SMS de Navidad

¡Hola!
Dejo aquí anotados para el recuerdo de los tiempros venideros, algunos de los SMS que he recibido estas Navidades. Gracias a todos los que me enviaron alguno, y también a los que no lo hicieron, pero que sé que se acordaron de mi.
Besos.AlmaLeonor 
 
 
 

Kalusugan, kasiyahan at kapayapaan para sa 2008!

Health, happiness and peace in 2008!

¡Salud, felicidad y paz para el 2008!

(Marlon, Filipinas)

Feliz año nuevo, que sean muy felices y que se cumplan sus deseos.

(Pap)

 

¡¡Feliz Año 2008!! Espero que este año sea un año creativo, lleno de sueños, amor y felicidad. Deseo todo lo mejor tanto para ti como para tus seres queridos.

(Maraki)

 

Con cariño y mis mejores deseos para el 2008.

(Carlosvg)

 

Se cambia de año… se cambia de sueño… se cambia de objetivo… se cambia de aspecto… pero nunca se cambia a los buenos amigos. FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO 2008.

(Sara)

 

¡Felicidades! Que la vida os regale ilusiones!! Beso y abrazo pa los tres.

(Noe)

 

¡ FELIZ A0ÖMÑOÖ#@!!!!

(Gilvergg)

 

Los amigos son como las estrellas no siempre las ves pero sabes que están ahí. Feliz año. Besos.

(Edda)

 

Antes de que acabe el año quiero desearte un feliz dos mil pocho chocho mocho trocho…  jolin ya toy borracha! Pos eso ¡FELIZ AÑO GÜEVO!

(DesdeGasteiz)

 

ME HE ENCONTRADO CON LA FELICIDAD Y ME HA DICHO QUE IBA A TU CASA. LE HE PEDIDO QUE TE LLEVASE SALUD Y AMOR. TRATALOS BIEN QUE VAN DE PARTE DE ESTA FAMILIA. FELIZ 2008. UN BESO.

(TereyJavi)

 

Anuncios

LLEGA EL 2008!!

¡¡¡AQUÍ ESTÁ!!!

¡¡¡YA LLEGA!!!

 ¡¡¡¡ÉSTE ES EL AUTÉNTICO!!!

¡¡¡ÉSTE ES EL GENUINO!!!

¡¡¡ÉSTE ES EL ÚNICO!!!

 ¡¡¡ÉSTE ES EL IMPOLUTO!!!

¡¡¡ÉSTE ES EL QUE ESTÁ POR ESTRENAR!!!

 

¡¡¡ÉSTE ES

EL AÑO NUEVO 2008!!!

 

calendario2008

 

 

Dejo descansar Helicon por unos días. Nos vemos a la vuelta.

Os deseo a todos una muy féliz entrada de año (y eso significa que si bebes no conduzcas) y que los Reyes Magos (estos son válidos hasta para Chávez) consigan materializar todos vuestros deseos.

AlmaLeonor

DIA DE LOS INOCENTES

HOY ES 28 DE DICIEMBRE

HOY ES EL DÍA DE LOS INOCENTES

HOY QUIERO RECORDAR A TODOS AQUELLOS QUE MUEREN INOCENTES POR LAS CULPABILIDADES DE TODOS

HOY QUIERO RECORDAR A TODOS AQUELLOS QUE VIVEN CON MIEDO A SER OBJETO DE LAS IRAS DE LOS CULPABLES

HOY QUIERO RECORDAR A LOS QUE NO ESTÁN CON NOSTROS Y QUE ACUDEN INOCENTES A NUESTRO RECUERDO

HOY QUIERO RECORDAR A LOS INOCENTES QUE AÚN MUEREN DE HAMBRE EN EL MUNDO

 

¡¡HOY QUIERO RECORDAR A LOS INOCENTES!!

 

 inocentepa5

  

Y hoy, 28 de Diciembre me gustaría pensar que lo que acabo de leer en el periódico no sea más que una inocentada, aunque maldita la gracia que tiene.

El Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, equipara la homosexualidad con la pederastia y manifiesta que

“hay adolescentes que desean los abusos, incluso te provocan”

(”El País”, sociedad, pag.50).

