HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (1ª parte)

HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (1ª parte)

3er

 

En este programa de junio nos adentramos en busca de “El Dorado” con Javier Martínez Pinna, para luego conocer un poquito más a esos grandes desconocidos como son “Los Íberos” de la mano de Javier Ramos. Finalmente seguimos dando un repaso a la historia con la sección Historia con Alma en la que vimos la primera parte de lo que dimos en llamar “Contando la Historia”. Para escucharlo, como siempre aquí, o pinchando en la imagen siguiente.

Sin título

CONTANDO LA HISTORIA (1ª parte)

Presentación…

Hoy vamos a tratar de conocer de qué forma se ha contado la Historia a través de la Historia, porque no se ha hecho siempre de una misma manera, no siempre los libros de historia ha sido como hoy los conocemos… entre otras cosas porque el pasado que se cuenta, la Historia, siempre se va a ver afectada, de una u otra manera, por el presente de quien la cuenta. Vamos a tratar de hacer un poco de HISTORIOGRAFÍA. ¿Empezamos?

Ya hablamos un poco del principio de la Historia, de cómo se empezó a escribir en Grecia, recuerdo…

Si, si… recordad que hablábamos al principio de estos programas de HERÓDOTO Y TUCÍDIDES como los primeros que escriben Historia, pero rectificaremos una cosa dicha: No fueron, para no faltar a la verdad, los primeros “historiadores”… Para eso falta aún mucho tiempo. La Historia la escribían poetas, filósofos, políticos, expertos en derecho, y también militares y religiosos, pero aún no historiadores.

Por ejemplo, HESÍODO (siglo VII a.C.), autor de una obra llamada “Teogonía”, que consideraba que solo aquellos “inspirados” por las Musas eran capaces de evocar el pasado. Se refería sobre todo a la poesía, decía que eran los Poetas quienes podían “evocar” la historia a través de la inspiración de las Musas.

Pero los primeros cronistas griegos fueron unos filósofos llamados Logógrafos (escritores de prosa), más cercanos al mito y la leyenda, pero que hacen historia… por ejemplo HECATEO DE MILETO (siglo VI a.C.), considerado el primero de los logógrafos, escribió una historia de su ciudad, decía: “como me parece verdadero.” No eran “inspiraciones” divinas, pero tampoco utilizaba un criterio histórico como el que emplearon después HERÓDOTO y TUCÍDIDES (por cierto que Tucídides consideraba que Heródoto era aún un Logógrafo). Otro interesante Logógrafo fue JENÓFANES (siglo V a.C.), del que se sabe poco, pero que algunos autores consideran que es uno de los primeros que anteponen el saber humano a la divinidad. Dejo escrito que: “Los dioses no revelaron desde un comienzo todas las cosas a los mortales, sino que estos, buscando con el tiempo, descubren lo mejor.”

Se refería al estudio, muy interesante para ser tan antiguo… cuando en realidad servían a un mandatario a una facción… 

Si… La guerra y el servicio al poder son características constantes en el relato histórico en la antigüedad. Tucídides era Militar, y también pertenecía a la milicia el romano POLIBIO (siglo II a.C.), que era de origen griego, y escribe una Historia Universal, que es solo de Roma (porque se consideraba que Roma era todo el orbe mundial)… y se centra en el poder militar de las legiones que son las que han conquistado su mundo (Grecia). Polibio escribe muchas obras de Historia y lo hacía con una concepción didáctica, es decir, escribía Historia como instrucción teórica para los dirigentes y poderosos.

Más tarde, el mismísimo JULIO CÉSAR (siglo I a.C.) escribe varias obras de Historia, como por ejemplo “La Guerra de las Galias”, que le sirvieron a Julio Cesar para hacerse propaganda propia ante el Senado y ante Roma. Por ejemplo describía con mucha admiración a sus enemigos galos, porque cuanto más grande era el vencido mayor gloria se concedía a su victoria.

