JULIO, MES CRUEL

JULIO, MES CRUEL

alphonse mucha

Imagen: Alphonse Mucha (24 de julio de 1860 – 14 de julio de 1939)

Julio, mes cruel.

Permítanme que contradiga al mismísimo T. S. Eliot, al afirmar que no es abril el mes más cruel, sino julio. Antiguo “Quintilis”, el quinto mes del año romano, fue por homenajear a Julio César por lo que lleva su nombre, ya que el prócer nació un día 12 de este mes. El “Julius” romano fue engrosado con un día más con la reforma de Sosígenes encargada por el mismo Julio César en el año 45 a.C., y desde entonces este “mes cruel” tiene 31 días. Augusto hizo lo propio con agosto, y ambos días fueron restados al raquítico febrero, que pasó a tener 28. Por eso se le concedió más tarde el día extra que había que sumar en los bisiestos, el 29. Nació entonces siendo un mes cruel, devorador de días del mes más débil. Un mes de armas tomar.

temperaturas-primera-semana-julio

Este año julio es especialmente cruel, infernal, achicharrante, un mes de armas tomar, o de tomar las de Villadiego para huir no se sabe bien a dónde, porque este es uno de los veranos más calurosos que se recuerdan en España (y en toda Europa, con temperaturas rondando los 40º en países como Alemania, Francia, Polonia, Suiza…) por las dos sucesivas olas de calor que nos están asolando desde finales de junio y que no tienen visos de desaparecer cuando entramos en la segunda semana del mes, semana que se prevé más calurosa aún, con anomalías de temperaturas por encima de lo normal según las estadísticas, que marcarán entre 3º y 6º más de lo habitual en toda la península.

En Valladolid, la media de temperatura en este mes venía siendo de 22,3º y estamos ahora mismo por encima de los 33º (y con picos que llegan a los 39º, algo inaudito en esta ciudad, que puede alcanzar más de 42º en sensación térmica, pero no en temperatura media real). El clima no tenderá a normalizarse hasta la última semana del mes. ¡Mes Cruelísimo!

1435913452_956868_1435922232_noticia_normal

Por si no estuviese suficientemente caldeado el ambiente, hoy, 5 de julio, toda Europa hierve en espera de lo que se cueza en las cocinas de la zona euro de la UE. Toda Europa espera saber que ocurrirá con la decisión soberana del pueblo griego respecto a la claudicación de su gobierno a las exigencias de las autoridades económicas europeas y el FMI. Hoy se está celebrando en Grecia el Referendum que su presidente, Alexis Tsipras, ha convocado para que el pueblo griego decida de forma democrática y soberana. De lo que suceda mañana saldrá el futuro de Europa (en estos momentos, con un 25% de escrutinio parece que gana el NO con más del 60% de votos favorables).

Pero a lo que íbamos… Julio es un mes de armas tomar. Un mes caluroso y cruel que ha sido elegido por la historia y la providencia como uno de los más prolíficos en guerras, batallas, revoluciones, revueltas, y alteraciones sociales de todo tipo, incluidas varias emancipaciones. Y como afirmara Frantz Fanon (1925-1961), el ideólogo anticolonialista, toda liberación nacional es siempre un fenómeno violento. Cruel.

1992588_640px

Son muchos los países que en estos días de julio celebran su Declaración de Independencia (siempre obtenida tras una larga lucha). Por ejemplo lo celebra Filipinas que pese a que obtuvo su emancipación un 12 de junio de 1898, no fue reconocida por los Estados Unidos hasta el 4 de julio de 1946. También Bielorrusia, que declaró su independencia de la Unión Soviética un 27 de julio de 1990; o Sudán del Sur, país que se independiza de Sudán el 9 de julio 2011, convirtiéndose así oficialmente en el país más joven del mundo.

Además de éstos países, consiguieron su independencia en el mes de julio los siguientes (no es una lista exhaustiva, solo representativa): A principios del siglo XIX, y en distintos días del mes obtienen su independencia en Sudamérica países como Venezuela, Argentina, Colombia o Perú; También en julio de 1847 los colonos negros instalados en Liberia se independizan de los EEUU; de Francia se independizan en julio Laos en 1949 y Argelia en 1962 tras una cruenta guerra y la firma de los Acuerdos de Evian, de terribles consecuencias para buena parte de la población argelina de origen foráneo; Malaui hace lo propio del Reino Unido en 1964; y en 1973 se independiza Bahamas. Igualmente se iniciaron revoluciones en el subcontinente americano en este mes de julio: Un día 26 de 1953, con el asalto a los cuarteles de Moncada y Bayamo, comienza lo que se dio en llamar la Revolución Cubana; y en 1979, un día 19, dio comienzo la Revolución Sandinista poniendo fin a la dictadura somocista en Nicaragua.

