¡LA HORA 103!

¡LA HORA 103!

bebidas_103_1980-copia

  ¡Que buena es la hora 103… Disfrutela! (anuncio 1980)

Recordaba yo el otro día hablando con unos amigos, aquella famosa coletilla de un anuncio publicitario de los años ochenta que cantaba los beneficios de una buena copa de brandy en un momento especial del día. Era LA HORA 103, y el anuncio publicitaba el Brandy 103, de las Bodegas Bobadilla.

800px-fernandez_bobadilla_270401

Esas bodegas jerezanas fueron fundadas por el riojano de nacimiento Manuel Fernández de Bobadilla (1852-1924) en el año 1882, junto con el Marqués de Misa, siendo propiedad de la familia Bobadilla hasta que a finales de los años ochenta un holding holandés (la multinacional Bolls) se hace con el 99% de las acciones. Unos meses más tarde Álvaro Fernández de Bobadilla adquiere más de las tres cuartas partes del capital social contado para esta operación con financiación del banco escandinavo Erik Mollors Efterfolgere Bank. Siguieron siendo las Bodegas Bobadilla hasta que en octubre de 1990 llega a un acuerdo con el Grupo Osborne para la venta de activos y la empresa pasa a llamarse United Dutch España, firma propietaria también de las filiales españolas de Barcelona, La Coruña y Tomelloso (donde se elabora el Brandy 103) así como de las de Mejico, USA y Bélgica. Todo este complejo entramado empresarial, que ahora como digo pertenece al grupo Osborne, no le ha impedido seguir comercializando sus marcas de referencia como el citado Brandy 103, aunque ya no con la publicidad que reinaba en los años de mayor popularidad del licor, una publicidad que hoy estaría tachada de “machista”, cuanto menos.

sin-titulo

Pues bien, el caso es que en esa conversación estábamos cuando se me ocurrió hacer la pregunta “¿Alguien me sabe decir porque se llama Brandy 103?” Y parecerá una bobada, pero ya me quedé con la duda y no he podido dejar de preguntarme por esas bebidas que son conocidas por un nombre que es un número. Porque no se crean que solo existe esta, no, no, no… que hay unas cuantas. Y tampoco me refiero a todas esas bebidas que llevan una numeración asociada al nombre de un rey, como podría ser el Carlos I (de Bodegas Osborne), sino a algunas que, como esta bebida, el Brandy 103, se piden con el número: “ponme un 103”, y el camarero sabe lo que pides.

Y de eso trata este artículo.

Empecemos por saber qué es el Brandy. Básicamente es un aguardiente con una graduación de entre 36-40 grados obtenido por destilación a partir de alcohol de vino y criado en barricas de roble. El origen de la palabra “Brandy” es holandés y al parecer proviene de la palabra “brandewinj” o vino quemado, que es como denominó un químico flamenco el proceso antes descrito. Era el siglo XVI y este holandés se encontraba en Cognac, población francesa de la región de Charente (cuyos vinos son flojos en alcohol y muy ácidos, poco aptos para la mesa), famosa hoy por la producción de este tipo de licor, el cognac, cuando a causa de la excesiva cosecha vinícola, se le ocurrió reducir el vino de volumen (para rebajar costes) calentándolo. Este brandewinj se quedó en Brandy con la pronunciación inglesa, pero entre los entendidos, el aguardiente de vino con una graduación no superior a los 70º, sigue llamándose “holandas”. Cuando este proceso llega a las bodegas jerezanas, un mejor tratamiento, más mimo y una crianza exquisita en barriles de roble americano envinado, dio origen al Brandy español. Los de Jerez son los vinos destilados españoles más conocidos internacionalmente, seguidos por los producidos en Tomelloso. Y así, volvemos a retomar la historia del jerezano Brandy 103.

La botella de Brandy 103 lleva ese nombre por los días que la expedición de circunvalación del mundo de Juan Sebastián el Cano y Hernando de Magallanes (oficializada por cierto en Valladolid el 22 de marzo de 1518 tras ser aprobada por Carlos I) permaneció en alta mar sin pisar tierra firme. Según los diarios de a bordo, esos 103 días sucedieron desde el 21 de noviembre, tras salir del recién descubierto Estrecho que acabó por ser nombrado como de Magallanes (fue el día 1 de noviembre, por lo que se llamó en un principio “Todos los Santos”), hasta su llegada a las islas Molucas, concretamente a la isla de Guaján (hoy de las Marianas) que ellos llamaron “Isla de los Ladrones”, el 6 de marzo de 1521. En total 103 días de terrible travesía, con una tripulación diezmada por el hambre y las enfermedades y que fue así descrita por Antonio de Pigafetta, cronista de la expedición:

“La galleta que comíamos ya no era más pan sino un polvo lleno de gusanos que habían devorado toda su sustancia. Además, tenía un olor fétido insoportable porque estaba impregnada de orina de ratas. El agua que bebíamos era pútrida y hedionda. Por no morir de hambre, nos hemos visto obligados a comer los trozos de piel de vaca que cubrían el mástil mayor a fin de que las cuerdas no se estropeen contra la madera… Muy a menudo, estábamos reducidos a alimentarnos de aserrín; y las ratas, tan repugnantes para el hombre, se habían vuelto un alimento tan buscado, que se pagaba hasta medio ducado por cada una de ellas… Y no era todo. Nuestra más grande desgracia llegó cuando nos vimos atacados por una especie de enfermedad que nos inflaba las mandíbulas hasta que nuestros dientes quedaban escondidos….”

Es por eso que, además del nombre, la botella luce en su etiqueta las naves de la travesía como puede verse en la imagen anterior. Imagino que un buen brandy les hubiese venido muy bien durante aquella terrible experiencia, pero las razones por las que Manuel Fernández de Bobadilla (que había sido Cónsul en Nicaragua y en El Salvador) terminó por utilizar este número y este momento concreto de la gesta para dar nombre a su licor, son desconocidas. Así al menos me lo han hecho saber muy amablemente desde las Bodegas Osborne, concretamente Norma Veiga Benítez, responsable del  Departamento de Imagen y Comunicación Corporativa. Son muchos los años que hace que la marca dejó de pertenecer a las Bodegas Bobadilla y tal vez esta sea una de las muchas historias que se hayan perdido entre las asépticas líneas de los envarados acuerdos comerciales.

21669338_5508882

Otro licor con una marcada numerología en su denominación es el Brandy 501, de las Bodegas 501 del Puerto, S.A., una empresa que aún persiste en Cádiz desde su fundación en 1783, llegando a obtener en 1875, el título de Proveedores de la Casa Real, en virtud de una merced del rey Alfonso XII, quien visitaría 501_alfonsoxii_puertosantamarialas bodegas en dos ocasiones. Aunque cierto es que también ha sufrido diversos avatares comerciales. Por ejemplo, gracias a su
vinculación con las familias jerezanas de licores, se convierte en Carlos y Javier de Terry, S.L., nombre que aún sigue vigente y con el que está presente en más de 15 países: Alemania, Italia, Filipinas, Nigeria, Guinea Ecuatorial y desde 1993 Estonia y Eslovaquia. El Brandy de Jerez 501 es uno de los más consumidos en España, junto  a los conocidos: Veterano (de Bodegas Osborne), Soberano (de Bodegas González Byass, que por cierto tiene también un brandy con número: Byass 96) y Centenario (Bodegas Terry).

14721562_10155369861587586_3649871046952575075_n

En septiembre del 2009 firma un acuerdo con Osborne, S.A. en virtud del cual, esta bodega emblemática de El Puerto de Santa María, elaboraría el Brandy 501 durante al menos los tres años siguientes para abastecer el mercado nacional. Y ello sin sacrificar ni un ápice de su calidad, utilizando el mismo sistema de envejecimiento, denominado “criaderas y soleras”, en el que se utilizan “botas de roble americano envinadas con vino de Jerez de forma pausada”. Pero ¿por qué lleva el nombre de 501 uno de sus más afamados brandys? Pues tampoco se sabe. Puede que este caso sea incluso el punto1900 kilométrico donde se ubicaba la bodega primitiva, pero también es algo que se ha perdido en las brumas del tiempo.

Las Bodegas Terry tienen otro brandy “numerario”: Brandy 1900, “el de la malla dorada”, un nombre que es muy probable que haga referencia al año de instalación de la solera, algo muy frecuente en los primeros años del siglo XX como estamos viendo.

torres-10

Otros brandys con nombre “numérico” son los de las Bodegas Torres de Vilafranca del Penedès, la más joven de las bodegas españolas productoras de brandy: Torres 5, Torres 10, Torres 15 y Torres 20 Hors D’Age. Los números no significan exactamente los años de envejecimiento, pero sí suponen una orientación ordenada. Esta empresa fundada en 1870 por el empresario Jaime Torres Vendrell, también contó con la visita a sus bodegas de un rey de España, Alfonso XIII, lo que me hace pensar en que esta línea monárquica tiene que ser verdaderamente “experta” en brandys y espiritosos. Tras la Guerra Civil y la reconstrucción de su bodega que resultó dañada en un bombardeo en 1939, la marca vuelve a su producción exitosa con la elaboración de los espiritosos Torres que le hicieran famoso desde 1929, cuando Juan Torres Casals elabora el brandy marca de la casa a partir de una selección de vinos blancos escogidos. Con el nacimiento del Torres 10 en el año 1946, le sigue una fulgurante expansión (con plantaciones en Chile y California, EEUU) que le lleva a un reconocimiento mundial en 1997 cuando el brandy Torres 20 Hors d’Age es elegido el Mejor Brandy del Mundo.

stockbrandy

En Italia, concretamente en Trieste, tienen otro brandy “numérico”, el Stock 84, cuyo nombre hace referencia al año de su creación, 1884. Es un brandy suave y liso, muy conocido en Italia.

brandy_de_jerez-osbourne_carlos_i_imperial_bottleAntes de abandonar del todo los brandys o espiritosos, me gustaría volver un momento al primero mencionado, Carlos I, de Bodegas Osborne (Jerez). Tiene su origen en 1889 cuando un maestro bodeguero encuentra unas barricas de roble con un brandy de exquisito aroma y sabor, un sabor en el que el bodeguero “percibió el destino de un gran conquistador” y recordó al gran monarca europeo (Carlos I de España fue también Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico). El Brandy Carlos III, también de esta bodega, se constituyó en 1904 y un año después la solera de otro brandy “real”, Felipe II. Como vemos, sigue existiendo la especial vinculación entre monarquía y brandys.

Como somos simples mortales, tal vez conozcamos mejorbrandy-larios-1866-70-cl alguna marca más habitual de nuestros bares y restaurantes, como por ejemplo el Brandy Gran Reserva 1866. Si, si, que sí que lo conocen. Antes se llamaba Larios 1866, de las Bodegas Larios de Málaga (originalmente las Bodegas de Charles Lamothe y Pedro Jiménez, marqués de Larios creadores de la marca Larios en 1866), pero al ser adquirida la bodega por el grupo Fortune Brands (Beam Inc., de EEUU), pasó a ser conocido solamente por su número, “1866”. El producto más conocido de esta empresa, la Ginebra Larios debe su nombre al tercer marqués de la casa Larios, José Aurelio Larios, quien la elaboró a partir de 1933. Pero, pese a esta vinculación familiar y ind_img_digest_1923_03aristocrática, todo el entramado empresarial de Larios pertenece desde el año 2014 a una empresa¡¡¡japonesa!! la compañía asiática de bebidas alcohólicas Suntory, un emporio fundado en 1899 por el empresario japonés Shinjiro Torii (1879-1962), y hoy uno de los holdings comerciales asiáticos más grande del mundo. Suntory es la legendaria empresa creadora de un whisky genuinamente japonés, Suntory Whisky, lanzado al mercado en 1923 (y en 1963 crea la cerveza Suntory, más popular todavía).

Pero sin duda, la bebida con número más conocida es el Licor 43. Al menos a todo aquel a quien he preguntado por “bebidas con un número en su nombre” es la primera que me ha mencionado.

12022536_10153101929336497_4384739188347849839_o

El Licor 43 es una bebida espiritosa (pero no un brandy ni coñac) elaborada en la Bodega Diego Zamora, S.A. de Cartagena, sucesora de Diego Zamora Conesa y Cía S.R.C. que la creara en 1946. Dice la leyenda que está hecha a partir de una combinación de 43 cítricos y frutas distintas, aderezadas con especias y huevo. Sin embargo otra leyenda sitúa su origen en los 43 intentos que tuvo que hacer un químico para eliminar un feo poso que quedaba al elaborar una bebida espiritosa fallida. Y también dicen que es simplemente el código de fabricación, o el 43% de volumen de alcohol etílico que contiene. La realidad es que el Licor 43 es el resultado de recrear un licor elaborado en la antigua Carthago Nova romana, el licor Mirabilis, en cuya elaboración se empleaban 43 ingredientes distintos. Pero sea como fuere, hoy es una de las bebidas más conocidas, tanto por su característico color dorado, como por su especial y dulce sabor. En Cartagena es muy común consumirlo con café o en carajillo. Actualmente, se comercializa en más de 70 países, principalmente en Europa del Norte, Estados Unidos, Puerto Rico y América Central.

Hay más bebidas alcohólicas con un número en su nombre. Por ejemplo un bourbon, el Four Roses, cuya historia es tan o más apasionante como la de los brandys anteriores.

1280px-four_roses_facilies1

El Bourbon es una bebida destilada de la familia de los whiskys, pero más aromática y con un sabor característico, más acaramelado. Su origen es claramente norteamericano (el Congreso de los EEUU aprobó en 1964 una resolución por la que declaraba el bourbon hqdefaultcomo “America’s Native Spirit”, un ‘producto distintivo de los Estados Unidos’), pero hay mucha controversia sobre su “inventor”. Por lo visto se elabora casi desde la llegada de los primeros colonos a Pensilvania, y cada Estado, Condado, o población cuenta con su “propio” inventor del bourbon. No obstante, se dice que pudo ser un ministro baptista, Elijah Craig, de Kentucky, el que diera a Norteamérica una de sus señas de identidad. Tanto es así, que el 2 de agosto del 2007 el Senado de los Estados Unidos aprobó una resolución por la que este estado, Kentucky, es nombrado “señalado contribuidor” a la cultura estadounidense, al tiempo que declaró oficialmente el mes de septiembre como el “National Bourbon Heritage Month” (Mes del patrimonio nacional del bourbon).

four_rose_bourbon

En cuanto al Four Roses, pues tampoco está claro. Al parecer la bodega productora del bourbon fue fundada por Rufus Mathewson Rose, y el nombre haría referencia a él mismo, su hermano Orígenes, y sus dos hijos. Pero hay más versiones. Los propietarios actuales hablan de un tal Paul Jones, Jr. como el fundador de la marca, quien habría producido el licor desde 1860 en Louisville, Kentucky, y registrado el nombre en 1888. En 1922, la Paul Jones Company compró el Frankfort Distilling Company, que a su vez fue comprada por la empresa Seagram en 1943. A partir de ahí, el Four Roses se convirtió en el Bourbon más vendido en los EEUU.

La leyenda del nombre que proporciona su web actual es mucho más romántica. Según cuentan, Paul Jones, Jr. estaba perdidamente enamorado de una dama sureña a la que envió una carta de amor. La joven Belle le respondió con una promesa: en el gran baile que se preparaba en la ciudad, luciría un ramillete de rosas en su vestido si su respuesta resultaba afirmativa.  El joven Paul esperó ansioso el gran día del baile y cuando vio a su amada, esta lucía Cuatro Rosas Rojas en su vestido como señal de aceptación de su proposición de amor.

Lo que no resulta nada “romántico” es que la empresa propietaria del Bourbon Four Roses desde el año 2002 es la Kirin Brewery Company¡¡de Japón!!  ¡Toma “America’s Native Spirit”! Para que luego digan de la “marca España”. Como se puede apreciar, en todas partes existen anacronismos patrióticos inexplicables.

macallan-1926-75000

No dejamos los whiskys para hablar de algunos de los más caros del mundo (en esta web se pueden ver más), aunque el número que lucen en su etiqueta no se corresponda, precisamente, con el precio. Por ejemplo, el Macallan 1926 Fine&Rare, es la botella más cara jamás subastada de un whisky. Fue comprada en el 2005 por un surcoreano por ¡¡75.000 dólares!!. Las bodegas Macallan se crean en Escocia en 1824 y desde entonces siguen en el mismo sitio, en Easter Elchies (Craigellachie), fabricando su exclusivo whisky con la variedad de avena Minstrel y con un cuidado proceso que incluye barricas curadas ¡¡con jerez!!… curioso.   Las series Macallan suelen llevar el número de años de envejecimiento (por ejemplo el Sherry Gama Oak de 12, 18, 25 o 30 años, o el Macallan 64, el más antiguo de todos los producidos por esta bodega, que data del año 1942) o el año de la solera (por ejemplo el whisky de la serie 1824). El Macallan 1926 pertenece a la colección Fine&Rare, la más exclusiva de la bodega escocesa (por lo que solamente se elaboran unas pocas botellas al año), cuya primera edición se realizó, precisamente, en ese año.

t1larg-whisky-afp-gi

Por su parte, del Dalmore 62, Single Highland Malt Scotch, sólo se embotellaron 12 unidades y en el año 2005 una sola de ellas alcanzó en subasta el precio de 58.000 dólares. Al parecer su comprador se dio el gustazo de bebérsela entera junto con cinco amigos. Eso son amigos y lo demás son tonterías ¿no?  No fue la única. En el año 2010 las Dalmore Trinitas (solo se hicieron tres botellas) se vendieron por 100.000 (las dos primeras) y 120.000 libras (la última, en 2011). Y en el 2013, además de los 250.000 dólares pagados por la botella de la imagen, una colección de 12 botellas The Dalmore Collection Paterson (en homenaje a su maestro destilador Richard Paterson) salió a la venta en Harrods por la cifra de 987.500 £.

La Dalmore es una bodega escocesa, de Alness (Highland), fundada en 1839 por Alexander Matheson (1805-1886), conocido miembro de la familia escocesa cuyos antepasados hicieran fortuna con el comercio del opio con el Lejano Oriente, especialmente en el Cantón y Hong Kong. Los negocios familiares abarcaron compras de tierras en Escocia (por ejemplo a la orilla del Lago Ness y los restos del castillo de Eilean Donan en 1850, vendidas después), la alta política y la puesta en marcha del ferrocarril. Después de casi treinta años, en 1867, Matheson traspasó la bodega a Andrew y Charles Mackenzie, descendientes del clan Mackenzie, dueños legendarios de esas tierras, y cuyo emblema era la cabeza de ciervo Caberfeidh de 12 puntas (con el lema “Yo brillo, no quemo”), que ha adornado las botellas Dalmore desde entonces.

054a2675789cab633bab137c0fba9f20

Sin embargo la historia puede dar muchas vueltas y actualmente, ¡pásmense!, es propiedad de ¡¡una compañía filipina!!, Whyte y Mackay Ltd., del multimillonario filipino de origen chino, Andrew Lim Tan (n.1952), incluido en la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo. Tan, es el dueño de la Alianza Global Group Inc. (AGI), grupo de empresas financieras y de bienes raíces, que abarca, además de la mencionada Dalmore, la destilería del Brandy Emperador (aliado con González Byass) y la franquicia del MacDonald. El año pasado fue conocido en España por sus ofertas de compras inmobiliarias en nuestro país.

El Dalmore también madura en barricas de roble blanco americano de bourbon de Kentucky y en barricas de jerez de González Byass. La destilación se acompaña de sabores de vainilla, especias, miel y frutas tropicales (para las barricas americanas) y de almendra picada, canela, jengibre y cítricos (para las jerezanas). Sus variedades se nombran por la edad de su maduración (Dalmore 12, 15, 18, 25, o los “Legendarios” Vintage 1979, Matusalem 1981 y Amoroso 1981). El Dalmore 64 pertenece a The Constellation Collection.

x4_3_4ddcf907b99d5

Otro whisky escocés con varias botellas nombradas con números, es, el Bruichladdich, un producto fabricado desde 1881 por los hermanos Harvey (William, John y Robert), cuya familia había poseído antes dos destilerías en Glasgow desde 1770. En 1936 muere el último de los hermanos y la empresa pasa por varias manos hasta que muy recientemente, en julio de 2012, se anunció que Rémy Cointreau adquiere la Bruichladdich por un importe de 58 millones de libras.

La destilería está situada a la orilla del lago Indaal, en una zona llamada “los Rinns”, en la parte más occidental de la isla de Islay, en las Hebridas. El Bruichladdich hace referencia a esta costa, un término que podría traducirse como “costa rocosa de sotavento”.

1280px-distilleryreflection

Es una bebida muy cinematográfica. En la película “Morning Glory” (2010) de Roger Michell, el personaje que interpreta Harrison Ford, Mike Pomeroy, es un consumado bebedor de Bruichladdich, mientras que Roman Polanski en “Carnage” (2011), casi hace de una botella de Bruichladdich 18, uno de los protagonistas del filme. Aquí se pueden ver varias imágenes de la película.

carnage-4

Es un whisky de producción muy cuidada y destilado de forma cuádruple en barrica de roble. Hay variedades nombradas con el año y otras muy curiosas que no llevan el número de grados ni la edad de envejecimiento, no, no, no… llevan el “código de ADN”: Bruichladdich DNA-1: La 36; Bruichladdich DNA-2: 1997; Bruichladdich DNA-3: 1985; y el más curioso, el Bruichladdich x4+3: “Usquebaugh-baul” elaborado en honor a un intrépido viajero que llegó a las Hébridas en 1695, conocido como Martin Martin, que elaboró una bebida, Usquebaugh-baul, que podría traducirse del gaélico como un Whisky Perilous, o  “whisky peligroso”. Los nativos crearon una leyenda en torno suyo: “El primer sorbo afecta a todos los miembros del cuerpo; dos cucharadas de licor es una dosis suficiente; y si alguno sobrepasa los tres sorbos, se le detendría el aliento, y pondría en peligro su vida.”   No en vano, el licorcito de marras tiene ¡¡92 grados!!

o

La siguiente propuesta, el Absolut 100, no es un whisky, es un vodka, sueco para más señas, creado por Lars Olsson Smith en 1879, en un pueblecito llamado Åhus, en la comarca sueca de Escania. Él inventó el proceso de destilación, de forma continua, al que llamó “de rectificación” y es el mismo método que se utiliza en la actualidad. Está elaborado con aguardiente de trigo y sin azúcares añadidos. Con una graduación del 40% de alcohol, es una de las bebidas blancas más vendidas en el mundo (detrás del Bacardí y el Smirnoff), sobre todo en los EEUU, donde el 20% del vodka importado es de Absolut.

1e8f7f32ab4a7641c6be94dd820ec65dUno de los aciertos de la marca es la simplicidad de su diseño. Desde que empezó a venderse en el siglo XIX, en la agencia Carlsson and Broman se encargaron de elaborar una botella transparente, sin etiqueta, con letras grabadas en el cristal y con apariencia de “jarabe medicinal”. Y fue todo un éxito. Tanto, que hasta Andy Warhol quedó prendado de su diseño y en 1985 pidió permiso para pintar la botella. Nació así Absolut Art (una galería de arte publicitario global), donde centenares de artistas realizan anuncios y recrean la botella más famosa del mundo del vodka y casi de todos los alcoholes de alta graduación.

original

De todas sus variedades, la Absolut 100 es prácticamente la única con número en su nombre. Hay alguna otra, creaciones limitadas exclusivas de artistas, como por ejemplo Absolut 72 BIAN Transform, diseñada por el artista chino Gao Yu o los Absolut BLANK: BLANK #1, edición limitada del artista alemán Mario Wagner; BLANK #2 diseñada por Dave Kinsey; o el BLANK #3, una edición exclusiva de Israel diseñado por el artista Nir Peled, conmemorando los bulevares de Tel Aviv. Todas las demás botellas de Absolut Vodka tienen nombres propios, algunas de regiones o países (un anuncio mostró a California como parte de México en un supuesto “mundo Absolut” causando una gran polémica por lo que tuvo que ser retirado) con ediciones limitadas (ninguna de España por cierto), como Canadá, Brasil, Rusia, Polonia, México, Turquía, India, Argentina… todas con unos diseños maravillosos hechos por artistas de cada país. La de Inglaterra, Absolut LONDON, fue diseñada en el 2012 por Jamie Hewlett, el co-creador de la banda virtual Gorillaz.

liq_per1

Vamos ahora con una bebida anisada, el Pernod francés. Esta marca cuenta con dos bebidas “numerarias”, el Pernod 45 (por los grados que contiene) y el Pastis 51 (por el año de su fundación). Pernod fue una marca creada en 1805 por Henri-Louis Pernod en su fábrica cercana a la frontera suiza. El Pernod es una bebida obtenida por destilación a partir del anís estrellado al que se le añade habitualmente menta o cilantro. Por el contrario, el Pastís se obtiene por maceración, aunque igualmente del anís estrellado (la fábrica lo importa de China o Vietnam), al que se le añade plantas aromáticas provenzales, regaliz de bosque de Oriente y nuez de cola.

51_small_1La historia de estas bebidas espiritosas anisadas está ligada a la propia historia francesa. En 1915 se prohíbe en el país galo vender y consumir bebidas anisadas (vaya usté a saber por qué), medida que se suspendió en 1922. A partir de este año se empiezan a elaborar varias marcas anisadas sin ninguna restricción, pero en 1938 se limita su graducación, siendo la máxima permitida los 45º. Es entonces cuando la empresa Pernod elabora su bebida más conocida, el Pernod 45, haciendo referencia, como decía antes, a la graduación permitida.

Pero el gobierno de Vichy surgido tras la ocupación alemana de Francia, vuelve a prohibir el consumo y venta de estas bebidas, esta vez no por ser anisadas, sino porque se prohibieron todas aquellas que contengan una graduación alcohólica superior a 16º. La norma fue suspendida en 1951 y entonces la empresa elabora el Pernod 51, nombre que cambió a Pastis 51 en el año 1954 para no originar confusión. Hoy, cuando la empresa es Pernor-Ricard  tras su fusión en 1975, el Pastis 51 es el segundo espirituoso más vendido en Francia (se hizo popular la frase  publicitaria, “Feliz como un 51 en el agua”),  y junto al Pernord, dos de las 100 marcas más vendidas en el mundo. El Pernord con zumo de arándanos es una bebida muy popular en los EEUU, y el Pastis es uno de los ingredientes más utilizados en los cocteles: 51 Piscine, Tomate, Cooler, Morisco, 51 Brasileño, 6 Naciones, Papagayo…

cachaca-51-3er

Pero existe otro “51”, el licor Pirassunga 51, con Cachaça, ingrediente básico para el famoso Caipiriña. La Cachaça es un subproducto anterior a la cristalización del azúcar que se emplea para elaborar un tipo de ron producto de la destilación del jugo de la caña de azúcar fermentado. El Pirassunga 51 posee una concentración de alcohol que oscila entre el 38% y el 51%, de ahí su nombre, y puede contener hasta 6 gramos de azúcar por litro. Es el más famoso cachaça de todo Brasil, abarcando el 30% del mercado en este país y uno de los más vendidos del mundo. Casi un icono brasileño como el fútbol y los carnavales.

10289827_10204847725530242_6950267467888632069_n

Otro ron con número en su nombre es el filipino Tanduay T5, procedente de una destilería en Hagonoy (Inchausti Y Cia., de 1854, fundada por José Joaquín Ynchausti y Joaquín Elizalde), comprada en 1988 por la familia Lucio Tan, que no ha dejado de crecer desde entonces, siendo uno de los más vendidos, y también uno de los más baratos.

1024px-stroh-rum

Una marca de ron austríaca, el Stroh Rum, es uno de los de más alta graduación alcohólica. Se comercializa precisamente con el número de esos grados: Stroh 40, Stroh 60 y Stroh 80 (una de las mayores del mundo). La marca nace en el año 1832 como “Stroh Inländer-Rum”,  de la mano del empresario austríaco Sebastian Stroh, quien construye las bodegas en Klagenfurt. Posteriormente sería conocida como “Stroh Original 80”, y actualmente, siguiendo la misma tónica que estamos viendo en el resto de marcas, pertenece a la empresa “Stock Austria”, con sede en Viena, pero que a su vez, es una más del gran emporio empresarial alemán, Eckes AG.

augustbreakdrink

Por último, el Ron Bacardi 151de 75º grados y anunciado como “Inflamable”, fue creado por Facundo Bacardí (1814-1886) en 1862 en una vieja destilería que adquirió en Santiago de Cuba. Nacido en Sitges (Barcelona) Facundo hizo fortuna con este negocio cubano. Su esposa, Amalia Moreau, encontró en un alero de la vieja bodega una colonia de murciélagos y ella insistió en que este animal pasase a ser el símbolo de la marca. El Ron 151 recibe este nombre por la prueba de alcohol que contiene, que equivale a 75% de alcohol por volumen. Otras variedades con número son el Bacardi 101 o el Bacardi 8, un  ron muchas veces premiado, la última en el año 2011 con una Medalla de Oro a la excelencia.

Se da la circunstancia de que dos de los hijos de Facundo apoyaron la insurrección independentista de Cuba de 1868 y uno de ellos, Emilio Bacardí Moreau (1844-1922), nacido en Santiago de Cuba, es considerado uno de los padres de la patria cubana. Llegó a contactar con José Martí en 1892 en Nueva York, luchó por la Independencia de Cuba y posteriormente, en 1906, fue el primer alcalde post-colonial de Santiago y senador de la República. Hoy, la fábrica ya no está en Cuba sino en Puerto Rico, siendo la destilería de ron más grande del mundo, y la sede internacional de la empresa está en Bermudas. Es dueña también de la italiana Martini&Rossi.

20130912-blog-brandy-de-jerez

Y con este emblemático ron tan conocido en España voy a despedir el recorrido “numérico” que he realizado por algunas de las más conocidas, o no tanto, bebidas alcohólicas y espiritosas. Hay muchas más. No olvidemos que el mundo de la cerveza (Kronenbourg 1664, San Miguel 1516…) es cada vez más grande y se están multiplicando los nombres tanto como las variedades que estamos conociendo cada día (pero no me maten con una “0/0 isotónica”, ¡por favor!). Igualmente, el vino, el líquido al que los humanos debemos ser “el único animal que bebe sin sed”, según el sabio PLINIO, tiene tantísimas marcas, modelos, variedades y formulas, que es prácticamente imposible hacer un somero recuento de algunas botellas con un número en el nombre. Ambos líquidos, además, la cerveza y el vino, casi que rivalizan en antigüedad y en historia, y tal vez esa sea una fórmula que explore algún día.

sin-titulo

Para terminar, no quiero dejar de mencionar algunas otras bebidas muy conocidas que aún hoy seguimos pidiendo con un número. Por ejemplo el famoso “Seven Up” (SIETE arriba, en español), la bebida refrescante de la compañía Coca-Cola, nacida en 1929 y que en un principio se anunció como remedio para la embriagues por su contenido en citrato de litio (retirado en 1950); o haciendo una cabriola nominativa, el conocidísimo “Trina”,el primer refresco de frutas sin burbujas en el mercado español, nacido en 1933 en Valencia, de la mano del Dr. Trigo, con el nombre de TriNaranjus porque contenía el zumo de TRES tipos de naranjas diferentes (Naranja Valencia, Salustiana y Cadenera). Por cierto, hoy también propiedad de Suntory Group.

sin-titulo

Pero últimamente han salido algunas novedades en ese tipo de bebidas que he mencionado antes, las bebidas isotónicas y energizantes, como por ejemplo la “V220”, aunque en España, estoy por apostar, que será más conocida la bebida para deportistas que ha creado el famoso jugador del Barça, Gerard Piqué: “426 Millas”. ¿Saben por qué lleva ese número en el nombre? Pues la respuesta es la mar de curiosa: es la distancia récord que un grupo de científicos registró que había sido recorrida por un oso polar que estuvo nadando durante nueve días seguidos a causa del deshielo en el Mar de Beaufort, en el Ártico. En cierto modo, una travesía tan terrible para ese animal, como la que sufrieron durante 103 dias los marinos de la expedición de El Cano de la que hablaba en el inicio de este artículo.

Llegados a este punto final solo me cabe decir dos cosas. Una, que me gustado y he aprendido mucho escribiendo este artículo, y dos, que pese a lo que pueda parecer, solo por leerlo no hace falta superar un test de alcoholemia.

AlmaLeonor

Fuentes: todas las indicadas en los enlaces (incluidas las de algunas fotografías). Una advertencia: para entrar en todas las webs de los productos aquí mencionados, hace falta indicar la edad de quien las consulta.

 

 

 

 

 

LA HORA DE LA CREACIÓN

LA HORA DE LA CREACIÓN

stefan-georgiev_paintings_artodyssey-10Imagen: Stefan Georgiev

“En el principio Dios creó el cielo y la tierra, el centro y la circunferencia, se han creado todos juntos, en el mismo instante, y las nubes los llenó de agua. Este principio de los tiempos, de acuerdo con nuestra cronología, ocurrió al principio de la noche anterior al domingo 23 de octubre del año 710 del calendario según Scaliger. Esto es, a las seis de la tarde del sábado 22 de octubre del año 4004 antes de la Era Cristiana. Este trabajo se llevó a cabo y el hombre fue creado por la Trinidad el 23 de octubre sobre la tercera hora del día, es decir, a las nueve en punto de la mañana. Dios creó la luz justo a la mitad del primer día.”

 

Adaptación del cálculo de la Creación realizado por el Rector de la Universidad de Cambridge, John Lightfoot (1602-1675) y por el arzobispo de Armagh y Rector del Trinity College de Dublín, James Ussher (1581-1656), según plasmó en su obra: Annales veteris testamenti, a prima mundi origine deducti (‘Anales del «Antiguo testamento», que deducen los orígenes primeros del mundo’).

Esta entrada ha sido publicada en HELICON el sábado 22 de octubre de 2016 a las 18:00 horas. Justo 6020 años después de la creación del mundo.

EXCURSIÓN NAVARRA

EXCURSIÓN NAVARRA

Tenemos suerte. No se puede calificar de otra forma el que acabásemos visitando Olite, Ujué y Pitillas, en lugar de hacer un tranquilo recorrido campestre para pasar el día. Empezamos con una parada en Contrebia Leukade (sitio arqueológico muy interesante del que hablaré otro día), entre Aguilar y Cervera del Rio Alhama en la Rioja Baja, y donde Miki estaba en plena forma y con ganas exploradoras. Pensábamos, en un principio, llegar hasta Igea y Cornago para ver el árbol fósil que allí se conserva y recorrer ambos pueblos, pero al poner gasoil, el muchacho de la estación de servicio nos recomendó Olite. “Es un pueblo muy guapo y un lugar tranquilo para pasar la tarde. Yo voy a menudo”, nos dijo.  Yo ya lo conocía de una excursión anterior, pero mi marido no, así que hasta allí nos fuimos. Por la carretera encontramos un par de letreros que indicaban la proximidad de la Laguna de Pitillas con un “observatorio de aves”. Toda una suerte de nuevo. Una indicación así resulta irresistible para personas tan aficionadas a los pájaros como nosotros. Además, mi marido, el auténtico especialista, había escuchado pasar grullas y pensó que quizá veríamos alguna si nos acercábamos allí al atardecer. Sería uno de nuestros destinos del día. Para completar la jornada, sugerí visitar el Monasterio de la Oliva, un sitio en que ya estuve en una ocasión y al que me apetecía volver. Además, en el mapa de carreteras se señalaba la ruta como de especial encanto. Pero volvimos a tener suerte de nuevo, y en Olite, la simpática muchacha de la Oficina de Turismo nos recomendó visitar Ujué, “un pueblo medieval con mucho encanto, que siempre recomendamos visitar”, explicó. Fue la tercera suerte del día. Empezamos.

Como decía, esta excursión la empezamos en La Rioja baja, así que desde Cintruenigo hay que tomar la N-113 hasta Castejón y allí enlazar con la N-121 que nos deja en Olite. No tiene pérdida, pero no tomamos la autopista AP-15. Primero, porque nos apetecía “carretear” por estos parajes que ladean las Bardenas Reales, y segundo, porque esa autopista es carísima. No teníamos prisa. Y fue una suerte, porque como decía, fue en la N-121 cuando vimos la indicación hacia el Observatorio de Aves de la Laguna de Pitillas. Ya llegaremos. Antes de esa indicación, sale hacia la derecha la carretera que lleva hasta el Monasterio de la Oliva, cerca de Carcastillo, al lado justo del río Aragón, cuyas orillas son las que tienen esa belleza de la que nuestro mapa de carreteras se hacía eco.

OLITE es una pequeña localidad de unos 3000 habitantes a menos de 50 km. de Pamplona. Lo primero que vimos al llegar fue una indicación de parada de Autocaravanas, ya casi es deformación “profesional” que el ojo se nos vaya a las señales. Decidimos seguirlas y aparcamos allí, junto a otras ACs enormes y a los pies de la Iglesia de San Pedro. Nos dirigimos de inmediato hasta la mismísima entrada del enorme y fantástico Castillo de Olite, y aunque no podíamos entrar a visitarlo (tendríamos que meter a Miki en un transportin que no teníamos y tampoco nos apetecía hacerlo porque lo que yo recuerdo es que es un edificio vacío a excepción del museo, y hay que pagar cerca de 5 euros por persona), le recorrimos por su perímetro tomando unas preciosas fotografías enmarcadas en un luminoso cielo empedrado de otoño.

1-img_2107

EL CASTILLO DE OLITE, o Palacio Real de los Reyes de Navarra en la localidad de Olite, es una monumental construcción a caballo entre palacio y fortificación militar, que data de los siglos XIII y XIV, en la plena Edad Media. La zona más antigua del Palacio es hoy el Parador Nacional de Olite, un enorme y plano edificio, ejemplo más importante del gótico civil de Navarra, situado en la Plaza de los Teobaldos, seguramente dedicada a Teobaldo I de Navarra, “el Trovador” y su rival, Teobaldo IV de Champaña, ambos esposos de Gertrudis de Dagsburgo (una conocida trovera medieval), y además, el primero era hijo de Teobaldo III de Champaña y padre, en su tercer matrimonio, de Teobaldo II de Navarra. Los Teobaldos… que haberlos había muchos por estas tierras.

El Parador lleva el nombre de Príncipe de Viana, que era el título de los herederos del Reino de Navarra y el único que ostentó durante su triste vida Carlos de Trastámara y Évreux, Principe de Viana, nieto de Carlos III y directo heredero del reino, pero que llegó a mantener una agria disputa con su padre (Juan II, que acabaría siendo rey de Aragón) por el reino de Navarra y posteriormente por Aragón y Cataluña y nunca consiguió ser coronado. Nacido en Peñafiel (Valladolid) y educado en Olite, fue desposeído del título por las intrigas de su padre y de su segunda esposa Juana Enríquez, madre del futuro Fernando el Católico, tras una sangrienta guerra civil. Murió de tuberculosis a los 40 años sin haber conseguido reino alguno. Su lema fue «Utrimque roditur», que se traduce como “Por todas partes me roen”. Tremendo.

La puerta que da acceso al Parador ha sido utilizado en alguna ocasión como escenario en películas de época, como por ejemplo para “Los Borgia” (2006, de Antonio Hernández), tal y como reza en un cartel de la misma plaza. Esa puerta se construyó en 1584, bajo el reinado de Felipe II, quien por lo visto se hospedó una noche en el Palacio Viejo, y está coronada con un blasón (muy deteriorado) con una dedicatoria al CATHOLICO REX DON PHELIPPE NUESTRO SEÑOR.

