MELANCOLÍA

MELANCOLÍA

Imagen: Virginie Bocaert

Muchas veces sentado en soledad profunda,
encorvado, cual bárbaro oferente,
pensaba en ti, melancolía,
¡Penitente pese a mis jóvenes años!
Sentado así, me complacía el vuelo del buitre,
el rodar tronante del alud,
y tú, inepta quimera de los hombres,
me hablabas con verdad, mas con aterradora y severa faz.

Friedrich Nietzsche
“Ditirambos Dionisíacos”

EL FRACASO DE LA VIDA

EL FRACASO DE LA VIDA

Imagen: Roberto Ferri

 

Cuando el alma recuerda la esperanza
de que nutrió su juventud comprende
que la vida es engaño y luego emprende
soñar que fue lo que no fuera; avanza

así con sus ensueños mas no alcanza
lo que esperó; soñando se defiende
y llega al fin aquella que nos prende
con el lazo de la última membranza.

Para ver la verdad no hay mejor lumbre
que la lumbre que sube del ocaso,
y que luego el verdor trueca en herrumbre;

lanzadera fatal urde el acaso
de la vida en la trama la costumbre;
toda vida a la postre es un fracaso.

Miguel de Unamuno.

TALIESIN

TALIESIN

Imagen: Maki Horanai (Japan – Surrealism)

Para Elphin soy el primer bardo en jefe.
Mi país original es la región de las estrellas del verano;
Idno y Heinin me llaman Merddin,
Pero más tarde los reyes han de llamarme Taliesin.
Estuve con mi Señor en la más alta esfera,
Caí con Lucifer en las profundidades del infierno.
He llevado un pendón ante Alejandro;
Sé los nombres de las estrellas de norte a sur;
He estado en la galaxia en el trono del Distribuidor;
Estuve en Canaán cuando Absalón fue muerto;
Llevé el Espíritu Divino al nivel del valle de Hebrón;
Estuve en la corte de Don antes de que naciera Gwdion.
Fui instructor de Eli y de Enoc;
Me dio alas el genio del espléndido báculo;
He sido locuaz desde antes de que me fuera dado el don de la palabra;
Estuve en el lugar de la Crucifixión del Misericordioso Hijo de Dios;
He sido tres veces aprisionado en la prisión de Arianrod;
He sido jefe máximo de los trabajos de la torre de Nemrod:
Soy un milagro cuyo origen no se conoce.
He estado en Asia en el Arca con Noé,
He visto la destrucción de Sodoma y Gomorra;
Estuve en la India cuando Roma fue construida,
Y ahora vengo aquí, a las ruinas de Troya.
Estuve con mi Señor en el pesebre del asno;
Conforté a Moisés a través de las aguas del Jordán;
He estado en el firmamento con María Magdalena;
Obtuve la musa del caldero de Caridwen;
He sido el bardo del arpa de Lleon de Lochlin.
He estado en la Colina Blanca, en la corte de Cynvelyn,
Estuve por un día y un año en cepo y grilletes,
He sufrido hambre por el Hijo de la Virgen,
Me he nutrido en la tierra de la Deidad,
He sido el maestro de todas las inteligencias,
Soy capaz de instruir al universo entero.
Estaré sobre el rostro de la tierra hasta el día del juicio
Y no se sabe si mi cuerpo es de carne o de pescado.
Luego, estuve durante nueve meses
En el vientre de la bruja Caridwen;
Originalmente fui el pequeño Gwion,
Y ahora soy Taliesin.

Taliesin (c. 534–599)
Poeta (bardo) galés.

LAMENTO DE ARIADNA

LAMENTO DE ARIADNA

Imagen: Marina Krasnitskaya

¿Quién me da calor, quién me ama todavía?
¡Dadme manos cálidas!
¡Dadme un anafre para el corazón!
Tendida, estremecida,
como una tenue mortecina a quien calientan los pies,
agitada ¡ay! por fiebres desconocidas,
temblando ante afiladas, gélidas flechas de hielo,
acosada por ti ¡pensamiento!
¡innombrable! ¡oculto! ¡atroz!
¡cazador tras las nubes!
Hundida por tu rayo,
ojo sarcástico que me mira en la penumbra.
Así yazgo,
me encojo, me retuerzo, atormentada
por todos los martirios perpetuos,
herida por ti,
el más cruel cazador,
tú desconocido —Dios…
¡Hiere más adentro!
¡hiere una vez más!
¡Desgarra, desgarra este corazón!
¿Qué es este martirio?

Friedrich Nietzsche
Ditirambos Dionisiacos

Nietzsche daba el nombre de Ariadna a Cósima Wagner.

¡QUÉ TONTO, EL AIRE, QUÉ TONTO!

¡QUÉ TONTO, EL AIRE, QUÉ TONTO!

