EL OSO POLAR DE VALLADOLID

EL OSO POLAR DE VALLADOLID

Imagen propia.

En nuestro Campo Grande, antiguo Campo de Marte, se pueden encontrar muchas esculturas, tanto en su interior como en los alrededores por su parte exterior, en el llamado Paseo Central del Campo Grande, frente a la Acera de Recoletos, una de las calles más bellas de Valladolid, por cierto. Una de estas últimas representa un oso, concretamente un OSO POLAR, y es una escultura del salmantino Agustín Casillas Osado (1921- 2016).

La biografía de la página web del escultor dice que eran once (en otros lugares leo que eran doce) las esculturas que se le encargan para instalar en la Acera de Recoletos, en concreto en el Paseo Central del Campo grande, relacionadas con los temas: Musical, Infantil y Animal. Todas ellas de hormigón y a tamaño natural. En el Blog “Valladolid Monumental”, donde hacen un intenso y extenso recorrido por todas las esculturas del Campo Grande, se dice que:

“El primer grupo de seis esculturas se entregó en septiembre de 1968, constaba de dos figuras femeninas, una tocando el laúd y otra tocando el arpa; dos figuras infantiles, un niño sentado observando a una rana, y una niña con un pájaro entre las manos; completaban la serie dos figuras de animales, un canguro y dos patos. Otras seis esculturas fueron entregadas en 1969 entre las que se encontraban las esculturas de una figura de oso, una muchacha sentada mirando un caracol, un zorro y un pelícano  entre otras.”

De todas ellas solo queda el Oso Polar (yo recuerdo haber haber visto algunas de esas esculturas, al menos la de la niña mirando el caracol y la del pelícano, me vienen a la memoria), que es la que figura como portada de esta entrada, y que fotografié un día de paseo por este estupendo espacio verde de mi ciudad.

Musical y Floral
Esculturas realizadas para la Urbanización Las Fuentes de Mojados.

Del autor, Agustín Casillas, que nació un día como hoy, 2 de octubre, podemos decir que fue uno de los referentes españoles en escultura. Artista precoz, estudió la especialidad de escultor y estucador en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca (entre 1936 y 1946), de donde era natural. Obtuvo varios premios y reconocimientos a lo largo de toda su vida, como la Medalla de Oro de la Exposición de Estampas de la Pasión realizada en Madrid en 1960. Realizó exposiciones y obras en varios países como Portugal y Alemania. En toda la ciudad charra se pueden encontrar muchas de sus obras y fue reconocido con la Medalla de Oro de Salamanca en 2015.

Corazón de Jesús
Escultura realizada para el Sanatorio del Sagrado Corazón de Valladolid

Pero también en Valladolid hay alguna otra obra suya, además de las mencionadas antes (todas ellas de entre los años 1968-69): Dos esculturas (Musical y Floral) para la urbanización “Las Fuentes” de la localidad de Mojados (que desconozco si siguen ubicadas en la urbanización); la escultura “Corazón de Jesús” en hormigón rojo policromado para el Sanatorio del mismo nombre de la capital vallisoletana; y cinco mascarones en hormigón con el tema “Las Musas del Teatro y de la Música” para la fachada del Teatro Calderón de Valladolid, que tristemente desaparecieron tras su remodelación (finalizada en 1999, se llevó por delante varios elementos del Teatro, entre ellos una ingeniosa tramoya del escenario, aunque apareció la suntuosa biblioteca oculta desde 1968).

Otro día contaré más cosas de este Campo Grande nuestro que encierra muchas y muy variadas maravillas. De momento, sabed, que en esta calurosa y seca tierra castellana existe un monumento al Oso Polar. No deja de tener su guasa…

AlmaLeonor_LP

PREFACIO…

PREFACIO…

Imagen propia.

“Tended la mano, señores, porque no tengamos después en qué entender. Antes que leáis protesto que, si hallareis algún punto del discurso que os suene mal, que no os escandalicéis, porque yo nunca estudié Teología, y diré desde uno hasta trescientos despropósitos, porque soy un asno: arar y andar. Fuera de esto, si hallareis alguna necedad, dejadla estar, que así me importa acomodarme con los oyentes, para que me entiendan; y si os pareciere suelto en las palabras y poco modesto en las historias, acordaos que sólo en la casa del ladrón no se habla de cuerda, mas el profesor de la pureza, como yo, tiene más libertad para hablar sin calumnia: por lo que dice Petrarca, escribiendo de Cicerón, que mejor sufre la mala filosofía y buena vida de Epicuro, que la buena filosofía y mala vida de Cicerón. Y me disculpa Marcial, que dice: “Lasciva est nobis pagina, vita proba est” (Nuestros escritos son lascivos, pero nuestra vida es casta. Marcial, Epigramas, 1-5: Ad Caesarem) y San Pablo os dice: “Omnia probate, et quod bonum est, tenete” (Probadlo todo, quedaos con lo bueno, Carta 1 Tesalonicenses 5,20)”.

TOMÉ PINHEIRO DA VEIGA
Prefacio de su libro “Fastiginia: vida cotidiana en la corte de Valladolid” (1605)

 

MICRORRELATOS (XV)

MICRORRELATOS (XV)

Imagen propia

FECHA DE CADUCIDAD

¿El amor tiene fecha de caducidad? Preguntó el poeta… La pregunta no tiene respuesta, respondió el enamorado. El amor, como la vida, es un proceso, un camino, una senda viva. Tiene sus recovecos, subidas y bajadas, túneles, puentes, bifurcaciones, líneas rectas  y tramos escarpados. ¿Tiene una meta? Preguntó de nuevo el poeta. Solo si se decide dejar de caminar. Respondió el enamorado…  O porque, de repente, se termine la senda. Volvió a decir entre suspiros.

AlmaLeonor_LP

EL MUNDO DESDE LA VENTANA

EL MUNDO DESDE LA VENTANA

Imagen: Gustave Caillebotte y sus “Hombres en el Balcón”

Imagen: Silvestro Lega

Cuando el virus entra por la puerta, el amor salta por la ventana. Nos cierran las puertas pero nos escapamos por los balcones convirtiéndonos en voyeurs de un mundo postapocalíptico. Unos aplausos calurosos agradecidos. Unas nubes como balas. Un operario de la limpieza fumigando un contenedor. Tres mujeres escondidas tras las persianas. Un tendedero lleno de bragas blancas. Una anciana leyendo un libro en la ventana. Una piel a la que le cuesta respirar. Una mujer paseando como un zombi por el balcón de su casa. Dos canastas de baloncesto abandonadas. Un hombre acuclillado en el bordillo de la calle con las manos en la cabeza. Una lágrima que asoma por el enrejado de una ventana. Una niña bajando unas escaleras corriendo. Dos hombres hablando de balcón a balcón. El sueño de Peter Pan escondido tras las persianas. La nostalgia de un abrazo. Un saxofonista en el edificio de enfrente ensayando en su habitación. Una mujer cosiendo en el balcón. Un banco vacío bajo la sombra de un árbol. Un rayo rompiendo la noche entre los edificios. Un gato cruzando un paso de cebra. Las cigüeñas sobrevolando la ciudad dormida. Un perro mirando a través de la ventana. El filo de una navaja rasgando ojos temerosos. Una mujer con mascarilla llevando en brazos a su bebé. Un grito mudo tras la persiana. Un hombre bajo un paraguas leyendo El Norte de Castilla. Las frías cadenas de la eterna espera. Como Aute decía, nueve infiernos sin el Dante. Y como decía el sargento Esterhaus en “Canción triste de Hill Street”, tengan cuidado ahí fuera. A dos metros está el peligro. También la vida.

Vicente Álvarez de la Viuda
Publicado en El Norte de Castilla el 21 de mayo de 2020

20 DE ABRIL DE 2020

20 DE ABRIL DE 2020

El 20 de abril del 90 es especial para quienes amamos a los Celtas Cortos. El 20 de abril del 2020 será ya diferente para todo el mundo…. “¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo?” 

¡Gracias a todos los que hacen posible que el mundo sea mejor cada día! ¡Saldremos de esta y saldremos mejores!
AlmaLeonor_LP 

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

FASTIGINIA (SEMANA SANTA EN VALLADOLID)

El caballero andante Don Quijote de la Mancha. La Procesión de disciplinantes (I:52). J. J. Grandville (1848)

Preludio de las solemnidades que precedieron a la Semana Santa en Valladolid. (1605) Porque los castellanos este año (por razón del nacimiento del Príncipe en Viernes Santo) anticiparon su Pascua de Flores, haciendo de Semana Santa Navidad, os quiero contar algunas particularidades que observé, que usan en la administración y ceremonias de los oficios de esta Semana, diferentes de la costumbre de la Iglesia en Portugal […]

Las iglesias se cubren de brocados, telas y damascos bordados, aun la más humilde ermita, que me pareció cosa de grande majestad: es una de las en que más se deja ver la riqueza y grandeza de España; porque las iglesias son tantas como luego diré, y tapizan el interior de todas ellas, y no es preciso para ello desguarnecer ningún señor sus casas, porque son de las sobrantes. En todo lo demás hay poco concierto y aparato y menos curiosidad […]

Lo ordinario es recorrer las iglesias de día, porque como aun las más encerradas doncellas tienen los días todos por suyos, no quieren sufrir el sereno de la noche; y como en las devotas es la devoción poca, y las que no lo son no tienen necesidad de aprovecharse de estas ocasiones para salir de casa, teniendo siempre la puerta abierta, recógense con tiempo; y así, en anocheciendo, hallé las más de las iglesias sólo con el sacristán, y solamente se encuentran por las calles algunos hidalgos alocados, que se andan disciplinando, con doce o catorce hachones delante, y ellos con sus zapatos blancos, ropillas de holanda cruda, y sus divisas y copetes […]

Las procesiones de Semana Santa son muchas, y con mucho más orden que las nuestras, de manera que la inferior de ellas es más notable que la mejor que nunca se hiciera en Lisboa. En estos días de Semana Santa, la primera sale de la Trinidad, viene delante un guion de damasco negro con dos puntas de borlas, que llevan dos hermanos de negro; tienen estos guiones, en lugar de nuestras laranginhas de los estandartes, las imágenes de las cofradías, doradas, muy perfectas. Esta traía la de Nuestra Señora al pie de la cruz, cubierta con un velo negro; delante dos trompetas destemplados con los rostros cubiertos y enlutados, que mueven a mucha compasión y tristeza; luego un hermano con una cruz, que hacen de tablas delgadas, hueca por dentro y toda dorada, y con ser grandísimas, son muy fáciles de llevar, y dos hachones de una y otra parte. Seguían 400 disciplinantes en dos filas en orden de procesión, 200 de cada parte, sin desorden alguno, cada uno en el lugar que tomó. Detrás de ellos 400 hermanos de la cofradía, vestidos de bocací negro, con sus antorchas de cuatro pábilos, todos en el mismo orden; y en medio de ellos el primer paso, porque en lugar de nuestras banderas pintadas, traen pasos de bulto, de altura proporcionada, los más bellos y hermosos que se puede imaginar, porque estos de Valladolid son los mejores que hay en Castilla, por la proporción de los cuerpos, hermosura de los rostros y aderezo de las figuras, que todo es de la misma materia, de cartón y lino, de que están formados; y si va algún vestido, gorra o capa al exterior, es todo de brocado o tela, de suerte que parecen muy bien. Este paso era la Oración del Huerto, con los discípulos y el ángel. Seguían otros 400 disciplinantes por el mismo orden, y algunos de ellos con una sola roseta (a la que llaman abrojo) que les abre los costados, y afirmo que vi a alguno llevar trozos de sangre coagulada de más de a libra, que me pareció demasiada crueldad, y me escandalizó se permita tanto exceso. De tras de ellos seguían 150 hermanos, con hachas, y en el medio otro paso, que era el de la Prisión. En la última parte de la procesión, iban 600 disciplinantes y 300 hermanos, con hachas y túnicas negras; y el paso era de Nuestra Señora al pie de la Cruz, con Cristo Nuestro Señor en brazos, y las Marías; detrás un corregidor o alcalde de corte, para que no sucedan desórdenes. De suerte que se componía lo procesión de 1.400 disciplinantes y 650 hermanos, porque no entra en ellas ninguna persona extraña.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

