CINE Y OLIMPIADAS

CINE Y OLIMPIADAS

Como hemos estado viendo en artículos anteriores, los de Atenas 1896, fueron los Primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, inspirados en los clásicos griegos del siglo VIII a. C. que se celebraban en Olimpia. Los modernos JJOO surgen por iniciativa de Pierre Frèdy, Barón de Coubertin (1863-1937) y se han venido celebrando desde entonces cada cuatro años ininterrumpidamente, con la salvedad de los de Berlín 1916, a causa de la Primera Guerra Mundial, así como los de Helsinki 1940 (a los que previamente había renunciado Tokio por la guerra sino-japonesa) y los de Londres 1944, ambos a causa de la 2ª Guerra Mundial. Este año 2020 sucede otro hecho inusual en la historia de las Olimpiadas, pues los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 (los Juegos de la XXXII Olimpiada), han tenido que aplazarse un año por el peligro de contagio de la pandemia mundial por coronavirus, y tendrán lugar entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021, aunque mantendrán su nombre. Pues bien, a lo largo de todas esas ediciones, el cine también ha tenido un gran protagonismo al lado del deporte y de eso es de lo que vamos a hablar en este artículo.

Astérix en los Juegos Olímpicos', lo mejor son los cameos

En principio hay varias películas ambientadas en los JJOO que no son exactamente de lo que quería hablarles, pero me gustaría mencionar algunas de ellas antes de empezar. Por ejemplo Astérix en los Juegos Olímpicos (2008, Fréderic Forestier),  pero esta tampoco nos vale, pues no se basa en los JJOO modernos, sino en los de la antigüedad.

Hay algunas películas que si que sitúan su acción en los Juegos de la Era Moderna, incluso de forma tan solo tangencial, pero en ningún caso recrean la vida de ningún participante o hecho real. Por ejemplo Personal Best (La mejor marca, 1982), dirigida, escrita y producida por Robert Towne (en su debut como director), e interpretada por Mariel Hemingway, Scott Glenn y Patrice Donnelly. Es una película que gira en torno a un triángulo amoroso lesbico en la villa olímpica. L’as des as (As de Ases, 1982), de Gérard Oury, se centra en los JJOO de Berlín de 1936 para desarrollar una trama de liberación de judíos por parte del entrenador de los boxeadores franceses en el evento interpretado por Jean-Paul Belmondo, una comedia sin más pretensiones que el lucimiento de la estrella francesa. Walk Don’t Run (Apartamento para tres, 1966), es una comedia norteamericana de enredos donde un maduro Gary Grant interpreta su último papel en el cine. Acompaña a Jim Hutton en su preparación para las Olimpiadas de Tokyo de 1964. The Games (La prueba del valor, 1970), de Michael Winner, retrata el duro entrenamiento de cuatro atletas que se preparan para la prueba de la Maratón en las Olimpiadas de Roma de 1960:  un inglés con un entrenador muy exigente, un americano que participa pese a sus problemas de salud, un checo que busca la gloria para su país y un australiano aborigen que busca salir de la miseria y reivindicar a su pueblo. El interés de esta película está en los actores: Ryan O’Neal, Charles Aznavour, Michael Crawford y Athol Compton. Geordie (1955, Frank Launder) es una película británica con Bill Travers en el papel principal interpretando a un escocés que se convierte en atleta y compite en los Juegos Olímpicos de verano de 1956 en Melbourne. No está basado en ningún hecho real, sino en una novela del mismo título que David Walker (canadiense-escocés) escribió en 1950. En Running (1979, Steven Hilliard Stern) podemos ver a un joven Michael Douglas interpretando a un hombre fracasado en todos los aspectos de su vida que intenta recuperar su autoestima intentando clasificarse para los Juegos de Montreal de 1976. En Goldengirl (1979, Joseph Sargent), encontramos todo lo contrario, una mujer a la que su padre imbuye de perfección para clasificarse en los JJOO de Moscú 1980. La curiosidad de esta película estriba en los métodos del padre (adoptivo), el más absoluto y total dopaje de la joven (interpretada por Susan Anton).

Pues en la misma línea se encuentra Fair Play (2014, Andrea Sedlácková), protagonizada por Judit Bárdos, en el papel de una atleta que quiere clasificarse en  los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 y es engañada para consumir anabolizantes. Otra película de ficción es The Cutting Edge” (1992, Paul Michael Glaser) sobre las aspiraciones de una joven promesa del patinaje en las Olimpiadas de invierno de 1992 en Albertville (Francia)​. Fue en estos Juegos donde Blanca Fernández Ochoa consiguió la medalla de bronce de esquí alpino convirtiéndose en la primera mujer en conseguir una medalla olímpica para España. “The Corrupted” (2019) narra una historia de crímenes y corrupción con las Olimpiadas de Londres de 2012 como telón de fondo.  El complot dels anells” (El complot de los anillos, 1987), es una película española de intriga en la que se trata de desentrañar un complot urdido durante los años previos a la preparación de las Olimpiadas de Barcelona 1992. “Forever The Moment (2008) es una película coreana que trata (con lo que dice que es algún viso de realidad) el difícil camino de preparación del equipo nacional surcoreano de balonmano femenino para su participación en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. En los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, Eric Brogar, un atleta especializado en Pentatlon de Alemania oriental, decide desertar y fugarse con el equipo olímpico americano, y más tarde, ya siendo norteamericano, intentará volver a la competición. Este es el argumento de “Pentathlón” (1994), de Bruce Malmuth, una película por y para el lucimiento de su protagonista, Dolph Lundgren, aunque ciertamente, méritos para competir no le faltaban.

LOS JJOO EN EL CINE

www.gstatic.com/tv/thumb/tvbanners/10429839/p10...

Pero, como decía, me gustaría contar aquí la relación que el cine ha tenido con las Olimpiadas, desde una perspectiva real. También aquellas filmaciones de los propios Juegos, que por alguna razón merecen ser mencionadas como un hito para el cine. Por ejemplo, The First Olympics: Athens 1896″ (1984) es una dramatización de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna y de las vicisitudes del equipo estadounidense para conformarse, prepararse y llegar hasta Atenas para competir. Hunt Block interpreta al campeón olímpico en lanzamiento de disco Robert Garrett, Nicos Ziagos al ganador de la maratón y héroe nacional griego Louis Spiridon y Louis Jourdan, al Presidente del COI y organizador de los Juegos, Barón Pierre de Coubertin.

En el año 1908 se celebran los Juegos de la IV Olimpiada de Londres, coincidiendo con la Exposición Universal Franco-Británica de ese año. Es el primer evento olímpico del que tenemos algunas imágenes reales por una filmación cinematográfica.

