BÁRBARA STANWYCK (II)

BÁRBARA STANWYCK (II)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“La vida privada de Bárbara la hizo fuerte, eso es verdad. Después de una infancia complicada, entre orfanatos y familias de acogida, no desaprovechó la oportunidad que le brindaron los locales nocturnos del burlesque de Nueva York, ni los muchos protectores y amantes que llegó a conocer. Como por ejemplo, el malogrado actor Rex Cherryman, posiblemente el gran amor de su vida. Y más tarde, el empeño de su primer, joven, borracho y ambicioso marido, Frank Fay, por convertirla en estrella, acabó por endurecerla aún más, o al menos, aprendió a no fiarse de nadie, mientras Fay se hundía en el olvido.

Pero consiguió ser una de las más grandes. Y eso porque, sin ser un bellezón como otras de su época, encarnó como ninguna a la auténtica «mujer fatal», una mujer intensa y con tal poder de seducción que solo ella podía llevar a un hombre a la Perdición (1944).”

AlmaLeonor_LP

BÁRBARA STAWYCK 
(Ruby Catherine Stevens)
16 de julio de 1907 – 20 de enero de 1990

Anuncios

BIKINI

BIKINI

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“La mayoría de aquellos hombres ni siquiera sabían los nombres de muchas de las actrices que admiraban, ya fuesen rubias, pelirrojas o morenas. Insisto, las que le gustaban más a mi padre. Ni mucho menos sabían algo de ellas más allá de las vidas que interpretaban en la pantalla. Por ejemplo, y en orden descendente de peligrosidad, Rita era Gilda (1946) y era una «bomba» ―para su disgusto, su nombre bautizó una bomba atómica que se hizo explotar en las Islas Bikini en 1946―, Grace Kelly era un cisne intocable, Kim Novak demasiado sensual para imaginarla siquiera, Sara Montiel era la sufrida violetera castiza y Carmen Sevilla era simplemente Carmen Sevilla, alguien que bien podría ser una de las muchachas casaderas del barrio o la futura madre de sus hijos.
AlmaLeonor_LP

RITA HAYWORTH
(Margarita Carmen Cansino Hayworth ) 
17 de octubre de 1918 – 14 de mayo de 1987

 

El 1 de Julio de 1946 se llevó a cabo el primer ensayo público, con medios de comunicación y observadores internacionales, del armamento nuclear de los EE.UU. salido del Proyecto Manhattan, creado antes del fin de la II Guerra Mundial.  Esa mañana de verano, una bomba de fisión de 23 kilotones, a la que bautizaron como Gilda y que llevaba una fotografía de Rita Hayworth en el costado, se lanzó desde un B-29 sobre una flota de 95 buques de guerra desplegados junto al atolón de Bikini, en las Islas Marshall, desde el año 2010 nombradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Después de la prueba, una copia de la película Gilda (1946) que se había estrenado el 25 de abril de ese mismo año, fue guardada en una caja de acero en el desierto para que sobreviviera a una posible catástrofe nuclear.

Rita Hayworth, pacifista y antibélicista por completo, se indignó por ambos hechos, pero no pudo evitar que el mundo la conociera ya por siempre como una “bomba” erótica.

El 15 de julio es, en España, uno de los días en los que más gente comienza sus vacaciones, la mayoría para disfrutar de la playa en bikini.
AlmaLeonor_LP

 

SYLVIA SIDNEY (1910-1999)

SYLVIA SIDNEY (1910-1999)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

También lo aprendieron las actrices de Hollywood. Mi padre me decía que, aunque no fuesen maridos de sangre azul, las más grandes y guapas actrices de cine habían acabado casándose ―él nunca mencionó a los amantes y adúlteros, como la relación de Marion Davies con el todopoderoso William Randolph Hearst o la de Sylvia Sidney con B. P. Schulberg, ejecutivo de la Paramount― con gentes muy influyentes que las auparon por encima de las demás. No decía los nombres de los potentados, pero sí sabía que actrices habían hecho mejores bodas.

AlmaLeonor_LP

SYLVIA SIDNEY
(Sophia Kosow)
8 de agosto de 1910 – 1 de julio de 1999

LA DAMA DE SHANGHÁI

LA DAMA DE SHANGHÁI

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“O como cuando Rita Hayworth interpretó en La dama de Shanghái (1947) el vértice amoroso de una relación triangular que casi evidenciaba su propia y asfixiante vida, la de su tormentoso y ya prácticamente finiquitado matrimonio con su segundo marido, Orson Welles. Fue el director, guionista, productor y protagonista del filme, una presencia agobiante y global, tal y como lo era él para Rita en su vida privada.”
AlmaLeonor_LP


RITA HAYWORTH
(Margarita Carmen Cansino)
17 de octubre de 1918 – 14 de mayo de 1987

MARLENE DIETRICH (1901-1992)

MARLENE DIETRICH (1901-1992)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“…Marlene Dietrich, vestida con smoking, le plantara un beso en la boca a una mujer en Morocco (1930)…”

“…Bárbara Stanwyck como Joan Crawford, otras grandes del cine como la directora Dorothy Arzner, y divas de la altura de Greta Garbo, Marlene Dietrich Mercedes de Acosta, Alla Nazimova, Claudette Colbert, Katharine Cornell, Tallulah Bankhead o Mae West…”

“…Greta Garbo, Ingrid Bergman, Marlene Dietrich ―muy poco tenía en cuenta mi padre a estas actrices suecas o alemanas, incluidas Lili Palmer o Romy Schneider, aunque protagonizaran muchas películas en el viejo Hollywood, y para mí fueran todo un descubrimiento…”

AlmaLeonor_LP

MARLENE DIETRICH
(Marie Magdalene Dietrich)
27 de diciembre de 1901 – 6 de mayo de 1992

 

GINGER ROGERS (1911-1995)

GINGER ROGERS (1911-1995)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

Su favorita era siempre Rita, pero a ambos nos encantaban las películas de Ginger Rogers (Virginia Katherine McMath), por ejemplo, quien según mi padre era prima de Rita. Supe más tarde que llegaron a serlo por el matrimonio de una tía de Ginger con un tío de Rita por parte de madre, Vinton Hayworth, actor y miembro del sindicato de artistas de radio y televisión. Pero Ginger, pésima actriz y mediocre bailarina a decir de algunos, y mujer muy avispada según decía la mayoría, no despertaba, ni mucho menos, las mismas simpatías que Rita entre sus colegas de profesión ―fue antológica su enemistad con Katharine Hepburn, por ejemplo―, ni siquiera con quien mejor feeling transmitió en el cine, su pareja en diez filmes, Fred Astaire, quien siempre prefirió a Eleanor Powell como pareja de baile.

AlmaLeonor_LP

GINGER ROGERS
(Virginia Katherine McMath)
16 de julio de 1911 – 25 de abril de 1995

Hasta el día 27 y con motivo de la celebración del Día del Libro 23 de Abril, LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE podrá encontrarse en Amazón a unos precios irresistibles… Espero que lo aprovechéis ❤ 
-Tapa blanda… 5,57€ 
-Formato digital… GRATIS.

Sobre el libro de Ediciones UVA no tengo mucha capacidad de decisión, pero si alguien está interesado, que entre en mi grupo de Facebook, con el título del libro y me deje un privado.   VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX.

EL ARTE DE LEER

EL ARTE DE LEER

Imagen: Shaun Ferguson.

 

La lectura, como todo trabajo, tiene sus reglas. Indiquemos algunas de estas. La primera es que vale más conocer perfectamente algunos escritores y algunos temas que conocer superficialmente un gran número de autores. Las bellezas de una obra aparecen siempre mal a la primera lectura. En la juventud hay que andar entre los libros como se va por el mundo, para buscar entre ellos los amigos, pero cuando estos amigos han sido encontrados, elegidos, adoptados, es preciso apartarse con ellos. Ser familiar de Montaigne, de Saint Simon, de Retz, de Balzac o de Proust, basta para enriquecer una vida.

La segunda, es hacer en las lecturas un gran sitio a los grandes textos. Es necesario, a buen seguro, al mismo tiempo que natural, interesarse por los escritores de nuestro tiempo; es entre ellos entre quienes tendremos la oportunidad de poder encontrar amigos que tengan los mismos cuidados y las mismas necesidades que nosotros. Pero no nos dejemos sumergir por la marea de los librillos. El número de las obras maestras es tal que jamás las conoceremos todas. Tengamos confianza en la selección hecha por los siglos. Un hombre se equivoca; una generación se equivoca; la humanidad no se equivoca jamás. Homero, Tácito, Shakespeare, Molière, son ciertamente dignos de su gloria. Habremos de darles preferencia sobre quienes no han sufrido la prueba del tiempo.

La tercera es elegir bien su nutrimento. A cada espíritu le convienen sus alimentos adecuados. Aprendamos a reconocer quiénes son nuestros autores. Serán muy distintos de los de nuestros amigos. En literatura, como en amor, causa sorpresa la elección de los otros. Seamos fieles a lo que nos conviene. En esto somos nosotros los mejores jueces.

La cuarta es rodear nuestras lecturas, siempre que sea posible, de la atmósfera de recogimiento y respeto de que se rodean un hermoso concierto, una noble ceremonia. Leer no es recorrer una página, interrumpirse para contestar el teléfono, volver o tomar el libro cuando el espíritu está ausente, abandonarlo al día siguiente. El verdadero lector se procura largas veladas solitarias; reserva, para tal escritor muy amado, el atardecer de un domingo de invierno; agradece a los viajes en ferrocarril el que le den la ocasión de releer de un tirón una novela de Balzac, de Stendhal, o las Mémoires d’ Outre-Tombe. Experimenta un placer tan vivo en volver a encontrar tal frase, tal pasaje que él ama (en Proust, la zarza blanca o la pequeña magdalena; en Tolstoi, los desposorios de Lévine), como el aficionado a la música en acechar el tema del Mago en la Petrouchka de Strawinsky.

La quinta regla, en fin, es la de hacerse dignos de los grandes libros, porque con la lectura ocurre como con las posadas españolas y con el amor: que no se halla más que lo que se lleva. La pintura de los sentimientos no interesa más que a aquellos que los han experimentado o a aquellos que, jóvenes aún, aguardan su eclosión con esperanza y angustia. No hay nada más emocionante que ver a un joven que, el año pasado, no soportaba más que los relatos de aventuras, tomarle de pronto un gusto vivo a Anna Karenine o Dominique, porque a partir de este momento el joven sabe lo que es la dicha y el dolor de amar. Los grandes hombres de acción son buenos lectores de Kipling, los grandes hombres de Estado, de Tácito o de Retz. Era un hermoso espectáculo ver a Lyautey al día siguiente de haberle quitado Marruecos un gobierno injusto, entregarse al Coriolano de Shakespeare.

El arte de leer es, en una gran parte, el arte de volver a encontrar la vida en los libros y, gracias a ellos, de comprenderla mejor.

André Maurois (1885-1967)

¡¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!!

Hasta el día 27 y con motivo de la celebración del Día del Libro 23 de Abril, LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE podrá encontrarse en Amazón a unos precios irresistibles… Espero que lo aprovechéis ❤ 
-Tapa blanda… 5,57€ 
-Formato digital… GRATIS.

Sobre el libro de Ediciones UVA no tengo mucha capacidad de decisión, pero si alguien está interesado, que entre en mi grupo de Facebook, con el título del libro y me deje un privado.   VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX

 

 

 

SILVANA MANGANO (1930-1989)

SILVANA MANGANO (1930-1989)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

Pero a mí siempre me gustó más Silvana Mangano, a la que mi padre, por cierto, llamaba continuamente «Mag-na-no», como masculinizando el apellido de Anna Magnani, que sí que pronunciaba bien. Había participado en varias películas de Hollywood, como por ejemplo en Barrabas (1962), que es la primera película que recuerdo haber ido a ver al cine con mi padre ―mucho después de su estreno, por supuesto―, y aunque no puedo afirmar que yo la reconociera o recordara de esa película, todo lo que vi de ella después me pareció una muy elegante manera de interpretar ―inexpresividad para muchos, incluido algún profesor mío― y, sobre todo, una mujer de gran belleza. Si una de las notas característica de las maggioratas era su proximidad a la apariencia de cualquier mujer que se podía contemplar mirando por la ventana ―voluptuosas, sí, pero recias, con arrestos, con su mandil a la cintura, sudando, trabajando el campo, con rulos en la cabeza, vulnerables… y con un atractivo magnético y casi animal, accesible tras una boda o, si me apuran, en una noche de prostíbulo― la Mangano y su serena belleza me recordaba más a las inalcanzables y estilizadas actrices hollywoodienses, solo presentes en los sueños lujuriosos de los hombres que acudían al cine con su novia.

AlmaLeonorLP

SILVANA MANGANO
(21 de abril de 1930 – 16 de diciembre de 1989)

 

Hasta el día 27 y con motivo de la celebración del Día del Libro 23 de Abril, LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE podrá encontrarse en Amazón a unos precios irresistibles… Espero que lo aprovechéis ❤ 
-Tapa blanda… 5,57€
-Formato digital… GRATIS.

LANA TURNER (1921-1995)

LANA TURNER (1921-1995)

LAS ACTRICES FAVORITAS DE MI PADRE

“De todos estos juegos de Imitación a la vida (1959) ―la magnífica adaptación al cine del gran Douglas Sirk de la novela de Fannie Hurst, que ya había sido llevada a la gran pantalla, y más fielmente por cierto, en 1939, protagonizada por Claudette Colbert― no me contaba nunca nada mi padre, pero sí que me hablaba de otras cosas, de otros anhelos, de otras trastocadas vidas, de otras fórmulas de imitación y de felicidad no alcanzada. Como por ejemplo, sobre la azarosa vida amorosa de Lana Turner (Julia Jean Mildred Frances Turner), la protagonista de la película de Sirk ―donde interpretaba a un actriz que ascendía fulgurantemente en su carrera a costa de sacrificar mucho en el camino―, que también fue consentida por las productoras porque, según la propia Lana, las hacía ganar dinero con cada uno de sus líos de cama.”

AlmaLeonor LP

LANA TURNER
(Julia Jean Mildred Frances Turner)
8 de febrero de 1921 – 29 de junio de 1995