“OTRAS” HISTORIAS DE NAVIDAD: DESDE EL 21 AL 26 DE DICIEMBRE

“OTRAS” HISTORIAS DE NAVIDAD: DESDE EL 21 AL 26 DE DICIEMBRE.

pc070006-collage

Hay muchas anécdotas, sucesos, historias y acontecimientos de todo tipo (incluso terribles) que tienen que ver con el día de Navidad o con alguna fecha próxima, que en todo caso queda condicionada por esa cercanía. Por ejemplo, fatídicamente hay varios famosos fallecidos en este día. Además de Charles Chaplin (16 de abril de 1889-25 de diciembre de 1977), del que ya hablamos en otro artículo, o del conquistador extremeño Pedro de Valdivia (17 de abril de 14971-25 de diciembre de 1553), que también mencionamos, W. C. Fields (1880-1946), el conocido actor y showman norteamericano de los dorados años treinta, falleció de hemorragia estomacal en este día de Navidad, que por cierto odiaba. El cantante, actor y miembro del “Rat Pack”, Dean Martin (1917-1995) también murió el 25 de diciembre, a causa de una insuficiencia respiratoria, y James Brown (1933-2006), el “padrino del soul”, falleció este mismo día a causa de una neumonía.

Nicolae Ceausescu y su esposa Elena en la Navidad de 1979
Nicolae Ceausescu y su esposa Elena en la Navidad de 1979

No solo hombres del espectáculo, también el político y Presidente de Rumanía, Nicolae Ceaușescu (1918-1989), encontró el final de sus días en Navidad. Muy pobre culturalmente (no fue más que cuatro años a la escuela primaria) era conocido como un líder comunista aperturista que se alejó del Pacto de Varsovia, pero que en realidad sumió a la población rumana a la más cruel de las miserias durante su mandato. El 17 de diciembre de 1989 dio la orden de disparar contra la población que se manifestaba en la ciudad de Timisoara. Este suceso dio origen a una rebelión que se extendió hasta llegar a Bucarest el 22 de diciembre, donde las Fuerzas Armadas se rebelaron y se unieron a los manifestantes. Ese mismo día, Ceaușescu y su esposa Elena, junto a dos colaboradores, huyeron de Bucarest en un helicóptero intentando abandonar el país sin éxito. Fueron arrestados por la policía y entregados al mando militar de los insurrectos, quienes tras un juicio militar sumarísimo, les condenaron a muerte acusados del genocidio de más de 60.000 personas en Timisoara (años después se supo que esta cifra era exagerada, pero no la orden de disparo contra la población en esa manifestación) y de enriquecimiento ilícito a costa de las arcas del Estado. Ambos fueron ejecutados el día 25 de diciembre de 1989.

una_loca_entrevista_poster_latino_jposters

¿Sabían que la película “The Interview”  se estrenó en los EEUU un 25 de diciembre, día de Navidad? Seguramente, si. Y aunque no hayan visto la película, sabrán que tuvo muchísimos problemas con su distribución debido a que trata sobre un hipotético plan para eliminar al presidente norcoreano Kim Jong-un. Dirigida por Evan Goldberg y Seth Rogen, ambos tuvieron la idea ya en el año 2000 y con el anterior dirigente Kim Jong-il como protagonista. Pero olvidaron el proyecto hasta que Kim Jong-il falleció en 2011, y lo retomaron, pero con la figura de su hijo y posterior gobernante de Corea, Kim Jong-un. La película se rodó entre el 10 de octubre y el 20 de diciembre de 2013, pero la distribuidora, Columbia Pictures recibió muchísimas amenazas antes de su estreno previsto para junio de 2014 (los sistemas informáticos de la empresa matriz Sony Pictures Entertainment, fueron hackeados por un grupo que después amenazó con ataques terroristas contra los cines que la proyectasen convirtiéndose en un asunto de seguridad nacional) y decidió retrasarlo hasta esa fecha, 25 de diciembre… tal vez pensando en que en estos días de parabienes y felicitaciones a nadie le importaría “colar” una película sobre un plan de asesinato en lugar de una de esas melosas comedias con Papá Noel en más o menos apuros. No fue un gran éxito de taquilla, pero al menos nadie atentó realmente contra los productores o las salas. En Corea del Norte se interrumpió Internet.

Unos días antes de Navidad, el 21 de diciembre de 1988, tuvo lugar uno de los acontecimientos que más ríos de tinta han ocasionado en los EEUU, el Atentado de Lockerbie: Un avión de la Pan Am, el vuelo 103,  víctima de un atentado terrorista, explotaba en el aire estrellándose en la ciudad de Lockerbie (Reino Unido). Murieron 270 personas: el total de los 259 pasajeros y once personas más en tierra. Con 189 víctimas estadounidenses se convirtió en el más mortífero ataque contra civiles norteamericanas hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001. El terrible suceso se convirtió en el objeto de la mayor investigación criminal británica y en uno de los asuntos clasificados más sonados de los EEUU, investigado durante tres años conjuntamente por Scotland Yard, la policía local de Dumfries y Galloway y la CIA y el FBI estadounidenses. Dos ciudadanos libios fueron encontrados culpables del atentado pero Libia se negó a entregar a los sospechosos, por lo que la ONU estableció sanciones contra el país a partir de 1992. En 1999 Muamar el Gadafi (1942-2011) entregó a los dos acusados a la policía en los Países Bajos y tras varios juicios y apelaciones, uno de ellos fue absuelto en el 2001 y el otro condenado a 27 años de prisión, siendo puesto en libertad en agosto de 2009 por razones humanitarias. En EEUU siempre se creyó en la implicación del líder libio. El 23 de febrero de 2011, durante las protestas contra el régimen, el exministro de Justicia, Mustafa Abdel Jalil, aseguró que Muamar el Gadafi fue el que ordenó el atentado terrorista de Lockerbie.

Los astronautas: William Anders, Jim Lovell y Frank Borman.
Los astronautas: William Anders, Jim Lovell y Frank Borman.

También un 21 de diciembre, esta vez de 1968, fue el día elegido por la NASA, la agencia espacial norteamericana, para lanzar al espacio a tres hombres, Frank Borman, James Lovell y William Anders, a bordo de la nave Apolo 8, con el objetivo de orbitar la Luna. Ellos fueron los primeros en hacerlo y en diez ocasiones, además. Era la segunda vez que EEUU enviaba una misión tripulada al espacio. El Apolo 8 tardó tres días en llegar a la Luna y regresó felizmente a la Tierra el 27 de diciembre de 1968, a tiempo para celebrar con sus familias y amigos el año nuevo. Fue tal el éxito de la misión que toda la administración norteamericana, con el Presidente John F. Kennedy a la cabeza, se empeñó en llevar a un hombre a la Luna, deseo que se cumplió con el Apolo 11 en 1969 (esta vez en julio). Pero había mucha expectación con la misión Apolo 8, pues los astronautas pasarían la Nochebuena y la Navidad en el espacio ¿Verían llegar a Papa Noel en su carro tirado por renos? Pues, no. En su lugar, en Nochebuena leyeron por televisión y para todo el país un pasaje del Libro del Génesis de la Biblia, concretamente los 10 primeros versículos. Esta transmisión fue la más vista de la historia hasta entonces en la televisión. Un tiempo después, la famosa activista norteamericana Madalyn Murray O’Hair (1919-1995), fundadora de los “Ateos de América”, interpuso sin éxito un pleito contra la NASA por este mensaje religioso. Fue muy conocida a raíz de una de sus demandas exitosas, la que acabó con la práctica de la oración diaria en las escuelas públicas de Estados Unidos. Tristemente fue asesinada en 1995, junto con su hijo y su nieta, por un miembro de su asociación laica que había sido acusado y despedido por robar dinero a la asociación.

Los astronautas del Apolo 8 celebraron la Nochebuena con una cena especial preparada por el equipo de tierra de la NASA, pavo relleno y unas botellas de aguardiente en miniatura, que no llegaron a abrir por recomendación del comandante, Borman. También pudieron abrir los regalos que habían preparado sus familias.

tumblr_mbjd2ftgk41qztfwbo3_1280

El 22 de diciembre, día del sorteo de la Lotería actualmente, que tanto hace recordar la vuelta a casa por Navidad, tuvo lugar otro suceso relacionado con un avión. Fue en ese día de 1972 cuando son rescatados los 16 supervivientes del Uruguayan Air Force Flight 571 accidentado en la cordillera de los Andes con 36 personas a bordo, que finalmente pudieron pasar la Navidad con sus familias. Este suceso pasó a la historia por la terribles condiciones que tuvieron que afrontar para sobrevivir, comiendo carne humana.

tsunami_tailandia_2004

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto submarino en el océano Índico sacudió la zona de Sumatra, Indonesia y Andaman, ocasionando una serie de tsunamis devastadores a lo largo de las costas de la mayoría de los países que bordean el océano Índico, incluyendo partes de Indonesia, Malasia, Sri Lanka, India y Tailandia. Tuvo lugar a las 00:58 UTC, o las 07:58 horas en el tiempo local de la región, del domingo 26 de diciembre de 2004, lo que traducido a la hora del Pacífico Oeste, ocurrió a las 21:58 horas del sábado 25 de diciembre de 2004. Fue el tercer mayor terremoto de la historia desde que se tienen mediciones con sismógrafo (desde 1875 aproximadamente), con un 9,1 en la escala de magnitudes internacional, situado tras el terremoto de 1960 en Valdivia (Chile) y el de Alaska de 1964. Otros terremotos terribles también tuvieron lugar en este mes de diciembre, por ejemplo el que tuvo lugar en 1972 en Nicaragua, de magnitud 6,2 en la escala Richter, que destruyó la capital, Managua y causó más de 10000 muertos.

estreno-lo-imposible-wuaki-tv

Pero el del año 2004 fue devastador. Sus efectos se dejaron sentir, en distintos grados en todo el mundo y el tsunami subsiguiente causó más de 200.000 víctimas (ocho personas llegaron a fallecer en las lejanas costas de Sudáfrica debido al tamaño de las olas), muchas de ellas turistas que pasaban las fiestas de Navidad en la costa tailandesa (cerca del 50% de las víctimas en este país, aproximadamente 2460 personas). Pero además, fueron miles los damnificados por el terrible tsunami. Varios países y personas se involucraron en tratar de paliar la situación en una de las mayores movilizaciones humanitarias de la historia. En total, la comunidad mundial donó más de siete mil millones de dólares (apreciación calculada con el valor de la moneda de los Estados Unidos en 2004) en ayuda humanitaria a los afectados por el terremoto. Varios miles de personas siguen desaparecidas y cerca de un millón sin hogar. En el año 2012, el director español J. A. Bayona recreó en la película “Lo Imposible”, la odisea de la familia española de María Belón, quienes se vieron envueltos en este terrible suceso.

Santa Sofia en Estambul (Turquía)
Santa Sofia en Estambul (Turquía)

Un terremoto también fue la causa de la segunda destrucción de la magna Santa Sofía en Estambul. Construida en el año 360 por Constancio II (o por el gran Constantino, según alguna crónica que anticipa su construcción al 339 o 341), Ayasofya (en turco) es una antigua basílica patriarcal ortodoxa, posteriormente convertida en mezquita (en 1453) y desde 1935 en museo. Pues bien, el primer edificio fue destruido en el año 404 a causa de unos disturbios que tuvieron lugar durante el mandato del emperador Arcadio. Fue reconstruida por el emperador Teodosio II e inaugurada en octubre del 415, pero a consecuencia de una serie de nuevos disturbios, llamados de la Niká, un incendio quemó y derrumbó este segundo edificio, entre el 13 y el 14 de enero del 532. Un mes después el emperador Justiniano I decidió construir una tercera basílica, la más majestuosa de toda la cristiandad.

bizantina028

Pero resultó frágil. Tanto que los terremotos que sucedieron en los años 553 (en agosto) y 557 (el 14 de diciembre), le causaron importantes daños y hubo que reconstruirse la cúpula principal. Finalmente se derrumbó por completo después de un terrible terremoto en el año 558. El emperador ordenó la restauración inmediata, una reconstrucción que elevó la cúpula hasta los 55,6 metros que tiene actualmente. La reconstrucción se completó para ser inaugurada por el patriarca Eutiquio el 23 de diciembre del año 562, día en el que se leyó el poema épico conocido como la “Ekphrasis”, compuesto por el poeta bizantino Pablo Silenciario, una “descripción de Santa Sofía” que aún hoy resulta emocionante. Santa Sofía sufrió varios incendios (año 859), terremotos (años 869 y 989) y saqueos (1198-1204, durante la cuarta cruzada, siendo convertida entre 1204 y 1261 en catedral católica de rito latino) durante los más de mil quinientos años de su existencia, sin que ninguno de esos acontecimientos haya restado un ápice de la majestuosidad, belleza y simbolismo de uno de los edificios más impresionantes que jamás haya construido el hombre.

mapuche-pu-weychafe

Es curioso como los acontecimientos parecen juntarse, a veces macabramente. Si al principio del artículo hablábamos del conquistador español del nuevo mundo, Pedro de Valdivia, fallecido un 25 de diciembre de 1553, y en el anterior párrafo mencionábamos a la ciudad de Valdivia en Chile, como una de las que sufrió uno de los peores terremotos de la historia en 1960, también hay que volver a hacer mención de esta localidad y este conquistador, al hablar de otro acontecimiento que tuvo lugar un 23 de diciembre de 1598. Ese día tuvo lugar la derrota española contra los mapuches en Curalaba.

neues-bild

La batalla de Curalaba tuvo lugar después de que el gobernador de Chile, Martín  García Óñez de Loyola (1549-1598) decidiera emprender la búsqueda de unos grupos mapuches soliviantados que habían dado muerte a dos soldados españoles. El día 21 partió del Fortin de Logontoro, en la ciudad de La Imperial, acompañado de 150 soldados y 300 indios auxiliares yanaconas traídos del Perú, para recorrer las provincias entre La Imperial y Angol, en la zona habitualmente disputada en la Guerra de Arauco, y recorrer las fundaciones más australes del reino: Osorno, Villarrica y la que mencionábamos antes, Valdivia. Pero en un paraje llamado Curalaba, junto al Río Lumaco, les esperaba el líder toqui, el cacique Pelantaro, que asedió a los españoles pillándoles por sorpresa. Tras la batalla, que tuvo lugar los días 23 y 24 de diciembre, la columna española fue aniquilada casi por completo, incluido el gobernador. La derrota, que fue llamada por los españoles “el desastre de Curalcaba”, alentó la insurrección mapuche y varias otros establecimientos españoles al sur del río Biobio fueron aniquilados (se llamó, la “Destrucción de las siete ciudades”). Había comenzado la Rebelión mapuche de 1598.

lautaro-e1293944880882-610x408 El cacique Pelantaro, quien gracias a esta batalla logró aglutinar a todas las tribus mapuches bajo su mando, se quedó como trofeo con el cráneo del gobernador Óñez de Loyola, que sumó al que ya poseía de… Pedro de Valdivia. En 1608 los cedió como muestra de pacificación, pero el grito ¡Inche ta Pelantaru! (¡yo soy Pelantaro!), recorrió toda la Araucanía como símbolo de emancipación.

Cerámica de los bancos de la Plaza Mayor de Sevilla, realizada por el pintor-ceramista Pedro Navia
Cerámica de los bancos de la Plaza Mayor de Sevilla, realizada por el pintor-ceramista Pedro Navia

Para no dejar las guerras de lado, nos hacemos eco de la conquista de Almería por los Reyes Católicos el 26 de diciembre de 1489. La ciudad había caído en manos de las tropas moras del sultán y emir de Granada (de 1485 a 1486, con el nombre de Mohamed XIII) Abdallah Mohamed, o como era llamado por los castellanos, Al-Zagal (“el valiente”). Era el hermano del rey Muley Hacén, y heredó el trono de Granada en agradecimiento por alinearse con él en contra de su sobrino y usurpador del trono Boabdil. Tras la caída de Málaga, ocurrida en agosto de 1487 después de un duro sitio de las fuerzas castellanas, Al-Zagal se declaró vasallo de los Reyes Católicos dos años más tarde, entregándoles además las ciudades de Almería, Guadix, Almuñécar y Salobreña. Exiliado en África desde 1491, fue encarcelado por el rey de Fez, amigo de Boabdil, quien ordenó que le cegasen.

toma-puente-de-luchana
Toma del Puente de Luchana

Otra batalla que tuvo lugar en estos días, entre el 24 y 26 de diciembre de 1836, fue la Batalla de Luchana,  una de las más emblemáticas de la Primera Guerra Carlista. Estando Bilbao asediado por las tropas carlistas, acude en su ayuda el general Espartero al frente del ejército real, efectuando su ataque a la ciudad en la noche del 24 de diciembre, en Nochebuena. Para un ejército tan cristiano como era el Carlista, este ataque tuvo que suponer una doble afrenta. Los duros combates terminaron con el triunfo isabelino en el día de Navidad y la entrada del General Baldomero Espartero (1793-1879) en el Bilbao liberado.

"El Sitio de París", de Jean-Louis-Ernest Meissonier
“El Sitio de París”, de Jean-Louis-Ernest Meissonier

La Navidad y el Día de Año Nuevo de 1870-1871, los pasó París sitiado por las tropas prusianas del general Helmuth Karl Bernhard von Moltke (1800-1891) llegadas desde el Mosa, una situación que venía soportando desde mediados de septiembre de 1870 y que se alargó hasta el 28 de enero de 1871, fecha en la que la ciudad de la luz, defendida sin éxito por El general Louis Jules Trochu (1815-1896),  fue ocupada por las tropas prusianas. La ocupación de septiembre hizo caer el segundo imperio francés del autoproclamado emperador Carlos Luis Napoleón Bonaparte (1808-1873), quien resultó capturado proclamándose la Tercera República FrancesaEl Cerco de París fue descrito por el escritor y periodista francés Francisque Sarcey (1827–1899) en forma de diario, como uno de los episodios más crudos y tristes de la Historia de Francia.

Aquella Navidad, dice Sarcey, “nadie tenía el corazón para divertirse”. La mayoría de las iglesias estaban cerradas, las calles del centro de París iluminadas de aceite permanecían sumidas en la penumbra solo iluminadas por los escasos restaurantes que permanecían abiertos, sobre todo en el bulevar Montmartre o en los barrios de Montmartre, Ménilmontant y Belleville. Sarcey cuenta que fue aquí donde pudo tomarse “un vino barato” para celebrar la Navidad. Las bromas acerca de mesas copiosas preparadas para las fiestas, le recordaba a Sarcey “con melancólica amargura”, la brillantez de las Navidades parisinas de otros años, llenando sus ojos de lágrimas inundado por los momentos tan crueles que les tocaban vivir a los parisinos.

berlin2-jpg_1234398508

Hoy, 20 de diciembre de 2016, son otras las preocupaciones que nos asolan “con melancólica amargura”. Escuchamos los atroces ataques contra la población siria en Alepo, las inhumanas condiciones de vida de los que huyen de esa guerra mortífera para caer en precarios campos de refugiados turcos sin poder llegar a Europa, las miles de muertes en el mar de quienes lo intentan por otra vía… Nos invade la amargura cuando escuchamos que un niño de tan solo 12 años, germano-iraquí, intentó atentar dos veces con una mochila bomba en un mercadillo navideño en Alemania, y que ayer, un camión de gran tonelaje embistió a la multitud que se agolpaba ante otro mercadillo navideño en Berlín, causando la muerte de al menos 12 personas y heridas de gravedad a otras 48, en lo que parece ser un nuevo atentado terrorista. En estas navidades del 2016, habrá mucha gente que no tenga “el corazón para divertirse”.

AlmaLeonor.

 

 

Anuncios

TIEMPO DE OLIMPIADAS (VII)

TIEMPO DE OLIMPIADAS (VII)

los_angeles_1932

OLIMPIADAS DE LOS ÁNGELES 1932

Con los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932, los Juegos de la X Olimpiada, el deporte olímpico volvió a cruzar el Atlántico después de 28 años. Las novedades de estos juegos incluyen la utilización por primera vez del photo finish, el cronometraje automático en los eventos de pista del atletismo, o el podio de tres niveles para la imposición de medallas a los deportistas, que incluía el izado de bandera del país del ganador de cada prueba, hecho que modificaba sustancialmente las normas implementadas por el Barón de Coubertin, quien creó los juegos como una participación de atletas a título personal y no nacional. Aún hubo otras “innovaciones técnicas”, como un enorme tablero luminoso que daba las clasificaciones de los deportes al momento, proyecciones del resumen diario de la competición y, sobre todo, una crónica radiada que llegó a escucharse en buena parte del mundo.

1932losangelesmemorialc

Pero no fueron unos juegos muy celebrados. Aún estaba candente la gran crisis económica mundial conocida como “Crack de 1929”. No se sabe muy bien si fue por conveniencia deportiva o por ahorro económico, el caso es que desde esta edición los Juegos Olímpicos pasan a celebrarse en unos 15/18 días (16 en esta edición), en lugar de los largos Juegos de ediciones anteriores (recordemos que en las que coincidían con Exposiciones Universales, duraban meses, y el resto no menos de 79 días). Curiosamente, la ceremonia inaugural del 30 de julio (celebrada en el estadio Los Ángeles Memorial Coliseum, el estadio más grande del mundo en esos momentos) fue contemplada por más de 100.000 personas, todo un récord.

"At the Seaside of Arild", de David Wallin (1876-1957)
“At the Seaside of Arild”, de David Wallin (1876-1957)

Los Juegos Olímpicos del Arte, sin embargo, atrajeron a muchos artistas a la competición  (y a unos 384.000 visitantes al Museo de Historia, Ciencia y Arte de Los Ángeles, donde se expusieron los trabajos de pintura y escultura), que presentaron unas 1100 obras representando a 31 naciones. En la modalidad de Pintura, gana la medalla de oro la obra “At the Seaside of Arild”, del sueco David Wallin (1876-1957), mientras que el artista norteamericano Mahonri Mackintosh Young (1877-1957), nieto de Brigham Young, el segundo profeta-vidente en importancia de los mormones (La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días), ganó el oro con su escultura “Knockout”.

"Knockout", de Mahonri Mackintosh Young
“Knockout”, de Mahonri Mackintosh Young

Sin contar estas medallas de arte, que no las tiene en cuenta el COI para sus recuentos, los EEUU, país anfitrión, se llevaron una abrumadora cantidad de medallas Olímpicas, 103 en total (41 de ellas de oro) frente a las escasamente 36 (12 de oro) que obtuvo el segundo clasificado en el medallero, curiosamente Italia (no los pesos pesados de otras ediciones, Francia o Reino Unido, que quedaron muy por debajo, con 19 y 16 respectivamente). Claro que, debido a los problemas económicos que seguía sufriendo Europa y el alto costo del largo viaje hasta América, solo participaron 37 países (46 en la anterior convocatoria) y 1328 atletas (más de 3000 en Ámsterdam 1928). Por las mismas razones (que originó falta de equipos inscritos) se suspendió el torneo de fútbol y el COI tuvo que ayudar económicamente a varios deportistas (construyó una Villa Olímpica para caballeros y albergó en un hotel de lujo a las señoras). Por ello se originó un gran revuelo con Paavo Nurmi, el gran atleta finlandés quien recibió ayuda económica para realizar el viaje a Los Ángeles, hecho que contravenía las normas amateurs de las Olimpiadas, y se le prohibió participar (recordemos que el nadador argentino, Alberto Zorrilla tuvo un problema en sentido contrario, de falta de fondos, tal y como se relata en la entrega anterior).

508456045

El Juramento Olímpico  de los atletas fue pronunciado por el esgrimista norteamericano George Calnan (1900-1933),  que había participado en París 1924, Amsterdam 1928 (medalla de bronce) y obtuvo dos medallas de bronce en Los Ángeles. Calnan, que era militar con rango de teniente, falleció al año siguiente entre las 73 víctimas del accidente del dirigible norteamericano USS Akron (ZRS-4).

KusuoKitamura

En estos juegos volvemos a encontrar un joven deportista de 14 años (masculino en esa ocasión) galardonado con una medalla de oro. Fue el japonés Kusuo Kitamura (1917-1996),  campeón en los 1.500 m de natación libre.

Otro deportista llegó a ser un héroe en su país, llamado
“El Ñandú criollo”, tras ganar la Maratón de Los Ángeles 1932, la prueba estrella de los Juegos Juan Carlos Zabala en El Gráfico nro.683 del 13-8-1932Olímpicos. Se trata de Juan Carlos Zabala (1911-1983), un huérfano argentino, que además era excelente en otros deportes como fútbol, baloncesto y natación. Con 20 años, Zabala se convirtió en el ganador de la maratón olímpica más joven de todos los tiempos.

En las Olimpiadas de Berlín 1936 fue el abanderado de su país, pero no consiguió medalla. La película “…Y mañana serán hombres” (1939) del director argentino Carlos Borcosque, recuerda su triunfo olímpico (en 1979 el hijo de Borcosque realiza un remake del film con el mismo título).

BHW8YTyCIAA-USe

El deporte femenino tuvo su momento de gloria en estas Olimpiadas con la actuación de la estadounidense Mildred Ella Didrikson (1911-1956),  de 21 años, llamada “Babe” desde los tiempos en los que jugaba en el equipo masculino de béisbol de los Brooklyn Dodgers.

LOS ANGELES, CA - 1932: Mildred Babe Didrikson of the USA throws the javelin to win the gold medal during the Women's Track and Field javelin event at the 1932 Summer Olympic Games in Los Angeles, California. Didrikson was one of the most versatile sportswomen in the world, winning fame at the 1932 Games where she took both the 80 meter hurdles and javelin titles, and finished second in the high jump. Over a two year period, she continued to set world records in each event. She was an All-American basketball player but her more lasting fame came when she took up golf and won the Women's Amateur title once and the US Open on three occasions, the third time in 1953 after fighting cancer from which she died in 1956. (Photo by Getty Images)
LOS ÁNGELES-1932: Mildred “Babe” Didrikson (Photo by Getty Images)

Babe, estaba calificada para participar en las cinco pruebas femeninas de atletismo, pero sólo fue autorizada a competir en tres de ellas, y en las tres obtuvo medalla. Ganó la medalla de oro en lanzamiento de jabalina y en 80 m vallas, donde estableció un récord mundial, y la plata en una controvertida final de salto de altura.

Sin título

Babe destacó en muchos deportes además del béisbol y el atletismo. También jugó con éxito al baloncesto y fue una gran profesional del golf que en 1938 le permitió competir en el torneo masculino de golf Open de Los Ángeles (gano tres veces el Open de EEUU femenino, el último en 1956, poco antes de fallecer de cáncer). Desde entonces, y hasta el año 2006 (con Michelle Wie), fue la única mujer en superar el corte en un torneo de golf profesional masculino. Su entrenador fue su marido y conocido luchador profesional, George Zaharias (1909-1984).

Sin título

Otra deportista, la esgrimista británica Heather “Judy” Guinness (1910-1952),  será recordada en la historia de los Juegos Olímpicos por su noble deportividad. En la final de florete individual femenino, con el oro al alcance de su mano, indicó a los jueces que su adversaria, la austríaca Ellen Preis (1912-2007), la había tocado dos veces. Preis (que sería rechazada por la delegación alemana por ser judía y compitió con la de EEUU) se llevó la medalla de oro y Guinness la de plata. En 1936, Ellen Preis ganó la medalla de bronce en florete individual femenino, para disgusto de Hitler (también la obtuvo en Londres 1948).

Olympics 1932 WF Ellen Preis 2

OLIMPIADAS DE BERLIN 1936

1936-olympic-games-poster

Como ya se adelantó en otro artículo de esta serie, Berlín pudo haber organizado los Juegos Olímpicos de 1916, pero quedaron truncados por el inicio de la Gran Guerra en 1914. En la votación que se llevó a cabo en el COI en 1931, Berlín venció a Barcelona y obtuvo la sede de los Juegos Olímpicos de 1936, los Juegos de la XI Olimpiada, celebrados entre el 1 y el 16 de agosto, durante el periodo del Tercer Reich. Estos Juegos venían a cumplir las expectativas alemanas después de, justamente, veinte años de su anterior tentativa. En esta ocasión, serían los últimos antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Vistos con retrospectiva, parece que anunciaran el poder y la barbarie que estaba a punto de desatarse.

Das Olympia-Stadion in Berlin
Das Olympia-Stadion. Berlin 1936

Los Juegos de Berlín 1936 contaron con el mayor número de delegaciones nacionales hasta la fecha, 49 países, que enviaron un total de 3963 deportistas (3632 hombres y 331 mujeres). Alemania, el país anfitrión, presentó la delegación más numerosa con 348 atletas, y fue el país que ganó más medallas en los Juegos Olímpicos de Verano (89 en total, 33 de ellas de oro, seguido de los EEUU con 56 medallas en total) y el segundo con más medallistas de los Juegos Olímpicos de Invierno (6 medallas en total, 3 de oro), aunque muy lejos de Noruega, la primera clasificada con 15 medallas en total (7 de oro).

cartel-guerra-olimpiada-popular-barcelona-juliol-1936-franz-lewy

Estos Juegos incluyeron, entre sus muchas novedades, las primeras acciones de boicot por cuestiones políticas , una amenaza del Comité Olímpico estadounidense que, al final, no se llevó a cabo. Lo que si se materializó fue la no participación de la España de la Segunda República (Rusia no envió delegación olímpica tampoco) porque se negaba a colaborar con el régimen nazi de la Alemania de Hitler. Como contrapartida, se propuso celebrar en Barcelona una Olimpiada Popular, en la que estaba prevista la participación de un gran número de deportistas: se llegaron a inscribir 6.000 atletas (la mayoría pertenecientes a asociaciones y clubes deportivos sindicales y de izquierda) de 22 países (los equipos de Alemania e Italia estaban compuestos por exiliados de ambas naciones), incluyendo también equipos representando a Alsacia, Cataluña, Galicia, el País Vasco y a judíos exiliados de varios países.

mundo_grafico_olimpiada-page-0011

Pero tampoco se celebraron porque, como todo el mundo sabe, la España democrática no llegó al mes de agosto, ya que el 18 de julio de ese año, un golpe de estado fascista terminó por originar la terrible Guerra Civil española y los Juegos se tuvieron que suspender precipitadamente. Los atletas se fueron a toda prisa, aunque algunos se quedaron enclara thalman España para luchar al lado de la República, como la suiza Clara Ensner (1908-1987), miembro del Partido Comunista de Suiza, que acabó siendo miliciana anarquista de la Columna Durruti (durante la Segunda Guerra Mundial, Clara y su marido, Paul Thalmann, se unieron a la resistencia francesa). En 1984, Clara regresó a España para presentar un documental sobre su experiencia titulado “Die lange Hoffnung”, de  Augustin Souchy (1892-1984).

A buen seguro que durante los Juegos berlineses, el Führer estaría siendo informado puntualmente del desarrollo de este conflicto español, que pronto se tornó casi en internacional con la participación, muy activa, de la propia Alemania (e Italia) del lado de los golpistas, y la comedida repuesta de apoyo a la República española de franceses, rusos y, sobre todo, mexicanos y argentinos.

Berlin-1936c

berlin1936-01pps

Y es que el régimen nazi utilizó estos Juegos Olímpicos y su proyección internacional como un gran escaparate de propaganda política del Tercer Reich, a través del elaborado programa de difusión encargado por Hitler al ministro de propaganda Joseph Goebbels, la puesta en escena realizada por Albert Speer y la supervisión y filmación realizada por la directora de cine y fotógrafa alemana, Leni Riefenstahl (1902-2003), una magnífica artista gráfica que quedó eclipsada por su adhesión política al nazismo. Suya es la película Olympia, un documental sobre los Juegos de Berlín 1936 que vio la luz en 1938, y que, pese a su excelente factura técnica, exacerbaba la superioridad de la raza aria en las competiciones. Fue el primer largometraje filmado en unos Juegos Olímpicos.

Olympia. Parte 1 ; Olympia. Parte 2

El Saludo Olímpico a la Tribuna de autoridades realizado por los atletas que desfilan en la Ceremonia Inaugural, consistía, desde aproximadamente Amberes 1920, en hacerlo con el brazo en alto.

saludo
Varias delegaciones nacionales saludando a la Tribuna en el Desfile Olímpico en Berlín 1936. La delegación griega estuvo encabezada por su Presidente Honorario, Spiridon Louis (vestido con el traje tradicional griego), ganador de la maratón de 1896 y primer campeón olímpico griego.
Equipo del Canada haciendo el saludo olimpico, Juegos Olimpicos de Invierno 1936.
Equipo del Canada haciendo el saludo olímpico, Juegos Olimpicos de Invierno 1936.

En 1936, ese saludo era el obligado en la Alemania nazi, pero aun así (por desconocimiento, costumbre o connivencia) muchas delegaciones lo utilizaron, incluida Francia. No está claro que en estos momentos los deportistas realizaran el gesto por ninguna otra razón que no fuese la olímpica, pero las fotografías con ese saludo a la Tribuna presidida por Adolf Hitler, han hecho correr ríos de tinta.

MD_20130527_FOTOS_D_54374882696-652x492@MundoDeportivo-Web

Tampoco es del todo cierto que Hitler se negara a dar la mano al atleta norteamericano Jesse Owens (1913-1980) tras ganar el oro en la prueba de los 100 m lisos el 3 de agosto. En realidad, Hitler dejó de saludar a los medallistas por recomendación de Henri Baillet-Latour, y por un asunto de protocolo: el Führer, solo saludaba a los atletas alemanes (y afines) ganadores de una prueba y luego se marchaba del estadio.

Eröffnung der IV. Winterolympiade. Der Führer, Baillet-Latour, Rudolf Hess
Hitler con Henri Baillet-Latour

El primer día de los Juegos, Hitler felicitó a los ganadores de las dos primeras medallas de oro, un finlandés y un alemán, lo que causó la recriminación del presidente del COI, indicándole que saludase a todos o a ninguno. Así que dejó de saludar a todos los ganadores de medalla, incluido Jesse Owens.

d44-1
De izquierda a derecha: Delos Thurber (bronce), Cornelius Johnson (oro) y David Albritton (plata).

Aunque cierto es, que Hitler abandonó aquel día el estadio antes de haber tenido que saludar, protocolariamente o no, a Cornelius Johnson (1913-1946) y Dave Albritton (1913-1994), ambos afro-americanos, oro y plata respectivamente en salto de altura, y que habían eliminados a los atletas alemanes, causando el disgusto y la marcha precipitada de Hitler del Estadio Olímpico.

James Cleveland Owens (1913-1980),  “Jesse” Owens,   fue «el mejor y más reconocido atleta de la historia» (recordemos que palabras similares fueron dedicadas a Jim Thorpe, también un gran atleta, ninguneado en esta ocasión por su origen nativo americano). En Berlín 1936 mostró al mundo su innegable talento ganando cuatro medallas olímpicas de oro en las pruebas de 100m, 200m, 4×100m y salto de longitud. Cuando llegó a Berlín era ya tan conocido y admirado, que los soldados de la Villa Olímpica tenían que protegerle de sus fans.

adolf dassler

Fue aquí, en Berlín, cuando Adolf “Adi” Dassler, futuro fundador de Adidas, y miembro por entonces del partido nazi, le ofreció a Owens unas zapatillas de su empresa jesse-owens-story(llamada Gebrüder Dassler Schuhfabrik, fue fundada junto con su hermano Rudolf, quien más tarde crearía la firma rival “Puma”), siendo así el primer atleta afroamericano patrocinado por una empresa privada (Dassler ya había patrocinado a otros atletas en Ámsterdam 1928).

Según el propio Owens, Hitler sí que le saludo fuera del podio y recibió una felicitación por escrito por parte del gobierno alemán. Pero de su propio gobierno, el de los Estados Unidos de América, ni siquiera eso. Así lo cuenta el gran Eduardo Galeano (1940-2015) en su libro Espejos   (208, Edit. Siglo XXI)

Negro Alado (pag.277): en esas Olimpiadas que Hitler había organizado para consagrar la superioridad de su raza, la estrella más brillante fue un negro, nieto de esclavos, nacido en Alabama. Hitler no tuvo más remedio que tragarse cuatro sapos: Las cuatro medallas de oro que Owens conquistó en velocidad y salto largo. El mundo entero celebró esas victorias de la democracia contra el racismo. Cuando el campeón regresó a su país, no recibió ninguna felicitación del Presidente, ni fue invitado a la Casa Blanca. Volvió a lo de siempre: entró en los autobuses por la puerta de atrás. Comió en restaurantes para negros. Usó baños para negros. Se hospedó en hoteles para negros. Durante años se ganó la vida corriendo por dinero. Antes de que comenzaran los partidos de béisbol, el campeón olímpico entretenía al público corriendo contra caballos, perros, autos o motocicletas. Después, cuando las piernas ya no eran lo que habían sido, Owens se convirtió en conferencista. Tuvo bastante éxito exaltando las virtudes de la Patria, la Religión y la Familia.

Adolf Hitler y Joseph Goebbels firman autógrafos a miembros del equipo canadiense de patinaje artístico durante las Olimpíadas de invierno.

Pero el Führer estaba satisfecho. Acudió a casi todos los eventos recibiendo ovaciones del público y peticiones de autógrafos de los deportistas, aunque se llevó varios “disgustos”. El más sonado con la competición de fútbol.

El Cancio__

Con la introducción de la Copa Mundial de Futbol de 1930, y con los problemas añadidos de la convocatoria Olímpica siguiente, este deporte estuvo ausente en Los Ángeles 1932, volviendo en Berlín. Austria jugó contra Perú en los cuartos de final, y el encuentro resultó muy discutido. Los árbitros anularon tres goles a los peruanos aunque se proclamaron vencedores. Austria protestó alegando varias irregularidades: que si los espectadores habían entrado en el campo antes del final, que si alguno portaba una pistola, que si los peruanos habían maltratado a los jugadores austríacos… al final, se programó un partido de revancha avalado por el COI y la FIFA (que no llegaron a escuchar la defensa peruana) en un campo a puerta cerrada el 11 de agosto.

peru

base_image Perú rechazó jugar este partido (otorgando entonces el triunfo a Austria) y las delegaciones Olímpicas de Perú y Colombia (en solidaridad) abandonaron los juegos. Por cierto, Austria perdió la final contra Italia (la Italia de Mussolini, aliada de Hitler) que fue la selección ganadora de la medalla de oro Olímpica.

Inge Sorensen (1924-2011) in 1936

Ya hemos hablado de la joven nadadora danesa Inge Sorensen (1924-2011) quien con tan solo 12 años ganó la medalla de bronce en los 200 m braza,  pero el mayor disgusto se lo dio a Hitler otra mujer, la atleta Gretel Bergmann (1914-) laGretel Bergmann mejor saltadora de altura de Alemania, que fue expresamente excluida del equipo olímpico alemán por ser judía: “Nunca más me permitieron poner un pie en el estadio, ni como espectadora… siempre recordaré los carteles denigrantes que se leían en estadios, locales y comercios de toda Alemania: no se permite la entrada ni a judíos ni a perros”.

rudi-ball-770x470

En total fueron 21 los deportistas judíos alemanes y austríacos “no elegidos” para participar en las Olimpiadas (Erich Seelig en boxeo, Daniel Prenn en tenis…), pese a que podían haber sido seleccionados por sus méritos deportivos. Solo hubo dos deportistas judíos en la delegación alemana: en los Juegos de Invierno, Rudi Ball (1911-1975) que había ganado la medalla de bronce en Hockey sobre hielo en  Lake Placid 1932 y obtuvo un quinto puesto en Garmisch-Partenkirchen; y en los Juegos de Verano, la esgrimista Helene Mayer (1910-1953).

helene-mayer-1910-1953-granger

Helen Mayer participó en el equipo olímpico alemán de esgrima, pese a que había tenido que abandonar Alemania en 1931 junto con su familia por su filiación judía. En los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932, fue clasificada para formar parte del equipo Olímpico estadounidense. Sin embargo, tampoco recibió un buen trato por parte de su país de acogida. Con la llegada al poder del partido nazi en Alemania, los EEUU retiraron su beca universitaria y la expulsaron de su club de Esgrima. En 1936 Mayer fue la “moneda de cambio” con la que Alemania conformaba a los EEUU y éstos retiraban el boicot anunciado a los Juegos de Berlín por no admitir a deportistas judíos (boticot apoyado por el Congreso Judío Estadounidense y el Comité Laboral Judío). Helene ganó la medalla de plata (la de bronce fue para la austriaca Ellen Preis de la que ya se ha hablado) y realizó el saludo nazi. En 1972, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Múnich, el Ring de la Villa Olímpica recibió su nombre en su honor.

Ilona, Mayer y Preis
Ellen Preis, Ilona Elek y Helen Mayer (de izquierda a derecha) en el podio.

Para disgusto total del Führer, las tres medallas olímpicas en la modalidad florete femenino, fueron a parar a tres deportistas judías, pues además de Mayer y Preis, el oro lo obtuvo la húngara Ilona Elek (1907-1988), una gran esgrimista que también obtuvo el oro en Londres 1948 y la plata en Helsinki 1952, además de varias medallas en Campeonatos Mundiales. No fue la única vez que un deportista judío subió al podio de los vencedores. En total, nueve atletas judíos ganaron medallas en las Olimpíadas de Berlín de 1936 (incluida Mayer y cinco húngaros), y muchos judíos acudieron a los Hauptmann Wolfgang Fürstner Kommandant des olympischen Dorfes 33219-35juegos, tanto desde EEUU (siete atletas masculinos, concretamente) como de países europeos. La presión antijudía afectó inclusos al corazón del régimen alemán. Fue muy sonado el suicidio del capitán alemán de la Wehrmacht, y subcomandante de la Villa Olímpica, Wolfgang Fürstner  (1896-1936), el 19 de agosto de 1936, justo unos días después de terminados los Juegos (Alemania no admitió el suicidio y certificó su muerte como accidental). Fürstner había sido degradado de Comandante en Jefe a Subcomandante de la Villa Olímpica con una burda excusa y conocía los planes de expulsarle de la Wehrmacht por su ascendencia judía.

Helen Stephens (a la izquierda) y Stanislawa Walasiewicz (a la derecha)
Helen Stephens (a la izquierda) y Stanislawa Walasiewicz (a la derecha)

Al menos hubo una mujer que no le trajo tantos disgustos al Führer, y se dice, que hasta 548867311intentó “echarle los tejos“. Se trata de la velocista norteamericana Helen Stephens (1918-1994), quien ganó dos medallas de oro en Berlín 1936: En los 100 m (por delante de la campeona olímpica anterior, la polaca Stanislawa Walasiewicz) y en los relevos 4×100. Lo curioso de este triunfo es que estuvo a punto de no ser reconocido porque se hizo circular el rumor de que Helen era en realidad un hombre. Su velocidad era mucha para los cánones machistas de la época. Simplemente una mujer no podía ser tan buena. Pero la atleta no se arredró y aceptó someterse a una revisión médica para disipar todo tipo de dudas.

21678

El programa de propaganda alemana se había propuesto muy altos objetivos. Dentro de estas acciones llevadas a cabo por el régimen del Tercer Reich (que incluyeron retirada de carteles antisemitas durante los juegos, profusión de banderas nazis en las calles y en el Estadio Olímpico, y hasta una redada policial que arrestó a unos 800 romaníes berlineses para ser recluidos en el campo de Marzahn), se realizó, por primera vez en la historia de los Juegos (incluidos los de la antigüedad), el recorrido de la Antorcha Olímpica en un viaje de relevos desde Atenas hasta Berlín (3422 relevistas que hicieron el recorrido de 3422 km, entre el 20 de julio y el 1de agosto), una idea del Jefe del Comité Organizador de las Olimpiadas, Carl Diem, como una forma de reivindicar para la Alemania aria, un supuesto origen griego, cuna del occidentalismo. El viaje de la antorcha olímpica se sigue celebrando hoy en día y los comités organizadores se suelen reservar el nombre del relevista final y el encargado del encendido del pebetero, hasta el último momento (aún no se sabe quiénes lo serán en Río de Janeiro).

1936 esquí alpino femenino que se incorporó en los JJOO de Berlín.
En 1936 el esquí alpino femenino se incorporó a los Juegos Olímpicos de Invierno.

Como última curiosidad, en estos Juegos de Berlín de 1936, será la última vez en la historia de los Juegos Olímpicos de Invierno, en esta ocasión, celebrados en la estación invernal de Garmisch-Partenkirchen, que coincidan con el país organizador de los Juegos Olímpicos de Verano. Antes, lo había sido Francia (en 1924, París y Chamonix) y los Estados Unidos (en 1932, Los Ángeles y Lake Placid). A partir de la cita celebrada siguiente (recordemos, en 1948), los Juegos Olímpicos de verano y los de invierno serán organizados por países distintos.

OLIMPIADAS NO CELEBRADAS DE 1940 Y 1944

JAPON7

Otro de los acontecimientos celebrados en julio de 1936 en Berlín, fue la elección de la sede de los siguientes Juegos Olímpicos de Verano, los de 1940, llamados oficialmente  Juegos de la XII OlimpiadaLa sede elegida fue Tokio (Japón), en lo que hubiese sido la primera ocasión en la que los Juegos Olímpicos se celebraban en un país asiático. Los Juegos Olímpicos de Invierno se hubiesen celebrado ese mismo año en Sapporo en su V Olimpiadas de Invierno.

Pero el estallido de la Primera Guerra Sino-Japonesa de 1937, hizo que Tokio renunciara a organizar los Juegos y es Helsinki (Finlandia) quien toma el relevo. Se iban a celebrar entre el 20 de julio y el 4 de agosto de 1940. Se amplió el estadio, se construyó una Villa Olímpica, se quiso introducir el Vuelo sin Motor como disciplina Olímpica y se habían inscrito unas 60 delegaciones olímpicas nacionales.

86E

Pero tampoco pudo ser. La invasión de Polonia por tropas alemanas el 1 de septiembre de 1939, dió origen a uno de los conflictos bélicos más crueles de la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial, que no finalizó hasta el año de 1945, con lo que la siguiente convocatoria Olímpica, la que se iba a celebrar en Londres en 1944 (la elección tuvo lugar en junio de 1939), tampoco llegó a celebrase. Hubiesen sido los Juegos de la XIII OlimpiadaJuegos-olímpicos-Londres-1944.

Pese a la cancelación de los Juegos de Londres, el COI organizó una serie de actos oficiales para celebrar su cincuenta aniversario, que tuvieron lugar en junio de 1944 en Lausana (Suiza), país neutral durante la guerra y sede central de la organización olímpica. Se da la circunstancia de que el principal impulsor de estos actos fue el alemán Carl Diem (1882-1962), corredor de media y larga distancia y discípulo adelantado de Pierre de Coubertin, y como ya se ha dicho antes, el creador de la carrera de relevos de la antorcha olímpica celebrada en Berlín 1936 y que ya se repetirá en todos los Juegos de la era moderna. Diem, Secretario General del Comité de Organización de los Juegos de Berlín, fue el precursor de la Reichsbund Nationalsozialistischer Leibesübungen, el Órgano de Deportes de la Alemania Nazi. No obstante estos antecedentes, el COI confió en él para organizar el evento de 1944.

El COI también se comprometió con Londres para que celebraran el siguiente evento Olímpico que se pudiera tras la finalización del conflicto, y así, organizaron los Juegos de la XIV Olimpiada de 1948 de los que hablaré en el próximo artículo de esta serie. Helsinki tuvo que esperar un poco más, hasta la edición de los Juegos Olímpicos de 1952, mientras que Tokio no organizaría unas Olimpiadas hasta 1964.

…Continuará…

AlmaLeonor
(Fuentes: Las indicadas en los enlaces)

TIEMPO DE OLIMPIADAS (VI)

TIEMPO DE OLIMPIADAS (VI)

5

Después de los Juegos suecos de 1912, la siguiente convocatoria Olímpica, los Juegos de la VI Olimpiada, debían haberse celebrado en Berlín en 1916 (el flamante estadio Olímpico, el Deutsches Stadion, se construyó entre 1912 y 1913), y hubiesen sido los primeros en contar con Juegos de Invierno pero no llegaron a inaugurarse siquiera por el inicio de la Gran Guerra en 1914.

jjooberlin1916

No obstante, tenemos algunos carteles que se habían realizado para el evento y el recuerdo de lo que pudo haber sido en tiempos de paz.

