SERENDIPIA

SERENDIPIA

Imagen: Mohamad Alwahibi

La palabra SERENDIPIA, que hemos importado del inglés serendipity, hace alusión a un “descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental, casual o por destino, o cuando se está buscando una cosa distinta“. Es decir, una casualidad bienvenida.

Esta palabra, serendipity, fue acuñada en el siglo XVIII por el inglés Horace Walpole (1717-1797), un escritor e intelectual inglés (suya es la obra de terror gótico “El Castillo de Otranto”, de 1764), primo de Horatio Nelson, que además fue político en su tiempo y un conocido e innovador arquitecto. Entre sus escritos se encuentran una serie de cartas en las que fue desgranando buena parte de la forma de vida e intelectualidad de la aristocracia británica del XVIII, algunos de ellos personajes de importancia mundial. Pues bien, en una de esas cartas, del 28 de enero de 1754, Walpole menciona la palabra serendipity, que dijo haber leído en una fábula siria titulada Los Tres Príncipes de Serendip (The Three Princes of Serendip). Este relato fue conocido en Inglaterra gracias al  libro “Peregrinaggio di tre giovani figluoli del re di Serendippo”, publicado en Venecia en 1557 por Michele Tramezzino y traducido por Christoforo Armeno. A su vez, en ese libro italiano se recogía el cuento de los príncipes de Serendip según aparecía en la obra en verso de 1302 “Hasht Bihist” (Ocho paraísos) del poeta y músico sufí, Jursan Amir (1253–1325), también conocido como Amīr Khusrow.​

Resultado de imagen de Zadig ou la Destinée ( Zadig, o The Book of Fate ; 1747)En Francia, y de paso en toda Europa continental, el cuento se va a conocer de la mano de Voltaire, quien lo incluyó en su novela filosófico-detectivesca Zadig” (1747)aunque esta vez sustituye el camello del cuento original por un camello, un caballo y un perro. Cuenta la historia del joven Zadig, un filósofo de la antigua Babilonia, que se ve envuelto en una serie de avatares negativos con los que va  poner a prueba toda su habilidad intuitiva y acaba encontrando sabiduría, pero que concluye con que la vida está predestinada. Por cierto, que muchas de las desgracias del guapo Zadig tienen que ver con las mujeres… viniendo de Voltaire no es de extrañar. En todo caso el libro está lleno de alusiones a los problemas sociales y políticos de la época siempre tratados bajo la óptica de su autor, claro. El célebre científico Thomas Henry Huxley (1825-1895), defensor a ultranza de Darwin y su teoría de la evolución (era conocido como el “bulldog” de Darwin), y abuelo del no menos célebre Aldous Huxley, fue el primero que se fijó en esta novela de Voltaire y bautizó como “método Zadig” en ciencia, el hecho de obtener conocimientos a partir de “serendipias” y casualidades, porque todo hecho, o a eso se refiere todo esto, no se da porque sí, sino porque siempre hay una  causa o causas que lo producen. Encontrarlas, a veces, es fruto de una coincidencia, pero siempre existen.

Resultado de imagen de The Three Princes of Serendip

Volviendo al cuento, Serendip era el antiguo nombre persa de la actual isla de SriLanka (llamada antes Ceilan), y en ella, los tres príncipes del título acaban dando una solución sorprendentemente creativa a un problema con el que se encuentran en su camino a causa de un camello, gracias a una sucesión de casualidades. Hay muchas versiones del relato, pero una podría ser la siguiente (obtenida de Yorokobu, por Eduardo Sáez de Cabezón)… 

Hace mucho tiempo, vivió en Serendip, en el Lejano Oriente, un poderoso rey llamado Giaffar. Tenía tres hijos a los que amaba profundamente. El rey les dio la más delicada educación para que acompañaran a su poder todas las virtudes que son necesarias a un príncipe. Fueron adornados con la sabiduría y la maestría en las artes y alcanzaron el dominio de todas las ciencias. Aun así, su padre pensó que la sabiduría de los príncipes no estaría completa hasta que no caminaran por el mundo y conocieran a sus gentes, así que les hizo emprender un viaje.

Imagen: Debabrata Chakraborty

En su camino se toparon con las huellas de un camello, a la vista de las cuales supieron deducir que el animal estaba cojo, ciego de un ojo, le faltaba un diente, llevaba a cuestas una mujer embarazada y, además, acarreaba miel en un lado y mantequilla en el otro. Poco después, un mercader que había perdido el camello, les preguntó por él, y ante la respuesta tan meticulosa de los tres príncipes, los acusó de habérselo robado.