Las ventanas que dan a la plaza son obra de artistas franceses realizadas en 1414. El Parador de Turismo se construye en 1966 recuperando el Palacio Viejo (siglos XII-XIII) que se encontraba prácticamente en la ruina desde 1514 (cuando desaparece el Reino de Navarra) y sobre todo tras el incendio que sufrió durante la Guerra de la Independencia en 1813. Un incendio provocado por el general Espoz y Mina para evitar que las tropas francesas lo usasen como bastión.  Gustavo Adolfo Bécquer, testigo de esta desolación palaciega, escribió muy emotivamente sobre él: “Cuando el crepúsculo baña las ruinas en un tinte violado y misterioso, aún parece que la brisa de la tarde murmura una canción gimiendo entre los ángulos de la torre de los trovadores.”

Con Carlos III “el Noble” (1361-1425) y su esposa Leonor de Trastámara (1362-1415), a partir ya del siglo XV, este edificio pasa a ser una de las sedes de la Corte del Reino de Navarra, siendo ampliado y monumentalizado al modo gótico francés. Se convierte así en Palacio Real, aunque con una forma un tanto irregular, ya que se aprovechó la fortaleza militar anterior (y sus murallas romanas) y se incorporó la Iglesia de Santa María. El conjunto palaciego está formado por estancias reales, fosos, torres, murallas y jardines (contó con jardines colgantes a 20 m del suelo) que en tiempos del Príncipe de Viana, contó con cidras, naranjos, pomelos y con insólitas y poco conocidas plantas como jazmines de Alejandría. Todo ello con su sistema de riego. También hubo un zoo, con “fieras” temibles como leones, un lobo cerval, un camello, varios gamos, un avestruz, jabalíes, una jirafa, varios búfalos y hasta aves fabulosas, como papagayos, que se guardaban en una especie de “pajarera” que les permitía volar en semilibertad y de la que aún se pueden observar algunos restos en uno de los patios del castillo. Un rico edificio palaciego considerado en su tiempo como uno de los más bellos de Europa. Así lo contaba un viajero anónimo alemán en el siglo XV, en pleno esplendor de la corte navarra: “Estoy seguro que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso… no se podría decir ni aun se podría siquiera imaginar cuán magnífico y suntuoso es dicho palacio” (Museo Británico de Londres).

El Castillo-Palacio de Olite es el monumento más visitado de Navarra. Se puede recorrer la Torre Ochavada, con su estrecho mirador, la Torrre del Homenaje de casi 40 m de altura y desde donde se divisan vistas increíbles (hay que subir unos 133 escalones), un Pozo de Hielo con forma de huevo gigantesco y de unos 10 m de profundidad, una morera de casi 300 años de antigüedad declarada monumento natural de Navarra, y varias de sus galerías y salas, además del museo. El ruinoso edificio fue adquirido por la Diputación Foral de Navarra en 1913, declarado Monumento Nacional en 1925 y restaurado en 1937 bajo un proyecto de los hermanos Javier y Jose Yárnoz Larrosa.

En la Plaza de Carlos III, que cuenta con una pirámide al estilo de la del Louvre de París (la remodelación de la plaza fue una obra civil moderna del arquitecto navarro Patxi Mangado), se encuentra la entrada al castillo, además de la Torre del Chapitel (portal del primitivo recinto amurallado romano, que fue “ayuntamiento” durante la época medieval) y las Galerías Medievales (estaban cerradas en ese momento, pero son una de las cinco galerías o puentes sobre fosos, construidas en el siglo XIII, de unos 50 m de largo, y que suelen albergar exposiciones varias) que recorren buena parte del subsuelo hasta el Palacio. Su reconstrucción, para ser mostradas al público, data de entre 1986 y 87. Y al fondo, al otro lado de la calle, el Ayuntamiento, una casona señorial del año 1950, con el mismo aire renacentista que el resto de la plaza.

Antes de adentrarnos en sus preciosas calles visitamos la IGLESIA DE SANTA MARIA LA REAL, insertada en el conjunto monumental del Palacio, pero a la que se puede acceder independientemente desde su puerta principal situada en la Plaza de los Teobaldos. Actualmente está en restauración, así que no pudimos admirar su preciosa fachada, pero las fotografías instaladas en el frontispicio de la obra no dejan lugar a dudas de su majestuosidad. Lo que sí se puede ver bien es lo que queda del Atrio Exterior, un añadido del siglo XV, cuyos edificios superiores fueron derribados en el siglo XX (se puede ver cómo eran originalmente en la fotografía de una obra de 1835 del pintor Genaro Pérez de Villaamil).

Es una construcción del gótico navarro de gran belleza, de entre la segunda mitad del siglo XIII y el siglo XIV, cuando fue adornada con las influencias francesas que trajo consigo el rey Carlos III. Es un templo de nave única, que alberga un precioso y colorido retablo renacentista de 28 tablas pintadas al óleo (de 1528 y con influencias flamencas, obra del pintor aragonés Pedro de Aponte, conocido como el “maestro de Ágreda”), presidido por el Cristo de la Buena Muerte (gótico flamenco, de mediados del siglo XIV) y una talla gótica de la Virgen con el Niño (del siglo XIV). El órgano rococó es de 1785.

En la portada exterior, un gran rosetón de ocho arquivoltas (la vidriera de 1998, es obra del vitralista local Alberto Chueca), preside un tímpano de profusa ornamentación, con escenas de la virgen con el niño y otras de la vida de Jesús. La cornisa está decorada con hojas y ramas. Dos figuras orantes sobre la puerta y otras de apóstoles a ambos lados completan la decoración (que como digo no pudimos ver porque estaba cubierta con un andamiaje). Se puede ver el interior pagando 1,50 euros.

Las calles de Olite son otra de sus maravillas, pues aún pueden contemplarse casonas del siglo XVI, con elaborados escudos esculpidos en piedra en sus fachadas y preciosos aleros de madera de en muchas de ellas, donde también las puertas de arco de las entradas merecen una fotografía. Olite cuenta todavía con restos del amurallamiento romano, arcos góticos y hasta una judería.

Siguiendo la Rúa Mayor, desde la misma Plaza de Carlos III, vamos a dar de nuevo a la Iglesia de San Pedro, inicialmente románica (siglo XIII), pero ampliada en estilo barroco (hasta el siglo XVI), cuya entrada principal (la parte románica más antigua) se sitúa en la coqueta placita del Fosal y la parte sur con su torre acabada en un tejado en pico, llamada la Torre del Campanal, desciende hacia la parada de Autocaravanas, pero antes, ¡oh, sorpresa! unos baños públicos que quedan al lado de la misma. Esta área con diez plazas de aparcamiento es muy reciente, se abrió en abril de este mismo año y cuenta con servicio gratuito de llenado y vaciado de aguas (negras y grises) y un límite de estancia de 72 horas. Para más información sobre el estacionamiento de Autocaravanas de Navarra, mirar en esta web que nos proporcionaron en la Oficina de Turismo de Olite: www.actximeleta.com

La IGLESIA DE SAN PEDRO se encuentra en la plaza del Fosal en el amurallado medieval exterior de Olite. Es la iglesia más antigua de la localidad, aunque no alcanzó el rango de iglesia hasta el siglo XVI. El nombre de la plaza de el Fosal, donde está la igleisa, indica que aquí se encontraba el cementerio eclesiástico (en el siglo XIX dejaron de realizarse enterramientos en el casco urbano, como en toda España). El Retablo Mayor, de 1681, es obra de Juan de Eguilaz (de Tafalla, Navarra), dorado tres años más tarde por Juan Carrasco y está dedicado a San Pedro. Cuenta con pinturas del prolífico artista (nacido en Ejea de los Caballeros, Zaragoza, se afincó en Tudela, Navarra, desde donde realizó cerca de 300 obras) Vicente Berdusán y Osorio (1632-1697). Parece ser que a finales del siglo XIX, el Obispo de la diócesis de Pamplona tuvo que interceder para que Olite no se convirtiese en un territorio descontrolado ya que cada vecino elegía libremente si pertenecer a la parroquia de Santa María o a la de San Pedro. Desde 1882 se demarcan las calles que pertenecen a la primera y quedan para la segunda todas aquellas que “no han sido asignadas a Santa María”.

Los alrededores de Olite cuentan con sitios muy recomendables para la visita como Artajona, Tafalla, San Martín de Unx, el Monasterio de la Oliva, los pueblos próximos Marcilla y Funes, el Valle de Orba, la Laguna de Pitillas (que veríamos más tarde) y la misma Pamplona, pero nosotros nos decantamos por una recomendación muy viva de la Oficina de Turismo de Olite, la visita al pueblo de Ujué, donde se encuentra su famosa Iglesia-Fortaleza. Pero antes, hicimos un alto muy agradable en el merendero que hay a la entrada de Ujué para hacer acopio de fuerzas y gozar de una estupenda comida al aire libre.

UJUÉ es una pequeña población navarra situada en la Sierra de Ujué a una altitud de 815 m sobre el nivel del mar, una altura que no parece tan significativa pero que le permite obtener unas vistas espectaculares en derredor que, en ocasiones dependiendo del tiempo, llega hasta poder divisarse las estribaciones de los Pirineos. Por esa posición privilegiada, en época medieval debió ser un enclave defensivo de primer orden, por lo que su signo de identidad terminó por ser la Iglesia-Fortaleza de Santa María de Ujué. De hecho, esta población que se denominó Uxué hasta el siglo XIX, aparece mencionada en los siglos IX y X simplemente como Santa María, y es descrita como una fortaleza fronteriza de montaña.

Cuentan los Anales del Reino de Navarra del padre jesuita José Moret (1684-1704), que a mediados del siglo VIII esta zona era un simple monte erial, sin construcción alguna. Hasta allí llegaban los pastores de los alrededores con sus rebaños, y uno de ellos, un día sintió curiosidad por las entradas y salidas de una paloma en una cueva cercana. Al acercarse a ella, lejos de asustarse, la paloma comenzó a aletear como invitándolo a entrar en la cueva. El zagal entró y allí encontró la imagen de una virgen. Volvió el pastor alborozado a su pueblo que se encontraba a unos pocos kilómetros en el valle, junto a la ermita de la Blanca, y entusiasmados por el hallazgo providencial, todo el pueblo decidió ir a instalarse junto a la cueva de la virgen, donde alzaron una nueva iglesia. A ese nuevo lugar le llamaron Uxué, que en la lengua vasca hablada en estas tierras significa “paloma”, y a su virgen, Santa María la Blanca. Y así fue como una de las leyendas que circulan alrededor de este lugar sitúa el nacimiento de la villa.

Para conocer todo lo que de historia y leyendas encierra este bello pueblo de Ujué, el blog de Mikel Burgui es casi imprescindible.  Por este blog conocemos la leyenda narrada anteriormente, leyenda que fue recreada en el año de 1886, para celebrar el milenario de la aparición mariana, en un libro que publicó el párroco local, catedrático y canónico lectoral de Segovia, Eustaquio Jaso Gil (1853-1904). En este libro, además, se ensarta la leyenda de la aparición de la virgen y la fundación de Ujué, en la epopeya de la conquista de Navarra a los moros de la familia Banu Qasi. No hay ninguna evidencia de ello, pero el autor recrea en una poesía que encabeza el librito, hasta un rescate de la imagen de la virgen cuando los pérfidos moros quisieron llevársela a Calahorra:

-¡Navarros! Grita Gimeno,
con voz que ahoga su garganta
¡ A rescatar a la Virgen
o a morir todos!. ¡Al arma!
Y todos ardiendo en ira
fuego de sus ojos lanzan
que es su mas rico tesoro
Santa Maria la Blanca.
Sin detenerse un momento
todos se ponen en marcha
y a Calahorra se dirigen
Respirando odio y venganza.

21-img_2121

La IGLESIA DE SANTAMARÍA DE UJUÉ es un templo-fortaleza románico del siglo XI, con reformas góticas de los años 1370 y 1375 (ordenadas por Carlos II “el Malo”), que cuenta con una muralla defensiva. Fue Sancho Ramírez (1076- 1094), padre del futuro rey Pedro I Sánchez de Aragón, quien ordenó su construcción y dotó a la Villa de Fueros propios. Pero tras la Conquista de Navarra por parte de la Corona de Castilla, el Cardenal Cisneros dio orden de derribo de la fortaleza, orden que no se cumplió en parte quedando actualmente de la primitiva construcción sus dos torres almenadas (la Torre de los Cuatro Vientos y la Torre de los Picos) y la Casa Parroquial o palacio de Carlos II. En lo más alto se encuentra el “Castillazo”, la zona militar, en la que hoy puede contemplarse el patio de armas con un aljibe y los cimientos de un gran torreón que fue demolido.

Todo ello se puede recorrer. La parte románica (tres ábsides) ha sido objeto de una magnífica restauración que permite contemplar todos los “Pasos de Ronda” realizados por Carlos II por los muros exteriores, a través de una serie de pasillos cubiertos que rodean toda la iglesia y se abren con ventanales al Castillazo y llegan hasta la preciosa balconada de la Casa Parroquial (de cinco niveles) que permite llegar hasta la entrada principal, y desde la que se contempla unas vistas fabulosas de la ribera navarra. Todo ello cuenta con muchísimas figuras, canecillos, animales fabulosos, capiteles decorados, ménsulas, representaciones alegóricas y vegetales sobre la vendimia… la portada gótica, con  una curiosa Ultima Cena con un gallo, una estrella, los tres magos sonrientes y un cuarto personaje vestido de clérigo que es el rey Carlos II, es una de las más profusamente decoradas de toda Navarra.