Quizá hubo un tiempo en el que una sotana (o una casulla obispal), representase en las mentes de las gentes el equivalente de cordura, sensatez, sabiduría y comprensión. Quizá, digo, hubo un tiempo en el que las gentes pensarán esto. ¡¡¡Pero hoy no es ese día!!!. Ni hoy, ni nunca, a juzgar por la trayectoria de declaraciones de estos “salvadores de almas”, cuya única labor debería ser la de examinar cuidadosamente la suya, para intentar salvarla, porque desde luego, con obispos así, dará gusto ir al cielo, porque allí no habrá ni uno.

Inocentes los hay, señores obispos, pero ustedes no podrán nunca “tirar la primera piedra”.

 

AlmaLeonor

.

Ocho Bajo Cero

Ocho Bajo Cero

 

 

Esta mañana a las 09:30 horas, teníamos –8º de temperatura en Valladolid. A las 12:00 horas, ni el sol que brillaba a raudales y llegaba a todas partes, podía disimular los –5º de temperatura del mediodia vallisoletano. ¡¡¡Que frío!!!

 

Las temperaturas son un tema recurrente de conversación, pero en Valladolid adquieren entidad propia. Aquí siempre hace o mucho frío o mucho calor. Un amigo mio, senegalés, me dijo una vez que los vallisoletanos podríamos vivir en cualquier parte del mundo, pues estamos acostumbrados a soportar los fríos más terribles y los calores más espantosos. Debe ser algo verdad, porque no es la primera persona que me lo dice.

 

El frío de este invierno, sin embargo, no es demasiado. Al menos si se compara con el que recuerdo de mi niñez, cuando los carámbanos colgaban de los alfeizares de las ventanas y la ropa se quedaba tiesa cual mojama, colgada de sus cuerdas. Recuerdo haber usado pantys de lana debajo de los pantalones, guantes, bufanda, gorro, y aún así, padecer sabañones en mis manos. Recuerdo mucho frío en Valladolid de niña. Nieve no, pero sí mucho frío. En los últimos años el frío no nos parece a los vallisoletanos tan intenso, pero sí hemos tenido picos importantes.

 

Hace unos cinco o seis años, en enero, las cañerías del agua de algunas casas se congelaron y reventaron por las heladas que cayeron, y en el centro de trabajo de mi mario se congeló completamente una charca artificial que tenían (en la madrugada se habían alcanzado los –14º). También hace más tiempo (no recuerdo) se retrasmitió por televisión un partido de futbol al que asistió el Rey. Aquel día decidieron desatarse todos los vientos heladores del mundo y cayó una "rasca" terrorífica. La televisión bautizó nuestro estadio como “El estadio de la Pulmonía”.

 

Cuando cae la niebla y ésta es húmeda ("meona" decimos), si hiela ese día, se produce un fenómeno que aquí conocemos como "cencella". Las gotas de humedad de la niebla, al helarse, brillan según caen al suelo. Es una bonita imagen, pero significa más frío todavía. Sin embargo hasta los más mayores del lugar comentan que “antes” hacía más frío ¿será esta una constatación del calentamiento del planeta? Sea o no sea, en Valladolid, hablar del tiempo es una constante.

 

Porque el calor tampoco se queda atrás. En verano alcanzamos hasta 38º de temperatura, no demasiado si los comparamos con los 45º que se alcanzan en Sevilla, por ejemplo. Pero el calor aquí es “distinto”. Si mi amigo senegalés temía el frío más que a nada en el mundo (no en vano en su país, 10º de temperatura supone que la gente muera en la calle de frío), otra chica africana que conocí (de Angola) se extrañaba de que el sol de Valladolid le obligaba a ponerse crema solar sobre su piel negra. “No se lo va a creer nadie cuando lo cuente en Angola” me decía. A ella, el sol de Valladolid le quemaba de tal manera que usaba siempre que podía manga larga, algo que no le cabía en la cabeza. Así es nuestra temperatura.

 

Hoy tenemos –8º de temperatura (en algunas zonas de Valladolid marcaba –9º a las 09:00 horas de la mañana), y no esperamos cambios. Las heladas seguirán por la noche y las calles, coches y tejados aparecerán blancos por la mañana…….¡¡¡Es Navidad!!!!

 

Besos.AlmaLeonor

Mayte Martínez-2

¡Hola! 

