RERUM RUSTICARUM

RERUM RUSTICARUM

Imagen: Bucráneo en una fuente. Pixabay
“¿Pero acaso no se conocen también, con nombres de animales, algunas regiones tanto en mar como en tierra, en el mar el que llamaron Mar Egeo por las cabras, cerca de Siria el monte Tauro, en la Sabina el monte Canterio y los Bósforos, uno el tracio, otro el cimerio? ¿No hay acaso muchos lugares en la tierra, como en Grecia la ciudad de Hippion Argos? Finalmente ¿no se llama Italia por las terneras, como escribe Pisón? Además, ¿quién dice que el pueblo romano no surgió de pastores? ¿Quién ignora que Fáustulo fue el pastor protector que crió a Rómulo y Remo? ¿No se mantendrá que ellos mismos también fueron pastores, por lo que prefirieron fundar Roma en las Parilias? ¿No se prueba lo mismo porque incluso ahora las multas se establecen, según la costumbre antigua, en bueyes y ovejas?; ¿porque la moneda de cobre fundida más antigua se marcó con una cabeza de ganado?; ¿porque, asimismo, cuando se fundó Roma, los muros y las puertas se delimitaron con un toro y una vaca y porqué, cuando el pueblo romano se purifica con suovitaurilias, se hace que un verraco, un carnero y un toro lo rodeen? ¿Porque tenemos muchos nombres con ambos tipos de ganado doméstico, mayor y menor: del menor, Porcio, Ovinio, Caprilio; del mayor Equitio, Taurio, Asinio? ¿Porque asimismo los apellidos demuestran lo dicho, como los de Annios Cabras, los Estatilios Toros, los Pomponios Terneros, como también otros muchos de animales domésticos?”

Marco Terencio Varrón (27 a.C.).

LA HISTORIA DESDE EL HELICON. LOS BOVIDAE