BEFOREIGNERS

BEFOREIGNERS

El otro día me vi los cinco primeros capítulos (los únicos disponibles en HBO por el momento) de la serie noruega “Beforeigners”, que significa “Visitantes”. El planteamiento es curioso, pues se trata de gentes de otras épocas históricas que un buen día aparecen en los mares de todo el mundo. La serie se centra en lo que ocurre en Noruega, en Oslo, tras varios años de llegadas, pero los visitantes aparecen en todas partes y siguen llegando. Y más curioso aún es que una de esas visitantes, una mujer vikinga, una guerrera vikinga para ser más exactos, acaba siendo policía tras un curso de entrenamiento en la academia, y la colocan como compañera de un policía drogadicto (Lars Haaland, interpretado por Nicolai Cleve Broch) que se ha separado de su mujer y esta vive con su nueva pareja, un hombre del siglo XIX también llegado como visitante. El lío está servido. Un matrimonio separado no solo por sus diferencias conyugales, sino también por la procedencia histórica de sus parejas… aunque una sea marital y la otra laboral.

En realidad esto de una pareja atípica de policías ni siquiera es un argumento novedoso, pues hay muchas, muchísimas, series policíacas que se centran en una pareja mixta, hombre y mujer habitualmente, aunque también del mismo sexo, en la que uno de los dos tiene un “poder” especial, una percepción especial, una sabiduría especial… con la que resuelven casos. Ya saben, o es un escritor (“Castle”), o es un medium (“Medium”), o es un falso médium (“El Mentalista”),  o es un Sherlock Holmes moderno (“Sherlock” y “Elementary”), o es un inmortal (“Forever”), o es un vampiro (“iZombie”), o tiene una memoria ultraprodigiosa (“Imborrable”), o es un esquizofrénico con alucinaciones (“Perception”), o es un extraterrestre (“Alien Nation”), o… es decir, series de parejas de policías con uno de los miembros, cuanto menos, extraño, las hay a patadas últimamente… Y esta de “Beforeigners” es una de ellas, un policía y una mujer del pasado que es su compañera en el cuerpo.

Esta serie, sin embargo, me resulta original, aunque solo sea por el escenario noruego que permite extasiarse con sus paisajes y huir de las sempiternas calles estadounidenses, porque, en realidad, el desarrollo de los personajes parece un poco cogido por los pelos: un neandertal (en pelota picada) que monta una agencia de vigilantes, una vikinga que pese a llevar años en este tiempo no usa compresas, un tipo del siglo XIX que acude a un consejero matrimonial… en fin. La trama aún está por desentrañarse, pues al parecer hay algo extraño y oculto en esas “llegadas” de otro tiempo, y ya se verá por donde va este asunto o las líneas argumentales de cada uno de los protagonistas, que, por otro lado, mantienen las mismas tribulaciones personales… que si las drogas, que si la convivencia con hijos adolescentes, que si las enfermedades, que si los envidiosos compañeros de trabajo, que si los amigos juerguistas, que si un novio del pasado (en este caso MUY del pasado)…

Nicolai Cleve Broch en Fremvandrerne (2019)

Hay dos cosas que me han llamado la atención y me tienen enganchada a esta serie. Una, es el tono de voz de la vikinga (Alfhildr Enginsdottir, interpretada por la actriz Krista Kosonen) cuando habla en protonórdico, que es subyugante, o al menos a mi me lo parece. Y la otra, su música… la canción de cabecera “Ain’t No Love In the Heart of the City” (No hay amor en el corazón de la ciudad), de Bobby “Blue” Bland es una preciosidad que lamento no haber conocido antes.

Una banda sonora muy cuidada la de esta serie, lo que, por otro lado, es algo de lo que se ocupan muy seriamente en los últimos tiempos tanto en televisión como en cine. Aquí pueden ver y escuchar el resto de temas musicales de la serie.

Pero lo que quería yo destacar de “Beforeigners” es que no han querido sustraerse del racismo y la xenofobia de nuestro tiempo. Ellos no vienen de otro país, no son inmigrantes, son noruegos como los demás, pero no son de este tiempo, son del pasado. Y eso hace que haya protestas por su presencia y pintadas instándoles a volver a su casa… ¡¡pero si ya están en ella!! Y si nos ponemos “puretas” tienen más derecho a estar ahí que los “noruegos actuales”, aunque solo sea por antigüedad… Me resulta fascinante como un argumento tan manido últimamente contra los inmigrantes, que vienen de “fuera”, puede demostrar ser tan obsoleto solo con cambiar ubicación por tiempo…  A ver cómo evoluciona esta parte de la trama en los próximos episodios…

AlmaLeonor_LP

 

 

BATRACOMIOMAQUIA

BATRACOMIOMAQUIA

Theodor Severin Kittelsen (1857-1914)

“Al comenzar esta primera página, ruego al coro del Helicón que venga a mi alma para entonar el canto que recientemente consigné en las tablas, sobre mis rodillas —una lucha inmensa, obra marcial llena de bélico tumulto— deseando que llegue a oídos de todos los mortales cómo se distinguieron los ratones al atacar a las ranas, imitando las proezas de los gigantes, hijos de la tierra.”

La Batracomiomaquia o “Batalla de las Ranas y Ratones”, es una obra épica cómica, una parodia sobre la “Ilíada”, atribuida igualmente a Homero por algunos autores romanos, pero que según Plutarco podría ser de Pigres de Halicarnaso (hermano o hijo de Artemisia, la reina de Caria), y según otros, sería incluso de un autor más moderno, de la época helenística. Por extensión, se denomina Batracomiomaquia a toda disputa estúpida por naturaleza, algo así como cuando nosotros decimos “entre tirios y troyanos” (como una disputa entre dos cuestiones iguales), y me pregunto si se podría asimilar a la guerra descrita en los Viajes de Gulliver entre Liliput y Blefuscu sobre cómo cascar los huevos cocidos (y que satiriza los conflictos religiosos de la Europa de la época del autor, Jonathan Swift, entre Inglaterra y Francia respectivamente).

La historia griega dice más o menos esto:

Un ratón llamado Hurtamigas, que bebía agua de un lago se encontró con el Rey Rana, llamado Hinchacarrillos, quien lo invitó a su casa. Mientras el Rey Rana cruzaba nadando el lago, con el ratón sentado en su espalda, se enfrentaron a una espantosa serpiente acuática…

De súbito apareció una hidra, con el cuello erguido sobre el agua ¡Amargo espectáculo para entrambos! Al verla, sumergióse Hinchacarrillos, sin parar mientes en la calidad del compañero que, abandonado, iba a perecer. Fuese, pues, la rana a lo hondo del lago y así evitó la negra muerte. El ratón, al soltarlo la rana, cayó en seguida de espaldas sobre el agua; y apretaba las manos; y, en su agonía, daba agudos chillidos. Muchas veces se hundió en el agua, otras muchas se puso a flote coceando; pero no logró escapar a su destino. El pelo, mojado, aumentaba aún más su pesantez. Y pereciendo en el agua, pronunció estas palabras:

—No pasará inadvertido tu doloso proceder, oh Hinchacarrillos, que a este náufrago despeñaste de tu cuerpo como de una roca. En tierra, oh muy perverso, no me vencieras ni en el pancracio, ni en la lucha, ni en la carrera; pero te valiste del engaño para tirarme al agua. Tiene la divinidad un ojo vengador, y pagarás la pena al ejército de los ratones sin que consigas escaparte.

Otro ratón fue testigo de lo ocurrido desde una orilla del lago, y corrió a contar a todos lo que había visto. Los ratones se prepararon para la batalla como venganza por la traición del Rey Rana y enviaron un heraldo para proponer a los dioses que eligiesen bando, y específicamente a Atenea para que les ayudase…

Entonces Zeus llamó a las deidades al estrellado cielo y, mostrándoles toda la batalla y los fuertes combatientes, que eran muchos y grandes y manejaban luengas picas —como si se pusiera en marcha un ejército de centauros o de gigantes— preguntó sonriente “¿Cuáles dioses auxiliarán a las ranas y cuáles a los ratones?” Y dijo a Atenea:

—¡Hija! ¿Irás por ventura a dar auxilio a los ratones, puesto que todos saltan en tu templo, donde se deleitan con el vapor de la grasa quemada y con manjares de toda especie?

—¡Oh padre! Jamás iré a prestar mi auxilio a los afligidos ratones, porque me han causado multitud de males, estropeando las diademas y las lámparas para beberse el aceite. Y aun me atormenta más el ánimo otra de sus fechorías: me han roído y agujereado un peplo de sutil trama y fino estambre que tejí yo misma; y ahora el sastre me apremia por la usura —¡situación horrible para un inmortal!— pues tomé al fiado lo que necesitaba para tejer y ahora no sé como devolverlo. Mas ni aun así querré auxiliar a las ranas, que tampoco tienen ellas sano juicio: pues recientemente, al volver de un combate en que me cansé mucho, me hallaba falta de sueño y no me dejaron pegar los ojos con su alboroto; y estuve acostada, sin dormir y doliéndome la cabeza, hasta que cantó el gallo. Ea, pues, oh dioses, abstengámonos de darles nuestra ayuda: no fuese que alguno de vosotros resultase herido por el punzante dardo, pues combatirán cuerpo a cuerpo, aunque una deidad se les oponga; y gocémonos todos en contemplar desde el cielo la contienda.

