FRASES SOBRE VIAJES

De la Fantástica Recopilación que de vez en cuando realiza el amigo FrancesJ en el Foro CampingSalon:

 

      Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida….. proverbio chino

 

El buen viajero no sabe a donde va. El mejor no sabe de donde viene. Sebastian Guayar

 

Uno cree que va a hacer un viaje, pero enseguida es el viaje el que lo hace a él. Nicolas de Bouvier

 

Seguir un sólo camino es retroceder. Igor Feodorovich Stravinsky

 

El ser capaz de llenar el ocio de una manera inteligente es el último resultado de la civilización. Bertrand Russell

 

El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes si no nuevos ojos." Marcel Proust

 

Viajar. Asimilar horizontes. Huir lo viejo. Arrancarse de lo conocido. Beber lo que viene. Tener alma de proa."
Ricardo Güiraldes

 

El valor de un viaje no está en el tiempo que dura, sino en la intensidad con que lo vives. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables

 

Viajar es vivir intensamente es conocer el corazón de las gentes
viajar es compartirlo todo el camino, la cama el pan y el vino…

Viajar es amar,y mientras, intentas ser mejor persona.

 

Un viajero no ve nada a fondo: su mirada resbala sobre los objetos sin penetrarlos. (Honoré de Balzac

 

Para viajar, dame una buena brújula, que ya me encargaré yo de ponerle el imán. Carlos Olmo

 

Las fronteras más inaccesibles las llevamos en nuestro interior. Carkis Ikni

 

Mis planes de viaje nunca fallan: no tengo. Carlos Olmo

 

Viajo en busca de la Luz, pero no acabo de encontrar el interruptor. Carlos Olmo

 

El viajero sabio viaja más lento, pero ve más. Carlos Olmo

Un viaje largo es como una película, en el montaje quitas lo malo. Carlos Olmo

Si se hiciera el viaje de novios antes de la boda, no fracasarían tantos matrimonios. Carkis Ikni

 

La Vida es un viaje, y yo prefiero vivirla viajando. Carlos Olmo

 

No es que me vea viajando, es que no me veo sin viajar…

 

La espera de un viaje es como la de un embarazo llena de emociones y espectativas y una vez que nace o se hace es para toda la vida.

 

La felicidad no es un destino al que se llega sino una manera de viajar

 

En todo viaje debes dejar cosas sin ver para sentir la necesidad de volver de nuevo.

 

Viajar no sólo es transportar tu presencia a otros parajes, sino crear tu falta en el lugar en que vives

 

20-NOVIEMBRE-2008

LA HIGUERA (Ramiro Pinilla)

 

Comprendo lo que quieren hacer conmigo y, desde su punto de vista, resulta lógico. Lo único que me inquieta es el futuro de la tumba, tanto por el chico como por mí mismo, por la inutilidad de tanto esfuerzo y, ¿por qué no?, ilusión. Empeñé mi vida en ella. Si, hasta ahora, la tumba dependía de mí, en adelante dependerá de la higuera. Sé que ellos intentarán borrarla del mapa: primero el ermitaño; luego, la higuera; los dos escandalosos reclamos. Ausente yo, ¿abandonará el chico las sombras para tomar abiertamente cartas en el asunto? Ausente yo, si hubo afán de venganza por su parte, se esfumará. Quizá ahora, con él solo, la defensa de la tumba adquiera la legitimidad de que careció conmigo… Es a lo más que alcanzan mis profecías.

Veo a Luis atar un extremo de la soga, a una rama alta y fuerte. Salvador, Eduardo y Fructuoso me conducen al punto debido… ¡y he de pisar la tumba!

         Por favor, que mis pies queden pronto suspendidos –digo.

         No lo puedo creer –murmura Salvador.

Inclino la cabeza para facilitar que Pedro Alberto la introduzca en el lazo. Siento un aire en mi oreja.

         Yo voté que no –oigo a Luis–. ¿Me crees?

         Si –le aseguro.

Me vuelvo a Pedro Alberto.

         – Me gustaría preguntarte una cosa –digo.

Entre Salvador y Eduardo me suben a la silla. Pedro Alberto me mira desde abajo, esperando.

         Nunca me atreví a preguntártelo.

Veo a los cinco como estatuas de piedra.

         ¿Qué significa “España es una unidad de destino en lo universal”?