También hay una película de cine sobre la hazaña del italiano Dorando Pietri  (1885-1942) en la maratón de ese año, que contó con varios datos curiosos, como ser la primera que se celebró con la distancia que ya va a ser oficial desde ese año, 42,195 km., a causa de un detalle que los organizadores tuvieron con la reina, Alejandra de Dinamarca (1844-1925), esposa del rey Eduardo VII (ya lo conté también en la entrada sobre los JJOO femeninos). Pues bien, Petri cayó al suelo hasta cinco veces antes de llegar a la meta, a causa de la deshidratación sufrida por las altas temperaturas (se celebró el 24 de julio a las 14:33 horas), pero los jueces le ayudaron a levantarse en todas ellas, por lo que terminó siendo descalificado y sin medalla. Eso sí, la reina Alejandra tuvo el detalle de regalarle una copa de plata por el esfuerzo realizado en “su” prueba de Maratón. De todo ello quedó constancia fílmica y Pietri se convirtió en una leyenda.

La siguiente convocatoria olímpica, la de 1912, celebrada en Estocolmo, y por primera vez sin hacerse coincidir con una Exposición Universal, contó con la mayor batería de innovaciones técnicas conocidas hasta el momento. Entre ellas, la de la venta en exclusiva de los derechos de filmación para televisión. Sobre estos Juegos se realizó un documental en el año 2011 titulado “Las Olimpiadas del Sol”Parte Una; Parte Dos; Parte Tres.

Los Juegos de la VIII Olimpiada,  celebrados en París en 1924, son, quizá, los más conocidos por el gran público. Fueron estos Juegos los escogidos por el director Hugh Hudson como escenario para su laureado film “Carros de Fuego”  (1981), una de las películas deportivas más famosas de la historia del cine (obtuvo 4 Oscars de Hollywood) y cuya banda sonora, compuesta por el músico griego Vangelis (Evangelos Odysseas Papathanassiou, 1943), está ya, en nuestro imaginario cultural, relacionada para siempre con el atletismo. En el año 2012, durante los Juegos Olímpicos de Londres (XXX Olimpiada) fue la música elegida para amenizar la ceremonia de la entrega de medallas.

El atleta  Evelyn Aubrey Montague (1900-1948), uno de los más reconocidos del famoso Achilles Club, donde entrenaban los atletas y alumnos de las Universidades de Oxford y Cambridge, aparece en la película interpretado por Nicholas Farrell, pero con algunos errores. Por ejemplo, Montague pertenecía a la Universidad de Oxford, no a Cambridge como dice en la película y además compitió con su primer nombre, Evelyn, y no con el de Aubrey como aparece igualmente en el film. Pero aun así, es una de las figuras más emblemáticas de “Carros de Fuego”, y no solo por su protagonismo en la pantalla. Las cartas que Montague escribió durante sus años de estudiante en la Universidad y como atleta en sus entrenamientos y competiciones, fueron cedidas por su hijo al guionista de la película, Colin Welland, para que pudieran utilizar su información en la ambientación de la película. Evelyn Montague falleció en 1948 a causa de la tuberculosis contraída durante la 2ª Guerra Mundial.

Otros atletas británicos que aparecen en la película fueron Harold Abrahams (interpretado por Ben Cross) y Eric Liddell (interpretado por Ian Charleson), ambos alumnos, esta vez sí, de Cambridge. Liddell, un escocés que había nacido en China, era hijo de misioneros y él mismo acabó siéndolo. El filme recoge el problema sobre los católicos que se negaban a participar en las pruebas convocadas en domingo, pero en realidad, Liddell no tuvo que enfrentarse a este dilema. Ganó una medalla de bronce (en los 200 m) y otra de oro (en los 400 m) marcando, además, un récord olímpico.  Abrahams, hijo de un emigrante lituano judío adinerado, encontró en el deporte una forma de superar los prejuicios de la élite británica por su condición religiosa (se convirtió al catolicismo en 1934). Abandonó la competición deportiva poco después de estas Olimpiadas por culpa de una lesión y dedicó el resto de su vida a ser comentarista deportivo, llegando a ser también presidente de la Federación Británica de Atletismo.

Sobre los Juegos Olímpicos de Invierno de 1928 en St. Moritz (Suiza), Arnold Fanck, pionero alemán del cine de montaña, rodó con tan solo dos cámaras, un documental titulado “Das weisse Stadion”, que tuvo que montar (30.000 m de película) en tan solo diecisiete días.

Los JJOO de Berlín de 1936 fueron también inmortalizados en el cine, gracias al genio artístico de la directora de cine y fotógrafa alemana, Leni Riefenstahl (1902-2003), una magnífica artista gráfica que quedó eclipsada por su adhesión política al nazismo. Suya es la película “Olympia”, un documental sobre los Juegos de Berlín 1936 que vio la luz en 1938, y que, pese a su excelente factura técnica, exacerbaba la superioridad de la raza aria en las competiciones. Rodado en dos partes (‘Festival de las Naciones‘ y ‘Festival de la Belleza‘), fue este el primer largometraje filmado en unos Juegos Olímpicos, pero el problema de esta filmación es que el  régimen nazi utilizó estos Juegos Olímpicos y su proyección internacional como un gran escaparate de propaganda política del Tercer Reich, a través del elaborado programa de difusión encargado por Hitler al ministro de propaganda Joseph Goebbels, la puesta en escena realizada por Albert Speer y la película de Riefenstahl.

Ya en la segunda mitad del siglo, los JJOO de Invierno de 1960, celebrados en la ciudad de Squaw Valley (EEUU), contaron, para su retransmisión televisiva, con la producción de nada menos que Walt Disney. También cuentan con su propia película los JJOO de Tokyo de 1964, The Complete Tokyo 1964 Film”, uno de los pocos documentales deportivos incluidos en el libro 1001 Películas que debes ver antes de morir. Los Juegos de México de 1968, tienen también su propio film, titulado “Olimpiada en México”, del mexicano Alberto Isaac. De las Olimpiadas de 1972 celebradas en Múnich, se rodó una película documental estadounidense de 1973, producida por Stan Margulies y David L. Wolper. Su título Visions of Eight” se debe a que fue dirigida por ocho directores diferentes. Se estrenó en el Festival de Cine de Cannes de 1972, fuera de competición .

Basada en hechos reales, la película rusa “Tres Segundos” (2017), narra la memorable final de baloncesto entre la URSS y los EEUU en las Olimpiadas de Munich de 1972. Pero estos Juegos  fueron también, y a su pesar, protagonistas de más de un film que retratan uno de los momentos más trágicos de la historia de los Juegos Olímpicos, un ataque terrorista del grupo palestino Septiembre Negro, en el que resultaron asesinados dos atletas israelíes y tomaron a otros nueve como rehenes. El terrible suceso terminó con un asalto de la policía, la muerte de los nueve rehenes, la de un oficial de la policía de Alemania Occidental y cinco de los ocho terroristas. Aunque los Juegos continuaron desarrollándose, varios atletas abandonaron la Villa Olímpica.

Hay varios documentales sobre el ataque terrorista. Por ejemplo “Sobreviví a Munich”  del canal Discovery Max, o “Un día de septiembre” (1999),  dirigido por Kevin Macdonald, que ganó el Óscar al mejor largometraje documental. También hay películas que recrean los acontecimientos, como “21 horas en Munich” (1976, William A. Graham), aún con los acontecimientos muy recientes, o “Múnich” (2005), dirigida por el director de origen judío Steven Spielberg, y que se centra más en la operación “Cólera de Dios”, orquestada por el gobierno israelí y llevada a cabo por un grupo del Mossad como represalia.