El pasaso día 12 de diciembre del 2007 apareció en la prensa local la siguiente noticia que reproduzco. No puedeo dejar de sentir debilidad por esta atleta vallisoletana a la que he visto crecer y triunfar desde sus comienzos. ¡¡¡¡Enhorabuena Mayte!!!!!.

Besos.AlmaLeonor

 

ATLETISMO

Mayte Martínez recibe el premio al mejor atleta español del año

«Ha sido la mejor temporada de mi carrera», afirma la vallisoletana, que fue bronce en el Mundial

12.12.07 –

EFE

 

La vallisoletana Mayte Martínez, medalla de bronce en 800 metros en los Mundiales de Osaka, recibió ayer en Madrid el trofeo José Luis Alonso al atleta español del año como remate a una temporada que ella considera «la mejor» de su carrera deportiva, «por marcas y regularidad».

«Siento una gran alegría por este premio, que tiene mucho mérito teniendo en cuenta la categoría de los aspirantes. Creo que ha sido mi mejor año, con unos resultados increíbles, y no solo por el bronce de Osaka, sino por mis actuaciones en la Golden League y en la Final del Grand Prix, además del récord de España de 1.000», señaló la atleta vallisoletana.

«Ya en 2005 hice una temporada muy completa, cuando fui quinta en el Mundial, pero este año me ha salido redondo todo. El bronce de Osaka me ha dado una gran repercusión, pero a veces piensas qué hubiera pasado si en lugar de ser tercera hubiera sido cuarta. A lo mejor nadie se acordaba ahora de mí».

Martínez, líder mundial de la temporada al aire libre en los mil metros, recibió 1.434 votos, 72 más que el marchador Paquillo Fernández, ganador de este galardón entre los años 2003 y 2006.

Al hablar de su mejor momento de la temporada, Mayte señaló la final de Osaka, «pero también el segundo puesto en la final del Grand Prix, con todas las mejores allí. Hacer 1.58 pelaos un mes después del mundial tiene mucho mérito».

La atleta vallisoletana es la segunda mujer que consigue este premio, después de Marta Domínguez, que lo consiguió en 2002. Su predecesor, Paquillo Fernández, «es un grandísimo atleta», afirmó, «y tal vez lo que ha ocurrido en la votación es que la gente ya quería un poco cambiar, y además aquí se mira mucho la regularidad».

http://www.nortecastilla.es/20071212/deportes/atletismo/mayte-martinez-recibe-premio-20071212.html

 

  maite

 

Maquiavelo

MAQUIAVELO Y MAQUIAVELISMO

 

La primera vez que leí y estudié a Maquiavelo cursando la asignatura “Teoría y Filosofía Política” en mi anterior carrera, el profesor nos resaltó el siguiente párrafo del capítulo III:

 

Otro buen remedio es mandar colonias a uno o dos lugares que sean como llaves de aquel Estado;(…) En las colonias no se gasta mucho, y con esos pocos gastos se las gobierna y conserva, y sólo se perjudica a aquellos a quienes se arrebatan los campos y las casas para darlos a los nuevos habitantes, que forman una mínima parte de aquel Estado. Y como los damnificados son pobres y andan dispersos, jamás pueden significar peligro; y en cuanto a los demás, como por una parte no tienen motivos para considerarse perjudicados, y por la otra temen incurrir en falta y exponerse a que les suceda lo que a los despojados, se quedan tranquilos.

 

El comentario del profesor hacía referencia a la dimensión actual de este pensamiento, comparandolo con las actuaciones del gobierno de Israel en los territorios ocupados. Esta actualización de un mensaje difundido en el siglo XVI me obligó a leer el libro completo, y aún lo releí otra vez hace unos 5 años. Esta ocasión, es, por tanto, la tercera vez que leo “El Principe”, de Nicolás Maquiavelo.

Pero esta vez es muy distinta a las anteriores. Sé algo más de Historia de lo que sabía entonces. La lectura del libro y los comentarios acerca del libro y de su autor me han permitido acercarme más a la obra y a su alcance.