Esta es la menor procesión; va de la Trinidad a Palacio, y vuelve por la Platería y Plaza. En terminando ésta, sale otra de San Francisco hasta Palacio por la Platería y Cantarranas. Este era casi el doble que la primera, porque llevaba 2.000 disciplinantes y mil y tantos hermanos, con túnicas y hachas, todo por el mismo orden, y con el mismo concierto y distribución, y los pasos muchos y muy hermosos, y están armados sobre unas mesas o tabernáculos, algunos tan grandes como casas ordinarias, que llevan los mismos hermanos; y como las figuras son de paño de lino y cartón, son muy ligeras; mas puedo afirmar que no vi figuras ni imágenes más perfectas, ni en nuestros altares más nombrados de Portugal. El primer paso era la Cena, perfectísimo en todo. El segundo, la Oración del Huerto con el Ángel en un árbol, mucho de ver, y mucha soldadesca, y desorejamiento de Malco. El tercero, el paso de la Santa Verónica. El cuarto, cómo fue crucificado. El quinto, la lanzada de Longinos a caballo. El sexto, el descendimiento de la Cruz, tan al natural, que ninguno me parece tan bien, con la gravedad y melancolía de los Santos Velhos. El séptimo, Cristo Nuestro Señor en los brazos de la Virgen, con lo que se acaba la procesión, la cual tardó en pasar (muy de prisa) más de tres horas por donde estábamos; y no vale más ninguna de ellas.

Oficio de la Semana Santa (1858) Biblioteca Digital CyL

El Viernes Santo, por la mañana, sale otra de la Merced, con otros muchos pasos. Esta fue a pasar por junto de Palacio (estando el rey detrás de las vidrieras, y la infanta con él); llevaría 1.000 disciplinantes y 600 antorchas. En la misma mañana salió otra de San Agustín, que es de cruces solamente, negras, que son de hermanos de aquella cofradía, cada uno de los cuales da dos reales de limosna para reparación de ellas; y son 700 hermanos vestidos con túnicas negras, y llevan otras tantas cruces y sus pendones. Por la tarde sale la más principal procesión, que llaman de la Soledad, que es la más famosa de todas. Salió de San Pablo, frente a Palacio, que es monasterio de dominicos, y duró más de tres horas y media, con el mismo orden, concierto y distribución, y así acabó casi de noche, y lleva muchos más pendones y antorchas, y es cofradía de gente más grave, y lo que es más de alabar es el orden y concierto, porque desde que sale hasta que se recoge, no ha de cambiar de sitio ni cruzar una persona, ni entremeterse otra, porque, como tengo dicho, no entran en ellas más que los disciplinantes y hermanos con hachas, y los jueces que los van ordenando. Puede haber tantos disciplinantes, sin haber faltas en ellos, porque son todos hermanos y cofrades con aquella obligación. Unos se llaman Hermanos de luz, porque están obligados a acompañar con luz, que es un hachón de cuatro pábilos; otros Hermanos de sangre, que están obligados a disciplinarse, y, cuando no pueden, dan un criado o amigo, o persona alquilada, y no faltan infinitos de estos Simones Cirineos, por ocho reales y por menos, que por reales venderán las almas, cuanto más la sangre, y con este orden no pueden nunca faltar. A esta costumbre y compromiso alude Alonso de Ledesma (“Conceptos espirituales y del Monstruo imaginario”) en unas redondillas, donde, profetizando Simeón al Niño los trabajos que había de padecer, acaba una diciendo: “Con ser hermano de luz, lo seréis de disciplina”.

En la capilla del rey estuve el mismo Viernes Santo al oficio de la Cruz, en la cual el rey estuvo en el estrado y la reina en la tribuna, mas encubierta. Ofició el capellán mayor conforme al ceremonial romano; parecióme muy bien la costumbre que se tiene en los perdones y mucho de alabar, y es que, estando el rey de rodillas para besar la cruz, llegó un mayordomo llevando tres mazos de papeles con cintas, y poniéndose de rodillas, dijo: «¿V. Majestad es servido perdonar, por razón del santo tiempo en que está, a estas personas, a que en su Consejo ha parecido?». El rey respondió que sí, y luego besó la cruz, y después de él fueron los grandes que estaban presentes […]

Los sermones de toda esta Semana son infinitos, con diversos títulos: Descendimiento de la cruz, Soledad de la Virgen, Entierro, el buen Ladrón, lágrimas de las Marías y de la Magdalena y otros muchos. El Martes Santo se hizo una procesión en la iglesia de la Magdalena a las mujeres públicas, que se pudiera hacer a toda la corte, donde la justicia llevó once; cuando acudimos, a las ocho, no pude entrar; ni se convirtió ninguna, antes están haciendo muecas y descomposturas, que sirven de escándalo más que de provecho. Cuando alguna se arrepiente, las señoras que están presentes la recogen para casarla, aunque nosotros decimos que las llevan para maestras de ceremonias.