Así dijo. Obedeciéronla los restantes dioses y todos juntos se encaminaron a cierto paraje. Entonces los cínifes preludiaron con grandes trompetas el fragor horroroso del combate; y Zeus Cronida tronó desde el cielo, dando la señal de la funesta lucha.

Se libró la batalla y los ratones fueron más fuertes. Zeus, entonces, invocó a un ejército de cangrejos para evitar la completa destrucción de las ranas…

De pronto se presentaron unos animales de espaldas como yunques, de garras corvas, de marcha oblicua, de pies torcidos, de bocas como tijeras, de piel crustácea, de consistencia ósea, de lomos anchos y relucientes, patizambos, de prolongados labios, que miraban por el pecho y tenían ocho pies y dos cabezas, indomables: eran cangrejos, los cuales se pusieron a cortar con sus bocas las colas, pies y manos de los ratones, cuyas lanzas se doblaban al acometer a los nuevos enemigos.

Temiéronles los tímidos ratones y, cesando en su resistencia, se dieron a la fuga.

Impotentes ante sus pinzas acorazadas, los ratones se retiraron, finalizando al ocaso la guerra de un solo día.

El poema se compone de aproximadamente 300 hexámetros. En el proemio (versos 1-8) se adivina ya el toque cómico al presentar una guerra (narrada con lenguaje épico) entre dos tipos de animales, digamos, insignificantes: ranas y ratones.  Los detalles de la batalla (versos 202-259) son presentados como la lucha entre dos héroes individuales, aunque la la descripción final de la lucha es confusa debido al cruce de muchos textos traducidos e insertados en las traducciones antiguas. Pero, pese a que los dioses habían declinado no intervenir, al final Zeus lo hace en favor de las ranas. Para los expertos, es un texto muy rico en lecturas, pero que rezuma, ante todo, un profundo antibelicismo: todas las guerras son tan absurdas como una lucha entre ratones y ranas.

Las ilustraciones de esta entrada son obra de Theodor Severin Kittelsen (1857-1914), un artista noruego muy conocido por sus ilustraciones y pinturas inspiradas en la naturaleza y en los cuentos de hadas y leyendas nórdicas, sobre todo las relacionadas con los Trolls.

Troll (1906)

Vivió durante dos años en un faro en las islas Lofoten, donde además de pintar, empezó a escribir relatos para acompañar sus dibujos. Sus mejores años artísticos los pasó en una finca llamada Lauvlia, en Sigdal, cerca de Oslo, (Noruega, hoy museo), donde residió los restantes años de su vida. En Lauvlia, Kittelsen vivió con la que fuera su esposa desde 1889, Inga Dahl, con quien llegó a ser padre de nueve hijos en sus veinte años de matrimonio.

Kittelsen realizó su obra “Krigen mellom froskene musene” basada en la Batracomiomaquia entre 1884 y 1885, plasmando en una serie de magníficos dibujos el espíritu épico del relato homérico, pero también la parodia que se trasluce de la desigual batalla. Sin embargo, no fue una de sus obras exitosas y no encontró editor para ella en forma de libro. Todas las ilustraciones fueron compradas por un coleccionista sueco, Pontus Fürstenberg, quien las legó a su muerte al museo de arte de Gotemburgo. Hoy, pueden encontrarse en una obra editada por la Revista Babar en en forma de ebook (descargable desde el enlace), desde una traducción contemporánea, publicada en 1887 por el erudito Jenaro Lenda Mira (1816-1893), bibliotecario jefe de la Biblioteca Nacional.

Merece la pena conocer este relato y recordar, hoy más que nunca, la absurda realidad de las guerras. Todos acabamos siendo ranas o ratones engullidos por feroces cangrejos por voluntad de los dioses. Ni los ganadores ni los perdedores de las guerras tienen en sus manos el poder de decidir. Toda guerra es una falacia absurda… una cruel falacia absurda.

Almaleonor

 

 

 

 

 

“ERRORES” EN LOS VIAJES

 “ERRORES” EN LOS VIAJES.