Pero a mi me sorprendió una figura situada en la parte derecha del pórtico. Se trata de la figura de una monja, aunque en la Guia Explicativa que puede obtenerse de Internet dice que es un “hombre vestido con lo que parece ser un hábito y capirote”, que blandiendo una formidable espada, atraviesa el cuerpo de una especie de animal demoníaco, “un grifo, animal mitológico mezcla de león y águila”, dice la guía, y que relacionan con la lucha entre la virtud y el vicio. A mí me causó una honda impresión porque es una imagen sobrecogedora que rompe todo el esquema de figuras anteriores, con parras, uvas, monjes con libros, con instrumentos musicales…  En la Guía Explicativa que mencionaba antes se puede leer sobre los significados de todas las figuras.

En el interior, muy austero (se puede ver la luz del retablo con un euro en la máquina), se puede ver una reja gótica que guarda el retablo donde se encuentra la Virgen de Ujué, que al parecer, es del siglo XII o XIII y no puede ser por lo tanto la que encontrara el pastor, supuestamente, en el siglo VIII. En el siglo XIV se la forra de plata por orden de Carlos II “el Malo”, cuyo corazón se conserva en un relicario en el mismo retablo, tal y como ordenó el monarca en su Testamento en 1385 (murió justo al año siguiente) y donde dejó escrito además, que su cuerpo fuese enterrado en la Catedral de Pamplona y las vísceras en Roncesvalles… ¡Que caprichos!

El altar primitivo de 1607, obra de los escultores Juan de Berrueta y Juan de Alli, del ensamblador Juanes de Echenagusia (todos ellos navarros, de Sangüesa), y del pintor de Olite Juan de Frías y Salazar, fue pasto de las llamas un 15 de octubre de 1616 por un incendio del que la imagen de la virgen se salvó milagrosamente. Por eso, ese día ha sido festivo en Ujué hasta los años sesenta cuando se trasladó al 15 de mayo. Por cierto que en este año se cumplieron los 400 años de “La Preservación de la Imagen de la Virgen de Ujué“.

En el año de 1617, se instala un nuevo altar, esta vez de piedra, obra de Juan de Berrueta, un Calvario que hoy puede verse en los pasos de ronda.

La Iglesia-Fortaleza de Ujué fue declarada Monumento Nacional por Orden Ministerial de 26 de junio de 1936 y protegida por la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español. Nos marchamos de este lugar con pena por la magnífica tarde que hemos pasado callejeando por su entramado medieval. Intentamos dar la vuelta por la NA-5311 hacia Murillo el Fruto y Carcastillo, en lugar de volver sobre nuestros pasos por la NA-5310 (en ese intento vimos la Cruz del Saludo, del siglo XIV, en este cruce de carreteras a la entrada al pueblo), pero estaba impracticable, tanto, que hasta un cartel lo anunciaba y dimos la vuelta, no nos arriesgamos. Estaba realmente mal.

Nuestro destino ahora sería la LAGUNA DE PITILLAS:

La laguna de Pitillas es un humedal de origen endorreico (“sin desagüe”) situada entre las localidades navarras de Pitillas y Santacara, tiene una superficie de 216 Ha localizados en su mayoría en terrenos del término municipal de Pitillas. El acceso a la laguna se realiza por una pista situada a aproximadamente 2 km. del pueblo de Pitillas en la carretera que une esta localidad con Santacara.”

Así empieza explicándose la web de la Laguna de Pitillas, lo que es de agradecer dado que en el folleto que nos entregaron en Olite podemos empezar leyendo esta contradicción: “Visitas. La mejor época: cualquiera puede ser apropiada, pero si se desea ver aves, conviene ir en invierno“… hasta aquí bien, pero continua diciendo que “de marzo a junio se recomienda no bordear las lagunas para no molestar a las aves ni a sus polluelos”… vale, dice que se puede llamar para que te informen de paseos alternativos, pero remata con el horario de la apertura de los observatorios: “en verano (16 de julio a 15 de septiembre) abierto todos los días… resto del año, solo fines de semana y festivos”. Entiendo que es difícil combinar lo que es mejor para la naturaleza con los presupuestos públicos para dotar de personal que vigile los observatorios, pero vamos, es de agradecer que se empiece por acordar cuando es el mejor momento para visitar la laguna… y ya de paso que en todo caso, estén disponibles y aptos los observatorios o no, que se pueda disponer de unos baños abiertos… ahí lo dejo.

Pero aparte este problema logístico, y señalando que el pueblo de Pitillas es feo y no tiene absolutamente ningún interés y el acceso al Centro de Interpretación (y de paso al resto de observatorios de aves desde el pueblo), situado a unos pocos kilómetros, están muy escasamente indicados (en el folleto dice “de Pitillas a Santacara por la NA-5330, a unos 4 km girar a la izquierda por una pista”), la visita a la Laguna de Pitillas fue tan espectacular como habíamos previsto.

9-img_2160

Aunque no había demasiada variedad en la población de aves, sí que pudimos ver las ansiadas grullas descansando en una de las zonas más alejadas del humedal (no llevábamos cargada la batería de la cámara del telescopio… ¡lástima!). Además de ellas, vimos cisnes salvajes, porrones, miles de fochas y pato cuchara, entre otros. Todo un regalo para la vista.

La Laguna de Pitillas, conservada en su estado natural desde 1976, está incluida como Reserva Natural (RN 27) en la Red de Espacios Protegidos de Navarra (1987), catalogada como Zona de Especial Protección para las Aves (1991), incluida en la Lista de Humedales de Importancia Internacional del Convenio de Ramsar (1996), y se está trabajando para que entre a formar parte de la europea Red Natura 2000. Es el embalse natural más extenso de Navarra, y un lugar clave para las aves migratorias que utilizan la ruta pirenaica occidental (ánade real, silbón, pato curchara, porrón común, cerceta común…). También hay aves que nidifican allí entre marzo y junio (garza real, azulón, ánade friso, focha, aguiluchos laguneros…). Anfibios, reptiles, y mamíferos como comadrejas, tejones, ginetas, jabalíes o zorros, también son habituales visitantes de este humedal.

Existen 3 itinerarios marcados desde el Centro de Interpretación y que pueden ser visitados de forma libre. Un itinerario de un km aproximadamente permite acercarse a la laguna para observar las aves y la vegetación, los otros dos, más amplios, rodean la laguna (5 km) o llegan hasta Pitillas (3 km). Desde el Centro de Interpretación, donde está el aparcamiento por cierto, parte también un camino de unos 450 m que llega hasta un observatorio de madera. Pero no hay baños disponibles, insisto.

Una jornada preciosa. Unas visitas fantásticas. Un acercamiento a la naturaleza espectacular y unos colores otoñales que ya pudimos apreciar perfectamente volviendo a nuestra casa riojana. Ya solo queda planear la próxima excursión.

AlmaLeonor.

Para ver todas las fotografías del viaje, pinchar aquí, en la imagen de cabecera, o en la misma imagen en ALMA VIAJERA, en este mismo blog, HELICON.

TERESA DE JESÚS

TERESA DE JESÚS

032-teresa-de-jesus-1962

“Era de muy buena estatura, y en su mocedad hermosa, y aun después de vieja parecía harto bien: el cuerpo abultado y muy blanco, el rostro redondo y lleno, de buen tamaño y proporción; la tez color blanca y encarnada, y cuando estaba en oración se le encendía y se ponía hermosísima, todo él limpio y apacible; el cabello, negro y crespo, y frente ancha, igual y hermosa; las cejas de un color rubio que tiraba algo a negro, grandes y algo gruesas, no muy en arco, sino algo llanas; los ojos negros y redondos y un poco carnosos; no grandes, pero muy bien puestos, vivos y graciosos, que en riéndose se reían todos y mostraban alegría, y por otra parte muy graves, cuando ella quería mostrar en el rostro gravedad; la nariz pequeña y no muy levantada de en medio, tenía la punta redonda y un poco inclinada para abajo; las ventanas de ella arqueadas y pequeñas; la boca ni grande ni pequeña; el labio de arriba delgado y derecho; y el de abajo grueso y un poco caído, de muy buena gracia y color; los dientes muy buenos; la barba bien hecha; las orejas ni chicas ni grandes; la garganta ancha y no alta, sino antes metida un poco; las manos pequeñas y muy lindas. En la cara tenía tres lunares pequeños al lado izquierdo, que le daban mucha gracia, uno más abajo de la mitad de la nariz, otro entre la nariz y la boca, y el tercero debajo de la boca. Toda junta parecía muy bien y de muy buen aire en el andar, y era tan amable y apacible, que a todas las personas que la miraban comúnmente aplacía mucho.”

La vida de la Madre Teresa de Iesús, fundadora de las Descalças y Descalços Carmelitas, Salamanca (1590), de Francisco Ribera de Villacastín (1537-1591), confesor y biógrafo de Santa Teresa de Jesús.

La imagen es un fotograma de la película “Teresa de Jesús” (1961) de Juan de Orduña, protagonizada por Aurora Bautista, la más bella de las Santas Teresas del cine, el teatro y la televisión. Aurora Bautista nació en la localidad vallisoletana de Villanueva de los Infantes, un 15 de octubre de 1925 (falleció en el año 2012), precisamente en el día en el que la Iglesia Católica conmemora la festividad de Santa Teresa.

AlmaLeonor

VISIONES DE JOHANNA

VISIONES DE JOHANNA

visions_of_johanna_by_frodo_lives-d47o6qgstarsong-studioImagen: Starsong Studio

¿No es propio de la noche confundirte cuando tratas de evitarlo?

Estamos equivocados, aunque nos esforcemos por negarlo.
Y Louise sostiene un puñado de lluvia, tentándote para desafiarlo.
Las luces parpadean en el loft de enfrente

En esta habitación la calefacción tose
La emisora de country suena suave
Pero no hay nada de nada que apagar
Sólo Louise y su amante entrelazados
Y estas visiones de Johanna que me asedian.

bob-dylans-opium

En el solar donde las damas juegan a la gallina ciega con el llavero
Y las noctámbulas murmuran escapadas en el tren “D”
Podemos oír al sereno encender su linterna,
Preguntarse si es él o son ellas quien está loco
Louise está bien, tan sólo cerca
Es delicada y se parece al espejo
Pero deja perfectamente claro
Que Johanna no está aquí
El fantasma de la electricidad aúlla en sus huesos faciales
Donde estas visiones de Johanna ya ocupan mi lugar

El niñito extraviado se toma tan en serio
Se jacta de su desgracia, le gusta vivir al límite
Y cuando menciona el nombre de ella
Menciona un beso de adiós
Tiene arrestos ser tan inútil
Soltar nimiedades cuando estoy en el salón
¿Cómo lo explico?
Oh, es tan difícil seguir
Y estas visiones de Johanna, me desvelaron hasta el alba

ebdb2e8d-781d-420a-9d97-ff8177d854fd-2060x1236

Dentro de los museos, el Infinito va a juicio
Las voces repiten que a la postre así debería salvarse
Pero Mona Lisa debe haber sentido nostalgia de autopista
Se ve por el modo en que sonríe
Mira cómo se congela ese alhelí ancestral
Cuando las mujeres de rostro gelatinoso estornudan
Escucha a la bigotuda, “Jesús,
no puedo encontrar mis rodillas”
Oh, joyas y anteojos cuelgan de la cabeza de la mula
Pero estas visiones de Johanna, hacen que todo parezca tan cruel

El vendedor ambulante le habla a la condesa que finge preocuparse
Diciendo, “Nombra a alguien que no sea un parásito y saldré y rezaré por él”
Pero como Louise suele decir
“No puedes abarcar mucho, ¿verdad, tío?”
Y ella misma se prepara para él
Y Madonna sigue sin aparecer
Vemos que la jaula vacía se oxida
Donde su capa teatral ondeaba
El violinista se pone en camino
Escribe que se devolvió lo debido
En la parte trasera del camión de pescado que carga
Mientras mi conciencia estalla
Las armónicas tocan las llaves maestras y la lluvia
Y estas visiones de Johanna son lo único que queda.

Bob Dylan (Minnesota, 24 de mayo de 1941)
Premio Nobel de Literatura 2016.

two-sisters

Se ha escrito mucho sobre esta canción y su posible significado. Se ha relacionado incluso con un concepto bíblico del infierno, con la noción de infinito y hasta que se refiere directamente a Dios. Para saber más de ella, recomiendo leer el artículo “Visiones de Johanna, anatomía de una canción de Bob Dylan”, que el escritor vallisoletano Vicente Álvarez de la Viuda, escribió para El Norte de Castilla en mayo de este mismo año.

Y en todo caso, muchas felicidades a Bob Dylan, al margen de las polémicas que ha causado la concesión del Premio Nobel. Creo que se le ha calificado muchas veces como el gran poeta del siglo XX y esta es una buena forma de ratificarlo.

La letra traducida al castellano es de esta página. Salvo la primera imagen, todas las demás son obras del propio Bob Dylan.

AlmaLeonor.

 

ERA UN DOCE DE OCTUBRE…

ERA UN DOCE DE OCTUBRE… 

Relación del primer viaje de D. Cristóbal Colón para el descubrimiento de las Indias. Bartolomé de las Casas (de una edición anónima española de 1892).

1518987_10203336563001850_1039436091_o Jueves, 11 de octubre

Navegó al Oessudoeste. Tuvieron mucha mar y más que en todo el viaje habían tenido. Vieron pardelas y un junco verde junto a la nao. Vieron los de la carabela Pinta una caña y un palo y tomaron otro palillo labrado a lo que parecía con hierro, y un pedazo de caña y otra hierba que nace en tierra, y una tablilla. Los de la carabela Niña también vieron otras señales de tierra y un palillo cargado de escaramujos. Con estas señales respiraron y alegráronse todos. Anduvieron en este día, hasta puesto el sol, veintisiete leguas.

