EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

EL AGUA NUEVA DE NAVARRA

Imagen: Fuente en el Parque de la Taconera (Pamplona)

Cada pueblo tiene sus propias tradiciones navideñas, como la Misa del Gallo en Nochebuena, o tradiciones foráneas que ha hecho propias, como el Árbol de Navidad, o ya puestos, la instalación del Belén en los hogares, una costumbre que parece que se inició en Italia y que en el siglo XVII, ya extendida por toda Europa, llega a España para convertirse en una tradición incluso institucional, pues todos los Ayuntamientos españoles construyen el suyo en la plaza principal, con más o menos fortuna (como ha ocurrido este año con el controvertido Belén del Ayuntamiento de Barcelona).

Hay algunas tradiciones navideñas locales muy arraigadas que no se han olvidado y se siguen practicando desde tiempos casi inmemoriales. Por ejemplo, el Tió de Nadal, el popular Cagatió catalán, relacionado con el Árbol de Navidad, pues se refiere a un tronco leñoso al que hay que darle de comer y taparle para que no tenga frío y que en la noche del 24 de diciembre, “caga” regalos si se le atiza. En otras comunidades españolas se celebra también con nombres parecidos como la Tronca de Nadal (Aragón), Tizón do Nadal (Galicia), e incluso en regiones francesas, como en Occitania, donde se celebra el Soc de Nadal (Cachafuòc). El Olentzero, originario de Lesaca (Navarra), es un personaje muy popular de la tradición navideña vasca. Es un carbonero gordinflón y borrachuzo (por su nariz coloreada), que trae los regalos el día de Navidad en el País Vasco y Navarra (también se conoce en la zona del País Vasco francés), y cuya celebración es antiquísima, probablemente anterior al cristianismo, como ofrenda invernal. En algunas zonas de Asturias y Cantabria existe un personaje parecido, el Esteru, un leñador, repartidor de regalos.  Y, en fin, existen otros muchos personajes navideños, algunos no tan bonachones, que pululan por los hogares de buena parte de Europa durante estas fechas y que ya traté en HELICON en un artículo anterior, LOS MONSTRUOS DE LA NAVIDAD .

Pero el final del año, celebración implícita también en las festividades navideñas, también tiene sus propias costumbres y tradiciones, como por ejemplo la de comer Doce Uvas, una por cada campanada que marca el final del año (o por cada uno de los meses del año, que no está claro). Es una costumbre que se celebra en España desde finales del siglo XIX y que pudo ser patria, aunque también parece que se importó del vecino país galo. En todo caso, desde España se exportó a muchos lugares de habla hispana.

Pero existen otra serie de tradiciones más locales que aún hoy se conservan y que merece la pena que no se olviden. Una de ellas es la del Agua Nueva de Navarra.

La última noche del año, el 31 de diciembre, en la población de Urdiain (Navrra),  se lleva a cabo una ceremonia curiosa que consiste en recoger agua de las fuentes del pueblo justo tras la última campanada de fin de año, el agua nueva del año. Una vez hecho esto los vecinos se la ofrecen a los que no han podido recogerla como gesto de buena voluntad del año y que, normalmente, es recompensado con un pequeño presente como aguinaldo. Este recorrido vecinal solía acompañarse de una cancioncilla, “Ur goiena, ur barrena”, que tiene un significado curioso, pues se refiere al agua en todos sus sentidos, la que cae del cielo en forma de lluvia (ur goiena) y la que se encuentra en el interior de la tierra y mana por las fuentes (ur barrena). Es una invocación a toda el agua para empezar el año, pero “ur” tiene un significado mayor en euskera y pude referirse a toda la “materia viva” de la naturaleza: la lluvia, la nieve, la madera, los huesos… e, incluso, el transcurso mismo del año, el nuevo ciclo vital de Ama Lur, la madre naturaleza.  La vida.

La cancioncilla puede tener muchas variaciones en su letra, José Mª Satrústegui recoge unas cuantas, pero un ejemplo podía ser este:

Esta costumbre está localizada en navarra y se celebra también en los valles de Baztán, Basaburúa, Imoz, Larráun, Burundi y Araquil. Pero en Agurain (Álava) se celebra un rito parecido, el “Gabonzar Ura” (Agua de Navidad), por el que en Nochevieja se arrojaba por la ventana el agua que existía en las jarras de la casa, el agua vieja, para en el amanecer del Año Nuevo, ir a recoger el agua nueva de las fuentes. El rito ha ido completándose con recogida de alimentos, pero la tradición manda que sea el agua el que se renueva con el primer minuto del año nuevo.