(…)

 

         Pero, insisto: la clave está en esos falangistas que casi matan al Ermo por impedir que desenterrara esos dos cadáveres y se descubriera que aquello era una tumba. Los conocemos, sabemos sus nombres, apellidos y profesión porque siguen entre nosotros. Sabemos cómo tosen, cómo visten, cómo nos miran. Desean que olvidemos el pasado. Nosotros lo estamos olvidando y ni soñamos con represarias… ¡Ah, pero acaba de aparecer una tumba y ellos, a estas alturas, no quieren verse reconocidos!  Cuidado pues. ¿Habrá que apostar a una pareja de la Guardia Civil para que no la borren del mapa?… Qu tonto soy Merche: ni se acercarán. No asumieron los cadáveres de Simón y de Antonio porque ni siquiera los vieron –aseguró Manuel con una subida brusca de la nuez en su garganta.

 

 

Estos son los párrafos finales de la obra de Ramiro Pinilla. Sirvan como homenaje a todos aquellos que murieron durante la Guerra Civil y la Posguerra y que aún hoy, 20 de Noviembre del 2008, permanecen enterrados en tumbas anónimas.

AlmaLeonor

 

LA BANALIDAD DE LOS “MALOS”

LA BANALIDAD DE LOS “MALOS”.

 

Bueno, a ver como puedo contar esto de forma que se entienda lo que quiero decir. Tal vez es mejor empezar por la televisión.

Hay una serie de éxito en TV, y que yo veo a menudo (es una de mis favoritas) que se llama “House” en la que un buen médico (un muy buen médico) exibe continuamente malos modos, egocentrismo, egoismo y en definitiva “maldad” a raudales. Una persona que, con toda seguridad, odiaríamos si la conociesemos en persona. Sus formas han sido exportadas a otras series de éxito como “Boston Legal” o “Shark”, en las que unos abogados exiben una personalidad egocéntrica, violenta, soez,  irritante, egoista y malévola a todas luces.

Además de estas series, en televisión se pueden ver otras en las que los protagonistas, entrarían de lleno en la categoría de “malos de la película”, como “Dexter”, protagonizada por un asesino en serie; “Blood Ties” o “Sobrenatural” protagonizadas por vampiros o demonios; “Los Soprano”, protagonizada por una familia de mafiosos; toda una pléyade de series protagonizadas por “Medium”, visionarios, o personas que se comunican con fantasmas (en realidad toda esta gente entra dentro de la categoría de “estafadores”); y otras series como “Nick Tup”, “Sexo en Nueva York”, “Mujeres Desesperadas”, etc, etc, en las que los protagonistas son hombres y mujeres que ponen el éxito y la imagen por encima de todo y de todos, cueste lo que cueste, a cualquier precio.

A excepción de la primera, de “House”, no he visto ninguna de  las otras series, pero una se acaba haciendo una idea de ellas por la cantidad de anuncios que emiten.

Me pregunto muchas veces, como hemos llegado a un momento en el que el “malo”, aquel personaje que hasta hace muy poco era el “secundario”, o el “antagonista” de un “héroe”, es ahora el protagonista absoluto de una serie de televisión (o película de cine, donde hay muchos más ejemplos) donde toda ella gira en torno al ensalzamiento de ese personaje.

Estoy de acuerdo en que todas esas series son ficción, nada más que ficción, pero  ¿Se me va entendiendo?

Veamos ahora algunos ejemplos reales, de la vida misma.

Personas que hacen apología de los malos tratos (como Violeta Santander), o han estafado con absoluto descaro dinero público (como Luís Roldán o Julián Muñoz), son recibidos en platós de televisión para hablar de su vida y milagros, cobrando además por ello miles de euros. No es nuevo, claro, ahí tenemos el caso de “El Dioni” que abrió la vía para todos estos personajes, pero ¿no están proliferando mucho ultimamente? ¿no se les está haciendo demasiado caso ultimamente?

Veamos otros casos más crudos:

·        Desde asociaciones católicas se culpabiliza a los adolescentes de padecer sida por su “promiscuidad” y por practicar la homoxesualidad, a la que tachan de “alteración” (Guía “Adolescentes frente al sida: preguntas con respuestas”, editada por la Fundación Investigación y Educación en Sida –IES-, que se presenta como dependiente del servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Carlos-III, y se ha repartido en la consulta de este hospital, en colegios, clubes juveniles, o asociaciones de familiares de enfermos de sida). Estas mismas asociaciones, y la Iglesia Católica culpabiliza a las mujeres que practican abortos de “genocidas”.