TITO LIVIO (59 a. C.-17 d. C. “Historia de Roma”) o CORNELIO TÁCITO (55-120 d. C. “Historiae”), ambos muy próximos al poder político, escribieron historia ensalzando las victorias de Roma y la grandeza del pueblo romano. Y también escriben historia miembros de la casta sacerdotal como FLAVIO JOSEFO, sacerdote judío del siglo I quien defendió ante sus compatriotas la superioridad romana con la obra “Historia de la Guerra Judía”. Estaba convencido de que Roma dominaría el mundo y por eso escribe la obra “Antigüedades Judías” donde presenta una Historia Judía, digamos, adaptada a los gustos de la creciente Roma.

Flavio Josefo… un personaje interesante…

Con el CRISTIANISMO, ya en el siglo IV, triunfa el Providencialismo: Dios es el único y verdadero regidor de la historia de los hombres y por lo tanto todos sus hechos y acontecimientos están en manos de la Divina Providencia.

Ahora se va a conceder mucho valor a lo que dicen los escritos de las autoridades religiosas, como los evangelios, o las citas de los apóstoles, aunque fuesen documentos falsos o poco consistentes. Lo que se escribe es sobre todo Historia de la Iglesia Cristiana, donde no se trata de explicar hechos más o menos recientes y con testigos (como en la Historia griega y romana), sino de la Historia más antigua de la Humanidad, desde la creación misma.

Ahora escriben Historia monjes o clérigos también cercanos al poder. Y el estilo que prima es la Hagiografía (las vidas de santos, o de los reyes cristianos), donde se utiliza la Historia para ensalzar a las naciones o reyes cristianos y para castigar a los enemigos de la Iglesia.

EUSEBIO DE CESAREA (c. 275-339) con su “Historia Eclesiástica”, o AGUSTÍN DE HIPONA (354-430), con “La Ciudad de Dios” son dos claros ejemplos de esta nueva concepción de la Historia como designio de Dios. Y con una novedad: Es una Historia periodizada, con dos grandes momentos, antes y después de Cristo y luego diversas subdivisiones según diferentes momentos históricos. Se habla de un principio, un desarrollo y un final de la humanidad, pero ese final ya está decidido por Dios.

Así lo ve también, JOAQUÍN DE FIORÉ (1135-1202) en unos siglos muy importantes para la Iglesia en los que por ejemplo nacen las Universidades, proliferan las órdenes mendicantes como los Franciscanos, y se multiplican las Herejías como el catarismo… pues en este tiempo, Fioré recibe una “revelación mística” que le permitía entender e interpretar la Biblia como palabra ya revelada, y además le dicta una división de la Historia en tres periodos (una trinidad): Edad del Padre (hasta el nacimiento de Jesús, el Antiguo Testamento, el tiempo de los Profetas), Edad del Hijo (el Cristianismo, donde dominan los sacerdotes), y la Edad del Espíritu Santo (la que se iniciaría tras el fin de la Historia y la segunda venida de Jesucristo, la Parusía, donde el dominio sería de los monjes, adalides de la caridad la renovación espiritual de la Iglesia). Con su “revelación” también era capaz de extraer el futuro de la Biblia y así vaticinó la llegada del anticristo (el fin del mundo) para el año 1260.

Pero en la época de Fioré, con las pugnas que se mantenía entre papas y emperadores, que habían sido constantes por otro lado (recordemos por ejemplo la Querella de las Investiduras o la pugna con Federico I Barbarroja por el «dominium mundi»), pues en la segunda mitad del siglo XIII estos enfrentamientos continuaron con el nombramiento de papas y antipapas, y el Gran Interregno, donde los papas se negaban a coronar un emperador… Pues bien, en esas casi-guerra-fratricidas, la predicción de Fioré fue utilizada por unos y por otros para acusarse mutuamente de ser “el anticristo” anunciado.

…Sobre Fioré… desde el vaticano se ha criticado a Obama por citarlo en sus discursos… la iglesia le consideraba hereje… 

Un poco más adelante, ya en pleno siglo XVII, un siglo de terribles acontecimientos que incluyen guerras, pestes y hasta una “pequeña edad de hielo”, un siglo decisivo que muchas veces ha pasado por ser una especie de “bisagra” anodina entre el Renacimiento y la Ilustración, pues en este momento, decía, la concepción  cristiana providencialista de la Historia es aún más exagerada con el obispo JACQUES BOSSUET (1627-1704) quien llega a escribir un “Discurso sobre  la Historia Universal”, destinado a la educación del Delfín de Francia (hijo de Luis XIV) de quien era su preceptor, donde defiende el absolutismo de la familia real y el origen divino de su historia: “Todo el que gobierna se encuentra sujeto a un poder superior… Solo Dios sabe cómo producir todo a su voluntad.”