Después del sol puesto, navegó a su primer camino, al Oeste; andarían doce millas cada hora y hasta dos horas después de media noche andarían noventa millas, que son veintidós leguas y media. Y porque la carabela Pinta era más velera e iba delante del Almirante, halló tierra e hizo las señas que el Almirante había mandado. Esta tierra vio primero un marinero que se decía Rodrigo de Triana; puesto que el Almirante, a las diez de la noche, estando en el castillo de popa, vio lumbre, aunque fue cosa tan cerrada que no quiso afirmar que fuese tierra; pero llamó a Pero Gutiérrez, repostero de estrados del Rey, y díjole que parecía lumbre, que mirase él, y así lo hizo y viola; díjole también a Rodrigo Sánchez de Segovia, que el Rey y la Reina enviaban en el armada por veedor, el cual no vio nada porque no estaba en lugar do la pudiese ver. Después de que el Almirante lo dijo, se vio una vez o dos, y era como una candelilla de cera que se alzaba y levantaba, lo cual a pocos pareciera ser indicio de tierra. Pero el Almirante tuvo por cierto estar junto a la tierra. Por lo cual, cuando dijeron la Salve, que la acostumbraban decir y cantar a su manera todos los marineros y se hallan todos, rogó y amonestólos el Almirante que hiciesen buena guarda al castillo de proa, y mirasen bien por la tierra, y que al que le dijese primero que veía tierra le daría luego un jubón de seda, sin las otras mercedes que los Reyes habían prometido, que eran diez mil maravedís de juro a quien primero la viese. A las dos horas después de media noche pareció la tierra de la cual estarían dos leguas Amañaron todas las velas, y quedaron con el treo, que es la vela grande sin bonetas, y pusiéronse a la corda, temporizando hasta el día viernes, que llegaron a una islita de los Lucayos, que se llamaba en lengua de indios Guanahaní. Luego vinieron gente desnuda, y el Almirante salió a tierra en la barca armada, y Martín Alonso Pinzón y Vicente Yáñez, su hermano, que era capitán de la Niña. Sacó el Almirante la bandera real y los capitanes con dos banderas de la Cruz Verde, que llevaba el Almirante en todos los navíos por seña, con una F y una Y: encima de cada letra su corona, una de un cabo de la cruz y otra de otro. Puestos en tierra vieron árboles muy verdes y aguas muchas y frutas de diversas maneras. El Almirante llamó a los dos capitanes y a los demás que saltaron en tierra, y a Rodrigo de Escobedo, escribano de toda el armada, y a Rodrigo Sánchez de Segovia, y dijo que le diesen por fe y testimonio cómo él por ante todos tomaba, como de hecho tomó, posesión de la dicha isla por el Rey y por la Reina sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían, como más largo se contiene en los testimonios que allí se hicieron por escrito. Luego se ajuntó allí mucha gente de la isla. Esto que se sigue son palabras formales del Almirante, en su libro de su primera navegación y descubrimiento de estas Indias. «Yo -dice él-, porque nos tuviesen mucha amistad, porque conocí que era gente que mejor se libraría y convertiría a nuestra Santa Fe con amor que no por fuerza, les di a algunos de ellos unos bonetes colorados y unas cuentas de vidrio que se ponían al pescuezo, y otras cosas muchas de poco valor, con que hubieron mucho placer y quedaron tanto nuestros que era maravilla. Los cuales después venían a las barcas de los navíos adonde nos estábamos, nadando, y nos traían papagayos e hilo de algodón en ovillos y azagayas y otras cosas muchas, y nos las trocaban por otras cosas que nos les dábamos, como cuentecillas de vidrio y cascabeles. En fin, todo tomaban y daban de aquello que tenían de buena voluntad. Mas me pareció que era gente muy pobre de todo. Ellos andan todos desnudos como su madre los parió, y también las mujeres, aunque no vi más de una harto moza. Y todos los que yo vi eran todos mancebos, que ninguno vi de edad de más de treinta años: muy bien hechos, de muy hermosos cuerpos y muy buenas caras: los cabellos gruesos casi como sedas de cola de caballo, y cortos: los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan. De ellos se pintan de prieto, y ellos son de la color de los canarios ni negros ni blancos, y de ellos se pintan de blanco, y de ellos de colorado, y de ellos de lo que hallan, y de ellos se pintan las caras, y de ellos todo el cuerpo, y de ellos solos los ojos, y de ellos sólo el nariz. Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia. No tienen algún hierro: sus azagayas son unas varas sin hierro, y algunas de ellas tienen al cabo un diente de pez, y otras de otras cosas. Ellos todos a una mano Son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos. Yo vi algunos que tenían señales de heridas en sus cuerpos, y les hice señas qué era aquello, y ellos me mostraron cómo allí venían gente de otras islas que estaban cerca y les querían tomar y se defendían. Y yo creí y creo que aquí vienen de tierra firme a tomarlos por cautivos. Ellos deben ser buenos servidores y de buen ingenio, que veo que muy presto dicen todo lo que les decía, y creo que ligeramente se harían cristianos; que me pareció que ninguna secta tenían. Yo, placiendo a Nuestro Señor, llevaré de aquí al tiempo de mi partida seis a Vuestras Altezas para que aprendan a hablar. Ninguna bestia de ninguna manera vi, salvo papagayos, en esta isla.» Todas son palabras del Almirante.

Sábado, 13 de octubre

«Luego que amaneció vinieron a la playa muchos de estos hombres, todos mancebos, como dicho tengo, y todos de buena estatura, gente muy hermosa: los cabellos no crespos, salvo corredios y gruesos, como sedas de caballo, y todos de la frente y cabeza muy ancha más que otra generación que hasta aquí haya visto, y los ojos muy hermosos y no pequeños, y ellos ninguno prieto, salvo de la color de los canarios, ni se debe esperar otra cosa, pues está Este Oeste con la isla de Hierro, en Canaria, bajo una línea. Las piernas muy derechas, todos a una mano, y no barriga, salvo muy bien hecha. Ellos vinieron a la nao con almadías, que son hechas del pie de un árbol, como un barco luengo, y todo de un pedazo, y labrado muy a maravilla, según la tierra, y grandes, en que en algunas venían cuarenta o cuarenta y cinco hombres, y otras más pequeñas, hasta haber de ellas en que venía un solo hombre. Remaban con una pala como de hornero, y anda a maravilla; y si se le trastorna, luego se echan todos a nadar y la enderezan y vacían con calabazas que traen ellos. Traían ovillos de algodón hilado y papagayos y azagayas y otras cositas que sería tedio de escribir, y todo daban por cualquier cosa que se los diese. Y yo estaba atento y trabajaba de saber si había oro, y vi que algunos de ellos traían un pedazuelo colgado en un agujero que tienen a la nariz, y por señas pude entender que yendo al Sur o volviendo la isla por el Sur, que estaba allí un rey que tenía grandes vasos de ello, y tenía muy mucho. Trabajé que fuesen allá, y después vi que no entendían en la ida. Determiné de aguardar hasta mañana en la tarde y después partir para el Sudeste, que según muchos de ellos me enseñaron decían que había tierra al Sur y al Sudoeste y al Noroeste, y que éstas del Noroeste les venían a combatir muchas veces, y así ir al Sudoeste a buscar el oro y piedras preciosas. Esta isla es bien grande y muy llana y de árboles muy verdes y muchas aguas y una laguna en medio muy grande, sin ninguna montaña, y toda ella verde, que es placer de mirarla; y esta gente harto mansa, y por la gana de haber de nuestras cosas, y temiendo que no se les ha de dar sin que den algo y no lo tienen, toman lo que pueden y se echan luego a nadar; que hasta los pedazos de las escudillas y de las tazas de vidrio rotas rescataban hasta que vi dar dieciséis ovillos de algodón por tres ceotís de Portugal, que es una blanca de Castilla, y en ellos habría más de una arroba de algodón hilado. Esto defendiera y no dejara tomar a nadie, salvo que yo lo mandara tomar todo para Vuestras Altezas si hubiera en cantidad. Aquí nace en esta isla, mas por el poco tiempo no pude dar así del todo fe. Y también aquí nace el oro que traen colgado a la nariz; más, por no perder tiempo quiero ir a ver si puedo topar a la isla de Cipango. Ahora, como fue noche, todos se fueron a tierra con sus almadías.»

 

TRES SITIOS DEL ROMÁNICO PALENTINO

TRES SITIOS DEL ROMÁNICO PALENTINO

La excursión del jueves pasado, 29 de septiembre, tuvo como destino el Románico Palentino, al menos una primera aproximación, porque hay muestras maravillosas en tantos sitios que, para disfrutarlos como se merecen, es necesario realizar más de una visita. Ese día queríamos ir a Fromista y, tal vez, pasar por algunos pueblos de los alrededores sin más pretensiones que dar una vuelta por sus calles, lugares emblemáticos y monumentos románicos. Pero nos hemos encontrado con unos sitios preciosos de paisajes esplendidos, de campos labrados de trigo dorado hasta que la vista se perdía en el horizonte, de verderales alrededor del Canal de Castilla y de poblaciones encantadoras que parecen encogidas en torno a monumentales iglesias salidas de una más que prolífica y desbordante imaginación medieval.  Una jornada magnífica e inolvidable.

fromista_zz_img_2080

FROMISTA era nuestro destino, así que tomamos la autovía de Palencia y luego dirección Santander, hasta que encontramos el desvío que nos llevó justo hasta el centro del pueblo.  Fromista es una localidad palentina de poco más de 800 habitantes, según el censo del 2014, pero con una gran actividad turística por estar situada en el Camino de Santiago. Esto hace que cuente con varios hoteles, casas rurales, restaurantes, y sobre todo, albergues de peregrinos. Nosotros vimos, en los muchos carteles informativos, uno municipal y tres privados. Coincidimos allí con un autobús francés que se había traído su propio sacerdote y ofrecía una misa en su idioma en la Iglesia de San Pedro. También varios peregrinos pasaron por nuestro lado mientras fotografiábamos sus iglesias, y otros nos acompañaron en una de las terrazas en la que nos sentamos a tomar algo mientras comprábamos pan para la comida y bajo un sol de justicia nada habitual por estos lares en un 29 de septiembre. Los termómetros marcaban 26º a la sombra, pero la sensación de calor superaba con creces los 35º.

Afortunadamente, durante la comida en la exclusa 17 del Canal de Castilla, en una zona de sombra con un par de mesas de piedra, la brisa nos brindó un agradable respiro. Este punto es uno de los más bellos del recorrido del Canal. Aquí, además, se juntan el Camino de Santiago con la ruta del Canal de Castilla, por lo que los caminantes y ciclistas se mezclaban con los peregrinos santiagueros y los visitantes ocasionales como nosotros. Es un punto emblemático en el que se puede contemplar el único conjunto cuádruple de esclusas que hay en todo el recorrido del Canal de Castilla. Una maravilla que dota al conjunto de un precioso paisaje embellecido por la luz del otoño.

En el pueblo de “Fromesta” (como se le nombra en documentos medievales) nos encontramos, justo al aparcar, con la imagen de San Telmo, un sobrino del obispo de Palencia, que llegó a ser nombrado deán de la misma ciudad. Se cuenta que celebrando este nombramiento en las calles de la ciudad, quiso presumir de buen jinete haciendo caracolear a su caballo, pero este le tiró a un lodazal, provocando que la gente prorrumpiera en gritos y burlas. El joven deán, viéndose despechado por las gentes de su ciudad, renunció al cargo e ingresó en el Convento de Santo Domingo de Palencia (hoy San Pablo), hasta que, años más tarde, se marchó a la localidad pontevedresa de Tuy donde fue tanto su predicamento que hoy se le conoce como patrón de las gentes del mar y así aparece en la estatua que le dedica Fromista, subido en una barca. Falleció en la localidad pontevedresa en 1246.

Como ciudad de acogida de judíos (en el siglo XI por las repoblaciones de Fernando I y por las de Alfonso X en el siglo XIII), Fromista se vio muy afectada económicamente tras la expulsión de los judíos de España de 1492. La villa sufrió penurias  durante siglos, hasta el punto que, en el XVIII, su población se vio reducida a apenas 200 vecinos, cuya única actividad era el cultivo del trigo. Entonces se construyó el Canal de Castilla, alcanzando el tramo de Fromista hacia 1773 y todo cambia. La economía harinera de Castilla propició una cierta bonanza al pueblo, que en 1842 ya contaba con más de 1500 habitantes. Hoy, el turismo del Camino de Santiago es uno de los puntales fundamentales para la vida de esta pequeña localidad palentina. Y también el turismo cultural, con la obligada visita a sus monumentos románicos y arquitectura civil.

fromista_san-martin_img_2069

LA IGLESIA DE SAN MARTÍN DE TOURS DE FROMISTA es como una cajita joyero en medio de un campo fértil pero plano. Fue fundada en torno al año 1066  por una mujer, Doña Mayor (o Munia) de Castilla, viuda de Sancho III de Navarra (Sancho Garcés el Mayor), algo muy habitual en esta época medieval. Se convierte en santuario cluniacense en 1118, a través de su vinculación (por cesión testamentaria de la Reina Urraca de Castilla) con San Zoilo de Carrión de los Condes.

