EUROPA 1998

EUROPA 1998

Imagen: Oleg Bogomolov

En 1998 se publicaba el libro Tiempo de Rebeldes de Jose Mª Mendiluce,  quien nació un día como hoy, 14 de abril de 1951. Cuando leí este libro ya conocía a su autor, pues había leído su “Con Rabia y Esperanzas” (1997), libro al que tengo en gran cariño, pues me lo dedicó en una presentación a la que acudí entonces. Y antes de este libro, ya me había conquistado con “El amor armado” (1996), del que conservo un ejemplar de su quinta edición (cinco ediciones de abril a julio de 1996 dicen mucho del éxito de este libro). Me convertí en incondicional de de su persona y obra y lamenté muchísimo su fallecimiento en el año 2015. Sus tesis, que estoy repasando estos días, se me antojan muy actuales. Él, que tanto vio y vivió, hubiese sido una mente lúcida y experimentada en estos tiempos de crisis… y no me refiero ahora a la del coronavirus, que seguro que también hubiese sido un gran efectivo en su solución o, al menos, en ver más allá de lo que nosotros no somos capaces ni siquiera de adivinar, sino que me refiero a la crisis existencial de las instituciones supranacionales, en especial la ONU y la UE. Tal era su experiencia. En este artículo reproduzco algunos párrafos del rapapolvo (y a la vez esperanzadora visión de futuro) que le echa a la Unión Europea de finales del siglo XX en “Tiempo de Rebeldes“, cuando ya existían indicios de la incapacidad en la que se estaba sumiendo y donde gentes como él quisieron advertirlo. En este texto que sigue incluyo parte de las tesis que, según cuenta Mendiluce en su libro, elaboraron un centenar de europarlamentarios, una declaración de intenciones políticas, que, sigue diciendo el autor, representa “una reivindicación del modelo de Europa que queremos ante la polarización y la reducción de la Europa política y ciudadana a la Europa económica“.

AlmaLeonor_LP

¿QUÉ EUROPA EN QUÉ MUNDO?

Si Europa pretende  construirse derribando las fronteras interiores pero fortificando las fronteras exteriores, haciendo muros para impedir la entrada de los que tratan de llegar a una Europa de cierto bienestar, Europa no será más que un proyecto que habrá fracasado.

[…] Se está generando un sentimiento antieuropeo o de duda en sectores de nuestra sociedad que están alimentados por intereses políticos y económicos bastante complicados. Se dice que el Parlamento Europeo no sirve para nada, que la Comisión solo sirve para que unos cuantos ganen muchísimo dinero y por cada problema que surge estamos dispuestos a ir a la Cruzada. Y se puede empezar a fracturar un proceso de construcción europea que no puede dar marcha atrás sin llevarnos a todos al abismo […] Sin justificar el despilfarro, Europa nunca será demasiado cara. Porque la paz no tiene precio.

Europa está entre dos conflictos internos. El problema de la convivencia con numerosas minorías, debido a la llegada imparable de los inmigrantes y refugiados, y una peculiar crisis económica de sociedades duales, paro y exclusión, para colectivos cada día más numerosos. Y digo peculiar, porque los macroindicadores son espléndidos. Excepto el paro.

Nuestra Europa construye muros en Melilla y se convierte en frontera para los seres humanos. Cerramos Europa a la inmigración, a la llegada de los que huyen del hambre, de la persecución, o de las guerras, convirtiendo el hecho de su llegada, y no las causas que la provocan, en un tema político de primera magnitud. Haciendo el juego al ascenso de la intolerancia t de los grupos fascistas, racistas y xenófobos que crecen por toda Europa al calor de una percepción, falsa pero alimentada, de que estamos siendo invadidos por el exterior y al calor, también, de la falta de un discurso positivo, valiente, constructivo, honesto, generoso y solidario por parte de los partidos demócratas, sea cual sea su orientación.

[…] La Europa que tenemos es la Europa de Maastricht y de Ámsterdam. Es la Europa del neoliberalismo del dios Mercado, que es el dios de este fin de siglo, por cuyas leyes superiores y supremas se rigen todas las relaciones humanas. La Europa de Maastricht que vende a la ciudadanía europea un modelo economicista, un modelo monetarista.

Con un sistema económico victorioso, indiscutible aparentemente, que es el neoliberal, a través del cual descubrimos que cada vez sobra más gente. La gente mayor sobra cada vez más joven: prejubilaciones. La gente de edad mediana no encuentra empleo, la gente joven tiene grandes dificultades para acceder a un puesto de trabajo. Sectores enteros de la economía no sirven: son obsoletos. Y el desarrollo tecnológico y el aumento de productividad reducen la reconversión a exclusión o subvención.

No se va a aumentar el empleo y se va a reducir el desempleo, y no conoceremos un Europa sin parados si no cambiamos las ecuaciones y no cambiamos las políticas económicas para que, como la política, se haga en función de sus beneficiarios, que debemos ser los ciudadanos […] Necesitamos, entonces, una Europa que discuta sobre qué modelo social y qué modelo económico, sostenible ecológicamente, para que no sobremos cada vez más y podamos sentirnos todas y todos partícipes en lo económico, en lo social.

[…] Somos muchos los que queremos otra Europa. La de los ciudadanos. Cada uno en su puesto puede contribuir decididamente a que Europa asuma sus retos […] Europa va mal. Los europeos van mal. A la gente le duele Europa, por no lo sabe. Hay que reaccionar. Y rápido […] Una gran potencia política debería ser capaz de actuar. De aquí pasamos a la capacidad de Europa o, más bien, a su incapacidad.

[…] Europa va mal desde Sarajevo. Dijo que íbamos a ver, los íbamos y no hemos visto nada. Dijo que los estadounidenses eran nuestros amigos, no nuestros jefes. Dijo muchas cosas y no ha hecho nada; China está cerca, y África mal encaminada. El Sur explota y el Este se impacienta […] Europa se construyó entre seis, se amplió para convertirse en la Europa de los nueve, luego de los doce, y más tarde de los quince. Se ampliará, durante la primera década del tercer milenio [recuerden que este libro se escribió en 1998], para convertirse en la Europa de los veintiuno y luego de los veinticinco o de los treinta. Esto no puede funcionar sobre las bases actuales. Nadie cree seriamente que una Europa de más de veinte pueda funcionar de acuerdo con las reglas de la Europa de los doce.

[…] Europa necesita un nuevo tratado. La nueva regla del juego debe, pues, ser clara, eficaz y democrática. En resumen, en las antípodas del actual embrollo […] Hay que redactar un Derecho europeo inteligible para los ciudadanos. Hace falta un mayor control parlamentario del Ejecutivo. También es necesario un modo de funcionar a veinte o más en el ámbito europeo: lo esencial es que las decisiones europeas sean tomadas por mayoría. Porque, por unanimidad, sumamos los egoísmos y acumulamos una multitud de decisiones sin una verdadera política […] Inmensa tarea, pero con la que es posible realizar verdaderos progresos; es cuestión de voluntad, de imaginación y de organización.

Prefiero simplemente deciros que depende de nosotros, que a lo mejor podemos hacer muy poco, pero que tenemos tendencia a no hacer nada.

José Mª Mendiluce (1951-2015).

Tiempo de rebeldes: Amazon.es: José María Mendiluce: Libros

 

LA RANA SORDA

LA RANA SORDA

Imagen: Marie Nolan

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo y cuando vieron cuan hondo era el hoyo, las ranas de arriba le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.

Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Luego se desplomó y murió.

La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando. Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logró salir del hoyo.

Cuando salió, las otras ranas le dijeron: “nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos”.

La rana les explicó que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja

    1. La palabra tiene poder de vida o muerte. Una palabra de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo y finalizar el día.
    2. Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que lo acabe por destruir. Tengamos cuidado con lo que decimos.
    3. Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.

Popular.

 

Moraleja propia: Los catastrofismos y el desánimo tienen un efecto devastador en algunas personas. Si hacemos oídos sordos a esos despropósitos y seguimos realizando un esfuerzo, propio y conjunto, todo se puede lograr, incluso lo que nos decían que no se podía.

AlmaLeonor_LP

 

RESURRECCIÓN

RESURRECCIÓN

Imagen: Otto Dix

No puede actuarse en la historia lo que es antihistórico, lo que es la negación de la historia. 0 la resurrección de la carne o la inmortalidad del alma, o el verbo o la letra, o el Evangelio o la Biblia. La historia es enterrar muertos para vivir de ellos. Son los muertos los que nos rigen en la historia, y el Dios del Cristo no es Dios de muertos, sino de vivos. El puro cristianismo, el cristianismo evangélico, quiere buscar la vida eterna fuera de la historia, y se encuentra con el silencio del universo, que aterraba a Pascal, cuya vida fue agonía cristiana. Y en tanto la historia es el pensamiento de Dios en la tierra de los hombres.

MIGUEL DE UNAMUNO
“La Agonía del Cristianismo” (1938)

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

El caballero andante Don Quijote de la Mancha. La Procesión de disciplinantes (I:52). J. J. Grandville (1848)

Preludio de las solemnidades que precedieron a la Semana Santa en Valladolid. (1605) Porque los castellanos este año (por razón del nacimiento del Príncipe en Viernes Santo) anticiparon su Pascua de Flores, haciendo de Semana Santa Navidad, os quiero contar algunas particularidades que observé, que usan en la administración y ceremonias de los oficios de esta Semana, diferentes de la costumbre de la Iglesia en Portugal […]

Las iglesias se cubren de brocados, telas y damascos bordados, aun la más humilde ermita, que me pareció cosa de grande majestad: es una de las en que más se deja ver la riqueza y grandeza de España; porque las iglesias son tantas como luego diré, y tapizan el interior de todas ellas, y no es preciso para ello desguarnecer ningún señor sus casas, porque son de las sobrantes. En todo lo demás hay poco concierto y aparato y menos curiosidad […]

Lo ordinario es recorrer las iglesias de día, porque como aun las más encerradas doncellas tienen los días todos por suyos, no quieren sufrir el sereno de la noche; y como en las devotas es la devoción poca, y las que no lo son no tienen necesidad de aprovecharse de estas ocasiones para salir de casa, teniendo siempre la puerta abierta, recógense con tiempo; y así, en anocheciendo, hallé las más de las iglesias sólo con el sacristán, y solamente se encuentran por las calles algunos hidalgos alocados, que se andan disciplinando, con doce o catorce hachones delante, y ellos con sus zapatos blancos, ropillas de holanda cruda, y sus divisas y copetes […]

Las procesiones de Semana Santa son muchas, y con mucho más orden que las nuestras, de manera que la inferior de ellas es más notable que la mejor que nunca se hiciera en Lisboa. En estos días de Semana Santa, la primera sale de la Trinidad, viene delante un guion de damasco negro con dos puntas de borlas, que llevan dos hermanos de negro; tienen estos guiones, en lugar de nuestras laranginhas de los estandartes, las imágenes de las cofradías, doradas, muy perfectas. Esta traía la de Nuestra Señora al pie de la cruz, cubierta con un velo negro; delante dos trompetas destemplados con los rostros cubiertos y enlutados, que mueven a mucha compasión y tristeza; luego un hermano con una cruz, que hacen de tablas delgadas, hueca por dentro y toda dorada, y con ser grandísimas, son muy fáciles de llevar, y dos hachones de una y otra parte. Seguían 400 disciplinantes en dos filas en orden de procesión, 200 de cada parte, sin desorden alguno, cada uno en el lugar que tomó. Detrás de ellos 400 hermanos de la cofradía, vestidos de bocací negro, con sus antorchas de cuatro pábilos, todos en el mismo orden; y en medio de ellos el primer paso, porque en lugar de nuestras banderas pintadas, traen pasos de bulto, de altura proporcionada, los más bellos y hermosos que se puede imaginar, porque estos de Valladolid son los mejores que hay en Castilla, por la proporción de los cuerpos, hermosura de los rostros y aderezo de las figuras, que todo es de la misma materia, de cartón y lino, de que están formados; y si va algún vestido, gorra o capa al exterior, es todo de brocado o tela, de suerte que parecen muy bien. Este paso era la Oración del Huerto, con los discípulos y el ángel. Seguían otros 400 disciplinantes por el mismo orden, y algunos de ellos con una sola roseta (a la que llaman abrojo) que les abre los costados, y afirmo que vi a alguno llevar trozos de sangre coagulada de más de a libra, que me pareció demasiada crueldad, y me escandalizó se permita tanto exceso. De tras de ellos seguían 150 hermanos, con hachas, y en el medio otro paso, que era el de la Prisión. En la última parte de la procesión, iban 600 disciplinantes y 300 hermanos, con hachas y túnicas negras; y el paso era de Nuestra Señora al pie de la Cruz, con Cristo Nuestro Señor en brazos, y las Marías; detrás un corregidor o alcalde de corte, para que no sucedan desórdenes. De suerte que se componía lo procesión de 1.400 disciplinantes y 650 hermanos, porque no entra en ellas ninguna persona extraña.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

