LA BOTELLA O LA MUGER

LA BOTELLA O LA MUGER

Póster Publicitario Absinthe Rosinette. Paris (1900)

Disputaban, sin saber
Un pastor y un Lechuguino,
Cual es tesoro más fino,
La Botella o la Muger:
Aquel dijo… A mi entender
Es más sabrosa y más bella
………… La Botella.

Cuando exhausto de fatiga
Bajo un ombú me reclino
De Baco el licor divino,
Todas mis ansias mitiga;
Allí es mi mejor amiga,
Mi Sol, mi Luna, y mi Estrella
………… La Botella.

El que empieza a envejecer
Se refosila, imagino,
Mas, en dos cuartas de vino
Que en seis cuartas de muger;
Porque siempre está en su ser
Sin melindres de doncella,
………… La Botella.

Calla, dijo el Lechuguino,
Solo un hombre sin templanza
Puede poner en balanza
A las mugeres, y al vino:
¿Quién suaviza el cruel destino?
¿Quién da el supremo placer?
………… La Muger.

No hay contento comparado
Con los goces del amor;
Ni otra delicia mayor
Que el de amar y ser amado,
Es el don más delicado
Que Dios quiso al Mundo hacer,
………… La Muger.

Sin ellas todo sería
Caos de inmensa tristura
Porque son de la natura
La más perfecta armonía,
Es del hombre la alegría
Consuelo en su padecer
………… La Muger.

No siempre dijo el Pastor,
Porque salen, camarada,
A estocada por cornada
El fastidio y el amor;
Mas mi prenda es superior
Pues no es falaz como aquella
………… La Botella.

Cuantos besos más le doy
Más me inflama y me enardece,
Y cuando aquel desfallece
Yo más animado estoy,
Papa, Rey, Príncipe soy
Sin que me cause querella,
………… La Botella.

Dama que no pide, y da,
Grata aun después de gozada,
Cuando la ven más preñada
Tanto más virgen está,
Sin muger muy bien me va
Porque me suple por ella
………… La Botella.

Silenciosa y no profana,
Un tapón tiene su boca,
Aunque a celos la provoca
Tal vez cierta Dama-Juana
Espera su turno ufana
Y a su rival atropella
………… La Botella.

Muger, dijo el Lechuguín,
Bocado de Reyes es,
Pues dice el nombre al revés
De los Reyes en latín
Mas no conoce un malsín
De cuanto puede valer,
………… La Muger.

A nuestros hijos ¡que humanas
Dan sus cuidados prolijos!
A ver si a ti te dan hijo
Botella ni Damas-Juanas,
En sus angustias tiranas
Sabe al hombre sostener,
………… La Muger.

Tiene el hombre una aflicción,
Gime solo… y de repente
Ve a su amada, y luego siente
Taz, taz en el corazón,
Porque una innata afección
Le dice que es su placer,
………… La Muger.

En esto, dejanse ver
Baco y Cupido abrazados
Y dicen… callad cuitados
Que no os sabéis entender:
Todo puede complacer,
Tomado en media bella,
La Muger y la Botella,
La Botella y la Muger.

Natalicio de María Talavera (1839-1867)

El Parnaso Oriental.  Guirnalda poética de la República de Uruguay 
Poesías patrióticas. Buenos Aires: Imprenta de la Libertad (1835).

 

 

Anuncios

LAS VÍRGENES SIN NOMBRE

LAS VÍRGENES SIN NOMBRE

Virgen de la Consolata (Turín). Se dice que fue pintada por San Lucas (detalle).

¿Se habían dado cuenta de que todas las advocaciones de la Virgen María en nuestro país, carecen, en realidad, de nombre alguno? Ni siquiera María, tan popular como nombre propio en el mundo entero, puede ser un nombre, sino un apelativo. De hecho, de los personajes principales del relato Bíblico, solo Jesús tiene un nombre propio como tal, que derivaría del Yeshúa arameo, transformado en el Iesoús griego para finalizar con el Iesus latino. Hay quien lo hace derivar del hebreo Josué, que es el mismo que en arameo se diría Yeshua, pero eso sería otra historia. El caso es que él sí que tiene nombre, mientras que por mucho que busquemos, a Dios padre no se le conoce otro nombre que el de Dios, que puede ser un título tan genérico como el de Espíritu Santo, el otro vértice de la Trinidad, y de quien tampoco conocemos el nombre… ¿el espíritu santo… de quién?

Pero hablaba yo de María… La Biblia reconoce como María a varios personajes, empezando por la Madre de Jesús, pero también María la hermana de Moisés y Aarón, que acabó siendo reconocida por el nombre original en hebreo, Miryam (origen del Maryam en árabe), mientras que para la Madre de Jesús se utiliza simplemente María. Pero es que María, según alguna de las muchas interpretaciones que se han realizado sobre esta palabra, significa “señora”, un título. No debemos desdeñar esta interpretación porque fue realizada por los mismísimos Padres de la Iglesia (siglos I-VIII), partiendo del arameo mra, con ese significado de “señora” o también “excelsa”. Incluso en algunas versiones posteriores, María es relacionado también con “luz”. Yendo más allá, una interpretación de ese nombre de María, bajo la óptica egipcia, haría derivar el vocablo de mry, que significa “amada”. La Iglesia reconoce los apelativos de Santa María, Madre de Dios o María, Madre de la Iglesia… pero no quiere decir que sea un nombre.