Así que celebremos el nuevo año, por ejemplo, con agua nueva.

 

 

AMOR ETERNO

AMOR ETERNO

Imagen: Lucy Campbell

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Gustavo Adolfo Becquer

 

El día Azul
30-Diciembre-2019

INVIERNO

INVIERNO

Imagen: William P. Welsh (1889-1984)

Denso celaje los espacios cruza;
en las cañadas los torrentes crecen;
la fiera, el bruto, el ave se guarecen;
helada nieve el cierzo desmenuza;
el mar rugiente olas entrecruza;
hojas, insectos y flor desaparecen;
los troncos y las rocas se enmohecen,
y la ventisca le monte encaperuza.
¡Vedle llegar! Con vívidos fulgores
bordan los astros su nocturno cielo.
¡Quién no le hiere? Henchido de vigores,
por la nieve su frente encanecida,
viene cuajando brotes bajo el hielo,
prestando savias, concentrando vida.

Rosario de Acuña ( 1850 – 1923) 

 

Hoy, 22 de diciembre, entra en el hemisferio norte la estación invernal de este año 2019. Lo hará exactamente a las 5h 19min hora peninsular, según el Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional – Ministerio de Fomento). Justo en el momento en el que se publique esta entrada de HELICON

AlmaLeonor_LP

SI YO FUERA MUJER…

SI YO FUERA MUJER…

Imagen: Erin Cone (USA)

Si yo fuera mujer,
tendría que empezar
por abrir del todo
el telón del fondo del mito virginal.
Y del hombre macho.

Si yo fuera mujer,
podría publicar
miles de razones
del secreto de Don Juan.
Las carcajadas nos harían llorar.

Si yo fuera mujer,
a mi no me tocaba
un tonto con coche
música de fondo
y pose de John Wayne.
Me daría el gusto de violarle a el.

Y así nada de igualdad.
Muerte al violador.
Premio a la infidelidad.
Desearía tomar eso
que ellos llaman nuestra
libertad.
Si yo fuera mujer.
Si yo fuera mujer.
Yo me tendría que querer.

Si yo fuera mujer,
no me casaría
nada de sostén
nada de pastillas.
Que las tome él.
Y ahora que lo sabes
ahora tómame.

Y así nada de igualdad.
Muerte al violador.
Premio a la infidelidad.
Desearía tomar eso
que ellos llaman nuestra
libertad.
Si yo fuera mujer.
Si yo fuera mujer.
Yo me tendría que querer.

Y así nada de igualdad.
Muerte al violador.
Premio a la infidelidad.
Desearía tomar eso
que ellos llaman nuestra
libertad.
Si yo fuera mujer.
Si fuera mujer.
Yo me tendría que querer.

Si yo fuera mujer,
tendría que empezar
por abrir del todo
el telón del fondo
del mito virginal.
Y del hombre macho.

Si yo fuera mujer.
Si yo fuera mujer.
Si yo fuera mujer.

Patxi Andión
(6 de octubre de 1947- 18 de diciembre de 2019)
In memoriam

BÍA

BÍA 

Imagen: Franz von Stuck

Bía era en la mitología griega la personificación femenina de la fuerza y la violencia. Junto a su hermano Cratos (Poder) era la guardiana de Zeus. Junto a ellos se alinearon sus otros dos hermanos Zelo (Rivalidad y Discordia) y Nike (Victoria), y sus padres, el titán Palas y la oceánida Estigia (diosa del inframundo, personificación del Odio), para participar en la lucha de los dioses contra los Titanes de la que los dioses salieron victoriosos. Los cuatro hermanos alados (violencia, poder, discordia y victoria) se hicieron imprescindibles para Zeus quien les encomendó la tarea de hacer cumplir sus órdenes cada vez que lo necesitara. Cuando Zeus decidió castigar a Prometeo por robar el fuego para entregárselo a los hombres, ordenó que fuese encadenara a una roca en las montañas del Cáucaso. Bía y su hermano Cratos fueron los encargados de hacer cumplir el castigo, pero Bía era la única con la fuerza suficiente como para detener al titán Prometeo. Ella fue quien le ató a una roca con cadenas irrompibles. Allí se cumplió la sentencia de Zeus. Cada día, un águila sacaba el hígado de Prometeo y se lo comía delante de él. Cada noche, su hígado volvía a aparecer en su sitio y el ciclo comenzaba nuevamente, convirtiendo el castigo de Prometeo en un perpetuo tormento.