Otro triste atentado sucedió en  los Juegos de la XXVI Olimpiada de Atlanta en 1996. En este año, además, se cumplían cien años desde la celebración de las Primeras Olimpiadas de la Era Moderna (recordemos, celebradas en Atenas en 1896), y Grecia aspiraba a celebrar de nuevo los Juegos en su territorio. Al final, el gobierno demócrata de Bill Clinton, firme apoyo de la candidatura de Atlanta, se llevó la organización. Pues bien, a estos Juegos tan emblemáticos por no faltar, no les faltó ni la inseguridad provocada por un atentado terrorista. Fue el 27 de julio, en el Parque Olímpico del Centenario, que había sido ya prácticamente desalojado cuando un vigilante de seguridad, Richard Jewell, vio y retiró un maletín sospechoso, por lo que la detonación solo llegó a causar la muerte de dos personas, aunque más de cien resultaran heridas de diversa consideración. El autor del atentado resultó ser el estadounidense Eric Robert Rudolph, un fanático religioso cristiano que se oponía al aborto, a la homosexualidad y a los ideales olímpicos que, según él promovían el socialismo y quería que fuesen cancelados, lo que no sucedió. Luego se descubrió que había sido el autor de otras explosiones en clínicas abortistas y bares gays, por lo que fue condenado a varias cadenas perpetuas continuadas y hoy sigue en prisión.

Existe una película sobre estos sucesos, pero centrada en la persona de Richard Jewell, a quien se llegó a acusar como autor del atentado, aunque finalmente se vio que fue el salvador de muchas personas. La película “Richard Jewell” (2019), dirigida y producida por Clint Eastwood, recrea el calvario de este hombre. Escrita por Billy Ray, está basada en el artículo de 1997 “American Nightmare: The Ballad of Richard Jewell“, de Marie Brenner, publicado por Vanity Fair.​ La película está protagonizada por Paul Walter Hauser como Jewell junto a otros destacados actores, entre los que no quiero dejar de mencionar a Kathy Bates, en una magnífica interpretación.

Una película soviética de 1981, “Salve, deporte, eres la paz”, narra los acontecimientos deportivos de los Juegos de Moscú 1980.

Finalmente, quiero mencionar que también los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 cuentan con su propia película, “Maratón” (1993) filmada nada más y nada menos que por Carlos Saura.

DEPORTISTAS RECREADOS EN EL CINE

Ya hemos comentado que los JJOO de la V Olimpiada  de Estocolmo 1912 fueron los más significativos de esta inicial etapa del olimpismo moderno por muchas razones. Una de ellas fue también por la gran altura de los deportistas participantes. La gran estrella de estos Juegos, y casi de todos los tiempos, fue el atleta Jim Thorpe (1888-1953), llamado Wa-Tho-Huk (Sendero Luminoso) en idioma kikapú de la tribu indígena con la que creció en Oklahoma. Thorpe fue considerado en su tiempo el mejor atleta del mundo, y así se lo dijo el propio rey Gustavo V de Suecia (1858-1950) cuando le colocó las dos medallas olímpicas de oro en Estocolmo 1912, ganadas en las pruebas de Pentatlón y Decatlón, disciplina ésta con la que estableció un récord olímpico de 8.413 puntos, que no sería sobrepasado en casi dos décadas.

Sobre la vida de Jim Thorpe, sus logros y sus desdichas, pues su vida no fue nada fácil, existe una película del año 1952 (un año antes de su muerte), titulada “Jim Thorpe. All-american”, dirigida por Michael Curtiz e interpretada (magníficamente) por Burt Lancaster. La película cuenta, además, con algunas imágenes de archivo de los Juegos Olímpicos en los que participó (los de 1912 y 1932), y también de otros momentos de su vida. Charles Bickford interpretó al famoso entrenador Glenn Scobey “Pop” Warner, quien fue el antiguo mentor de Thorpe. Bickford y también era el narrador de la película, contada en forma de  flashback en un discurso en su honor. Aunque a Thorpe se le discriminó por su origen étnico, en la película intervienen algunos actores nativos americanos y hasta al mismísimo Jim Thorpe, en un pequeño papel como asistente de entrenamiento, que no fue acreditado. Posiblemente, en poco tiempo tengamos otro film sobre la vida de Thorpe, pues al parecer, Angelina Jolie está detrás de un proyecto que se titula (provisionalmente) Bright Path: La historia de Jim Thorpe”.

Helsinki 1952: la venganza del finlandés volador - Libertad Digital

Dicen que si no has salido en Los Simpsom no eres nadie. Pues el gran Paavo Nurmi (1897-1973), es mencionado en un episodio (“Goo Goo Gai Pan“, duodécimo episodio de la temporada 16, emitido originalmente el 13 de marzo de 2005, donde también aparecen Robert Wagner y Lucy Liu), cuando Mr. Burns presume que en una ocasión su auto superó al “Flying Finn” Paavo Nurmi. Y es que Nurmi fue un extraordinario atleta, especialista en media y larga distancia que llegó a establecer 22 plusmarcas mundiales durante sus 14 años de carrera. Obtuvo un total de nueve medallas de oro y tres de plata en los 12 eventos olímpicos en los que participó. El broche de oro de su carrera olímpica lo puso en 1952 al ser el encargado de encender el pebetero Olímpico con el último relevo de la Antorcha Olímpica en Helsinki. Pues bien, además de ser mencionado en los Simpsom, en el año 2000 se estrenó en el Estadio Olímpico de Helsinki una ópera sobre su vida: Paavo Suuri. Suuri juoksu. Suuri uni (Paavo el Grande. Gran Carrera. Gran Sueño) de Paavo Haavikko y con música de Tuomas Kantelinen. Creo que es el único deportista que puede decir que tiene una ópera sobre su vida.

Sunshine (1999) - Filmaffinity

En los JJOO de Amsterdam de 1928, el equipo de esgrima de Hungría ganó su primera medalla de oro (en París 1924 había ganado la de plata), y volvió a repetir triunfo durante siete convocatorias olímpicas consecutivas. En este equipo de esgrimistas de élite se encontraba Attila Petschauèr (1904-1943), líder indiscutible en sable (plata individual en Ámsterdam 1928 y oro también por equipos en Los Ángeles 1932), quien murió torturado por la propia policía húngara en 1943 por su condición de judío. La película “Sunshine” (1999, István Szabó) protagonizada por Ralph Fiennes, se basa en parte en su vida.