 

Para concluir… no importa tanto encontrar el auténtico origen de este vocablo, como constatar, con todo ello que, en todo caso, María, bien puede ser un título o un tratamiento: la excelsa y amada señora que dio a luz a Jesús…  la Santa Señora,  madre de Dios; o la Señora que es Madre de la Iglesia. O sea, una mujer sin nombre.

Piensen en sus nombres, o en los de sus esposas, madres e hijas… Curiosamente, en España hubo un tiempo en el que era de cumplimiento obligado incluir María delante de todo nombre de niña (una amiga mía, de nombre Susana y cuya madre se negaba a tal norma, acabó incluyéndola por obligación, pero al final: Susana María), y ahora pienso que, además de un absurdo precepto religioso (que, por otro lado, era más alienante que absurdo), tenía una razón lógica. Les cuento, verán. Mi madre se llama Pilar, solamente Pilar. A mí me bautizaron como María del Pilar por mor de ese precepto que mencionaba antes, pero es que ahora veo que el nombre de mi madre no tiene ninguna lógica… Pilar… mi madre lleva el nombre de ¡una columna de piedra! No es un nombre, ¡es una columna! En cambio, el mío, María del Pilar, significa, implícitamente al menos, un apelativo femenino: “la señora del pilar de piedra”… no es que me lleve un nombre propio tampoco, pero al menos no me quedo solamente con la piedra.

Virgen del Pilar (1780), de Ramón Bayeu (1746-1793)

Si pensamos en prácticamente todos los nombres marianos de España, encontramos ejemplos similares: La Inmaculada Concepción, que son dos nombres femeninos, no son nombres, son los atributos que le asignó la Iglesia de Roma a la Madre de Jesús, a la que nombró Virgen por decreto conciliar; Lo mismo podríamos decir de la Virgen de la Asunción, en realidad, una mujer que es llevada al cielo (asunción) en cuerpo y alma tras su “durmimiento”; o Dulce Nombre de María, que nos queda con las ganas de saber cuál es ese nombre, el de esa “señora excelsa” cuyo nombre es tan dulce… Pero es que hay más…

  • María del Mar… la señora del mar.
  • La Virgen de Lourdes… una aparición mariana en la localidad francesa de Lourdes, como la Virgen de Fátima lo es por la localidad portuguesa del mismo nombre, o como la Virgen de Loreto lleva ese apelativo por la ciudad italiana de la que es originaria, un vergel de laureles (lauretum en latín). Y lo mismo pasa con la Virgen del Rocío, una imagen hallada en la aldea almonteña del mismo nombre, o las rivales vírgenes sevillanas de distintos barrios, la Macarena y la de Triana… llevan el nombre del barrio, no un nombre propio.
  • La Virgen del Camino… una señora en el Camino de Santiago.
  • La Virgen del Pino… una imagen encontrada en un pino en la bella localidad de Teror en Gran Canaria.
  • Nuestra Señora de los Ángeles… ni siquiera es María…
  • Nuestra Señora de la Esperanza… de la Fe, o de la Caridad, todos ellos nombres femeninos hoy en día, pero que son solo virtudes teologales.
  • María Auxiliadora, o la Virgen del Perpetuo Socorro, o Nuestra Señora de la Purificación o de la Consolación… explican muy bien cuál es su función, pero no es nombre.
  • Nuestra Señora del Rosario… pues eso, lo que lleva la señora en la mano.
  • Nuestra Señora del Carmen… curioso, porque deriva del Monte Carmelo, en Israel, o de la palabra Carmen, que es un canto extraño, un conjuro, un hechizo, un poema cantado con un ritmo determinado y cadencioso.
  • Nuestra Señora de los Dolores… no hace falta decir lo que son los dolores…
  • Nuestra Señora de la Almudena… la señora de la “ciudadela”, al-mudayna, o madina, un diminutivo árabe de “ciudad”, como la ciudadela árabe que existía en Madrid, la Almudena, o la antigua medina musulmana, en cuya muralla se encontró la que hoy es la patrona de Madrid.

… Piénsenlo.

Busquen una advocación mariana y se encontrarán con que en realidad no dice el nombre de la mujer de la imagen, sino un atributo, un lugar de origen, un elemento sobre el que se posa, un objeto que porta… pero no un nombre, porque ni siquiera María lo es… significa “señora”.