0341 AVION VOLEMDAM

Leo en el blog de viajes 101 LUGARES INCREÍBLES un informe sobre “errores” que se suelen cometer en los viajes, más concretamente, dice la información de Magali Vidoz, “10 errores que (probablemente) cometerás en tu primer gran viaje”, y es cierto que cuando nos decidimos a realizar uno de estos viajes podemos llegar a cometer algún error, que lamentablemente no podemos subsanar en el siguiente, porque la mayor parte de las veces no volvemos a hacer un “gran” viaje, o si lo hacemos, es tan diferente su circunstancia que casi necesitamos una guía nueva. Hay errores en los viajes, todos los viajes, que lamentaremos siempre haberlos cometido, pero lo más fácil es que simplemente nos sirva de experiencia para la próxima ocasión y no tenga mayor importancia que una molestia no deseada en un viaje soñado. Recomiendo leer el artículo y visitar el blog, porque es uno de los mejores que hay por la res sobre viajes.

Nosotros hemos viajado por una compañía y por libre, y desde luego nos quedamos con el viaje por libre, pero también somos de los que no viajaríamos así por algunos destinos, principalmente por seguridad, pero también por la dificultad cultural. Siguiendo como guía los errores que la web ha establecido, estas son algunas de nuestras experiencias en viajes que a lo mejor le sirven a más de uno ahora que empiezan las vacaciones.

1) Imaginas el paraíso (y encuentras algo que está muy lejos de serlo)

mt-st-michel

En primer lugar diré que todo lugar que uno desea visitar ES el paraíso. Uno siempre tiene un sitio, o varios, que ha imaginado, deseado, anhelado visitar, y ese sitio nunca defrauda, por mucho que sea diferente de lo que había imaginado. Por otro lado, nunca las cosas, ni ideales ni cotidianas, son como uno las imagina, así que partiendo de esa premisa, aceptemos que si hay un destino que nos ilusiona conocer, vayamos, y lo hagamos con la mente abierta.

Uno de nuestros sitios ideales para conocer fue El Mont-St.-Michel. Puedo asegurar que dimos un bote en el coche cuando divisamos su silueta en el horizonte y aún nos quedaban unos cuantos kilómetros para llegar. La sensación de estar allí fue tan indescriptible que no creo que nunca lleguemos a poder expresarla con palabras. Estuvimos seis días acampados a un kilómetro y medio de la roca, dedicamos un día entero a recorrerla por todos sus rincones, y todos los días, al atardecer, nos acercábamos andando (el 1,5 que nos separaba del camping) a recorrerla de nuevo y a tomarnos un café con un crêpe en uno de sus muchos locales. Desde el camping, nos acostábamos todos los días contemplando su silueta en la noche. Vimos sus peligrosísimas mareas, y la velocidad a la que llegan a cubrir las marismas que rodean el Mont. Todos los días mientras estuvimos allí hubo rescates de imprudentes, pues carteles y altavoces avisaban constantemente del peligro de subestimar la hora estimada de la marea. Era un increíble espectáculo de la fuerza de la naturaleza y la voluntad del hombre por construir y habitar hasta el último reducto de este mundo. Aún permanece en nuestras retinas la silueta del Mont.

Sin embargo hubo gentes españolas que nos contaron decepciones varias: les parece excesivo el precio del parking, les parece muchísima la cantidad de gente que se encuentra a cierta horas, les molesta las prohibiciones… en fin que se encontraron con algo que no es lo que habían imaginado, al parecer, y nosotros con la sensación de estar hablando de sitios diferentes.

aiguille_du_midi

No aconsejo tampoco que uno se fíe mucho de lo que dicen los demás. Mucha gente nos dijo que subir a la Aiguille du Midi era muy caro y que no merecía la pena pagar tanto teniendo otros montes a los que subir y ver el mismo paisaje sin pagar nada. El mismo mensaje escuchamos y leímos en muchos foros respecto al Matterhorn (Cervino). Ni caso. Si uno quiere ir a un sitio, el que sea, si tiene verdaderas ganas de ir y verlo, no deje de hacerlo. Si le sirve a alguien diré que ambas ascensiones (en teleféricos), aún con sus precios altos, han sido dos de las experiencias más increíbles que hemos tenido la oportunidad de contemplar en nuestros viajes.

0721 Matherhorn

2) Magnificas un supuesto problema, y resulta que el único problema evidente es tu capacidad de magnificar las cosas.