 

CONTEXTUALIZACION

Es importante detenerse un momento en la dedicatoria de “El Principe”. En ella se descubre que hay que partir de la base de que Maquiavelo lo que intenta es  “congraciarse” con Lorenzo de Médicis: “Deseando, pues, presentarme ante Vuestra Magnificencia con algún testimonio de mi sometimiento…”. Para ello le presenta lo mejor que tiene: “no he encontrado entre lo poco que poseo nada que me sea más caro o que tanto estime como el conocimiento de las acciones de los hombres (…y que…) he encerrado en un corto volumen, que os dirijo”. Todo con el ánimo de que un Médici reconozca “cuán inmerecidamente soporto una grande y constante malignidad de la suerte”, y ésta le sea cambiada, claro.

No estamos, pues, ante una obra de alcance histórico, ni un compendio histórico de la ciudad de Florencia, no parecen esas sus motivaciones. Es una obra destinada a recuperar el favor político que Maquiavelo ha perdido tras el paso de Savonarola (y sobre todo de Soderini) por el gobierno de la República. Es una obra personal, y con un contexto territorial definido, Italia, y sobre todo, Florencia.

Una vez que ha dejado sentada esta intención, su proposición es la de que “Vuestra Magnificencia llegue a la grandeza que el destino y sus virtudes le auguran”. Es decir, que un Médici llegue a dirigir Florencia con la “virtu” que a un gran Príncipe corresponde. Pero no sólo eso.

Maquiavelo llora por Italia, por Florencia. Se lamenta de una situación extrema del poder en una Italia asolada por las más absolutas de las desgracias, una Italia que está “más esclavizada que los hebreos, más oprimida que los persas y más desorganizada que los atenienses; que careciera de jefe y de leyes, que se viera castigada, despojada, escarnecida e invadida, y que soportara toda clase de vejaciones”. En “El Príncipe” Maquiavelo relata todas esas desdichas de Italia y de Florencia (hace sobre todo un repaso en el capitulo VII). Se lamenta de las invasiones extranjeras y de las vanidades italianas que han llevado a pactos y alianzas nada convenientes. De todo ello quiere que un Médici tome nota y se lance a sacar a Florencia del escarnio recibido, de la mansedumbre política y diplomática practicada en la época anterior porque “a todos repugna esta dominación de los bárbaros. Abrace, pues, vuestra ilustre familia esta causa con el ardor y la esperanza con que se abrazan las causas justas, a, fin de que bajo su enseña la patria se ennoblezca”.

Y para que esta labor sea posible se dispone a analizar y presentar ante los ojos de Lorenzo de Médicis, aquello que mejor conoce Maquiavelo, el Estado.

 

EL ESTADO

La idea central de Maquiavelo es el Estado. Un estado que pertenecía al ideario florentino desde que Lorenzo el Magnífico escribiera que “Nadie puede vivir en abundancia en Florencia sin contar con el Estado”. Es el Estado como centro y eje de la política de Florencia, como centro y eje de la política Médicis. El Estado que Maquiavelo ha ido observando en sus viajes por Europa durante su etapa como diplomático de la República; el Estado al que Maquiavelo aspira para Florencia, un modelo cuyo conocimiento ha “adquirido gracias a una larga experiencia de las cosas modernas y a un incesante estudio de las antiguas”, una expresión que por lo visto alude a lo que Cristina de Suecia definía como “las dos escuelas de los grandes hombres”, la experiencia y el estudio. Es, en fin, un Estado pensado para la situación italiana.

Durante los capítulos siguientes se dedica Maquiavelo a definir los distintos tipos de Estado italianos: Repúblicas y Principados. Paul Larivaille (“La vida cotidiana en la Italia de Maquiavelo”) explica que la diferencia entre todas las formas de poder en Italia es más una “diferencia de grado” que no de “naturaleza”. Efectivamente, como dice Larivaille, “oscila entre un poder teóricamente repartido entre la oligarquí, pero en la práctica acaparado por unas cuantas familias (cuando no por una sola como los Médicis), y de un poder personalizado, pero de hecho, compartido también con la oligarquía”. El reparto del poder en Italia tenía poco que ver con las iniciativas de Estado Moderno que ya se habían empezado a poner en práctica en Europa, sobre todo en la España de Fernando el Católico.

Como ya apunté en otra ocasión me resulta muy curioso que la definición de Estado, tal y como se va a ir perfilando en los siglos siguientes, parta de Maquiavelo y de un contexto, el italiano, tan lejos de la idea europea de Estado .

Italia se compone de una suerte de ciudades-estado con un dominio personalizado y una supremacía comercial y estratégica importante que hacía que las “alianzas y rivalidades” (tanto entre Estados, como en el seno de éstos) estuviesen marcadas por las distintas facciones oligárquicas. Estas rivalidades hacían que el ejército fuese una pieza importante en el ejercicio del poder, pero era un ejército mercenario, contratado, algo de lo que también Maquiavelo se queja en “El Príncipe” cuando dice que es mejor que un dirigente “se rodee de armas propias; porque no puede haber soldados más fieles, sinceros y mejores que los de uno” (capitulo XXVI)

La concepción del Estado de Maquiavelo se basa en su absoluta convicción de que la naturaleza del hombre es perversa y egoista: “de la generalidad de los hombres se puede decir esto: que son ingratos, volubles, simuladores, cobardes ante el peligro y ávidos de lucro”. Así que partiendo de esta premisa, sólo un Estado fuerte puede conseguir la felicidad de sus subditos, que son aptos para ser manipulados, aunque para ello el Príncipe deba ser más temido que amado: “los hombres tienen menos cuidado en ofender a uno que se haga amar que a uno que se haga temer; porque el amor es un vínculo de gratitud que los hombres, perversos por naturaleza, rompen cada vez que pueden beneficiarse; pero el temor es miedo al castigo que no se pierde nunca

Es una concepción del Estado absolutamente alejada de la condición moral del poder. No es necesaria la moral para ello, sino un realismo práctico alejado de los avatares de la fortuna y apoyado en su “virtú” personal y en la “virtud de un espíritu italiano” propio de sus soldados (aquí vuelve a contradecir su definición única de la naturaleza humana, además de la “virtú” del Principe, alaba la virtud de los soldados italianos). Un nuevo Estado en suma.

En este sentido Jean Touchard ("Historia de las Ideas Políticas") afirma que Maquiavelo traspasa el papel de simple testigo de su tiempo, porque en su obra “expulsa de la política toda metafísica y corta de una manera radical, el vínculo entre la Ciudad de Dios y la Ciudad de los Hombres”, la tesis Agustiniana vigente durante toda la Edad Media. Es un paso importante en una Europa que avanza.

Pero también la concepción del Estado de Maquiavelo se basa en una suerte de “recetas” para esquivar la mala fortuna, utilizando como modelo a César Borgia. Si en los primeros capítulos muestra como pueden ser las formas de gobierno y como alzarse en el poder, en los siguientes relata pormenorizadamente como vencer los engaños de la fortuna para asentar el poder del Príncipe en el Estado. El Príncipe goza del favor de poseer una “virtú” (“grandeza y nobleza de espíritu”), que junto a las enseñanzas proporcionadas por Maquiavelo, le llevarán al poder más excelso.  Jean Touchard duda de la grandeza del modelo ensalzado en “El Principe” (César Borgia) y recrimina a Maquiavelo que se valga del papel de la “fortuna” en la Historia para explicar, de manera un tanto fácil, el fracaso final de Cesar Borgia.

Además en esta concepción del poder del Estado y del poder de la propia Florencia, trasciende la idea de que más allá de la grandeza de la República, Maquiavelo aspira a que, por medio de un Principe Médicis, se llegue a reformar y unificar toda Italia. Una idea que Jean Touchard califica de químerica, pero que pone ya en el sentido de la polítca de Savonarola y que desarrollarán otros humanistas con sed de universalismo como Pico de la Mirándola o Marsilio Ficino. Se vuelve a vislumbrar aquí un modelo de Estado muy lejos del acostumbrado en Italia, y más cercano a los modelos que el propio Maquiavelo admira y envidia, “la solidez de Estados Nacionales como Francia o España, a pesar de que descubre en ellos barbarie feudal”, en palabras de Touchard.

