LA GIMNASIA

LA GIMNASIA

Imagen: Pinterest

No existe sustituto equivalente de la gimnasia. La gimnasia anula los daños causados por tantas malas costumbres del hombre. Pero no todo ejercicio corporal, fácil o pesado, constituye un ejercicio físico. El verdadero ejercicio físico, ya sea gimnasia liviana, ya pesada, debe estimular la respiración. No todos soportan tampoco un exceso. Por eso, lo más acertado es proceder con medida aun en eso, realizar una serie determinada de ejercicios de acuerdo con un plan, aumentando poco a poco los movimientos.

Durante cada ejercicio físico debe pensarse más en la elevación del alma que en el movimiento corporal, conforme a la preferencia de que el alma goza sobre el cuerpo. Debe procurarse que toda clase de gimnasia combine el esfuerzo físico con la alegría, el placer y la satisfacción.

Maimónides, “Aforismos médicos” (siglos XII-XIII)