2011-09-21-GR2_1837a

Pero el nombre en inglés (proviene del galés más bien) que pasa por ser la más palabra más larga en ese país (a menudo abreviado Llanfair PG o Llanfairpwllgwyngyll) es: Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch, que es un pueblo de la isla de Anglesey, en Gales. Significa “la iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco, cerca de un torbellino rápido; y la iglesia de San Tisilo, cerca de la gruta roja”. El nombre fue decidido en los años 1860 por el consejo del pueblo, principalmente para tener el privilegio de tener el nombre más largo de una estación ferroviaria en Gran Bretaña. Es el topónimo más largo del Reino Unido (58 letras) y el 3º más largo del mundo.

taumata taumata2

El 2º lugar con el topónimo más largo del mundo está en Nueva Zelanda, aceptado así por el Libro Guinness de los Récords. Se trata de:

Taumatawhakatangihangakoauauotamateaturipu
kakapikimaungahoronukupokaiwhenuakitanatahu

(85 letras), el nombre de una colina situada en la Isla Norte, cuya parte más alta se encuentra a 305 m de altitud. Su etimología radica en una leyenda maorí que tiene por protagonista a Tamatea, un antepasado maorí, el hombre con las rodillas grandes, conocido como “el devorador de tierra”, que bajó, subió y engulló las montañas, mientras le tocaba la flauta a su amada. El lugar está señalizado por un cartel cuya longitud es proporcional al nombre de la colina.

bangkok

Y en primer lugar, el topónimo más largo del mundo, está en Asia. Hay idiomas mucho más difíciles y más dados a contener largas palabras, como el tailandés, que cuenta con una palabra de 163 letras que denomina el nombre ceremonial de la ciudad de Bangkok:

Krungthepmahanakhon Amonrattanakosin Mahintharayutthaya Mahadilokphop Noppharatratchathaniburirom Udomratchaniwetmahasathan Amonphimanawatansathit Sakkathattiyawitsanukamprasit

กรุงเทพมหานคร อมรรัตนโกสินทร์ มหินทรายุธยามหาดิลก ภพนพรัตน์ ราชธานีบุรีรมย์ อุดมราชนิเวศน์ มหาสถาน อมรพิมาน อวตารสถิต สักกะทัตติยะ วิษณุกรรมประสิทธิ

Que significa “Ciudad de ángeles, la gran ciudad, la ciudad de joya eterna, la ciudad impenetrable del dios Indra, la magnífica capital del mundo dotada con nueve gemas preciosas, la ciudad feliz, que abunda en un colosal Palacio Real que se asemeja al domicilio divino donde reinan los dioses reencarnados, una ciudad brindada por Indra y construida por Vishnukarn”, nada más y nada menos…

Lake Chargoggagoggmanchauggagoggchaubunagungamaugg_4807bb386944e3b24614d8b7bd673bf3

En los EEUU, en el estado de Massachusetts, hay un lago cuyo nombre es de origen indio y significa “Ingleses en el territorio de los Manchaug, en el lugar de la reunión y de la pesca en el límite”, o algo así, pero que en su idioma original se escribe: Chargoggagoggmanchauggagoggchaubunagungamaugg (45 letras).  Los carteles con el nombre del lago deben ser carísimos.

El idioma alemán tiene muchas largas palabras difícilmente pronunciables, porque suelen unir palabras, sufijos y prefijos para formar otras nuevas. Pero tienen una larguísima palabra que figuraba en el récord Guiness 1996 como la palabra alemana más larga, con 79 caracteres, pero una reforma ortográfica reciente la ha hecho llegar a las 80 letras:

Donaudampfschifffahrtselektrizitätenhaupt
betriebswerkbauunterbeamtengesellschaft

Que significa “Sociedad de funcionarios subalternos de la construcción de la central eléctrica principal de la compañía de barcos de vapor del Danubio“.

Y hay un nombre en sueco de 130 letras:

Nodöstersjökustartilleriflygspaningssimulatoranläggnings
materielunderhallsuppföljningssy-stemdiskussionsinläggsförberedelsearbeten

Que traducido viene a ser  algo así como: “Artillería de la costa norte del Báltico, construcción de un simulador de vuelo, sistemas de monitorización y mantenimiento y preparación de posters de comunicación”.

WHAT A NAME

Claro que es que los suecos se las traen. En 1996 se supo de una pareja que intentó que su hijo, nacido en 1991,  apareciera inscrito en los registros de ese país con el nombre de Brfxxccxxmnpcccclllmmnprxvclmnckssqlbb11116 (43 caracteres, pronunciado “Albin”). Pretendían con esta iniciativa protestar contra una ley sueca acerca de los nombres propios y que les había traído problemas con la ley. Tras ser denunciados por el distrito de Halmstad, al sur de Suecia, donde residían, por no tener inscrito al niño, decidieron llamarle “A” y tampoco se lo permitieron, ya que también está prohibido tener un nombre de una sola letra.  En su primer pasaporte, el niño fue llamado “Icke namngivet gossebarn”, que literalmente significa “niñito sin nombre”.

Y por último, hay un gentilicio en México que se utiliza para designar a los habitantes de la población de Parangaricutirimicuaro, en el estado de Michoacán y que tiene 25 letras, Parangaricutirimicuarense. Aunque con las palabritas que llevamos esto no es nada.

AlmaLeonor

Anuncios
Esta entrada fue publicada en SENTIMIENTOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s