Sin embargo no está claro en su obra si este Estado ha de ser un Principado o una República. Hay que dirigirse entonces a los “Discursos sobre la primera década de Tito Livio” donde sigue condendando el Principado de César (como lo hace ya en “El Príncipe”) y exaltando la Roma Republicana, pero aboga por un tipo mixto de gobierno, lo que confiere al Estado más solidez y estabilidad: “El Príncipe, los grandes y el pueblo gobiernan conjuntamente el Estado”. Sin embargo este modelo está ya agonizante en Italia como señala Touchard y Europa se encamina a un modelo nuevo de Estado lejos de las repúblicas urbanas. Por eso, aunque defiende la aplicación de la República, pide a un Médicis que conserve (a título transitorio) el poder principesco. Un oportunismo necesario, dice Touchard, una dictadura legal.

Guicciardini, sucesor de Maquiavelo, pero con quien marcaba diferencias (por ejemplo en cuanto a la Religion), coincide en esta idea y apunta la “excasa diferencia entre las Repúblicas y las Tiranías”, ya que no existe un poder legítimo en cuanto a que está supeditado a la forma de ser de su dirigente y ya una vez instalado en el poder del Estado, era ilimitado. Para Maquiavelo, el dirigente lo es en exclusiva, ejerce la autoridad sin compartir el poder, su papel es decisivo como legislador, y todo ello en virtud de la Razón de Estado. De ahí que se haya tachado el modelo de Estado maquiavélico de precursor de los Totalitarismos.

 

EL PRINCIPE EN LA ACTUALIDAD

Ya comenté al principio que la primera impresión que tuve de esta obra fue la de antecesora de las modernas colonias israelies en los territorios ocupados en Palestina. No era una buena impresión, desde luego, pero tampoco era totalmente exacta, habida cuenta de que esa práctica ya era usada por los Asirios en la antigüedad.

Pero la cuestión es interesante porque sí que marca un paralelismo de forma, pero no de fondo. Es indudable que en la actualidad las consignas de Maquiavelo no pueden tener cabida, además de por la contextualización italiana antes aludida, por el avance que en cuanto a definición de Estado se ha alcanzado. Las colonias israelíes están completamente fuera de toda legalidad internacional en la actualidad, aunque se sigan manteniendo.

Pero el reduccionismo de las tesis de Maquiavelo es evidente. Tal y como comenta Javier Peña Echeverría, “la imagen maquiavélica de El Príncipe, acuñada por el antimaquiavelismo de la Contrarreforma, reduce su teoría a la tesis de que el fin justifica los medios”.  Para Maquiavelo, según este autor, la política “arraiga en un espacio de conflicto y no de consenso”, lo que choca frontalmente con la concepción actual del poder, “normativa, racional y pacífica”.  La obra de Maquiavelo es una muestra de las “tensas relaciones entre política y moral”, un problema que aún tenemos que afrontar, según Echeverría, y ahí es donde puede radicar su actualización.

En el momento renacentista, la gran aportación de Maquiavelo fue la de “rechazar deliberadamente una gran cantidad de nociones medievales todavía vivas (… y…) limpiar el terreno en el que se edificarán construcciones nuevas “ (Jean Touchard), una labor que las modernas interpretaciones de las concepciones de Maquiavelo, no suelen tener en cuenta.

El concepto de “maquiavélico” se ha quedado instalado en nuestro acerbo cultural como un calificativo despótico y autoritario, esa ha sido su universal herencia. Pero también ha conseguido que su contrario, “antimaquiavélico”, no contenga en esencia una significación distinta.  En una reciente entrevista a Manuel Fernández Álvarez, el historiador calificaba al presidente Zapatero como “antimaquiavelico por excelencia”, un apelativo que lejos de resultar benévolo, resalta como incorrecta, errónea e inapropiada, una “excesiva blandura” en la práctica política.

 

Petrarca: La virtud tomará las armas contra el atropello;

el combate será breve, pues el antiguo valor en los corazones italianos aún no ha muerto”.

(Capitulo XXVI y final de “El Príncipe”)

 AlmaLeonor.

Adornos Navideños (Anécdotas-8)

Adornos Navideños (Anécdotas-8)  

¡Hola!

Esta anécdota no es mia, se la pido prestada a mi amiga Flavia que tiene una colaboración todos los miercoles en el periódico “El Norte de Castilla”. Flavia es una mujer culta e inteligentísima, con un agudo sentido de la crítica y certera palabra. No me pierdo sus artículos ningún miercoles. Espero que esta anécdota os guste tanto como a mi.

Besos.AlmaLeonor.