El Viernes Santo, que fue 8 de abril, estuvo la reina a las procesiones y a casi todos los oficios de las Tinieblas. Aunque sentía alguna molestia, disimulaba, porque tampoco se creía en el término, sino para el 15 o 20 del mes; mas, como las mujeres son buenas aritméticas en el pagar del crédito como en el cobrar del débito, la cuenta no quiso mentir […] A las diez de la noche, estando en el primer nocturno de los maitines del sábado, se halló casi primero con los parabienes del Príncipe que con los dolores del parto, porque parió sin trabajo. Acudió el duque de Lerma a los gemidos del niño, que también salió llorando, como cualquier hijo de vecino; y, preguntando si era varón, no le quiso la comadre responder sino que llamasen al rey, escondiendo el sobrescrito, para que no le conociesen por la muestra. Fue el duque muy alegre, diciendo:  «Desa suerte, Príncipe tenemos» [el futuro rey Felipe IV,  que sería llamado «el Rey Planeta» entre otros epítetos, nació en Valladolid el 8 de abril de 1605].

Fastiginia (o Fastos Geniales: vida cotidiana en la corte de Valladolid ),
es una obra en prosa escrita por el portugués Tomé Pinheiro da Veiga en 1605, en la que describe sus experiencias durante su estancia en la Corte de Valladolid, entre abril y julio de 1605.

VISIBLES Y NINGUNEADAS

VISIBLES Y NINGUNEADAS

“Otra paradoja que nos muestra el siglo XIX es que fue un siglo muy femenino. Al menos es un siglo en el que lo femenino llega incluso a denominar periodos históricos: la Inglaterra «victoriana», el periodo «isabelino» español… Es un siglo en el que son muchas las mujeres que gobiernan reinos e imperios, que influyen en política, que viajan, que son artistas, literatas, pensadoras, médicos, investigadoras, científicas, inventoras, mecenas, políticas y revolucionarias… Es un siglo en el que las mujeres están muy presentes, visibles, pero de las que solo se habla, solo se hacen evidentes a los ojos de los demás, cuando se las denosta. Ni las reinas ni las consortes de los monarcas pudieron desligarse de su papel femenil de esposa y madre. Así, tanto la reina Victoria de Inglaterra, como la reina Isabel II de España, se cargan de embarazos, abortos e hijos a lo largo de su vida. Ni siquiera las heroínas de la Revolución francesa, o de la Guerra de la Independencia española, o de los Motines del Pan castellanos, o de las protestas callejeras de finales de siglo, pudieron liberarse de la obediencia y sumisión debidas a su esposo. Ni tampoco las mujeres anónimas del pueblo llano pudieron evitar los tópicos y clichés en los que se las encorseta desde las sátiras y los periódicos: la arpía, la coqueta, la mojigata, la literata, la solterona, la marisabidilla, la viuda, la beata… No les sirvió ser notables, no les sirvió ser cultas, no les sirvió ser revolucionarias, no les sirvió ser heroínas, no les sirvió siquiera ser dueñas de los destinos de las naciones del mundo, por supuesto, no les sirvió ni ser anónimas ¿Cuál es el motivo entonces por el que todas estas mujeres no pudieron o no supieron transmitir en tanto tiempo sus aspiraciones, tantas veces y de tantas formas mostradas?”