OLIMPIADAS DE AMBERES 1920

1920-poster-of-olympic-games-belgica

Al finalizar el conflicto, y ya en 1920, se celebran en Amberes los Juegos de la VII Olimpiada. Esta sede fue elegida por unanimidad, como forma de homenajear a este país, Bélgica, tan devastado por la guerra, y por extensión, honrar así a todos los caídos y heridos en la Primera Guerra Mundial. Fueron llamados “Los Juegos Olímpicos de la Paz”, pero pese a ello, y contraviniendo la opinión del Comité Olímpico Internacional, no fueron invitados Alemania, Austria, Hungría, Bulgaria, Polonia y Rusia. Participan 2591 hombres y 78 mujeres, en representación de 29 países.

victor boin, juramento deportistas

En esta Olimpiada de 1920, de la que no existe documentación oficial con los resultados (solo un manuscrito incompleto), es cuando se establece, por primera vez, la obligatoriedad inexcusable de que los atletas lleguen a los Juegos a través de los Comités Olímpicos Nacionales. También es la primera vez que se hace ondear la Bandera Olímpica que hoy conocemos, con los cinco anillos olímpicos sobre fondo blanco (representan los cinco continentes: azul a Europa, rojo a América, negro a África, amarillo para Asia y verde para Oceanía). Y es en 1920 cuando se realiza, igualmente por vez primera (aunque ya se probó en los Juegos Intercalados de Atenas 1906, no reconocidos), el Juramento Olímpico de los Atletas, pronunciado en el desvencijado Estadio victor boinOlímpico por el esgrimista belga Víctor Boin (1886-1974).

“Juro que nos presentamos a los Juegos Olímpicos como competidores leales, respetuosos del reglamento que los rige y con el deseo de participar con espíritu caballeresco para honra de nuestros países y para gloria del deporte”.

Víctor Boin, portaestandarte del equipo belga, había sido medalla de plata en waterpolo en los Juegos de Londres de 1908 y en los de Estocolmo de 1912, donde también compitió en espada, obteniendo un cuarto puesto. En Amberes consiguió una medalla de plata en la competición de esgrima por equipos. Fue un deportista completísimo que también compitió en patinaje y hockey sobre hielo (fundó el primer club belga de este deporte a los 17 años) y practicaba aviación (llegó a ser el piloto de la reina de Bélgica, Isabel de Baviera) y carreras de motos. Ejerció, además, como periodista deportivo (co-fundó la asociación belga de periodistas deportivos) y crítico de teatro.

Nedo_Nadi_1912

Se da la circunstancia de que el esgrimista Nedo Nadi (1894-1940) marcó un récord al ganar cinco de las seis medallas en juego en las categorías de espada y sable. En realidad fueron dos los récords, ya que también es el único esgrimista en ganar una medalla de oro en cada una de las tres armas en unos únicos Juegos Olímpicos. Era hijo de un gran maestro de esgrima italiano, Giuseppe (Beppe) Nadi y hermano de Aldo Nadi (1899-1965), con quien ganó una medalla de oro por equipos (y plata en individual detrás de Nedo) y fue un famoso maestro de esgrima del cine de Hollywood que intervino en alguna película, como “Tener y no tener” (1944, Howard Hawks), junto a Humphrey Bogart).

Paavo Nurmi (1)

Pero si hay algún detalle que destacar en estas Olimpiadas, es sin duda, el éxito completo de los conocidos como “Finlandeses Voladores” (Flying Finns), una serie de atletas que, por sus habilidades en las pruebas de atletismo y carreras, llegaron a acaparar medallas y récords y a ser conocidos en todo el mundo con ese apelativo. Entre los más populares están: Hannes Kolehmainen, del que ya hablamos en la entrada anterior (TIEMPO DE OLIMPIADAS-V, Estocolmo 1912), y que en Amberes ganó la medalla de oro 250px-Paavo_Nurmi_(Paris_1924)en la Maratón; Rauno Aaltonen, Pauli Toivonen, Timo Makinen; y el gran Paavo Nurmi (1897-1973), especialista en media y larga distancia que llegó a establecer 22 plusmarcas mundiales durante sus 14 años de carrera. En 1920 fue medalla de plata en 5000 m y medalla de oro en los 10.000 y Campo a Través.

Nurmi participó en varias Olimpiadas más. Por ejemplo, en las siguientes de París 1924 obtuvo cinco medallas de oro, y eso que compitió en seis días consecutivos y dos de esas pruebas fueron realizadas en la misma jornada (1500 y 5000 m, con un margen de 26 minutos entre ambas). Dada la ola de calor que asolaba París en ese verano, fueron los jueces quienes estimaron que no debía participar en la de los 10.000 m. En los Juegos de Ámsterdam de 1928 ganó el oro en los 10.000 m y la plata en los 5000 y 3000 obstáculos. En total, nueve medallas olímpicas para uno de los atletas más laureados de la Historia.

Finalmente no pudo participar en las Olimpiadas de los Ángeles 1932 por suspensión deOlympiatuli_1952 la Federación de Atletismo a causa de las dudas sobre su carácter amateur (de orígenes muy humildes, Nurmi llegó a ser uno de los hombres más ricos de Finlandia por su trabajo de contratista). Tristemente, y aunque se estaba estudiando la suspensión de la sanción y él se había preparado a fondo para la Maratón, un problema con el tendón calcáneo le Paavo_Nurmi_and_Wäinö_Aaltonenobligó a retirarse. El broche de oro de su carrera olímpica lo puso en 1952 al ser el encargado de encender el pebetero Olímpico con el último relevo de la Antorcha Olímpica en Helsinki (en el año 2011 esa Antorcha portada por Nurmi fue vendida por 348.000 €). En la entrada del Estadio Olímpico de Helsinki se erigió una estatua en su honor tras su muerte en 1973 (la original de bronce, obra de Wäinö Aaltonen realizada en 1925, se encuentra en el Museo de arte Ateneum). Incluso un asteroide descubierto en 1980 (el nº 1740) fue bautizado con su nombre.

Ethelda_Bleibtrey,_Violet_Walrond,_Jane_Gylling,_Irene_Guest,_Frances_Schroth,_Constance_Jeans_1920
Ethelda Bleibtrey, Violet Walrond, Jane Gylling, Irene Guest, Frances Schroth y Constance Jeans 

En cuanto a la participación femenina, destaca la nadadora estadounidense Ethelda Bleibtrey (1902-1978). En Amberes consiguió tres medallas de oro en 100 y 300 m libre, y relevos (junto a las nadadoras Margaret Woodbridge, Frances Schroth e Irene Guest). Ethel empezó a nadar de niña para superar la terrible enfermedad de la polio. Llegó a ser detenida por quitarse las medias obligatorias femeninas para el baño en una piscina, y se la acusó de “bañarse desnuda”. Su actuación en este sentido contribuyó a que esta prenda dejase de ser obligatoria para las mujeres. El nadador estadounidense, Duke Kahanamoku, volvió a ser medalla de oro en 100 m libres y en relevos. También estará presente en las Olimpiadas siguientes de París 1924.

AAANX077

Los Juegos de Amberes fueron muy deficitarios, no consiguieron atraer a suficientes inversores y las entradas al estadio se cobraban muy caras. Y eso, en un país que acaba de salir muy dañado de una Guerra Mundial, fue nefasto para que el público pudiese acudir a todos los eventos. No obstante, aún ocurrieron algunos acontecimientos curiosos.

Por ejemplo, la bandera olímpica fue robada por algunos de los atletas estadounidenses participantes y una vez arrestados, tuvo que intervenir hasta el cónsul de su país para no ser condenados. La bandera no apareció hasta que en el año 2000, en los Juegos de Sidney, Hal Haig Prieste (1896-2001), un norteamericano de origen armenio, de 103 años y atleta retirado (participó en Saltos de Natación en Amberes y fue medalla de bronce), devolvió al COI aquella bandera robada.

También es curioso el caso del Barón John Philip Noel-Baker (1889-1982), atleta amateur excepcional que llevó la bandera del equipo británico y ganó una medalla de plata en estos Juegos Olímpicos de Amberes 1920. Pues bien, este hombre que acabó siendo diplomático, académico, y un político británico muy reputado por su firme defensa del desarme, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1959, siendo así, la única persona galardonada con este premio que, además, hubiese obtenido una Medalla Olímpica.

(Fuente: Arxiu Fotogràfic Centre Excursionista de Catalunya. Repositorio: Memòria Digital de Catalunya)
(Fuente: Arxiu Fotogràfic Centre Excursionista de Catalunya. Repositorio: Memòria Digital de Catalunya)

El primer abanderado olímpico español lo fue en estos Juegos de Amberes 1920. Portó la bandera el doctor Javier Bartrina Costa, secretario del Comité Olímpico Español (entre 1919 y 1924 y delegado del COE en los Juegos de Amberes 1920) y, quien encabeza la delegación con el cartel con el nombre de España, fue el futbolista Mariano de Arrate  (1892-1963), luciendo el uniforme de la selección española (perdió en cuartos de final ante Bélgica). En París 1924 lo fue el velocista Félix Mendizabal (1891-1959) que participaba también en Amberes 1920, llegando a la semifinal en la prueba de 100 m lisos, siendo hasta hoy, el mejor resultado que ha obtenido un atleta español en esta prueba olímpica.

nwcyczjnyrjcvqm4fbu1

En los Juegos del Arte de Amberes, resultó ganador y medalla de oro en escultura, el belga  Alberic Collin (1886-1962), con la obra “La Force” (que no he sido capaz de encontrar). La medalla de plata fue para el escultor belga Simon Goossens (1886-1962) por la obra Patinadores“. En pintura, la medalla de oro quedó desierta y fue ganador  de una medalla de plata el pintor francés Henriette Brossin de Polanska (1878-1954), por su obra “L’Elan”, que es la que encabeza este párrafo y con la que se termina el recorrido por estos Juegos Olímpicos de la Paz de 1920.

OLIMPIADAS DE PARÍS 1924

paris_1924

Los Juegos de la VIII Olimpiada celebrados en París en 1924,  además de las curiosidades propias de los eventos deportivos disputados, cuenta con la particularidad de que fueron los escogidos por el director Hugh Hudson, como escenario para su laureado film “Carros de Fuego”  (1981), una de las películas deportivas más famosas de la historia del cine (obtuvo 4 Oscars de Hollywood) y cuya banda sonora, compuesta por el músico griego Vangelis (Evangelos Odysseas Papathanassiou, 1943), está ya, en nuestro imaginario cultural, relacionada para siempre con el atletismo. En el año 2012, durante los Juegos Olímpicos Londres (XXX Olimpiada) fue la música elegida para amenizar la ceremonia de la entrega de medallas.

El atleta  Evelyn Aubrey Montague (1900-1948), uno de los más reconocidos del famoso Achilles Club, donde entrenaban los atletas y alumnos de las Universidades de Oxford y Cambridge, aparece en la película interpretado por Nicholas Farrell, pero con algunos errores. Por ejemplo, Montague pertenecía a la Universidad de Oxford, no a Cambridge como dice en la película y además compitió con su primer nombre (Evelyn, pronunciado Eev-lin) y no con el de Aubrey como aparece igualmente. Pero aun así, es una de las figuras más emblemáticas del filme, y no solo por su protagonismo en la pantalla. Las cartas que Montague escribió durante sus años de estudiante en la Universidad y como atleta en sus entrenamientos y competiciones, fueron cedidas por su hijo al guionista de la película, Colin Welland, para que pudieran utilizar su información en la ambientación de la película. Evelyn Montague falleció en 1948 a causa de la tuberculosis contraída durante la Segunda Guerra Mundial.

chariots-of-fire-harold-abrahams

Otros atletas británicos que aparecen en la película fueron Harold Abrahams (interpretado por Ben Cross) y Eric Liddell (interpretado porEric_Liddell (1) Ian Charleson), ambos alumnos, esta vez sí, de Cambridge. Liddell, un escocés que había nacido en China, era hijo de misioneros y él mismo acabó siéndolo. En el filme se retrata ese problema del que ya se ha hablado aquí, sobre los católicos que se negaban a participar en las pruebas convocadas en domingo, pero en realidad, Liddell no tuvo que enfrentarse a este dilema. Ganó una medalla de bronce (en los 200 m) y otra de oro (en los 400 m) marcando, además, un récord olímpico.  Abrahams, hijo de un emigrante lituano judío adinerado, encontró en el deporte una forma de superar los prejuicios de la élite británica por su condición religiosa (se convirtió al catolicismo en 1934). Abandonó la competición deportiva poco después de las Olimpiadas por culpa de una lesión, y dedicó el resto de su vida a ser comentarista deportivo llegando a ser también presidente de la Federación Británica de Atletismo.

Antes de continuar con los eventos deportivos de París 1924, y como hemos empezado por hablar del arte (el séptimo: el cine), vamos a continuar con esta modalidad “Olímpica”, pues como ya se dijo, las competiciones de arte se mantendrán en los Juegos Olímpicos hasta 1948. En Amberes pasaron sin pena ni gloria, pero en París se llegaron a presentar 193 artistas, entre los que cabe destacar tres competidores rusos. ¿Qué por qué destacan? Pues porque los rusos no querían participar en los Juegos Olímpicos por considerarlos un evento “burgués”, pero si en los artísticos.

lagerlof

Entre el jurado de la Competición de Arte de París 1924, estuvieron personalidades muy destacadas, por ejemplo, Selma Lagerlöf (1858-1940), la primera mujer en obtener un Premio Nobel de Literatura (en 1909) o el gran músico y director de orquesta ruso-noteamericano Ígor Stravinski (1882-1971). Lamentablemente, todos los premios de la modalidad de música quedaron desiertos.

Entre los participantes con premio tenemos un viejo conocido, Alfréd Hajós, medallas de oro en natación en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896, y medalla de plata (no hubo elolimpismo2015castellano-43-638oro) por el diseño de un estadio olímpico (codiseñado por Dezső Lauber). La medalla de oro en escultura fue para el griego  Konstantinos Dimitriadis (1879-1943), con la obra El Discóbolo finlandés; el de literatura para el francés Charles Guyot (llamado Geo-Charles, 1892-1963) por su obra poética “Jeux Olympiques”; y la medalla de oro en pintura fue para Jean Lucien Nicolas Jacoby (1891-1936), de Luxemburgo, quien estuvo participando en los eventos de arte hasta las Olimpiadas de 1936 (falleció ese año de un ataque al corazón), llegando a obtener dos medallas de oro, una en París 1924 por Étude de Sport y otra en Ámsterdam 1928 por su obra Rugby. Este pintor tiene muchas obras relacionadas con el mundo del deporte.

 “Étude de Sport”, de Jean Lucien Nicolas Jacoby (1891-1936)
Étude de Sport”, de Jean Lucien Nicolas Jacoby (1891-1936)

Estos Juegos Olímpicos pasaron a la historia por ser los últimos liderados por el emblemático Barón Pierre de Coubertin, quien se retiró en 1925, siendo sustituido por Henri de Baillet-Latour (1876-1942),  presidente del Comité Olímpico belga, y uno de los organizadores de los Juegos Olímpicos pasados, los de Amberes 1920. Henri de Beillet-Latour, fue quien tuvo que pasar el difícil trago de acompañar a Hitler durante la organización de los Juegos Olímpicos de 1936.

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Chamonix, Francia, el 25 de enero de 1924
La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de Chamonix, Francia, el 25 de enero de 1924

Pero también serán recordados por ser los primeros en organizar los tan esperados I Juegos Olímpicos de Invierno (recordemos que se habían previsto para la Olimpiada de 1916 en Berlín, clausurada por la Gran Guerra). Se celebraron en la localidad francesa de Chamonix, y hasta el nombramiento oficial por parte del COI, fueron llamados “Semaine Internationale des Sports d’Hiver”, celebrados entre enero y febrero de ese año.

Gillis Grafström en los Juegos Olímpicos de Chamonix 1924.
Gillis Grafström en los Juegos Olímpicos de Chamonix 1924.

Los 16 países participantes lo hicieron por primera vez, y el patinaje artístico sobre hielo, que ya fue deporte olímpico de verano en 1908, es ahora deporte olímpico de invierno. El sueco Gillis Grafström, participó en ambos. El país que más medallas olímpicas consiguió fue Noruega (con 17), seguido de otro estado nórdico, Finlandia (con 11). Los demás países quedaron muy lejos en el medallero: Estados Unidos y Reino Unido (4 medallas, solo una de oro, cada uno); Austria y Suiza (3 medallas, dos de oro, cada uno); Francia, el país anfitrión (3 medallas, ninguna de oro); Suecia (2 medallas, una de oro); Canadá (1 medalla de oro); Bélgica (1 medalla de bronce). 48974881_126753138483El estadounidense Charles Jewtraw (1900-1996), fue el primer medallista de oro olímpico en unos Juegos de Inviernos, al obtener el triunfo en la prueba de patinaje de velocidad (500 m). El famoso alpinista y honorable general de brigada Charles Granville Bruce (1866-1939),Charles Granville Bruceexpedicionario al mando de las ascensiones británicas que trataron de llegar a la cima del Everest de 1922 y 1924, fue galardonado con una medalla honorífica.

Entrando ya en las competiciones de verano, hay que mencionar, de nuevo, a nuestros conocidos “Finlandeses Voladores”, que dominaron las pruebas de atletismo. Paavo Nurmi ganó en 1500 m y 5000 m que, además, se sucedieron con apenas una hora de diferencia (segundo fue Ville Ritola, quien ganó también en 10.000 m y en 3000 m vallas). Nurmi ganó igualmente la competición de cross en un día especialmente caluroso del julio parisino. La maratón fue cosa de Albin Stenroos (1889-1971), también finlandés, quien había conseguido medallas en Estocolmo 1912 y en 1924, que competía ya con 35 años cumplidos, logró sacar seis minutos de ventaja al segundo clasificado.

Albin Stenroos

En natación va a destacar en París 1924 un joven Johnny Weissmüller (1904-1984), a la sazón, uno de los mejores nadadores del mundo en su época, consiguiendo un total de 67 récords mundiales durante los 52 campeonatos nacionales estadounidenses que ganó y las cinco medallas olímpicas de oro (más una de bronce) que consiguió durante su carrera deportiva.

Jonny_Weissmuller_1924

Todo ello, antes de dedicarse al cine interpretando en 12 ocasiones al más famoso Tarzán de los monos (fue el sexto actor que lo interpretaba) de todos los tiempos. Suyo es el Grito de Tarzán, el más conocido y ya por siempre asociado al legendario personaje (en realidad, una mezcla de estudio llevada a cabo por Douglas Shearer, inspirado en los cantos tiroleses y utilizando otros varios sonidos, además de un grito del propio Weissmüller). Cuando dejó el deporte amateur, lo hizo invicto.

Johnny Weissmuller and Duke Kahanamoku SmilingEn 1922 Weismüller rompe el récord mundial del famoso Duke Kahanamoku en los 100 m estilo libre, siendo la primera vez que se baja del minuto (58,6 s). Ya en París, en 1924, consigue batir de nuevo a Kahanamoku y le arrebata la medalla de oro en los 100 m libres (las demás las consiguió en 400 m libres y en relevos 4×200 m), donde Duke fue medalla de plata y su hermano Samuel Kahanamoku, medalla de bronce. La medalla de bronce de Weismüller la obtuvo en la competición de waterpolo, y su palmarés lo completó en la cita olímpica siguiente, en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam de
1928
con dos nuevas medallas de oro.

El año de 1924 es también cuando se permite a la mujer participar en lances de esgrima en

8th Olympics, Paris, 1924: Ellen Osiier, Fencing, Women's foil, gold, Denmark
Ellen Osiier

las Olimpiadas (habían pasado 30 años desde que compitieran los hombres), en la modalidad individual con florete. La medalla de oro es para la danesa Ellen Osiier (1890-1962) quien, con 33 años, obtuvo el título con una victoria rotunda.

El Comité Olímpico Español inscribió para los Juegos de París, a 127 deportistas (4 de ellos mujeres), de los que participaron únicamente 109 hombres y 2 mujeres compitiendo en las disciplinas de Atletismo, Boxeo, Esgrima, Fútbol, Hípica, Lucha, Natación-Saltos-Waterpolo, Polo, Remo, Tenis, Tiro y Vela. A punto estuvo España de enviar a los Juegos equipohockey1923de Invierno en Chamonix, un equipo de Hockey sobre hielo que había empezado a hacerse famoso entre los jóvenes de la élite española desde 1922, pero las lesiones enviaron al traste a la participación española y los jugadores, Fernando de Muguiro Pierrard, Andrés Otermin, los hermanos Ángel y Ricardo Vicente-Arche Gálvez y Aurelio Botella, se quedaron sin viajar a Francia. Tampoco estuvieron en la siguiente convocatoria invernal, en Sankt-Moritz 1928 (Suiza), aunque entrenaron para ello (en el Retiro y con patines de ruedas, pues se había cerrado el Palacio de Hielo de Madrid) durante todo el año (incluso se pensó enviar un equipo de bobsleigh liderado por el empresario valenciano y aficionado también al automovilismo y aeromodelismo, José Moroder y Gómez, pero no fraguó). En la página web Olimpismo, del historiador y escritor Fernando Arrechea, se puede encontrar más información sobre estos deportes invernales y muchos más interesantes datos sobre nuestros deportistas más olímpicos.

Las 4 féminas olímpicas eran tenistas. Rosa Torras Buxeda (1895-1986) y Lili Álvarez  (Elia María González-Alvarez López-Chicheri, 1905-1998), compitieron en dobles, mientras que las otras deportistas que componían la delegación española femenina en París 1924, aunque no compitieron, fueron: Isabel Fondorona y Maria Luisa Marnet (hermana de la también tenista española Lola Marnet).

Lili Alvarez, la primera tenista espanola en Roland Garros.
Lili Alvarez, la primera tenista española en Roland Garros.

Rosa Torras, una de las genuinas exponentes del ambiente burgués barcelonés de su tiempo,  tenía el carnet nº 1 del Real Barcelona Lawn Tennis Club, fundado en 1899, uno de los más antiguos de España. Fue proclamada nueve veces campeona de España y en los Juegos de París de 1924 hizo un gran partido pese a estar enferma de bronquitis (entre descansos se ponía una toalla en la cabeza para recibir vahos de eucalipto que un asistente mantenía caliente en un hornillo en las gradas). Por su parte, Lili Álvarez, que había competido en Wimbledon, tras los Juegos Olímpicos, en 1929, llegó a obtener la primera victoria del tenis español en el torneo parisino de Roland Garros en dobles femenino, formando pareja con la neerlandesa Kornelia Bouman.

1924WOlympicPosterEn París, Torras y Álvarez llegaron a cuartos de final, siendo las deportistas que más lejos llegaron de toda la delegación española. Lili Álvarez,  participó también como patinadora en los Juegos Olímpicos de Invierno de Chamonix en 1924. Fue una deportista muy completa, practicó y compitió en muchos deportes, como competiciones automovilísticas (Campeonato de Cataluña de Automovilismo, con 19 años) y también esquí, alpinismo, equitación y billar. En Tenis, ganó cerca de 40 torneos individuales, 19 en dobles y 21 en mixtos. En 1931 se adelantó a su tiempo luciendo en los campeonatos de Wimbledon una falda de tenis dividida creada expresamente para ella por la diseñadora Elsa Schiaparelli (1890-1973, abuela de la actriz Marisa Berensón), que fue la precursora de los pantalones cortos. Procedente de una acaudalada familia que residía en Roma cuando ella nació, Lily se crió en Suiza y se casó con un aristócrata francés del que se separó pronto. Ejerció como corresponsal para el diario británico Daily Mail, y escribió libros deportivos y ensayos religiosos, políticos y sobre la mujer. En 1960 fundó, junto con otras destacadas mujeres progresistas católicas de la época, el Seminario de Estudios Sociológicos sobre las Mujeres (existió hasta 1986).

53827781

anunciosCOE1Pese a los problemas que aquejaron al Comité Olímpico Español tras los Juegos de Amberes de 1920 (más de 15.000 francos belgas de deudas imposibles de pagar, dimisión en bloque de todo el COE, fallecimiento del Marqués de Villamejor, pugna por organizar los Juegos de 1924 entre Barcelona y San Sebastián…), un nuevo Comité Olímpico presidido por Mariano de Rivera (hombre de confianza del dictador Primo de Rivera), ve la luz en 1924 y la delegación española puede participar en París. No obstante su dotación económica fue tan paupérrima (150.000 pts), que se tuvo que recurrir a Tómbolas, Rifas y campañas de recaudación de fondos, para poder reunir todo el dinero necesario. Una historia demasiado “bizarra” en opinión del barón de Coubertin.

El boxeador (y director de cine) Emilio Bautista Cachaza (1898-1977), que había conseguido ser campeón de España, compitió en París en la clase pluma, aunque fue eliminado por puntos tras disputar los dos asaltos reglamentarios frente a Carlos Abarca (1900-¿?), de Chile. Por su parte, otro LlorensVitriaboxeador español, Llorenç Vitrià i Barrera (1908-1941), apodado “la maravilla del ring“, y que fue eliminado (al parecer de forma muy protestada) en la categoría de peso mosca, es tristemente conocido por ser uno de los españoles, que tras huir a Francia por la Guerra Civil, falleció en el campo de Mauthausen-Gusen (Austria).

Un hijo del esgrimista que compitió en parís 1900 (Mauricio Ponce de León, Duque debohorquez Gor, en espada, florete y sable, primer español en unos Juegos Olímpicos), llamado Jose Álvarez de las Asturias Bohorques y de Goyeneche (1895-1993), marques de los Trujillos (1895-1993), participó en los Juegos Olímpicos de Paris de 1924  en las pruebas de Equitación, junto a Emilio López de Letona, Nemesio Martínez y José Navarro Morenés, con quien también participó (y con Julio García Hernández) en los Juegos de Ámsterdam de 1928, donde ganaron el oro en la prueba de saltos por equipos. En París, solo obtuvieron un 8º puesto por equipos y José Álvarez un 9º en salto individual.

Zamora_esp_1926

No nos podemos olvidar del recordado portero Ricardo Zamora (1901-1978), el primer “crack” del fútbol español (y el más mediático hasta esta fecha, llegando a protagonizar dos películas: “Por fin se casa Zamora”, de 1926; y “¡¡Campeones!!”, de 1942), que ya había conseguido la medalla de plata en Amberes 1920. En estos Juegos Olímpicos de París, no obtuvo medallero.

Villa Olímpica de París 1924.

Las Olimpiadas de París de 1924 también aportaron otras novedades. Por ejemplo, se construye, por primera vez, una Villa Olímpica (de la que quedaron excluidas las mujeres para no causar “tentaciones” a los atletas masculinos). Por primera vez también, se usó el eslogan Olímpico Citius, Altius, Fortius (Más rápido, más alto, más fuerte) y se utilizó un Logo Olímpico. Por último, las Olimpiadas de París de 1924 cerraron toda una época del deporte amateur tras el abandono del Comité Olímpico de Pierre Fredy de Coubertin (1863-1937), inspirador y fundador de los Juegos Olímpicos modernos.

OLIMPIADAS DE ÁMSTERDAM 1928

1928-Olympic-Games-Amsterdam-poster - copia

Después de intentarlo sin éxito en las dos ediciones anteriores (1920 y 1924) Ámsterdam celebraría los Juegos Olímpicos de 1928,  oficialmente conocidos como los Juegos de la IX Olimpiada, en los que Alemania sería admitida de nuevo como país participante. El esfuerzo holandés para organizar estos juegos fue inmenso, pues el Estadio Olímpico, con capacidad para 40.000 personas, fue construido sobre 4500 pilares de cemento ganando terreno al mar. Disponía de una pista de atletismo de 400 m, una pista de ciclismo 500 m alrededor, un pabellón para boxeo y una tribuna para 6000 espectadores para la piscina olímpica. Lo que no se construyó fue una Villa Olímpica, así que los hospedajes de los atletas fueron muy variados, incluyendo los barcos que los trasladaron a Ámsterdam, como el trasatlántico Roosevelt que alojó a la delegación estadounidense.

MacArthur,sentado y con pajarita, junto con los deportistas norteamericanos en el viaje a Ámsterdam a bordo del Roosevelt
Douglas MacArthur,sentado y con pajarita, junto con algunos de los deportistas norteamericanos en el viaje a Ámsterdam a bordo del Roosevelt

Hubo un par de curiosos incidentes el día de la ceremonia inaugural de los Juegos. El primero fue cuando el portero del estadio no permitió el paso de algunas delegaciones alegando defectos formales. Pasó la alemana, pero ya no pudo hacerlo ni la delegación francesa, ni la de EEUU. Al frente del Comité Olímpico estadounidense figuraba el que sería en un futuro el famoso y condecorado general Douglas McArthur (1880-1964), por entonces, un joven oficial del ejército, que ni corto ni perezoso resolvió el problema de la forma expeditiva que le caracterizaría siempre: según alguna fuente, lanzó el autobús en el que viajaban contra la puerta al grito de “Páseme la cuenta de los gastos”.

14614261765409

El segundo suceso lo proporcionó el tiempo más típico de Holanda, la lluvia, que no cesó durante toda la ceremonia y que hizo que la reina Guillermina se negase a presidirla. Pero por primera vez se realizó el encendido del pebetero con la Llama Olímpica (en lo alto de una torre de 45 metros, y a cargo de un empleado de la empresa eléctrica local), la cual se mantuvo viva durante la realización de los Juegos. También se estableció otra costumbre que permanece hasta hoy: Grecia, la cuna originaria de las Olimpiadas, encabezará ya y para siempre, el desfile de naciones en la ceremonia inaugural y el país anfitrión, el organizador de los Juegos, lo hará en último lugar.

Olympic_Stadium_Amsterdam_1928
Estadio Olímpico de Ámsterdam en los Juegos Olímpicos de 1928

También fueron unos Juegos en los que las medallas se repartieron mucho. En concreto, las de oro se distribuyeron entre 28 países, estableciendo un récord que duraría 40 años. Eso sí, los EEUU, con 22 oros se llevaron la mayor parte (consiguieron también 17 récords olímpicos y 7 récords mundiales), seguidos, curiosamente, de Alemania con 10 medallas (tal vez para resarcirse de una ausencia tan prolongada en unos Juegos). En total los norteamericanos obtuvieron 56 medallas y los alemanes 30. Quince fueron las medallas (de oro solo 4), que se llevó el país que en esos momentos se llamaba la Confederación Canadiense, el conjunto de territorios y provincias federadas canadienses que fueron conformando el país desde que en 1867 proclamara su autonomía respecto al Reino Unido, hasta la culminación del proceso con el Acta de Constitución de Canadá de 1982 (la última incorporación, el territorio autónomo de Nunavut, se produjo en 1999).

Olav_olympics

El resto de países se tuvo que conformar con muchas menos medallas, como el Reino Unido que, sorprendentemente, solo obtuvo 3 medallas de oro (20 en total). La única medalla de oro de Noruega fue ganada por su entonces aún príncipe, Olaf de Noruega (1903-1991), en la competición de Vela (yate de seis tripulantes). No se puede decir que no era amateur…

Hungría ganó su primera medalla de oro en esgrima (sable por Petschauer_Attilaequipos, que en París 1924 había ganado la de plata), y volvió a repetir triunfo durante siete convocatorias olímpicas consecutivas. En este equipo de esgrimistas se encontraba Attila Petschauèr (1904-1943), en la imagen de la izquierda, líder indiscutible en sable (plata individual en Ámsterdam y oro también por equipos en Los Ángeles 1932), quien murió torturado por la propia policía húngara en 1943 por su condición de judío.bookA_Page_073_Image_0003 La película “Sunshine” (1999, István Szabó) protagonizada por Ralph Fiennes, se basa en parte en su vida. También estuvo en ese equipo János Garay (1889-1945), en la imagen a la derecha, que además había sido medalla de bronce en París 1924 en sable individual y que murió en el campo de concentración de Mauthausen-Gusen (Austria),  poco antes de finalizar la guerra.

bobby pearce

Otra curiosa medalla de oro (la única que se llevó Australia del total de cuatro ganadas) fue la que consiguió el abanderado Henry Robert “Bobby” Pearce (1905-1976) en la modalidad de remo disputada en el canal de Sloten (construido con una cuestación popular holandesa). Boby, hijo, padre y abuelo de remeros de excepción, tuvo la delicadeza de frenar su canoa, cuando disputaba la prueba de cuartos de final, para permitir el paso de una hilera de patitos. No obstante, pudo ganar la carrera, pasar a la final y obtener entonces la medalla de oro. Esta historia, un tanto difícil de creer, apareció en el libro “Australia at the Modern Olimpic Games” (1984) del historiador del Comité Olímpico Australiano, Harry Gordon, quien afirmó que fue publicada en un noticiario holandés. Gordon lleva tiempo investigando el olimpismo moderno y en el año 2009 presentó una reclamación para recuperar cuatro medallas no adjudicadas a Australia, ganadas por el nadador australiano Francis Gailey (1882-1972) en los Juegos Olímpicos de San Luis 1904, y que fueron adjudicadas a los EEUU porque vestía un uniforme norteamericano (del Club Olímpico de San Francisco, concretamente).

mikio-oda-competing-at-amsterdam - copia

Japón (y con él, un país asiático) se llevó sus dos primeras medallas de oro Olímpicas,Yoshiyuki_Tsuruta_1928b gracias a Mikio Oda (1905-1998) en salto triple de atletismo (en la imagen superior), y a Yoshiyuki Tsuruta  (1903-1986), en 200 m libres en natación (imagen de la derecha). En las Olimpiadas siguientes, las de 1932 en Los Ángeles, el atleta japonés Chūhei Nambu (1904-1997) obtuvo el oro en salto triple y el bronce en salto de longitud, marcando una época dorada del deporte japonés de la primera mitad del siglo XX.

Por su parte, la selección de hockey hierba de La India, gana en Ámsterdam 1928 la primera de las seis medallas de oro consecutivas que ganaría en unos Juegos Olímpicos (de 1928 a 1960). Y el luchador 220px-Ibrahim_Moustafa - copiaegipcio Ibrahim Moustafa  (1904-1968) fue el primer no-europeo en ganar un evento de lucha grecorromana. Su hijo Adel Ibrahim Moustafa (1930-2006), también participó, aunque sin suerte, en dos Juegos Olímpicos (1948 y 1952).

El continente sudamericano estuvo de suerte en los Juegos con dos victorias sonadas. La primera, la de Chile, con el segundo puesto del abanderado de su país, Manuel Jesús Plaza Reyes (1900-1969) en la prueba de Maratón (había sido sexto en París 1924, donde también fue el abanderado), que obtiene así, su primera medalla (de plata) olímpica.  Por cierto, que el ganador y medalla de oro por 26 segundos, fue el argelino Ahmed Boughèra El Ouafi (1898-1959), representante de Francia.

Sin título
Manuel Jesús Plaza Reyes, de Chile (izquierda) y  Ahmed Boughèra El Ouafi, de Francia (derecha)

La otra victoria importante fue la de Uruguay, que, tras una eliminatoria de 17 equipos (Uruguay se enfrentó con éxito a los “pesos pesados” de Holanda, Alemania e Italia) obtuvo la medalla de oro en fútbol por segunda vez consecutiva, y derrotando a otra importante selección, la argentina. Uruguay se coronó así mundialmente, como la más puntera selección de fútbol del mundo, de tal forma que dos años después, en 1930, Montevideo será la capital del naciente Campeonato Mundial de Fútbol (en aquella ocasión se llamó Copa Mundial de Fútbol) organizado por la FIFA. Curiosamente el resultado fue el mismo que en los Juegos Olímpicos: Urugay campeón y Argentina subcampeón (EEUU tercero y Yugoslavia, cuarto).

Final_football_Argentina_vs_Uruguay_Olympics_1928.jpgcapitanes de Uruguay y Argentina
José Nasazzi y Manuel Ferreira, capitanes de Uruguay y Argentina respectivamente, junto a los árbitros antes de comenzar la primera final en el Estadio Olímpico de Ámsterdam.

Argentina se pudo resarcir con la medalla de oro de natación (400 m libres) de Victoriano Alberto Zorrilla, (1906-1986), el primer sudamericano en ganar la Alberto_Zorrillamáxima distinción olímpica individualmente (posición que aún se mantiene en la historia de la natación argentina). También compitió en 1500 y 100 m libres, logrando un séptimo y quinto puesto respectivamente. Victoriano, que fue un deportista muy completo (compitió en otros deportes como boxeo, remo, waterpolo y atletismo, también practicó aviación deportiva con aeroplanos de la Primera Guerra Mundial, y era un consumado bailarín que hasta ganó en 1931 el Campeonato Europeo de Baile de Salón), había participado en París 1924 con escaso éxito y en Los Ángeles 1932 fue el abanderado de Argentina, aunque no participó en las pruebas por un tema relacionado con los fondos que Argentina debía destinar a los deportistas y que nunca llegaron, aunque oficialmente se dijo que “estaba enfermo”. Quien sí que ganó la medalla de oro en esta prueba de los Juegos de Los Ángeles 1932, fue el nadador norteamericano Clarence “Buster”bustercrabbe1 Crabbe (cuarto en Ámsterdam 1928, y bronce en la prueba de 1500 m libres), quien se convertiría en un conocido actor de Hollywood (interpretando, entre otros papeles, el de Tarzán, como Weismüller, en “Tarzan the Fearless”, 1933, de Robert Hill) y sobre todo con las películas de  Flash Gordon a partir de 1936.