San Martín es uno de los templos más significativos del Románico palentino, además de por su antigüedad (fue restaurada entre 1896 y 1904, no muy afortunadamente, a decir de algunos), por la belleza de sus líneas y el equilibrio de sus proporciones. No obstante, lo que más caracteriza a San Martín es la gran cantidad de canecillos que se pueden encontrar tanto en el exterior como en el interior de las tres naves de las que consta. Son unas 309 figuras de animales, vegetales (los más abundantes) y humanas, a veces en posturas inverosímiles o en actitudes casi monstruosas, como cabezas de afilados colmillos engullendo pequeños hombrecillos. En el exterior se pueden observar en todas sus caras, soportando cornisas o alineados bajo los aleros. En el interior, todos los pilares cuentan con capiteles decorados con este tipo de figuras.

Es muy difícil saber qué es lo que puede significar toda esta profusión ornamental. Seguramente sirvieran para contar alguna historia (hay representaciones de oficios relacionados con la construcción), una leyenda del momento o una fábula (se ha identificado la fábula de la zorra y el cuervo), tal vez, quisieran transmitir un mensaje bíblico (hay imágenes de pasajes como el de Adán y Eva en el paraíso, los Reyes Magos…) o simplemente ilustrar algún tipo de moralina para los fieles, (se suelen identificar algunas figuras animales con el bien, como por ejemplo aves diversas, o con el mal, como serpientes o animales fantásticos, y también con los pecados), pero en cualquier caso, hoy se desconoce completamente.

Dejando a un lado la decoración de los capiteles, la Iglesia es sumamente sobria. Se puede ver y fotografiar el interior previo pago de una entrada de 1,50 €, que no es nada para la cantidad de arte que se contempla. El suelo es ajedrezado y las naves laterales están casi desnudas, pero ofrece tan bello y equilibrado aspecto que hasta su sobriedad gusta. Destaca un cristo del siglo XIII en el gran ábside central.

LA IGLESIA DE SAN PEDRO, sin embargo, es gótica, del siglo XV, con un pórtico renacentista realizado en 1560 por el maestro de cantería cántabro, Juan Sanz de Escalante, veedor de obras del Obispo de Palencia, que tantas y tan bellas obras realizara en Palencia (en Becerril de Campos, Villacuende, Piña de Campos, Carrión de los Condes, Támara…) y Valladolid (La Magdalena, por ejemplo). A mí, las columnas de la entrada me recordaba a los templos romanos. De hecho alguna de las fotografías que tomamos de esta parte podría perfectamente decir que estaban tomadas en pleno centro de Roma.

El templo es más sobrio, no tan ornamentado en el exterior, aunque en el interior, según la página web de turismo del Ayuntamiento de Fromista, cuenta con interesantes piezas artísticas, como el Retablo Mayor de estilo herreriano, de autor anónimo, con un descendimiento de la cruz de la escuela castellana de Juan de Valmaseda. En el año 2004, en una de las naves laterales del templo, se descubrió un retablo antiguo, del siglo XV, oculto bajo otro neoclásico del coruñés y discípulo de Mengs, Gregorio Ferro (1742-1812)  , que actualmente está en proceso de restauración y se considera un hallazgo de primer orden.

Pero el interior no lo pudimos recorrer como hubiésemos querido porque se estaba celebrando una misa, como ya dije antes. Una misa en francés, para un grupo de turistas cuyo chófer aguardaba diligente, y aparentemente ajeno al calor reinante, cerca de su enorme autobús.

La última iglesia que visitamos en Fromista fue la de SANTA MARÍA DEL CASTILLO, situada al final de una subidilla al otro lado de la localidad, justo donde se encontraba la fortaleza del Almirante Tovar. Es de estilo gótico-renacentista, más maciza y con un torreón cuadrangular frontal. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1944 y hoy es la sede de una exposición multimedia llamada “Vestigia”, sobre el Camino de Santiago, Fromista y el Románico palentino. En esta iglesia se encontraba un retablo formado por 29 tablas de influencia flamenca que fue robado en 1980 y recuperado en Bruselas un año más tarde, aunque ahora se encuentran en el Museo situado en la Iglesia de San Pedro. Este tipo de robos en iglesias románicas castellanas se hicieron tristemente frecuentes en la década de los ochenta, por la poca vigilancia y cuidado que se tenía en los templos desperdigados por el campo castellano. Muchos de las piezas robadas fueron recuperadas, afortunadamente, pero a buen seguro que aún permanecen muchas en manos privadas fruto de estos robos, que entonces se dijo que estuvieron perpetrados por belgas y holandeses especialistas en arte sacro, por encargo de coleccionistas privados. Nosotros la encontramos ya cerrada y no pudimos visitarla por dentro.

Nuestro siguiente destino era Carrión de los Condes, pero en el camino nos detuvimos en Villalcazar de Sirga. Fue una pausa afortunada, pues este pueblo destila tranquilidad y encanto a partes iguales, presidido por la majestuosidad e inconmensurable presencia en alto de la Iglesia de Santa María la Blanca.

Antes de llegar a este lugar, tengo que hacer mención al Camino de Santiago. Estaba muy transitado en este día, no hacíamos más que ver a gente mochilera pasar caminando a nuestro lado. Hablando con un peregrino de Barcelona, para quien esta era la segunda vez que recorría el Camino, nos dijo que había más gente de la que había visto la vez anterior, mucha más de la que se espera en un mes como septiembre. Y pudimos constatar que había gente de varias nacionalidades. Hablamos con un italiano de Nápoles que estaba preocupado por si encontraba abierta la estafeta de correos de Fromista porque quería enviar a su casa parte de su equipaje. “Son muchos kilos los 16 que llevo en la mochila”, nos decía. Estaba ya entrado en años, pero su actitud jovial parecía contrastar con sus propias palabras. Juraría que aquel hombre podría con 16 kilos y con más. También nos saludó (en realidad todo aquel que pasaba a nuestro lado nos saludaba con un “hola” en todos los acentos posibles) una muchacha muy joven, posiblemente norteamericana, que llevaba una rodillera en su pierna derecha. Yo que sufro tanto de mis rodillas, sentí que aquella chica tenía un valor y un mérito enorme. Pues bien, todos ellos tendrían que pasar en algún momento del día por aquel camino que corría paralelo a la carretera por la que circulábamos, a pleno sol y sin un atisbo de sombra, aunque, eso sí, salpicado de vez en cuando por una parada al resguardo del calor y mesas o por algún albergue a la entrada o salida de los pequeños pueblos por los que pasábamos. También cruceros, varios por todo el recorrido, así como las modernas señales que jalonan todo el Camino de Santiago con la inconfundible concha de peregrino. Bravo por todos ellos. Tienen toda mi admiración y, en cierto modo, envidia sana.

VILLALCAZAR DE SIRGA es un municipio palentino que perteneció a la orden del Temple. Se nota en la fortificación de su iglesia, que pudo ser una encomienda templaria, la única en el Reino de Castilla al norte del Duero. Al parecer el Camino de Santiago se desvía ligeramente de su linealidad, solo para poder pasar por esta bella localidad con un nombre de reminiscencias árabes, y referido, precisamente a la senda o “sirga” visigoda que precedió al Camino de Santiago. La encomienda de “Villasirga”, su nombre medieval, constituía una bailía agropecuaria encargada de las propiedades de la orden en los alrededores. Los últimos tres freires que la habitaban, con su Comendador Gómez Patiño a la cabeza, acudieron a Medina del Campo en abril de 1310, convocados por los Arzobispos de Santiago y Toledo para que comparecieran ante la comisión pontificia por los cargos contra los templarios. En el Concilio Provincial de Salamanca de octubre de ese mismo año, la orden fue disuelta y los freires de Villalcazar (y los de toda Castilla), absueltos.

“No hallaban ser culpados en cosa alguna los dichos freyles ni su orden acá en estos revnos de Castilla e León, sino muy buenos religiosos e de muy buena fama. E así lo declaraban e manifestaban a todos en Dios e sus conciencias e lo daban por cosa pública; e puesto que, según el mandamiento que tenían del Papa, los podían absolver por tales, pero que por reverencia del Papa e por mayor honra e provecho de los dichos freyles tenían por bien reservar la dicha sentencia para que el Papa la diese, para que allí donde primeramente llegó la falsa infamia, llegue también su buena fama”.

LA IGLESIA DE SANTA MARÍA LA BLANCA fue construida en el siglo XII, casi al principio del XIII en plena transición del románico al gótico. Cuenta con el panteón de los restos del infante Don Felipe de Castilla, hermano del rey Alfonso X el Sabio, quien compuso las Cantigas de Santa María inspirado en una de las imágenes que se conservan en el templo y para homenajear a su hermano, de quien por cierto, se dice que ingresó en la orden del Temple. El Infante Felipe de Castilla es un personaje muy conocido y su vida es una de las más apasionantes de la historia castellana. Fue alumno de San Alberto Magno y compañero de San Buenaventura y Santo Tomás de Aquino en la Universidad de París. También fue Arzobispo electo de Sevilla además de abad de la Colegiata de Valladolid y de la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias hasta el año 1258, momento en el que abandona la carrera eclesiástica, con el consentimiento de su hermano (a pesar de que al rey sabio no le hacía mucha gracia, dicen, aunque este matrimonio habría de servir para afianzar las opciones del rey santo a la dignidad de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico), para contraer matrimonio con la princesa Cristina de Noruega, hija del rey Haakon IV de Noruega, y cuya triste historia ha dado lugar a escritos, leyendas y novelas. En HELICON ya dedicamos una entrada a la vida de esta triste princesa.

Las Cantigas de Santa María (120-1284, aproximadamente) es un cancionero medieval compuesto por tres cuerpos: Las cantigas de amigo, de amor y de escarnio. Son 420 composiciones en honor a la Virgen María, donde se cuentan milagros y sucesos que tienen a la Virgen como protagonista. Una buena parte de ese corpus compositivo es atribuido a la autoría directa del Rey Alfonso X el sabio, mientras que el resto se considera que solo contiene su influencia, aunque es de otros autores, como por ejemplo el
poeta y trovador gallego Airas Nunes. Se conservan cuatro códices con las cantigas, uno en la Biblioteca Nacional de Madrid, dos en la Biblioteca de El Escorial (uno iluminado y otro para músicos), y el último en la Biblioteca Nacional de Florencia.

La construcción cisterciense del templo le dio la forma de fortaleza con la que los templarios quisieron dotarla para dar cobijo y protección a los peregrinos de la ruta. Hay símbolos templarios por todas partes, como los bustos empotrados en muros de las capillas laterales de cabecera, o el Pantocrátor del pórtico sur. Pese a su forma exterior, más propia de un Alcázar que de un Templo, su interior es de un gran esplendor gótico con bóvedas de crucero y rosetas policromadas que filtran la luz con maestría casi divina. Su gran rosetón gótico, situado en la Capilla de Santiago, es uno de los más luminosos que yo haya visto.

Esta é a primeira cantiga de loor de Santa Maria, ementando os VII goyos que ouve de seu fillo.

Des oge mais quer’ eu trobar
pola Sennor onrrada,
en que Deus quis carne fillar
beyta e sagrada,
por nos dar gran soldada
no seu reyno e nos erdar
por seus de sa masnada
de vida perlongada,
sen avermos pois a passar
per mort’ outra vegada.

Es en esta Capilla de Santiago, reformada en el siglo XIV, donde se encuentra la Virgen de las Cantigas de Alfonso X (a la izquierda del sepulcro del Infante), a la que se le atribuyen los 14 milagros cantados. También aquí está el sepulcro del Infante Felipe de Castilla y de su última esposa Leonor Ruiz de Castro, que se encuentra en primer término. Son unos sarcófagos policromados exquisitamente con relieves que cuentan el ritual funerario medieval. Hay otro sepulcro que pertenece, al parecer, a un caballero de Santiago.

Esta maravilla también puede visitarse por el módico precio de 1,50 €, y lo vimos ambos (mientras nos turnábamos para cuidar de Miki), aunque me extrañó que tras el pago no nos dieran el ticket correspondiente, y eso que tenían varios tacos en el mostrador. Tomé nota un poco mosqueada.

img_2097

En el Altar Mayor es donde se encuentra la imagen gótica de la Virgen Blanca que le da nombre flanqueada por escenas de la Pasión compuestas en 1560 por el escultor palentino Manuel Álvarez de Palencia  (1517-1587), considerado uno de los más importantes maestros de la escuela castellana del siglo XVI. En el Altar de Santiago, de 1530, obra atribuida a Cristóbal de Herrera (1524-1568), se pueden ver escenas del Codex Calixtinus, presididas por tres figuras, entre ellas (a la derecha del Cristo), el Santo Peregrino, una obra del siglo XVI tallada por el ya mencionado, Juan de Valmaseda.

No soy muy buena tomando imágenes de los interiores, y menos de lugares como estos tan iluminados en algunos puntos y tan oscuros en otros. Se ha hecho lo que ha podido, aunque como creo que volveremos a visitar este templo, es muy posible que me aplique más la próxima vez, porque las delicias imaginadas en el Mesón de Villasirga, fundado por el que fuera nombrado Mesonero Mayor de Castilla en 1990, Pablo Payo Pérez (19520-2003), nos están pidiendo volver.

Nos dirigimos hacia Carrión de los Condes, localidad que a la postre, resultó ser el final de nuestra excursión. Un broche final, cabría añadir.

CARRION DE LOS CONDES es el municipio que se encuentra en la mitad del Camino de Santiago palentino. Situado a orillas del Río Carrión de quien toma el nombre, cuenta con la pedanía de Torre de los Molinos en su término municipal de cerca de 2200 habitantes. Es un pueblo mucho más grande que los que llevamos vistos, con más animación turística, con más monumentos y con un encanto especial en su zona centro que invita a volver a conocerlo.