En cambio, los nombres propios los encontramos fácilmente en el pecado (Eva, Magdalena) o en el santoral: Santa Isabel, Santa Ana, Santa Lucía, Santa Águeda, Santa Bárbara, Santa Brígida, Santa Catalina, Santa Clara, Santa Cristina, Santa Elena, Santa Eulalia, Santa Genoveva, Santa Inés, Santa Juana, Santa Lucrecia, Santa Margarita, Santa Micaela, Santa Matilde, Santa Mónica, Santa Rosa, Santa Teresa, Santa Úrsula, Santa Tecla, Santa Felicidad… una santa que bien podría ser virgen, pues su nombre es un estado emocional en realidad.

LA VIRGEN DE SAN LORENZO

La Virgen de San Lorenzo de Valladolid (Fuente: Domus Pucelae)

Me he desviado un poco bastante del tema, porque yo, de lo que quería hablar es de la patrona de mi ciudad, la Virgen de San Lorenzo. Pero cuando me he dado cuenta de que, en realidad, nuestra Virgen no tiene nombre, me he puesto a pensar y he descubierto que, como he explicado, no lo tiene ninguna. Así que nuestra patrona no es un caso extraño. Es, eso sí, la única de la península (creo, tampoco he realizado un estudio exhaustivo) que lleva el apelativo de un señor, de un santo.

La historia de nuestra Virgen pucelana es prácticamente igual a la de todas las de los hallazgos de tallas de imágenes marianas contadas en casi todas partes. La mayoría de esas historias derivan de que, por temor a la invasión musulmana, muchas imágenes de cristos, santos y vírgenes fueron ocultadas, apareciendo “milagrosamente” tiempo después y originando su propia leyenda (aunque se tallase realmente en siglos posteriores). Esta Virgen nuestra fue hallada por unos aguadores vallisoletanos a la orilla del río, en la parte donde se solían abastecer desde el río Pisuerga para venderla por la ciudad, justo donde la historia sitúa la “Puerta de los Aguadores”, fuera de las murallas vallisoletanas.

Talla de la Virgen de San Lorenzo de Valladolid (Fuente: El Norte de Castilla)

Esa imagen, no tan pequeña como otras de su época y con un niño en brazos, originaria, hoy lo sabemos, de la segunda mitad del siglo XIV y de autor anónimo, fue llamada en un principio, la Virgen de los Aguadores, lo que viene a corroborar dos cosas: que ninguna Virgen lleva nombre propio y que esta nuestra siempre tuvo un nombre masculino.

La imagen fue entregada al párroco de la vecina Iglesia de San Lorenzo, la más cercana al río en esos momentos, y allí permaneció durante mucho tiempo, siendo tenida por la patrona de los aguadores del río y, más tarde, de todo Valladolid.

En 1917 es canonizada y el Ayuntamiento la nombra oficialmente Patrona de la ciudad de Valladolid (además de alcaldesa perpetua, lo que hoy causaría estupor) con lo que este año se celebra el centenario de ese nombramiento.  Como no se sabe a ciencia cierta en qué día fue hallada, para la celebración de la patrona se fijó la fecha de su festividad, el 8 de septiembre, día en el que el santoral católico celebra el nacimiento de la Virgen María, la madre de Jesús.

Y desde entonces se celebra en Valladolid la fiesta de su patrona en este 8 de septiembre, una fiesta y una patrona que, contrariamente a lo que sucede con la mayoría de las vírgenes de nuestro país, no tiene su santuario propio y ni siquiera recibió nunca un nombre. Se quedó como “la virgen que se encuentra en la Iglesia dedicada a San Lorenzo en Valladolid”, o sea, la Virgen de San Lorenzo, la patrona de Valladolid.

AlmaLeonor

¡¡Felices Fiestas!!

LIBERTAD

LIBERTAD

Pier Toffoletti

Risueños están los mozos,
gozosos están los viejos
porque dicen, compañeras
que hay libertad para el pueblo.
Todo es la turba cantares,
los campanarios estruendo,
los balcones luminarias,
y las plazuelas festejos.
Gran novedad en las leyes,
que, os juro que no comprendo,
ocurre cuando á los hombres
en tal regocijo vemos.
Muchos bienes se preparan,
dicen los doctos al reino,
si en ello los hombres ganan
yo, por los hombres , me alegro;
Mas, por nosotras, las hembras,
ni lo aplaudo, ni lo siento,
pues aunque leyes se muden
para nosotras no hay fueros.
¡Libertad! ¿Que nos importa?
¿Qué ganamos qué tendremos?
Un encierro por tribuna
y una aguja por derecho.
¡Libertad! ¿De qué nos vale
si son los tiranos nuestros
no el yugo de los monarcas,
el yugo de nuestro sexo?
¡Libertad! ¿Pues no es sarcasmo
el que nos hacen sangriento
con repetir ese grito
delante de nuestros hierros?
¡Libertad! ¡ay! para el llanto
tuvímosla en todos tiempos;
con los déspotas lloramos ,
con tribunos lloraremos;
Que, humanos y generosos
estos hombres, como aquellos,
á sancionar nuestras penas
en, todo siglo están prestos.
Los mozos están ufanos,
gozosos están los viejos,
igualdad hay en la patria,
libertad hay en el reino.
Pero, os digo, compañeras,
que la ley es sola de ellos,
que las hembras no se cuentan
ni hay Nación para este sexo.
Por eso aun que los escucho
ni me aplaudo ni lo siento;
si pierden ¡Dios se lo pague!
y si ganan ¡buen provecho!