Plutarco, en su “Vida de Temístocles” cuenta que cuando el general ateniense exigió dinero a los andrios (de la isla Andros en el Egeo) y estos se negaron (según Heródoto fueron los primeros que se negaron a pagar este tributo), el ateniense hizo ver su exigencia haciéndose acompañar de las diosas Peitho (Persuasión) y Bía (Fuerza). Si no lo conseguía con la primera, haría actuar a la segunda. Los andrios le respondieron que ellos se negaban a darle el dinero amparándose en otras diosas: Penia (Penuria), Aporia (Impotencia), Amekhania (Desamparo) y Ptokhenia (Mendicidad).

Bía, es mencionada por Heródoto, Hesíodo, Pseudo-Apolodoro, Esquilo, Platón, Pausanías y Plutarco, pero nunca se le hace decir una palabra. La violencia es muda. Su templo estaba en Corinto donde se la adoraba, significativamente, junto a Némesis (la venganza).

AlmaLeonor_LP

 

UN VIOLADOR EN TU CAMINO

UN VIOLADOR EN TU CAMINO

El patriarcado es un juez
que nos juzga por nacer,
y nuestro castigo
es la violencia que  no ves.
El patriarcado es un juez
que nos juzga por nacer,
y nuestro castigo
es la violencia que no ves.
El patriarcado es un juez
que nos juzga por nacer,
y nuestro castigo
es la violencia que ya ves.
Es feminicidio.
Impunidad para mi asesino:
Es la desaparición.
Es la violación.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía.
El violador eras tú.
El violador eres tú.
Son los pacos,
los jueces,
el Estado,
el presidente.
El Estado opresor es un macho violador.
El Estado opresor es un macho violador.
El violador eras tú.
El violador eres tú.
Duerme tranquila, niña inocente,
sin preocuparte del bandolero,
que por tu sueño, dulce y sonriente
vela tu amante carabinero.
El violador eres tú.
El violador eres tú.
El violador eres tú.
El violador eres tú.

 

Un himno feminista muy potente, que ya considero la canción del año. AlmaLeonor_LP

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

“Para llegar a conseguir esto hay antes una historia de combates, sacrificios y heroísmo de numerosos luchadores. Por mucha luz que desde el día de hoy tratemos de proyectar sobre ese pasado, nunca será suficiente para iluminar la acción de miles de personas, hombres y mujeres, que vivieron y murieron como héroes durante ese tiempo; no será posible nunca sacar del anonimato a tantas gentes, cuya vida daría tema para montones de novelas y de filmes dramáticos. Nuestro presente democrático se asienta sobre las hazañas de una multitud de heroínas y de héroes. Por mucho que logren sacarse a flote episodios de ese pasado, serán siempre una mínima parte de lo que realmente hubo.”

Santiago Carrillo
“La crispación en España” (2008)

 

La Constitución española fue ratificada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, siendo posteriormente sancionada y promulgada por el rey Juan Carlos I el 27 de diciembre y publicada en el Boletín Oficial del Estado el 29 de diciembre del mismo año, día de su entrada en vigor. Con ella se puso en marcha la Transición Española hacia la democracia tantas veces anhelada durante los tristes años de la dictadura franquista. Hoy es un día para la alegría y la esperanza y una llamada firme para que estos tiempos confusos que vivimos no retrotraigan al arcaísmo un logro cobrado con tanto sufrimiento.

AlmaLeonor_LP

LOS TRES MODOS DE CONOCIMIENTO

LOS TRES MODOS DE CONOCIMIENTO

Imagen: Malika Favre

Existen, como sabemos, tres modos de conocimiento: el modo analítico, el modo intuitivo y el modo de los profetas bíblicos, la revelación. Lo que distingue a la poesía de otros géneros literarios es su utilización de los tres modos a la vez (aunque sobre todo del segundo y del tercero). Los tres, en efecto, se dan en la lengua; y hay ocasiones en que, mediante una simple palabra, una simple rima, el que escribe un poema se ve llevado allí donde no ha estado nadie antes que él, quizá incluso más lejos de lo que él mismo deseaba. Quien escribe un poema lo escribe sobre todo porque la escritura de versos es un extraordinario acelerador de la conciencia, del pensamiento, de la comprensión del universo. Una vez experimentada tal aceleración, ya no se puede renunciar a repetir la experiencia; establecemos una dependencia total con este proceso, al igual que otros con las drogas o con el alcohol. A quien establece esta especie de dependencia con la lengua es, supongo, a quien llamamos poeta.

Joseph Brodsky
Conferencia del Premio Nobel 1987
“Del Dolor y la Razón (Ensayos)” (2015).