Los príncipes fueron llevados a presencia del emperador Beramo. Este les preguntó cómo pudieron saber con exactitud tantas cosas sobre el camello sin haberlo visto nunca y ellos le refirieron sus deducciones: El camello había comido hierba del lado del camino en que esta era menos verde, así que debía haber sido ciego de un ojo. Había a lo largo del recorrido montoncitos de hierba masticada, del tamaño del diente de un camello, que debieron caer por el hueco del diente que le faltaba a éste.

Las huellas mostraban que arrastraba una pata, así que debía de ser cojo. Había hormigas en un lado del camino, atraídas por la mantequilla derretida, y moscas en el otro, comiendo la miel derramada. Junto a las huellas del lugar en que el camello se había arrodillado, estaban las de unos pies y, junto a ellos, orina de una mujer. Había también huellas de manos, por lo que supusieron que la mujer estaba embarazada y tuvo que apoyarse en sus manos al orinar. El juicio se vio interrumpido por el anuncio de que el camello había sido encontrado. El emperador Beramo, encantado por la sabiduría de los tres hermanos, los despidió colmándolos de regalos y ellos siguieron sus aventuras.

Al lado de los príncipes de Serendip y del propio Zadig, creo que Sherlock Holmes quedaría empequeñecido…

AlmaLeonor_LP

ARTE AZUL DE LAS ALTURAS

ARTE AZUL DE LAS ALTURAS

Imagen: Benedetto Poma

Aquel azul de las alturas que desprende un rayo de sol para dorar las espigas y las naranjas, que redondea y sazona las pomas, que madura los racimos y colora las mejillas satinadas de la niñez.
Sí, el arte es el azul, pero aquel azul de arriba que desprende un rayo de amor para encender los corazones y ennoblecer el pensamiento y engendrar las acciones grandes y generosas.
Eso es el ideal, eso el Azul con irradiaciones inmortales, eso lo que contiene el cofre artístico del poeta.
¿Y aquellas alas de mariposa azul de qué nos sirven? preguntarán los que nacieron sin alas. ¿De qué nos sirve eso que flota en el vago azul de los sueños?

E. DE LA BARRA.
Prólogo de “Azul“, de Ruben Darío

EL DÍA AZUL, 30 de enero de 2019

FRASES CON IMÁGENES (LXXX)

FRASES CON IMÁGENES (LXXX)

Imagen: José Antonio Aroca Pérez. Manos de José Zorrilla, estatua del escritor en Lerma (Burgos).

 

“¿Y en el viento, Rosa mía, vas á fundar tu esperanza?… y es uno de esos pensiles de la mora Andalucía, donde al sol de medio día brotan las rosas á miles.”

José Zorrilla. Rosa de Alejandría (1857

LOS ARTISTAS CONTRA LA TORRE EIFFEL

LOS ARTISTAS CONTRA LA TORRE EIFFEL

Imagen: Fotografía de la Torre Eiffel alcanzada por un rayo en 1902.

Nosotros, escritores, pintores, escultores, arquitectos, apasionados aficionados por la belleza de París hasta ahora intacta, venimos a protestar con todas nuestras fuerzas, con toda nuestra indignación, en nombre del gusto francés anónimo, en nombre del arte y de la historia francesa amenazadas, contra la erección en pleno corazón de nuestra capital, de la inútil y monstruosa torre Eiffel, a la que la picaresca pública, a menudo poseedora de sentido común y espíritu de justicia, ya ha bautizado con el nombre de Torre de Babel.

Sin caer en la exaltación del chauvinismo, tenemos el derecho de proclamar alzando la voz que París es la ciudad sin rival en el mundo. Por encima de sus calles, de sus amplios bulevares, a lo largo de sus admirables avenidas, en mitad de sus magníficos paseos, surgen los más nobles monumentos que el género humano haya creado.

El alma de Francia, creadora de obras maestras, resplandeció entre esta floración augusta de las piedras de Italia, Alemania, Flandes, tan orgullosas, y con razón, de su legado artístico, pero no poseen nada que sea comparable a las nuestras y desde todos los rincones del universo, París ha atraído la curiosidad y la admiración.

