OPILLA DE PASCUA O DE SAN MARCOS

OPILLA DE PASCUA O DE SAN MARCOS

 Imagen: Karapaixo o Morrokota ( Mintegui en flickr)

Es tradicional en Euskadi que los días anteriores a la festividad de San Marcos (25 de abril) y con motivo de la celebración de la Pascua, cuya fecha se calcula a partir del Equinoccio de Primavera (entre el 21 de marzo y el 25 de abril, último día posible) se elabore la Torta de San Marcos, llamada también Karpaixo, Morrokota o Pan Jaiko y en muchos sitios conocida como un dulce de nombre Opilla. En todo caso es una elaboración típica de Pascua.

Esta costumbre tiene cierta vinculación con la bendición de los campos en este mes que venía siendo uno de los más lluviosos del año, ya se sabe, aquello de «En abril, aguas mil», que ya tenemos olvidado de años de sequía que llevamos. Ese día, se realizaba una especie de bizcocho o panecillo, una torta seca en el siglo XIX, adornada con uno o más huevos de pascua. La costumbre manda que sean las madrinas las que se las regalen a sus ahijados y el día de San Marcos se llevaban a bendecir a la iglesia. En algunos lugares se adorna con tantos huevos como años tiene el ahijado y se cesa la costumbre con la boda de este. Una forma de celebrar la continuidad familiar.

Imagen: Opilla de San Marcos (Academia Vasca de Gastronomía).

La Academia Vasca de la Gastronomía define la Opilla de San Marcos como un  «bizcocho, de base circular, adornado con yemas y confites, que en su parte superior lleva huevos duros con la cascara coloreada de rojo». Pero en un principio, una de las características de esta elaboración, ya sea dulce o salada, es que solía tener forma triangular, ya que al coincidir con las fechas de la Pascua (se consumía el Domingo de Resurrección o el Lunes de Pascua, ambos festivos), se decía que hacía referencia a la Santísima Trinidad, por lo que también se llamaba Torta Pascual. Son también fechas relacionadas con el equinoccio de Primavera y el estío, el fin del invierno, por lo que la inclusión de un huevo, representa, así mismo, un rito de renacimiento, de inmortalidad y de eternidad.

Pero también existe una interpretación pagana, pues como cuenta Félix Mugurtza en su blog : «Tres es asimismo el número mágico en la cultura vasca, la cantidad concreta de vueltas que no se pueden dar a una iglesia, cementerio o casa si no queremos caer en una maldición eterna. Como tres eran las vueltas que debían dar a un árbol aquellas personas que deseaban convertirse en brujas».

Imagen: Mokotza de Gernika (Academia Vasca de Gastronomía).

En todo caso, una celebración en familia y con un dulce compartido, sea de la forma que sea, es una costumbre que merece ser mantenida, celebrada y divulgada todo lo que se pueda. Incluso figura en mi libro DE TOROS Y DIOSES, y así fue contado:

«Para la cristiandad, el 25 de abril es el día en el que san Marcos, obispo de Alejandría, murió martirizado en esa ciudad, por lo que se celebra su festividad. También marcaba el primer día del estío y, por lo tanto, el final del invierno, relacionado con el día de la Pascua de Resurrección. Una fecha tan importante para la división católica del tiempo que, en Francia, Nápoles, Navarra y algún sitio más utilizaban el 25 de abril como una de las fechas que marcaban el primer día del año en el calendario.

El 25 de abril es una fecha con varias relaciones con el tema que venimos tratando. Por ejemplo, antiguamente era el día en el que una procesión rogativa pedía protección para las cosechas y la llegada de la ansiada lluvia de primavera que tanto las favorecía… De nuevo, el agua fecunda. De la eficacia de esta rogativa da cuenta hasta el refranero que apunta que «por San Marcos, en el suelo habrá charcos». O como otro refrán que avisa de que algunas siembras ya deberían estar hechas: «Por San Marcos el garbanzal (o el melonar, o el maizal) ni por nacido ni por sembrar». Pese a su eficacia, parece que estas rogativas acabaron siendo protagonizadas por San Isidro en el campo español. Caro Baroja (1989: 79) recoge también la noticia de una costumbre de labradores, la de las cabañuelas, una consulta al cielo para predecir el tiempo (como con las témporas) que hará en los siguientes doce meses. Aunque en muchos lugares se utilizan los primeros días de agosto para ello, en La Adrada (Ávila) se tomaba como guía y primer día de la predicción la festividad de San Marcos.

Para celebrar la Pascua, la tradición española ela­bora monas o Tortas de san Marcos, que en Euskadi se llamaban San Marcos ogia (‘pan de san Marcos’) y era tradicional que las regalaran las madrinas a sus ahijados. Estas tortas tenían antiguamente una forma tricorne por lo que se la llamaba también adar-opil (‘torta cornuda’) y mokots, un término este muy curioso que también nombraba un «viejo to­cado corniforme de las mujeres casadas, que se ha interpretado como claramente fálico» (Caro, 1989: 80). Los panes, tortas o bollos también recibían el nombre de opea, porque «servían de ofrendas en casamientos o en sacrificios» (Lorenzo Hervás, 2008), pero según el lingüista y lexicógrafo de la lengua vasca Pablo Pedro Astarloa, en el siglo XVIII el término era opailla, que llegó a nombrar, por asimilación, al mes de abril (por ser mes de estas ofrendas) y se le atribuía una relación lunar.»

AlmaLeonor_LP
DE TOROS Y DIOSES
«Editorial Guante Blanco» (2020)

2 respuestas a «OPILLA DE PASCUA O DE SAN MARCOS»

  1. En mi juventud, en Sabadell, habia una pastelería que hacia un concurso sobre de edificio se haría la monumental mona (galletas, chocolate, etc) que se entregaba al orfanato, al ganador o si eran varios se sorteaba una mona de un kilo, a escoger.
    La tradición era que la regalaran el padrino a los ahijad@s

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: