WHANGAMOMONA

WHANGAMOMONA

07110802

Decía yo muchas veces que ante tesituras adversas varias y, sobre todo, patrias, era mejor emigrar a la MIR, pues sitio más lejos no había. Amén de que aparezca algún planeta o planetoide habitable al que se pueda marchar una en los próximos años, creo que la MIR es una seria candidata para exilios voluntarios ante tantas estulticias, pero sigue estando demasiado lejos y el billete es caro.

Así que hay que buscar otras alternativas. Viendo un reportaje de viajes en televisión he descubierto un sitio, la República de Whangamomona, en la isla de Nueva Zelanda. No me dirán que no está lejos y el sitio es guapo hasta rabiar. Tiene, además, otros encantos, como que no hay más acceso que una carretera y una vieja vía de tren que muere en la “capital” y que actualmente, tras la muerte en el año 2015 de su más carismático Presidente, Murt Kennard (apodado “tortuga”), ocupa el cargo una mujer, Vicki Pratt, que es la dueña del pub local. Pero en el pasado fue Presidente electo de la República hasta ¡una cabra! El sueño americano llevado al extremo. Cualquiera puede ser Presidente de la República de Whangamomona, incluido un animal (la cabra no fue el único). Aunque también en este lugar campa el crimen y la violencia, pues al Presidente-cabra, le asesinó un perro del lugar, que por tamaño hecho luctuoso fue condenado a entregar su pasaporte. ¡Fantástico!

FWH 2[1]

El caso es que me puse a buscar más sobre este sitio al que me moriría por visitar (y de paso Nueva Zelanda, que sería un sueño), y además de muchas cosas interesantes, me he encontrado con que ¡¡hay multitud de lugares del mismo estilo repartidos por el mundo!! ¿Sabían ustedes lo que son las Micronaciones, los Microestados, los Estados no reconocidos, los Estados con reconocimiento limitado o los Territorios dependientes (llamados también Áreas dependientes o Dependencia)? a8f5d11da33ec75022ed70795de52df1Pues son sitios que existen, tienen su bandera, su escudo, su capital, su presidente, su moneda en muchos casos, y hasta su propio pasaporte. Por cierto en Whangamomona te lo sellan y todo con su propio logo.

Empecemos.

Whangamomona es un territorio de aproximadamente 1,6 km2 en la región de Manawatu-Wanganui, en la isla de Nueva Zelanda, habitado por unas 20 personas (alrededor de 200 contando las granjas del entorno). No es fácil acceder a este territorio de verdes colinas. Solo hay una carretera, que lleva el descriptivo nombre de “la carretera olvidada del mundo”, aunque oficialmente es la Carretera Estatal-43, que después de unas 40 millas (65 km.) al noroeste de la localidad de Stratford, nos deja en las puertas de la Post Office, la oficina postal de Whangamomona. También se puede llegar por la línea férrea Stratford-Okahukura, una vía casi muerta rodeada de maleza, pero desde que contempla un paisaje de ensueño y que puede recorrerse hasta con un vehículo-tren individual.

whangamomona-hotel-restaurant

Este paraje, habitado desde 1895 por colonos ingleses, empezó a despegar económicamente con el ferrocarril, cuando hacia 1933, la línea llega a Whangamomona. Curiosamente, la electricidad tarda veinticinco años más en instalarse en la localidad (en 1959), pero no supuso un nuevo acicate poblacional y la zona entra en decrecimiento (se cierra la escuela y la oficina de correos) hasta los años ochenta. En esta época el gobierno neozelandés reorganiza el territorio y Whangamomona se incluye en la región de Taranaki. Entonces, sus habitantes se movilizan en contra de esta decisión (querían seguir formando parte de la región Manawatu-Wanganui) y como forma de protesta y presión crean la República de Whangamomona. Es el 1 de noviembre de 1989, desde entonces celebrado como el Día de la República, que es cuando se realiza, además, la votación para elegir Presidente. El primer “afortunado” en aquel día de 1989, fue Ian Kjestrup (en el cargo entre 1989 y 1999), quien ni siquiera sabía que era candidato elegible.

Forgotten-World-3

Este acto de rebeldía tuvo su continuación al año siguiente con la celebración festiva del Día de la República, y acabó constituyendo un reclamo turístico de primer orden, así que siguieron manteniendo la fiesta y la República. Naturalmente no es una nación reconocida, ni independiente, ni siquiera un ente político de ninguna clase. Es una Nación “Turística”, casi de broma, pero funciona como una Micronación y tiene todos sus atributos, incluido un Equipo de Rugby. Uno puede adquirir un pasaporte de la República de Whangamomona, o sellar el suyo propio, todo ello en el Grand Hotel de Whangamomona.

billy goatTras la muerte del primer Presidente, en 1999, se realiza una nueva votación y surge la sorpresa: el nuevo Presidente… ¡es una cabra!

