EL DILEMA DE CALASAR

EL DILEMA DE CALASAR

Imagen: Menote Cordeiro

En el reino de Akúside, a orillas del mar Alado, en el norte, gobernaban tres jueces a los que llamaban Tule Tamón, que significa Tres bajo el cielo. Uno gobernaba el pasado, otro el presente y el tercero el futuro.

Un día llegó al palacio un hombre llamado Calasar que les explicó un dilema:

Ayer robé su fortuna a mi hermano, que hoy ha muerto y con cuya viuda me casaré mañana.

Los tres jueces se reunieron para dar un veredicto. El juez del pasado quería encarcelar a Calasar como culpable del robo y que devolviera lo robado a la esposa; el juez del presente pretendía condenar a Calasar a devolver una mitad de lo robado a la viuda y la otra mitad a él mismo, pues como único hermano era heredero de la mitad de dicha deuda. El juez del futuro afirmó que si la viuda pensaba casarse con el reo, implicaba que lo robado debía ser reintegrado en su totalidad a Calasar como cabeza de la nueva familia.

Los tres jueces consultaron al oráculo.

Matad a Calasar –sentenció la concha de tortuga-. Sea cual sea el veredicto la fortuna terminará en sus manos; su muerte es el único remedio para salvar la justicia.

Tule Tamón condenó a muerte a Calasar.

Akúside, de Ángel Vallecillo (2017)