Pero la misma Iglesia Católica ha “perdonado” a curas que han practicado la pederastia y abuso de niños, y hace muy poco ha reconocido su “pasividad” en acontecimiento realmente genocidas durante la época del nacismo alemán.

·        Un niño ingles de 18 meses muere tras recibir una brutal paliza por parte de tres (¡¡tres!!) adultos, uno de ellos su propia madre, y después de que médicos y servicios sociales detectaran los malos tratos a los que estaba siendo sometido el niño. Incluso tras ser visitado en más de 60 ocasiones (la última unos días antes de morir), no se hizo nada por sacar a ese niño del entorno cruel en el que vivía.

·        Un jóven que muere en una discoteca tras recibir una brutal paliza de unos porteros (es el penúltimo caso, pero no el único, recuerdo el caso de Wilson Pacheco en el 2002, arrojado al mar por otros “porteros”) de una discoteca que acumulan denuncias: Tanto los porteros (con antecedentes policiales por hurto y agresión) como la discoteca (con varias denuncias por carecer de licencia) estaban cuestionados por la polícia, pero seguían ejerciendo sus particulares “servicios”, y así en muchos otros lugares, pues hoy mismo he podido leer en la prensa como otro joven ha sido apaleado en murcia (y otra discoteca ofrece un “aumento de pecho” como premio en una macrofiesta).

·        Malos tratos a mujeres después de colocar múltiples denuncias, de pasar un calvario y de comprobar como sus agresores salen impunes, pasean por la calle, y pueden acercarse a ellas y asestarlas puñaladas hasta acabar con su vida.

Sevicios Sociales, Inspecciones y Justicia que no son capaces de actuar contra los “malos”, incluso después de que lo hayan hecho médicos y policias. Pero una Justicia que se “escandaliza” cuando un Juez como Baltasar Garzón, intenta llevar a los tribunales a los genocidas de la época franquista.

·        Hay hambre en el mundo. Los Gobiernos de TODOS los países del mundo, cada uno con su correspondiente tinte político, no son capaces de aportar NINGUNO, ni un 0,7% de su PIB para frenar esta terrible pandemia, el hambre del mundo. No son capaces de ponerse de acuerdo en cuestiones de Ayuda al Desarrollo, ni en frenar los efectos del Cambio Climático ni en nada que tenga que ver con esta cuestión que es RESPONSABILIDAD  de todos. Pero no ha sido tan dificil convocar con una rapidez inusitada una Cumbre al más alto nivel internacional para acordar, con toda desfachatez, que se necesita inyectar dinero del Estado a aquellos Bancos ineficaces, especuladores y estafadores, que han provocado una crisis internacional.

·        Naciones Unidas es un organismo que hace muchos años que está necesitando de una remodelación urgente, y no en su cúpula precisamente, sino en sus bases y estructuras. Además de Naciones Unidas, oros organismos como ACNUR, UNICEF o la FAO, necesitan aclarar sus funciones, su papel en el mundo actual y reestructurarse. Es algo que ya se clamaba allá por los años 90 cuando yo trabajé en una ONG. Pero esos organismos NO SON UNA ONG, sino que son organismos internacionales donde se utiliza y se gasta muchísimo dinero, y no todo en ayuda al desarrollo precisamente. Se gasta en contratos millonarios a famosos que se sacan una foto junto a un niño famélico; se gasta en pagar nóminas a políticos, aristocratas, hijos de aristócratas y personas influyentes, contratadas por esos organismos y cobrando sueldos millonarios, viajando por el mundo y con fastuosas dietas pagadas. Ninguno de estos gastos millonarios y fastuosos han sido recriminados por nuestro flamante y solidarios PP, pero ¡¡eso si!! Recriminar al Gobierno que un artista español haya realizado una de las obras de arte más importantes de los ultimos tiempos….eso sí.

 

¿Realmente es este el mundo en el que vivimos? ¿Es que nos estamos volviendo locos? ¿Es que ya no sabemos distinguir a los “malos”?