En las Olimpiadas de Los Ángeles de 1932, destacó un atleta argentino, Juan Carlos Zabala (1911-1983), ganando la prueba estrella, la Maratón. En las Olimpiadas siguientes, las de 1936, fue abanderado de su país, donde ya era conocido como “El Ñandú Criollo”. Zabala era huérfano, se crió en el Reformatorio de Marcos Paz, donde aprendió y practicó varios deportes, entre ellos el atletismo, fútbol, baloncesto y natación.  Sobre esta etapa de su vida y su triunfo posterior existe una película de 1939, “…Y mañana serán hombres”, dirigida por el chileno afincado en Argentina Carlos Francisco Borcosque Sánchez, y de la que años más tarde, en 1979, su hijo, Carlos Borcosque Jr. filmó un remake. Zabala también realizó una pequeña incursión como actor en la película “Campeón a la fuerza” (1950), de  Juan Sires y Enrique Ursini.

Al celebrarse las Olimpiadas de 1936 en Berlín, algunos países y deportistas se negaron a asistir. Una de las alternativas que se organizaron entones fue la Olimpiada Popular de 1936 de Barcelona (España),  en la que estaba prevista la participación de un gran número de deportistas: se llegaron a inscribir 6.000 atletas (la mayoría pertenecientes a asociaciones y clubes deportivos sindicales y de izquierda) de 22 países (los equipos de Alemania e Italia estaban compuestos por exiliados de ambas naciones), incluyendo también equipos representando a Alsacia, Cataluña, Galicia, el País Vasco y a judíos exiliados de varios países. Pero tampoco se celebraron porque, como todo el mundo sabe, la España democrática no llegó al mes de agosto, ya que el 18 de julio de ese año, un golpe de estado fascista terminó por originar la terrible Guerra Civil española y los Juegos se tuvieron que suspender precipitadamente. Los atletas se fueron a toda prisa, aunque algunos se quedaron en España para luchar al lado de la República, como la suiza Clara Ensner (1908-1987), miembro del Partido Comunista de Suiza, que acabó siendo miliciana anarquista de la Columna Durruti (durante la Segunda Guerra Mundial, Clara y su marido, Paul Thalmann, se unieron a la resistencia francesa). En 1984, Clara regresó a España para presentar un documental sobre su experiencia titulado Die lange Hoffnung, de  Augustin Souchy(1892-1984).

El atleta negro James Cleveland “Jesse” Owens (1913-1980), pese a sufrir discriminaciones diversas por el color de su piel, ha sido nombrado en varias ocasiones como «el mejor y más reconocido atleta de la historia» (recordemos que palabras similares fueron dedicadas a Jim Thorpe, también un gran atleta, ninguneado en esta ocasión por su origen nativo americano). En Berlín 1936 mostró al mundo su innegable talento ganando cuatro medallas olímpicas de oro en las pruebas de 100m, 200m, 4×100m y salto de longitud. Sobre su vida y su triunfo en una de las Olimpiadas más difíciles de la historia, existe una película protagonizada por Stephan James, “El Héroe de Berlín” (Race, 2016), del director australiano Stephen Hopkins. En esta película la actriz de Juego de Tronos, Carice van Houten, interpreta a la cineasta alemana Leni Riefenstahl.

Otro atleta destacado en estos JJOO de Berlín de 1936 fue Louis Zamperini (1917-2014), quien quedó octavo en la carrera de los 5.000 m. No obstante, su última vuelta de 56 segundos fue lo suficientemente rápida como para llamar la atención de Adolf Hitler, quien insistió en una reunión personal y que califició a Zamperini como “el chico con el final rápido”. La vida de Louis Zamperini llama la atención, pero no por su logro olímpico, sino por una hazaña durante la Segunda Guerra Mundial: derribado su avión, logró sobrevivir 47 días en una balsa en medio del Océano Pacífico y finalmente fue hecho prisionero por los japoneses durante dos años.

En el año 2014 se estrena “Unbroken”, película protagonizada por Jack O’Connell, basada en el aspecto bélico de la vida de Zamperini, que fue producida y dirigida por Angelina Jolie, con guion de los hermanos Coen, basado en el libro “Unbroken: A World War II Story of Survival, Resilience, and Redemption” (2010), de Laura Hillenbrand

La atleta alemana Gretel Bergmann (1914-2017) era una de las deportistas destinadas a conseguir grandes logros en estos Juegos Olímpicos de Berlín 1936, en su especialidad de salto de altura, pero el gobierno nazi impidió su participación por su condición de judía. Sobre su vida se rodó la película “Berlín’36” (2009), de Kaspar Heidelbach, donde Herfurth Karoline, interpreta a Gretel.

stadium-azteca.underdog.gs/soccerly/1.5/2014/12...

Uno de los momentos más dramáticos y menos deportivos de los JJOO se vivió durante la Olimpiada de Melbourne de 1956 en la semifinal de Waterpolo. Sobre estos Juegos pesaron varios boicots de corte político, y uno de ellos fue a consecuencia de la invasión rusa de Budapest durante la Revolución Húngara de 1956. Pues bien, pese a que estos Juegos tuvieron hasta una boda que traspasaba la Guerra Fría (la atleta Olga Fikotová, checoslovaca, medalla de oro en lanzamiento de disco, se enamoró en la Villa Olímpica, del estadounidense y medalla de oro en lanzamiento de martillo, Hal Connolly y se casaron en 1957, teniendo como padrino al gran Emil Zátopek, pero se divorciaron en 1975), el enfrentamiento entre los equipos de Hungría y la Unión Soviética en la final de Waterpolo, no parecían augurar nada similar.

Era el 6 de diciembre, dos semanas después de la invasión rusa de Budapest, cuando se produjo el temido enfrentamiento. Ervin Zádor (1935-2012)  anotó 2 tantos que hicieron que Hungría llevara una ventaja total frente a Rusia (4-0), entonces el soviético Valentin Prokopov, le propinó un codazo a Zador en la cara que le produjo un corte debajo del oro derecho (la cicatriz le duraría de por vida)… Y se “lió parda”. Hasta se llegó a llamar el encuentro del “Baño Sangriento de Melbourne” por los numerosos altercados que se produjeron y que corrieron el peligro de contagiarse al público, por lo que los jueces suspendieron el partido a falta de un minuto para el final, dando el triunfo a Hungría. El equipo magiar aprovecharía la oportunidad proclamándose campeón olímpico con la medalla de oro obtenida en la final contra Yugoslavia (exactamente la misma final y el mismo resultado que en las Olimpiadas anteriores, las de Helsinki 1952). Para completar la politización de este encuentro, Zador y casi la mitad de la delegación olímpica húngara, no regresaron a su país. Pidieron asilo en los EEUU. Zador llegó a ser el entrenador de un jovencísimo Mark Spitz (con tan sólo 11 años) que años más tarde sería quien pondría su voz en la narración de la vida de Ervin Zádor, en el film casi documental titulado “Freedom’s Fury”, que en el año 2006 (coincidiendo con el 50 aniversario de la revolución húngara) fue producido por Lucy Liu y Quentin Tarantino, para quien la vida de Zádor fue “la mejor historia que jamás me han contado”. Este es el Trailer.