Date un respiro. Ten paciencia. Mantén la mente abierta. El primer ejemplo lo vivimos en un viaje a Noruega. Cambiaron algunas cosas en el itinerario, en lugar de ir por aquí, ir por allá y en lugar de visitar esto, visitar lo otro, cosas así, sin la mayor importancia. El sitio por el que pasamos fue precioso y lo visitado mucho más. Pero sirvió para que enseguida supiésemos quien, del grupo del viaje, era el “quisquilloso” que todo lo ve mal. Además de dar la turra todo el tiempo con que no era eso lo prometido, estoy segura de que no disfrutó nada de un viaje que a los demás nos pareció una maravilla y del que disfrutamos enormemente.

Mezquita Azul

Nuestro viaje a Estambul, fue diferente. Se convirtió en un problema nada más llegar. Fue un viaje organizado, pero nuestro hotel era una auténtica chapuza, el sito no estaba tan céntrico como nos habían asegurado, era una calle de mucho ruido, y hacía calor, mucho calor, demasiado calor, muchísimo calor…. El caso es que todo nos parecía un problema… El hotel era viejo y maloliente, la electricidad solo se ponía en marcha cuando estabas dentro, con lo que no había forma de enfriar nada en el minifrigo, la ducha estaba estropeada, el aire acondicionado era infernalmente ruidoso, no se podían abrir las ventanas por la noche, no había un desayuno en condiciones, había que andar bastante hasta la zona de las mezquitas, y los restaurantes cercanos al hotel dejaban mucho que desear… Total que hasta llamamos a la agencia para que nos cambiaran de hotel o nos buscaran un vuelo de regreso.

Torre de Leandro

Solo un día fue suficiente para que el encanto de Estambul nos enamorase. El hotel nos pareció lo de menos. El agua se vendía fría y barata en todas partes. El camino hacia las mezquitas era agradable, ameno, muy transitado y una delicia recorrerlo por la noche al volver al hotel. Por supuesto las mezquitas, Santa Sofía, los demás sitios de esta maravillosa ciudad, los estupendos y nada caros restaurantes de la zona de las mezquitas, el encanto y simpatía de sus gentes, la atrayente maravilla del Bósforo donde vimos juguetear a unos delfines, y hasta el achicharrante calor (tuvimos que dejar en la basura, desde zapatillas hasta ropa de lo sudada y estropeada que había quedado), todo Estambul se convirtió en un poderoso imán que nos atraía y nos hacía lamentar el día del regreso.

Santa Sofia

Si. Hay que pensar en otras cosas antes de considerar que un problema es tal en un viaje. Nunca sabes donde vas a encontrar esa maravilla que no esperabas y ese momento que no hubieses querido perderte jamás. Tiempo al tiempo. Y un viaje de vacaciones es para disfrutar.

3) Contactas a un sólo host en couchsurfing (y esperas que te respondan)

Sarlat-la-Caneda

No hemos utilizado nunca un couchsurfing ni creo que lo utilicemos, pero es una opción que ahí está para quien tenga tiempo y ganas. Lo que si es cierto es que hay fórmulas para poder viajar sin que suponga demasiado dinero, pero hay que gastar dinero. Quiero decir que dormir “en cualquier sitio” no es una buena idea y puede salirte demasiado caro a la larga, en dinero y salud. Hay hoteles buenos, bonitos y baratos, aunque el nivel de cada “b” dependa de lo que cada uno esté dispuesto a contar como imprescindible, necesario o indiferente. En todo caso, el romanticismo va con uno, no con la habitación del hotel.

Valle de la Pineta en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Nosotros hemos viajado con tienda de campaña. Hace mucho tiempo con todos los pertrechos a cuestas y en trenes y autobuses, incluso haciendo dedo… después con nuestro coche y nuestras cosas… y últimamente con la Camper, con la que ya tenemos nuestros sueños cumplidos. También hemos utilizado viajes organizados y hoteles en viajes por nuestra cuenta. Y hoy hay muchísimas opciones para poder encontrar alojamientos a nuestro alcance. Solo hay que buscar y preguntar.

AREA DE ACS DE GAVARNIE

Nuestra primera experiencia con un viaje organizado fue un desastre. Fue en nuestro viaje de bodas y la “agencia” nos colocó en un hotel situado entre un acantilado y un campo de tiro militar y con dos camas separadas. Habíamos pedido un lugar tranquilo, cerca del mar y para pasar nuestra luna de miel. No dieron ni una. Ni que decir tiene que nos largamos de allí y nos buscamos un hotel por nuestra cuenta. Tardamos mucho en volver a confiar en un agencia, pero lo hicimos y cuando encuentras una que te conoce y sabe lo que buscas, todo suele (o casi) salir bien.