 

AlmaLeonor

 

 

 

ETERNIDADES (J.R. Jimenez)

Eternidades

”¡Inteligencia, dame
el nombre exacto de las cosas!
… Que mi palabra sea
la cosa misma
creada por mi alma nuevamente.
Que por mí vayan todos
los que no las conocen, a las cosas;
que por mí vayan todos
los que ya las olvidan, a las cosas…
¡Inteligencia, dame
el nombre exacto, y tuyo
y suyo, y mío, de las cosas! “

 

Juan Ramón Jiménez

APOYO A LUIS GARCIA MONTERO

miércoles 12 de noviembre de 2008

En apoyo de Luis García Montero

El catedrático de la Universidad de Granada Luis García Montero ha sido condenado por injurias graves a un profesor de su mismo departamento que viene sosteniendo, desde hace años, que Lorca era un fascista asesinado por los suyos y que Ayala fue un valedor del fascismo. El condenado ha decidido no recurrir la sentencia y abandonar de manera definitiva su docencia en la Universidad de Granada.
Luis García Montero dijo que la Universidad de Granada tenía un problema, el de ese profesor disparatado que somete a sus alumnos a un adoctrinamiento insensato. Ahora, la Universidad de Granada tiene dos problemas: ese presunto profesor cuenta con un incomprensible refrendo judicial para seguir propalando sus felonías, mientras la Universidad pierde a uno de sus mejores profesores. Enhorabuena.
Todos nosotros, profesores, alumnos y ciudadanos, nos sentimos condenados por esa misma sentencia y queremos hacer público nuestro refrendo a la fecunda trayectoria del catedrático Luis García Montero, al valor de su magisterio y a su contrastada defensa de la dignidad de las personas y las instituciones libres. Perdemos a alguien muy valioso y nos quedamos con lo que hay. Y no sabemos callarnos.

Si suscribes este manifiesto y quieres firmarlo envía un correo con tu nombre y DNI a:

apoyoaluisgarciamontero@gmail.com

DEDICATORIA

Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.

 

Yo ya he firmado…

AlmaLeonor.

 

LA AMAPOLA DE LA CONMEMORACIÓN

DIA 11 DE NOVIEMBRE

 

“Remembrance Day” o “Armistice Day”

 

En 1918, en la undécima hora del undécimo día, en el undécimo mes, después de cuatro años de una guerra cruel en Europa, se realizo un acuerdo de alto al fuego conocido como “Armisticio”, firmado en Rethondes (Francia), con el cual finalizó la Primera Guerra Mundial, “la guerra que terminaría con todas las guerras”. Más de 10 millones de vidas habían sido perdidas para siempre.

Cada año, en la misma fecha, todos los países miembros de la Commonwealth y varios países más (en los EEUU se denomina “Dia de los Veteranos de Guerra”), homenajean a todos los caídos en aquella guerra, tanto militares como civiles, luciendo en la solapa la “Poppy Flower” (amapola), la única flor que crecía en los campos devastados por las batallas.

 

amapola guerra

 

EL GOLEM DE LOS NUEVOS TIEMPOS

EL GOLEM DE LOS NUEVOS TIEMPOS.

obama_shep_print_final2

Hace por ahora casi un año, comentaba yo con algunos conocidos que la campaña por la candidatura a la Presidencia de los EEUU que estaba llevando a cabo el Partido Demócrata de ese país, me parecía inútil. Se presentaban a ella dos personajes que nunca serían elegidos por los estadounidenses como su Presidente: Una mujer y un hombre negro.

Decía yo además, que tal debate no haría más que entregar la presidencia al partido contrario, el Republicano, y añadía que EEUU elegiría antes a una mujer que a un negro como candidato a la presidencia del país. Pero también afirmé que de producirse una victoria de cualquiera de estos dos candidatos (Hillary Clinton, mujer; o Barack Obama, negro), si cualquiera de ellos dos llegase al poder, creería entonces que sería posible que se produjese un cambio en los EEUU.

Pues bien, hoy quiero reconocer públicamente que estaba equivocada con respecto a la población norteamericana, y que ahora si que creo que estamos en el comienzo de una era de cambio. Y lo creo, porque el pasado 4 de noviembre, Barack  Hussein Obama se ha convertido en el Presidente electo de los EEUU, el primer presidente negro del país y (creo) el más joven de toda su historia. Hoy comienza para EEUU y para el mundo (porque la capacidad de proyección mundial de lo que pasa allí es muy alta) un período de cambio, unos Nuevos Tiempos.

Si todavía queda alguien por ahí que dude de que EEUU es un lugar donde todo es posible, que se pregunte si el sueño de nuestros fundadores sigue vivo en nuestros tiempos, que cuestione la fuerza de nuestra democracia, esta noche es su respuesta.

Es la respuesta que dieron las colas que se extendieron alrededor de escuelas e iglesias en un número como esta nación jamás ha visto, por las personas que esperaron tres y cuatro horas, muchas de ellas por primera vez en sus vidas, porque creían que esta vez tenía que ser distinta y que sus voces podrían suponer esa diferencia.

Es la respuesta pronunciada por los jóvenes y los ancianos, ricos y pobres, demócratas y republicanos, negros, blancos, hispanos, indígenas, homosexuales, heterosexuales, discapacitados o no discapacitados. Estadounidenses que transmitieron al mundo el mensaje de que nunca hemos sido simplemente una colección de individuos ni una colección de Estados rojos y azules. Somos, y siempre seremos, los Estados Unidos de América”.

Es un cambio gestado desde la ciudadanía, pero no es un cambio radical, ni espontáneo, ni repentino, ni es un cambio en realidad. Es una posibilidad de cambio gestada desde hace tiempo y acelerada quizá en los últimos años, sobre todo desde la segunda legislatura del presidente saliente, George W. Bush, muy cuestionado y criticado en su país, y calificado ya por algunos analistas como el “peor presidente que han tenido los EEU”. 

Mi especial “aversión” por el “mensaje americano” comenzó mucho antes, en la era Reagan, allá por los años 80. Entre él y la Primera Ministra británica, Margaret Teacher, se encargaron de diseñar un modelo estadounidense y mundial globalizado, mercantil y financiero, muy dirigido, muy injusto, muy neoliberal-conservador, muy uniformador, y muy alejado de la sociedad de base. Un mundo que abrió una profunda brecha entre ricos y pobres, entre lo “políticamente correcto” y lo que no lo era a la luz de sus ojos, que aún hoy perdura.

Resistamos la tentación de recaer en el partidismo y la mezquindad y la inmadurez que han intoxicado nuestra vida política desde hace tanto tiempo

Este modelo es que se ha podido observar en la historia reciente de los EEUU. “El Sueño Americano” que preconiza que “cualquier estadounidense puede llegar a ser Presidente”, ha contado siempre con demasiadas “coletillas”: Cualquiera podía llegar a ser Presidente, si, pero siempre y cuando no fuese pobre, mujer, negro, comunista, musulmán, gay o católico. Un dramático ejemplo de esta realidad norteamericana la ofreció la elección del Presidente Kennedy. El que afirmara ser un “Presidente Católico” y no un “Católico Presidente”, pagó con su propia vida su osadía. Y no se quedó solo en él, sino que continuó con otros miembros de su familia en cuanto intentaban auparse al poder.

Activistas por los derechos civiles de los negros y militantes afroamericanos, pasaron por duras pruebas de vida hasta conseguir derechos tan básicos como asistir a la Universidad (que no pudieron lograr hasta 1962). El mismo Senador Jess Jackson, discípulo aventajado de Martin Luther King, y que fue candidato en las primarias de su partido en dos ocasiones en los años 80, ofrecía hoy un llanto más que revelador de su propia historia personal y de la de su país.

Una mujer de gran valía y talla política, como Hillary Clinton, tuvo que poner toda su capacidad intelectual al servicio de un marido títere porque ella no podía ni soñar con ser elegida candidata. La mujer ha conseguido muchos logros, si, no  hay más que recordar lo aplaudida que se sentía la administración Bush al elegir a Condoleza Rice (mujer y negra) como Secretaria de Estado. Pero no ha sido hasta este momento, este preciso momento de “Posibilidad de Cambio”, cuando alguien como Hillary Clinton (aunque no se esté de acuerdo con sus ideas hay que reconocer que es sumamente inteligente) se ha podido presentar como candidata por su partido. Algunos analistas comentaban tras la victoria de Obama, que Hillary Clinton ha sido la “creadora” de dos Presidentes americanos: Su marido Bill, y su oponente Barack. Pero frente a su capacidad y profesionalidad, hemos podido ver en la campaña por la presidencia un ejemplo de ineptitud y osada ignorancia en la figura de Sara Palin, aupada como “segunda de a bordo” republicana, casi por imposición de cuotas y de imagen. Un ejemplo del anacronismo conservador y caduco de su partido.