¿Vamos a permitir profanar todo eso? ¿La ciudad de París va a relacionar los más antiguos edificios barrocos con las mercantiles imaginaciones de un constructor de máquinas, para afearse irreparablemente y deshonrarse? Pues la torre Eiffel, que incluso la capitalista América no querría, es sin dudar ¡la deshonra de Paris! Todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo dice, todos se afligen profundamente, y nosotros no somos más que un débil eco de la opinión universal y legítimamente alarmada.

Cuando los extranjeros vengan a visitar nuestra Exposición, exclamarán asombrados: “¡Cómo! ¿Es este el horror que los franceses han encontrado para darnos una idea de su gusto tan halagado?” Tendrán razón burlándose de nosotros, porque el París de los sublimes góticos, el París de Jean Goujon, de Germain Pilon, de Puget, de Rude, de Barye, etc., se habrá convertido en el París del Sr. Eiffel.

Para hacerse una idea de lo que adelantamos, basta además imaginarse una torre vertiginosamente ridícula dominando París, así como una negra y gran chimenea de una fábrica, aplastante con su enorme masa. Notre Dame, La Sainte-Chapelle, la torre SaintJacques, el Louvre, la cúpula de los Inválidos, el Arco del Triunfo, todos nuestros monumentos humillados, toda nuestra arquitectura venida a menos, desapareciendo entre ese sueño asombroso. Y durante veinte años veremos alargarse sobre toda la ciudad, todavía estremecida por el genio de tantos siglos, como una mancha de tinta, la odiosa sombra de la odiosa columna de hierro forjado.

Son ustedes, los que tanto aman París, los que la han embellecido y protegido contra las devastaciones administrativas y el vandalismo de las empresas industriales, a quienes corresponde el honor de defenderla una vez más.

Nosotros llamamos su atención para pleitear por la causa de París, sabiendo que dispensarán en ello toda su energía, toda la elocuencia que debe inspirar a un artista la belleza del el amor, lo que es grande y lo que es justo… Y si nuestro grito de alarma no es oído, si nuestras razones no son escuchadas, si París se obstina en la idea de deshonrar París, al menos ustedes y nosotros habremos hecho escuchar una protesta que honra.

Fdo., entre otros:
Guy de Maupassant, Charles Gounod, Victorien Sardou, Charles Garnier, Fançois Coppée, Sully Prudhomme, Leconte de Lisle, William Bouguereau, Alexandre Dumas (hijo), Ernest Meissonier, Joris-Karl Huysmans y Paul Verlaine.

Pese a todas las reticencias, la Torre Eiffel comenzó a construirse el 28 de enero de 1887 y las obras duraron hasta marzo de 1889, a tiempo para ser presentada en la Exposición Universal de París de ese año. Afortunadamente también, nos sigue acompañando hoy.

AlmaLeonor_LP

 

 

FRASES CON IMÁGENES (LXXIX)

FRASES CON IMÁGENES (LXXIX)

Imagen: Fotograma de la película “1984” (1984, Michael Radford).
“Hasta Orwell estaría asombrado. Vivimos la ficción de que el mercado es maravilloso porque nos dicen que está compuesto por consumidores informados que adoptan decisiones racionales. Pero basta con poner la televisión y ver los anuncios: ¿Buscan informar al consumidor y que tome decisiones racionales? ¿O buscan engañar? Pensemos, por ejemplo, en los anuncios de coches. ¿Ofrecen datos sobre sus características? ¿Presentan informes realizados por entidades independientes? Porque eso sí que generaría consumidores informados capaces de tomar decisiones racionales. En cambio, lo que vemos es un coche volando, pilotado por un actor famoso. Tratan de socavar al mercado. Los negocios no quieren mercados libres, quieren mercados cautivos. De otro modo, colapsarían.”

Noam Chomsky
Entrevista en El País
 

AVA GARDNER, LA ANDALUZA

AVA GARDNER, LA ANDALUZA

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“…Ava Gardner… ―y este nombre, sorprendentemente, sí que le pronunciaba bien―, esa sí que era una mujer… morena, con cuerpo, con humor… una mujer sabia, andaluza, de las que quedan pocas…
― Pero papá… ¿no te pueden gustar más las actrices rubias como a todo el mundo? ¡Y Ava Gardner no era andaluza…!
― Pero le gustaba Sevilla más que a los sevillanos…”

AlmaLeonor_LP


Ava Gardner
(24 de diciembre de 1922 – 25 de enero de 1990)

DE RATONES Y HOMBRES

DE RATONES Y HOMBRES

Imagen: Andrew Wyeth

«Los mejores planes de ratones y hombres
a menudo se frustran,
y no nos dejan más que sufrimiento y dolor
por el gozo prometido».

