AÑO NUEVO CHINO: CONEJO DE AGUA

AÑO NUEVO CHINO: CONEJO DE AGUA

Hoy, día 22 de enero, se inicia el Año Nuevo Chino, una fecha conocida también como Festival de la Primavera. Durante la noche anterior es cuando las comunidades chinas de todo el mundo dan cumplida celebración despidiendo el año viejo, en una suerte de rito festivo destinado a propiciar suerte y prosperidad en el nuevo año que entra. El origen de esta fiesta se remonta, dicen, al siglo XIV a. C., durante el gobierno de la dinastía Shang, cuando un monstruo llamado Nian (año, en chino), atacaba las aldeas al comienzo de cada año. Pero el monstruo tenía una debilidad, le daban miedo las luces brillantes y el color rojo y las gentes utilizaron estos elementos para ahuyentarle. Con el tiempo, esta leyenda dio paso a la celebración y puesto que el dragón es un símbolo chino de poder y buena fortuna, al inicio del año en toda China se elaboraba un títere de dragón largo, brillante y colorido con el que desfilar por las calles en una fiesta luminosa y multicolor.

El calendario chino es lunar y por eso su inicio no coincide con nuestro acordado 1 de enero solar. El horóscopo chino está basado en ese calendario y utilizan 28 constelaciones para sus predicciones. Un ciclo completo tarda 60 años en volver a iniciarse. Por ello no tiene nada que ver tampoco con nuestro conocido horóscopo de 12 signos zodiacales que dependen de nuestro día y mes de nacimiento, sino que se basa en el año. Los correspondientes a este signo son: 1927, 1939, 1951, 1963, 1975, 1987, 1999, 2011 y 2023.

En el horóscopo chino nuestra personalidad y destino viene determinada por una serie de animales que trasfieren a su pupilo de nacimiento sus características, forma de ser y suerte. Este Año Nuevo de 2023 está dedicado al CONEJO DE AGUA, un signo virtuoso, refinado, estético… Aquellos que nacieron bajo este signo serán los protagonistas y dependerá de ellos el futuro de los demás. Afectará especialmente a los nacidos en 1963, como es mi caso, al haber vivido un ciclo de sesenta años completo o “ben ming nian”, que significa «en esta vida» o «año propio». Así que, por alguna extraña y oriental razón, el de 2023 debe ser mi año de la responsabilidad y de la suerte. El año en el que cumpliré los 60. Me encomendaré a mi CONEJO DE AGUA DE LA SUERTE, cual Alicia, para que consiga guiarme por un camino tortuoso lleno de sorpresas ya sea agrandando mi espíritu, ya encogiendo mi desánimo.

En el horóscopo chino esa representación animal del año se completa con un elemento: metal, madera, agua, fuego o tierra. En este año es el AGUA. El AGUA YIN (bien), será el principal elemento del año. Este elemento representa sensibilidad, dedicación, conocimiento, intuición y lucidez. Es capaz de insuflar a los nacidos bajo este elemento la afición a la búsqueda de lo oculto, lo misterioso, lo alternativo, lo extraño. El AGUA representa un despertar intuitivo y místico que bebe de fuentes pasadas para inundar fértilmente el campo del presente eclosionando en frutos de futuro. Es un elemento dinamizador y evolutivo que ayuda en la adquisición de sabiduría y elevación del espíritu.

Pero hay que tener cuidado. El AGUA también puede tener un componente negativo (Yang), puede generar impureza de sentimientos, ansiedad, melancolía, hipocresía, intolerancia… Hay que estar siempre vigilantes de que no nos alcance su vertiente de negatividad.

Para ayudarnos en ese cometido, los colores propicios en este año 2023 son el amarillo, el rojo y el blanco. Si aún necesitamos un refuerzo, hay dos colores correctores, el azul y el verde. Y si todavía nos resulta poco, la piedra de chakra de este año es la FLUORITA ARCOIRIS, una piedra de fortalecimiento cuya composición química es el Fluoruro de Calcio (no me viene nada mal para mis rodillas). Con ella estabilizaremos nuestro aura y conseguiremos la fortaleza psicológica necesaria, además de inteligencia, memoria, creatividad, empatía y alegría. Y por si fuera poco, es una piedra propicia para los nacidos bajo el signo de LIBRA (el mío), entre otros.

El año que termina estuvo dominado por la fiereza y violencia del TIGRE, así que el CONEJO viene a suponer un cambio radical, presidido por la dulzura y la serenidad. Según los presagios chinos se presenta un año sobrio, de ritmo indolente, un año de descanso y tregua, donde los desafíos son intelectuales, no físicos. Es un tiempo para recargarse de sabiduría, curar heridas, recuperar el equilibrio interior y hacer planes de futuro…

¡Esto de los horóscopos me fascina…! ¿Qué año no intentamos hacer todo eso? Pero ahí están ellos, dándonos consejos que nos estimulan hasta que viene la vida con un revés y ¡zas! Nos da un zarpazo y ¡adiós conejo, adiós! Pero bueno, el mensaje para este signo de 2023 sigue diciendo que no mostremos excesiva tolerancia hacia las afrentas que podamos sufrir, sino que permanezcamos lúcidos y alertas para sortearlas o, en todo caso, recuperarnos enseguida de ellas. Lo dicho… Es lo que todos los años intentamos con ahínco los mortales.

Pero los gurús del horóscopo no se arredran. En este año, dicen, tendremos más posibilidades de ascender en la escala social. Aquellos que realmente lo desean, apuntillan. Ya saben eso de que quien realmente desea una cosa acaba cumpliéndose. Yo soy más del dicho ese de “ten cuidado con lo que deseas, puede hacerse realidad”. A veces da más miedo que se cumplan los deseos a que no lo hagan nunca. Pero este año del CONEJO se reconocerá nuestra labor, se dará crédito a nuestro esfuerzo, se premiará nuestro trabajo con un ascenso… Pero claro, sigue diciendo que para lograrlo tenemos que saber dominar los engranajes de la psicología humana y la retórica para hacer realidad todas nuestras aspiraciones. Ya sabía yo que el truco tenía que estar en algún sitio. Es como aquello de “fíate de la Virgen, pero échate a correr”.

No nos desanimemos. El año 2023, el año del CONEJO, es el año de la liquidación de la deuda espiritual. A ver si averiguo que es eso. Veamos… Dice que suele ser un periodo de observación e introspección. Vale. Puedo asumirlo, voy a cumplir sesenta años este 2023, tendré bastante perspectiva como para realizar ambos ejercicios.

El CONEJO DE AGUA revelará los momentos más favorables para encontrar las respuestas adecuadas a nuestra propia búsqueda personal de evolución. Suena bien. Pero… Si nuestro viaje espiritual es demasiado intenso, este mismo don de la relajación lepórida, puede jugarnos una mala pasada. Tal vez nos confiemos demasiado y nos echemos a dormir, como la liebre, pensando que la lenta tortuga nunca nos alcanzará. Estamos avisados. Y, además, los recuerdos dolorosos podrían llegar a ser más intensos y hacernos desistir de la lucha por alcanzar nuestras metas. Y también que los malos hábitos vuelvan a alcanzarnos. Nada, nada, mejor correr como liebres que relajarnos como CONEJOS DE AGUA.

La astrología china dice que este año 2023 existen todos esos riesgos, pero, afortunadamente, nos ofrecerá la oportunidad de reconducirnos. Menos mal. Solo hay que tener cuidado con cualquier exceso de imaginación y no abandonarse en los brazos de la melancolía… ¡Cómo si fuese tan fácil! Nos recomienda no ser derrotistas, no perder el tiempo en lamentaciones, no desanimarnos ante situaciones críticas… ¿Pero no habíamos quedado en que en este año no se darían?

Políticamente, nos dice el horóscopo que este año 2023 dominará el arte de la diplomacia y el compromiso, de los acuerdos y los pactos (permitanme que sea exceptica con esto), un soplo de aire fresco frente a las anteriores intolerancias y diatribas irreconciliables, dice. El CONEJO DE AGUA, curioso por naturaleza, aportará todas estas cualidades a una situación sociopolítica imperfecta y muy adversa. ¡Venga, no caeré en el desánimo! Gracias a este año benefactor, aún podremos tener esperanzas de encontrar un equilibrio mundial que mejore el bienestar general y no solo el personal.

En todo caso, este AÑO DEL CONEJO DE AGUA 2023, los nacidos bajo su signo disfrutarán de una suerte añadida, alegría de vivir, amor y planes de futuro, que alcanzará también a los que disfruten de un nacimiento en los años de la Cabra el Cerdo y de la Rata.

Y yo, cumpliré 60 años en octubre… ¡¡Manda conejos!!
AlmaLeonor_LP

¡¡FELIZ AÑO NUEVO CHINO 2023 DEL CONEJO DE AGUA!!

2 respuestas a «AÑO NUEVO CHINO: CONEJO DE AGUA»

  1. Andá, AlmaLeonor. Me acabo de enterar que soy un conejo y pasao por agua. 😱😂
    Yo también cumpliré 60 este octubre, ¡somos hermanos chinos! 😝
    Lo de que este será mi año no lo tengo claro, porque he empezado con mal pie, nunca mejor dicho. Pero como me acaban de decir, no es como se empieza, sino como se termina. Así que hay esperanzas.
    Yo no creo en los horóscopos y toda su parafernalia, pero sí me encanta la cultura asiática. Tienen unan forma muy especial de interpretar estas cosas y suelen llevarlo siempre al lado emocional. Su búsqueda de una vida llena de significados es fascinante. Además, intentan ver el lado positivo y feliz de las cosas. Aunque no nieguen la existencia del lado negativo.
    Una entrada muy interesante para ir visitandola durante todo el año. Enhorabuena.
    Ojalá este sea de verdad tu año y que te llene de una inmensa felicidad. Seamos conejos felices. 😜☺️👍🏼

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hermanos conejos chinos! jajajaja me ha encantao ❤ Yo tampoco creo en estas cosas, pero como ya dije en el Blog de Trujamán, la cultura asiática tiene tanto de intrigante y misterioso como de fascinante y atrayente. Así que a celebrar el año nuevo chino del conejo de agua. Como acabe será otro cantar. Cuídate mucho ese "mal pie" ❤
      Abrazos hermanos.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: