¡QUÉ TONTO, EL AIRE, QUÉ TONTO!

¡QUÉ TONTO, EL AIRE, QUÉ TONTO!

Imagen: Jane Eccles (Canada)

Qué tonto el aire que quiere,
por pura envidia, por nada,
robar sus cinco sentidos,
dejarla como a dos velas.

Ella que habla con las nubes,
ella que dirige el viento
a regiones imposibles,
ella que cierra los ojos
y parece estar volando.

Qué tonto el aire que quiere
por nada, por pura envidia,
que no tenga la ocasión
de partir con las gaviotas
de noche donde las barcas.

Ella que en un santiamén
llega y regresa del cielo,
que habita en las altas cumbres,
que se sabe de memoria
el brillo de las estrellas.

Qué tonto el aire, qué tonto,
que quiere pero no puede
robar sus cinco sentidos.
Por pura envidia, por nada,
por hacerse de rogar.

Ella que se asoma y dice
cuándo va a venir la lluvia,
cuándo cambia la estación,
cuándo será luna llena.
Qué tonto el aire, qué tonto.

Jose Miguel Junco Ezquerra

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

Esos rasgos de luz, esas centellas
que cobran con amagos superiores
alimentos del sol en resplandores
aquello viven que se duele de ellas.
Flores nocturnas son: aunque tan bellas,
efímeras padecen sus ardores,
pues si un día es el siglo de las flores,
una noche es la edad de las estrellas.
De esa, pues, primavera fugitiva,
ya nuestro mal, ya nuestro bien se infiere;
registro es nuestro, o muera el sol o viva.
¿Qué duración habrá que el hombre espere,
o qué mudanza habrá que no reciba
de astro que cada noche nace y muere?

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

El Día Azul (30 de Junio de 2019)

SUEÑOS

SUEÑOS

Imagen: Yoann Lossel

Era un sueño
ya lo decía yo

Era un sueño
me lo decía una voz

Era un sueño
no me canso de repetir

No ha sido mas que un sueño
pensaba cuando te vi partir

Es solo un sueño
pensaba cuando te besé

Pesadilla será mañana
por un instante pensé

Es un sueño
imaginaba cuando hacíamos el amor

Si solo ha sido un sueño
¿por que siento tanto dolor?

Ahora solo temo el despertar
porque solo en sueños
TU AMOR SE HACE REALIDAD.

Jose Antonio López Almena
COLECCIONES INSPIRANTES

PASA LA VIDA

PASA LA VIDA

Andrey Surnov

Pasa volando, un orgasmo.
Pasa reptando, una caricia.
Pasa revista, a tus años locos.
Pasa de Dios, mató a su hijo.
Pasa por fuera, recién fregado.

Pasa de todo, tu ex – mejor amigo.
Pasa de ti, el dinero a espuertas.
Pasa de freno, un héroe del fútbol.
Pasa conmigo, la noche contigo.
Pasa la vez, a correrse juntos.

Pasa de mí, cuando me interese.
Pasa de acera, a la luz del día.
Pasa por alto, un pívot enano.
Pasa la raya, el rehabilitado.
Pasa la peste, a quién la eche en falta.

Pasa pantalla, leyendo un libro.
Pasa de tiempo, tu vida a examen.
Pasa de largo, el vagón perdido.
Pasa de turno, palabra en mano.
Pasa la vida,
de tu biografía.

Juan Miel 

A UN PINO

A UN PINO

Pino esbelto y tranquilo,
soledad de la tarde,
tan concreto en la libre
desolación del aire,
tan alto cuando todo
se confunde y abate
y huye el sol a tu copa
tibio y agonizante.

Pino esbelto y tranquilo,
tu soledad te guarde,
y consagre la mía
desunida y errante,
segada de su tierra,
extraña de su aire,
cuando aún es oro virgen
la cumbre de la tarde
y tú clamas e invocas
el tiempo de mi carne
y otro vuelo sin tiempo
que se sueña y se hace.

Dionisio Ridruejo (1912-1975)

ODA A LA INMORTALIDAD

ODA A LA INMORTALIDAD

Imagen: Chris Leloudis (Grecia)

Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo…

En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.

Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme ideas que, a menudo
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas.

William Wordsworth (1770-1850)
El día Azul (30-abril-2019)

HIJOS DE LA ÉPOCA

HIJOS DE LA ÉPOCA

Somos hijos de nuestra época
y nuestra época es política.

Todos tus, mis, nuestros, vuestros
problemas diurnos, y los nocturnos,
son problemas políticos.
Quieras o no,
tus genes tienen un pasado político,
tu piel un matiz político
y tus ojos una visión política.

Cuanto dices produce una resonancia,
cuanto callas implica una elocuencia
inevitablemente política.

Incluso al caminar por bosques y praderas
das pasos políticos
en terreno político.

Adquirir significado político
ni siquiera requiere ser humano.
Basta ser petróleo,
pienso compuesto o materia reciclada.

Los poemas apolíticos son también políticos,
y en lo alto resplandece la luna,
un cuerpo ya no lunar.
Ser o no ser, ésta es la cuestión.
¿Qué cuestión?, adivina corazón:
una cuestión política.

Wisława Szymborska

28 de abril de 2019. Día de Elecciones Generales en España.
De IMPORTANTES elecciones, diría yo.

ALMA MÁS QUE MIL PALABRAS

ALMA MÁS QUE MIL PALABRAS

9 de abril de 2019

HELICON, tiene otras páginas que puedes consultar en la barra lateral. Una de ellas es MÁS QUE MIL PALABRAS, fotografías mías con una frase, o poema, o texto, que las enfatiza mucho más. Esta es la última que he subido, y el resto se pueden ver, como digo, en la barra lateral, o pinchando en la imagen, o aquí.

AlmaLeonor_LP

 

 

BESOS, BESOS

BESOS, BESOS

Imagen: Manuel Maqueda Merino

 

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

Yo te enseñe a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Gabriela Mistral
(Lucila Godoy Alcayaga, 7 de abril de 1889 – 10 de enero de 1957).