Al frente de este modelo tan injusto, racista y neoconservador americano, se instaló George W. Bush hace ahora 8 años.  Su gestión, como decía antes, está siendo considerada, AHORA, como la peor de los EEUU en mucho tiempo. ¡Como si no se hubiesen visto suficientes ejemplos en esos ocho años anteriores! Es fácil cuando se marcha hacer “leña del árbol caído”, pero durante estos 8 años de mandato, muchos políticos se han plegado absoluta y servilmente al baile marcado por el omnipoderoso Presidente americano, incluida la vergonzosa “amigabilidad” de nuestro expresidente Aznar y todo su partido, que ahora felicita al candidato electo Obama (aunque Rajoy aún no le ha llamado “Presidente”), afirmando que “la magnitud de su victoria se mide también por la grandeza de sus rivales”. Si con esa expresión pretendía, quizá, establecer algún paralelismo con su propio caso, se ha equivocado de medio a medio.

Cuando el Partido Popular perdió las elecciones del 2004, y se dedicó a expresar a voz en grito lo poco españoles que eran los que habían votado a un Zapatero que se negaba a “levantarse de la silla en presencia del Presidente americano”; y el “daño” que se hacía a España calificando, como lo estaba haciendo el Presidente Zapatero y el Partido Socialista, de injusta, mentirosa e inmoral, la guerra que se había emprendido contra Irak por parte de Bush; en aquellos días en los que se recordaba como nunca la famosa “Foto del Trío de las Azores”, cuando Zapatero expresaba en voz alta su oposición a la administración Bush; en aquellos días, digo, tuve una amarga discusión con una amiga que decía que los cambios y las mejoras era mejor hacerlos “de la mano” de los poderosos (haciendo referencia a la necesaria amistad americana a toda costa), mientras que yo afirmaba con la vehemencia, quizá, de abrazar una utopía, que “nunca me pondría del lado de los poderosos que cometen injusticias” y que si había que realizar un cambio y una mejora era precisamente acabar con su poder político y mediático con gestos como  “no darle la mano en público”, aunque le costase al Presidente español no aparecer en ninguna foto junto al norteamericano. Recuerdo aquella discusión con gran disgusto, porque fue precisamente la amiga que me lo estaba discutiendo quien me enseñó a apreciar el valor del trabajo por la consecución de la paz, la justicia social y el reconocimiento de los derechos humanos. Tal era el poder que esa neoliberal, americanista y globalizada concepción del mundo, me estaba demostrando.

Es la respuesta que condujo a aquellos que durante tanto tiempo han sido escépticos, temerosos  dudosos sobre lo que podemos lograr y a poner manos al arco de la historia y torcerlo una vez más hacia la esperanza en un día mejor.

Ha tardado tiempo en llegar, pero esta noche, debido a lo que hemos hecho en estas elecciones, en este momento decisivo, el cambio ha llegado a América”.

En estas elecciones norteamericanas han votado muchísimos estadounidenses que no residen en EEUU, sino en algún otro país del mundo (en realidad, en todos). Estos ciudadanos norteamericanos tienen más cercanas las políticas de los países donde residen que las de su propio país, y también ven más de cerca la percepción que en el país donde residen se tiene de los EEUU. En su voto ha tenido que influir el clima antiamericano que se ha respirado en el mundo desde la intervención en Irak. A la vez, en el territorio de EEUU residen muchos  ciudadanos cuyo origen, incluso inmediato, no es norteamericano, sino latino, asiático o africano, como el propio Obama. Son ciudadanos de primera, no de segunda. Son norteamericanos con pasaporte norteamericano, que residen en los EEUU. Son personas que aún teniendo muy presente la política y cultura norteamericana en primer lugar, son deudores, o miran a menudo, a la política, cultura y sociedad de la que provienen. Y son votantes a los que muy poco se les ha tenido en cuenta hasta ahora. Tan poco, que casi nunca participaban en una votación presidencial, sabiendo que esos derroteros irían por el camino “de siempre”. El primer triunfo de la pasada noche electoral ha sido la alta participación de la población norteamericana. Una alta participación que se debe, en gran medida, a la figura de Barack Obana: Le han votado un 95% de los negros norteamericanos y alrededor del 66% de los latinos, así como el 49% de las mujeres.

Ha sido un voto muy sentido, un voto por “la recuperación de un sueño” y por la reparación histórica hacia las minorías (no solo hacia los afroamericanos), porque el candidato presidencial ha conseguido ilusionar con el mismo entusiasmo también a los jóvenes (un 66% de los votantes de entre 18 y 29 años lo han elegido) y a los casi 5 millones de primeros votantes que ejercían su derecho al voto en estas elecciones.

Son muchos triunfos y logros los de esta noche. Pero el cambio en los EEUU no se hubiese podido percibir de no ser por el voto de muchos que no eran ni jóvenes, ni negros, ni de origen extranjero, ni mujeres. A Obama le han votado también una gran parte de los que en las pasadas elecciones optaron por el Partido Republicano y por Bush. “Es el tiempo de votar por el cambio y no por el miedo”, afirmaba Obama durante su campaña. Tal vez una de las claves de su triunfo.

Y a aquellos estadounidenses cuyo respaldo me queda por ganar, puede que no haya obtenido vuestro voto esta noche, pero escucho vuestras voces. Necesito vuestra ayuda. Y seré vuestro presidente también.

Y a todos aquellos que nos ven esta noche desde más allá de nuestras costas, desde parlamentos y palacios, a aquellos que se reúnen alrededor de las radios en los rincones olvidados del mundo, nuestras historias son diferentes, pero nuestro destino es el mismo, y llega un nuevo amanecer de liderazgo estadounidense.

A aquellos que quieren derrumbar el mundo: os vamos a vencer. A aquellos que buscan la paz y la seguridad: os apoyamos. Y a aquellos que se preguntan si el faro de EEUU todavía ilumina con fuerza: esta noche hemos demostrado una vez más que la fuerza auténtica de nuestra nación procede no del poderío de nuestras armas ni de la magnitud de nuestra riqueza, sino del poder duradero de nuestros ideales: la democracia, la libertad, la oportunidad y la esperanza firme”.

En los debates televisivos del “día después” un comentarista decía que “Europa estaba reclamando y necesitando, aunque no lo creamos, un buen liderazgo  norteamericano”. Pues no, yo no lo creo. Creo más bien que Europa, los estadounidenses y el mundo, lo que estaban reclamando es un aperturismo en el país más fuerte y representativo del mundo occidental. No un EEUU aplastante, sino cosmopolita, no un EEUU neoconservador a ultranza, sino que apueste por un futuro en común. El mundo no es ya el que heredamos de nuestros padres, sino el que queramos construir nosotros.

El viaje se acaba”, ha dicho Barack Hussein Obama, poco antes de conocer su victoria, pero lo que realmente pensó, estoy segura, es que no ha hecho más que empezar. Muchas y muy altas son las expectativas que se han creado en torno a su figura y su nombramiento. Un chiste aparecido ayer en un medio de comunicación se preguntaba si se había votado “a la estatua o al pedestal”. Mucho se espera de esa idea de que “el cambio ha llegado a América”.

Yo solo espero que tal altas esperanzas no produzcan un estrepitoso desengaño, porque lo que hemos creado es una ilusión para el futuro en forma de “pedestal”, de Golem, una criatura de la que esperamos mucho y con la que queremos abrirnos paso hacia unos auténticos Nuevos Tiempos. Pero no podemos bajar la guardia. La criatura, el Golem, puede rebelarse y tomar su propio camino, un camino imprevisible, incierto y tal vez trágico para todos, incluido el nuevo Presidente norteamericano. Obama ha prometido ampliar la cobertura sanitaria para todos los estadounidenses y retirar las tropas de Irak. Muchos países, incluido España, están dispuestos a tender su mano hacia el nuevo Presidente. Todo el mundo espera mucho de lo que ha sucedido esta noche pasada ¿Podrá la nueva administración norteamericana, hacer frente a todo ello?

Si, podemos. Hemos avanzado mucho. Hemos visto mucho. Pero queda mucho más por hacer”.

¿Podrá realmente la población americana, sus ciudadanos, abrazar ese cambio y hacerlo suyo?

“Estos son nuestros tiempos. Si, podemos”.

Lo deseo fervientemente.

AlmaLeonor

 

 

LEYENDO LA PRENSA: ¡QUE CRISIS!

LEYENDO LA PRENSA: ¡Qué crisis!

 

En el periódico de El País de ayer, lunes 3 de noviembre, encuentro en la página 30 correspondiente a la sección de Economía, el siguiente anuncio publicitario.