Para Bossuet, todos los imperios se han regido por un propósito divino. Por ejemplo dice que el Imperio Romano surge para servir a la difusión del cristianismo. Y así, la monarquía francesa, de la mano de la Divina Providencia, era la natural sucesora de las grandes dinastías de la antigüedad: Adán, Noé, Abraham, Moisés, Troya, Salomón, Cristo y seguidamente la dinastía Carolingia como iniciadora de la monarquía francesa.

… Si… vamos, toda una línea sucesoria de alcurnia…

A toda esta concepción del mundo y de la Historia se va a oponer la ILUSTRACIÓN que llega en un siglo XVIII trasgresor en muchos sentidos, pero sobre todo en la idea de la superioridad de la Razón sobre la providencia. Ahora existe una Historia Universal cuyo propósito no es tanto contar lo que ocurrió en el pasado, sino razonar y explicar por qué pasó, encontrar las claves, unos Principios Universales que son lo que llegaron a originar los sucesos históricos del pasado porque son los que rigen  nuestros actos en cualquier época y en cualquier lugar. Encontrarlos, descubrir esas leyes (como las de la ciencia) que gobiernan nuestros actos, va a ser la finalidad de los filósofos que escriben Historia en el siglo XVIII: VOLTAIRE, CONDORCET, GIBBON

Pero en estos momentos lo que importa es la divulgación del proyecto Ilustrado, el triunfo de la razón, y la Historia no va a ser menos en este afán. Toda la Historia que se escribe ahora exagerará su ataque a los enemigos de la razón, en especial el absolutismo y la Iglesia (pensaban que todo lo que se había escrito antes era solo Historia Sagrada). Voltaire, por ejemplo, decía que Bossuet hacía Teología de la Historia, opuesta a la Filosofía de la Historia que era lo que hacían los ilustrados. Y Gibbon, por poner otro ejemplo, encontró en el surgimiento del Cristianismo la causa de la “decadencia y caída del Imperio romano”.

El método de la Historia ilustrada se basará en una sucesión de causa-efecto. Y se escribe en forma de relato erudito, que es otra novedad, frente a la crónica anterior. La conclusión a la que se llega, por ejemplo con Condorcet, es que el Progreso humano es el que conduce a la felicidad y la Historia ha sido el relato de un camino de perfección humana por la vía de la razón y los avances científicos. Para los ilustrados, toda esta visión optimista de la Historia solo se ve oscurecida por el fanatismo religioso.

… recuerda que hablamos de ello en un post… 

Antes de acabar el siglo surge una contestación a los postulados Ilustrados en lo que se ha venido en llamar “Contrailustración”, un movimiento menos homogéneo pero que tuvo cierta fuerza sobre todo al oponerse a la idea de Universalidad Humana que propugnaba la Ilustración. Para estos autores no existe una única naturaleza humana y por lo tanto los hechos de los hombres no son universales ni pueden constituir una verdad científica ni determinar leyes como sucede con la Física o la Matemática.

Para GIAMBATTISTA VICO (1668-1744) por ejemplo, cada cultura es singular, diferente, y no puede existir un único fin de la Historia, sino que los pueblos renacen con nuevas respuestas de las que no se excluye la religión. Son ideas en las que profundiza JOHAN HERDER (1744-1803) para quien la razón sola no es suficiente para conocer la realidad. Hay que ir más allá incluyendo la espiritualidad de cada pueblo. Herder rechazaba toda norma universal porque cada pueblo, decía, tiene una cultura que le es propia que hay que respetar. Fue este filósofo y teólogo alemán uno de los inspiradores del Romanticismo alemán, y la Historia de las naciones, que protagonizará lo que se escribe en los periodos siguientes.

Pero de eso hablaremos otro día.

AlmaLeonor

 

HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (2ª parte)

Anuncios

One Reply to “HISTORIA CON ALMA: CONTANDO LA HISTORIA (1ª parte)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s