En los JJOO de Roma de 1960 el deporte femenino tuvo una representante de excepción en la figura de Wilma Rudolph (1940-1994), ganadora de tres medallas de oro (100 m, 200 m y relevos 4×100). Wilma había ganado una medalla de bronce en relevos 4×100 en Melbourne 1956 y fue una de las velocistas más destacadas de todos los tiempos, apodada por ello “la gacela Negra”.

Su sufrida vida (familia pobre, la vigésima de 22 hermanos, padeció neumonía, poliomelitis que paralizó una de sus piernas durante años, muerte a los 54 años por un tumor cerebral…) fue llevada al cine en el telefilm “Wilma” (1977, Bud Greenspan), con Shirley Jo Finney como Wilma. El actor Denzel Washington, que interpreta a Robert Eldridge, el esposo de Wilma, debutó en el cine con esta película.

Pero, sin duda, la figura más destacada de estos Juegos de Roma 1960 fue la del boxeador norteamericano Cassius Clay (1942-2016), medalla de oro en la categoría semipesado, con la que entra en la leyenda del mundo del deporte. Y también toda una leyenda en su vida personal. Al igual que le pasara a Jesse Owens, después de las Olimpiadas, al regresar a los Estados Unidos, Clay, pese a su fama y su popularidad, sufrió las consecuencias de las leyes segregacionistas que obligaban a los negros norteamericanos a utilizar todo tipo de servicios de forma diferencia por cuestión de raza. En un restaurante se negaron a servirle y Clay, nada más salir del establecimiento, arrojó al río Ohio la medalla de oro que había obtenido en los Juegos de Roma y de la que no se desprendía en ningún momento desde que la ganara. Fue su primer acto de rebeldía hacía su propio país y su cultura que le rechazaba por el color de su piel. El acto definitivo fue su conversión al islam y la adopción del nombre con el que se le conoció desde entonces, Muhammad Ali. Su vida se recrea en la película Película “Ali” (2001, Michael Mann), protagonizada por Will Smith. En el año 2019 Antoine Fuqua rodó un documental sobre su vida titulado “What’s My Name: Muhammad Ali”

No se pude olvidar el emotivo momento del encendido de la Antorcha Olímpica de Atlanta 1996 por Mohamed Alí, todo un símbolo y un icono social del siglo XX, quien, con tan solo 54 años, se encontraba ya bastante aquejado del Alzheimer que padecía. Su presencia fue un momento muy emocionante.

En los Juegos de Tokio 1964 la prueba de los 10.000 m fue ganada por William Mervin “Billy” Mills (n.1938), conocido en su tribu (los Oglala Lakota de la reserva india de Pine Ridge) como Makata Taka Hela, convirtiéndose así en el segundo indio nativo americano (recordemos a Jim Thorpe) en conseguir una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos. Ningún estadounidense había ganado nunca esta prueba olímpica, ni volverá a suceder un logro así hasta Londres 2012 (donde ganó Galen Rupp). Mills participó también en la Maratón, aunque solo alcanzó el puesto 14. En 1983 la película “Running Brave” (de D.S. Everett) protagonizada por Robby Benson, recrea su vida.

Los siguientes JJOO, los de México 1968, se hicieron famosos cuando Tommie Smith (n.1944) y John Wesley Carlos (n.1945), atletas afroamericanos, protagonizaron un momento histórico al realizar el saludo del poder negro (el de las Panteras Negras, el nombre que se le daba a los seguidores revolucionarios de Huey P. Newton) durante la imposición de medallas por la prueba de los 200 metros. Peter Norman (1942-2006), australiano, medalla de plata en la misma prueba, les apoyó con una pegatina en su camiseta alusiva al “Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos” al que pertenecían (Harry Edwards, fundador del Proyecto en 1967, había incitado a los atletas negros a boicotear los Juegos). Todos ellos fueron expulsados de sus equipos y amonestados por el COI. Su presidente, Avery Brundage, intentó que fuesen expulsados también de la Villa Olímpica, pero México los consideró sus invitados y no lo permitió.

Salute The Movie – a Matt Norman film (With images) | Film, Real ...

Pues bien, a mediados de 2008, el Festival de Cine de Sídney presentó un documental sobre la protesta, titulado “Salute”, dirigido y producido por Matt Norman, un actor y cineasta australiano, que también es  sobrino de Peter Norman.​

Estamos ya en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972 donde va a destacar un deportista muy carismático, el estadounidense Steve Prefontaine (1951-1975), el bigote más famoso después del de Mark Spitz. No ganó ninguna medalla de oro en los Juegos Olímpicos, pero su participación y triunfos en diversos eventos deportivos nacionales e internacionales en  la modalidad de carrera de fondo y medio fondo (desde los 2.000 m a los 10.000 m), provocó el auge de este deporte en los EEUU durante los años setenta. Sobre su vida existen documentales y películas, por ejemplo “Without Limits” (1998, de Robert Towne), con Billy Crudup (magnífico, por cierto) en el papel de Prefontaine y Donald Sutherland como su entrenador Bill Bowerman (quien sería el fundador de Nike). Más reciente es el filme “Prefontaine” (1997, Steve James), con Jared Leto en el papel protagonista. Prefontaine falleció trágicamente en un accidente automovilístico en 1975 a los 24 años.

Sobre un mítico encuentro de hockey sobre hielo entre los EEUU y la URSS en los Juegos Olímpicos de de Invierno de 1980 de Lake Placid (EEUU), se rodó la película “Miracle” (2004) de Gavin O’Connor, en la que Kurt Russell interpreta al entrenador del equipo estadounidense, Herb Brooks (1937-2003). Adelanto que los USA ganaron la medalla de oro.  Brooks entrenó al equipo francés de esta disciplina en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998 y, de nuevo al equipo masculino de EEUU que obtuvieron una medalla de plata en Juegos Olímpicos de Invierno de 2002 de Salt Lake City (EEUU).

Foxcatcher (2014) - Filmaffinity

Mark Philip Schultz (n. 1960) atleta de  artes marciales mixtas, fue un luchador olímpico que ganó la medalla de oro en Lucha Libre Olímpica en los Juegos de Los Ángeles de 1984. Sobre su vida se rodó una película, Foxcatcher” (2014), dirigida por Bennett Miller (obtuvo la Palma de Oro al mejor director por esta película en el Festival de Cine de Cannes) y protagonizada por Channing Tatum como Mark Schultz y Mark Ruffalo como su hermano Dave. La trama se desarrolla después de su medalla, cuando un avispado promotor les pide a los hermanos Schultz que le ayuden montar un campo de entrenamiento de lucha libre olímpica para los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988.

En estos Juegos de Seul 1988 el jinete francés Pierre Durand (n.1955) obtuvo la medalla de oro individual y la de bronce por equipos. La especial relación que mantuvo con su caballo en estos Juegos, es el argumento de la película francesa “Jappeloup” (2013) Christian Duguay, rodada en Mallorca, donde Guillaume Canet interpreta al jinete. Esta película no gustó mucho  a Pierre Durand, quien llegó a demandar a los productores de la misma. 

encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcT...