Digital Camera

El peor hotel en el que hemos estado no fue el de Estambul que mencioné antes, pero da igual, otro malo con avaricia que haberlos hailos, y con no volver o poner una queja si la cosa va a mayores, asunto arreglado. El peor hotel en el que hemos estado fue en El Ferrol, pero eso es otro cuento. Y el mejor (dejando aparte el lodge de Senegal que era una maravilla pero tenía sus fallos), sin duda el de Oslo en Noruega, pero como solo estuvimos dos noches y solo para cenar, dormir y desayunar (que casi con el desayuno en la boca salíamos para hacer las visitas) pues ni cuenta que nos dimos del hotel. Recordamos mucho los edredones que tenían en las habitaciones de todos los hoteles de Noruega. Es casi lo único que recuerdo del hotel de Oslo, además del completísimo buffet del desayuno…

4) Planificar la dieta más sana de todas (que jamás cumplirás)

Digital Camera

Lo primero, estando de viaje olvídense de dietas. Hablando del buffet del hotel de Oslo, una recomendación. Desayunen bien cuando estén de viaje. Háganme caso. Aunque uno no tenga costumbre de desayunar mucho, como es mi caso, al final se agradece porque los ritmos y horarios son tan diferentes a los que uno está acostumbrado que es la mejor opción para salir de viaje. Y si les da por acopiar parte del desayuno para llevárselo para más tarde, hay que hacerlo bien y procurar no te pillen porque hacen pagar el doble. En Noruega hicimos un grupo estupendo de 10 amigos que siempre nos sacábamos un buen acopio de manjares del desayuno para pasar la mañana. No lo cuenten por ahí, pero lo hacíamos. Nos poníamos de acuerdo entre los 10 y conseguíamos una buena montonera de cosas para repartir. Pero una pareja del viaje tuvo la mala idea de hacer lo mismo a la vista de todo el mundo y les hicieron pasar un rato bastante incómodo… y encima nos señalaron a nosotros como instigadores, pero no nos pillaron con nada… El segundo día se adquiere gran habilidad…

Rin 088 Luxemburgo

Las comidas cuando uno va en un viaje organizado suelen estar previstas si hay visitas, o cada uno se apaña. No importa. Tanto en un caso como en otro, es muy bueno probar la comida del lugar, aunque sea en un puesto callejero. Y si no queremos hacer demasiado gasto, siempre hay supermercados, tiendas y mercadillos donde comprar embutido, pan y fruta y hacer una comida ligera. Nosotros ahora llevamos nuestra comida. En realidad la hemos llevado siempre, incluso con la tienda de campaña. Antes de salir por la mañana para hacer las visitas, preparábamos un buen bocadillo comprando el pan en el mismo camping o en el pueblo o ciudad. Y luego nos parábamos a comer donde nos apeteciera. Eso te da mucha libertad. Pero no escatimábamos oportunidades de probar lo que el sitio en cuestión ofrecía. Y siempre es un gran acierto. No hay que olvidarse de los vinos, quesos, postres y demás delicatesen que siempre puede uno encontrarse en cada lugar que se visite y que será un recuerdo inolvidable. Aún llevo en la memoria gustativa (si es que eso puede expresarse así) el sabor del queso de Roquefort que probamos y compramos en una visita a las bodegas donde se elabora en el pueblo del mismo nombre; y también el riesling blanco que compramos en la Alsacia y en las bodegas del Rin alemán ¡¡Increíble!!

1174706_10201980687385807_850643832_nLuego están las cenas. Una recomendación. A no ser que vayan a una ciudad conocida o con referencias conocidas para buscar donde cenar, es mejor que contraten los servicios de cenas con la agencia. Nuestra agencia nos recomendó contratar los servicios de cenas en el viaje de Noruega y fue una decisión bastante acertada, porque salvo en Bergen, en los demás lugares (incluido Oslo) estábamos bastante alejados del centro y no era fácil desplazarse para buscar donde cenar. Hay que tener en cuenta además que en la mayor parte de Europa se cena muy pronto y a partir de las ocho de la noche ya no encuentras donde comer nada. Y cenar en el hotel sin tenerlo incluido es carísimo. Donde si nos indicaron no contratar las cenas fue en el viaje a Estambul. Nuestra agencia nos recomendó ir a los buenos restaurantes de la zona de las mezquitas, porque decían que eran muy buenos y no tan caros como parecía en un principio. Y efectivamente, ha sido el sitio donde más y mejor hemos cenado de todos los lugares donde hemos estado. Los restaurantes magníficos, la atención exquisita, el ambiente estupendo y la cocina de lujo. Si alguien va a Estambul que no deje de visitar el Medusa y que pregunte por Ismael. Con un poco de suerte, si sigue por allí, les atenderá uno de los mejores profesionales en atención al público que imaginarse uno pueda. Un saludo Ismael.

