DÍA DE HANS TRAPP Y LE PÈRE FOUETTARD

DÍA DE HANS TRAPP Y LE PÈRE FOUETTARD

En realidad, hoy 6 de diciembre, es el día de San Nicolás, pero el Hans Trapp, como el Krampus centroeuropeo y otros personajes siniestros, eran “acompañantes” de San Nicolás, y llegaban con él. Hoy vamos a ver un par de ellos en Francia: Hans Trapp (en Alsacia, también conocido como Rubbels en la región de Lorena, ambas con reminiscencias alemanas); y Le Père Fouettard (conocido en Valonia y en el norte y el este de Francia).

El Hanstrapp podría traducirse por nuestro tradicional “hombre del saco” o el “coco”, un hombre desgarbado, con grandes botas sucias, una túnica marrón y una barba negra bien surtida. Lleva los atributos de un curtidor o carbonero, simbolizando que, además de ser pobre, es sucio y desagradable, y se relaciona directamente con la tradición holandesa y belga del Zwarte Piet, el esclavo negro. Se ocupa de todo tipo de castigos con látigos y palos.

En Francia se vincula esta tradición con la historia real de Hans von Trotha (ca. 1450-1503), un caballero alemán, cuarto hijo del arzobispo de Magdeburgo y mariscal del príncipe-elector del Palatinado. Fue excomulgado por el papa Alejandro VI por negarse a jurar fidelidad a un papa Borgia, motivo por el que fue enviado a la corte francesa donde es agasajado con el título honorífico francés de “Chevalier d’Or” por sus servicios diplomáticos y en las guerras con Italia. Sin embargo en el folklore local alemán es denostado con el nombre de Hans Trapp o, más raramente, Hans Trott, envuelto en una oscura leyenda que le tacha de hombre rico y avaro, adorador de Satanás, que fue excomulgado y desterrado a un bosque. Allí esperaba a los niños disfrazado de espantapájaros, los cazaba y posteriormente los devoraba. Un día cuando estaba a punto de atrapar a un pequeño fue alcanzado por un rayo de luz divina que lo mató al instante. A pesar de haber muerto Hans Trapp continúa vagando por el mundo con su costal al hombro, ahora castigando a los niños mal portados.

Le Père Fouettard también acompaña a San Nicolás en su día, el 06 de diciembre, para dispensar trozos de carbón y palos a los niños traviesos, mientras que el santo ofrece regalos a los bien educados. Por eso se le conoce con ese nombre, que significa algo así como “Padre azotador”.

 

La historia sobre el origen de Le Père Fouettard se remonta al año 1150, cuando se cuenta por primera vez su historia. Un posadero (o un carnicero a veces), captura a tres niños ricos a los que inscribe en un internado religioso. Junto a su esposa planean matarlos para quedarse con las riquezas de los niños. Hay alguna versión que afirma que los cortaron en trocitos y los guisaron para comérselos. Entonces llega San Nicolás, descubre el crimen y resucita a los niños. Después de esto, Le Père Fouettard se arrepiente y se convierte en el socio del santo (no se sabe nada de la esposa en este caso). Una versión ligeramente modificada de esta historia afirma que San Nicolás obligó Le Père Fouettard a convertirse en su asistente como castigo por sus crímenes y a su vez es quien castiga a los niños malos a petición de San Nicolás.

Hay otra historia que dice que durante el asedio de Metz (una ciudad en el este de Francia) en 1552, una efigie del emperador Carlos V fue quemada y arrastrada por la ciudad. Se dirimía entonces la Segunda Guerra de los Margraves (1552-1555), dentro de los enfrentamientos de religión entre el católico Imperio de los Habsburgo y los Estados luteranos del Sacro Imperio Romano Germánico. Mientras tanto, una asociación de curtidores creó un personaje grotesco (también un curtidor) armado con un látigo y atado con cadenas que castigaban los niños. Después de que Metz fue liberada, la efigie carbonizada de Carlos V y el personaje creado por los curtidores de alguna manera se asimilaron en lo que hoy es conocido como Le Père Fouettard. Los acontecimientos que rodean la liberación de la ciudad y la quema de la efigie coincidieron con el paso de San Nicolás, por lo que Le Père Fouettard se convirtió en el “lado malo” de San Nicolás.

En la década de 1930, Le Père Fouettard apareció en los Estados Unidos bajo el nombre traducido de Padre Flog o Spanky. Aunque casi idéntica a la personificación original en francés, el Padre Flog no tiene nada que ver con la Navidad y en este caso sí, aparecía junto a su esposa o un cómplice femenino, llamado Madre Flog. Los dos se reparten la tarea de castigar a la infancia por delitos específicos de esta edad, por ejemplo eran los responsable de “cortar la lengua” a los niños mentirosos.

AlmaLeonor_LP

(Extracto del artículo “Los Monstruos de la Navidad” ,
publicado anteriormente en HELICON el 24 de diciembre de 2014

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.