Carolina Coronado
Almendralejo, 1846

NO ME INTERESA

NO ME INTERESA

Delawer Omar (Syrian Artist)

No me interesa saber a que te dedicas.
Quiero saber qué es lo que añoras
Y si te atreves a soñar o alcanzar
Lo que tu corazón más ansía.

No me interesa saber qué edad tienes.
Quiero saber si te arriesgarás
a parecer un loco por amor,
por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa saber que planetas están cuadrando tu luna,
Quiero saber si has tocado el centro de tu propia pena,
si has estado abierto a las traiciones de la vida
o te has vuelto marchito y cerrado por miedo a más dolor.
Quiero saber si te puedes sentar con dolor, tuyo o mío,
sin moverte para esconderlo, diluirlo o arreglarlo.
Quiero saber si puedes estar con alegría tuya o mía,
y si puedes danzar libremente y dejar que el éxtasis te llene hasta
las puntas de los dedos de tus manos y de los pies,
sin advertirnos de ser cuidadosos, ser realistas o recordar las limitaciones del ser humano.

No me interesa si la historia que me estás contando es verdad, quiero
saber si puedes desilusionar a otros
por ser sincero contigo mismo,
si puedes resistir la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma.

Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable.
Quiero saber si puedes ver belleza hasta en los días feos,
y si puedes nutrir tu vida desde la presencia de Dios.
Quiero saber si puedes vivir con fallos tuyos y míos
y todavía apartarte en la orilla del lago y gritar a la luna llena plateada….! Siii!

No me interesa saber dónde vives, ni cuánto dinero tienes.
Quiero saber si te puedes parar después de una noche de pena y desesperación,
débil y moreteado hasta los huesos,
y hacer lo que necesita estar hecho para los niños.

No me interesa saber quien eres, ni porqué estás aquí.
Quiero saber si puedes estar en el centro del fuego conmigo sin encogerte.

No me interesa dónde, qué, o con quién has estudiado,
Quiero saber si te sostienes desde dentro
cuando todo a tu alrededor se cae.
Quiero saber si puedes estar solo contigo y si verdaderamente disfrutas de la compañía
que mantienes en tus momentos de soledad….”

 

Khalil Gibran

(Publicado en HELICON el 2 de julio de 2008)

LA IGUALDAD DE LA MUJER

LA IGUALDAD DE LA MUJER

“Las mujeres son conscientes de la grandeza de la misión social  que se les ha encomendado; en nombre de la fraternidad piden que la libertad y la igualdad sean a partir de ahora una realidad tanto para  ellas como para sus hermanos”.

Eugénie Niboyet (1796-1883) 

Eugénie Niboyet fue una feminista francesa de origen suizo que creó el primer periódico feminista francés , La Voix des Femmes” , el 20 de marzo de 1848, tras la revolución proletaria que hizo abdicar a Luis Felipe I de Francia y crear la 2ª República. Subtitulado “un periódico socialista y político que representa todos los intereses de las mujeres”, La Voix des Femmes se convirtió también en una asociación feminista, que lejos de cuestionar el papel maternal de la mujer en el círculo familiar, promovían la necesidad de su seguridad financiera y salarial, su educación, su derecho a la propiedad y el derecho al voto. También se abogaba por el restablecimiento del divorcio que había sido derogado durante la restauración monárquica. Eugénie Niboyet propondrá la candidatura de George Sand a la Asamblea Nacional Constituyente, lo que acabará por llevar al cierre de la publicación el 20 de junio de ese año de 1848 y a la prohibición gubernamental de los clubes de mujeres. Eugénie Niboyet se retiró de la vida pública y se exilió en Ginebra dedicada a la traducción de libros infantiles. En 1860 regresó a Francia, donde publicó el Libro de las Mujeres ( Le Vrai livre des femmes ) en 1863. Siempre interesada por las cuestiones feministas, en 1878, a la edad de 82 años, fue honrada en el Congreso Feminista de París. Falleció en París el 6 de enero de 1883.

“Las mujeres no tienen que adquirir la libertad, sino ejercerla.” Eugénie Niboyet (1796-1883). 

Las mujeres continúan reclamando la igualdad social, política y jurídica, pero sobre todo laboral, más de un siglo después de iniciados los movimientos feministas. Hoy, 8 de marzo de 2017, Día Internacional de la Mujer, es más necesaria que nunca la reivindicación de la igualdad femenina. Ni una menos. Ni un derecho menos.