Precisamente en los Juegos Olímpicos de 1988, pero los de Invierno de Calgary (Canadá), se basa la película Cool Runnings” ( 1993), dirigida por Jon Turteltaub, sobre las peripecias verídicas del equipo jamaiquino de bobsleigh en los Juegos.

Run For the Dream The Gail Devers LaserDisc, Rare LaserDiscs ...

Los españoles JJOO de Barcelona 1992 elevaron el listón muy alto al contar con Freddy Mercury y Montserrat Caballe interpretando la canción “Barcelona”, el himno de los Juegos. Pues bien, en estas Olimpiadas, hay que destacar la actuación de la estadounidense Gail Devers (n.1966) quien había sufrido una grave enfermedad (el llamado “Mal de Graves”, que afecta al sistema inmunológico), que la postró en una silla de ruedas durante casi dos años, pero de la que se recuperó y pudo ganar la carrera de los 100 m. lisos (y aún pudo repetir su éxito en Atlanta 1996). Sobre su vida existe un telefilme titulado “Run for the Dream: The Gail Devers Story” (1996), interpretado por Charlayne Woodard (como Gail Devers) y Louis Gossett Jr. (como su entrenador Bob Kersee).

Yo, Tonya (2017) - Filmaffinity

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Lillehammer 1994, que contaron con el Príncipe Haakon de Noruega, como el encargado de encender el pebetero olímpico de invierno, fueron el escenario de la pugna entre dos patinadoras estadounidenses que representaban dos mundos contrapuestos. Nancy Kerrigan (n.1969) y Tonya Harding (n.1970) rivales en varios torneos, terminaron en los tribunales cuando el ex-marido de Tonya confesó haber atacado con un bastón (golpeándola en el muslo y la rodilla) a Nancy para perjudicarla en el campeonato estadounidense. Nancy obtuvo la medalla de plata en Lillehammer (había obtenido un bronce en Albertville 1992) y Tonya quedó relegada al 8º puesto (cuarta en la anterior cita olímpica). Tonya Harding se dedicó posteriormente al boxeo y a la lucha libre, además de presentadora ocasional de televisión. Nancy Kerrigan se dedicó al espectáculo sobre hielo y también intervino esporádicamente en televisión. El documental “30 for 30: The Price of Gold”, sobre su historia, fue emitido por la NBC durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi de 2014. La película “Yo, Tonya” (2017, de Craig Gillespie), se centra en este triste episodio recreando la vida de Tonya Harding interpretada, magistralmente además, por Margot Robbie. Una casi desconocida actriz, pero reconocida bailarina, Caitlin Carver, interpreta a Nancy Kerrigan.

Eddie el águila', el héroe patoso

Los JJOO de Invierno de Salt Lake City (EEUU) del 2002, afectados por varios casos de dopaje y salpicados por un monumental escándalo de corrupción cuando se supo que los miembros del COI aceptaron regalos por votar por esta candidatura, contaron con la participación de un deportista muy peculiar, Eddie Edwards (n.1963) alias “el águila”, el primer británico en toda la historia de los Juegos Olímpicos de Invierno que ha participado en las pruebas de salto de esquí. Sobre su vida y hazaña, se estrenó la película de Dexter Fletcher titulada “Eddie el Águila” (2016) con Taron Egerton como Eddie y Hugh Jackman como su entrenador.

DEPORTISTAS QUE HICIERON CINE

Sobre los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna, las de Atenas de 1892, existe una película It Happened in Athens (Sucedió en Atenas, 1962), de Andrew Marton, con Jayne Mansfield como protagonista, que, si bien, no cuenta una historia real, si que recrea en uno de sus protagonista a un personaje real Spiridon Louis (1873-1940), un atleta griego desconocido hasta ese momento, fue el ganador de la Maratón, la prueba estrella de los Juegos y celebrada por primera vez en una competición internacional. Fue el único Campeón Olímpico de atletismo de Grecia y con su hazaña se convirtió en héroe nacional. En esta película, que puede pasar sin pena ni gloria, participa con un pequeño papel Bob Mathias (1930–2006), un atleta estadounidense de Decathlón, ganador de dos medallas olímpicas de oro: una, con 17 años en los JJOO de Londres de 1948, siendo el más joven en conseguirlo hasta aquel momento; y otra, en la Decalthlón de los JJOO de Helsinki de 1952 .

The Bob Mathias Story (1954)

Dos años después, en 1954 se estrenó un film sobre su vida con el título “The Bob Mathias Story” (1954), una producción a medio camino entre documental y ficción, en la que se interpretaba a sí mismo. Además de su film biográfico, hizo diferentes cameos en películas y programas televisivos durante los años cincuenta. Entre 1950 y 1960 interpretó a Frank Dugan, en la serie televisiva de aventuras “The Troubleshooters”. Además de la película que ya hemos mencionado, “Sucedió en Atenas“, actuó en “China Doll” (1958, Frank Borzage) y en “Teseo contra il Minotauro” (1960, Silvio Amadio).

Undine (1916 film) - Wikipedia

Otra de las novedades de las famosas Olimpiadas de Estocolmo de 1912 fue que se permitió a las mujeres participar en las pruebas de natación. Pero Edward  Sullivan, el presidente del Comité Olímpico de los Estados Unidos, uno de los artífices de los Juegos de St. Louis de 1904, y acérrimo enemigo de Pierre de Coubertin, se negó a que lo hicieran las mujeres estadounidenses, impidiendo así la participación de una de las mejores deportistas del momento, nadadora y jugadora de béisbol (capitana del equipo de béisbol New York Female Giants), Ida Schnall (1888-1973). Con el tiempo, Ida cambió el bate por el cine y llegó a interpretar dos películas “Runaway June” (1915, Oscar Eagle ) y la más conocida “Undine” (1916), de Henry Otto, basada en el cuento de hadas del mismo título de Friedrich de la Motte Fouque. Años más tarde participó en el cortometraje “Big Dame Hunting” (1932, George Marshall).

Parece que los nadadores tuvieron mucha proyección cinematográfica. En las Olimpiadas de París de 1924, un joven Johnny Weissmüller (1904-1984), a la sazón, uno de los mejores nadadores del mundo en su época, consiguiendo un total de 67 récords mundiales durante los 52 campeonatos nacionales estadounidenses que ganó y las cinco medallas olímpicas de oro (más una de bronce) que consiguió durante su carrera deportiva. Todo ello, antes de dedicarse al cine interpretando en 12 ocasiones al más famoso Tarzán de los monos (fue el sexto actor que lo interpretaba) de todos los tiempos. Suyo es el Grito de Tarzán, el más conocido y ya por siempre asociado al legendario personaje (en realidad, una mezcla de estudio llevada a cabo por Douglas Shearer, inspirado en los cantos tiroleses y utilizando otros varios sonidos, además de un grito del propio Weissmüller). Cuando dejó el deporte amateur, lo hizo invicto.

