VALLISOLETANOS

VALLISOLETANOS

Harry-Fenn-Plaza-del-mercado-Valladolid Market Place, Valladolid. Xilografía hacia 1880 de un dibujo de Harry Fenn. Procede de la obra, Picturesque Europe. 

Dice el Diccionario de la Real Academia Española que a los naturales de Valladolid les corresponde el gentilicio de VALLISOLETANOS. Según los Celtas Cortospor ser de Valladolid, castellano es poco”. Sin embargo, es probable que sea más acertado “castellano” que “vallisoletano”, ya que este término puede ser un error de atribución tal y como aparece explicado en un librito que he leído recientemente que lleva por título¡Ay Pucela! (2012, Ayuntamiento de Valladolid).

ay pucela

En este libro se explica que el Diccionario hace derivar este gentilicio del vocablo latino “vallisoletanus”, con el significado de los habitantes de “Vallisoletvm”, la población así llamada en el Imperio romano. Pero esto también merece una interpretación ampliada, ya que según el profesor Andrés Martínez Salazar (Sobre etimologías: Valladolid, 1918), hay que

“…reconocer que ‘Vallisoletvm’ hubo de ser, en todo caso, una vulgarización extrema de una (ya vulgar) forma anterior: ‘Valleolite’, formada sobre la base de un error lexicográfico de fácil deducción.”

Es decir que se vulgarizó un nombre derivado del nombre propio de una persona, “Oliti”, por otro derivado de un nombre común, un olivar, “oleti”. Y además, si se parte del origen del vocablo “Vallisoletvm”, lo lógico habría sido que nos llamásemos “vallisolitinos” y no “vallisoletanos”.

Traje-Valladolid-Medium2

Femme des Environs de Valladolid (Vieille-Castille) Xilografía de 1843 coloreada a mano. Procede de la obra, Costumes and habits of people from all parts of the world, Auguste Wahler, Bruxelles 1843. 

Pero es que además, según Narciso Alonso Cortés (En torno a Valladolid, 1918), Valladolid, no se llamó nunca “Vallisoletvm”… ¡oh! Esto si que es una sorpresa:

“Valladolid no se llamó nunca Vallisoletvm, que es la forma caprichosamente latinizada del nombre romance; por lo cual, naturalmente, no debemos fijarnos en ella para la formación del correspondiente adjetivo.”

Sin títuloMujeres vallisoletanas. Fundación Joaquín Díaz. Colección de Grabados y Trajes.  

¡Pues esta si que es buena…! no podemos llamarnos “Pincianos” porque, según se ha sabido, Valladolid no fue la Pintia vaccea, como ya adelantó José Mariano Beristáin y Martín de Souza (1756-1817), editor del Diario Pinciano,  entre 1787 y 1788, el primer periódico de nuestra ciudad, cuando escribió: 

“La ciudad de Valladolid no es población tan antigua, como ilustre y famosa. Ni es decoro suyo que se apoye su nobleza en glorias vanas, teniendo en los fastos auténticos de la Historia de España las verdaderas pruebas de su hidalguía.  No hay cosa más vulgar que poner fundamento de Valladolid sobre las ruinas de la Pincia de Tolomeo.”

1200px-Braun_Valladolid_UBHD

Esta atribución se fundamenta en la frase Llamose Valladolid en su principio Pincia, del historiador vallisoletano Juan Antolínez de Burgos (1561-1644), ya que la existencia de esta ciudad vaccea, Pintia, era conocida gracias a la Geographia  del eminente geógrafo Claudio Ptolomeo (87-150 d.C.). Aunque no se han conservado copia de los mapas que realizó, si que se conocen los escritos que los acompañaban y con los que se reconstruyeron muchos de ellos durante los siglos  XV y XVI. Y así, el primer testimonio escrito de la identificación de Pintia con Valladolid se encuentra en la obra  “De las cosas memorables de España” (1530, versión final de una obra de 1495), del humanista Lucio Marineo Sículo (c.1444-1536), donde dice que…

“…una villa, la más noble y más grande de todas las que hay en España, que los españoles llaman Valladolid y muchos varones sabios nombran Pincia.”

pintia_para_blog

Por eso durante mucho tiempo en Valladolid se consideraba un “cultismo” utilizar el término “pinciano” frente al vulgo “vallisoletano”. Sin embargo el término vuelve a relacionarse con Ptolomeo cuando incluso fue adoptado  por nuestro paisano Hernán Núñez de Guzmán, “El Pinciano” (c. 1478-1553  ), helenista en las Universidades de Alcalá y Salamanca, colaborador de la Biblia Políglota Complutense, y estudioso de la Geographia  ptolemaica sobre la que escribió una meticulosa y detallada obra descriptiva.

 Sin títuloTipos Vallisoletanos. Fundación Joaquín Díaz. Colección de Grabados y Trajes.  

Pero el caso es que tampoco podemos llamarnos “Pucelanos” por ser aún más incierto su origen, “prácticamente un círculo cerrado” dice el libro ¡Ay Pucela!, ya que no se ha podido establecer aún el punto de partida del vocablo, que puede ser solamente una fórmula oral de referirse a los habitantes de nuestra ciudad desde la edad media… ¿Era una alusión a las “poncellas”, las mozas vírgenes según la lengua catalana del siglo XII? ¿Se refería más bien a los seguidores de la “PucelleD’Orleans, Juana de Arco, según la Crónica de don Álvaro de Luna (c. 1390-1453) condestable de los reynos de Castilla y de Leon?

Alvaro_de_luna

Don Álvaro de Luna con la capa de la Orden y cruz de Santiago al pecho, del retablo del Maestro de los Luna en la capilla de Santiago en la catedral de Toledo. Fue Maestre de la Orden desde 1445 a 1453. La tabla está pintada en 1488.

Al parecer una delegación francesa pudo llegar a tierras castellanas con una carta de “la doncella” de Orleáns (de su puño y letra) pidiendo ayuda para su causa durante la Guerra de los Cien Años. Estos emisarios habrían llegado a Valladolid y se habrían entrevistado con don Álvaro de Luna para que intercediera ante el rey Juan II. Pero esa carta nunca ha sido hallada, y no se conoce ningún dato más que lo que cuenta el Condestable en su Crónica. E incluso, la misiva siguió tan envuelta en la leyenda que, siendo llamada “la reliquia” en su día (siempre según la crónica de don Álvaro de Luna, se insiste)…

“…duerme en el fondo de un legajo del Archivo General de Simancas, preservando celosamente su secreto de la mirada de los curiosos para evitar que le arrebaten la magia y el misterio que la envuelven.”

CCF15122010_00000 (2)

Sin duda esta sería una explicación mucho más hermosa que la que ofrece el Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid, Celso Almunia, para quien “Pucela” es simple y llanamente un invento moderno, del siglo XX, que hace referencia, posiblemente, a una “pozuela”… una pequeña charca de agua, tal vez de las muchas insalubres que existían en Valladolid; o tal vez haciendo referencia a la generosidad hidrológica del Esgueva y el Pisuerga en Valladolid, rodeado del  entorno seco de Tierra de Campos.  Es más, Valladolid, orográficamente, parece una “poza” en medio de un campo llano, por eso se fijan aquí tanto las nieblas de invierno. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, pues… Pucela.

1715

Por otro lado Poncela es un apellido que se puede encontrar fácilmente en Valladolid, sobre todo, dice el penalista Ángel Torío López, en Zaratan . Según consta en los archivos de la Real Chancillería de Valladolid, unos Poncela hicieron probanza de su hidalguía en esta institución. Recuerdo ahora, además, a la pintora vallisoletana Marcelina Poncela (1867-1917), madre del escritor Enrique Jardiel Poncela.

19150 enrique jardiel agustin - marcelina poncela y sus dos hijas mayoresMarcelina Poncela, su marido, Enrique Jardiel Agustín, y sus hijas mayores.

El siempre documentado etnógrafo vallisoletano Joaquín Díaz afirma que antes fue el gentilicio que la ciudad. Es decir, que primero se popularizó el término “pucelana”, como un tipo de cerámica muy característica de esta zona, cuyo origen puede encontrarse en las Puzzeli italianas; y que después, preguntándose tal vez de donde procedía dicha porcelana, pues se concluyó que de “Pucela”.

En todo caso es un término muy ligado a la afición futbolística de la ciudad. Recuerdo una anécdota que le sucedió a mi hijo en el colegio cuando era muy pequeño y no conocía estos términos futboleros (obviamente porque no vemos fútbol en casa). Unos muchachos más mayores coreaban “Viva pucela, Viva pucela” y mi hijo, sacando pecho por su ciudad natal les increpó con toda su inocencia: Nada de ‘pucela’… viva Valladolid.”

Pues que viva… pero aún no sabemos porqué somos “vallisoletanos”.

vallisoletum-toletumToletvm y Vallisoletvm, de la obra, Civitates Orbis Terrarum.

En mi libro explican una teoría más para definir e.l origen del término descrita por José Valín Alonso (A vueltas con el origen de un topónimo: Valladolid, 198?), y que, del mismo modo que la explicación ofrecida por Joaquín Díaz para el término “Pucela”, hace derivar el nombre de la ciudad, del nombre del gentilicio y no al revés:

“Podría correspondernos, a los ‘vallisoletanos’, el topónimo ‘Valli toletum’; es decir ‘valle de los toledanos’. Es cierto que en el siglo IX, cuando se daba por consumada la conquista árabe de la Hispania (y así era), hubo momentos de clara intolerancia religiosa emanada del poder central localizado en la capital, Toledo (Toletum). Y es, no cierto pero sí probable, que estas ‘rachas’ de integrismo islámico forzasen la emigración de grupos de mozárabes toledanos hacia territorios del norte. Bien. Ahora. Suponiendo que alguna de esas comunidades se asentara en el Valle del Pisuerga ¿Por qué no admitir –se pregunta Valin– que a dichos mozárabes desplazados se les conociera como ‘toledanos’ y ‘valli toletanos’ al lugar por ellos elegido para echar raíces?”

De hecho, en el Civitates Orbis Terrarum, aparece Vallisoletum justo debajo de Toletum… Lo que no nos aclara nadie es quienes eran los que calificaban de “valle-toletanos” a los mozárabes instalados en este Valladolid nuestro… ¿acaso cristianos viejos de los alrededores? Si fuese así, tal vez incluso podríamos entender el término como un descalificativo… “Por ser de Valladolid, todo es imposible…

sin titulo

Por ser de Valladolid, dicen los Celtas Cortos, “somos lo que somos y como somos” …Y además, no sabremos de donde viene nuestro gentilicio, pero lo de vallisoletanos lo llevamos estupendamente y con mucho orgullo.

AlmaLeonor

Esta entrada fue publicada en HISTORIA, Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VALLISOLETANOS

  1. Actualmente, según Pascual Martínez Sopena, Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, vuelve a pensarse que ‘Valladolid’ signifique simplemente ‘Valle de Olid’; este Olid ya no sería ningún mítico rey moro, sino uno de esos mozárabes emigrados desde al-Andalus. El topónimo original sería ‘vallis Holiti’ (=valle de Holit), siendo Holit un presbítero de nombre mozárabe, uno de los diez ‘hombres de Simancas’ que aparecen como testigos en el testamento que Cixila, obispo de León, debió de redactar en 927 en dicha localidad vallisoletana. (E. Sáez, ‘Colección documental del Archivo de la Catedral de León. I’, nº 75, p. 278). Eso sí, aunque el topónimo pudiera remontarse al siglo X, el origen de la población no sería anterior a mediados del siglo XI.

    Me gusta

    • almaleonor dijo:

      ¡Hola Stilichovivasindeo!
      Conozco muy bien al profesor Martínez Sopena y sé que es uno de los que más ha trabajado sobre el origen y creación de las ciudades medievales en general y de las castellanas en particular. Precisamente sobre este tema tiene un trabajo mío. ¡Muchas Gracias por esta aportación que completa muy bien lo explicado en el libro “Vallisoletanos”
      Un Saludo.
      AlmaLeonor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s