AlmaLeonor

 

1,2,3,4… AMÉRICA

1,2,3,4… AMÉRICA

16903562_1527317007308607_5688909738245734453_o

El pasado día 17 de febrero se celebraron en la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid, la III Jornada Académica de Investigadores Latinoamericanos, en la que participé gracias a la invitación del recién investido Doctor en Historia, Jose Julián Soto Lara, compañero mío en el Máster Europa y el Mundo Atlántico y a quien agradezco enormemente la oportunidad que me brindó de poder estar en esa mesa a la que se le dio el título de HISTORIA DE DOS MUNDOS.

16402095_10154015512737142_354261499_n

16684774_10154043376942142_568144437_n

16650308_10154043376947142_1744617288_n

Todas estas ponencias fueron grabadas en vídeo y se pueden ver en el canal youtube del colectivo, al que puede accederse aquí. La Mesa HISTORIA DE DOS MUNDOS, puede verse y escucharse pinchando en la imagen siguiente, y también aquí. Mi intervención comienza a partir del minuto 47:45, aunque recomiendo vivamente escuchar el resto de conferencias, todas ellas con una temática diferente y muy interesantes. En todo caso, el texto de lo expuesto en esa charla, puede leerse a continuación.

sin-titulo2

1,2,3,4… AMÉRICA

Primero quería dar las gracias por acogerme en esta III Jornada Académica de Investigadores Latinoamericanos, no siendo yo ni americana ni investigadora de la historia del continente, aunque como si me considero latina e historiadora, de nuevo ¡Muchas Gracias!

Como se ha dicho, yo he trabajado en el siglo XIX español y más concretamente en la visibilidad de la mujer en esa sociedad burguesa que se afianza precisamente en este siglo, aunque a lo largo de mi trabajo me he encontrado con algunos temas que me hubiese gustado ampliar con una  investigación en la historia americana. Por ejemplo, el empuje de las mujeres que participaron en los procesos emancipadores americanos, o la valentía de las mujeres que forman sociedades masonas en la segunda mitad del siglo XIX en todo el subcontinente.

Pero aun no siendo especialista en la historia americana, si he tocado ciertos aspectos en algunos trabajos y artículos, y de eso tratará esta ponencia, de la exposición de algunos hechos de la historia americana que alguna vez he tratado en mis artículos.

Bien… como historiadores, siempre anticipamos si nuestra investigación histórica va a estar vertebrada con un orden cronológico, geográfico, biográfico o transversal, y esa suele ser la misma fórmula que empleamos como divulgadores para visibilizar nuestro trabajo. Pero a mí, que llegué a Historia desde la diplomatura de Educación Social, me gusta decir que utilizo una fórmula de “causalidad” para escribir mis artículos, es decir, que partiendo de un elemento cualquiera, común, saltar hacia relatos históricos, hacia la narración de hechos históricos. Por ejemplo desde los números.

Y para esta ocasión, he pensado que sería una buena idea hablarles a ustedes de historia desde esta óptica de causalidad numérica. Lo que vamos a hacer es un recorrido, del 1 al 4, por algún aspecto de la historia americana.

 

EMPEZANDO POR EL UNO…

seminario-aimara-construccion-6-1024

…tengo que decir que mi primera aproximación a la historia y cultura de las comunidades precolombinas fue con los Aymara. Fue una aproximación más que interesante, que cambió para siempre mi forma de entender la historia. Con los Aymara aprendí la importancia de la lengua y el lenguaje para el relato histórico. Y llegué a hacer mío ese axioma que dice que la lengua condiciona nuestra visión del mundo. Porque no podemos conocer aquello que no sabemos expresar. O al menos nos costaría muchísimo hacerlo.

También resultó una enseñanza enriquecedora la óptica desde la que se sitúa la concepción del mundo para los Aymara. Con aquel trabajo que realizamos un grupo de estudiantes de Educación Social, aprendimos que para ellos el pasado está delante de nuestros ojos porque es aquello que podemos ver, y que el futuro está detrás de nosotros porque es aquello que no podemos atisbar, que nos está oculto. Desde nuestra cultura occidental aprendemos justo lo contrario, que el pasado está detrás de nosotros porque es de dónde venimos y el futuro está delante porque es lo que tenemos que construir.

Conjugar esas dos visiones casi antagónicas del sentido de la vida tuvo que ser muy difícil para los primeros encuentros poscolombinos, pero hoy podemos extraer una enseñanza, que hay distintas fórmulas con las que abordar el relato de los hechos del pasado, de la historia. Situarnos en diferentes perspectivas en nuestro trabajo como historiadores puede ayudarnos a arrojar más luz sobre esos hechos históricos sobre los que investigamos.

Siempre recuerdo a los Aymara cuando me enfrento al reto de escribir un artículo histórico, o como en esta ocasión, hablar de historia.

 

EL NÚMERO DOS…

slide_11

…nos anuncia un error nominativo. Y es que tanto América, como el nombre con el que esas tierras empezaron siendo llamadas, Las Indias, son nombres, digamos “erróneos”, que no responden completamente a la realidad. Esto que les voy a contar formó parte de una intervención mía sobre los nombres de los continentes, en un programa de radio llamado Tempus Fugit que realizan unos amigos míos en una emisora de Almería, y en el que colaboré durante una temporada hablando de historia.

Cristobal Colon, aunque equivocadamente, pensaba que había llegado a Las Indias, la tierra que buscaba. Decía el Almirante que eran “unas tierras pegadas a Asia”, el oriente del mundo conocido, encontradas navegando hacia el occidente. Y así, En España, durante los siglos XV y XVI se utilizó el nombre de “Las Indias Occidentales”, o Las Indias, para referirse a todas las tierras descubiertas desde 1492. En el siglo XVIII se empieza a utilizar tímidamente el nombre de “América”, pero el órgano administrativo del que dependía todo lo relacionado con ella, el Consejo de Indias, siguió utilizando esta denominación hasta su desaparición en 1834.

El resto de naciones europeas utilizaban habitualmente el nombre de Nuevo Mundo, o como por ejemplo, Tierra de Brasil, una denominación muy corriente entre los portugueses, entre otras cosas, por Américo Vespucio, un navegante florentino al servicio de los Médicis que más tarde sirvió a la corona portuguesa para quien navegó bordeando Brasil. Y son estos viajes portugueses de Américo Vespucio los que le acabarían dando una idea de las enormes proporciones de las tierras descubiertas, un “Mundus Novus”, de proporciones que él consideraba continentales.

En 1502, a la vuelta de uno de sus viajes, Américo Vespucio escribió un texto en el que, entre otras cosas, decía: “Al sur de la línea equinoccial, en donde los antiguos declararon que no había Continente, sino un solo mar llamado Atlántico… yo he encontrado países más templados y amenos, de mayor población que cuantos conocemos. Es la Cuarta Parte de la Tierra”. Recordemos que hasta el momento se conocían o se nombraban tres continentes, Europa, Asia y África.

Es así como en 1507 en Lorena, Martin Waldseemüller,  edita la colección de mapas de Ptolomeo y en el de América estampa ese nombre, por cierto, en la parte sur del continente. En el prólogo, Mathias Ringmann explica que ese nombre es honor a la “mente preclara de Américo Vespucio”, y aclara que feminiza el nombre porque femeninos son el resto de continentes.

Mientras esto sucedía, decía Francisco Morales Padrón, uno de los especialistas más reputados sobre el Descubrimiento de América: “Américo Vespucio, en Sevilla, permanecía completamente ajeno a lo sucedido, igual que Colon permaneció ajeno al conocimiento de un nuevo continente”.  Dos personajes ajenos a su logro; dos nombres ajenos a la realidad del nuevo continente.

 

EL NÚMERO TRES…

de-triunviratos-y-troikasjunta-grande-argentina

… fue uno con los que trabajé en los artículos de Anatomía de la Historia, donde colaboro de vez en cuando con el pseudónimo de Alma Leonor López. Fueron dos, y en ellos hablaba de las Troikas (las soviéticas y las más recientes y económicas de la UE) y de los Triunviratos, los dos romanos y los Triunviratos americanos, Triunviratos que tuvieron su importancia en la historia de las emancipaciones americanas del siglo XIX y aún después.

Por ejemplo, en Argentina (Provincias Unidas del Río de la Plata), en 1811, una Junta Conservadora revierte los avances emancipadores de la Junta Grande y nombra un Triunvirato gubernativo que tiene su continuación en un segundo Triunvirato que durará hasta 1814.

Por ejemplo, en las Provincias Unidas del Centro de América se nombró igualmente un gobierno triunviro, pero con un carácter completamente contrario, fue en 1823 y a raíz de su proclamación de independencia. El Triunvirato fue nombrado por tanto por una Asamblea Nacional Constituyente. Aún hubo un segundo Triunvirato hasta 1825.

Por ejemplo, en México, un Triunvirato ejecutivo (entre 1823 y 1824) fue designado por el Congreso restituido tras la abdicación como emperador de Agustín de Iturbide, con el triunfo de la Revolución de Casa Mata (1822-1823) y la proclamación de la República. La Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos, aprobada en octubre de 1824, otorgaba la presidencia de la República a Guadalupe Victoria y puso fin al Triunvirato.

Por ejemplo, el caso de Uruguay, que fue algo más tardío, enmarcado en las disputas por el control del gobierno que mantenían el partido “blanco” y el “colorado”, y que desembocaron en la llamada Guerra Grande (1839-1851). Tras la paz de octubre de 1851 sobrevinieron unos años de convulsiones que impidieron la consolidación de un gobierno constitucional. En septiembre de 1853 se acordó la formación de un Triunvirato gubernamental en el que Venancio Flores acabó gobernando en solitario dada la muerte de sus dos correligionarios en el plazo de pocos meses. En 1854 fue nombrado presidente constitucional y se dio por finalizado el Triunvirato.

Nos vamos ahora a la República Dominicana donde en la segunda mitad del siglo XX, el 25 de septiembre de 1963, toma las riendas del Estado un grupo de militares que nombran una Junta Superior de Gobierno, militar y apoyada por la oligarquía y las élites dominicanas, que es la que instala un gobierno civil ejecutivo en forma de Triunvirato. Este golpe militar derrocó el gobierno constitucional que se había formado en febrero de ese mismo año con Juan Bosch, y que a su vez, había puesto fin a los 31 años de dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Este Primer Triunvirato, presidido por Emilio de los Santos (1903-1986), tuvo que ser renovado constantemente por las revueltas populares, sobre todo por la acción del movimiento político 14 de Junio, que se rebela en armas, provocando la dimisión del presidente tras el fusilamiento de su líder Manuel Távarez Justo. Donald Reid Cabral es quien dirigirá los tres Triunviratos siguientes, hasta ser derrocado por la Revolución de abril de 1965.

hermanas-mirabal-jpg_1718483346

Para terminar quiero que nos quedemos en este país, la República Dominicana, y volvamos a los orígenes de esta charla, a mi objeto de estudio, a la mujer. Para cerrar esta intervención me gustaría recordar un artículo de mi blog, HELICON, en el que contaba la historia de tres mujeres dominicanas cuyo ejemplo y sacrificio se recuerda cada 25 de noviembre en el “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”.

Me estoy refiriendo a Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes, activistas políticas asesinadas en la República Dominicana a manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo el 25 de noviembre de 1960. Tenían entre 26 y 36 años y en las ocasiones en las que fueron encarceladas, sufrieron vejaciones, violaciones y torturas sistemáticas. Las tres hermanas, llamadas “las mariposas” pertenecían a la “Agrupación política 14 de junio”, opositora a Trujillo, que ya hemos mencionado antes.

Bien, pues en 1981, en Bogotá (Colombia) se celebró el “Primer encuentro feminista para América Latina y el Caribe”, con asistencia de más de 200 feministas latinoamericanas. Es en este foro donde se denuncia la violación sistemática de los derechos de la mujer latina, incluyendo, como novedad hasta el momento, cuando no se contemplaba como tal, la violencia de Estado hacia la mujer.

Fue aquí cuando se propone recordar esta lucha el día 25 de noviembre como homenaje a las hermanas Mirabal. La propuesta, que fue aceptada por la ONU no fue oficializada hasta mucho más tarde, el 17 de diciembre de 1999 (resolución 54/134). Y se celebra así desde entonces, en España visibilizando el evento a través del color violeta.

No es el único color. Se ha utilizado el color blanco en alguna ocasión y en el año 2014, por ejemplo, el lema de la ONU para la campaña que llamó “16 días de activismo contra la violencia de género”, celebrada entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos), llevó como emblema el color naranja. Y, no quiero dejar de mencionarlo, recientemente la visibilización de la lucha de la mujer por el reconocimiento igualitario entre los sexos y los derechos de las mujeres, y contra las formas machistas y burlescas del presidente Trump, ha tenido, como todos sabrán una visibilización en color rosa, el de los pussyhats (gorros rosas con orejas de gato) que llevaron las mujeres de la marcha de las mujeres Washington y en buena parte del mundo el pasado 21 de enero, y de la que también realicé un artículo para Anatomía de la Historia.

 

¿Y DÓNDE ESTÁ EN ESTA HISTORIA EL NÚMERO 4 …

…se estarán preguntando? Pues con las mismas hermanas Mirabal, porque la más pequeña de ellas, Bélgica Adela Mirabal, llamada Dedé, que no participaba de su activismo político y sobrevivió a la persecución, dedicó su vida a recordar la memoria de sus hermanas hasta su fallecimiento el 1 de febrero del 2014.

Casi sin haberlo previsto, hemos realizado un recorrido geográfico por distintos países de Centro y Sudámerica, casi biográfico, desde luego transversal y también cronológico. Empezamos hablando de los Aymara, un pueblo precolombino, luego pasamos al momento del descubrimiento y los nombres dados a las tierras descubiertas en los siglos XV y XVI, saltamos a los siglos XIX y XX con los Triunviratos gubernativos formados durante y después de las emancipaciones americanas y finalmente llegamos al tiempo actual con el recuerdo de las Hermanas Mirabal y la lucha feminista.

Muchas Gracias a todos.

SI LA MUJER FUERA LIBRE

SI LA MUJER FUERA LIBRE

Imagen: Egon Schiele.
Imagen: Egon Schiele.

Si la mujer fuera libre […] se haría valer al hombre, y elegiría, como el hombre, porque sin necesidad de él como hoy necesita, pudiera demostrar su verdadero cariño por la atracción o la simpatía. No habría hombres engañados, no habría mujeres sacrificadas, no habría víctimas, en fin.

María Josefa Zapata

La Buena Nueva (8 de febrero de 1866), artículo de la serie “Fe, Esperanza y Caridad: las tres amigas. Cuadros de costumbres sociales de la civilización”.

MUJER Y RELIGIÓN

MUJER Y RELIGIÓN

cdd0f09b26e1cff03c13b75327fc14eb

“…bien es que la mujer comprendiendo todo lo importante, todo lo elevado de su misión social, se coloque a la altura de los grandes deberes que ella le impone; deberes que adquirió con la civilización cristiana, bien así como ella le concedió derechos que antes de ella no tenía, y que no tiene aún en los países en que aquella civilización no existe […] ¿Queréis una sociedad cristiana? Pues educad cristianamente a las mujeres. El día en que la mujer deje de tener religión, el mundo será ateo.”

 

Francisco Flores Arenas (1861)

 

HINCHAS versus POBRES

HINCHAS versus POBRES  

56e83dbd654cc.r_1458060881723.0-3-1000-518
Se cuenta que en cierta ocasión un grupo de señoritos de ciudad se reían de un pobre hombre al tenían por “el tonto del pueblo”, demostrando a unos visitantes como el tonto, que era pobre y mendigo, no sabía distinguir entre el oro y la plata. Para demostrárselo le enseñaban al pobre tonto dos monedas, una grande de plata y otra más pequeña de oro y le hacían escoger entre las dos. El tonto se quedaba con la grande. Repetían la escena y volvía a quedarse con la más grande, aunque le insistían en que podía escoger la que considerase de más valor. Por muchas veces que lo repetían, el tonto siempre escogía la moneda más grande y menos valiosa. Pasado un tiempo, uno de aquellos visitantes que pasaba por el pueblo, quiso probar si aún seguía el tonto escogiendo mal y repitió el gesto. El tonto, invariablemente, escogió de nuevo la moneda más grande, la de plata, de mucho menos valor que la más pequeña, de oro.

 – Pero hombre de Dios, ¿no se da cuenta de que esa moneda vale menos que la otra?

 

 – Si, claro que me doy cuenta –respondió el tonto.

 

 – Entonces le repito la pregunta ¿Qué moneda quiere, la más grande o la más pequeña?

 

 – La grande, la grande…

 

 – Pero ¿no ha dicho que sabía que la grande tiene menos valor que la pequeña? ¿por qué sigue escogiendo la grande?

 

 – Es que si elijo la pequeña nunca más me van a ofrecer monedas. Así, me puedo quedar con la moneda grande tantas veces como me la ofrezcan. No tendré la de oro, pero tengo ya guardadas un buen puñado de monedas de plata.

De esta manera tan simple quedaron demostradas varias cosas. Primero que los tontos no siempre lo son, y si además son pobres, harán lo que esté en su mano, incluso mendigar por las calles, incluso hacer reír a los visitantes que se creen más listos que ellos, para hacerse con una cantidad de dinero, por pequeña que sea. La segunda cosa que se demuestra con esta historia es que la maldad de la gente no se frena ni con la urbanidad, ni con la educación, ni mucho menos con la prosperidad. Muy al contrario, algunos cuanto más se creen superiores a otros, más maldad son capaces de demostrar. Y si ese otro es extranjero, mujer, y pobre, con más maldad todavía se ensañan.

1458058857_815125_18709700_fotograma_5 1458058857_815125_1458070258_noticia_fotograma

En Madrid, un grupo de hinchas deportivos de los Países Bajos han protagonizado un espectáculo lamentable lanzando monedas al suelo a unas mujeres indigentes que pedían limosna en la Plaza Mayor de la capital, mientras los aficionados del PSV Eindhoven tomaban unas copas en las terrazas al sol. No contentos con eso, les pedían que hiciesen flexiones para recibir una moneda, les quemaron billetes delante de la cara para demostrar que les sobraba el dinero pero no se lo pensaban dar, y para terminar, se rieron de esas mujeres por su pobreza, se rieron de todos los presentes por su pasividad (justo es decir que hubo gente que les increparon), y se rieron de toda la justicia del mundo porque no se les puede imputar un delito. Se está estudiando, no obstante, a ver si se les puede imputar un delito de odio y xenofobia por la nacionalidad de las mendigas, aunque tal y como funcionan las cosas últimamente, no me extrañaría nada que el vídeo que se ha grabado demostrando los hechos sirva para detener a unas mujeres que ejercían la mendicidad, actividad esta sí, prohibida por los Ayuntamientos de España.

Mientras tanto, los aficionados al fútbol han disfrutado borrachos del partido que han venido a ver a Madrid. Han sido objeto de las iras de mucha gente en las redes sociales y han merecido la “condena” del presidente del equipo de fútbol al que dicen pertenecer. Nada más. A buen seguro, también habrán contado con el beneplácito de muchos de su misma calaña.

Pero las mujeres vejadas se han ido a casa con unas cuantas monedas más de las que pensaban recaudar ese día.

Al final no hace falta ni preguntarse quién es más tonto del culo en esta historia.

AlmaLeonor