5) Te resistes a aprender un idioma (inglés) y das por hecho que será fácil entenderse.

001 Bienvenido

En realidad es cierto. Te entienden en todas partes. En Europa entera se habla varios idiomas, incluido el español, en casi todas partes (en Austria no, ahí no encontramos ni un solo folleto en español). Por muy lejos que uno vaya, siempre se encuentra con alguien que habla español, que conoce España, que tiene alguien en España, etc. Y en las oficinas de turismo, raro es que no encuentres a alguien que hable español, o que sea española, como la muchacha de Cantabria que nos dio información sobre el Puente de Millau en las Gargantas del Tarn en Francia. En Holanda, en lo más al norte que imaginarse uno pueda, en Texel, nos encontramos con gente que se asombraba de que fuésemos españoles y estuviésemos por allí… ellos hablaban varios idiomas y alguna vez nos dieron información hasta en italiano. Pero también nos hemos encontrado con gente que hablaba español en todas partes y nos saludaba en nuestro idioma, bien porque conoce España (muchos alemanes sabían español por haber estado en “alméria”), bien porque es su trabajo, como los guías noruegos o camareros turcos que lo habían aprendido por el aumento del turismo español, o bien porque tienen familia en España. Ese fue el caso de un muchacho en Senegal que sabía español porque su mujer era de Segovia… o también de otro muchacho, más joven que sabía español porque su “madrina” era española, de Calahorra… Lo que si es una pena es que ni mi marido ni yo nos atrevamos a hablar otro idioma…

6) Encontrar un hostel bueno, bonito y barato (y soñar noches románticas que jamás existirán)

001 Hotel Bougainvillees

Una recomendación. Si vas de viaje de novios no contrates un viaje largo para visitar un país y sus monumentos y lugares turísticos. O si lo haces, divide el viaje en dos, una parte para una cosa y otra parte para la otra. De verdad, las visitas son muy cansadas y un viaje de novios también. Dos “cansancios” semejantes son demasiado duros. En Noruega conocimos a varias parejas que estaban haciendo su viaje de novios, y aunque se lo pasaron en grande, a unos les perdieron las maletas y la muchacha se pasó varios días sin su ropa, y a otros el exceso de equipaje les hacía discutir cada dos por tres por el acarreo de maletas. Mi hermana se fue de crucero. Si uno está dispuesto a aguantar a un animador encima de la chepa todo el día, es una buena opción para hacer visitas sin mover maletas.

0406 FERRY A TEXEL

Hablando de maletas, otra recomendación que nos hicieron en la agencia… Si vais en pareja, no dividáis nunca la ropa en una maleta para cada uno. Utilizad siempre dos maletas (aunque pudierais ponerlo todo en una), y dividid cosas de ambos en cada una. Así, si pierden una, siempre tendréis la otra mientras aparece. Es un buen consejo y evita muchos problemas, como a mi amiga en Noruega que tuvo que utilizar hasta calzoncillos de su pareja…

7) Pensar que tienes más dinero (y darte cuenta en el camino de que tienes mucho menos de lo que tú creías)

Digital Camera

En todo caso, ojo con las tarjetas de crédito. Y no solo para no gastar demasiado, sino porque hay sitios donde no se admiten más que las nacionales o a lo sumo las Vip. En cambio hay lugares donde puedes utilizar la tarjeta para todo, incluso para pequeños gastos. También hay que tener previsto el cambio si vas a un país donde no se usen euros. En Suiza, por ejemplo, te admiten euros en casi todas partes, pero la vuelta te la dan en francos suizos, y luego la calderilla no te la cambian en el banco. Si no quieres hacerte con monedas y billetes pequeños paga con tarjeta. También hay que vigilar los horarios de los bancos. En muchos sitios tienen unos horarios muy diferentes a los nuestros y nos podemos llevar una sorpresa.

Rin 033 Luxemburgo

En todo caso, hacer caso al guía si vais en un viaje organizado. Conoce donde hacer mejor el cambio de divisas, y sobre todo no lo hagáis en ningún sitio que no sea oficial.

