LOS MUCHOS NOMBRES DEL EVEREST

LOS MUCHOS NOMBRES DEL EVEREST

El monte Everest, hoy por hoy el pico más alto del planeta con 8848 metros de altura sobre el nivel del mar, está situado en la cordillera del Himalaya, concretamente en la subcordillera de Mahalangur Himal y marca la frontera entre China y Nepal, en el Tibet. Es uno de los lugares más visitados del mundo y una de las metas míticas para todo escalador. Pero la historia de su nombre es realmente rocambolesca, pues no siempre se ha llamado así.

A principios del siglo XIX que es cuando algunos ingenieros británicos se acercaron a la India para tratar de medir exactamente las alturas de sus montañas más emblemáticas (Gran Proyecto de Topografía Trigonométrica de la India, iniciado en 1802 y que duró casi un siglo), este impresionante pico recibía varios nombres locales como Deodungha, que significa “Montaña sagrada” y es el nombre que se le suele dar en la India, en Bengala;​ y Chomolungma, que significa “Madre del universo”, que es el nombre con el que se conocía en Nepal y como apareció en un mapa de 1733 publicado en París por el geógrafo francés Jean Baptiste Bourguignon d’Anville (1697-1782), aunque para ser más exactos aparecía como Tchomour langmac, que era la representación fonética de Chomolungma​. Incluso, en Europa se tenía a esta montaña como la mítica Gaurishankar, que en realidad es otro pico, situado entre Katmandú y el Everest.

Sir Andrew Waugh (1810-1878) en una pintura de 1852 de George Duncan Beechey.

Después de varios intentos de acercarse a los picos más altos del Himalaya encontrándose con la negativa del gobierno nepalí, los expedicionarios británicos inician en 1847 sus mediciones desde estaciones de observación a 240 km de distancia. En el mes de noviembre, Sir Andrew Waugh (1810-1878), el topógrafo general de la India en esos momentos, se dedicó a medir el Kangchenjunga (“Los cinco tesoros de las nieves”, en realidad es un monte con cinco picos y el nombre se refiere a los cinco repositorios de Dios: oro, plata, gemas, cereal y libros sagrados), una montaña sagrada en la zona donde era conocida también como Sewalungma, o “montaña a la que hacemos ofrendas”. En el siglo XIX estaba considerada como la montaña más alta del mundo, pero hoy se sabe que es la tercera en altura, con 8586 metros (después del Everest y el K2), aunque sí que es la más alta de la India y la segunda del Nepal, justo por debajo del mismísimo Everest. En esas estaba el bueno de Waugh cuando se dio cuenta de que justo detrás se distinguía otro pico que parecía ser más alto, aunque no lo podían verificar debido a la gran distancia a la que se encontraba. Entonces lo denominó “Pico B”, con lo que ya tenemos otro nombre para el mítico Everest.

En 1849, Waugh envió a James Nicolson más cerca del pico para medirlo mejor, pero enfermó de malaria y tuvo que regresar a Inglaterra. Entonces, su sustituto, Michael Hennessy, decidió cambiar los nombres empleados para las montañas hasta entonces y utilizó para ello nomenclatura derivada de los números romanos, con lo que el pico B cambió su nombre por “Pico XV”.

Entretanto, los cálculos para verificar su altura exacta y confirmar que era el pico más alto del Himalaya y del mundo se retrasaron varios años por las exigencias de Waugh de confirmarlos correctamente con varias pruebas. En marzo del año 1856 se hicieron públicos, por fin, los resultados: el pico XV tenía una altura de 8,840 m (29,002 pies), mientras que el Kangchenjunga solo alcanzaba los 8,582 m (28,156 pies). Lo curioso es que todas las exigentes mediciones de Waugh habían expresado una altura de 29,000 pies (8,839.2 m), pero al quisquilloso ingeniero se le antojó que esa cantidad era demasiado “exacta” y podía no ser creíble, así que “alargó” la altura en dos pies más, hasta los 29,002 pies, pasando a la historia como “la primera persona en poner dos pies en la cima del Everest”. Un chiste británico.

Sir George Everest sobre una imagen del monte que lleva su nombre.

Pero aún no hemos llegado a ese nombre. Waugh y el resto de miembros del Gran Proyecto Topográfico querían preservar todo lo posible los nombres locales para los picos, pero él no vio claro que el Pico XV tuviese un nombre común con el que fuese conocido en toda la zona. Ya hemos dicho al principio que se le denominaba por, al menos, dos nombres: Deodungha y Chomolungma. Así que pensó que era hora ya de ponerle un nombre común y, además, que fuese más fácil de pronunciar para los ingleses. Y decidió nombrar a aquella montaña, probablemente la más alta del mundo según sus propias palabras entonces, como monte Everest en honor a su predecesor en el cargo, el topógrafo galés sir George Everest (1790-1866).

No fue un nombre muy del agrado de nadie, ni siquiera del mismísimo Everest, que manifestó que era una denominación difícil de pronunciar en hindi para los nativos de la zona y, por lo tanto, no veía razonable usarlo. No obstante, en 1865, la Royal Geographical Society adoptó oficialmente el nombre de monte Everest para la recientemente calificada también de forma oficial como la montaña más alta de la tierra.

Algunos de los nombres con los que también se conoce el monte Everest

Pero no acabó aquí el baile de nombres para este pico, pues años más tarde, en Nepal se dieron cuenta de que ellos no tenían un nombre con el que denominar a aquel pico tan famoso en Europa. En principio, el nombre en tibetano de la montaña Chomolungma (recordemos que significa “Madre del universo”) era Qomolangma y su trasliteración latina era Jomo Langma. En chino se denomina Zhūmùlǎngmǎ Fēng (literalmente “pico Chomolungma”), pero muchas veces aparece en ese idioma como Shèngmǔ Fēng (“Pico Santa Madre”). El caso es que tanto en China, como en Nepal o en el Tíbet no gustaba mucho que “su” montaña llevase un nombre occidental. Incluso en Nepal tampoco eran partidarios del nombre tibetano por cuestiones políticas. Fue entonces cuando el gobierno nepalí se planteó muy seriamente buscar el nombre más adecuado a esa mítica cumbre. Y así, en los años sesenta, Baburam Acharya (1888-1971), un historiador local, “inventó” el nombre de Sagarmāthā que en sánscrito significa “La Frente del Cielo”, y con ese nombre se quedó oficialmente en el país. También se denomina así el Parque nacional del Nepal que abarca parte del Himalaya y la mitad sur del monte Everest.

Así que ya ven… el monte más alto del mundo puede que sea también el que más nombres lleva a cuestas.

AlmaLeonor_LP