BLUE MONDAY 2020

BLUE MONDAY 2020

Imagen: Richard Burlet

Me visto de azul por un día para contar al mundo que el BLUE MONDAY del 2020, no me pone triste. Ni una pizquita. Nada… Esperen que lo repaso de nuevo… No. Nada. No estoy triste, ni siquiera un poquito más triste que ayer ni un poquito menos que mañana. Índice cero. Bluegrama Plano. Niet.

Y es que desde el año 2005, se viene conmemorando este día como el más triste del año, un día elegido no al azar, dicen, sino merced a un complejo cálculo matemático elaborado por el profesor de la escuela de psicólogos de la universidad de Cardiff, Cliff Arnall. Según este señor, el tercer lunes de enero, en este año 2020 hoy, 20 de enero (un poco empacho de veintes si tengo), es el día más triste del año, el día en el que acumulamos más tristeza de todo el año. 

Se justifica por razones ya un poco manidas… a saber: el fin del periodo navideño y la llegada del extracto bancario en números rojos debido a los gastos en estas fechas y que aún no ha llegado la nómina de enero… el frío, que hoy si que se justifica un poco porque en España nos está afectando una borrasca de nombre Gloria, que ha empeorado el clima en muchos sitios, sobre todo el Levante… y la constatación palpable de que a estas alturas no hemos empezado siquiera a cumplir los propósitos de Año Nuevo… ¡Cómo si eso nos pillara por sorpresa! Ya sabíamos a la tercera uva que esos propósitos serían pospuestos de nuevo.

En fin. Que como el Día de la Madre, el Día del Padre, el Día de los Enamorados, el Black Friday etc. este día Blue Monday parece hecho y derecho para el consumo. Si estamos tristes ¡que mejor que un regalito para paliarlo! Una amiga mía me decía que cada vez que se encontraba con un revés en su vida se compraba lencería bonita (y cara). Su cuenta corriente se resentía, pero su armario lucía precioso con esos conjuntos guardados sin estrenar. Porque esa es otra, no los estrenaba. En lugar de arrugarse por un lunes cualquiera del año, propongo “estrenar” esas preciosidades que todos tenemos en nuestros armarios. Saquemos los conjuntos preciosos de lencería, o ese libro sin abrir, o esa botella de licorcito tan rico que nos negamos a terminar por si acaso, o ese perfume que solo usamos en ocasiones (si es Chanel nº 5, solo para dormir), o ese día tan fantástico que nos espera más allá de la puerta de casa, sea caliente o frío, que para el frío seguro que Papa Noel o los Reyes Magos, nos habrán traído un conjunto precioso para lucir.

Olviden el Blue Monday y den la bienvenida a la Joven de la Perla Blue. Yo, desde luego, pienso rescatarla cada vez que me de un arrechucho de tristeza para recordar este post.

AlmaLeonor_LP