Otro nadador medallista de oro y que se dedicó al cine fue Clarence “Buster” Crabbe (1908-1983) quien ganó la medalla de bronce Ámsterdam 1928 en los 1500 libres y la de oro en los 400 m en los Juegos de Los Ángeles 1932. Tras su etapa deportiva se convirtió en un conocido actor de Hollywood, interpretando, entre otros papeles, también el de Tarzán, en “Tarzan the Fearless” (1933, Robert Hill) y, sobre todo, al protagonista de las películas de “Flash Gordon” a partir de 1936.

El día que Bud Spencer fue campeón de Italia de natación

En los Juegos de Helsinki de 1952, los Juegos de la XV Olimpiada, una actuación muy notable, aunque sin medalla olímpica, fue la del representante italiano de natación, Carlo Pedersoli, que sería más tarde conocido en el cine como Bud Spencer (1929-2016). En estos Juegos de 1952, Carlo participa en las pruebas de 100 m libres y en waterpolo, cuyo equipo era conocido como “los settebellos” (los siete guapos). En natación Carlo había logrado un magnífico palmarés deportivo antes de los Juegos, siendo el primer italiano en rebajar el minuto en la prueba de los 100 m libres. Así, llegó a ser semifinalista olímpico en esta edición de Helsinki 1952, y volvió a intentar conseguir medalla en los Juegos de Melbourne 1956 y en los de Roma 1960, sin llegar a conseguirlo. No le hizo falta. Su fama llegó mucho más alto. En HELICON le dedicamos un extenso artículo.

Los 9 actores de Hollywood que participaron en los Juegos ...

Y ya que hemos visto competir en unos Juegos Olímpicos, a actores de la talla de Johnny Weissmüller (París 1924 y Ámsterdam 1928), o Bud Spencer (Carlo Pedersoli, en Helsinki 1952, Melbourne 1956 y Roma 1960), ambos en natación y waterpolo (aunque solo conseguiría medallas olímpicas el primero), no podemos dejar de mencionar a otro actor con un pasado deportista, en este caso, un actor que compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 (salto de trampolin, doceavo puesto) y en los de Seúl 1988 (buceo). Se trata de Jason Statham (n.1967), quien era entonces un experto buceador antes de llegar a los Juegos, habiendo participado de forma profesional en importantes campeonatos como los Juegos de la Commonwealth de 1990. Además, es un experimentado paracaidista (por sus años en el Ejército Británico) y un reconocido experto a nivel mundial en diversas artes marciales mixtas: Kickboxing, Taekwondo, Muay Thai, Ninjutsu, Eskrima, Krav magá y Jiu-Jitsu.

De las competencias a las luces: Cinco celebridades que ...

Una nadadora de Atlanta 1996 la canadiense Estella Warren (n.1978), será más tarde una actriz de películas exitosas como “El planeta de los simios”  (2001, Tim Burton), “Driven”  (2001, Renny Harlin)o “Canguro Jack” (2003, David McNally). Estella, participó en los Juegos de Atlanta 1996 en el dúo de natación sincronizada de Canadá, sin obtener medalla, pero llevaba desde los 12 años consiguiendo varios éxitos en Campeonatos nacionales e internacionales.

Ronda Rousey Signed "The Expendables 3" 8x10 Photo (PA LOA)

Otra mujer de “armas tomar” es Ronda Rousey (n. 1987), una luchadora profesional, experta en artes marciales mixtas y yudoca retirada, que actualmente trabaja en la empresa de Lucha Libre WWE y que también es actriz, tanto de videojuegos como de cine. En Artes Marciales Mixtas (UFC) fue la primera campeona de peso gallo femenino, así como la última campeona de la misma categoría en la ahora ya extinta asociación Strikeforce. También fue a los Juegos Olímpicos de Pekin 2008, donde se convirtió en la primera mujer estadounidense en ganar una medalla olímpica en yudo (bronce). Ha participado en películas como “The Expendables 3” (2014,  Patrick Hughes) o Fast & Furious 7″ (2017), además de en series de TV.

Antes de hablar de deportistas de otras disciplinas que se pasaron al cine, quiero mencionar a un actor que intervino en unas Olimpiadas, pero no compitiendo como atleta, sino como coordinador y planificador de la estrategia del equipo de Pentatlón Moderno estadounidense en las Olimpiadas de Atlanta 1996. Se trata del sueco Dolph Lundgren (n.1957), que aunque nunca fue olímpico es un consumado deportista (además de políglota, habla seis idiomas, y Máster en Ingeniería Química) y ostenta el grado de cinturón negro (sexto Dan) en karate estilo Kyokushinkai (ganó los Campeonatos de Contact europeos de 1980 y 1981), cinturón negro (segundo Dan) en judo y boxeador amateur (ganó un torneo de peso pesado en Australia en 1982). Como he dicho más arriba, méritos no le han faltado nunca para acudir a las Olimpiadas.

Y sin llegar tampoco a ser exactamente un actor, el gran esgrimista Nedo Nadi (1894-1940), hijo de otro gran esgrimista italiano, Giuseppe “Beppe” Nadi y hermano de Aldo Nadi (1899-1965), que fue un famoso maestro de esgrima del cine de Hollywood que intervino en alguna película, como “Tener y no tener” (1944, Howard Hawks), junto a Humphrey Bogart. En las Olimpiadas de 1920 en Amberes (Juegos de la VII Olimpiada), Nadi marcó un récord al ganar cinco de las seis medallas en juego en las categorías de espada y sable. En realidad fueron dos los récords, ya que también es el único esgrimista en ganar una medalla de oro en cada una de las tres armas en unos únicos Juegos Olímpicos.

blog.rtve.es/.a/6a014e6089cbd5970c0168e5caf5499...

Otro esgrimista, Bob Anderson (1922-2012), quizás no sea un rostro conocido, pero sí que se le reconocerá por su paso por uno de los personajes más icónicos del cine. Este esgrimista inglés que compitió en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, fue nada más y nada menos, que el hombre detrás de la capa y el casco de Darth Vader en las primeras tres películas de “La Guerra de las Galaxias”.Su talento con la espada lo convirtió en un importante coreógrafo de peleas, participando en films como en la trilogía de El Señor de los anillos, La leyenda del Zorro (2005, Martin Campbell) y “007: Otro día para morir (2002, Lee Tamahori).

Clara Bow y Norman Trevor en Dancing Mothers (1926)

Vamos a ver ahora a algunos corredores que también hicieron cine. Por ejemplo, Norman Gilbert Pritchard, conocido como Norman Trevor (1877-1929), el primer atleta de la India en participar en unos Juegos Olímpicos, en los de París de 1900, dos medallas de plata (200 m lisos y 200 m vallas), siendo también el primer representante de una nación asiática en ganar una medalla olímpica. También llegó a la final de los 110 metros vallas, quedando en quinto lugar. Ya con el nombre de Norman Trevor e instalado en los EEUU, protagonizó obras teatrales en Broadway e interpretó varios papeles en películas mudas de Hollywood. Intervino en “Jane Eyre” (1921), en “Beau Geste” (1926), fue el padre de Clara Bow en “Dancing Mothers” (1926), actuó en “El brujo” (1927), y su último film fue “Tonight at Twelve” (1929).

