ALMITAS

ALMITAS

Imagen: Ronald Campos (mayo 2018)

Se frota el alma las manos.
Para que en el corazón no le haga un herida el viento,
para no tener que estar subiéndose a las paredes,
para que las hojas muertas no le oculten la raíz.

Se frota el alma las manos.
Para que la noche luna no la deje casi a ciegas,
para que no quede en ascuas el cuerpecito querido,
para que la luz del sol no le acorrale los ojos.

Se frota el alma las manos.
Para no quedar varada en los pechos de una nube,
para que no se le vea tan sola al zarpar del muelle,
para no volar insomne por los sótanos del aire.

Se frota el alma las manos.
Para no verse impelida a cumplir un mal augurio,
para que se certifique su combate contra el frío,
para no sentir que un tren la conduce al matadero.

Se frota el alma las manos.
Para no precipitarse por tierras desconocidas,
para que no se le forme un rebumbio en la memoria
y sospeche el cuerpecito que nomás lo abandonó.

Jose Miguel Junco Ezquerra.

Anuncios

LECHO DE PIEDRA

LECHO DE PIEDRA

Imagen propia.

Río niño, temí
aquella gran sed de paja,
aquella gran sed sin fondo
que aguas tan niñas codiciaba.
Por eso es por lo que al bajar
Un camino de piedras buscaba,
y no un lecho de arena
con sus ocas multiplicadas.
Lecho de piedra abajo,
río niño yo saltaba.

João Cabral de Melo Neto
“Piedra fundamental: poesía y prosa”

LO ÚNICO

LO ÚNICO

Imagen: Tiempos de melancolía (Museo Nacional de Escultura), Valladolid.

Vivimos en un torbellino de desesperanza
Que nos cubre hasta la garganta
Y aún así amanecemos con sueños
Para vernos, pero mentimos poco a poco
Y así evitamos no comernos a besos.
Vivimos en un reloj que nadie para
Que nadie sabe cuál es su parada
Y aún así desperdiciamos tiempo
En no hacer lo que nos viene en gana.
Nos ponemos señales de prohibido
Tapamos los ojos, mientras lo único
Que debería estar penalizado
Es no haberte sorprendido
Con otro beso disfrazado
Bajo el abrigo de mis diez dedos,
Bajo el amparo de tus cinco sentidos.

POESÍA EN EL AIRE

LA MEJOR COSA DEL MUNDO

LA MEJOR COSA DEL MUNDO

Imagen: Alexei Antonov

¿Cuál es la mejor cosa del mundo?
Las rosas de junio perladas por el rocío de mayo;
El dulce viento del sur diciendo que no lloverá;
La Verdad, con los amigos despojada de crueldad;
La Belleza, no envanecida hasta agotar su orgullo;
El Amor, cuando somos amados de nuevo.
¿Cuál es la mejor cosa del mundo?
Algo fuera de él, pienso.

Elizabeth Barrett Browning (1806-1861).

DOS CUERPOS

DOS CUERPOS 

Imagen: “Twisted”, de Henrik Simonsen

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.

Octavio Paz (1944).

30 de mayo, el Día Azul.

EL TOREADOR NUEVO

EL TOREADOR NUEVO

Imagen: José Manuel Capuletti (1950).

Un toricantano un día
entró a dar una lanzada,
de un su amigo apadrinado.
Airoso terció la capa,
galán requirió el sombrero,
y osado tomó la lanza
veinte pasos del toril.
Salió un toro y cara a cara
hacia el caballo se vino,
aunque pareció anca a anca;
porque el caballo y el toro
murmurando a las espaldas
se echaron dos melecinas
con el cuerpo y con el asta.
Cayó el caballero encima
del toro; sacó la espada
el tal padrino, y por dar
al toro una cuchillada,
al ahijado se la dio.
Y siendo de buena marca,
levantose el caballero
preguntando en voces altas:
–¿Saben ustedes a quién
este hidalgo apadrinaba?
¿A mí o al toro? –Y ninguno
le supo decir palabra.

Mariano José de Larra
(Cuento de don Pedro Calderón de la Barca)
El Duende Satírico (31 de mayo de 1828).

FRONTERAS

FRONTERAS

Imagen: Sergio Gómez (México)

Cuando por las heridas le nazcan amapolas y al verlo allí tendido se retire la nieve, ya no podrán los pájaros decir unas palabras del modo en que acostumbran los pájaros a hacerlo.

Ya no podrá la amante asirlo por los hombros, ni el día seguir siendo completamente el día, ni el muro seguir siendo exactamente un muro, ni un niño seguir siendo ingenuamente un niño.

Será solo un instante de lejanas memorias en el que enfebrecido el humo de la aldea ya no querrá tener un trato con el fuego ni aceptarán las nubes lloverse en otros ojos.

Escuchará un rebumbio de encanecidos árboles y sentirá en los labios los rigores del frío. Desde las alambradas incrédulas palomas entonarán un rezo de asombro y despedida. 

Jose Miguel Junco Ezquerra.

LA INVENCIÓN DEL AMOR

LA INVENCIÓN DEL AMOR

Imagen: Adam Martinakis (desde: Flow art Station).

El amor se disuelve en su propio aroma de muerte,
surge como un maremoto en tus venas y en tus lágrimas,
se abate sobre tu consciencia alimentada por la sinrazón
y se adueña de tu espíritu para domarte lentamente.

El amor acarrea su propia idea del amor a sus espaldas
y se deposita sobre tus hombros para ser terrible,
para esparcir en ti las rocas de una montaña de mármol
con la suavidad de las tempestades sobre los océanos.

El amor siempre se presenta en ese lugar donde lo dejaste,
bajo el estampido de las pisadas de tus propios bisontes,
enrevesado en sus atavíos de sencilla piedad asustada,
lejos de las fronteras donde el dolor es imperial.

El amor es la más maravillosa invención de los humanos,
su mayor logro, su más grande derrota, su batalla más serena.

Jose Luis Ibáñez Salas (JLIS)

MADRIGAL DE LA LLUVIA DE ABRIL

MADRIGAL DE LA LLUVIA DE ABRIL

Ya no sé bien el sitio ni la hora,
ni por qué fuiste mía, ni por qué te perdí.
Sé que llovía como llueve ahora,
aunque ahora es más triste porque llueve sin ti.

Y sé que, de repente, cayeron dos diamantes
sobre tus zapatillos de charol…
Y era dulce aquel llanto de tus ojos radiantes,
como esos mediodías en que llueve con sol.

Jose Ángel Buesa (1910-1982)

Se acaba Abril, aguas mil, y llega Mayo florido y hermoso.

ASTROS

ASTROS 

Perros azules de George Rodrigue

Un perro azul recorre
solitario de punta a punta una ciudad,
parándose a ladrar en una plaza
capítulo a capítulo
la historia de su vida.
Las vidas de los perros azules
suelen ser ignoradas
o en todo caso a nadie les conmueve
ni nadie presta oídos
a temas tan extraños.
Y menos si acontece que anda solo
porque qué puede esperarse
de un animal así
con un color tan raro
queriendo que lo escuchen.
A veces no le queda más opción
que aguardar a que salga
una estrella en el cielo,
pues sabe que hay estrellas
sensibles al asunto.
Hay estrellas azules
que también tienen su historia que contar
y en torno a una fogata
se juntan para hablarse
de sus cuitas.
Y hay personas azules
que vagan solitarias
y buscan el reflejo de unos ojos
capaces de entender que a la tristeza
también tiene su afán.
El modo en que los astros se alinean
en mitad de la noche hace posible
que un perro azul, capítulo a capítulo,
ladre los pormenores de su vida
a una persona azul que está observando
cómo una estrella azul las alas mueve.

Jose Miguel Junco Ezquerra.

30 de abril de 2018
El día Azul.