Esta es la menor procesión; va de la Trinidad a Palacio, y vuelve por la Platería y Plaza. En terminando ésta, sale otra de San Francisco hasta Palacio por la Platería y Cantarranas. Este era casi el doble que la primera, porque llevaba 2.000 disciplinantes y mil y tantos hermanos, con túnicas y hachas, todo por el mismo orden, y con el mismo concierto y distribución, y los pasos muchos y muy hermosos, y están armados sobre unas mesas o tabernáculos, algunos tan grandes como casas ordinarias, que llevan los mismos hermanos; y como las figuras son de paño de lino y cartón, son muy ligeras; mas puedo afirmar que no vi figuras ni imágenes más perfectas, ni en nuestros altares más nombrados de Portugal. El primer paso era la Cena, perfectísimo en todo. El segundo, la Oración del Huerto con el Ángel en un árbol, mucho de ver, y mucha soldadesca, y desorejamiento de Malco. El tercero, el paso de la Santa Verónica. El cuarto, cómo fue crucificado. El quinto, la lanzada de Longinos a caballo. El sexto, el descendimiento de la Cruz, tan al natural, que ninguno me parece tan bien, con la gravedad y melancolía de los Santos Velhos. El séptimo, Cristo Nuestro Señor en los brazos de la Virgen, con lo que se acaba la procesión, la cual tardó en pasar (muy de prisa) más de tres horas por donde estábamos; y no vale más ninguna de ellas.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

El Viernes Santo, por la mañana, sale otra de la Merced, con otros muchos pasos. Esta fue a pasar por junto de Palacio (estando el rey detrás de las vidrieras, y la infanta con él); llevaría 1.000 disciplinantes y 600 antorchas. En la misma mañana salió otra de San Agustín, que es de cruces solamente, negras, que son de hermanos de aquella cofradía, cada uno de los cuales da dos reales de limosna para reparación de ellas; y son 700 hermanos vestidos con túnicas negras, y llevan otras tantas cruces y sus pendones. Por la tarde sale la más principal procesión, que llaman de la Soledad, que es la más famosa de todas. Salió de San Pablo, frente a Palacio, que es monasterio de dominicos, y duró más de tres horas y media, con el mismo orden, concierto y distribución, y así acabó casi de noche, y lleva muchos más pendones y antorchas, y es cofradía de gente más grave, y lo que es más de alabar es el orden y concierto, porque desde que sale hasta que se recoge, no ha de cambiar de sitio ni cruzar una persona, ni entremeterse otra, porque, como tengo dicho, no entran en ellas más que los disciplinantes y hermanos con hachas, y los jueces que los van ordenando. Puede haber tantos disciplinantes, sin haber faltas en ellos, porque son todos hermanos y cofrades con aquella obligación. Unos se llaman Hermanos de luz, porque están obligados a acompañar con luz, que es un hachón de cuatro pábilos; otros Hermanos de sangre, que están obligados a disciplinarse, y, cuando no pueden, dan un criado o amigo, o persona alquilada, y no faltan infinitos de estos Simones Cirineos, por ocho reales y por menos, que por reales venderán las almas, cuanto más la sangre, y con este orden no pueden nunca faltar. A esta costumbre y compromiso alude Alonso de Ledesma (“Conceptos espirituales y del Monstruo imaginario”) en unas redondillas, donde, profetizando Simeón al Niño los trabajos que había de padecer, acaba una diciendo: “Con ser hermano de luz, lo seréis de disciplina”.

En la capilla del rey estuve el mismo Viernes Santo al oficio de la Cruz, en la cual el rey estuvo en el estrado y la reina en la tribuna, mas encubierta. Ofició el capellán mayor conforme al ceremonial romano; parecióme muy bien la costumbre que se tiene en los perdones y mucho de alabar, y es que, estando el rey de rodillas para besar la cruz, llegó un mayordomo llevando tres mazos de papeles con cintas, y poniéndose de rodillas, dijo: «¿V. Majestad es servido perdonar, por razón del santo tiempo en que está, a estas personas, a que en su Consejo ha parecido?». El rey respondió que sí, y luego besó la cruz, y después de él fueron los grandes que estaban presentes […]

Los sermones de toda esta Semana son infinitos, con diversos títulos: Descendimiento de la cruz, Soledad de la Virgen, Entierro, el buen Ladrón, lágrimas de las Marías y de la Magdalena y otros muchos. El Martes Santo se hizo una procesión en la iglesia de la Magdalena a las mujeres públicas, que se pudiera hacer a toda la corte, donde la justicia llevó once; cuando acudimos, a las ocho, no pude entrar; ni se convirtió ninguna, antes están haciendo muecas y descomposturas, que sirven de escándalo más que de provecho. Cuando alguna se arrepiente, las señoras que están presentes la recogen para casarla, aunque nosotros decimos que las llevan para maestras de ceremonias.

El Viernes Santo, que fue 8 de abril, estuvo la reina a las procesiones y a casi todos los oficios de las Tinieblas. Aunque sentía alguna molestia, disimulaba, porque tampoco se creía en el término, sino para el 15 o 20 del mes; mas, como las mujeres son buenas aritméticas en el pagar del crédito como en el cobrar del débito, la cuenta no quiso mentir […] A las diez de la noche, estando en el primer nocturno de los maitines del sábado, se halló casi primero con los parabienes del Príncipe que con los dolores del parto, porque parió sin trabajo. Acudió el duque de Lerma a los gemidos del niño, que también salió llorando, como cualquier hijo de vecino; y, preguntando si era varón, no le quiso la comadre responder sino que llamasen al rey, escondiendo el sobrescrito, para que no le conociesen por la muestra. Fue el duque muy alegre, diciendo:  «Desa suerte, Príncipe tenemos» [el futuro rey Felipe IV,  que sería llamado «el Rey Planeta» entre otros epítetos, nació en Valladolid el 8 de abril de 1605].

Fastiginia (o Fastos Geniales: vida cotidiana en la corte de Valladolid ),
es una obra en prosa escrita por el portugués Tomé Pinheiro da Veiga en 1605, en la que describe sus experiencias durante su estancia en la Corte de Valladolid, entre abril y julio de 1605.

¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?

¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?

Imagen: Jacob Lawrence

Dios mío Dios mío ¿por qué me has abandonado?
Soy una caricatura de hombre
el desprecio del pueblo
Se burlan de mí en todos los periódicos
Me rodean los tanques blindados
estoy apuntado por las ametralladoras
y cercado de alambradas
las alambradas electrizadas
Todo el día me pasan lista
Me tatuaron un número
Me han fotografiado entre las alambradas
y se pueden contar como en una radiografía todos mis huesos
Me han quitado toda identificación
Me han llevado desnudo a la cámara de gas
y se repartieron mis ropas y mis zapatos
Grito pidiendo morfina y nadie me oye
grito con la camisa de fuerza
grito toda la noche en el asilo de enfermos mentales
en la sala de enfermos incurables
en el ala de enfermos contagiosos
en el asilo de ancianos
agonizo bañado de sudor en la clínica del psiquiatra
me ahogo en la cámara de oxígeno
lloro en la estación de policía
en el patio del presidio
en la cámara de torturas
en el orfelinato
estoy contaminado de radioactividad
y nadie se me acerca para no contagiarse
Pero yo podré hablar de ti a mis hermanos
Te ensalzaré en la reunión de nuestro pueblo
Resonarán mis himnos en medio de un gran pueblo
Los pobres tendrán un banquete
Nuestro pueblo celebrará una gran fiesta
El pueblo nuevo que va a nacer.

Ernesto Cardenal (Salmo 21)

 

LA DICHA DE VIVIR

LA DICHA DE VIVIR

Imagen: Gwen Murphy

Poco antes de la oración del huerto, un hombre tristísimo que había ido a ver a Jesús, conversaba con Felipe, mientras concluía de orar el Maestro.

Yo soy el resucitado de Naim -dijo el hombre- antes de mi muerte, me regocijaba con el vino, holgaba con las mujeres, festejaba con mis amigos, prodigaba joyas y me recreaba en la música. Hijo único, la fortuna de mi madre viuda era mía tan solo. Ahora nada de eso puedo, mi vida es un páramo ¿a que debo atribuirlo?

Es que cuando el Maestro resucita a alguno, asume todos sus pecados -respondió el Apóstol- es como si aquel volviera a nacer en la pureza del párvulo...

Así lo creía y por eso vengo.

¿Qué podrías pedirle, habiéndote devuelto la vida?

Que me devuelva mis pecados -suspiró el hombre.

Leopoldo Lugones.

TIEMPO DE REBELDES

TIEMPO DE REBELDES

Imagen: Justin Main

Ya que no vivimos tiempos revolucionarios, aprendamos, al menos, a vivir el tiempo de los rebeldes. Saber decir no, esforzarse cada uno desde su puesto en crear los valores vitales de los que ninguna renovación podrá prescindir, mantener lo que vale, preparar lo que merece vivirse, y practicar la felicidad para que se dulcifique el terrible sabor de la justicia, son motivos de renovación y de esperanza.

Albert Camus
Moral y Política” (1984)

QUIÉREME

QUIÉREME

Luis Eduardo Aute - Tarde, muy tarde Lyrics | Musixmatch

No habrá nada más que añadir a lo mucho que se haya dicho ya sobre Luis Eduardo Aute, un artista completo en toda la extensión de la palabra, un hombre de su tiempo, comprometido con su tiempo y con la eternidad atemporal de los dioses. Siempre recordaremos a Aute porque siempre tendremos una referencia que nos lo recordará… cada vez que mencionemos el Alma, nos acordaremos de Aute; cada vez que suene un Latido, nos acordaremos de Aute; cada vez que admiremos la Belleza nos acordaremos de Aute; cada vez que recorramos esos caminos que llevan todos a Roma, nos acordaremos de Aute; cada vez que vayamos al Cine nos acordaremos de Aute; cada vez que evoquemos, Al Alba, aquel atroz pasado nuestro, nos acordaremos de Aute. Cada vez que sintamos el amor y el deseo, nos acordaremos de Aute.

Yo me enamoré de Aute durante un concierto en directo. Nunca olvidaré aquella experiencia vivida en primera fila (el único concierto al que asistí en primera fila en mi vida) y el magnetismo que desprendía aquel hombre delgado que siempre permanecerá en mi memoria no solo por su voz y sus letras hechas poesía, también por el movimiento de su cuerpo mientras cantaba, por como cerraba los ojos cuando hablaba de amor, por como sabía hacernos llegar las vibraciones del deseo a aquellas jóvenes gentes, adolescentes muchos, que apenas empezábamos a saber que había algo más allá de la mojigatería con la que nos estaban educando.

En aquella plaza de toros improvisada me invadió el deseo de decirle “Quiéreme, aunque solo sea un instante”… pero se que lo hizo. Y siempre le recordaré por ello… ¡Gracias por tanto Luis Eduardo Aute!

AlmaLeonor_LP

 

Luis Eduardo Aute  
(13 de septiembre de 1943 – 4 de abril de 2020)
In memoriam…