En el marco de la Segunda Guerra Mundial, entre el 6 de junio (Día “D”) y el 26 de agosto (entrada en París) de 1944, las tropas aliadas (ingleses, norteamericanos, canadienses, polacos y franceses) fueron liberando muchos pueblos de la Normandía francesa de las tropas nazis alemanas en una suerte de crueles y trágicas jornadas. En el mes de julio son muchas las localidades que hoy celebran, pues, su liberación. Por todas partes pueden verse actos conmemorativos y festejos.

Pero hay otros acontecimientos bélicos que hacen de este mes cruel, un mes de armas tomar: La Declaración de Independencia de EEUU, un 4 de julio; la Toma de la Bastilla en Francia, un 14 de Julio; el inicio de la 1ª Guerra Mundial, un 28 de julio; y el Golpe de Estado perpetrado en España contra la 2ª República, un 18 de Julio de 1936. Pese a las valiosas contribuciones que se le puedan atribuir a alguno de estos sucesos, la guerra siempre es un acontecimiento cruel.

Henry E. Kidd

La Guerra de la Independencia de los EEUU enfrentó de forma desigual a las 13 colonias británicas en América del Norte con el poderoso Reino de Gran Bretaña, su metrópoli, entre 1775 y 1783. Empezó por el descontento general de los colonos por el trato recibido por Gran Bretaña y su Parlamento que llegó a dictar leyes que recortaban las competencias de las instituciones autónomas de las colonias y aumentaban las de los funcionarios y militares británicos. A los incidentes del Motín de Bostón de 1770, que se saldó con varios muertos entre los colonos y la ocupación británica de la ciudad, se unió el malestar general por el trato injusto recibido a la contribución realizada junto a los británicos (reflejado por ejemplo frente a las favorables concesiones ofrecidas a sus vecinos canadienses) tras las guerras contra Francia (la norteamericana de 1754 y la de los Siete Años, de 1756 a 1763). Este país más tarde sería aliado de las colonias contra Gran Bretaña por revancha, igualando, de alguna forma, el poderío de los contendientes. El llamado Motín del Te de Boston, un 16 de diciembre de 1773, fue considerado el precedente primero de la guerra.

Las confrontaciones comenzaron en abril de 1775 y un año después, en el caluroso 4 de Julio de 1776, se firma de forma unilateral la Declaración de Independencia en el recién creado Congreso estadounidense (el 4 de julio es la fecha que figura en dicho documento), aunque la guerra no finalizará hasta varios años después. Fue el Tratado de París, que se firmó el 3 de septiembre de 1783 entre Reino de Gran Bretaña y los recién creados Estados Unidos de Norteamérica, el que puso fin y rúbrica a la guerra y reconoció de forma oficial la independencia norteamericana. Sus consecuencias afectaron a varios países y sus colonias (como España, Francia o los Países Bajos) y también al estatuto del territorio de Canadá. Fueron más allá incluso. La Guerra de la Independencia norteamericana fue la primera revolución popular burguesa de todas las que se producirían en el siglo siguiente (primero en España por cierto) y el ejemplo de las independencias sudamericanas del XIX. Pero sobre todo, fue el precedente inmediato de nuestra siguiente protagonista, la Revolución Francesa.

1280px-Eugène_Delacroix_-_La_liberté_guidant_le_peuple

La Revolución Francesa de 1789 no solo supuso un cambio de gobierno dentro del reino francés dando paso a la Francia republicana, sino que constituyó un conflicto de dimensiones históricas, una revolución social y política que se extendió por Europa como un reguero de pólvora haciendo volar por los aires todos los rescoldos de un Antiguo Régimen que pugnaba por seguir vivificado sin conseguirlo. El cambio de era histórico que se reconoce con esta fecha de 1789 concluyó para algunos historiadores por configurar el inicio del nuevo siglo. Así, en lo que me parece una acertada conclusión, el historiador Eric Hobsbawm (1917-2012), afirmó que el siglo XIX era un siglo “largo” que comenzó en 1789 y concluyó en 1914 (con el inicio de la 1ª Guerra Mundial y el fin de este mundo que nace precisamente ahora).

