NADA

NADA

Imagen: Laurel Burch

En la frase “no somos nada” fue donde empezó todo.
Nada éramos en el preciso instante en el que nos besamos por
primera vez,
nada éramos cuando el tiempo nos pisaba los talones
y nada éramos cuando nos dijimos por primera vez
“¿cuándo volveremos a vernos?”
Nada.
No éramos nada tampoco la primera vez que te dolió saber que
conocí a otro
no éramos nada en la décima de segundo que te vi cenar con ella
no éramos nada cuando volvimos a abrirnos en canal
a ser conscientes de que nos queríamos
y nada, nada, “no somos nada”.
Nada desde el día que nos conocimos
y nos contamos que el amor nos daba miedo.
nada en la primera canción donde nos encontramos,
nada en la última en la que nos echamos de menos,
nada a la hora de bloquearnos
nada en la cercanía, nada en los kilómetros,
nada para los amigos, para la familia,
nada para la paz y la tranquilidad para el miedo.
Nunca fuimos nada.
Ni siquiera en el momento en el que nos abrazamos como si
lleváramos toda la vida
esperándonos
ni siquiera cuando perdimos ciertas mitades y
nos cedimos el hombro el uno al otro para llorar.
Nada. Cambiamos el significado a esa palabra
porque nada no era lo correcto para nombrar ciertos algos.
Porque no era nada lo que pasaba cuando temblábamos al
volver a vernos.
No era nada el por qué viniste a buscarme
ni tampoco fue nada por lo que nos perdonamos.
Nada fue el porqué volvimos y volvemos a intentarlo.
Porque no sentíamos nada, no queríamos nada
y porque nada está siendo el motivo
Por el que seguimos aquí
Nada.
Una nada donde el amor se acuesta
una nada donde el amor duerme
una nada donde tú y yo llevamos enamorados
desde la primera vez que dijimos
que no éramos nada.

Candela Tuck
Anatomía de una Herida (2021)

El día Azul
30 de junio de 2021