THE END BREXIT

THE END BREXIT

Imagen: “Ícaro” (1943-46), Henri Matisse

Desde ayer, 31 de enero de 2020, el Reino Unido ya no pertenece a la Unión Europea. Ícaro ha levantado el vuelo en solitario. Reconozco que tengo sentimientos encontrados con este asunto. Pienso que el Reino Unido nunca ha participado del espíritu de la UE, y diría que hasta la ha boicoteado todo cuanto ha podido en favor de sus propios intereses y de otros de índole internacional que nada tenían que ver con una Europa unida, me refiero a los intereses atlánticos, más próximos a la política estadounidense que a la europea. Pero, por otro lado, creo que es una mala noticia para una ya de por sí muy mala deriva de la UE en los últimos años. Creo que es una mala noticia que se haya producido precisamente ahora, en unos tiempos tan convulsos y tan proclives a las desuniones, más que a los grandes entes internacionales, que han ido perdiendo no solo impacto geoestratégico sino también efectividad y credibilidad (me refiero a entes como las Naciones Unidas, el FMI y todos los demás organismos creados tras la Segunda Guerra Mundial en todo el mundo). Creo, por un lado, que ya era hora de que el Reino Unido dejase de dar por saco con una decisión que fue tomada por Referéndum por una ciudadanía harta de muchas cosas, sí, pero inconsciente del verdadero alcance de su decisión (y con el agravante de que ni Irlanda ni Escocia apoyan esta medida), pero que por otro, la UE ha recibido un impacto directo, que nosotros mismos nos hemos disparado en un pie… 

AlmaLeonor_LP

BREXIT, PERDIENDO EL NORTE

BREXIT, PERDIENDO EL NORTE

BREXIT

Como decía, el “Brexit” británico del pasado día 23 ha causado una “fiebre” de la que nos va a costar recuperarnos. De entrada, es la noticia estrella casi por encima de la convocatoria a las urnas de hoy domingo día 26 de Junio, y eso que esto, por sí solo, ya tiene “bemoles”.

Pero vayamos con el tema… por cierto, en la city de Londres, ya está cobrando fama otra expresión, el Bregret,  una especie de arrepentimiento que suele darse las mañanas de resaca tras una borrachera de infarto y que solo parece tener cura volviendo a beber como un cosaco. Sí. Ahora hay quien quiere hacer un viaje en el tiempo y anular (concretamente piden repetir el Referéndum) lo que decidió durante una noche de farra… anulemos el “Brexit”, abracemos el “Bregret”. Es como aprender idiomas con las magufadas de los British, y parece que hasta funciona (para entender la diferencia entre ingleses y británicos y además meterlos a ambos en el Reino Unido, pinchar aquí).

Como decía, vayamos con el tema. La primera consecuencia lógica del resultado del Referendum del pasado día 23, fue la dimisión del Primer Ministro, David Cameron,  laborista, partidario del “no”, o “Remain a member of the European Union”, como figuraba en la papeleta de votación (poll card). Pero que no cunda el pánico, que el señor Cameron ha dicho que se tomará su dimisión con la calma de la que todo buen británico debe hacer gala… para octubre.papeleta(4)

Digo que es la consecuencia lógica, pero imaginen que ese Referéndum se hubiese dado en España… la respuesta tipo Ministro del Interior, ya la conocemos: “¿Dimitir? No pienso darle ese gusto al independentismo.”  Porque en España este Referéndum (como también sucedió con el que se celebró en Escocia en septiembre de 2014) solo se ha leído en clave independentista catalana. Tanto es así, que se da la paradoja de que mientras en toda Europa son los partidos más conservadores (defensores del “Leave the European Union” en el Reino Unido, o lo que es lo mismo, del “Brexit”) los que se han felicitado por el resultado, aquí, en España, desde el PP al PSOE han mostrado su preocupación por una consulta popular que propugna una “desconexión”, es decir, por la sola celebración de un Referéndum, como ya decía en el anterior artículo. Es más, el expresidente del Gobierno socialista, Felipe González,  se ha desmarcado con una frase que necesita de diccionario para entenderla: “Nunca apoyaré a inmovilistas de derechas ni a populistas rupturistas de pseudoizquierdas”  ¡Toma ya! Propugnando la abstención.

Brexit_EDICRT20160624_0003_13

Claro que también al otro lado del charco, en los USA, el bocazas de Donald Trump, republicano (ultraderechista, para que nos entendamos), ha felicitado a sus “amigos” británicos por haber “recuperado el control”, sin darse cuenta de que a lo mejor del control del que se han desprendido es del suyo propio, porque ya hay voces muy claras entre los republicanos de los Estados Unidos (Bernie Sanders, senador por Vermont y excandidato a la opción republicana a la presidencia, por ejemplo) que piden un voto mayoritario a los demócratas de Hillary Clinton para evitar una presidencia Trump, algo que muchos de los ciudadanos republicanos de a pie ya pensaban hacer desde que Trump saliese elegido candidato. Nos espera un “USAexit”, votantes republicanos que apoyaron masivamente la nominación de Trump porque era “guay” sin pensar que podría llegar a ser presidente del país… ahora votarán al candidato del partido contrario, el demócrata, tras un contrito ejercicio de arrepentimiento. Amen.

Britain_EU-0fc99_20160622215541-kXtF-U4027516643608N-992x558@LaVanguardia-Web

A ver… que me despisto. Ahora, tras el “Brexit”, se abre un periodo de negociaciones con la UE que, al parecer, ésta quiere que sea rápido (la primera reunión de los, ya 27 líderes europeos, será el miércoles), y hasta los seis ministros de exteriores de los países fundadores de la Unión Europea, piden que se acelere el proceso para poder trabajar en el seno de una UE definida.  Peeeeero los ingleses prefieren, como siempre, ir despacio. Tranquilidad british, ya saben. Toman té. Y temen, además, que pueda haber peores consecuencias en su propio país que en la UE. De momento, más dimisiones laboristas  ¿Se pasaran al grupo Conservador para estar del lado de la mayoría? ¿Fundarán un nuevo partido de izquierda más a la izquierda que el laborismo de Cameron que tan poco ha hecho por el laborismo británico, como por la izquierda europea? ¡Precioso! Confluencia anglosajona con un solo gesto.

Segunda consecuencia lógica, el desplome de las bolsas, y de los índices del IBEX  llegando a augurar hasta un éxodo masivo de Londres de las grandes compañías. No sé yo si llegará a tanto ni la sangre al río. Ya hemos visto la nula capacidad de predicción de los gurús de la macroeconomía que ni una han acertado en esto de la crisis. Pero lo cierto es que, al menos, muchas empresas de import-export (nunca te agradeceré lo suficiente las clases de english, “Brexit”) tendrán que volver a reeditar todos los contratos mantenidos con un Reino Unido amparado por la legislación europea. A partir de ahí, ya se verá si de verdad supone un descalabro económico o no. El Fondo Monetario Internacional, siempre tan dicharachero él, la alegría de la huerta con su característico fino sentido del humor, augura que el Reino Unido entrará en recesión económica.  Si eso ocurre, ya hay quien ha vaticinado un descalabro de la recuperación (¿qué recuperación?) española.

1466749835_626846_1466785286_noticia_fotograma

De momento, son muchas las cuestiones que deberán quedar definidas antes de eso, en primer lugar, la capacidad de acción de la propia institución de la UE ante una petición de abandono de la misma. Como ya he dicho, hasta en la compleja reglamentación de las instituciones europeas, existe un procedimiento de “desconexión”  (y no soy yo a la única a quien le ha gustado el “palabro”), pero las cosas no son siempre tan fáciles como parecen, y menos cuando hay tanto dinero en juego por medio. Nos esperan como dos años de Procesc ¡Ay, no!… ¡Que me lío!… dos años de proceso de “Leave the European Union”. Hay que tener en cuenta que en la UE se hacen planes para un periodo de siete años, y que estos planes se elaboran y cierran un año antes de iniciarse el nuevo periodo. Estamos en el llamado “Plan 20-20”, que es la planificación estratégica de la UE para el periodo 2014-2020, elaborado en el año 2013. Así que poco se moverá dentro del pesado engranaje comunitario hasta entonces. De momento, me pregunto solo si se le permitirá al Reino Unido ocupar la presidencia de la UE en el 2017…

Vanguardia-Web

En clave humorística se ha llegado a pedir a los ingleses que ya que se marchan de Europa, que por favor se lleven con ellos a turistas y hooligans que envía recurrentemente al continente, beneficiándose de precios muy bajos en los paquetes hoteleros (y en el precio del alcohol) y que tantos destrozos causan. En clave humorística, claro, porque a muchos les ha venido muy bien este “turismo cazurro y borracho” hasta que han empezado a destrozar más de lo que gastan y a provocar el rechazo de otros turistas que no quieren ni oír hablar de los destinos vacacionales donde aterricen estos bárbaros (pero este sería otro tema). Aunque, por otro lado, algo bueno puede sacarse de esto ya que los ingleses, como los norteamericanos (afinidad anglosajona, ya digo), son firmes partidarios del fracking y ahora, todos esos proyectos pueden detenerse o, al menos, tener que sortear más barreras administrativas.

También hay quien ya ha calculado ventajas e inconvenientes de tener a los futbolistas ingleses por jugadores extracomunitarios  en los equipos europeos… claro, el fútbol, siempre el fútbol… Supongo que los mismos problemas tendrán jugadores de waterpolo, rugby, ciclismo o gimnasia rítmica, pongo por caso… Pero no creo que haya problema, del mismo modo que nadie lo encuentra en incluir a equipos y deportistas turcos, ucranianos y hasta israelíes en competiciones europeas y ni siquiera pertenecen al mismo continente. Más tedioso puede llegar a ser un Festival de Eurovisión sin el representante británico, me imagino. Aunque en la última edición, la de Estocolmo, Joe & Jake, con su “You’re not alone” («No estás solo», ¡que cosas!) se quedaran en el puesto 24° (de un total de 42 participantes, que por cierto, incluían Australia, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia y Ucrania, además de la exclusión por deudas de Rumanía). Y pensando en el título de la canción inglesa, y ya que el lema de Eurovisión de este año era “Come Together” («Vamos juntos», ¡ni que adivinaran el “Brexit”!), como símbolo de un nexo común de todos los países participantes (¡pillen la ironía!), a lo mejor se podía unir música y fútbol y nombrar otra canción como el himno oficial del “Brexit”: Gerry & The Pacemakers “You’ll Never Walk Alone” («Nunca caminarás solo», ¡juas!). Por cierto que en Liverpool, la ciudad del equipo de fútbol donde esta canción es su himno, un 58,2% de sus ciudadanos votó por la permanencia en la UE.

Es una canción preciosa, además.

Las cuestiones pueden llegan al infinito. Se plantea ahora el problema de Gibraltar, como si el “Brexit”, o su negativa, significasen algo en la solución de un tema enquistado que ni dentro del seno de la UE se ha podido resolver (como tampoco otros conflictos territoriales como en el caso de Chipre). No parece que en este sentido las cosas vayan a cambiar mucho y Gibraltar seguirá siendo el Paraíso Fiscal que siempre ha sido con la connivencia de ingleses, españoles y UE. No problem… (creo que ya voy por el sobresaliente en english) que estén tranquilos los defraudadores varios de toda Europa, que este corralito suyo no se toca. No asustarse, aunque lo diga Margallo.

Lo que si se preguntan muchos, y ya en clave más seria, es si este Referéndum puede tener un “efecto contagio” para el resto de aspiraciones nacionales de muchos otros colectivos. Por ejemplo, y como la picaresca puede más que la fuerza (aunque sea la fuerza de las urnas) ya hay quien se está planteando conseguir el pasaporte irlandés para no perder las ventajas de seguir siendo europeo. Cómo si Rajoy no lo hubiese dejado claro cuando preguntó aquello de “¿y la europea?” en aquel momento épico en el que le hicieron ver que un catalán no perdería la nacionalidad española adquirida por nacimiento y garantizada por nuestra Constitución, aunque se constituyese Cataluña como un estado independiente. Pero el caso es que la decisión británica puede acelerar la descomposición del mismo país,  cuyo caso más sangrante es el de Escocia.

13439022_1741137596123523_595998483137974685_n

Mientras Inglaterra (con excepción de Londres) y Gales, han optado por el “Brexit”, Irlanda del Norte y Escocia claramente se han inclinado por la permanencia en la UE. El caso escocés es sangrante, como digo. Recordemos que Escocia votó en Referéndum en contra de su independencia, entre otras cosas, por la campaña por el miedo a las consecuencias en el caso de abandonar la UE, realizada por los británicos conservadores. Renunció a su independencia por permanecer en Europa, y ahora es el Reino Unido, propiciado por los mismos partidos conservadores, el que les saca de la UE… y sin su independencia. En Escocia y en Irlanda (son países pertenecientes al Reino Unido), con toda probabilidad, puede que se revise su estatuto de permanencia tanto en el Reino Unido como en la UE. Están en su derecho.

brexit-1462470589PAa-1

También puede suceder que otros países comunitarios se planteen celebrar un Referéndum para preguntar a sus ciudadanos si desean abandonar la UE. Ahí están Dinamarca y Suecia, países nórdicos reticentes a seguir las políticas migratorias de la UE (que tampoco han solucionado nada, aunque alguno analistas culpan a la participación de Cameron en ellas como posible causa de su fracaso) y muy críticos con la cesión de competencias extranacionales. Seguro que por mucho que los partidos ultraconservadores nórdicos (también otros europeos, como he dicho antes, el de Marie Le Pen en Francia, por ejemplo) estén clamando por una solución semejante a la británica como fórmula populista de captación de votos, se cuidarán muy mucho de plantear siquiera la celebración de un Referéndum nacional sin antes conocer a fondo las consecuencias (sobre todo económicas) que acarreará la medida para el Reino Unido. La desaparición de la UE como ente supranacional sería más desastrosa que beneficiosa para el conjunto de los países de Europa, tanto comunitarios como no.

Yo, de entrada, pediría que el inglés dejase de ser lengua oficial en la UE (si, si, ahora que me lo estoy aprendiendo…). No soy la única, y estoy de acuerdo en que sería un palo tener que traducir todo a otro idioma europeo, checo, pongo por caso. Pero considero que, por muy idioma universal que sea el inglés, que un organismo como la UE mantenga, como oficial, una lengua que no lo es en ninguno de sus países miembros, es, como poco, un insulto a los países que sí forman parte de la UE. Es como si en los EEUU decidiesen que el chino mandarín sea la lengua oficial del conjunto del Estado porque la hablan más personas en el mundo que el inglés en su país.

Lo que quiero decir con todo esto es que, de momento, solo sabemos el resultado de un Referéndum. Una consulta popular que técnicamente no es vinculante, no lo olvidemos, aunque no creo que nadie en ningún sitio (ni en el Reino Unido, ni en la UE) obvie ni olvide el resultado. Pero ahora tendrán que crearse, como primera medida, los mecanismos británicos para poder ponerlo en marcha, y eso llevará tiempo. Y si es que se pone en marcha, porque una decisión de tal calibre basada únicamente en un 2% sobre la mitad de la población (el “Brexit” obtuvo un 52% y la permanencia un 48%), tan localizada territorialmente (el sur y el mundo rural a favor del “Brexit”, el norte y las grandes ciudades a favor de la permanencia) y marcada a fuego con segmentos de edad (los mayores de 50 años a favor del “Brexit”, los jóvenes a favor de la permanencia), va a ser  muy difícil de defender en el Parlamento británico. Muy difícil. Pero no pueden dejar de hacerlo, porque así lo ha manifestado la mayoría. Complejo. Lo que a lo mejor no es tan difícil es que se utilice todo esto para presionar a una UE muy dependiente de la economía, tanto comunitaria, como extracomunitaria. Y con un TTIP esperando en la puerta de Europa para entrar sin llamar y avasallando a los inquilinos, pero que puede resultar muy goloso para unos cuantos oportunistas…

Es posible, además, que Europa necesite verse en esta tesitura. Es posible, digo solamente, que la UE necesite reinventarse, replantearse algunas de sus políticas comunitarias y pensar en una Europa de la que no quiera irse nadie. Hace tiempo que se perdió el rumbo fundacional y la necesidad de reintentar la aprobación de una Constitución Europea, que haga avanzar en una mayor integración política sin olvidar plantear más protección a las políticas sociales en el seno de los países miembros, se hace cada vez más plausible.

43-referendum_immagine

Solo quiero apuntar una cosa más. Lo peor de todo este maremágnum de la respuesta británica a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha sido el descrédito hacia la opinión de la mayoría que muchos se han dedicado a escupir por las redes. Que los políticos despotriquen hasta del propio juego democrático cuando un resultado no les es favorable, puede hasta aceptarse (aunque debería pasarles factura), pero que la propia gente de a pie, ciudadanos anónimos, se dediquen a vituperar a los votantes de una de las opciones de un Referéndum, tachándolos poco menos que de “ignorantes” que no saben ni opinar, y de paso, que NO DEBEN opinar… eso, me parece un acto gravísimo de pérdida de conciencia democrática y hasta humana.

El pueblo es soberano. Su opinión cuenta exactamente igual, tenga la condición que tenga. Es ya un caso de flagrante intolerancia que haya quien abogue porque la “gente del común” (sic) no vote cuestiones sobre “las que no tiene ni pajolera idea” (sic). Es tristísimo que haya quien esté acusando a la gente de votar de forma “lerda” (sic) empujados por la televisión o las redes sociales, mientras se está apoyando masivamente a gobiernos que han recortado en educación. Se está atacando a la víctima en lugar de al verdugo. Pero aun siendo así, nadie, repito, nadie, puede negarle a otro su voto por mor de una supuesta mayor inteligencia. No entiendo, no podré entender nunca, cómo es posible que aún exista gente que piense que otra persona, la que tiene al lado, o la que le está poniendo un café, o su alumno, o su cliente, o su vecino… cualquiera… no tenga derecho a expresar su opinión en un voto. Es un pensamiento muy peligroso, además.

En el caso del “Brexit” esa opinión es el resultado directo de una campaña realizada por los propios políticos, en quienes los que critican el voto del ignorante, quieren depositar la capacidad de decidir sobre esos asuntos. A ver si ahora va a resultar que los que han hecho campaña por el “Brexit” en el Reino Unido no tienen la culpa de nada, pero sí la tiene la opinión de la gente a la que se la califica poco menos que de zafia…

Espero que “no perdamos en norte”, aunque no nos lleve hacia las islas británicas.

Anterior

AlmaLeonor

Fuentes: Las indicadas en los enlaces

 

 

 

HOY… YES, BREXIT

HOY… YES, BREXIT

europe_arise_plaque_winston_churchill1

Discurso de Winston Churchill en Zurich
19 de Septiembre de 1946

Deseo hablarles hoy sobre la tragedia de Europa … es desde Europa de donde han surgido y se han desarrollado esta serie de horribles guerras nacionales … que ha arruinado la paz y destruido las perspectivas de toda la humanidad … Es cierto que algunos pequeños Estados se han recuperado rápidamente, pero en grandes áreas, una masa trémula de atormentados, hambrientos, desposeídos y aturdidos seres humanos se encuentran ante las ruinas de sus ciudades y de sus casas y escudriñan los oscuros horizontes, temiendo un nuevo peligro, tiranía y terror … a pesar de todo, aún hay un remedio que si se adoptara de una manera general y espontánea, podría cambiar todo el panorama como por ensalmo, y en pocos años podría convertir a Europa, o a la mayor parte de ella, en algo tan libre y feliz como es Suiza hoy en día. ¿Cuál es ese eficaz remedio? Es volver a crear la familia europea, o al menos todo lo que se pueda de ella, y dotarla de una estructura bajo la cual pueda vivir en paz, seguridad y libertad. Tenemos que construir una especia de Estados Unidos de Europa … Me agradó mucho leer en los periódicos hace dos días que mi amigo el presidente Truman ha expresado su interés y simpatía por este gran proyecto … Estas organizaciones no debilitan, sino que, por el contrario, fortalecen a la organización mundial … Todos sabemos que las dos guerras mundiales que hemos pasado, surgieron por la vana pasión de una Alemania recién unida, que quería actuar como parte dominante del mundo … Los culpables deben ser castigados. Alemania debe ser privada del poder de volver a armarse y hacer otra guerra agresiva. Pero cuando se haya realizado todo esto, y se realizará, y se está haciendo, debe haber un final para la retribución. Tienen que haber lo que Mr. Gladstone llamó hace muchos años «un bendito acto de olvido». Tenemos que volver la espalda a los horrores del pasado … Si hay que salvar a Europa de la in finita miseria, y por supuesto de la condena final, tiene que darse un acto de fe en la familia europea y un acto de olvido hacia los crímenes y locuras del pasado … Ahora voy a decir algo que les sorprenderá. El primer paso en la recreación de la familia europea debe ser una asociación entre Francia y Alemania. Sólo de este modo puede Francia recuperar la primacía moral de Europa. No puede haber un renacimiento de Europa sin una Francia grande espiritualmente y una Alemania grande espiritualmente… En todo este urgente trabajo, Francia y Alemania deben tomar juntas la cabeza. Gran Bretaña, la Commonwealth británica de naciones, la poderosa América y confío que la Rusia soviética —y entonces todo sería perfecto— deben ser los amigos y padrinos de la nueva Europa y deben defender su derecho a vivir y brillar. Por eso os digo ¡Levantemos Europa!

Zurich, Suiza
19 de Septiembre de 1946

 

HOY…. YES, BREXIT

El resultado del Referéndum británico del día 23 de junio de 2016, ha hecho saltar varios mitos por los aires. El primero, ese de que Europa, la Unión Europea, no puede entenderse sin la concurrencia de todos los países que conforman el continente. Puede. Y ya era hora de que se entendiese así, en lugar de acelerar incorporaciones a golpe de posiciones geoestrátegicas (Croacia, Ucrania…), tours de force políticos entre los países hegemónicos (Alemania, Francia, Reino Unido…), planificaciones macroeconómicas  (Países del Este, de los Balcanes… ) o flagrantes casos de manipulación poítico-social, como con Turquía ahora mismo, con una promesa de aceleración de su solicitud de incorporación a cambio de proporcionar un parapeto territorial a las oleadas de refugiados sirios. Ahora, se están planteando desde la expulsión de países miembros por no cumplir objetivos económicos (“Grexit”, el más claro ejemplo, pero también Chipre, Portugal e incluso España), hasta la solicitud de “desconexión” de otros países por motivos socio-políticos (fundamentalmente), como es el caso del “Brexit”.

El segundo mito, en realidad no es tal, ya que lo que ha evidenciado el Referéndum británico es que, una vez más, la Unión Europea se encuentre ante el brete de resolver un difícil problema para el que no está preparada. Es el último del rosario de una serie de conflictos (disputas territoriales entre países miembros, guerra de los Balcanes, escasa representación internacional como ente supranacional, fracaso de la Constitución Europea, crisis económica…) que, desde la década de los noventa, esta UE no ha sabido cómo afrontar. Lo que ha mostrado a las claras el “Brexit”, es que la Unión Europea necesita una profunda refundación o, al menos, un exhaustivo análisis y autocrítica para retomar su papel fundacional, el de un organismo capaz de mejorar las relaciones entre los países europeos y garantizar el mejor desarrollo económico, político, social, democrático y cívico de sus ciudadanos. Abandonando las políticas sociales y entregándose de lleno a la gestión macroeconómica de un mundo globalizado, degradando con ello hasta la concepción democrática del gobierno europeo y sin avanzar en realidades concretas, realidades políticas, esta UE está abocada a desaparecer.

La UE ahora se encuentra sumida en la búsqueda de una solución al incierto proceso de “desconexión” del Reino Unido del Tratado de la Unión, un proceso, que por otro lado, estaba previsto en la compleja normativa de la UE, como muy bien nos dejaron claro desde las más altas instituciones europeas en el caso del posible y tan cacareado “Grexit” de hace unos meses. Los que entonces clamaban por la salida de Grecia de la Unión Europea como una factible solución a los problemas económicos de todo el eurogrupo, sin preocuparse un ápice por la “unidad” del continente, ni por la total pertinencia histórica de la presencia de Grecia en la Unión, hoy, lamentan la decisión inglesa y piden a Londres que “no abandone el barco”.

brexit-shutterstock2

El último mito que ha puesto en solfa el “Brexit” británico es el de la tradición europeísta del Reino Unido.

Dos cosas antes de seguir con la exposición de esta mi opinión personal (exclusivamente). Una, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, al menos como entidad nacional, nunca ha sentido como propia la pertenencia a la UE y si entró fue forzado por las favorables condiciones comerciales que esta les ofreció en los momentos de su incorporación (recordemos, en 1972-73, cuando el mundo se hallaba sumido en una de esas crisis económicas mundiales tan recurrentes) y el intento británico de sobreponerse al coloso comercial europeísta con la sola fuerza de su presencia en los países de su órbita imperial (con la creación en 1960 de la fallida Asociación Europea de Libre Comercio, AELC, con países europeos que no formaban parte de la entonces CEE), se mostró como un sonoro fracaso.

Y segunda, tras el resultado del Referéndum británico se está poniendo en tela de juicio desde la validez del resultado del mismo (al fin y al cabo por la mínima, un 52%), como la pertinencia del propio mecanismo de consulta popular, alegando que deben ser los expertos y políticos quienes tomen cierto tipo de decisiones y no dejarlas al arbitro de “ignorantes” (sic, en algunos casos) que no saben lo que votan. Esto es muy grave (hablaré de ello en un próximo artículo).

Es pertinente hacer un poco de historia antes de abordar la actualidad política. El final de la Segunda Guerra Mundial supuso todo un reto socioeconómico tanto para los países implicados, como para los que no lo fueron (o no tan directamente). La intervención de Winston Churchill en el llamado Discurso de Zurich ( el 19 de Septiembre de 1946) que encabeza este escrito, vino a enlazar los anhelos de una unión paneuropea, tal y como había sido concebida por buena parte de los intelectuales más reconocidos del periodo de entreguerras (André Gide, Coudenhove-Kalergi, Conde Keyserling, Edo Fimmen, Aristide Briand, Ortea y Gasset, Julien Benda…), con la necesidad perentoria de reconstruir una Europa devastada por la guerra y dividida en bloques a causa del reparto geoestratégico de la postguerra. Churchill abogaba por la reconciliación franco-alemana como piedra fundamental de tal unión. Pero no es cierto que los ingleses sintiesen como suya la tarea de reconstruir una Europa continental que les había atacado por tierra, mar y aire y en lo más profundo de su sentimiento nacional british, tan encerrado en sí mismo, tan isleño.

Por otro lado, la entrada de los EEUU en el conflicto europeo, que puso fin a la “política de no intervención” que se había marcado el creciente estado desde su constitución en el siglo XVIII, se prolongó en el tiempo y en el territorio europeo, gracias, entre otros, al firme apoyo del ya exministro inglés, Winston Churchill, y a la inyección económica del Plan Marshall. Esto fue consecuencia,  y además causa, del endurecimiento de relaciones con la URSS y los países europeos que habían quedado bajo su órbita. Y hay que hacer constar que no lo fueron por decisión soberana de los propios países, ni siquiera por conquista militar en la guerra, sino por un acuerdo tácito entre las potencias aliadas durante el propio conflicto. Nunca debemos olvidar esto. Si Europa fue una Europa dividida en dos (separada por ese “Telón de Acero” que igualmente definió Churchill en el Discurso de Fulton del mismo año de 1946) fue por una decisión acordada entre países aliados (con Inglaterra a la cabeza) que afectó a otros que ni siquiera tuvieron voz y voto en tal decisión. Y en ese mismo año de los discursos de Churchill, en 1946, es cuando los EEUU deciden ayudar a Europa en su reconstrucción.

Fue con el llamado Plan Marshall, que se empieza a pergeñar cuando, desde Londres, se avisa de que no puede seguir apoyando económicamente ni al gobierno conservador griego (frente a las guerrillas comunistas helenas) ni al turco (al que la URSS trataba de incluir en su órbita), considerados ambos barreras político-geográficas a la expansión comunista rusa por el este. El apoyo claro a Grecia y Turquía fue proclamado por la administración Truman con la puesta en marcha del plan económico, que incluía una condición de vital importancia: ayudaría a cualquier gobierno que hiciera frente a la amenaza comunista (Doctrina Truman). Y con la connivencia de todos, se puso en marcha.

La primera consecuencia del plan es que se fiscalizó todo lo que en la Europa de influencia occidental podía sonar a comunista. En Francia e Italia existían potentes Partidos Comunistas, en Bruselas y en Londres políticos comunistas desempañaban cargos políticos, pero fueron sistemáticamente mermados en un periodo relativamente corto durante el año 1947 en una cruzada “anticomunista” que es posible que no haya sido ampliamente entendida todavía, ni conocida más allá de círculos políticos y académicos. En España, el corolario de esta campaña fue la dolorosa inacción internacional contra una dictadura personalista que, aunque había mantenido contactos con las potencias fascistas derrotadas en la guerra, se mostró fiel aliada de esta cruzada. Franco se queda. La legalidad republicana deja de importar en Europa.

El Plan Marshall (denominado oficialmente European Recovery Program o ERP) fue anunciado, pues, en la Universidad de Harvard el 5 de Junio de 1947. Se trataba de un masivo programa de generosa ayuda económica para Europa,  con entrada de capital estadounidense, que permitió, o al menos empujó, la recuperación del continente y, de paso, propició un “lavado de cara”, un blanqueo podría decirse, de los trapos sucios de muchas empresas colaboradoras con el nazismo, pero necesarias para poner en marcha el plan. Por ejemplo, algunos de los bancos más importantes de Alemania y Suiza. En la administración norteamericana del presidente Truman, para gestionar y organizar toda esta labor propagandística anticomunista, se crea, en julio de 1947, la Ley de Seguridad Nacional, por la que nacían la CIA y el Consejo de Seguridad Nacional.

Además de lo que esto significó en los Estados Unidos (las listas negras de conocidos activistas y la caza de brujas de Hollywood, por ejemplo), la influencia comunista en Europa Occidental se redujo considerablemente en las primeras décadas. Y siguió disminuyendo, aunque más paulatinamente, hasta alcanzar a la Europa Oriental, y, como sabemos, producir el derribo del Muro de Berlín y la desaparición de la URSS. Pero también, este acoso a las izquierdas, causó un cierto desconcierto entre los pensadores marxistas y los ideólogos del eurocomunismo, que llegaron incluso a hacer suya la consigna del “fin de la historia” del historiador Francis Fukuyama (teoría desarrollada en su libro “El fin de la historia y el último hombre”, 1992). Es posible, incluso, que haya que buscar en los últimos coletazos de este acoso y derribo, algunas razones más que apunten a lo que hoy se está tratando en España como el abandono del socialismo en favor de la socialdemocracia .

Volviendo al Plan Marshall, económicamente distribuyó 13 mil millones de dólares (se había estimado una cantidad cercana a los 30.000 millones, que finalmente se redujo a 17.000, repartidos en cuatro años, el 80% en donativos a los gobiernos y el resto en préstamos), de los que las primeras partidas fueron a parar, precisamente, a Grecia y Turquía en el mismo mes de enero de 1947. No sería descabellado apuntar entonces, que estos dos países fueron si no el germen, si la motivación primera por la que se pone en marcha el mecanismo que acabará impulsando la creación de los organismos que darán lugar a la unión de Europa.

Las aportaciones económicas más importantes fueron para el Reino Unido (el que más recibió, aunque no fue invadido territorialmente) y Francia. Finlandia y España, se quedaron fuera de la ayuda norteamericana.

País 1948–1949
(millones
de dólares)
1949–1950
(millones
de dólares)
1950–1951
(millones
de dólares)
Total
(millones
de dólares)
Alemania Occidental 510 438 500 1.448
 Austria 232 166 70 488
 Bélgica y  Luxemburgo 195 222 360 777
 Dinamarca 103 87 195 385
 Francia 1.085 691 520 2.296
 Grecia 175 156 45 366
 Irlanda 88 45 0 133
 Islandia 6 22 15 43
 Italia y Trieste 594 405 205 1.204
 Noruega 82 90 200 372
 Países Bajos 471 302 355 1.128
 Portugal 0 0 70 70
 Reino Unido 1.316 921 1.060 3.297
 Suecia 39 48 260 347
 Suiza 0 0 250 250
 Turquía 28 59 50 137

Fuente: Wikipedia 

En abril de 1948 el presidente de los EEUU firmará la Ley General que pone en marcha el Plan Marshall. Para gestionarlo, los países que recibirían la ayuda crean, casi al mismo tiempo, la Organización Europea de Cooperación Económica (OECE). De esta organización es de donde saldrá en 1961 la OCDE, la Organización Comunitaria de Desarrollo Económico. La unión de Europa se ponía en marcha con estos mimbres económico-industriales (no es mi intención explicar aquí todo el proceso de creación de la unión, solo el que, a mi juicio, es necesario conocer para entender el “Brexit”), pero se afianzó con un pilar más, el militar, con la creación en 1949 de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a la que España se incorporará en 1982.

Como todo el mundo sabe, nuestra permanencia en la OTAN fue avalada por el triunfo de un Referéndum convocado por el PSOE en 1986, después de que este partido accediera al Gobierno de España en 1982 prometiendo, precisamente, lo contrario: que nos sacaría de la OTAN. En aquellos años, este cambio de opinión en el partido socialista provocó la dimisión del ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, por estar en desacuerdo con tal giro político, y una serie de movimientos internos, tanto en el Partido Comunista de España, como en los diferentes grupúsculos comunistas que existían entonces y que abanderaron la oposición a la OTAN, que acabaron por conformar la formación Izquierda Unida, que es la que hoy existe. Fueron las presiones de los EEUU y las negociaciones con la ya creada Comunidad Económica Europea, las que resultaron determinantes para que la pregunta de esta convocatoria naciese casi con la respuesta dada:

El Gobierno considera conveniente, para los intereses nacionales, que España permanezca en la Alianza Atlántica, y acuerda que dicha permanencia se establezca en los siguientes términos:
1.º La participación de España en la Alianza Atlántica no incluirá su incorporación a la estructura militar integrada.
2.º Se mantendrá la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares en territorio español.
3.º Se procederá a la reducción progresiva de la presencia militar de los Estados Unidos en España.
¿Considera conveniente para España permanecer en la Alianza Atlántica en los términos acordados por el Gobierno de la Nación?

Ninguno de esos puntos ha sido cumplido. Ni se redujo la presencia militar estadounidense en España, ni se trató el tema nuclear fuera de los acuerdos internacionales existentes y España se incorporaría a la estructura militar de la OTAN en 1997, con el Gobierno de Jose Mª Aznar (Ceuta y Melilla no están incluidas, por cierto). Pero quedémonos con el significativo caso de la convocatoria de un Referéndum que no se quería perder. En realidad, ese es el objetivo de este tipo de consultas, solo que a veces, quienes los convocan se llevan la sorpresa de que las urnas pueden contener más papeletas de las previstas con la opción no deseada.

El objetivo de la OTAN siempre fue Atlántico. Se crea como un organismo de defensa militar contra el bloque soviético (que no había conformado ningún acuerdo semejante hasta la fecha, pero que en 1955 organiza el Pacto de Varsovia como respuesta militar en el mismo sentido) al tiempo que, ¡ojo!, un compromiso firme de cooperación militar en caso necesario, entre EEUU y el Reino Unido, además de con el resto de países de la órbita occidental de Europa, por supuesto. El feeling del Reino Unido con los EEUU no acabó con este compromiso, sino que se prolongó en el tiempo (con picos de absoluta connivencia hegemónica, como en los años ochenta, con Reagan en los USA y Teacher en los British), hasta llegar a hoy día. ¿Alguien se puede creer que en el seno del gobierno y parlamento estadounidense se estén alegrando por el resultado del “Brexit” como está proclamando el candidato Donald Trump? No creo que les haga ninguna gracia perder dentro de la Unión Europea a su más fiel y domesticado aliado.

Pero retomemos la historia, ahora que ya llegábamos al momento clave. Francia, Italia, los países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo), junto con Alemania Occidental firmaron el Tratado de Roma de 1957, por el que se crea definitivamente la Comunidad Económica Europea (CEE).

“Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: Se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania.”

Extracto de la Declaración Schuman, discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, el 9 de mayo de 1950.

¿Dónde estaba Inglaterra en este proceso? En la OTAN. No quiso unirse al acuerdo económico de Europa. Es más, en 1960 el Reino Unido firma el Convenio de Estocolmo por el que se crea la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, en sus siglas en ingles), con países que no están dentro de la CEE: Además de Gran Bretaña, Austria, Dinamarca, Noruega, Suecia, Portugal y Suiza, a los que se sumarán Finlandia (1961), Islandia (1970) y Liechtenstein (1991). Son países que ya se están enfrentando a una crisis comercial originada por la pujanza económica de la CEE, pero que hacen que dentro de Europa, existan en estos momentos tres bloques comerciales con ideas políticas dispares: el integrado en la CEE, basado en el eje Francia-Alemania; el Atlántico recién formado con Gran Bretaña y los países nórdicos fundamentalmente (aunque la CEE y el grupo Atlántico están integrados en la OTAN); y el bloque comunista del Pacto de Varsovia.

El Reino Unido no quiso adherirse a una construcción Europea que tuviera que hacerle renunciar a otros logros que consideraba prioritarios: sus aspiraciones imperiales materializadas en la Commonwealth, y su compromiso atlántico con los EEUU. Pero rectificó. Existiendo la OTAN como pilar de la defensa atlántica, fracasado comercialmente el intento EFTA y tras iniciarse los procesos descolonizadores de los años sesenta y setenta, el Reino Unido solicita entrar en la CEE. Pero entonces se encuentra con el decidido veto de Francia, con Charles de Gaulle a la cabeza, que no acepta las imposiciones atlantistas del dueto EEUU-Reino Unido. Su solicitud es rechazada en 1961, en 1963 y en 1967. Es en 1969, con el nuevo presidente francés, Georges Pompidou, cuando se acepta la ampliación de la CEE con el beneplácito de las solicitudes de entrada de Dinamarca, Irlanda, Noruega y el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

No se acepta tampoco la entrada de Grecia, todo hay que decirlo. El principal escollo, el golpe de Estado militar del general Giorgios Papadopoulos, el 21 de abril de 1967, cayó el 23 de julio de 1974, recuperando entonces Grecia la democracia y las conversaciones de adhesión (la candidatura oficial se realiza el 12 de junio de 1975),  pero no se incorpora efectivamente hasta el 1 de noviembre de 1981, cuando tanto Francia como Alemania superan sus reticencias a la inclusión.

eu-armee-flag-1375-1024x512

Las negociaciones con el Reino Unido concluyeron en la firma del Tratado de Adhesión de Bruselas en enero de 1972, al tiempo que Dinamarca e Irlanda. Noruega, que también había entrado en la ronda de conversaciones para la adhesión, no se incorporó finalmente porque su población la rechazó en Referéndum (con un margen escaso, un 53,5%). Y no pasó nada. Es más, el Referéndum del país nórdico fue considerado un ejercicio democrático ejemplar y de primer orden.

La aceptación del Reino Unido en la CEE no suavizó las difíciles relaciones entre ambos. En 1974 el laborista James Callaghan llegó a solicitar ya su retirada por la no aceptación de productos procedentes de Nueva Zelanda (de nuevo el compromiso británico con la Commonwealth). Con Margaret Thatcher las negociaciones con las Comunidades Europeas constituyeron un tour de force que se inclinó del lado británico en muchas ocasiones (en materia agrícola, financiera y pesquera sobre todo). Incluso, Gran Bretaña fue uno de los principales opositores a la firma del Acta Única Europea que finalmente fue aceptada en 1985 permitiendo la ampliación de competencias de la Comunidad. Estas negociaciones supusieron, de nuevo, la celebración de Referéndums nacionales en países que se oponían igualmente, como Dinamarca e Irlanda (los dos países que entraron junto al Reino Unido, además de Grecia, que también se opuso en un principio). En Irlanda, incluso, el Referéndum supuso la modificación de su Constitución nacional para aceptar el Acta Única Europea, que finalmente, entró en vigor el 1 de julio de 1987. Hay que recordar también, que más tarde, tanto Francia en mayo de 2005, como en los Países Bajos en junio de 2005, se celebraron sendos Referéndums para consultar la aceptación de la Constitución Europea y en ambos casos el resultado fue negativo. Tras ese fracaso se firmó el Tratado de Lisboa de 2007, que, de nuevo, obligó al electorado irlandés a manifestarse en un Referendum en junio de 2008, con un resultado, otra vez, negativo, que pospuso la entrada en vigor del Tratado hasta el 2009. Actualmente, y con sucesivas ampliaciones, la UE cuenta con veintiocho miembros… o contaba.

Dentro ya de la Unión Europea, el Reino Unido mantuvo siempre su moneda, la libra esterlina, y no se integró en el Espacio Schengen de movilidad intraeuropea. Mantiene singularidades propias, como la circulación por la izquierda, el rechazo al sistema métrico con las mediciones en millas, la estimación en grados Fahrenheit en lugar de Centígrados… es decir, pese a contar con los mismos derechos que el resto de países miembros dentro de la UE, haber ocupado la presidencia rotatoria del Consejo de la UE en cinco ocasiones entre 1977 y 2005 (y la próxima debía serlo en 2017… a ver qué pasa), aceptar las ayudas económicas de la UE, etc. Nunca se ha integrado del todo en el proyecto europeo.

Es decir. Ni el Reino Unido se ha sentido nunca europeísta, ni un Referéndum para acatar la voluntad popular es algo extraño en Europa, por mucho que ahora se esté denostando tanto este instrumento democrático, que parece que no gusta a tantos políticos. En España ni al PP, ni al PSOE, pero ambos (y otros partidos como Ciudadanos en España, el de LePen en Francia o los republicanos de Trump en EEUU), se han apresurado a utilizarlo de forma descaradamente partidista, como puede leerse en varios diarios, tanto en El País, como en El Confidencial.

El Reino Unido ha convocado un Referéndum preguntando a sus ciudadanos si están de acuerdo o no en salir de la UE ante la coyuntura de inestabilidad económica, social y política en la que está inmersa, no solo la UE, sino todo el mundo. Bien. Está en su derecho (otra cosa, insisto, es la manipulación partidista). Su respuesta ha sido favorable al “Brexit”. El Reino Unido ha decidido soberanamente iniciar el proceso de “desconexión” (por utilizar un término que ya nos es conocido en España) de la UE.

No es nuevo. No es desconocido en la UE. No es casual. La pregunta que anda en boca de todos es “¿Qué va a pasar ahora?”, como si nadie cayera en la cuenta de que este Referéndum hace mucho tiempo que se había anunciado y los dirigentes políticos (tanto ingleses como del resto de la UE) se han venido preparando para el resultado. O eso tendrían que haber hecho. No pasará nada que no esté sabido.

Hablaré de ello mañana…

Continuación

AlmaLeonor

Fuentes: Mis propios apuntes, wikipedia, Las indicadas en los enlaces.