La Revolución comenzó en realidad gracias a las ideas renovadoras de la Ilustración y merced al ejemplo de la independencia norteamericana. La autoproclamada Asamblea Nacional, representante del pueblo, del tercer estado, en los Estados Generales franceses, sufrió el veto de la clase aristocrática cuando se reunieron en mayo de 1789. La asamblea había votado la «Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano» antes de que fuesen expulsados de la sala. Reunidos en un edificio anexo, donde la aristocracia acostumbraba a jugar a la pelota (Jeu de paume), los asambleístas del Tercer Estado, hicieron juntos el Juramento del Juego de Pelota en el que se comprometían a no cejar en su empeño de dotar a Francia de una nueva Constitución. Esta fue dictada el 9 de Julio y la Asamblea pasó a ser la Asamblea Nacional Constituyente.

La reacción real no se hizo esperar. Tropas militares llenaron las calles de París y Luis XVI mando que los cañones de la Bastilla apuntaran a los barrios obreros. Los asambleístas y el pueblo llano salieron a las calles el día 14 de julio en defensa de sus derechos constituyentes. Se dirigieron a la fortaleza de la Bastilla, que fue tomada tras pocas horas de combates convirtiéndose así en un símbolo de que todo lo que resultaba despreciable en el Antiguo Régimen podía ser derribado.

A partir de ese momento los acontecimientos se precipitaron en una debacle de decapitaciones y dictados legales en la Asamblea que terminaron por desembocar en una auténtica política del “Terror” sin poder llegar a desarrollar el ideal republicano con el que había nacido la Revolución. Éste terminó por desvanecerse totalmente cuando Napoleón Bonaparte acabó con todo ello tras un golpe de estado en 1799. En cierto sentido, el mundo dibujado a partir de este momento, y sobre todo el que se originó tras la definitiva derrota de Napoleón, será el que acabe configurando las condiciones políticas y sociales que desembocarán en la llamada, entonces, Gran Guerra.

la-gran-guerra-1-728

La Gran Guerra o 1ª Guerra Mundial dio comienzo un caluroso 28 de julio cuando el Imperio de Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia. El motivo venía de largo, pero el detonante último de la declarada enemistad entre ambos países fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del Imperio austrohúngaro, así como la de su esposa, la condesa Sofía Chotek, en Sarajevo, capital de la Provincia imperial de Bosnia y Herzegovina. El atentado fue perpetrado por Gavrilo Princip, miembro de la Joven Bosnia, un movimiento radical cuyo objetivo era la emancipación de Bosnia de Austria-Hungría, apoyado por la intervención de soldados serbios.

Como si los fantasmas del pasado no fueran ya suficientemente aterradores en algunos casos, en la actualidad hay quien se dedica a perpetuarlos de forma aberrante. Cómo si no calificar la estatua en bronce de dos metros de altura que se ha erigido este mismo mes de Julio (el cruel) de 2015 en Belgrado, homenajeando a Gavrilo Princip, y elevándole a la condición de héroe nacional. Así se ha expresado el presidente serbio, Tomislav Nikolic sobre Princip “símbolo de las ideas de libertad, asesino de tiranos y portador de la idea europea de liberación frente a la esclavitud”. Al parecer hay una importante parte de la población serbia que opinaría lo mismo. Y Serbia puede entrar a formar parte de la UE muy pronto (es candidato oficial a la adhesión desde 2012).

Volviendo a la Europa de 1914, esta se hallaba en un estado geoestratégico que se ha dado en llamar “de paz armada”. Los estados se hallaban vinculados por acuerdos bilaterales de ayuda militar mutua, y el equilibrio entre ellos, dependientes de un decreciente poder de los Imperios en los que se hallaban configurados, amenazaba constantemente con romper esa “paz” escriturada. Y se rompió.

La Gran Guerra supuso todo un mazazo para Europa y el mundo. Los brillantes uniformes y desfiles del romántico inicio del conflicto se transformaron en el horror de una guerra de trincheras que causó un número de bajas que hoy en día sigue siendo revisado: más de 6000 soldados morían cada día durante los cuatro años que duró la guerra. Se calcula que se produjeron aproximadamente ocho millones de muertos y seis millones de discapacitados. Francia fue el país más afectado.