 

Obtenga

financiación

para pagar las

indemnizaciones

del personal

que no precisa

 

Sólo durante unos

meses pague el 50%

de los salarios

que no precisa

 

No sé si a propósito (últimamente soy muy mal pensada) el bonito anuncio se encuentra debajo de una información acerca de la alta tasa de créditos dudosos a empresas dedicadas a actividades inmobiliarias, un 1,92 en julio frente al 1,3% correspondiente a los créditos de familias. En la misma columna, puede leerse como estas empresas están haciendo cola (literalmente) frente a los bancos para renegociar sus créditos (“en puerta siempre hay otra empresa esperando”) y en la columna de al lado, la posición que están tomando estos bancos: “Las entidades examinarán cada empresa y los costes que debe soportar. Las empresas no sólo necesitan refinanciarse sino nuevas líneas de crédito para circulante”.

 

Supongo que para un empresario del sector supone un alivio encontrarse inmediatamente después el anuncio mencionado. Mientras tanto la desvergüenza y la inmoralidad circulan a toda velocidad vertebrando esta crisis gestada únicamente en los entresijos de un mercado financiero especulativo y fraudulento. No hay problema, los trabajadores estamos aquí para resolverles el asunto. Los empleados de Nómina más (mejor “menos”) Hipoteca, sabemos que siempre nos toca apechugar con las crisis propias y las ajenas. Además de prestar nuestros impuestos para sufragar su mala gestión y ansias de enriquecimiento fácil, les costará menos despedirnos.

ISLAS Y PÁRAMOS

ISLAS Y PÁRAMOS

Hace un tiempo un amigo que vive en una de las Islas Canarias me decía que envidiaba a los que vivían en la Península porque pueden hacer miles de kilómetros de carretera visitando lugares, mientras que él en apenas dos horas ya ha recorrido su isla de punta a punta y no tiene otro lugar a donde ir. Casi al tiempo, un amigo que vive en Argentina se lamentaba de su mala suerte con respecto a los europeos, porque nosotros, decía él, podíamos visitar lugares en pocas horas mientras que él tenía que hacer casi miles de kilómetros sobre páramos de nada para poder visitar un lugar. Me resultó cuanto menos paradójico que ambos envidiaran mi posición geográfica por motivos tan distintos, casi contrarios. Pero hace poco he vuelto a encontrar una similitud y no precisamente en el terreno geográfico.

 

Tengo una amiga muy querida y muy inteligente que el otro día se expresaba así: “Estoy harta de que todo el mundo me considere una intelectual y que solo quieran hablar conmigo de temas importantes, de calado cultural, de política, de sociedad, de historia. Estoy harta de que solo se me considere una mujer inteligente con la que hablar solo de temas inteligentes. ¡Basta ya! ¡Basta! ¡No más! ¡Se acabo! Quiero hablar de cine, del tiempo, de ropa, de la compra del Eroski. Quiero hablar de cosas normales, de los temas de los que habla la gente normal. Por eso me gusta hablar contigo porque hablas conmigo de todo y me haces reír”.

 

Me acordé entonces de que hace unas semanas comí con un amigo, muy inteligente y muy querido, que me presentó ante un compañero como una persona “con la que se podía conversar en serio y profundamente de cualquier tema, que tiene un alto nivel intelectual, y con quien se pueden mantener conversaciones en profundidad, no quedándose en la superficialidad de tantos compañeros de clase que no hablan más que de fiestas, canciones favoritas, actores o actrices guapas, ropa y poco más”.

 

Que paradoja. Ambos me reconocían como una persona a quien el otro odiaría por los mismos motivos que a cada uno le agrada. Mi amiga vive en medio de “Páramos de Nada”, porque así se siente ella cuando no puede comunicarse con otras personas que la consideran de un nivel cultural demasiado elevado como para hablar de la cesta de la compra, o de ropa, o del tiempo. Se siente sola en medio de la nada y tiene que hacer miles de kilómetros de conversación intelectual para poder encontrar al fin una persona con la que poder hablar de “cosas normales”. Mi amigo en cambio, vive en una “Isla”. Una isla en la que en poco tiempo ha recorrido todos los paisajes con los que poder entablar una conversación acorde con su mismo nivel intelectual y enseguida se encuentra con que está solo rodeado de “conversaciones normales”.

 

Lo maravilloso de la amistad es que ambos me consideren el vehiculo con que salir de sus correspondientes aislamientos, pero a la vez, que ambos son para mi, una entrañable forma de navegar hasta una isla o de recorrer a caballo inmensos páramos de nada. Ambos, tan dispares y tan iguales a la vez, hablan con la misma persona, no con dos personas distintas, y ambos son para mí igualmente inteligentes y queridos, queridos e inteligentes. Son mis amigos.