Imagen: Jane Eccles (Canada)

Qué tonto el aire que quiere,
por pura envidia, por nada,
robar sus cinco sentidos,
dejarla como a dos velas.

Ella que habla con las nubes,
ella que dirige el viento
a regiones imposibles,
ella que cierra los ojos
y parece estar volando.

Qué tonto el aire que quiere
por nada, por pura envidia,
que no tenga la ocasión
de partir con las gaviotas
de noche donde las barcas.

Ella que en un santiamén
llega y regresa del cielo,
que habita en las altas cumbres,
que se sabe de memoria
el brillo de las estrellas.

Qué tonto el aire, qué tonto,
que quiere pero no puede
robar sus cinco sentidos.
Por pura envidia, por nada,
por hacerse de rogar.

Ella que se asoma y dice
cuándo va a venir la lluvia,
cuándo cambia la estación,
cuándo será luna llena.
Qué tonto el aire, qué tonto.

Jose Miguel Junco Ezquerra

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

Esos rasgos de luz, esas centellas
que cobran con amagos superiores
alimentos del sol en resplandores
aquello viven que se duele de ellas.
Flores nocturnas son: aunque tan bellas,
efímeras padecen sus ardores,
pues si un día es el siglo de las flores,
una noche es la edad de las estrellas.
De esa, pues, primavera fugitiva,
ya nuestro mal, ya nuestro bien se infiere;
registro es nuestro, o muera el sol o viva.
¿Qué duración habrá que el hombre espere,
o qué mudanza habrá que no reciba
de astro que cada noche nace y muere?

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

El Día Azul (30 de Junio de 2019)

SUEÑOS

SUEÑOS

Imagen: Yoann Lossel

Era un sueño
ya lo decía yo

Era un sueño
me lo decía una voz

Era un sueño
no me canso de repetir

No ha sido mas que un sueño
pensaba cuando te vi partir

Es solo un sueño
pensaba cuando te besé

Pesadilla será mañana
por un instante pensé

Es un sueño
imaginaba cuando hacíamos el amor

Si solo ha sido un sueño
¿por que siento tanto dolor?

Ahora solo temo el despertar
porque solo en sueños
TU AMOR SE HACE REALIDAD.

Jose Antonio López Almena
COLECCIONES INSPIRANTES

PASA LA VIDA

PASA LA VIDA

Andrey Surnov

Pasa volando, un orgasmo.
Pasa reptando, una caricia.
Pasa revista, a tus años locos.
Pasa de Dios, mató a su hijo.
Pasa por fuera, recién fregado.

Pasa de todo, tu ex – mejor amigo.
Pasa de ti, el dinero a espuertas.
Pasa de freno, un héroe del fútbol.
Pasa conmigo, la noche contigo.
Pasa la vez, a correrse juntos.

Pasa de mí, cuando me interese.
Pasa de acera, a la luz del día.
Pasa por alto, un pívot enano.
Pasa la raya, el rehabilitado.
Pasa la peste, a quién la eche en falta.

Pasa pantalla, leyendo un libro.
Pasa de tiempo, tu vida a examen.
Pasa de largo, el vagón perdido.
Pasa de turno, palabra en mano.
Pasa la vida,
de tu biografía.

Juan Miel 

A UN PINO

A UN PINO

Pino esbelto y tranquilo,
soledad de la tarde,
tan concreto en la libre
desolación del aire,
tan alto cuando todo
se confunde y abate
y huye el sol a tu copa
tibio y agonizante.

Pino esbelto y tranquilo,
tu soledad te guarde,
y consagre la mía
desunida y errante,
segada de su tierra,
extraña de su aire,
cuando aún es oro virgen
la cumbre de la tarde
y tú clamas e invocas
el tiempo de mi carne
y otro vuelo sin tiempo
que se sueña y se hace.

Dionisio Ridruejo (1912-1975)

ODA A LA INMORTALIDAD

ODA A LA INMORTALIDAD

Imagen: Chris Leloudis (Grecia)

Aunque el resplandor que
en otro tiempo fue tan brillante
hoy esté por siempre oculto a mis miradas.

Aunque mis ojos ya no
puedan ver ese puro destello
Que en mi juventud me deslumbraba

Aunque nada pueda hacer
volver la hora del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no debemos afligirnos
porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo…

En aquella primera
simpatía que habiendo
sido una vez,
habrá de ser por siempre
en los consoladores pensamientos
que brotaron del humano sufrimiento,
y en la fe que mira a través de la
muerte.

Gracias al corazón humano,
por el cual vivimos,
gracias a sus ternuras, a sus
alegrías y a sus temores, la flor más humilde al florecer,
puede inspirarme ideas que, a menudo
se muestran demasiado profundas
para las lágrimas.

William Wordsworth (1770-1850)
El día Azul (30-abril-2019)