La guerra transformó el mundo entero. No solo fueron las consecuencias geoestratégicas derivadas de la desaparición de los imperios (y el fin del absolutismo monárquico), el nacimiento de varias naciones (como Polonia) y la reconfiguración política y de influencias de todo Oriente Medio, sino que también supuso una transformación mental y tecnológica sin precedentes. Valores tradicionales como la aristocracia o el militarismo dieron paso a otras como el feminismo, el pacifismo o el auge del movimiento obrero y el marxismo. Se desarrolló muchísimo la técnica militar y aparecieron nuevas armas (como los tanques o la aviación), así como las armas químicas, avances todos ellos que, a su vez, espolearon los adelantos médicos. También es más fuerte la propaganda de guerra. Cartelería, radio y sobre todo el cine y la publicidad, entraron de lleno en los conflictos bélicos y Europa fue otra muy diferente a partir de ese fatídico mes de julio de 1914.

El final de la guerra fue diferente para cada contendiente. En Rusia, estalla la Revolución Rusa en 1917, lo que provoca la dimisión del Zar. Las consecuencias a partir de este momento son enormes para Rusia (de momento dio paso a una guerra civil que duró hasta 1923) y el mundo entero. Al año siguiente, un 17 de julio (otro día de julio),  el Zar Nicolás II y toda su familia fueron asesinados en Ekaterimburgo.

La guerra termina con la victoria de los Aliados dirigidos por su comandante en jefe, el mariscal de campo francés Ferdinand Foch (1851-1929). Tras un largo rosario de derrotas del Reich y la huida del Kaiser Guillermo II, la nueva República alemana firma el Armisticio de Compiègne (Francia) el 11 de noviembre de 1918. Este Armisticio (más tarde se firmarían varios Tratados de Paz) fue firmado en un vagón de tren, el mismo que en 1940 elegiría Adolf Hitler para la firma de la rendición francesa en el transcurso de la 2ª Guerra Mundial, demostrando con ello que en el ánimo alemán pesaron mucho las consecuencias de la derrota de 1918.

guerra-civil

El Golpe de Estado Español de 1936. Sobre la Guerra Civil española se ha escrito mucho y desde todos los ángulos. No obstante, ni siquiera la propaganda franquista, machaconamente inculcada en la mente de los españoles de posguerra durante cuarenta años, pudo obviar que aquel conflicto nació con un golpe de estado (eufemísticamente llamado “Glorioso Alzamiento Nacional” por el régimen), el perpetrado contra el gobierno de la 2ª República española, los días 17 y 18 de julio de 1936.

Aunque muchas historiografías se empeñan en unir República y Guerra Civil, lo cierto es que la primera (aún con sus luces y sombras, sus éxitos y fracasos) no fue la causante de la segunda, ya que la guerra se originó tras el evidente fracaso de un golpe de estado que se prometía fácil y rápido y se esperaba triunfante. No fue así.

En España, país de levantamientos y pronunciamientos militares desde el siglo anterior (si no antes), se fue ponderando la opción de un golpe de estado casi desde el mismo triunfo de la República en las elecciones del 14 de abril de 1931 (el primer intento de golpe de estado ocurrió en 1932, con el levantamiento del General Sanjurjo el 10 de agosto de ese año). Es más, el gobierno que regía en España desde hacía casi una década, había salido de una suerte de golpe de estado, el de Primo de Rivera, perpetrado en connivencia con el Rey Alfonso XIII. Así, la República española terminó siendo una especie de “interregno” entre dos gobiernos de corte militar.

Pero fue el triunfo del Frente Popular en febrero de 1936 el que terminó por desencadenar los acontecimientos que concluyeron con el plan elaborado por “El Director”, el General Emilio Mola, para llevar triunfante al General Sanjurjo a las puertas de Madrid desde su exilio portugués. Pero nada fue tan fácil como se calculó. Ni Sanjurjo ni Mola consiguieron ver culminada la obra que habían iniciado y otro militar, Francisco Franco, se alzó como único protagonista. El 17 de julio de 1936 se producía un alzamiento en los cuarteles de Melilla y al día siguiente, 18 de julio, a las dos de la tarde, una parte de la guarnición de Sevilla se sublevó contra el Gobierno. Comenzaba así el mayor desastre de la historia de España, una guerra civil y un gobierno dictatorial franquista que durante cuarenta años mantuvo a España en el oscurantismo de la represión, la ausencia de libertades, el ostracismo internacional y la depuración de casi la totalidad de toda la intelectualidad española.

Y todo comenzó en julio. Un mes cruel.

AlmaLeonor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s