Mª del Pilar López Almena
VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX 

 

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

En el Día Internacional de la Mujer, hoy 8 de marzo, y en un tiempo como es el año de 2020, aún seguimos preguntándonos lo mismo que en el siglo XIX… ¿Qué motiva que las mujeres sigamos siendo tan VISIBLES, pero tan NINGUNEADAS? El trabajo realizado por todas ellas, por todas las que nos precedieron nunca será suficientemente agradecido. Fue ingente. Pero hoy, ya en el siglo XXI, parece, incluso, que es más difícil hacer entender la necesidad de defender un simple mensaje, que la igualdad femenina, la no discriminación por razón de sexo, la libertad sexual para la las mujeres, la necesidad de erradicar el machismo criminal que mata cada día a mujeres solo por el hecho de serlo… todo eso, debería ser ya cosa del pasado. Ese mensaje no ataca a nadie, y mucho  menos al sexo masculino, sino que evita que nos ataquen a las mujeres, en general, porque si muere una solo por el hecho de ser mujer, morimos todas. Es triste que haya que seguir explicando algo tan simple y que se siga entorpeciendo la lucha femenina desde colectivos que se dedican a afilar tanto la definición de feminismo y buscarle tantos adjetivos, que consigan hasta vaciarlo de contenido. Una civilización y una sociedad democrática y libre no puede permitir, no puede seguir permitiendo, que aún siga siendo más necesario que nunca la lucha femenina en un 8 de Marzo.

AlmaLeonor_LP

Resultado de imagen de dia de la mujer valladolid 2020

 

SANTA ÁGUEDA

SANTA ÁGUEDA

Resultado de imagen de santa agueda"

Hoy,  5 de febrero, se celebra en el santoral católico la festividad de Santa Águeda, en honor a Santa Águeda de Catania, cristiana del siglo III que conservó la virginidad pese a ser enviada a un lupanar por venganza del proconcul de Sicilia, quien la pretendía sin hacer caso de la promesa de la muchacha de entregar su virginidad a la Iglesia. Santa Águeda fue martirizada arrancándole los pechos, con los que suele aparecer en iconografías cristianas mostrados sobre una bandeja. No deja de ser curioso que esta santa, tan bárbaramente sentenciada a muerte, sea la patrona de las mujeres y en nombre de quien se celebra una de las escasas festividades católicas en las que las mujeres toman el poder, aunque sea por un día, las Aguedas. También es patrona de toda Sicilia, pues se cuenta que una rogativa a la santa frenó a las puertas de la ciudad la lava que manaba de una terrible erupción del volcán Etna en el año 252 d. C. Lástima que no consiguiera en vida frenar el fuego volcánico de quien la pretendía libidinosamente.

Esta festividad también aparece en mi libro VISIBLES. MUJERES Y ESPACIO PÚBLICO BURGUÉS EN EL SIGLO XIX.

“Ortega Zapata recuerda que en el Valladolid de la década de los treinta, las Romerías en advocación de un santo o virgen, celebraciones que aun siendo de carácter religioso, no tienen que ver con la beatería y contenida devoción, eran un acontecimiento muy habitual y esperado por las gentes sencillas. Por ejemplo, es de gran reconocimiento popular un tipo de festividad muy antigua en España que concede a una mujer el bastón de mando del Ayuntamiento por espacio de dos días y que se celebra en honor de la mártir Santa Águeda. Ortega Zapata remata con un chascarrillo su crónica de esta fiesta desde la celebrada en un pueblo vallisoletano, Zaratán, con una puntualización que, hay que recordar, sale de su pluma en 1894 o sea, muy a finales del siglo XIX: «Y véase como, hace sesenta años, estaba resuelto en Zaratán siquiera por 24 horas, el problema que hoy se debate, de si la mujer es apta para ejercer cargos públicos».”

Mª del Pilar López Almena.

Visibles. Mujeres y Espacio Público burgués en el siglo XIX

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

RASGOS DE LUZ Y CENTELLAS

Esos rasgos de luz, esas centellas
que cobran con amagos superiores
alimentos del sol en resplandores
aquello viven que se duele de ellas.
Flores nocturnas son: aunque tan bellas,
efímeras padecen sus ardores,
pues si un día es el siglo de las flores,
una noche es la edad de las estrellas.
De esa, pues, primavera fugitiva,
ya nuestro mal, ya nuestro bien se infiere;
registro es nuestro, o muera el sol o viva.
¿Qué duración habrá que el hombre espere,
o qué mudanza habrá que no reciba
de astro que cada noche nace y muere?

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

El Día Azul (30 de Junio de 2019)