Ya que el Camino de Santiago recorre la población de ese a oeste, nos recibe el Monumento al Peregrino situado en las puertas de la caseta de la Oficina de Turismo (demasiado pequeña, se me antoja, para el municipio, aunque a lo mejor existe otra que no vimos), donde una simpatiquísima muchacha nos ofrece la información que necesitamos. ¡Muchas Gracias por tu amabilidad y simpatía, nena!

Los Condes a los que hace referencia su nombre, parece que se podría referir a los Condes Gómez Díaz, fundadores de la villa al construir, en 1047, el convento benedictino de San Zoilo, el puente sobre el Río Carrión y un hospital de peregrinos en esta localidad. Pero su nombre completo, Carrión de los Condes, no aparece así mencionado hasta el siglo XVI (en época romana era Lucóbrica, y en época medieval parece que se llamó simplemente Santa María). Durante esos siglos, muchos son los linajes importantes que tienen relación con Carrión, como los marqueses de Aguilar de Capoo, o los Condes de Castañeda, los Cisneros, los Manrique, los Osorno, o los Condes de Benavente, a quienes una hermandad de realengo arrebató la propiedad del municipio. Es esta hermandad, presidida por el Conde de Treviño, a la que se debe el honor del nombre y no a sus fundadores, según se desprende de varios estudios. Carrión siempre tuvo una gran importancia en la época medieval, y aparece nombrada en el Codex Calixtinus como una población “rica en pan y vino”.

LA IGLESIA ROMÁNICA DE SANTA MARÍA DEL CAMINO es el primer sitio de importancia que visitamos. Esta iglesia románica construida a mediados del siglo XII (alrededor de 1130), por lo tanto la más antigua de Carrión, está dedicada a la Virgen de las Victorias. Esta dedicatoria tiene como protagonista una leyenda que se cuenta en Carrión y que parece representada por las figuras de los capiteles del lado izquierdo de la entrada. Por lo visto cuando estas tierras estaban dominadas por los musulmanes y llegaron a la villa para cobrar su parte del “Tributo de las Cien Doncellas” (cuatro le correspondían a Carrión), las cristianas muchachas, al pasar por delante de la iglesia, pidieron poder despedirse de la Virgen y esta obró el milagro haciendo surgir cuatro toros que pusieron en fuga a los musulmanes. Por esa victoria sus puertas están flanqueadas por las cabezas de los cuatro toros, pero el nombre parece que pudo hacer referencia también a las victorias en batallas contra los musulmanes, como la de Alfonso III el Magno (848-910) contra los bereberes en Zamora en el 901 y que pudo celebrar con una misa solemne en Carrión. Con el tiempo, y debido a la gran influencia de la Ruta Jacobea, pasó a llamarse Santa María del Camino.

En 1685 se reconstruye la cabecera en estilo barroco, obra del arquitecto palentino Felipe Berrojo de Isla (1628-1694 ), bajo el patrocinio del obispo de Palencia, Molino Navarrete, que fue restaurada completamente en el año 2001 debido a su mal estado de conservación. De Berrojo se conservan muestras de gran maestría tanto en Palencia (Capilla de las Religiosas Brigidas de Paredes de Nava, su lugar de nacimiento; Iglesia de San Fructuoso de Villada; la fachada del lado Norte del Monasterio de San Zoilo del mismo Carrión), como en Valladolid (fachada de la Iglesia de la Pasión, hoy Museo de Pintura en la capital; Bóvedas de yesería de la Iglesia de Santiago de Medina de Rioseco).

En la puerta principal se pueden observar dos figuras ecuestres, con la curiosidad de que parecen amputadas por los arbotantes: a la izquierda el que parece ser David o Sansón, cabalga sobre un león; y a la derecha el que parece ser un Santiago Matamoros (también se especula que podría ser Constantino o Carlomagno), monta un caballo que pisa a un hombre en el suelo. En el friso superior, las figuras representan escenas de la Epifanía, con el rey Herodes, la matanza de los inocentes, los Reyes Magos, la Virgen con el niño recibiéndoles… Sobre el friso, canecillos de variadas figuras y metopas, sostienen una cornisa ajedrezada. De todas estas figuras hay cumplida información en el enlace al que se acceden pinchando en el nombre de la iglesia.

Por último quiero mencionar una imagen que me llamó poderosamente la atención. Se trata del Cristo del Amparo, una talla situada en una de las capillas laterales, la llamada de los Calderones, por ser estos nobles sus patrocinadores, como se puede apreciar en los escudos que la jalonan. Se trata de un cristo de factura renana que al parecer trajo un peregrino desde su tierra en el siglo XIV, mientras hacía el Camino de Santiago por una promesa. Pedía el buen peregrino salvar su pueblo de la peste, cosa que al parecer, el cristo logró. Se le cantaba una cancioncilla que decía así: “La peste merecimos por nuestra ingratitud. Señor hoy te pedimos perdón, vida y salud”. Curiosa forma de pedir indulgencia, acusándose primero de merecer el castigo previo. Pero a lo que iba… me llama poderosamente la atención porque es una talla en una cruz en forma de “Y” griega, una cruz que solo había visto una vez, en Puente la Reina, en la entrada en España del Camino Francés por Roncesvalles. De esta imagen, también se suele decir que posiblemente fue traída por un peregrino desde su originaria Colonia en Alemania (por lo visto allí hay varias imágenes de esta forma), pero hay dudas al respecto, y también hay quien la atribuye a un artista local conocedor de esta costumbre germana, aunque sigue siendo un misterio.

Saliendo por la puerta lateral, nos encontramos en la Plaza de Santa María donde una altísima columna sostiene una estatua de la Inmaculada Concepción. En su base hay esculturas de ángeles y leones y varias placas conmemorativas, entre ellas la que nos recuerda que la estatua fue erigida en 1905. Otra escultura que nos encontramos por el camino fue el busto de Íñigo López de Mendoza, primer Marqués de Santillana (1398-1458), en la plaza que lleva su nombre, muy cerca de su casa natal: “Así que lloro mi servicio indigno y la mi loca fiebre, pues que veo y me hallo cansado y peregrino.”

Ya que estamos con las estatuas de bronce, mencionaré aquí, antes de pasar a otro monumento religioso, que también vimos la que la villa dedicó a otro de sus hijos ilustres, Miguel de Benavides Añoza (1552-1605) misionero dominico predicador en China en 1590. Esta estatua se halla muy cerca del precioso Mirador de Carrión, desde donde se puede divisar el Puente Mayor, monumental puente de nueve ojos construido en el siglo XI, la Calzada de Piedra, y toda la arboleda que con sus mesas y paseos, da cobijo y sombra a las orillas del río.

LA IGLESIA DE SANTIAGO,  fue edificada en el siglo XII, y contó con un hospital de peregrinos en sus inicios. Lo más destacado de la Iglesia (ahora es un museo de arte sacro, no es templo) es su fachada occidental, con una puerta de arco en medio punto encabezada por figuras que ilustran oficios medievales (herrador, alquimista, zapatero, ceramista, fundidor, juglar, escribano, monje, sastre, músico, cerrajero, guerrero… y curiosamente, una plañidera), aunque también se pueden ver dos leones. Los capiteles representan las virtudes (a la izquierda) y la condenación (a la derecha), por medio de ángeles y leones. Para rematar todo el conjunto, un friso espectacular, declarado Monumento Histórico-Artístico, muestra la revelación del Apocalipsis de San Juan, los doce apóstoles y un Pantocrator (Cristo en Majestad) en el centro rodeado de las figuras tetramorfas que representas a los cuatro evangelistas: el ángel de Mateo, el león de Marcos, el águila de Juan y el toro de Lucas.

Al entrar en este edificio también me pidieron entrada, esta vez un euro que al pagar tampoco me daban ticket… acordándome de Villalcazar, solicité que me lo dieran y la mujer encargada me lo ofreció, pero ¿por qué tengo que pedirlo?

En el interior pude fotografiar algunas cosas muy interesantes, como un San Miguel acabando con un demonio alado, libros impresionantes y una cruz desnuda acompañada de un poema de León Felipe. También pude ver, aunque no tomé fotografías, varias casullas de obispos, en una de las cuales figuraba el Cristo Crucificado en “Y” griega que había visto en Santa María (por cierto, que aquí también se podía ver este cristo en una de las vidrieras, incluso desde el exterior). Le pregunté a la encargada y fue quien me habló del origen renano de la figura. Yo le pregunté si no tendría adscripción templaria, ya que eso era lo que tenía entendido que podía suceder con el Cristo de Puente la Reina y al fin y al cabo por estas tierras tenían encomienda (figuraba en la información de la Iglesia de Santiago que también era templaria, pero estaba tachado con un rotulador, me dijeron que porque era erróneo, pero tal “tachadura” parecía más bien un “resaltado”), pero me dijo que no, que no tenía nada que ver con los templarios y sí con la forma “mas adecuada” de crucifixión, haciendo que el crucificado se vea obligado a estirar los brazos y flexionar las piernas si quería “descansar”, pero adquiriendo una posición que le impedía respirar… Estos detalles se apreciaban más en el bordado de la casulla que en la figura, me parecía a mí.

A partir de esta visita ya no pudimos entrar en ningún monumento más. Les encontramos cerrados. La monumental IGLESIA DE SAN ANDRES APOSTOL, que para algunos es la “Catedral” de Carrión de los Condes por la majestuosidad de su interior, incluyendo el órgano, construido por el maestro D. Juan Francisco Toledo en 1766. Queda pendiente, como también las visitas al interior de la ERMITA DE LA CRUZ, aunque un vistazo por una de sus ventanas mostraba pasos procesionales, lo que más tarde pude confirmar a leer que la ermita es la sede de la Cofradía Penitencial de la Santa Vera Cruz, encargada de organizar los desfiles procesionales de Semana Santa. Tampoco pudimos ver nada más que el exterior del enorme mazacote que es el SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE BELÉN justo en el punto donde se encuentra el Mirador de Carrión, y que en un principio fue el castillo de la localidad.

Justo en este punto decidimos volver a la furgo, desde donde nos habían dicho que aún nos quedaba algún edificio religioso más por ver (además de varios edificios civiles, algunos de los cuales si que vimos al pasar, como el Teatro  Sarabia), y con la que queríamos llegar al Monasterio de San Zoilo para finalizar la excursión, pero según volvíamos por la calle principal Miki decidió que ya había andado bastante y tal cual largo es se tiró en el suelo pidiendo un descanso. Aprovechamos para tomar un café y decidimos que por hoy ya era excursión suficiente (lo extraño del caso es que yo no me cansase antes que el Miki). Una vez ya en la furgo emprendimos camino a casa.

Hemos disfrutado muchísimo con este recorrido. Pese a que aún hacía muchísimo calor, la luz de otoño nos ofrecía unas vistas inmejorables sobre el campo castellano y los sitios que hemos visitado nos acogieron con la alegre algarabía de los peregrinos internacionales, y el calor y tranquilidad de los pueblos castellanos, unos pueblos con mucho encanto que tendremos que volver a visitar.

AlmaLeonor.

(para ver todas las fotografías, pinchar en la imagen de cabecera, o aquí)

SLOWLY, SLOWLY…

SLOWLY, SLOWLY…

paraguas_jesus-leguizamoImagen: Jesus Leguizamo

 

Por más que me encuentre un tesoro en las Fuentes del Nilo
quiero bailar un “slow” with you tonight, tonight.
Y aunque seas la Monna Lisa o la Venus de Milo,
quiero bailar un “Slow” with you tonight, tonight.
Por más que yo sea una Bestia y tu seas tan Bella
quiero bailar un “slow” with you tonight”,
Ya puede caernos encima un diluvio de estrellas
quiero bailar un “slow” with you como aquel
Times goes by, so slowly.
I hunger for your… sha la la la la
slowly, slowly…

Por más que nos pille el estúpido de tu marido,
Quiero bailar un “slow” with you tonight.
Y aunque enamorarme de ti me lo tengas prohibido
quiero bailar un “Slow” with you tonight, my love.
Por más que no pueda comprarte un collar de diamantes
quiero bailar un “Slow” with you tonight.
Y aunque nunca llegue a ser Harrison Ford como
amante
quiero bailar un “slow” with you como aquel…
At the end of’the rainbow
You’ll find a pot of gold… Sha la la la la
Slowly, Slowly

Por más que aparezca la grúa y se lleve mi coche
quiero bailar un “slow” with you tonight.
Por mí que reviente el planeta en confetti esta noche
quiero bailar un “slow” with you tonight.
Y como parece que el corto verano se acaba
quiero bailar un “slow” with you tonight, tonight.
Seamos, al fin, Salomón y la Reina de Saba
I want to dance a “Slow” with you como aquel
Dream
Dream, dream, dream Sha la la la la
I love you when you do it
So slowly, so slowly
Oh baby, baby, be mine tonight…
I love you when you do it
so slowly, so slowly
Oh baby, baby, please hold me tight…
so slowly…

Luis Eduardo Aute.

(para escuchar la canción, pinchar en la imagen inferior)

sin-tituloPor ti, Aute. Porque sin ti no hubiésemos conocido el slowly,
ni el cine…cine…cine, más cine por favor… ni las canciones al alba, al alba…
Porque tienes que seguir enseñándonos tantas cosas.
Porque te echamos de menos… Porque queremos que te recuperes.

AlmaLeonor.