 

 

http://www.nortecastilla.es/20071212/valladolid/adornos-navidenos-20071212.html

 

EN ESTA ORILLA

Los adornos navideños

12.12.07 –

FLAVIA VELASCO

Los adornos navideños pueden resultar traicioneros. Más aún si se instalan y ponen en funcionamiento con demasiada antelación. A finales de noviembre, los dueños de un gimnasio colocaron un enorme Papá Noel (de esos que mueven las caderas, canturrean y agitan, en este caso una mancuerna y no una campanilla) en el rellano de la puerta.


Del susto al encontrarse con el artilugio vociferante, frente a frente, al girar en la esquina para entrar en el local, no se libraba nadie.


A media mañana una mujer, con cara de espanto, entró en el local para informar al encargado que el Papá Noel tenía los pantalones bajados. Entre una explosión de risas de la clientela, preguntas picaronas y maliciosas y recriminaciones de tacañería a la dirección por no comprar el modelo más caro, pero con cinto, José, el encargado, colocó los pantalones al muñeco. Pero poco duró la compostura. Rebelde y obsesivo, el aparato seguía obstinado con exhibir su mecanismo y dejó caer de nuevo su ropa.


Llegado este punto, hubo que tomar medidas más drásticas. Entre las lágrimas provocadas por las carcajadas de los presentes, se le realizaron unos agujeros al desvergonzado para atornillarle los pantalones.


¿Si no fuera por estos ratos!

 

Pesimistas (Anécdotas-7)

Pesimistas (Anécdotas-7)

 

En una ocasión le oí decir a Jesús Hermida que “pesimista es aquel que mira a ambos lados en las calles de una sola dirección”. No era una frase suya, pero no recuerdo a quién se la atribuyó. En todo caso, me pilló en mi época de mocedad adolescente y se me quedó grabada.

¿Era yo pesimista? Desde luego me reconocía en el gesto. Yo miraba a ambos lados en todas las calles antes de cruzarlas, incluidas las que sabía eran de una sóla dirección. ¿Era yo una persona pesimista?

En esas edades de afirmación y búsqueda, algo así suscita muchos debates interiores, al menos sucedió en mi caso. No me reconocía yo como pesimista, pero es posible que algunos actos me delataran como tal, y desde luego ese era uno de ellos. Dispuesta a no dejarme influir por tan nefasto designio me prometí que no volvería a hacerlo.

En esas, la primera vez que salí de casa y en la primera calle de una sola dirección que intenté cruzar, me propuse no mirar más que hacia un solo lado. No me resultó bien el intento. Existen comportamientos tan arraigados en el carácter de una persona, que aún con férrea y adolescente voluntad, son imposibles de erradicar. Ese día miré igualmente hacia el otro lado.

Y menos mal que lo hice, porque tuve que frenar en seco mi intención de cruzar la calle. Un automovil parado en doble fila iniciaba una maniobra de marcha atrás de tal manera que me hubiese atropellado de no frenar yo a tiempo. Ni que decir tiene que no volví a intentarlo y seguí mirando a ambos lados en las calles de una sola dirección.

No se si fue esa la primera vez, pero hace mucho tiempo que aprendí a no creer en los dogmas inamovibles, ni a confiar en las verdades inmutables, pues en aquella ocasión puede decirse que esa actitud me salvó la vida, y en las siguientes ha salvado mi capacidad de crítica y evaluación. Bienvenido sea entonces el pesimismo.

 

Besos.AlmaLeonor

DIA DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

Día de los Derechos Humanos

10 de diciembre

 hr-day_feature

La promoción y protección de los derechos humanos ha sido una de las mayores preocupaciones para las Naciones Unidas desde 1945, fecha en la cual los países fundadores de la Organización, acordaron impedir que los horrores de la Segunda Guerra Mundial se reproduzcan.

Tres años después, en la Declaración Universal de los Derechos del Humanos, la Asamblea General exprimió que el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de la persona humana "son los fundamentos para la libertad, justicia y paz en el mundo". En 1950 la Asamblea General invitó a todos los Estados miembros y a las organizaciones interesadas a que observaran el 10 de diciembre de cada año como Día de los Derechos Humanos (resolución 423(V)).

Con el Día se conmemora el aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General en 1948.