Se llamaba Billy Gumboot (Billy el Niño) y resultó elegida porque se comió el resto de las papeletas, así que solo la suya era la ganadora. Duró 18 meses en el cargo. Tras su muerte, acaecida por culpa de un perro que la atacó, fue elegido otro animal: Tai The Poodle (el caniche), quien tuvo que retirarse del cargo porque sus nervios le traicionaban a menudo y falleció. Las elecciones se celebran, como decía, el Día de la República, que desde el año 2001 se ha traslado a enero (verano austral) y con una periodicidad bianual.

793875

Y así, llegamos al año 2005 cuando el nuevo Presidente de Whangamomona fue ¡¡la tortuga!! No… en serio. Se eligió al gerente del Taller de la localidad, llamado Murt Kennard y apodado “tortuga”. Tuvo serios rivales, no obstante, el expresidente Kjestrup (que ahora sí que se postulaba para la reelección) y Miriam, un travesti muy conocido del lugar que a punto estuvo de ganarle. Kennard, inventor por afición (suyo es el diseño del “collar Presidencial”, el atributo del Presidente realizado con colmillos de jabalí), ha resultado ser el Presidente más longevo, pues fue reelegido en todas las ocasiones en las que se presentó, hasta su fallecimiento el 25 de octubre del año 2015. Tenía 61 años, una esposa, Marg, cuatro hijos (sobreviven dos) y 13 nietos. Se celebró un funeral de Estado.

1446015403810 (1)

Ahora ocupa el cargo, como ya he dicho antes, una mujer, Vicki Pratt. Ella y su esposo Richard, gestionan el pub de la localidad, y de momento es la Presidenta interina hasta las próximas elecciones de Whangamomona, en enero de 2017. Vicki no está muy convencida de presentarse a la reelección pues, asegura que “todos los Presidentes anteriores han muerto en el cargo”. Razón no le falta.

Pero como decía antes, hay muchas más Micronaciones, entidades autoproclamadas independientes, pero no reconocidas por ningún otro Estado u organización internacional. Según la Convención sobre Derechos y Deberes de los Estados celebrada al respecto en Montevideo en 1933, “La existencia política del estado es independiente de su reconocimiento por los demás estados”, es decir, una Micronación puede existir aunque no esté reconocida por nadie. Es esto lo que las diferencia de los Microestados, que sícontent que han de estar reconocidos por al menos un país, o también de los Estados no Reconocidos, pero cuyas aspiraciones a su reconocimiento son, si no indiscutibles, al menos, con una base real. Algunas de esas Micronaciones nacieron por una protesta, por una creación artística, por un entretenimiento o incluso por un acto ilegal, pero en algunos casos tienen desde sede territorial (o algo parecido) hasta bandera y pasaporte. Hay muchísimas, tantas que han dado hast para un libro, “Micronations”, de John Ryan, George Dunford y Simon Sellars (Loney Planet, 2006).

643px-People_Paul_Neuman_Aeterna_Lucina_01

Entre Australia y Nueva Zelanda, sorprendentemente, se cuentan varios territorios de estas características, Micronaciones declaradas independientes, como por ejemplo Aeterna Lucina, en Australia, proclamada por un empresario, Robert Neuman (en la imagen superior), Señor Supremo del Estado Soberano que acabó siendo acusado de fraude en los años noventa. Pero hay más: Aramoana, en Nueva Zelanda, y también, como Whangamomona, originada en una protesta por la construcción de una fundición de aluminio (por cierto que en este lugar en 1990 tuvo lugar la matanza de 13 personas por   David Gray); Arroyo Arco Iris, fundada por un agricultor ofuscado por los daños causados por una inundación de la que culpabilizaba al gobierno; Imperio de Alantium, territorio de 10 metros cuadrados en Hurstville, cerca de Sidney, fundado por George People_George_Cruickshank_Atlantium_01Francis Cruickshank, autodenominado Jorge II, John Duggan Geoffrey y Duggan Marie Claire, descontentos con la política australiana afín a la Commonwealth; Avram, Micronación sin territorio, fundada por un personaje autodenominado el “Duque”; Bumbunga, una granja cercana a Snowtown (Australia Meridional) que se proclamó independiente entre 1970 y 1980 aproximadamente; Principado de Dubeldeka, fundado cerca de Mittagong/Bowral en la isla de Australia, por el Dr. Vasudeo Khandekar Doreen, a causa de una disputa sobre el alcantarillado; Marlborough, una Micronación de corta vida, que fue creada en 1993 por un hombre que pretendía evitar un desahucio tras caer en bancarrota. Fue detenido, procesado y condenado, y desde entonces abandonó la idea independentista. Pero sin duda, las más interesantes son estas dos:

El Reino Gay y Lésbico de las Islas del Mar del Coral, que son unas islas situadas al gk23-300x165noroeste de Australia (diseminadas en un área de alrededor de un millón de km2, pero con un área de tierra emergida de tan solo 8 km2), donde se estableció una Micronación también como protesta política por la prohibición de los matrimonios homosexuales. Fue llevada a cabo por activistas del movimiento LGBT, como expresión del nacionalismo queer, y su sede está situada al sureste de Queensland (Australia). Cuenta hasta con un “emperador”, Dale Parker Anderson (emperador DaleEmperor-image01 I). En el año 2005 se crean dos escisiones norteamericanas, el Gay and Lesbian Commonwealth Kingdom (liderado por Jaix Broox) y el Unified Gay Tribe (de Bill Freeman y Enrique Pérez), además de otra escisión alemana, Gay Homeland Foundation (cuyo líder es Víctor Zimmermann), sin que ninguna de estas entidades reclamen territorios en las Islas del Mar del Coral, que, por otro lado, permanecen deshabitadas (solo la isla Willis cuenta con una estación meteorológica ocupada de forma temporal). No es una micronación territorial.

Hutt River, una granja de 75 km2 en Australia Occidental, separada de la Commonwealth hasta el 2007, siendo la Micronación más antigua de Australia, pues fue creada en 1970 por Leonard George Casley (Príncipe Leonardo I) y su difunta esposa, la Princesa Shirley, cerca de la ciudad de Perth  por una cuestión de legal sobre cuotas de producción de trigo. Casley recurrió a una antigua ley británica (Treason Act de 1495) para declarar la independencia. Sus habitantes (unos 30 occidentales junto con 150 miembros de la tribu aborígen Nandhano) no son considerados residentes australianos, y por lo tanto no pagan impuestos a este país, pero si tiene establecido cobrar un 0,5% de impuesto comercial y fiduciario por actuar en el territorio (sus ingresos proceden de la exportación de flores y del turismo).

hutt-river--644x362

Las Micronaciones tienen su historia, sus antecedentes y hasta sus Convenciones Internacionales. La Convención de Montevideo de 1933, aceptó la existencia de este tipo de Naciones, siempre y cuando cumpla con los requisitos de un Estado como persona de Derecho Internacional: Población permanente, Territorio determinado, Gobierno, y Capacidad de entrar en relaciones con los demás Estados. En el año 2010, Sidney acogió la Primera Conferencia Internacional sobre Micronaciones, que resultó todo un éxito y celebró su segunda edición en Londres en el año 2012. La Tercera Conferencia Internacional sobre Micronaciones se celebró en el año 2015 en Perugia (Italia) presentando como novedad, la República Libre de Alcatraz.

Mapa SB

Lejos de las ideas supranacionales de la globalización, un buen puñado de entes se conforman desde hace siglos como Naciones unilateralmente declaradas independientes, y su número sigue creciendo. Algunas son una broma, otras un fraude, la mayoría un proyecto económico alrededor de la emisión de sellos, monedas o documentos diplomáticos, muchas un proyecto histórico o cultural, o de amplísimas miras espaciales, algunas se crean movidas por un fin individual… El caso es que yo misma puedo crear “la República independiente de mi casa”, porque existen hasta manuales en Internet para poder hacerlo. En un próximo artículo daré cuenta de unos cuantos enclaves independientes, Micronaciones, Microestados y Estados no reconocidos.

¿Quién se preocupa entonces por unos resultados electorales en España o el Brexit británico? Si uno no está conforme con su país… ¡se puede crear otro!

…Continuará…

AlmaLeonor

Fuentes: Las indicadas en los enlaces.

Artículo 1: WHANGAMOMONA

Artículo 2: MICRONACIONES HISTÓRICAS

Artículo 3: MICRONACIONES HASTA ESPACIALES

Esta entrada fue publicada en HISTORIA, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a WHANGAMOMONA

  1. Pingback: MICRONACIONES “HISTÓRICAS” | HELICON

  2. Pingback: MICRONACIONES HASTA ESPACIALES | HELICON

  3. Pingback: TIEMPO DE OLIMPIADAS (IX) | HELICON

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s