8) Programas un viaje tan estructurado que jamás puedes cumplir con todas las metas propuestas

Rin 391 St Goar

Mira que hemos programado siempre los viajes conociendo nuestras posibilidades y nuestros gustos, pues en Holanda caímos en este típico error. Nos pareció que podíamos ver mucho más de lo que al final vimos, y organicé (esto siempre es tarea mía), unas rutas imposibles. Claro que las carreteras holandesas no ayudaron mucho tampoco porque ni con tres mapas delante podíamos aclararnos con ese dédalo de intersecciones que tienen allí para sortear los canales.

Digital Camera

Buscad bien la información sobre carreteras si vais por vuestra cuenta como nosotros con la camper. En Francia no hay problema. Sus señalizaciones son las mejores que hemos visto para circular con coches y es casi imposible perderse. En Alemania hay que estar muy atentos a las señales pues sus carteles son algo complicados de entender y hay muchas carreteras para ir al mismo sitio con lo que si te equivocas y tratas de dar la vuelta te puedes encontrar en una carretera diferente y el despiste es total. Además en las ciudades algunos carriles están separados con bordillos y hay que saber de antemano cual has de tomar.

002

Programar todos los detalles de un viaje no está mal porque te ayuda a ver más cosas si lo llevas planificado, pero tampoco hay que centrarse en cumplir un objetivo. Es la ventaja de ir por tu cuenta, que si una cosa te gusta más de lo que habías pensado puedes quedarte más tiempo y viceversa. Eso si, en los sitios con muchos museos y visitas, o en las grandes ciudades europeas como París, es mejor gastar un poco de tiempo en planificarlo antes de salir. Se gana mucho.

9) Eliges el billete de avión más económico, festejas tu triunfo y olvidas que es un vuelo con 4 escalas

¡Estamos llegando!

No lo aconsejo. En el viaje a Estambul lo pasamos fatal en el avión. Peor en el regreso. Pero es que es la tónica general de los aviones. De los vuelos a Noruega solo se salva el de la compañía danesa, los demás nos lo hicieron pasar mal. Viajar en avión por mucho que digan  no es cómodo. No se como será en primera porque nunca he viajado en primera, pero creo que la próxima vez intentaré dejar algo de pasta para esto y viajar en primera porque de lo contrario es un infierno porque el que ya no estoy dispuesta a pasar.

10) Crees que viajar en Europa en invierno es romántico

0961 Desde la Aiguille du Midi

¡¡Es romántico!!

Insisto. El romanticismo va con cada uno. No lo olviden. Y viajar por Europa, donde están preparados para el frío es de lo más romántico que existe… Recuerden que les he hablado de los edredones noruegos…

 ¡¡Felices Vacaciones a quien se marche en Agosto… Nosotros aún esperaremos a Septiembre.

AlmaLeonor

 

Imágenes propias excepto las de El Mont St. Michel y la Aiguille du Midi:

1.- Avión sobrevolando una ciudad holandesa.
2.- Mont St.Michel (de la web).
3.- Aiguille du Midi (de la web).
4.- Matterhorn (Cervino), desde el mirador del Petit Cervino.
5.- Mezquita Azul en Estambul.
6.- Torre Leandro desde la orilla asiática de Estambul.
7.- Santa Sofía en Estambul.
8.- Camping en Sarlat la Caneda (Francia).
9.- La Pineta, en Ordesa, Pirineo Central.
10.- Area de ACs de Gavarnie, pirineo francés.
11.- Camping Bord du Mer en St.Jean de Luz (Francia).
12.- Bandeja de Quesos en Amsterdam (Holanda).
13.-Mercadillo de frutas y verduras en Luxemburgo.
14.- Botella de vino Riesling de Alsacia (Francia).
15.- Bienvenido. Valle Araotz (Guipuzcoa).
16.- Recepción del Hotel-Lodge de Saly en Senegal.
17.- Ferry a la Isla de Texel (Holanda).
18.- Comprobando la ruta en nuestro ordenador en un área de ACs en Francia.
19.- Parkímetro en una calle de Luxemburgo.
20.- Cartelería en St.Goar en la ruta de los castillos del Rin (Alemania).
21.- Carretera elevada al atravesar un canal en Holanda.
22.- Panorámica de París desde la Torre Eiffel.
23.- Llegada a Estambul desde el avión.
24.- Vista desde uno de los miradores de la Aiguille du Midi.