Robert Burns
(25 de enero de 1759 – 21 de julio de 1796)

Robert Burns es, quizá, el poeta escocés más conocido internacionalmente, sobre todo por su PG 1063Burns Naysmithcrop.jpgpoema Auld Lang Syne (Por los viejos tiempos), que suele cantarse con una melodía tradicional escocesa como un canto de despedida para momentos solemnes y, muy habitualmente en los países anglosajones, como despedida e inicio de Año Nuevo. En Escocia es tradicional cantarla en la cena Burns, celebrada cada 25 de enero en honor a este poeta. También se canta en muchas academias militares del mundo en el día de la graduación. En este vídeo es interpretada por el Coro de Robert Saw, por ejemplo. Seguro que la reconocen. En España es frecuente que esta canción se cante el último día de convivencia en los grupos scouts.

El verso que he querido compartir hoy pertenece a su poema “To a mouse, on turning her up in her nest with the Plough, november 1785”, al que hacen referencia tanto John Steinbeck con su novela Of Mice and Men (De ratones y hombres) de 1937, como  J.D. Salinger cuando escribió El guardián entre el centeno. El original en ingles dice así: «The best laid schemes o’ mice an’ men / Gang aft a-gley, / An’ lea’e us nought but grief an’ pain / For promis’d joy».

AlmaLeonor_LP

PALABRA

PALABRA

Imagen: Catrin Welz-Stein

Lleva contigo
el deseo de la palabra
y no creas que el silencio
es superior: ni siquiera
las sombras olvidan
la figura que las crea.
Lleva contigo, allí donde vayas,
la conciencia despierta,
y descubrirás que,
entre los restos del oleaje,
aquello que fue pronunciado
asciende con el caudal
de los años y hay más vida
en lo que dijimos
que en el silencio,
y más esperanza en el afán
con el que la palabra
trata de prevalecer que en todos
nuestros lamentos contra ella.
Lleva contigo la palabra y recuerda
que la palabra es el nombre
que el alma otorga al empeño
de intimidad con el Mundo,
que la palabra es mucho más
que lo que conocemos de ella:
es cuerpo que ambiciona ser habitado,
es aliento que se insinúa entre las cosas,
es la lúcida percepción que anuncia
de qué modo compensar la amenaza
que, para nosotros, representa el infinito.

Ramón de la Vega
La conducta del soñador” (2018) Editorial La Discreta

DAU AL BROSSA

DAU AL BROSSA

El barret al penja-robes
i les ulleres a la tauleta,
extensions incorpòries
de la nostre presència.

El sombrero en la percha
y las gafas en la mesilla,
extensiones incorpóreas
de nuestra presencia.

Telèfon submergible
per trucar sota la pluja
i demanar un paraigua
o per trucar sota l’aigua
i demanar una barca.

Teléfono sumergible
para llamar bajo la lluvia
y pedir un paraguas
o para llamar bajo el agua
y pedir una barca.

Faig inventari del que tinc sense tu:
un rellotge al qual li sobren hores
i un telèfon al qual li falten veus.

Hago inventario de lo que tengo sin ti:
un reloj al que le sobran horas
y un teléfono al que le faltan voces.

Imágenes: Fundación Joan Brossa
Textos: Amkiel.

Joan Brossa i Cuervo (1919-1998), poeta catalán que aúnaba en su obra distintos géneros:  literario, escénico, visual, objetual… Nació un 19 de enero de 1919 y este año se celebran en Cataluña diversos actos en su honor, desde la Fundación Joan Brossa, “L’any Brossa”.

Las imágenes corresponden a una iniciativa de la misma Fundación Joan Brossa realizada desde el 30 de diciembre de 2018 (fecha de la muerte del poeta) hasta el pasado 19 de enero (fecha de su nacimiento), para rendirle homenaje, como cada año. En esta ocasión, la Fundación promovió un juego, Dau al Brossa (Dado para Brossa) muy de su estilo, que consistía en escribir poemas, haikus, aforismos, pequeños textos… relacionados con cada una de las imágenes propuestas. Los aquí mencionados son algunos de los que presentó mi amigo Amkiel, a quien agradezco profundamente que me haya permitido compartirlos.

AlmaLeonor_LP