Pin en 10 Deportistas que después de retirarse se descuidaron por ...

Del atletismo tenemos que recordar también a un deportista que pasó por la Olimpiada de Montreal 1976, el estadounidense y ganador de la medalla de oro en Declatlón, William Bruce Jenner (n.1949). Curiosamente, no será conocido en el futuro por su trayectoria deportiva, y tampoco por sus dotes cinematográficas, sino por su proyección mediática, primero como estrella de la televisión y uno de los protagonistas del Reality  “Keeping Up with the Kardashians” (es el padre Kendall y Kylie Jenner, hijas de Kris Jenner, antes Kardashian, madre de las famosas de este apellido Kourtney, Kim, Khloé y su hermano Rob, y productora del Reality sobre su vida), y segundo, por el proceso de cambio de sexo que inició en el año 2015 (tras su divorcio de Kris) y que ha culminado con el cambio de nombre, siendo ahora conocida como Caitlyn Marie Jenner.

Mary Lou Retton | Rincón Olímpico

Una atleta que sí pasó al cine, bueno, más o menos también, es Mary Lou Retton (n.1968), quien ganó la competición individual de gimnasia artística en Los Angeles 1984  Consiguió la Medalla de Oro en la prueba individual, después de pelear mucho el puesto con la rumana Ecaterina Szabo (n.1967), y en ausencia de las potentes gimnastas soviéticas, que no había acudido a las Olimpiadas por el boicot ruso. Retton venció a Szabo por sólo 0.050 puntos, tras conseguir dos “dieces” en sus ejercicios de suelo y salto. Fue la primera mujer estadounidense en ganar una medalla de oro individual en gimnasia. Ganó, además, dos medallas de plata y otras dos de bronce, y todo ello con tan solo 16 años. Se retiró de la competición al año siguiente de los Juegos de Los Ángeles y durante años fue uno de los rostros más populares en la publicidad y la televisión estadounidense, Llegando a probar suerte en el cine, participando en cameos como ella misma en películas como “Los fantasmas atacan al jefe” (1988) con Bill Murray o “Agárralo como puedas 33 1/3: el insulto final” (1994), y también en series televisivas y anuncios publicitarios.

Goliath en 'Capitán Trueno y el Santo Grial' - Galería de Fotos en ...

Manolo Martínez (n.1974), es uno de nuestros olímpicos más reconocidos. Participó en la especialidad de lanzamiento de martillo en Atlanta 1996, Syndey 2000, Atenas 2004 (donde obtuvo la medalla de bronce) y Pekín 2008. Pue bien, Manolo también ha hecho sus pinitos en el cine y la televisión. En 2009 protagonizó “Estigmas” de Adán Aliaga y en 2011 se mete en la piel de Goliath en “El Capitán Trueno y el Santo Grial” de Antonio Hernández. Además le hemos podido ver en la serie de Telecinco “La Fuga”.

Otro español, el boxeador Emilio Bautista Cachaza (1898-1977), que había conseguido ser campeón de España, compitió en los JJOO de París de 1924 en la clase pluma, aunque fue eliminado por puntos tras disputar los dos asaltos reglamentarios frente a Carlos Abarca (1900-¿?), de Chile. Cachaza llegó a ser periodista y director de cine. Suya es la película muda de 1929 “El héroe de Cascorro”, en la que dio un papel a su amigo boxeador Juan Pastor.

Ricardo Zamora in ¡¡Campeones!! (1943)

Y no nos podemos olvidar del recordado portero Ricardo Zamora (1901-1978), el primer “crack” del fútbol español, quien había conseguido la medalla de plata en los Juegos de Amberes 1920. Fue nuestro deportista más mediático de entonces, llegando a protagonizar dos películas: “Por fin se casa Zamora” (1926, José Fernández Caireles y Pepín Fernández) y “¡¡Campeones!!” (1943, Ramón Torrado).

Si ya vimos como el cine recreó la vida de dos patinadoras de éxito, Tonya Harding y Nancy Kerrygan, también tenemos que recordar a una de las mujeres patinadoras más laureadas y recordadas, la noruega Sonja Henie (1912-1969), que en los II JJOO de Invierno celebrados en la estación suiza de Sankt-Moritz, y con tan solo 15 años, se hizo con la medalla de oro en patinaje artístico. Sonja había participado en Chamonix en 1924 con 11 años y llegó a Suiza habiendo conseguido ganar el Campeonato del Mundo justo un año antes (con 14 años, por lo tanto). Conseguiría el oro también en los Juegos de Lake Placid 1932 y en Garmisch-Partenkirchen 1936. La fama de Sonja le llegaría por otros varios derroteros. Aunque también era muy buena en tenis, no es por este deporte por lo que llegó a ser mundialmente famosa, sino por varias otras cosas más. Primero, fue muy conocida a raíz de adoptar una vestimenta novedosa en su tiempo y que hoy es la característica de las patinadoras. También introdujo las elaboradas coreografías en el patinaje artístico y una técnica depurada, pero muy estilosa. Su fama era tan grande que sus fans la abrumaban y la policía tenía que protegerla en los actos públicos. Así, no es difícil entender su salto al cine.

Aunque había intervenido en algún film (uno sobre su vida, “Se Norge”, en 1929, dirigido por Gustav Lund, y donde también aparecía el rey Haakon VII), fue a partir de 1936 tras ganar su tercera medalla de oro y después de actuar como profesional en varias giras exitosas por los EEUU (obtuvo la nacionalidad norteamericana en 1941), cuando se dedicó casi en exclusiva al cine. Su último filme fue “Hello London” (1958), también interpretándose a sí misma, en una especie de documental-musical sobre su vida. Falleció de leucemia a los 57 años.  En el año 2018 Anne Sewitsky rodó una película sobre su vida, “Sonja: The White Swan”, con Ine Marie Wilmann en el papel de Sonja.

Para terminar este recorrido olímpico-cinematográfico, quiero mencionar a un hombre el velocista jamaicano Usain Bolt (n.1986), quien debuto en los JJOO de Pekín 2008 llevándose un total de tres medallas de oro, que sumó a otras tres obtenidas en los Juegos de Londres de 2012, en las disciplinas de 100 m, 200 m, y relevos 4×100 m. En los JJOO de Río de Janeiro de 2016, terminó por sentenciar su leyenda con, de nuevo, tres medallas de oro en los 100 m, 200 m y relevos 4×100 (triple-triple), siendo de este modo el primer atleta de la historia que conquista tres títulos olímpicos consecutivos en la mítica carrera de los 100 m.

Meet the photographer who took the iconic photo of Usain Bolt ...

Benjamin Turner y Gabe Turner rodaron recientemente una película documental sobre su vida “I Am Bolt” (2016), pero aunque él no ha participado como actor en ningún filme, si que tuvo una actuación ante las cámaras digna de ser mencionada. Para certificar su supremacía, Bolt entró en la meta sonriendo a la cámara del photo-finish… sin palabras.

AlmaLeonor_LP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .