MICRORRELATOS (XIII)

MICRORRELATOS (XIII)

Una vez mi marido y yo grabamos nuestros nombres en uno de los olmos del camino de San Saturio, en Soria… solo que hay tantísimos grabados en todos los árboles que nos costó encontrar un hueco. Ahora lo que no encontraré nunca serán nuestros nombres… ¿Será eso la eternidad?

AlmaLeonor_LP