Victor_Avendano

Y antes de abandonar del todo a Argentina, hay que mencionar a Víctor Avendaño (1907-1984), primer argentino medalla de oro de boxeo (categoría semipesado), deporte en el que en años sucesivos Argentina seguiría destacándose.

betty_Robinson1

La participación femenina fue la más alta hasta esa fecha, 277 deportistas, algunas de las cuales compitieron por primera vez en las modalidades de gimnasia y atletismo (100 m, 800 m, relevos 4×100 m, salto de altura y lanzamiento de disco). Fue un gran logro que se produce tras la salida del Barón de Coubertin del COI, precisamente uno de los más acérrimos contrarios a la participación femenina en los juegos (también se oponía el Papa Pío XI). Elizabeth “Betty” Robinson (1911-1999)  se convirtió en la primera Lina_Radke_1928mujer en ganar una medalla de oro olímpica en atletismo al ganar la carrera de los 100 m lisos (obtuvo también medalla de plata en relevos 4×100 m).  Lina Radke-Batschauer (1903-1983), de Alemania, fue la segunda, al ganar la sofocante carrera de los 800 m. Fue tan terrible el esfuerzo para todas las participantes, que el Comité Olímpico Internacional (recordemos, ahora con su nuevo presidente, el belga Henri de Baillet-Latour) suspendió esta prueba para las mujeres hasta que se volvió a aceptar en 1960 (la gimnasia femenina también se suspendió por 28 años).

No se celebraron competiciones de Tenis en los Juegos de Ámsterdam por decisión de la Federación Internacional de Tenis (por no incurrir en casos de profesionalismo), así no estuvieron las estrellas femeninas que si brillaron en otras Olimpiadas.

betty-robinson-04Atletismo (100 m) JJOO Amsterdam 1928

La historia deportiva de Betty Robinson   no termina con ese logro para las aspiraciones femeninas de igualdad, sino que se prolongó en su propia vida al superar, nada más y nada menos, que una “casi” declaración de muerte. Betty sufrió un accidente de aviación en 1931 donde fue tomada por muerta y trasladada a la morgue. Allí se descubre que aún vive, pero permaneció varias semanas en coma y finalmente, cuando se recuperó, quedó con algunas secuelas que le impedían tomar una salida en posición de cuclillas. No obstante, aunque ese accidente le impidió estar en los Juegos de Los Ángeles de 1932, pudo llegar a ser finalista en Berlín 1936 y ganar otra medalla de oro en Relevos 4×100 m (la salida era de pie, no en cuclillas) en estas Olimpiadas. Una mujer que merece ser mucho más recordada y homenajeada. Recordemos que fue la primera mujer medalla de oro del atletismo Olímpico.

png;base644478e2e5848ed36cY aún hay otra mujer que merece ser mencionada en este recuerdo olímpico, la italiana Luigina Giavotti (1916-1976), quien ganó la medalla de plata por equipos cuando tenía 11 años y 302 días (no he encontrado ninguna imagen suya), convirtiéndose así en la medallista olímpica más joven de todos los tiempos, y ya imposible de superar, pues las normas del COI impiden participar en unos Juegos Olímpicos a menores de 16 años.  (en Berlín 1936, la danesa Inge Sorensen, de 12 años, ganó la carrera de 200 m braza en natación y se convirtió en la medallista olímpica más joven en categoría individual, para disgusto de Hitler).

396934_238598312909690_1785924958_n
1928 St. Moritz Ice Stadium

Los II Juegos Olímpicos de Invierno se celebraron en febrero en la estación suiza de Sankt-Moritz, bajo unas condiciones atmosféricas muy adversas que obligaron a suspender alguna prueba. Una de las actuaciones más recordadas en estos Juegos fue la de la joven patinadora noruega Sonja Henie (1912-1969), de 15 años, que se hizo con la medalla de oro en patinaje artístico. Se convirtió en la campeona olímpica más joven de la historia, aunque creo que, visto lo que hemos visto ya (Luigina Giavotti, 11 años; Inge Sorensen, 12 años), habría que matizar que lo sería en los Juegos de Invierno. Pero  para seguir con las matizaciones, Sonja había participado en Chamonix en 1924 con tan solo 11 años y llegó a Suiza habiendo conseguido ganar el Campeonato del Mundo justo un año antes (con 14 años, por lo tanto). Conseguiría el oro también en los Juegos de Lake Placid 1932 y en Garmisch-Partenkirchen 1936.

one-in-a-million-sonja-henie-1936-everett

La fama de Sonja le llegaría por otros varios derroteros. Aunque también era muy buena en tenis, no es por este deporte por lo que llegó a ser mundialmente famosa, sino por varias otras cosas más. Primero, fue muy conocida a raíz de adoptar una vestimenta novedosa en su tiempo y que hoy es la característica de las patinadoras. También introdujo las elaboradas coreografías en el patinaje artístico y una técnica depurada, pero muy estilosa. Su fama era tan grande que sus fans la abrumaban y la policía tenía que protegerla en los actos públicos. Así, no es difícil entender su salto al cine. Aunque había intervenido en algún film (uno sobre su vida, “Se Norge”, en 1929, dirigido por Gustav Lund, y donde también aparecía el rey Haakon VII), fue a partir de 1936 tras ganar su tercera medalla de oro y después de actuar como profesional en varias giras exitosas por los EEUU (obtuvo la nacionalidad norteamericana en 1941), cuando se dedicó casi en exclusiva al cine. Su último filme fue “Hello London” (1958), también interpretándose a sí misma, en una especie de documental-musical sobre su vida. Falleció de leucemia a los 57 años.

GillisGrafstrm2
El sueco Gillis Grafström (1893-1938), al que ya vimos en París 1924, y que era el entrenador de Sonja Heine por cierto, se proclamó campeón en estos Juegos por tercera vez consecutiva (en Lake Placid 1932, obtuvo la medalla de plata), siendo la única persona que ha ganado una medalla de oro en la misma modalidad tanto en unos Juegos Olímpicos de Verano (Amberes 1920), como en unos Juegos Olímpicos de Invierno (Chamonix 1924 y Sankt-Moritz 1928).

Jennison_Heaton_1928

Hay que mencionar la introducción de un nuevo deporte, el Skeleton, un descenso en trineo (como el Luge o el bobsleigh), pero cabeza abajo… Jennison Heaton (1904-1971), de los EEUU, ganó la medalla de oro de esta modalidad (también obtuvo una medalla de plata en bobsleigh). Su hermano pequeño, John Heaton, fue medalla de plata en estos Juegos de 1928 y, curiosamente, volvió a ser plata veinte años más tarde, en los V Juegos Olímpicos de Invierno de 1948, que se volvían a celebrar en  Sankt-Moritz. Estas dos medallas le convierten en el deportista más laureado de este deporte olímpico

Skeleton_John_heaton
John Heaton. Skeleton

Otro deporte practicado en Sankt-Moritz, pero de exhibición, fue el Skijöring. Este singular deporte consiste en una carrera en la que una persona con esquí es arrastrada por la nieve por un perro o un caballo. En Sankt-Moritz se utilizaron caballos. Menos mal que no pasó a ser deporte Olímpico.

StMoritzskijoring1928

Una vez vistos ya los Juegos de Invierno, me gustaría referirme a los resultados de las competiciones artísticas, que como ya se ha dicho, estuvieron vigentes hasta las Olimpiadas de 1948. En Ámsterdam, las obras de pintura y escultura a concurso se expusieron en el Museo Stedelijk, pero se presentaron trabajos en un total de cinco categorías, además de las dos anteriores: arquitectura, literatura y música. La pena es que en música solo hubo un premio, la medalla de bronce, en la categoría de Composición musical para orquesta (por la obra Sinfonía Nº 2: Hellas”), otorgada al danés Rudolph Simonsen (1889-1947). Todas las obras debían estar inspiradas o influencias por temáticas relacionadas al deporte.

022b17169c9f5992978d0f2ea8ceab8d

Una mujer, la británica  Laura Knight (1877-1970), esposa del también pintor Harold Knight (1874-1961), obtuvo la medalla de plata en pintura (por detrás del holandés Isaäc Israëls), por su obra “Boxer“. Laura Knight, que fue alumna de Picasso, se especializó más tarde en obras relacionadas con el circo, y sobre todo escenas bélicas con las mujeres como protagonistas. Suya es una impresionante obra sobre los Juicios de Nüremberg (1946). Como ya se había adelantado, Jean Jacoby obtuvo la medalla de oro en la modalidad Dibujo y Acuarela, por su obra “Rugby“. Al haber ganado dos medallas (en 1924 y en 1928) se convirtió en el artista olímpico más condecorado de la historia de los Juegos del Arte de las Olimpiadas.

ub9x77sgnnjzgtbjnjxn

landowski_paul-die_söhne_des_kain-OM542300-10762_20101202_15372_101

La medalla de oro en escultura fue para el escultor francés de origen polaco y ex-boxeador, Paul Landowski (1841-1905), por la obra “Los Hijos de Caín”. Landowski, que ya había intentado conseguir medalla en otros eventos olímpicos sin conseguirlo (con la magnífica obra El Boxeador caído en París 1924, por ejemplo), en 1931 fue el autor  del Cristo Redentor (de 30 metros de altura) de Río de Janeiro en Brasil (renunció a los derechos sobre su obra que en 2007 fue elegida una de las 7 maravillas del mundo moderno), precisamente, la que contemplará los Juegos Olímpicos de verano de esta edición de 2016.

Continuará

AlmaLeonor
(Fuentes: Las indicadas en los enlaces)

BERLIN, 1945

BERLIN, 1945

Berlin

A las 02:41 de la mañana del 7 de mayo de 1945, en los cuarteles de la SHAEF ( Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada) en Reims (Francia), el Jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las fuerzas armadas alemanas, el general Alfred Jodl, firmó el acta de rendición incondicional para todas las fuerzas alemanas ante los Aliados. Este Acta incluía la frase «todas las fuerzas bajo el mando alemán cesarán las operaciones activas a las 23:01 horas, hora de Europa Central, el 8 de mayo de 1945».

En un reportaje que estuve viendo hoy, 9 de mayo de 2015, “Día D, la historia de los soldados” (este es el primero, son cuatro), del Canal Historia, el historiador Peter Lieb, afirmaba que la Batalla de Normandía no solo había sido el elemento clave para este triunfo aliado, sino que tenía un significado mayor que se extendía en el tiempo, pues permitió que también europeos (ingleses y franceses sobre todo) y americanos (canadienses y estadounidenses), es decir, las tropas aliadas occidentales, llegasen a Berlín al mismo tiempo que los rusos. Decía este historiador que Berlín era ya una ciudad destinada a caer en manos del avance ruso, pero que solo la llegada de los aliados, gracias a la batalla de Normandía, permitió que Rusia no se hiciese con el control total de Alemania.

Muchas veces se ha hablado de cual sería la situación de Europa y del mundo si Alemania hubiese ganado la guerra (hay multitud de teorías de historia-ficción al respecto), pero pocas veces se ha pensado en la Europa y en el mundo de postguerra con una Rusia ocupando Alemania, como lo hizo con todos los territorios europeos que liberaba de la mano del nazismo. Podría no existir ni la Unión Europea, de la que hoy se conmemora su día. La Batalla de Normandía, concluía el reportaje televisivo, fue la que permitió que Europa sea hoy la que es.

Antony Beevor, que también aparece en ese vídeo de Canal Historia, en su magnífico libro “El día D. La Batalla de Normandía”  , cuenta en la pag. 266 lo siguiente:

“En el Hospital Pasteur los aliados se encontraron con más de seiscientos heridos alemanes. El capitán Koehler, un cirujano de batallón incluido en el 22º Regimiento de Infantería que tenía buenos conocimientos de alemán, fue nombrado responsable del centro. Aunque la cooperación que le prestaron el coronel alemán y su equipo médico fue excelente, a Koehler no pudo más que impresionarle la elevada tasa de mortalidad en el hospital, debida en gran parte a la falta de preparación de los pacientes antes de ser sometidos a una intervención quirúrgica. También le causó estupor el gran número de AMPUTACIONES totalmente innecesarias que se realizaban. ‘Era muy evidente la tendencia germánica de actuar en los casos quirúrgicos sin tener en cuenta las consecuencias en la vida del paciente’, escribiría.”

Al leer este párrafo, apunte en las notas de mi e-book que tenía que buscar algo respecto a la vida civil de estos soldados con amputaciones una vez terminada la guerra. En este artículo se muestra un vídeo de la vida de Berlín en 1945, y lo primero que se ve es a un hombre de una sola pierna caminando con muletas entre los escombros.

No se ve ninguno más, pero ya me ha resultado significativo.

Sin título